Infortelecom

Noticias de disidencia

15-10-2018 | Fuente: elpais.com
Persecución a la disidencia en las fronteras de Israel
El Supremo suspende la expulsión de una joven de EE UU retenida durante dos semanas acusada de apoyar el boicot al Estado judío
14-10-2018 | Fuente: abc.es
El líder opositor ruso Alexei Nalvani es puesto en libertad tras 20 días en prisión
El líder opositor ruso Alexei Nalvani ha sido liberado este domingo de la cárcel tras permanecer 20 días en prisión, acusado de organizar una manifestación ilegal el mes pasado. Un tribunal ruso condenó al opositor a 30 días de cárcel por incumplir la ley vigente sobre manifestaciones, después de seguir adelante con una protesta el pasado 28 de enero a pesar de que las autoridades no le habían concedido los permisos necesarios. Navalni aseguró ante el tribunal que su último arresto no se debe al caso de enero, sino a un supuesto interés de las autoridades para impedir que participe el 9 de septiembre en una manifestación contra los planes del Gobierno de elevar la edad de jubilación. El dirigente opositor ha sido detenido y encarcelado en innumerables ocasiones por convocar manifestaciones en todo el país contra el actual presidente ruso, Vladimir Putin. Ya fue condenado a otros 30 días en mayo por convocar manifestaciones en 90 localidades bajo el lema "Putin no es nuestro zar", en protesta por la reelección del presidente. Putin, de 65 años, lleva en el poder, ya sea como presidente o primer ministro, desde el año 2000. Frente a quienes lo consideran como el padre de la nueva Rusia, sus detractores han denunciado un ambiente represivo contra cualquier atisbo de disidencia.
14-10-2018 | Fuente: elpais.com
La disidencia saudí: débil pero en auge
Los exiliados políticos carecen de una estructura para ser alternativa al régimen de los Al Saud
12-10-2018 | Fuente: abc.es
«El mensaje de Bin Salman por el asunto Khashoggui es claro, cállate o muere»
«El silencio y el miedo llegarán más tarde, ahora estamos en estado de shock y enfado», confiesa el analista egipcio Amr Khalifa, seguidor del desaparecido Jamal Khasoggi y una de las voces árabes críticas en la diáspora que piensa que lo ocurrido con su colega saudí es «un mensaje escalofriante a toda la disidencia». Las investigaciones para intentar esclarecer el paradero de Khashoggi avanzan entre las filtraciones de la seguridad turca a los medios, que apuntan a un asesinato, el silencio de Riad y el temor creciente entre los analistas de la región. Amigos personales del desaparecido consultados por este medio, algunos que han compartido más de una década de trabajo en la misma redacción, piden el anonimato, responden con monosílabos y definen este momento de «muy triste y perturbador». Khalifa piensa que, de confirmarse el asesinato, el efecto que persigue es «silenciar a nivel global» a las voces árabes críticas con Riad, sobre todo si son saudíes. El mensaje de Mohamed bin Salman es simple y maquiavélico: cállate o muere». Ante la falta de avances sobre el terreno, se miró al exterior en busca de alguien que arroje luz sobre el caso. Después de más de una semana, Donald Trump, declaró a la cadena Fox que cuenta con expertos siguiendo el tema de cerca y que «vamos a trabajar con Turquía y con Arabia Saudí. Queremos saber qué ha ocurrido». A las pocas horas, fuentes oficiales en Ankara desmintieron al presidente y aseguraron que «la información de que Estados Unidos ha mandado investigadores para el caso Khashoggi no es correcta». En cambio, un asesor del presidente turco afirmó que se ha creado una «comisión de investigación turco-saudí, a petición de Riad». El Gobierno estadounidense tiene ante sí el dilema de cómo responder ante esta desaparición sin molestar en exceso a su gran aliado regional, contra quien no ha elevado la voz cuando ha cometido matanzas en Yemen o ha encerrado a activistas de los derechos humanos o periodistas críticos. «Es imposible adelantar la reacción de la Casa Blanca porque Bolton, Kushner, Trump o Pompeo son imprevisibles. Las próximas dos semanas serán claves para saber si en este caso ofrecen a Riad un apoyo firme o no», opina Khalifa. La hipótesis del asesinato gana terreno cada día que pasa y crece el clamor en la comunidad internacional para que los saudíes ofrezcan pruebas de que el columnista de The Washington Post, autoexiliado desde hace un año en EE.UU. por sus críticas a la Casa Real, abandonó realmente el consulado. Khashoggi entró en el edificio para resolver un trámite burocrático referente a su divorcio y nunca se le vio salir. El presidente turco, Recep Tayyp Erdogan, no ocultó su escepticismo ya que los saudíes cuentan con los sistemas de videovigilancia «más avanzados. Si sale un mosquito, sus sistemas de cámaras lo van a interceptar». Pese a la discreción mostrada en la última semana, el mandatario islamista advirtió que «este incidente se desarrolló en nuestro país. No podemos quedarnos callados». El diario turco Sabah divulgó el miércoles el nombre, la edad y las fotografías de 15 hombres presentados como el «equipo de asesinato», que habría sido enviado especialmente por Riad para acabar con la vida de Khasoggi. Algunos de los hombres fueron identificados como agentes de los servicios de seguridad o cercanos al príncipe heredero, Mohamed bin Salman. El caso Khasoggi ha provocado una guerra de propaganda en medios y redes sociales, que se ha tornado especialmente violenta en Oriente Medio. Los medios y analistas próximos a Arabia Saudí insisten en que todo es un complot de turcos y cataríes para manchar su imagen de cara al exterior. En medio de esta guerra, el periodista sigue desaparecido, un periodista que es una de las voces de referencia en el mundo árabe, con 1,6 millones en Twitter, y que «era muy cercano a los círculos de poder en Arabia Saudí hasta que comenzó la campaña de Bin Salman y algunos de sus mejores amigos fueron arrestados. Le dijeron que dejara de escribir y tuitear y decidió dejar el país. Jamal era un disidente moderado que no pedía una revolución, lo que demandaba era evolución para su país», señala Khalifa, esta vez empleando el pasado para referirse a Khasoggi.
11-10-2018 | Fuente: abc.es
El escuadrón de la muerte habría asesinado al periodista Khashoggi en el interior del consulado
Khashoggi, un veterano periodista y editor de periódicos sauditas, había vivido en el exilio en Washington durante más de un año, escribiendo una columna para el Washington Post en la que criticaba regularmente la represión de su país contra la disidencia, su guerra en Yemen y las sanciones impuestas a Qatar. Sin embargo, cada día estaba más preocupado de que Riad pudiera herirlo a él o a su familia. El martes dos de octubre cuando entró en el consulado de Arabia Saudita en Estambul a la una de la tarde, esperaba que la cita fuera breve, debía hacer una tarea burocrática simple que le permitiera casarse con su prometida turca, a quien había conocido cuatro meses antes. Los investigadores revelaron este miércoles que estaban tras la pista de un Apple Watch (reloj) que Khashoggi estaba usando y que estaba conectado a un iPhone que había dejado con su novia fuera del consulado. «Hemos determinado que lo llevaba puesto cuando entró al consulado», dijo a Reuters un oficial de seguridad. Los investigadores están tratando de determinar qué información ha transmitido el reloj. También tienen en sus manos los registros de vuelo que muestran dos aviones saudíes que llegaron y salieron de Estambul el mismo día que Khashoggi fue visto por última vez El avión privado que presuntamente transportó a los saudíes sospechosos de estar involucrados en la desaparición del periodista Khashoggi - AFP Los funcionarios turcos siguen convencidos de que Khashoggi fue asesinado por el presunto escuadrón de ataque en el interior del edificio del consulado, un lugar donde hay cámaras de seguridad pero que las imágenes no han sido divulgadas. Por otro parte, se han divulgado los nombres de los ciudadanos sauditas que viajaron a Estambul en medio de la afirmación de que habían traído con ellos una sierra para desmembrar Khashoggi. Llegada al aeropuerto La supuesta participación de un experto forense agrega peso a las sospechas. El manifiesto de pasajeros, obtenido por el periódico Daily Sabah, que está a favor del gobierno, incluye a un oficial superior de inteligencia y dos oficiales de la fuerza aérea saudí. Se dice que el equipo saudí llegó al aeropuerto de Atatürk el martes la semana pasada en dos aviones, uno de los cuales aterrizó en las horas previas al amanecer y el segundo a primera hora de la tarde. Los oficiales de seguridad del aeropuerto dicen que revisaron todas las maletas que los sauditas tenían consigo y dicen que no había nada sospechoso en ninguno de los artículos cargados en los jets para sus viajes de regreso a Riad. Los medios turcos han transmitido imágenes de CCTV que muestran al supuesto equipo saudí que llega y sale del aeropuerto de Estambul, así como a los vehículos que se acercan y salen del consulado. El miércoles por la noche, el Washington Post citó las intercepciones de inteligencia de los Estados Unidos para informar que el príncipe heredero de Arabia Saudita había ordenado una operación dirigida a Khashoggi. El periódico informó que funcionarios estadounidenses dijeron que se había escuchado a un grupo de saudis hablar sobre un plan para atraer al periodista y detenerlo. Donald Trump dijo que Estados Unidos estaba «exigiendo» respuestas del gobierno saudí y que estaba colaborando estrechamente con Turquía para averiguar qué sucedió con el disidente desaparecido. También ha invitado a a la novia de Khashoggi, Hatice Cengiz, a la Casa Blanca.
09-10-2018 | Fuente: abc.es
Muere al caer de un edificio un concejal opositor detenido en Venezuela por el supuesto «atentado» contra Maduro
El concejal opositor Fernando Albán, miembro de Primero Justicia, ha muerto este lunes tras caer de un edificio mientras era interrogado por su presunto papel en el supuesto atentado que sufrió el presidente, Nicolás Maduro, el pasado 4 de agosto en Caracas, cuando dos 'drones' estallaron en pleno acto militar. «La versión preliminar de los hechos, es que el ciudadano solicitó ir al baño y de estar allí se lanzó desde un piso 10º del edificio», ha dicho el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión VTV. «Hemos procedido de manera inmediata a designar dos fiscales, con descendencia de Derechos Humanos y Delitos Fiscales, respectivamente para aclarar todo el hecho judicial y legalmente», ha agregado. Por su parte, el ministro del Interior, Néstor Reverol, ha detallado que Albán se encontraba detenido por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) desde el 5 de octubre. Así, ha indicado que fue detenido «por la investigación del magnicidio frustrado y estar involucrado en actos desestabilizadores dirigidos desde el exterior, de los cuales existen suficientes pruebas». «En el momento que el detenido iba a ser trasladado al tribunal, encontrándose en la sala de espera del Sebin, se lanzó por una ventana de las instalaciones cayendo al vacío, ocasionándole la muerte», ha manifestado en una serie de mensajes en la red social Twitter. «Se instruyó al Subdirector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) y un equipo multidisciplinario como responsables de la investigación conjuntamente con el Ministerio Público para esclarecer este lamentable suceso», ha zanjado. Primero Justicia denunció el sábado el «secuestro» de Albán -concejal del municipio Libertador- por parte de funcionarios del Sebin en el Aeropuerto Internacional Simón Bolivar. En su comunicado, el partido opositor condenó «enérgicamente» la detención, que describió como una «actuación violenta y represiva de la dictadura», al tiempo que responsabilizó a Maduro «por la vida y la integridad física» de Albán. «Alertamos al país y a la comunidad internacional sobre los posibles tratos crueles e inhumanos, así como de la presión psicológica a las que pueda ser sometido Fernando Albán con la intención de forjar pruebas falsas en contra de nuestra organización», dijo. Por último, hizo un llamamiento a la población «a resistir con firmeza los embates de la dictadura» y afirmo que «estos nuevos hechos de persecución demuestran que la dictadura de Nicolás Maduro no aspira a ningún diálogo ni a ninguna negociación, sino al aniquilamiento de la disidencia política y de los derechos del pueblo de Venezuela». Maduro ha señalado directamente a Colombia como responsable del supuesto atentado en Caracas, cuando dos 'drones' estallaron en pleno acto militar. La comunidad internacional cuestiona que se tratara de un intento de magnicidio y la oposición denuncia que ha servido para aum «Murió asesinado» Primero Justicia ha reaccionado a las palabras de Saab y Riverol afirmando que «el concejal Fernando Albán murió asesinado en manos del régimen de Nicolás Maduro en el Sebin de plaza Venezuela». «Exigimos justicia y pedimos oraciones para su alma», ha dicho en una serie de mensajes en su cuenta en la red social Twitter, antes de recalcar que «esta dolorosa situación demuestra lo peor de la dictadura: un sistema de muerte que penetra en la conciencia de quienes defendemos la libertad en Venezuela». «Tarek William Saab, un reconocido verdugo de la dictadura, informó un supuesto suicido. Pero los compañeros de lucha y amigos de Fernando Albán sabemos que era un hombre fuerte y de profundos valores cristianos», ha manifestado. «Este hecho debe remover la opinión pública nacional e internacional y procederemos a todos los organismos nacionales e internacionales para establecer responsabilidades y castigar a todos los culpables, comenzando por Nicolás Maduro», ha remachado. Por su parte, el también partido opositor Voluntad Popular ha condenado lo que ha descrito como un asesinato y ha responsabilizado al Gobierno de lo sucedido. «Asesinaron a un preso político que estaba bajo su custodia, para luego decir ante los medios de comunicación que fue un suicidio. ¿Cómo explican que alguien bajo resguardo, pudo saltar de un décimo piso, desde un baño al que no tienen acceso los presos comunes?», se ha preguntado la formación en un comunicado. «Alertamos a la comunidad internacional de una nueva arremetida de la dictadura, quienes continúan sembrando terror, torturando y violando los Derechos Humanos de quienes piensan distinto y luchan por un cambio en Venezuela», ha sostenido. Por ello, Voluntad Popular ha pedido a la comunidad internacional que «condene esta atrocidad» y ha hecho un llamamiento a manifestarse en el extranjero para denunciar este «terrible acontecimiento». «Es momento de que todos los países aumenten la presión para evitar más torturas y asesinatos. Exigimos que se haga justicia y que se esclarezcan los hechos para que los responsables paguen por su delito», ha puntualizado. «Nos solidarizamos con nuestros compañeros de Primero Justicia, con todos los familiares y amigos del concejal, quien en vida trabajó incansablemente por construir un mejor país», ha dicho. «En los momentos más oscuros de nuestra historia, es cuando debemos seguir de pie, para que no queden impunes las atrocidades de Nicolás Maduro», ha zanjado.
02-10-2018 | Fuente: abc.es
Momento crítico ante el riesgo de una vuelta atrás de parte de las FARC
El proceso de paz colombiano se encuentra en su momento más crítico. Con nueve dirigentes de la antigua guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ocultados, en paradero desconocido, entre ellos Iván Márquez, portavoz del nuevo partido creado, el riesgo de que el grupo terrorista se reconstituya ?en una versión más reducida, pero igualmente destructora de la paz? está intranquilizando a la sociedad colombiana. -Por un lado, ha pasado suficiente tiempo desde la firma de los Acuerdos de Paz, que entraron en vigor en diciembre de 2016, como para poder constatar que la integración de los excombatientes está siendo más problemática de lo previsto. Por lentitud del Gobierno en implementar sus promesas, pero también por el rotundo fracaso electoral de quienes ahora se han convertido en irrelevantes políticamente. -Por otro, no han pasado tantos meses como para que muchos guerrilleros que dejaron las armas hayan roto mentalmente con su anterior modo de vida, por lo que ante esas dificultades pueden decidir echarse de nuevo al monte. Disidencia De hecho, el reenganche de excombatientes ha ido en aumento. Las últimos cifras del Gobierno hablan de 1.100 disidentes, algunos de los cuales no llegaron a dejar las armas y otros han vuelto a ellas (la entrega de armamento no fue completa, por más que oficialmente quiso darse por tal). La Fundación Ideas para la Paz eleva ligeramente la cifra a entre 1.200 y 1.400. Otras estimaciones incluso doblan esa cuantía, al considerar la captación de nuevos reclutas y tener en cuenta las fusiones que se están dando entre unidades de la vieja guerrilla y otros grupos de crimen organizado. Al perder el nombre de las FARC, esos grupos ya no cuentan con una bandera política a modo de justificación y se dedican abiertamente a los negocios ilícitos que ya venía realizando la guerrilla marxista (sobre todo narcotráfico, pero también minería ilegal y contrabando). Si Iván Márquez y algunos de los otros dirigentes «ausentes» (como el Paisa, Edison Romaña, el Loco Iván, Zarco Aldinéver, Enrique Marulanda y Fabián Ramírez) volvieran a las armas, otorgarían de nuevo un propósito político a parte de esa actividad criminal. Las nuevas FARC no recuperarían la fuerza que tuvieron, pero podrían mantener cierto poder de fuego, como las otras dos guerrillas no desarticuladas que siguen operando en territorio colombiano, el ELN y el EPL. De todos modos, los resultados de las elecciones presidenciales de este año han demostrado la nula aceptación ciudadana de los postulados políticos de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (nuevo significado de las mismas siglas) y de sus candidatos, que es lo peor que le puede pasar a una guerrilla que decía combatir como Ejército del Pueblo (unía esa expresión a su propio nombre). Retraso en la reinserción La humillación de recibir solo el voto del 0,28% del electorado censado y de los abucheos sufridos en la calle por parte del candidato a presidente ?el máximo dirigente guerrillero, Rodrigo Londoño?, ha hecho que las dificultades que está habiendo en el proceso de reinserción se acojan aún con mayor pesimismo por parte de los excombatientes. El presidente colombiano, Iván Duque, reconoce que el Gobierno no está cumpliendo con la puesta en marcha de suficientes «proyectos productivos» que acojan laboralmente a los antiguos guerrilleros. Esos programas «debían incorporar a más de 10.000 personas y no superan las 100», admitió Duque a mediados de septiembre ante la Misión de la ONU que vela por la implementación de los acuerdos de paz. La falta de trabajo para la mayor parte de los más de 8.000 personas desmovilizadas, de las cuales aún 3.500 siguen aguardando en «zonas de recuperación», y la violencia o muerte que han sufrido varios de ellos deja a la cúpula exguerrillera la duda sobre cómo responder ante los incumplimientos. Parar los plazos Sin apenas capacidad de presión política, con la imagen dañada por la actividad ilícita que algunos de ellos presuntamente han seguido desarrollando (el dirigente Jesús Santrich está detenido, a la espera de que se decida su extradición a EE.UU. por una operación de narcotráfico desarrollada tras los acuerdos de paz), la única palanca que les queda es la amenaza de la vuelta a las armas. Pero hasta en eso están divididos. En la asamblea del partido FARC, celebrada en septiembre, Londoño siguió apostando por ajustarse a las pautas del proceso de paz. Una vía intermedia ha sido recurrir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que adopte medidas cautelares que permitan parar los plazos que está aplicando la Justicia Especial para la Paz (JEP). Márquez y Santrich también podrían pedir amparo a la CIDH por no haber podido asumir dos de los diez puestos en el Congreso de Colombia establecidos por los acuerdos de paz. La JEP, igualmente prevista en los acuerdos de La Habana, está exigiendo a los 31 máximos dirigentes de las FARC que hagan las confesiones oportunas en relación al primer caso que esta institución está examinando, referida a secuestros, causa en la que hay màs de 8.100 víctimas. Los dirigentes desaparecidos podrían ser declarados en rebeldía si no cooperan.
26-09-2018 | Fuente: elpais.com
Merkel afronta ahora el pulso de la disidencia interna
La derrota del aliado de la canciller en el grupo parlamentario saca a la luz la insatisfacción en el bloque conservador
18-09-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. reanuda patrullas sobre Ecuador tras prohibirlo Correa en 2009
Ecuador y Estados Unidos ha reanudado la cooperación militar suspendida durante la presidencia de Rafael Correa. Un avión de reconocimiento estadounidense estuvo patrullando las aguas ecuatorianas entre el 6 y el 11 de septiembre, lo que ha constituido la primera actuación militar de EE.UU. en un espacio de soberanía de Ecuador desde que Correa decidió en 2009 cerrar la base que los estadounidenses disponían en Manta, en la costa central del país. El nuevo acercamiento entre Ecuador y Estados Unidos ya fue sellado a finales de junio por Lenín Moreno, quien el año pasado sustituyó a Correa al frente del país, y el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence. A pesar de haber llegado a la presidencia de la mano de Correa, Moreno se ha ido distanciando de su mentor en múltiples cuestiones, tanto domésticas como de política internacional. Además de darse de baja del Alba, la asociación creada por Venezuela y Cuba y de la que también forman parte Nicaragua y Bolivia, Ecuador ha buscado una nueva aproximación a Estados Unidos. En concreto, espera contar con la ayuda de ese país en la lucha contra el narcotráfico y otras manifestaciones de crimen organizado, cuando esos fenómenos están afectando especialmente el norte del país, sobre todo desde que el proceso de desmovilización de las FARC en la vecina Colombia ha desplazado el conflicto de la cocaína a las zonas fronterizas de Ecuador. Como complemento del Plan Colombia firmando entre Washington y Bogotá, que llevó a una estratégica presencia militar estadounidense en suelo colombiano para combatir el narcotráfico, EE.UU. pudo disponer de un Puesto de Operaciones Avanzadas (POL) dentro de la base de la Fuerza Aérea de Ecuador que existe cerca del puerto de Manta. Fue un acuerdo de uso por diez años, que concluyó en 2009 y no fue renovado por Correa, quien llegó a la presidencia dos años antes. Vuelos periódicos El Gobierno de Moreno se ha apresurado a asegurar que la llegada de un avión militar estadounidense P3-Orión no es el primer paso para otorgar de nuevo una base a EE.UU. El Ministerio de Defensa ha recordado que la vigente Constitución de Ecuador, promulgada a finales de 2008, prohíbe la instalación de bases militares extranjeras en suelo nacional. El P3-Orión visitará periódicamente el país (el Gobierno aún no ha definido si ese apoyo técnico será mensual o cada dos o tres meses) y tendrá su sede de operaciones en la base Simón Bolívar de Guayaquil, perteneciente a la Fuerza Aérea nacional. También tiene autorizado el aterrizaje en caso de necesidad en otros dos puntos (Salinas e Islas Galápagos). Aunque EE.UU. no vaya a contar con una base propia, como ocurrió entre 1999 y 2009 con su presencia militar en Manta, el convenio con Washington supone autorizar a los estadounidenses a que tengan una gran información y monitoreo sobre el área marítima y costa de Ecuador, por más que el Defensa asegure que los vuelos se harán «respetando la soberanía del país». Pero la cuestión es que el Gobierno ecuatoriano necesita esa cooperación tecnológica para hacer frente a crecientes actividades delictivas como narcotráfico, pesca ilegal, tráfico de armas y de personas y contrabando de gasolina. Controlar el narcotráfico La necesidad de ayuda contra el narcotráfico es especialmente acuciante. Varios episodios han contribuido a dar la voz de alarma. En abril fue detenido un guardaespaldas del presidente Moreno por nexos con esa actividad. El pasado jueves, dos militares resultaron detenidos dentro de la base de la Fuerza Aérea de Manta por transportar 1,1 toneladas de cocaína. A finales de agosto, a otros dos militares se les incautó un cargamento de droga, de casi una tonelada, en la provincia de Carchi. Esta y otras provincias fronterizas con Colombia, como Esmeraldas, están sufriendo el derrame en territorio ecuatoriano de las redes de narcotráfico y de la disidencia de las FARC del vecino país. Desde comienzos de año se han producido once atentados en la zona, con nueve muertos y 511 desplazados. Precisamente este sábado el presidente colombiano, Iván Duque, anunció que las fuerzas de seguridad habrían herido de gravedad al disidente de las FARC más buscado en esa zona fronteriza, alias Guacho, responsable de varios de esos atentados.
16-09-2018 | Fuente: abc.es
«Guacho», el hombre más buscado en Colombia y Ecuador, herido en una operación militar
El hombre más buscado por Colombia y Ecuador, Walter Patricio Arizala, alias «Guacho», líder de un grupo disidente de la guerrilla de las FARC que secuestró y asesinó a un equipo del diario quiteño El Comercio y a una pareja ecuatoriana, fue herido de bala este sábado en una operación militar colombiana. El cabo primero de la Armada Luis Alfredo Oquendo, de 34 años, falleció al recibir varios disparos en el enfrentamiento en el que fue herido el disidente, a quien se llevaron sus compañeros de la zona del choque armado. «Guacho» fue blanco de la operación que se desarrolló en la zona selvática de Tumaco, en el departamento colombiano de Nariño, fronterizo con Ecuador, según el presidente Iván Duque. «Nos informan que alias 'Guacho' fue herido esta mañana», afirmó el mandatario en el municipio de Filandia, en el departamento de Quindío (centro), donde lideró una actividad llamada «Taller Construyendo País». Arizala lidera el autodenominado Frente Oliver Sinisterra, que opera en el suroeste del país y secuestró el pasado 26 de marzo a un equipo periodístico de El Comercio compuesto por el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas, y el conductor Efraín Segarra, que posteriormente fueron asesinados en cautiverio. El grupo de El Comercio había viajado a la provincia de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, para cubrir la inseguridad creciente en la zona cuando cayó en manos de los disidentes. En abril pasado, esa disidencia también secuestró en la misma región a Óscar Efrén Villacís Gómez y Katty Vanessa Velasco Pinargote, una pareja de comerciantes a la que luego asesinó. Los cadáveres de los cinco ecuatorianos fueron hallados semanas después enterrados en la zona selvática de Tumaco y devueltos a sus familiares. Sobre la operación en la que resultó herido «Guacho», el ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, detalló que éste recibió dos tiros de fusil y que sus «escoltas o protectores» se lo llevaron antes de que las autoridades lograran atraparlo. «Sus escoltas o protectores lo recogieron, se lo llevaron en el fragor del combate. A pesar de que hay un plan candado, no los hemos podido encontrar», manifestó el jefe de la cartera de Defensa. Explicó además que los jefes militares le dijeron que es difícil que el líder disidente salga de ese «candado» y manifestó que «todos los hospitales, puestos de salud, lugar donde haya médicos» están vigilados. «Si están acudiendo a algún centro de esos, allá serán capturados», añadió. Botero afirmó además que las Fuerzas Militares y de Policía que ejecutaron la operación perseguían a «Guacho» desde hace varios días hasta que hoy pudieron dar el golpe. «A las 2.00 de la mañana (7.00 GMT) los grupos estaban aproximadamente a 300 metros, luego llegaron a 100 metros y cuando ellos salieron en la mañana pues se dio el combate. Ellos estaban armados con ametralladoras, los bandidos», aseveró. «Guacho», quien nació en Ecuador y de quien se tienen pocos datos, pasó en menos de una década de ser un pequeño comerciante a convertirse en líder de una disidencia de las FARC que está dedicada al narcotráfico en Tumaco, el municipio de Colombia con más hectáreas sembradas de coca. Cuando se dio a conocer, el líder del Frente Oliver Sinisterra manifestó que ese grupo no se acogió al acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 entre el Gobierno y las FARC porque considera que hubo «una desigualdad entre los guerrilleros medios y la tropa». En su historial criminal, además de los cinco asesinatos, tiene atentados contra la infraestructura eléctrica de Tumaco, que dejaron en varias ocasiones a más de 200.000 personas sin energía, y un ataque contra una patrulla ecuatoriana que realizaba tareas de vigilancia en el área fronteriza de Mataje, en Esmeraldas. La detonación de un artefacto explosivo al paso del vehículo en el que viajaban los uniformados, ocurrida el 20 de marzo pasado, mató a tres soldados y causó heridas a otros siete. Dos meses antes, en enero, esa disidencia atacó la principal comisaría de Policía de la localidad ecuatoriana de San Lorenzo, también en Esmeraldas, lo que dejó 28 heridos y daños materiales a una treintena de casas aledañas. Es por eso que el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, quien hoy conversó con Duque sobre la operación militar, calificó de buena la operación de las autoridades colombianas contra «Guacho». «Es una buena noticia para el país. No habrá impunidad», apostilló Moreno.
1
...