Infortelecom

Noticias de discriminacion

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Martin Luther King: el pacifista que luchó por la igualdad racial
«Sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán algún día en una nación donde no se les juzgará por el color de su piel sino por las cualidades de su carácter». Esta frase forma parte de uno de los discursos más memorables de la historia de Estados Unidos, y de la defensa de los derechos civiles de la población afroamericana en ese país. Fue pronunciado por Martin Luther King el 28 de agosto de 1963 ante el monumento a Abraham Lincoln en Washington, y presenciado en directo por 250.000 manifestantes que participaron en la Marcha por el Trabajo y la Libertad. Para entonces este pastor baptista ya se había convertido en el principal líder en la lucha ?no violenta? por lograr la igualdad de derechos entre blancos y negros, pero aquel discurso le convirtió en un icono, que se transformaría en leyenda cinco años después al ser asesinado por un francotirador blanco, James Earl Ray, en Memphis. El salto a la notoriedad de Martin Luther King, nacido en Atlanta en 1929 y admirador de figuras como Mahatma Gandhi y seguidor de la teoría de la desobediencia civil de Henry David Thoreau, tuvo lugar a mediados de los años cincuenta, tras el gesto histórico de Rosa Parks. La modista negra retó la legislación vigente en los estados del sur al sentarse en la zona destinada para blancos en un autobús, en Alabama. Como apoyo a esta hazaña, King promovió un boicot masivo contra la segregación en los autobuses que duró un año. Aquello le convirtió en el referente de la lucha por la igualdad de derechos, y le animaron a promover numerosas iniciativas, que en ocasiones le llevaron a la cárcel ?una de las veces le sacó de ella el entonces candidato a la presidencia, John F. Kennedy?. Su carisma y activismo, además de su proximidad con algunos colaboradores, sospechosos de pertenecer al partido comunista, le pusieron en el punto de mira del FBI, dirigido entonces por Hoover, que le investigó y espió durante los últimos años de su vida. Galería de imágenes Vea la galería completa (8 imágenes) Esto no impidió a Martin Luther King alcanzar algunos logros. En 1963, con otros líderes por los derechos civiles organizaron la gran marcha a Washington ?en la que pronunció el famoso discurso «Yo tengo un sueño»? contra la discriminación en el trabajo, el segregacionismo en las escuelas, y en la que se pedía además un salario mínimo para todos los trabajadores. Y sus plegarias fueron atendidas. Un año después, el mismo en el que King ganó el Premio Nobel de la Paz,el presidente Lyndon B. Johnson aprobó la Ley de derechos civiles que otorgaba la igualdad a todos los ciudadanos. En 1965, se promulgó también la Ley del Derecho al voto que terminaba con la discriminación contra la comunidad afroamericana. Y en 1968, el año de su asesinato, otra ley prohibió la discriminación a la hora de acceder a una vivienda.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Fiscalía de Arabia Saudí pide por primera vez la pena de muerte para una mujer activista
La Fiscalía de Arabia Saudí está buscando la pena de muerte contra cinco activistas defensores de Derechos Humanos que están actualmente siendo juzgados por un tribunal de terrorismo del país por cargos relacionados únicamente con su activismo pacífico, según ha informado Human Rights Watch (HRW). Entre los cinco activistas se encuentra Israa al Ghongham, que podría ser la primera mujer que se enfrenta a la pena de muerte por defender los Derechos Humanos. Según HRW, entre otras cosas, se les acusa de incitar a protestar, cantar canciones hostiles al régimen y participar en protestas en la región de Qatif. HRW ha asegurado que los cinco activistas han estado detenidos en prisión preventiva y sin representación legal durante dos años y su próximo juicio se llevará a cabo el 28 de octubre. «Cualquier ejecución es espantosa, pero buscar la pena de muerte para activistas como Israa al Ghomgham, que ni siquiera está acusada de comportamiento violento, es monstruosa», ha señalado la directora de HRW para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson. Al Ghomgham es una activista chií conocida por su participación y documentación de manifestaciones masivas que comenzaron en 2011, pidiendo el fin de la discriminación sistemática a la que se enfrentan los ciudadanos chiíes saudíes en el país de mayoría suní. Los activistas saudíes han afirmado a HRW que la reciente solicitud de la Fiscalía convierte a Al Ghomgham en la primera mujer activista en enfrentarse posiblemente a la pena de muerte por su trabajo, lo que supone un peligroso precedente para otras mujeres activistas que están actualmente detenidas, según la organización.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Al Ghomgham, la activista chií que puede convertirse en la primera mujer ejecutada en Arabia Saudí
Esraa al Ghomgham puede convertirse en la primera mujer que se enfrente a la pena de muerte en Arabia Saudí por la defensa de los derechos humanos. La Fiscalía solicita el máximo castigo para ella y otros cuatro activistas detenidos en 2015 y cuyo juicio se celebrará el 28 de octubre. La organización ALQST, grupo saudí de derechos humanos con sede en Londres, alertó a comienzos de semana de la situación a la que se enfrenta Al Ghomgham, de 29 años, y desde Human Rights Watch (HRW) denunciaron que ?cualquier ejecución es espantosa, pero buscar la pena de muerte para activistas como ella, que ni siquiera está acusada de comportamiento violento, es monstruosa", en palabras de su directora para Oriente Próximo, Sarah Leah Whitson. Durante los últimos días algunos medios informaron de su ejecución, pero resultó ser un bulo difundido por Press TV, canal en inglés que pertenece a Irán. El caso de esta activista es diferente al de la última oleada de detenciones que afectó en mayo a las principales defensoras de los derechos de la mujer en Arabia Saudí. Al Ghomgham pertenece a la minoría chií y documentó la oleada de protestas y la represión que afectó a la parte oriental del reino en 2011, en plena ?Primavera Árabe?. Los chiíes salieron a la calle para pedir el final de la discriminación que sufren a manos de la mayoría suní que ostenta el poder y que ve en esta minoría a un brazo al servicio de Irán, donde la mayoría es chií, para fomentar la inestabilidad. Oleada de detenciones La llegada al poder del joven príncipe Mohamed Bin Salman, de 32 años, ha abierto una fase de cambios en el reino cuya cara menos amable la forman la guerra en Yemen y la oleada de detenciones de activistas de derechos humanos. En mayo, a falta de un mes para que el reino permitiera a las mujeres conducir, las fuerzas de seguridad arrestaron a diez activistas, entre ellos Lujain Al Hathlul y Aziza Al Yusef, personas claves en la lucha por conseguir que se reconociera el derecho de la mujer a sentarse al volante. Según las voces críticas, el príncipe quiere monopolizar el eco de este tipo de avances sociales para que en lugar de parecer fruto de la lucha de muchos años, se perciban como una especie de bendición real. Esta campaña de arrestos recibió hace unos días la reprimenda oficial de Canadá lo que provocó el enfado de Riad que respondió con varias de medidas de castigo como la expulsión del embajador canadiense, la congelación de relaciones comerciales o la supresión temporal de los vuelos de la compañía nacional Al Saudia. Ningún otro país se ha sumado a la decisión de Canadá de criticar las violaciones de los derechos humanos en el reino.
...
95