Infortelecom

Noticias de discriminacion

07-07-2020 | Fuente: elmundo.es
Docentes denuncian la "discriminación" de la Selectividad catalana: "Se señala al alumno que pide las preguntas en castellano"
La normativa de las universidades mantiene que pedir el examen en español sea considerado como "una incidencia" 
30-06-2020 | Fuente: abc.es
El Rey Felipe de Bélgica expresa su «remordimiento más profundo» por el pasado colonial en el Congo
El día en el país africano celebra el 60 aniversario de su independencia, el monarca pide perdón públicamente por el «sufrimiento y humillación» infligidos durante el colonialismo Por primera vez, el rey Felipe de Bélgica reconoce los «actos de violencia y crueldad» infligidos durante el gobierno colonial en lo que es ahora la República Democrática del Congo. El monarca también ha expresado sus «más profundos remordimientos» por el «sufrimiento y la humillación» causados bajo el dominio belga en el país africano. Lo hace en una carta enviada al presidente congoleño, Félix Tshisekedi, con motivo de los 60 años de independencia de la excolonia. Se trata del primer monarca belga reinante en reconocer las atrocidades cometidas durante el reinado de Leopoldo II, aunque no llega a nombrarle directamente. El Rey Felipe es un descendiente directo del gobernante del siglo XIX. En la misiva, publicada en los medios belgas, el Rey Felipe elogia la «asociación privilegiada» entre las dos naciones a día de hoy aunque reconoce que ha habido «episodios dolorosos» en su historia en el siglo XX. «Para fortalecer aún más nuestros lazos y desarrollar una amistad aún más fructífera, debemos ser capaces de hablar entre nosotros sobre nuestra larga historia común con toda verdad y serenidad», escribió. «Me gustaría expresar mis más profundos remordimientos por estas lesiones del pasado, cuyo dolor ahora es revivido por la discriminación aún demasiado presente en nuestras sociedades», escribió el Rey Felipe. «Continuaré luchando contra todas las formas de racismo. Aliento la reflexión iniciada por nuestro parlamento para que nuestra memoria se pacifique definitivamente». Al tratarse de una monarquía constitucional, su declaración tiene que haber sido «acordada» previamente con el gobierno del primer ministro Sophie Wilmès. Revisar el pasado Este inédito gesto por parte del Rey Felipe llega después de la una oleada de protestas en todo el mundo contra la desigualdad racial (Black Lives Matters), que se desencadenó por la muerte de George Floyd en los Estados Unidos bajo custodia policial el mes pasado. Dicho asesinato ha reavivado el debate sobre el racismo en Bélgica, convirtiendo las numerosas estatuas de Leopoldo II en el país en blanco del vandalismo. En el país hay un movimiento ciudadano que pide revisar la historia y descolonizar el espacio público, mediante la retirada de sus estatuas y renombrando las calles e instituciones que aún hoy llevan su nombre. Hay una petición en curso para eliminar todas sus estatuas que ya ha recibido más de 80.000 firmas. Bélgica controló el país centroafricano desde el siglo XIX hasta su independencia en 1960. Bajo el reinado de Leopoldo II se produjo una explotación masiva de los recursos naturales del Congo en su beneficio, sirviéndose de la esclavitud; las crueles torturas como la mutilación de manos y los asesinatos en masa estaban a la orden del día. Aunque se desconoce el número exacto de fallecidos, se estima que entre cinco y diez millones de africanos murieron a causa de enfermedades y abusos durante el sangriento dominio colonial de Bélgica. El rey Leopoldo II renunció al «poder» en 1908, y Bélgica anexó formalmente el país, renombrándolo el Congo Belga hasta que logró su independencia en 1960.
29-06-2020 | Fuente: as.com
Mercedes revoluciona su imagen contra el racismo
Las flechas de plata lucirán un monoplaza negro durante toda la temporada como "una señal del compromiso por luchar contra a discriminación".
20-06-2020 | Fuente: as.com
"Terminemos el trabajo del movimiento de Derechos Civiles"
Michael Johnson, miembro de la Academia Laureus, se abre a la lucha contra el racismo. El deporte puede ser clave en la lucha contra la discriminación
19-06-2020 | Fuente: as.com
La estrella paralímpica estalla: "La discriminación del US Open es asquerosa"
El australiano Dylan Alcott, campeón olímpico y de los cuatro Grand Slam, se queja de la suspensión del torneo en silla de ruedas por el coronavirus.
19-06-2020 | Fuente: as.com
Bob Gibson señala que nada ha cambiado sobre el racismo
El integrante del Salón de la Fama habló con Mike Lupica, de MLB.com, sobre la discriminación hacia la comunidad afroestadounidense.
16-06-2020 | Fuente: abc.es
Trump acepta una reforma policial limitada entre nuevas protestas por abusos a la minoría negra
Donald Trump tiene previsto anunciar hoy una orden ejecutiva por la que implementará cambios en los departamentos de policía de EE.UU., tras semanas de protestas por los abusos policiales a la minoría negra y con una nueva muerte de un hombre negro a manos de agentes encima de la mesa. Ayer se cumplían tres semanas de la muerte de George Floyd, a quien un policía asfixió en Mineápolis durante casi nueve minutos, mientras estaba esposado, contra el suelo y sujeto por otros dos agentes. El episodio levantó en protestas a todas las grandes ciudades de EE.UU. que en muchas ocasiones acabaron en disturbios violentos y saqueos. Este fin de semana, la muerte de Rayshard Brooks -otro joven negro- en Atlanta por disparos de la policía ha reactivado las manifestaciones que habían empezado a bajar de tono con el paso de los días. El presidente de EE.UU. ha mantenido un tono agresivo frente a las protestas y disturbios. Ha amenazado con el despliegue del ejército para contener los episodios violentos, ha acusado a la «extrema izquierda» de promover la violencia y ha repetido su postura de «ley y orden». En un principio lamentó y condenó la muerte de Floyd, pero lo retrató, como otros altos cargos de su administración, como un caso aislado, como la manzana podrida dentro del cesto. La semana pasada, sin embargo, empezó a abrir la puerta a promover una reforma policial limitada. El discurso en la calle se lo puso fácil: frente a los «recortes a la policía» o la «abolición de la policía» que se gritan en las calles de las ciudades de EE.UU., Trump aseguraba que apoyaba el uso de fuerza. «Pero fuerza con compasión», dijo en una mesa redonda con miembros de fuerzas del orden en Dallas (Texas). En una entrevista con Fox News, se mostraba por primera vez en contra de las maniobras de asfixia como la que el policía realizó a Floyd -y que también supusieron la muerte a otro hombre negro desarmado, Eric Garner, en Nueva York en 2015-, que muchos estados y cuerpos de policía han prohibido o buscan hacerlo. «No me gustan los ahogamientos», dijo Trump, que defendió que «de forma general, deberían acabarse». La orden ejecutiva que hoy prevé presentar no contendrá nada de los «esfuerzos radicales», como él los ha calificado, de quienes buscan los «recortes» de la policía, un movimiento que ha ganado peso en la opinión pública y que pretende trasladar parte de la financiación de los cuerpos de policía a servicios sociales. Base de datos federal Su directiva será «un paso en la dirección adecuada», según aseguró ayer S. Lee Merritt, un abogado de familias negras con víctimas a manos de la policía, a la cadena pública PBS. Merritt, que tiene previsto participar en el anuncio de Trump y que, también hoy, comparecerá ante el Senado en una comisión sobre abusos policiales, explicó que la orden ejecutiva tendrá cinco puntos: reconocerá que ha habido casos de abusos policiales que han provocado la desconfianza de las comunidades negras; establecerá un sistema de certificación nacional para los cuerpos de policía; creará una base de datos federal con agentes acusados de abusos de fuerza; fomentará la incorporación de expertos en salud mental y servicios sociales en los cuerpos policiales; y animará al Congreso a aprobar legislación sobre reformas policiales. Este tipo de orden permitirá a Trump defender que ha impulsado cambios en la policía -que se consideran necesarios de forma mayoritaria en EE.UU.- mientras que pasará la patata caliente al Congreso sobre la extensión y la profundidad de esas reformas, donde las posturas son muy distantes. La semana pasada, varios legisladores demócratas presentaron una propuesta legislativa ambiciosa, que afecta a la inmunidad de la que gozan los policías en el ejercicio de sus funciones, expande la transparencia de los departamentos de policía, impone cambios en la formación de los agentes -en especial, en lo que tiene que ver con discriminación racial-, prohibe los ahogamientos o limita el uso de equipamiento y armamento militar a la policía. Plan republicano Mientras que la Cámara de Representantes tiene mayoría demócrata, es muy difícil que la propuesta sobreviva a una votación en el Senado, controlado por los republicanos. Eso no quiere decir que los republicanos no tengan sus propios planes: la Casa Blanca está trabajando con el senador Tim Scott -el único republicano negro en la cámara alta, hay otros dos demócratas- para pergeñar su propio plan, en el que está involucrado el yerno y asesor del presidente, Jared Kushner. Los movimientos para implementar reformas policiales se aceleran al mismo paso que la ola de indignación por la muerte de Floyd recobra fuerza esta semana por el reciente episodio de Atlanta. Brooks murió por los disparos de un agente después de que la víctima le quitara un «taser» -una pistola de descarga eléctrica no letal-, le apuntara con ese arma y tratara de huir tras ser detenido por quedarse dormido con el coche en un aparcamiento y dar positivo por alcohol. «Su vida importaba», lamentó ayer su sobrina, Chassidy Evans, en una rueda de prensa de su familia. Y recordó los nombres de otros negros, que se gritan en las protestas de todo el país -George Floyd, Breonna Taylor, Michael Brown- y que murieron en circunstancias similares. Evans, que dijo que se puso del lado de la policía de Atlanta ante el vandalismo de las últimas semanas, pidió «a todo el mundo en el país que se ponga de nuestro lado para que haya justicia con Rayshard». El primer paso podría ocurrir mañana, cuando está previsto que la fiscalía del condado de Fulton, en la principal ciudad de Georgia, presente cargos contra Garrett Rolfe, el policía que disparó a Brooks cuando este huía. Rolfe fue despedido y el otro policía que participó en la operación, Devin Brosnan, fue colocado en baja administrativa. El fiscal del distrito, Paul Howard, aseguró a la CNN que los cargos contra Rolfe podrían ir desde asesinato a homicidio imprudente, pero también que no se produjera ninguna acusación.
14-06-2020 | Fuente: abc.es
Trump retrasa su mitin en Oklahoma por la tensión racial
Con las protestas por la muerte de George Floyd dando coletazos, Donald Trump anunció esta semana su vuelta al ruedo electoral, que no pisaba desde marzo por la pandemia de Covid-19. Sería el 19 de junio en Tulsa (Oklahoma), un territorio muy «?trumpista» que le regalaría un baño de multitudes para relanzar la campaña de su reelección, afectada por el golpe sanitario y económico del coronavirus y por las protestas raciales por la muerte de Floyd. El viernes por la noche, sin embargo, Trump anunció que retrasaba en un día su mitin, al 20 de junio, y en el mismo lugar. Tanto la fecha como el lugar escogidos habían provocado una reacción furiosa en sectores amplios de la minoría negra. En primer lugar, porque el 19 de junio se celebra «Juneteenth», el día en el que se declaró por primera vez el fin de la esclavitud. En aquel día de 1865, un general unionista comunicó a los esclavos de Galveston (Texas) que eran libres tras la victoria frente a los rebeldes confederados. El escenario del mitin también está cargado de significado. Tulsa sufrió uno de los peores episodios de disturbios raciales en el historia de EE.UU. En la madrugada del 1 de junio, una turba de hombres blancos armados arrasaron el barrio negro de Greenwood, después de una disputa por una supuesta violación de un joven negro a una chica blanca (resultó no ser cierta). Murieron cientos de personas y se destruyó buena parte del barrio. Con todas las grandes ciudades de EE.UU. levantadas en protestas contra los abusos policiales hacia la minoría negra y por la denuncia de un racismo estructural que tiene su raíz en la era de la esclavitud y en la discriminación legal, el mitin en Tulsa en «Juneteenth» parecía una afrenta o un descuido. Durante un par de días, Trump defendió la fecha. En una entrevista grabada este jueves, aseguró que el mitin sería una «celebración» y que él ha hecho «más por la comunidad negra que cualquier otro presidente. Le doy un pase a Abraham Lincoln, que le hizo bien, aunque es cuestionable». El viernes, sin embargo, dio marcha atrás, en una decisión que será muy bien recibido por sus bases moderadas. «Habíamos programado nuestro mitin en Tulsa para el 19 de junio, algo muy importante», escribió en Twitter. «Por desgracia, sin embargo, esto coincidiría con la festividad de Juneteenth. Muchos de mis amigos y seguidores afroamericanos se pusieron en contacto para que consideráramos cambiar la fecha por respecto a este festivo y en cumplimiento de esta ocasión importante y de todo lo que representa».
10-06-2020 | Fuente: elmundo.es
El Gobierno permitirá perseguir los delitos contra la intimidad sin que haya denuncia
La ley de la infancia introduce la edad como causa de discriminación para proteger a los menores extranjeros no acompañados 
10-06-2020 | Fuente: abc.es
Un 35% de los franceses se considera «racista»
La pandemia del coronavirus ha agravado los muy diversos racismos franceses, a los que el movimiento internacional «Black Lives Matter» (BLM) ha dado una visibilidad dramática, inesperada, relanzando movimientos locales muy duros cuya vocación antipolicial no siempre oculta sus flecos agresivamente racistas. Según el último informe (2019) del Comité Nacional Consultivo de los Derechos del Hombre (CNCDH), el 35 % de los franceses se dicen ellos mismos racistas, un 29 % se consideran «un poco» racistas y otro 9 % «más bien racistas». El 87 % de los franceses estiman que los gitanos son «un grupo étnico» aparte. Musulmanes, magrebíes, asiáticos, judíos y negros (de nacionalidad francesa, todos) son «gente aparte» para una mayoría o una minoría significativa de franceses, del 23 al 56 %. Según otro estudio publicado por una sociedad de análisis estadísticos, Statista, la sociedad francesa está hoy profundamente dividida en cuestiones de racismo: un 57,8 % de los franceses se dirían no racistas. Sin embargo, otro 41,3 % se considera más bien racista, un poco racista o no demasiado racista. División profunda y sintomática, agravada con la crisis sanitaria, social, económica y política del coronavirus, que ha propiciado la emergencia de nuevos racismos. La organización Liga de Defensa Negra Africana (LDNA), auto proclamada anti racista, ha organizado varias manifestaciones de protesta contra las violencias policiales de carácter racista (contra negros de nacionalidad francesa), pero también ha «invitado» a sus militantes y simpatizantes a multiplicar sus «acciones» contra los franceses de familia asiática, propietarios o trabajadores en comercios «étnicos» (asiáticos). Desde mediados de abril, durante lo más alto de la crisis sanitaria nacional, la LDNA ha multiplicado sus acciones enarbolando esta proclama racista contra los franceses de origen chino o los chinos instalados en Francia: #ChinaGoHome. Los estallidos de racismo anti chino y anti asiático comenzaron en Francia entre febrero y marzo pasado, cuando un influyente diario de provincias, «La Courrier Picard», editado en Amiens, la ciudad natal de Emmanuel Macron, publicó en su portada este titular: «Alerta amarilla». Ese titular se transformó en grito de guerra contra las comunidades asiáticas, en París y varias capitales de provincias. La reaparición de un racismo anti asiático (chino, vietnamita, camboyano) también ha sido percibida como una novedad inquietante en Alemania y el Reino Unido. En Munich, la influyente Süddetusche Zeitung ha escrito: «Ha aparecido en Francia una histeria racista, anti asiática, por primera vez». En Londres, la BBC ha comentado: «Las personas de origen asiático residentes en Francia se han manifestado, a través de las redes sociales, para denunciar la discriminación y racismo de las que son víctimas, a diario». En París, Le Monde recuerda que el nuevo racismo anti asiático comenzó a manifestarse, en toda Francia, a finales del mes de enero pasado, con la multiplicación de gestos, acciones y protestas de esta índole: pintadas racistas ante los establecimientos asiáticos, del tipo «guarda tu virus, sucio chino»; agresiones verbales en los transportes públicos; gestos racistas en los inmuebles; violencias anónimas contra tiendas y restaurantes cerrados y acosados. Tras el comienzo del desconfinamiento, en curso, las manifestaciones estrictamente francesas, contra las violencias policiales, han sido muy mayoritariamente multiculturales (negros y blancos) y han tenido flecos de racismo velado, con llamamientos apenas disimulados a la violencia callejera: «¡No habrá paz mientras haya injusticia!». Del insulto a la profanación La aparición del movimiento Chalecos Negros subraya la dimensión étnica de una organización consagrada a la defensa de los inmigrantes en situación irregular. Organización solo para inmigrantes negros: los inmigrantes musulmanes (sirios, magrebíes), laicos o católicos (Europa del Este) no tienen cabida en sus acciones. La aparición de un racismo negro, en Francia (anti chinos, anti musulmanes, anti blancos), coincide con un incremento espectacular de las tensiones racistas de todo tipo. Según las cifras oficiales del Ministerio del Interior, durante el 2019 se produjo un incremento del 132 % de las acciones racistas, de esta naturaleza: manifestaciones de odio racista, acciones racistas, antisemitas, anti cristianas y anti musulmanas. Incremento que incluye desde la proliferación de insultos callejeros a la profanación de cementerios (cristianos, judíos y musulmanes). En esa estela, la aparición de un racismo anti chino, anti asiático, consecuencia de la propagación del Covid-19, es una novedad significativa, emergente, en una Francia cuyos diversos racismos tienen profundas raíces históricas. Nuevos racismos que Rachida Dati, ex ministra de Justicia de Nicolas Sarkozy, francesa de padres emigrantes magrebíes, analiza de este modo: «No existe racismo de Estado, entre nosotros. Pero el racismo existe y es muy profundo, en Francia. Tras la epidemia del Covid-19 estamos asistiendo a un nuevo racismo, un racismo social, del que son víctimas hombres y mujeres muy humildes, que están sufriendo la crisis en su carne». El Comité Nacional Consultivo de los Derechos del Hombre (CNCDH) publicó a finales de mayo un informe denunciando un estado de urgencia, no solo sanitaria, pidiendo al Gobierno que favorezca de alguna manera la diversidad en las escuelas y guarderías, temiendo que muy diversos racismos, directos o indirectos, agraven la crisis nacional, desde la infancia. El estallido incontrolado de la crisis sanitaria, en febrero, el confinamiento inconcluso, desde mediados de marzo, han atizado reacciones inflamables en la «banlieue», los suburbios de París y las grandes ciudades, donde el multiculturalismo ha provocado un repliegue de muy distintas comunidades étnicas y culturales. El libro político más influyente del año pasado se llama «El archipiélago francés». Su autor, el sociólogo Jérôme Fourquet, estima que Francia está convirtiéndose en un «archipiélago de comunidades que no siempre se entienden entre ellas».