Infortelecom

Noticias de dictadura militar

02-02-2018 | Fuente: abc.es
El chavismo proclama a Maduro como candidato para las presidenciales de abril
El gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) ha proclamado la candidatura de Nicolás Maduro para las presidenciales adelantadas del 30 de abril mientras que el régimen chavista encarcela a Enrique Aristeguieta Gramcko, de 85 años, el último combatiente vivo de la dictadura de Pérez Jiménez. Maduro prepara su reelección anticipada contra viento y marea, pese al rechazo que ha causado en la oposición que le ha exigido que postergue las presidenciales para el segundo semestre del año como lo establece la Constitución, de acuerdo a las conversaciones sostenidas entre las partes en República Dominicana. No obstante a lo tratado en la mesa de negociaciones, el régimen chavista hace todo lo opuesto a los puntos avanzados como la liberación de presos políticos. Este viernes la oposición denunció la detención de Aristeguita Gramco por parte del Sebin, la policía política, aun cuando la ley venezolana prohíbe encarcelar a mayores de 70 años, y sólo permite el arresto domiciliario. Desde las 8 de la mañana, el partido chavista, Psuv, realizó en el Teatro Teresa Carreño una plenaria nacional extraordinaria para proclamar la candidatura presidencial de Nicolás Maduro. En la convención chavista participaron los militantes, los miembros de la dirección nacional, gobernadores, alcaldes y delegados del tercer Congreso del Psuv celebrado en 2014. «Falta de garatías» «Vamos a hacer nuestro congreso del partido y estamos llamando a todos los compañeros que forman parte del congreso del partido a una reunión extraordinaria. Punto único a tratar: el tema de la candidatura presidencial que ha comenzado a tomar fuerza en todo el movimiento», anunció Diosdado Cabello, primer vicepresidente de la organización. El partido socialista ha organizado comandos de campaña de la revolución «en 100.000 centros de trabajo» así como en la calle. Por ahora la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática no ha decidido aún si participará o no en las presidenciales anticipadas «por falta de garantías de limpieza y de reformas que necesita hacerse en el fraudulento sistema electoral». Por otro lado, Enrique Aristeguieta, de 85 años de edad y único superviviente del grupo de jóvenes políticos que luchó contra la dictadura militar en Venezuela, denunció que había sido detenido en Caracas por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional. «El Sebin está en mi casa buscándome», escribió el propio Aristeguieta en su cuenta oficial de Twitter. La diputada opositora Delsa Solórzano contó en la misma red social que «se lo han llevado preso de su casa» sin orden de captura a primeras horas de la madrugada. El Sebin esta en mi casa buscandome.? Enrique Aristeguieta (@EAristeguieta) 2 de febrero de 2018El director del Foro Penal Venezolano, Alfredo Romero, indicó que con Aristeguieta «son 14 las detenciones políticas solo durante esta semana». «Siete por protestas y siete por agentes vestidos de negro que se los han llevado de sus casas o lugares de trabajo sin orden de aprehensión», detalló en Twitter.
29-11-2017 | Fuente: abc.es
Cadena perpetua para los exmilitares argentinos Alfredo Astiz y Jorge Acosta por los 'vuelos de la muerte'
El Tribunal Federal de Argentina ha condenado este miércoles a cadena perpetua a los ex represores Alfredo Astiz y Jorge Acosta por los delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) de Buenos Aires, uno de los principales centros de detención clandestinos que funcionaron durante la dictadura militar (1976-1983). Astiz, ex oficial de la Armada, y Acosta, ex jefe de Inteligencia, solo son dos de las 68 personas que fueron imputadas en 2012 en la macrocausa de la ESMA, si bien finalmente quedaron reducidas a 54 por razones de salud y por fallecimiento. Entre todos destaca un reducido grupo de ocho acusados que se han convertido en los primeros juzgados por su responsabilidad material en los llamados 'vuelos de la muerte', que se enmarcan en la 'Operación Cóndor' que llevaron orquestaron varios regímenes latinoamericanos de la época. Debido a la larga lista de imputados, la lectura del veredicto se prolongará varios días. En esta primera sesión, el presidente del Tribunal Federal, Daniel Obligado, ha tenido que pedir a los familiares de las víctimas que guarden silencio. "Van a tener que controlar sus emociones", ha indicado. En su alegato final, Astiz ha sostenido que no se arrepiente de su participación en los crímenes de la ESMA. "Los organismos de Derechos Humanos son grupos de persecución y venganza. Nunca voy a pedir perdón", ha dicho, según informa la prensa argentina.
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Birmania y Bangladés acuerdan el regreso de los refugiados Rohingyas
Después de tres meses de éxodo masivo, Birmania y Bangladés han acordado este jueves el regreso de los refugiados Rohingyas (pronunciése Rojingas). Desde finales de agosto, más de 600.000 personas han huido a Bangladés por los ataques del Ejército birmano contra sus poblados, lo que ha provocado una de las mayores crisis de refugiados de los últimos tiempos. Tras dos días de negociaciones, ambos gobiernos han firmado un memorando de entendimiento para permitir la vuelta de los desplazados. «El acuerdo estipula que el regreso comenzará en los dos próximos meses», ha anunciado en un comunicado el Gobierno bangladesí. Sin embargo, no se han revelado los detalles de este acuerdo y no se sabe si Myanmar (nombre oficial de la antigua Birmania) concederá la ciudadanía a los Rohingyas, etnia musulmana que no reconoce entre los 135 grupos que forman el país. También se desconoce si los refugiados podrán volver a sus lugares de origen o a los «pueblos modelo» donde quiere asentarlos el Gobierno birmano, que las ONG temen que sean los guetos donde 140.000 de ellos llevan confinados desde 2012, de los que no pueden salir. Y, lo más importante, no se ha dicho cuántos desplazados aceptará Birmania, que ya ha dicho que no podrá acoger a los 620.000 que han huido, ni cuántos de ellos querrán regresar tras el horror que han sufrido. Según cuentan los refugiados entrevistados por ABC durante los últimos días en los campos que han proliferado en Cox´s Bazar, en la frontera entre Bangladés y Birmania, sus casas fueron quemadas por los militares de este último país, que mataron o encarcelaron a los hombres de entre 20 y 30 años y violaron a las mujeres. El miedo que se ha desatado en el estado birmano de Rakhein (pronunciése Rajáin) es tal que decenas de Rohingyas siguen llegando cada día a Bangladés. Hasta que no se aclaren las condiciones del acuerdo sobre su seguridad, parece complicado que los refugiados acepten su repatriación. Mientras el ministro de Exteriores bangladesí, Mahmood Ali, aseguró que se trataba del «primer paso», el diplomático birmano Myint Kyaing dijo que su Gobierno estaba preparado para recibir a los Rohingyas «tan pronto como sea posible», informa la BBC. Pero el acuerdo despierta dudas por su falta de concreción. «Es completamente prematuro hablar del regreso cuando cientos de Rohingyas siguen escapando de la persecución y llegando a Bangladés casi cada día», critica Amnistía Internacional, que ha denunciado el ?apartheid? que el Gobierno birmano practica sobre esta minoría musulmana en un país de mayoría budista. La ONG, que ha mostrado su preocupación porque el acuerdo ha dejado a un lado al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, espera que «aquellos que no quieran volver a casa no sean obligados a hacerlo». A la espera de ver cómo se concreta el acuerdo, la presión internacional sobre Myanmar ha acabado forzando la vuelta de los refugiados. Las dimensiones de esta crisis y las atrocidades relatada por los Rohingyas han empañado la imagen de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. Aunque ?La Dama?, como es popularmente conocida en Birmania, se labró su fama como defensora de la democracia y los derechos humanos por los quince años que pasó bajo arresto domiciliario bajo la anterior dictadura militar, no ha salido a defender claramente a los Rohingyas. Tras ganar su partido en 2015 las primeras elecciones ?libres? en Birmania en dos décadas, ella ostenta el poder, pero el Ejército sigue conservando bastante autonomía para hacer y deshacer a su antojo. Así ha quedado claro en esta despiadada campaña contra los poblados Rohingyas, lanzada después de que una guerrilla musulmana, el Ejército de Salvación de Arakan, atacara una base y treinta puestos militares el 25 de agosto. Por esta respuesta, la ONU acusó a Myanmar de «limpieza étnica» en septiembre y EE.UU. lo hizo este miércoles. «Tras un cuidadoso y profundo análisis de los datos disponibles, está claro que la situación en el norte del estado de Rakhine constituye una limpieza étnica contra los Rohingyas», señaló el secretario de Estado, Rex Tillerson, en un comunicado tras haber visitado Birmania durante los últimos días. Para Bangladés, la vuelta de los refugiados también es una prioridad porque la avalancha de estos tres últimos meses ha desbordado sus exiguos recursos. Además, en la frontera con Birmania ya viven unos 400.000 Rohingyas que han huido durante las últimas décadas. El acuerdo se produce justo antes de que el Papa Francisco empiece este domingo su tercera gira por Asia, que le llevará precisamente a Birmania y Bangladés. En este último país se encontrará con un grupo de refugiados Rohingyas, cuya vuelta al hogar aún está por ver por la falta de detalles sobre su repatriación.
21-11-2017 | Fuente: abc.es
Alejandro Guillier, el candidato de la izquierda chilena que se enfrenta a su exjefe
El periodista Alejandro Guillier fue empleado de Sebastián Piñera, su adversario en la segunda vuelta de las presidenciales chilenas, el próximo 17 de diciembre. La relación laboral entre ambos comenzó a principios de los años 2000, cuando Piñera adquirió un canal de televisión del que Guillier era jefe de prensa y lector de noticias. Con 64 años, el también sociólogo ha hecho una reconocida carrera en la prensa escrita, televisión y en la radio, donde también compartió una experiencia laboral con la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, que estuvo a solo dos puntos de ganarle en la primera vuelta. Durante la dictadura militar, Guillier trabajó en un periódico del norte chileno y en la revista HOY, vinculada a la Democracia Cristiana y opositora al régimen de Augusto Pinochet. Miembro de una Logia Masónica, Guillier fue procesado por la Justicia en 2003 cuando un equipo de TV bajo su mando grabó en secreto a un juez que investigaba una red de abusos sexuales a niños y en la que se suponía participaban algunos políticos. Finalmente fue absuelto. Sin la Democracia Cristiana Entre 2004 y 2006 presidió el Colegio de Periodistas y en 2013 dejó la televisión para lanzarse como candidato al Senado, con el apoyo del vetusto Partido Radical (socialdemócrata) por una región del norte. Desde 2016 comenzó a perfilarse como candidato a la presidencia, para enseguida recibir el apoyo del PR, luego del Partido Socialista y más tarde del Partido Comunista. Pero no pudo convencer a la Democracia Cristiana, que finalmente presentó a su propia candidata, la senadora Carolina Goic. Oriundo del norte chileno, tiene entre sus principales prioridades la descentralización del país y el apoyo al desarrollo de las regiones.
20-11-2017 | Fuente: abc.es
Piñera disputará a Guillier el 17 de diciembre la Presidencia de Chile
El expresidente conservador Sebastián Piñera aparece como el líder político que dirigirá el giro de Chile hacia la derecha tras las elecciones celebradas ayer, que marcaron el fracaso de las fuerzas oficialistas y el escaso arraigo entre la población de las reformas que intentó impulsar la presidenta saliente, Michelle Bachelet. Habrá, sin embargo, una segunda vuelta el próximo 17 de diciembre, ya que Piñera quedó lejos del 50% de los votos requerido para evitarla. Sebastián Piñera, líder del bloque de derechas Chile Vamos, se impuso ante los otros siete candidatos al sillón presidencial, en un escenario de baja participación. Piñera obtuvo un 36,6% de los sufragios emitidos -escrutados un 80% de los votos-. Su principal rival, el socialdemócrata Alejandro Guillier, se quedó en un 22,6%, mientras que la tercera en discordia, la izquierdista del Frente Amplio Beatriz Sánchez, debió conformarse con un 20,3%. La elección de ayer se realizó bajo un nuevo sistema electoral que reemplazó al binominal que la dictadura militar dejó en herencia. Por primera vez se aplica una Ley de Cuotas en la elección parlamentaria. Por primera vez, también, votaron los chilenos residentes en el exterior. Unidad de la derecha Piñera llegó a esta primera vuelta con amplia ventaja sobre su competidor más cercano, Guillier, uno de los dos candidatos que representaron al bloque oficialista que llevó al Palacio de La Moneda a la socialista Michelle Bachelet. Empresario de 67 años que gobernó Chile entre 2010 y 2014, Piñera tuvo la capacidad de mantener unidas sus filas, en cuyo eje están los dos partidos más grandes de la derecha: la conservadora Unión Demócrata Independiente (UDI) y el partido liberal Renovación Nacional (RN), al cual perteneció el propio Piñera. El pasado julio, la hasta ahora oposición realizó unas elecciones primarias, de la que Piñera salió ganador por amplia ventaja, lo que le permitió fortalecer la unidad de la derecha, generar un programa de gobierno y levantar una lista única de candidatos al Congreso. Piñera también resultó favorecido por la dispersión del centro-izquierda oficialista. El bloque de partidos Nueva Mayoría que sustenta el Gobierno de Bachelet se fracturó en dos candidaturas, la de Guillier y la de la senadora de la Democracia Cristiana Carolina Goic. Favorito para la segunda vuelta, el expresidente Piñera, pese a que no tendrá mayorías parlamentarias y deberá negociar sus proyectos de ley con diversos grupos parlamentarios, se propone impulsar medidas que permitan en los próximos cuatro años duplicar la tasa de crecimiento, que hoy bordea el 3%. También espera elevar un 3% la inversión y con ello generar nuevos empleos y disminuir en un tercio la pobreza. Para ello, el empresario apuesta por «corregir» las reformas que impulsó Bachelet, principalmente la que modificó el sistema tributario. Según Piñera, ello requerirá bajar los impuestos para incentivar la inversión privada. Piñera también prometió terminar con un centenar de programas que considera «mal evaluados» y por esa vía reducir el tamaño del Estado que, asegura, está copado por «operadores políticos». También cree que el país afronta un crecimiento de la delincuencia y un debilitamiento de la seguridad pública, Se propone endurecer las penas de los delitos, aumentar los recursos y personal de la Policía, y «modernizar» la Inteligencia para la lucha contra el crimen organizado.
18-11-2017 | Fuente: abc.es
El expresidente Sebastián Piñera, principal favorito para vencer en las elecciones chilenas
Las elecciones presidenciales y parlamentarias de este domingo en Chile tienen una certeza: el empresario y ex presidente Sebastián Piñera llega como favorito para ocupar el primer lugar; pero lo más probable es que su votación no sea suficiente para superar el 50 por ciento, por lo que deberá competir en la segunda vuelta del 17 de diciembre. Una incertidumbre es cómo la indiferencia y malestar de la ciudadanía impactará en una eventual baja participación del electorado. Ocho candidatos compiten para llegar a La Moneda por un periodo de cuatro años y suceder a la socialista Michelle Bachelet, que finaliza un segundo mandato marcado por una larga lista de logros pero con un telón de fondo de bajo crecimiento de la economía, que en todo caso tiene mejores indicadores que el resto de la región sudamericana. En las encuestas, el segundo lugar lo ocupa el periodista y senador independiente Alejandro Guillier, apoyado por los sectores socialdemócratas del oficialismo, seguido de la también periodista del debutante Frente Amplio, que agrupa a una docena de movimientos y partidos que alcanzaron protagonismo en las movilizaciones sociales y estudiantiles de los últimos años. La democratacristiana y senadora Carolina Goic buscar marcar la identidad de su partido, que ha perdido empuje electoral en la última década. Por tercera vez postula a La Moneda el cineasta Marco Enríquez-Ominami, apoyado por un pequeño partido progresista; mientas con menor adhesión también compiten el senador Alejandro Navarro, escindido del Partido Socialista, y el profesor Eduardo Artés, líder de una agrupación que adhiere al estalinismo y férreo defensor de Corea del Norte. También el margen se ubica la candidatura del diputado de derecha y ex UDI, José Antonio Kast, partidario de militarizar los territorios indígenas en conflicto, de derogar la reciente ley de aborto terapéutico, de facilitar la posesión de armas para luchar contra los delincuentes y de liberar a los militares condenados por violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura militar de Augusto Pinochet. Baja participación La eventual baja participación electoral, en tanto, tiene sus raíces en la década de los 90 pero se ha intensificado en los últimos años, cuando comenzó a regir el voto voluntario. El distanciamiento de la ciudadanía de la actividad política y su malestar, además, se ha visto acentuado desde hace tres años, cuando estallaron los primeros escándalos por el financiamiento irregular de las campañas electorales y los partidos políticos. Todo el espectro terminó salpicado por los casos de corrupción, con grandes empresarios y parlamentarios llevados a justicia. La propia presidenta Bachelet se vio afectada cuando su hijo y nuera aparecieron involucrados en una operación especulativa de venta de terrenos, lo que impactó en su popularidad y adhesión al gobierno, que hoy bordea el 30 por ciento. En las elecciones municipales de octubre del año pasado, apenas un 36 por ciento de los potenciales 14,3 millones de electores acudió a las urnas Los casos de corrupción coparon la agenda política durante casi dos años y el impacto fue de proporciones. En las elecciones municipales de octubre del año pasado, apenas un 36 por ciento de los potenciales 14,3 millones de electores acudió a las urnas. Piñera llega como favorito a las elecciones de mañana, entre otras cosas, porque logró mantener unida su coalición de partidos, conformada por la Unión Demócrata Independiente (UDI, de derecha conservadora) y Renovación Nacional (liberal). Además de conseguir estructurar una lista única de candidatos al Congreso. Al contrario, el oficialismo se fracturó. La antigua Concertación, una alianza integrada por la Democracia Cristiana y colectividades socialdemócratas, derivó en 2014 hacia una coalición que incorporó al Partido Comunista y otros partidos menores que dieron soporte a la elección y gobierno de Bachelet. La alianza no llegó a puerto con un candidato único, y de ella salieron Guillier, Goic y Navarro. Por lo mismo, también llevan listas de candidatos al Congreso por separado. La alta dispersión de candidaturas y la eventual baja participación vaticinan que cualquiera sea el presidente electo, ninguno contaría con mayoría parlamentarias en el próximo periodo presidencial. Asperezas en la campaña Las elecciones de este domingo se realizan con una nueva ley electoral, que regula drásticamente los aportes económicos a las campañas, así como los volúmenes de dinero que los candidatos pueden invertir. Ello ha hecho casi desaparecer la propaganda electoral en las calles, por lo que la competencia se transformó en una batalla por conseguir un espacio en los medios de comunicación. Sebastián Piñera ha dicho: «Chile está en el suelo y lo vamos a poner el pie» - Reuters Tal escenario produjo una campaña áspera, con acusaciones cruzadas de corrupción, irregularidades y una notoria escasez de propuestas programáticas. El blanco favorito de las acusaciones ha sido Piñera, quien ostenta una fortuna personal, estimada por Forbes, de unos 2.300 millones de euros. Una decena de ex colaboradores de su anterior gobierno (2010-2014) están procesados por la justicia. El ex presidente ha centrado sus fuegos en la administración de Bachelet, a la que acusa de haber frenado el crecimiento económico y la inversión privada, realizar reformas ?como la educativa y tributaria? deficientes y regresivas, además de ser incapaz de controlar la inseguridad ciudadana. Por ello ha prometido revisar los proyectos de gratuidad de la educación para el nivel universitario, tomar medidas para aumentar la inversión privada y con ello generar nuevos empleos. «Chile está en el suelo y lo vamos a poner de pie», suele repetir en sus discursos. Quién es quién en estas eleciones. Los candidatos: Sebastián Piñera Con 67 años de edad, el empresario e inversor postula a un segundo mandato de la mano de una coalición de derechas. Las encuestas lo ubican a unos diez puntos por encima de su más directo competidor. Alejandro Guillier Conocido por su trabajo en televisión como conductor de noticieros, también es sociólogo y cuenta con el apoyo de la mayoría de los partidos oficialistas socialdemócratas. A sus 64 años de edad, es senador y su primera competencia por La Moneda. Su candidatura aparece en segundo lugar en las encuestas. Beatriz Sánchez Es la candidata del Frente Amplio, un bloque fundado a inicios de este año por una docena de organizaciones surgidas de las movilizaciones sociales. Periodista y con 46 años de edad, declara que hará un ?gobierno feminista?. Aspira a pasar a la segunda vuelta si logra derrotar a Guillier. Carolina Goic Trabajadora Social de 44 años de edad es senadora de la Democracia Cristiana, partido que se escindió de la coalición de gobierno para la competencia electoral y que probablemente disminuya en su representación parlamentaria. Marca entre 5 y 6 puntos en las encuestas. Marco Enríquez-Ominami Es el tercer intento que hace este cineasta de 44 años de edad por terciarse la banda presidencial. Ex diputado del Partido Socialista marca entre 5 y 6 puntos en los sondeos, lejos de los casi 20 puntos que obtuvo en su primera incursión a la presidencia de Chile en 2009. José Antonio Kast Escindido de la UDI, partido por el cual fue elegido diputado, este abogado de 51 años de edad marca menos de 5 puntos en los sondeos. Concentra su mayor apoyo en sectores de extrema derecha. Alejandro Navarro Senador por la sureña y populosa región de Concepción, este ex socialista aparece en las encuestas con menos de tres puntos. Si pierde la elección seguirá en el Senado por cuatro años más. Eduardo Artés Profesor de 61 años edad, lidera el izquierdista Partido Comunista-Acción Proletaria (de origen maoísta-estalinista) que integra la coalición Unión Patriótica formada por pequeños partidos. En las encuestas marca menos de dos puntos.
18-11-2017 | Fuente: abc.es
Piñera busca su regreso a La Moneda tres años después frente a una izquierda dividida
Sebastián Piñera intentará este 19 de noviembre volver a La Moneda para un nuevo mandato presidencial de cuatro años como representante conservador y, a juzgar por los sondeos sobre intención de voto, lo tendrá fácil, al menos en este primer asalto, debido a la profunda división de la izquierda chilena. Los chilenos están convocados este domingo a las urnas para elegir a sus representantes en la Cámara de Diputados y en el Senado, así como en los Consejos Regionales, y para votar en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, el plato fuerte de esta jornada electoral. Piñera, que ya ostentó la Jefatura del Estado entre 2010 y 2014, es el favorito. Las encuestas le conceden en torno a un 40 por ciento de los sufragios, una cifra que le convertiría en ganador de esta primera vuelta, pero que le obligaría a defender el podio en el balotaje del próximo 17 de diciembre, al no superar el umbral del 50 por ciento. El abanderado de Chile Vamos ha estado en barbecho como candidato de la derecha desde que abandonó la Presidencia, con un 50 por ciento de popularidad. Su antigua ministra de Trabajo, Evelyn Matthei, le guardó la silla en los comicios de 2013 --a los que Piñera no podía concurrir por prohibición constitucional--, aunque fue arrollada por Michelle Bachelet. El ex presidente se mantuvo en un segundo plano hasta que el horizonte electoral comenzó a acercarse y los rumores sobre su regreso a la primera línea a intensificarse. Piñera alimentó la incógnita hasta marzo de este mismo año, cuando hizo oficial lo que ya había asumido todo el espectro político: sería candidato. A pesar de ser la gran esperanza de la coalición conservadora -que tuvo que reformularse tras el batacazo electoral de Matthei-, su candidatura no ha estado exenta de polémica. La Justicia le ha investigado por financiación ilegal de su primera campaña presidencial y por fraude fiscal. Uno de los escándalos más sonados de Piñera, el tercer hombre más rico del país suramericano, ha sido por la inversión que hizo siendo presidente en una pesquera peruana que se benefició del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que concede 22 kilómetros de mar a Perú a costa de Chile. El principal rival, un periodista El principal rival de Piñera es Alejandro Guillier, un conocido periodista de 64 años que el pasado mes de abril se hizo con la nominación presidencial de la Nueva Mayoría -la alianza izquierdista con la que gobierna Bachelet- derrotando a uno de sus iconos: Ricardo Lagos. Todas las mediciones coinciden en que Guillier quedará segundo este domingo, con cerca de un 20 por ciento de las papeletas, por lo que sus expectativas se sitúan en el 17 de diciembre, cuando, incorporando los apoyos de los candidatos descartados en primera vuelta, sí podría hacer frente a Piñera. Su gran lastre en esta toma de contacto es la división del voto en la izquierda chilena porque compite con otros cinco candidatos de su misma cuerda, entre los que destacan la también periodista Beatriz Sánchez y Carolina Goic, también bajo el paraguas de la Nueva Mayoría. Es la primera vez desde la caída del régimen del general Augusto Pinochet que la tradicional alianza izquierdista acude dividida a unas elecciones presidenciales. Y lo hace porque la Democracia Cristiana (DC) se negó a aceptar otro candidato que no fuera Goic y la Nueva Mayoría decidió seguir adelante con la nominación de Guillier, con mejor rendimiento electoral. Goic, una trabajadora social Goic, una trabajadora social de 44 años, goza de tirón popular por su trabajo en el Congreso a favor de las causas sociales y por una historia personal plagada de tragedias familiares que incluye un linfoma de Hodgkin que logró superar y que ha hecho de la ley general contra el cáncer su promesa estrella en esta campaña electoral. Sin embargo, las simpatías de los chilenos apenas tienen reflejo en los sondeos, que le otorgan un cuatro por ciento, aunque es una suma suficiente para socavar las aspiraciones presidenciales de Guillier en primera vuelta y determinante para el balotaje, en el que solo se medirán los dos candidatos más votados. Más allá de las luchas intestinas en la Nueva Mayoría, la verdadera rival por la izquierda de Guillier es Sánchez. 'La Bea' -como gusta en llamarse a sí misma- representa al Frente Amplio, un bloque integrado por líderes estudiantiles y otros activistas que trata de superar la dicotomía entre los dos grandes polos de la política chilena. Podría adjudicarse hasta un 15 por ciento de los votos. Adiós a Bachelet En el 'debe' de Guillier --por extensión de la Nueva Mayoría-- pesa también la mala sensación que estos últimos cuatro años de Bachelet en La Moneda han dejado a los chilenos. Prueba de ello es que esta vez se despide de la Presidencia con un 20 por ciento de popularidad, muy lejos del 80 por ciento de 2010. Bachelet arrasó en 2013 por el buen recuerdo de su primera etapa en el Gobierno (2006-2010), que le valió incluso el cargo de primera directora ejecutiva de ONU Mujeres, y por el impulso reformista con el que pretendía desmantelar las últimas estructuras de la dictadura militar. En este segundo mandato ha conseguido aprobar la ansiada reforma educativa que motivó violentas protestas durante su primer Gobierno y el de Piñera y una reforma fiscal que ha puesto a tributar de verdad a las grandes empresas. Asimismo, ha logrado legalizar el aborto en tres supuestos y las uniones civiles entre homosexuales. Uno de los hitos de su regreso ha sido la eliminación del sistema binominal, una reminiscencia 'pinochetista' que históricamente ha expulsado del arco parlamentario a los partidos pequeños y a los candidatos independientes, y su sustitución por un sistema proporcional que se testará por primera vez este domingo. «Hemos roto varios cerrojos que asfixiaban nuestra democracia y hemos puesto en el centro de las decisiones a las ciudadanas y a los ciudadanos de Chile», dijo Bachelet en la última rendición de cuentas ante el Congreso sobre su gestión presidencial. Hcia una nueva era Se le ha quedado en el tintero una ambiciosa reforma constitucional con la que pretendía impulsar a Chile hacia una nueva era. El bronco debate político sobre esta cuestión solo le ha permitido enmendar levemente la Carta Magna para que los chilenos que residen en el extranjero puedan votar. Carga además con una larga lista de casos de corrupción que le han afectado en primera persona por su hijo, Sebastián Dávalos, y su nuera, Natalia Compagnon, que se habrían valido de su vínculo familiar con la presidenta para obtener un ventajoso crédito. La mala imagen en el plano doméstico contrasta con su perfil internacional, que permitirá a Bachelet, una pediatra de 66 años, volver a Naciones Unidas, esta vez, como miembro de una junta consultiva sobre mediación. Salvo sorpresa, se espera que sea su retirada definitiva. Este final agridulce ha contribuido en gran medida a despejar el camino a Piñera, que vuelve con la esperanzadora promesa de sacar a Chile de «este clima de frustración y estancamiento» (también económico) y devolver al país a «la senda del progreso y el desarrollo». «Hagámosla corta. Este domingo vota por los tiempos mejores», ha arengado.
18-10-2017 | Fuente: abc.es
El hallazgo de un cadáver pondría fin al caso de Santiago Maldonado en Argentina
Falta la confirmación oficial, pero todo parece indicar que el cuerpo descubierto en el río Chubut es el de Santiago Maldonado, el activista y artesano al que Argentina buscaba, desesperadamente, desde hace dos meses y medio, tras su desaparición en circunstancias extrañas. De 28 años, Maldonado, según un grupo de mapuches rebeldes que ocupa una finca de Benetton, fue visto por última vez encapuchado, junto a ellos, cuando entre todos cortaban el paso de una carretera en la provincia patagónica de Chubut. La intervención de fuerzas de Gendarmería, el 1 de agosto, dispersó al colectivo y a partir de ese momento comenzó la historia trágica de un hombre convertido en símbolo y arma política arrojadiza contra el Gobierno de Mauricio Macri. Un grupo de buzos especializado, acompañado de perros adiestrados para olfatear restos cadavéricos en el agua, localizó el cadáver el martes. Gustavo Lleral, el nuevo juez que investiga el caso, tras la caótica instrucción del anterior, acordonó la zona, y convocó a la familia de Santiago Maldonado, con mejor relación con este magistrado que con el anterior. En un comunicado la familia advirtió que «no es posible establecer la identidad ni las causas de la muerte» del fallecido y pidió que «se respete el difícil momento» que atraviesan. Manifestación en Buenos Aires para reclamar la aparición de Santiago Maldonado - Afp En efecto, el estado del cuerpo no permite una identificación inmediata pero, según diferentes informaciones, todavía llevaba parte de la ropa que presuntamente tenía puesta el joven el día de su desaparición. Los análisis de adn arrojarán el resultado definitivo sobre la identidad del cadáver y si, como los indicios parecen indicar, se trata de Maldonado, se habrá puesto fin a la teoría de la desaparición forzada (hábito sistemático de la dictadura militar) con la que sectores identificados con el kirchnerismo trataron de identificar al Gobierno de Macri. Pero el caso no estará resuelto. Las preguntas sobre cómo y dónde, exactamente, murió Maldonado deberán tener respuesta. La pedrada de un gendarme Un gendarme, tras semanas de silencio, reconoció que durante la operación para desalojar la carretera persiguió a uno de los manifestantes cerca del Río y le lanzó una pedrada que le habría dado en la cabeza mientras huía a la carrera. Si el impacto fue el causante de la muerte y en efecto es Santiago Maldonado el fallecido, se sabrá una vez que se realice la autopsia en Buenos Aires. El hallazgo del cuerpo se produjo en el tercer peinado de la zona, pero en un emplazamiento que, supuestamente, no había sido rastreado por los buzos. Su localización, como todo lo que rodea este caso, genera suspicacias. Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de La Paz y ex detenido desaparecido durante la última dictadura militar (1976-83) se preguntó si el cuerpo fue «plantado», esto es, colocado recientemente y anticipó que el hallazgo del mismo va a «tener impacto» en las elecciones legislativas (parciales) del domingo. «Algunos partidos políticos -añadió- van a intentar sacar rédito de todo esto». Tanto el oficialismo como el resto de los partidos de la oposición suspendieron las actividades de campañas previstas por respeto ala familia. Por su parte, ONG agrupadas en la organización Encuentro, Memoria, Verdad y Justicia, convocaron a una manifestación esta tarde en Plaza de Mayo a la que Pérez Esquivel no se sumó. El secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, se desplazó al lugar de los hechos en cuanto tuvo conocimiento del hallazgo del cuerpo. Una vez allí, encapuchados -presuntamente miembros del colectivo que se declara mapuche y ocupan las tierras de Benetton-, apedrearon el vehículo en el que se encontraba así como otros de efectivos de seguridad. «Vinimos a Esquel (ciudad chubutense próxima a la zona) para ponernos a disposición de la familia y el juez ante la noticia del hallazgo de un cuerpo. En la entrada del lof (la finca) fuimos insultados, intimidados y atacados por encapuchados que salieron del lugar? Destruyeron los vehículos y nos hicieron subir a los mismos. Luego, nos apedrearon nuevamente poniendo en riesgo nuestras vidas. Seguiremos trabajando por un país en paz y sin violencia», escribió en las redes sociales.
26-09-2017 | Fuente: abc.es
El Ejército birmano encuentra una fosa común con 17 cadáveres de hindúes
El Ejército birmano ha encontrado una fosa común con 17 cadáveres de miembros de la minoría hindú en el oeste del país, donde los militares mantienen un operativo de seguridad tras el ataque de insurgentes rohingyas, ha informado este martes el Gobierno. A este hallazgo se le suman los 28 cuerpos sin vida, entre ellos mujeres y niños, de hindúes desenterrados el domingo y cuyos asesinatos fueron atribuidos, por las Fuerzas Armadas, al grupo insurgente Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA). «Los cuerpos fueron encontrados con las gargantas cortadas, las manos atadas y los ojos vendados. Algunos tienen cortes en sus manos y pies», ha dicho el médico que ha realizado las autopsias de los primeros cadáveres descubiertos, apunta el gubernamental Comité de Información, en un comunicado. La última fosa localizada se encuentra a unos 200 metros de las dos exhumadas el domingo en el distrito de Maungtaw, norte del estado Rakáin (antiguo Arakán), región de la cual más de 430.000 miembros de la minoría musulmana rohingya han huido a Bangladesh desde el 25 de agosto. Ese día, miles de miembros del ARSA asaltaron pobremente armados una treintena de puestos policiales y desencadenaron la respuesta contundente del Ejército de Birmania (Myanmar). Los uniformados se mantienen desde entonces desplegados en la región e impiden el acceso a medios y organismo internacionales. Desde el inicio de los enfrentamientos, el ARSA y las Fuerzas Armadas se intercambian acusaciones sobre violaciones de los derechos humanos que no han podido ser verificadas de manera independiente. Refugiados rohingyas en territorio bangladeshí han denunciado haber sufrido o presenciado ataques y violaciones por parte de las fuerzas de seguridad birmanas, a las que también acusan de quemar sus casas. Naciones Unidas ha pedido al Gobierno birmano el cese de la respuesta militar, calificada por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos de «limpieza étnica de manual». Además, unos 30.000 hindúes y budistas han sido alojados en campamentos para desplazados internos, auspiciados por el Gobierno. Estos últimos también aseguran haber presenciado asesinatos y coacciones para abandonar sus hogares realizadas presuntamente por miembros del ARSA, catalogados como terroristas por las autoridades locales. Más de un millón de rohingyas moraban en Rakáin antes del brote de violencia de 2012, segregados por el Estado, según Amnistía Internacional, sin derecho a la ciudadanía y con severas barreras para el acceso a la sanidad y otros servicios básicos. Después de casi medio siglo de dictadura militar, Birmania está dirigida desde 2016 por un gobierno civil que encabeza la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, cuya fama de heroína de la democracia ganada durante la época de las juntas ha quedado fuertemente erosionada por la llamada «crisis rohingya».
20-09-2017 | Fuente: abc.es
Decepción mundial con la Nobel de la Paz Suu Kyi por el éxodo rohingya
Tras décadas de brutal dictadura militar, Birmania celebró la llegada de la democracia con la arrolladora victoria en 2015 del partido de Aung San Suu Kyi. La premio Nobel de la Paz, icono de la lucha por la libertad por sus años de arresto domiciliario, traía esperanzas de cambio y un futuro mejor, pero su gestión no ha podido ser más decepcionante tras apenas dos años en el poder. A las numerosas críticas por su deriva autoritaria, sobre todo restringiendo la libertad de prensa, se suma el éxodo de los rohingya, una etnia musulmana a la que el Gobierno no le reconoce la ciudadanía birmana porque los considera inmigrantes ilegales bengalíes. Discriminados y perseguidos por la mayoría budista, más de 400.000 rohingyas han huido al vecino Bangladesh. Un éxodo descomunal provocado por la quema masiva de sus poblados después de que una de sus guerrillas, el Ejército de Salvación de los Rohingyas de Arakan, matara a 12 personas en un ataque a un puesto militar en agosto. Como represalia, la represión posterior ha sido tan dura que la ONU la ha calificado de «limpieza étnica». Respondiendo por primera vez a estas críticas, Aung San Suu Kyi aseguró ayer en el Parlamento birmano que no teme el «escrutinio internacional», lamentó «el sufrimiento de toda la gente» y prometió «una solución para todas las comunidades» Además de negar las operaciones militares contra los rohingyas, anunció que podrían volver desde Bangladesh. Para asegurarse, la ONU y las ONG le piden poder acceder a las zonas afectadas. Pero estas se hallan cercadas por el Ejército, que confina a otros 140.000 rohingyas en campos de refugiados.
1
...