Infortelecom

Noticias de discriminacion

11-08-2020 | Fuente: abc.es
Polémica en EE.UU. por el vídeo de un policía arrestando a un niño discapacitado de 8 años
La familia de un niño con discapacidad que fue arrestado cuando tenía 8 años en una escuela de Cayo Hueso (Florida) presentará una demanda contra la ciudad, anunció este lunes su abogado, Ben Crump, que divulgó un vídeo donde se ve al policía bregando para ponerle las esposas porque es demasiado pequeño. Las redes sociales explotaron con el vídeo y varias personas se preguntan en ellas dónde está la ayuda terapéutica al menor en vez de la opción policial de recluirlo en un centro de detención del condado de Monroe, donde se encuentran los Cayos de Florida, un rosario de islas en el extremo sur del estado. El vídeo, de hace dos años, fue hecho público hoy por el abogado Crump, conocido por representar varios casos de afroamericanos sometidos a discriminación o abuso policial, como el de George Floyd, muerto en mayo a manos de un policía blanco en Minesota, lo que provocó una ola de protestas en todo Estados Unidos.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Unbelievable!! <a href="https://twitter.com/KWPOLICE?ref_src=twsrc%5Etfw">@KWPOLICE</a> used ?scared straight? tactics on 8yo boy with special needs. He&#39;s 3.5 ft tall and 64 lbs, but they thought it was appropriate to handcuff and transport him to an adult prison for processing!! He was so small the cuffs fell off his wrists! <a href="https://t.co/iSTlXdKas6">pic.twitter.com/iSTlXdKas6</a></p>&mdash; Ben Crump (@AttorneyCrump) <a href="https://twitter.com/AttorneyCrump/status/1292671725214347264?ref_src=twsrc%5Etfw">August 10, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Crump anunció en un comunicado que presentará una demanda contra la ciudad de Cayo Hueso, el distrito escolar del condado de Monroe y los agentes a cargo del arresto, en representación de la madre del menor, Bianca Diegennaro. «Pese a que no significaba ninguna amenaza para los agentes ni para el personal de la escuela, el menor fue puesto en el asiento trasero de un vehículo policial, llevado a un centro de detención y acusado del delito de agresión», se lamentó Crump. «Con 3,5 pies de alto (1,07 metros) y 64 libras (29 kilos) de peso, este pequeño no representaba peligro para nadie», resaltó. El abogado explicó que, pese a que el niño estaba en un Programa Individualizado de Educación (IEP) porque padece discapacidades, fue dejado a cargo de una maestra sustituta que «no sabía o no le preocupaban» sus necesidades especiales. Detalló que la maestra lo forzó a moverse a donde ella quería, a lo que el menor respondió con agresividad. La docente sustituta llamó entonces a la policía, que amenazó al niño con la cárcel y le dijo que tenía un problema muy serio. «Este es un ejemplo angustioso de cómo nuestro sistema y nuestras políticas educativas entrenan niños para ser criminales tratándolos como criminales. Si es condenado este niño será un criminal convicto a los 8 años», denunció Crump.
29-07-2020 | Fuente: abc.es
Una mujer pierde en dos meses a sus padres y a tres hermanos por el coronavirus
Raquel Barrera, una salvadoreña de 28 años, ha perdido a sus padres y a tres hermanos, todos ellos contagiados de coronavirus en menos de dos meses. «El mundo está infestado, en mi familia han sido cinco muertos en poco tiempo y ha sido duro perderlos así», dice la joven que se ha convertido en un símbolo de la dolorosa lucha contra la pandemia en El Salvador, donde casi 400 personas han fallecido por la Covid-19. Acompañada de su hermana Luz y su cuñada Rebeca, Raquel ha recibido a AFP en su casa en la comunidad rural de Ojo de Agua, en el poblado de Santiago Nonualco, 45 km al este de San Salvador. La pandemia en El Salvador ha contagiado a cerca de 14.000 personas, entre ellos atrapó a muchos de los 23 miembros de la familia Barrera que, incluyendo niños y mujeres embarazadas, vive en tres casas rodeadas de árboles frutales, caña de azúcar y granos básicos. El primero en fallecer, el 28 de mayo, fue el padre de la familia, Félix Barrera, de 80 años. Dos días después murió su esposa Lucía Barrera, de 69 y madre de los 11 miembros de la familia Barrera Jiménez. Al deceso de los padres le siguió el de los hijos Jesús, un enfermero de 52 años, Joaquín Antonio, de 42, y Carlos Humberto, de 40. Los padres fallecieron en su casa, mientras que los tres hermanos estuvieron internados en hospitales, donde fueron trasladados al presentar síntomas como fiebre, diarrea, cansancio, dolor en articulaciones y pérdida del olfato, gusto y apetito. «Cuando comencé a escuchar de este virus, jamás pensé que iba pasar algo así en mi familia», cuenta Raquel, quien no sale del asombro por haber tenido que soportar un luto permanente. Cinco hijos El 29 de mayo, al ver que Lucía, su madre, comenzó a sentir fiebre, contactó al servicio de emergencia, pero la ambulancia se demoró. Cuando llegó, al día siguiente, ya había fallecido. «Dios nos ayudó a darnos fortaleza porque este dolor es grande, perder a una persona duele, y ahora perder cinco.. no sé de dónde sacamos tanta fuerza», exclama Rebeca Valle, quien también perdió a su esposo Joaquín Antonio Barrera, hermano de Raquel. Rebeca ha sobrevivido con sus cinco hijos José David, de 21 años; Joel Antonio, de 15; Rebeca Abigail, de 14; Herson Samuel, de nueve; y Rut Elizabeth, de cuatro. La viuda comenta que la única herencia que les dejó Joaquín Antonio fue la improvisada casa de lámina en la que viven, así como una carreta y dos bueyes. «No sé cómo voy hacer, tengo que tratar de sacar adelante a mis hijos. Para mí darles el estudio se me hace difícil, pero aunque sea lavando debo sacarlos adelante», expresa con resignación y lágrimas Rebeca. «Lo que sufrimos aquí fue discriminación de toda la gente», denuncia Raquel. Según ha dicho, fueron los responsables de la salud de la zona quienes se encargaron de «ir anunciando» en todo el vecindario que la familia estaba infectada, con lo cual «ni tortillas nos querían vender». La discriminación comenzó después de que los mandaran cumplir una cuarentena de 15 días. «Ellos (el personal médico) cuando vinieron a ordenar la cuarentena tenían la obligación de ayudarnos y no nos ayudaron, nos dejaron encerrados y sólo cuando murió él (Jesús) en la alcaldía nos ayudaron a hacernos cinco pruebas. Entre todos debíamos escoger quienes se la hacían, todos estábamos en riesgo», cuenta Raquel. Dos de las cinco pruebas dieron positivo. A falta de medicamentos, los restantes miembros de la familia han superado la enfermedad «con té de jengibre, limón, manzanilla, y cebolla morada licuada con miel de abeja». «Con eso (infusión) nos quitamos el dolor de garganta y pecho», explica Raquel.
29-07-2020 | Fuente: abc.es
Una mujer pierde en dos meses a sus padres y a tres hermanos por el coronavirus en El Salvador
Raquel Barrera, una salvadoreña de 28 años, ha perdido a sus padres y a tres hermanos, todos ellos contagiados de coronavirus en menos de dos meses. «El mundo está infectado, en mi familia han sido cinco muertos en poco tiempo y ha sido duro perderlos así», dice la joven que se ha convertido en un símbolo de la dolorosa lucha contra la pandemia en El Salvador, donde casi 400 personas han fallecido por la Covid-19. Acompañada de su hermana Luz y su cuñada Rebeca, Raquel ha recibido a AFP en su casa en la comunidad rural de Ojo de Agua, en el poblado de Santiago Nonualco, 45 km al este de San Salvador. La pandemia en El Salvador ha contagiado a cerca de 14.000 personas, entre ellos atrapó a muchos de los 23 miembros de la familia Barrera que, incluyendo niños y mujeres embarazadas, vive en tres casas rodeadas de árboles frutales, caña de azúcar y granos básicos. El primero en fallecer, el 28 de mayo, fue el padre de la familia, Félix Barrera, de 80 años. Dos días después murió su esposa Lucía Barrera, de 69 y madre de los 11 miembros de la familia Barrera Jiménez. Al deceso de los padres le siguió el de los hijos Jesús, un enfermero de 52 años, Joaquín Antonio, de 42, y Carlos Humberto, de 40. Los padres fallecieron en su casa, mientras que los tres hermanos estuvieron internados en hospitales, donde fueron trasladados al presentar síntomas como fiebre, diarrea, cansancio, dolor en articulaciones y pérdida del olfato, gusto y apetito. «Cuando comencé a escuchar de este virus, jamás pensé que iba pasar algo así en mi familia», cuenta Raquel, quien no sale del asombro por haber tenido que soportar un luto permanente. Cinco hijos El 29 de mayo, al ver que Lucía, su madre, comenzó a sentir fiebre, contactó al servicio de emergencia, pero la ambulancia se demoró. Cuando llegó, al día siguiente, ya había fallecido. «Dios nos ayudó a darnos fortaleza porque este dolor es grande, perder a una persona duele, y ahora perder cinco.. no sé de dónde sacamos tanta fuerza», exclama Rebeca Valle, quien también perdió a su esposo Joaquín Antonio Barrera, hermano de Raquel. Rebeca ha sobrevivido con sus cinco hijos José David, de 21 años; Joel Antonio, de 15; Rebeca Abigail, de 14; Herson Samuel, de nueve; y Rut Elizabeth, de cuatro. La viuda comenta que la única herencia que les dejó Joaquín Antonio fue la improvisada casa de lámina en la que viven, así como una carreta y dos bueyes. «No sé cómo voy hacer, tengo que tratar de sacar adelante a mis hijos. Para mí darles el estudio se me hace difícil, pero aunque sea lavando debo sacarlos adelante», expresa con resignación y lágrimas Rebeca. «Lo que sufrimos aquí fue discriminación de toda la gente», denuncia Raquel. Según ha dicho, fueron los responsables de la salud de la zona quienes se encargaron de «ir anunciando» en todo el vecindario que la familia estaba infectada, con lo cual «ni tortillas nos querían vender». La discriminación comenzó después de que los mandaran cumplir una cuarentena de 15 días. «Ellos (el personal médico) cuando vinieron a ordenar la cuarentena tenían la obligación de ayudarnos y no nos ayudaron, nos dejaron encerrados y sólo cuando murió él (Jesús) en la alcaldía nos ayudaron a hacernos cinco pruebas. Entre todos debíamos escoger quienes se la hacían, todos estábamos en riesgo», cuenta Raquel. Dos de las cinco pruebas dieron positivo. A falta de medicamentos, los restantes miembros de la familia han superado la enfermedad «con té de jengibre, limón, manzanilla, y cebolla morada licuada con miel de abeja». «Con eso (infusión) nos quitamos el dolor de garganta y pecho», explica Raquel.
28-07-2020 | Fuente: as.com
Una joven pierde a sus padres y a tres hermanos por el virus
La tragedia tuvo lugar en El Salvador y sucedió en apenas dos meses. La familia, además, sufrió discriminación por parte de sus vecinos.
23-07-2020 | Fuente: elmundo.es
El Supremo eleva hasta dos años de cárcel la pena a los condenados por asaltar Blanquerna sin apreciar discriminación
El Alto Tribunal considera que el acto de reventar una reunión política en el centro cultural es un delito de desórdenes públicos 
21-07-2020 | Fuente: abc.es
Identifican a un antifeminista como el asesino del hijo de la jueza que investigaba las cuentas de Epstein
El Buró Federal de Investigación (FBI) ha identificado al abogado «anti-feminista» Roy Den Hollander como el principal sospechoso por la muerte de un tiro del único hijo de la jueza federal hispana Esther Salas, en un ataque a la casa familiar de la magistrada en el que también resultó herido de gravedad su marido, informó este lunes la Oficina del Fiscal General en Nueva Jersey. «Den Hollander ha fallecido. La investigación sigue abierta», añade el comunicado, que pide la colaboración de cualquier persona que pudiera tener información relacionada con el caso, del que se desconocen aún los motivos. Den Hollander, un abogado neoyorquino conocido por sus casos contra las mujeres y que se autodenominaba como «anti-feminista», fue encontrado muerto este lunes en un vehículo en una zona rural del estado de Nueva York, supuestamente después de propinarse un tiro tras cometer el crimen en casa de la jueza Salas. Demanda pendiente El sospechoso tenía una demanda pendiente en el distrito federal en el que trabajaba Salas como jueza por un caso sobre lo que, a juicio del abogado, era una discriminación contra los hombres en la llamada a filas militar obligatoria en caso de conflicto, que sólo afecta al sexo masculino y que no se usa desde la Guerra de Vietnam. El caso, que Den Hollander presentó en 2015 y que Salas admitió a trámite, demandaba a la agencia federal que lleva el registro de personas que podrían ser llamadas a filas por discriminación, al sólo tener el nombre de hombres. Anteriormente, este abogado había iniciado casos contra los descuentos a mujeres en las discotecas de la ciudad de Nueva York o contra la Universidad de Columbia por tener clases de estudios femeninos. La tarde-noche del domingo, Den Hollander supuestamente irrumpió en la casa de la juez de distrito Salas en North Brunswick (Nueva Jersey) vestido de mensajero de Fedex y disparó un tiro mortal contra Daniel Anderl, el único hijo de la jueza, de 20 años, que falleció. Mark Anderl, marido de la jueza y abogado de profesión, fue herido por varios disparos y se encuentra ingresado en estado grave pero estable, según medios nacionales. Según el diario New York Post, la jueza Salas se encontraba en el sótano de la vivienda en el momento del ataque. Salas es la primera mujer hispana que sirve como juez federal en Nueva Jersey, puesto al que fue nominada en 2010 por el presidente demócrata Barack Obama.
18-07-2020 | Fuente: abc.es
Fallece John Lewis, icono de la lucha por los derechos civiles de la minoría negra
John Lewis murió este viernes después de haberse partido el cráneo toda su vida, de forma figurada y literal, en la lucha contra la discriminación legal de los negros en EE.UU. y el racismo estructural. Fue uno de los líderes de la marcha histórica de Selma a Montgomery el 7 de marzo de 1965 para exigir un derecho de voto verdadero para la minoría negra. Les esperaba un batallón de policía al otro lado del puente Edmund Pettus, a la salida de Selma (Alabama). A Lewis, que iba en primera fila, le abrieron la cabeza a porrazos. Pero las fotos y el vídeo de la descarga, diseminados por la televisión, conmovieron a EE.UU. y forzaron la aprobación de la Ley de Derecho al Voto, aprobada en agosto de ese año. Así fue la vida de Lewis, que ha muerto a los 80 años por un cáncer de páncreas. Un hombre corajudo y terco, que puso su cuerpo por delante para avanzar en la igualdad, la libertad y los derechos humanos para todos. Como veinteañero, peleó contra la segregación racial que sobrevivía en el Sur de EE.UU. Él fue uno de los trece pioneros de los «Freedom Rides» de 1961, la ocupación de autobuses que se suponían solo para blancos. Le dejaron inconsciente y bañado en sangre en una estación de Montgomery, también en Alabama. Le pegaron, le insultaron, le escupieron por entrar en el baño que no correspondía. Le apagaron cigarrillos en la piel y le sacaron a patadas por pedir comida en un restaurante solo para blancos. Le detuvieron cuarenta veces entre 1961 y 1966. Recibió palizas de la policía y de hordas de racistas. Él, como respuesta, eligió el camino de la no violencia. Él lo bautizó como «causar buenos problemas»: levantarse, organizarse, reclamar, desobedecer, bloquear. Fue pacífico, pero decidido. En 1961, apenas cumplidos los 20 años, fue uno de los seis oradores en la célebre marcha a Washington, en la que Martin Luther King pronunció su discurso: «He tenido un sueño». Los organizadores rebajaron la agresividad de las palabras de Lewis, que quería animar a los estadounidenses a ir «a marchar hacia el Sur, al corazón de la tierra Dixie, como hizo Sherman» -en alusión al general unionista de la Guerra Civil- y buscaba criticar al presidente John Fitzgerald Kennedy. A finales de los 60, su activismo pacífico le quitó protagonismo con la irrupción del «Black Power», pero volvió a primera línea en la década de 1980, cuando consiguió un escaño en la Cámara de Representantes en representación de Georgia. Ha permanecido en el Congreso desde entonces, dando la batalla por las mismas ideas que defendió con King: igualdad, justicia social y oposición a la guerra. Su marcha se produce en la resaca de protestas multitudinarias en EE.UU. por el último episodio de abusos policiales contra la minoría negra, tras la muerte de George Floyd en Mineápolis. Lewis, convertido en un tótem político y social en EE.UU., ha saludado las manifestaciones de Black Lives Matter, que consideró «mucho más multitudinarias e inclusivas» que las de su tiempo. «No habrá vuelta atrás», dijo en una entrevista en CBS. Pero también advirtió, ante la violencia en muchas de estas protestas, que el camino debe ser pacífico: «Los disturbios, los saqueos y los incendios no son el camino. Organizaos. Protestad. Haced sentadas. Votad. Sed constructivos, no destructivos».
09-07-2020 | Fuente: elmundo.es
Ciudadanos insta a la UE a investigar "la discriminación" de los menores en la Selectividad catalana
Maite Pagazaurtudúa denuncia que la Generalitat "estigmatiza" a los alumnos al exigirles que pidan su examen en castellano al comienzo de la prueba y al apuntar la solicitud como una "incidencia" 
09-07-2020 | Fuente: que.es
Un trabajador de una cafetería Starbucks de Minnesota (EEUU) escribió en el vaso de una cliente de origen musulmán la palabra “ISIS” en lugar de su nombre ‘Aisha’ para poder localizarla y entregarle el pedido. El Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR-MN) de Minnesota (EEUU) presentó el pasado lunes una demanda por discriminación en nombre de […] La entrada Un trabajador de Starbucks sirve un café a una musulmana con la palabra “ISIS” en lugar de su nombre se publicó primero en Qué!.
08-07-2020 | Fuente: abc.es
Una joven musulmana presenta cargos contra un empleado de Starbucks por escribir «ISIS» en su vaso
Una joven musulmana ha presentado cargos por discriminación contra un empleado de Starbucks asegurando que recibió su bebida con el acrónimo ISIS escrito en el vaso que la contenía. Los presuntos hechos ocurrieron hace una semana en Minesota, relata la CNN. Aishah, una mujer de 19 años que usa un hijab y que ha pedido que no se revelen sus apellidos, acudió a uno de los locales de la compañía para comprarse un café. Tras repetir su nombre al barista en varias ocasiones, la joven se sentó a esperar su pedido y se horrorizó al percatarse de las letras que el empleado había grabado en su vaso. «En el momento en que lo vi, me sentí abrumada por un montón de emociones», confiesa. «Me sentí menospreciado y humillada. Esta es una palabra que destruye la reputación musulmana en el mundo. No puedo creer que hoy en día un hecho como este pueda considerarse aceptable. No está bien». Al dirigirse al trabajador para pedirle explicaciones, él respondió que no había escuchado el nombre correctamente. La empresa asegura que el empleado escuchó mal «Cuando preguntó por mi nombre, lo repetí lentamente varias veces», señala Aishah. «No hay absolutamente ninguna manera de que oyera ISIS. Aishah no es un nombre que sea desconocido y lo repetí varias veces». Tras solicitar hablar con el gerente del local, éste defendió la versión del trabajador. Según cuenta la joven, en ese momento la entregaron una nueva bebida y una tarjeta de regalo de Starbucks de 25 dólares antes de que los agentes de seguridad la escoltaran fuera de las instalaciones. Por su parte, un portavoz de la cadena declaró que el empleado escuchó mal el nombre y lamentó profundamente «la experiencia de esta clienta». Aseguró, además, que los responsables del negocio se disculparon inmediatamente con ella cuando recibieron la queja. Unas explicaciones que tanto la joven como el Consejo de Relaciones Estadounidenses-Islámicas (CAIR-MN) rechazan. Aseguran que no se trata de un «simple error» y han presentado una denuncia ante el Departamento de Derechos Humanos de Estados Unidos. «Etiquetar a alguien que es musulmán como "ISIS" es una de las declaraciones más islamofóbicas que se puede hacer hacia un musulmán», aseguró Jaylani Hussein, director ejecutivo de CAIR-MN. Desde la organización piden el despido del empleado involucrado en los hechos.
1
...