Infortelecom

Noticias de desastres

24-05-2017 | Fuente: abc.es
«En México el Estado administra la muerte y hace negocio con ella»
John Gibler (Texas, 1971) estaba de gira presentando sus libros en España cuando a su amigo Javier Valdez, periodista, le pusieron de rodillas en una calle de Culiacán y le descerrajaron doce tiros. No se engaña con la posibilidad de que a él le pueda suceder lo mismo: «Siempre me pregunto si será esta entrevista por la que me matarán, o por la que concedí hace dos días». Afincado en México D.F desde 2006, ha dejado constancia en sus escritos del reguero de violencia y corrupción impune que se apoderan de una sociedad bajo la férula del narco, o del Estado, que en México son lo mismo. En España se pueden encontrar con facilidad Morir en México: terror de Estado y mercados de la muerte en la guerra contra el narco (La Oveja Roja, 2017) y Fue el Estado. Los ataques contra los estudiantes de Ayotzinapa (Pepitas de Calabaza, 2016), que su edición latinoamericana tiene un título mucho más elocuente: una historia oral de la infamia. Allí se recogen, en bruto, los testimonios de supervivientes y testigos de la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Iguala. Tras meses de escucha y más de treinta personas entrevistadas, los hechos hablan por sí solos y desmontan la versión oficial del crimen. Lo que se puede entresacar de las historias recabadas por Gibler es la evidencia innegable de la participación del Estado mexicano en unos ataques de extrema crueldad: a Julio César Mondragón, el Chilango, le encontraron desollado y con las cuencas de los ojos vacías. Recientemente se publicaron unos datos que revelaban que México es el segundo país más violento del mundo, solo por detrás de Siria. En 2016 se registraron 23.000 muertes violentas, ¿es México un país en estado de guerra? Sí, efectivamente, México vive una guerra, pero una guerra muy particular y muy difícil de interpretar y muy poco entendida. ¿Qué tipo de guerra? Una guerra que es un negocio. La guerra no es para vencer al enemigo, no es para conquistar un país, no es para imponer una ideología política, no es una guerra de ideas. La guerra es simultáneamente un negocio y una forma de disfrazar la violencia de Estado y la represión. En los rankings internacionales sobre calidad del Estado de Derecho, México aparece siempre en los últimos puestos, especialmente en corrupción, en justicia criminal y en orden y seguridad. Hay datos que dicen que en México quedan impunes más del 90% de los delitos, ¿existe un Estado de Derecho en México? El Estado administra la muerte, hace negocio con la muerte. No es que el 90% de los delitos queden impunes, es que el 98,5% de los homicidios ni siquiera se investigan. Es una impunidad creada a propósito, una impunidad construida, elaborada. No es un accidente, no es un fracaso, no es una muestra de incompetencia o ineptitud: es una impunidad muy bien hecha. El mito es pensar que en México no hay Estado, o pensar que en México el Estado ha fracasado o que el Estado es débil. En México hay Estado, un Estado fuerte y muy exitoso, un Estado que produce la muerte, que negocia con ella. ¿Cómo si no vamos a poder entender esas cifras? Donde militarizan es donde se mata a la gente, donde llega la policía es donde encuentran los cuerpos después. Es una impunidad que se construye. El escritor Francisco Goldman, autor del libro El arte del asesinato político, publicado por Anagrama, dijo «la impunidad es la libertad de expresión de los asesinos». Eso a mí me ayuda a entender mejor la impunidad no como algo que nos muestra un fracaso, sino un éxito. Entonces, en México hay un Estado que administra la violencia, que hace negocio con la violencia. A lo mejor también es un Estado que nos obliga a reflexionar sobre la imagen que tenemos en otros países del Estado de Derecho. En Estados Unidos, por ejemplo, donde yo nací, el gobierno se anuncia ante el mundo como un país ejemplar por su Estado de Derecho, pero qué fácil olvidamos que, basándose en una mentira, un presidente estadounidense, George Bush, lanzó una guerra contra otro país, Irak, en 2003, que mató a más de 200.000 personas y desató una serie de desastres en todo el mundo que siguen matando a día de hoy. ¿Quién está en la cárcel por esa mentira? ¡Cómo nos acostumbramos a la pinche impunidad! Ya no es noticia que el gobierno de EE.UU mintió y con esa mentira mató a una cantidad impensable de personas. Y eso ya se normalizó, se perdonó, nadie pregunta si hay Estado de Derecho en Estados Unidos. Estados Unidos miente y hace negocio con la guerra en otros países. También lo hace en su propio país, justamente con la misma lógica de la guerra contra las drogas disfraza la violencia y la opresión racial y racista. Lo esconde como un asunto de salud pública, y México nos copia. Estados Unidos es el principal ideólogo de esa maquinaria de guerra como empresa. Se suele distinguir entre narco y Estado pero, ¿realmente hay diferencias entre uno y otro?, ¿cómo son las relaciones entre las organizaciones criminales y el Estado? Creo que los estudios históricos que se han hecho en las últimas décadas revelan la manera en la que el Estado mexicano siempre ha administrado el negocio de las drogas ilícitas. En los últimos años, en el contexto de una supuesta guerra contra el narcotráfico, la administración siempre controlaba el negocio, y se llegó a lo que yo creo que es una fusión, más estrecha y más profunda, entre las fuerzas del Estado y las empresas ilegales de la droga. Una fusión que no solamente se concentra en la relación entre el Estado y la siembra, traslado y venta de narcóticos, sino que se ha extendido a toda forma de crimen organizado: secuestro, extorsión, trata, tráfico de personas?.Todo eso ha crecido de una forma brutal en estos últimos años. Según las familias que están buscando a sus hijos migrantes, unos 60.000, centroamericanos, han desaparecido en los últimos años. Eso ya es una industria. ¿Pasa la solución del problema por la legalización de las drogas? Creo que terminar con la prohibición ridícula y absurda de las drogas nos ayudará a acabar con los problemas que la misma prohibición ha generado. Luego tendríamos que meternos con los problemas de una estructura económica injusta: el tabaco es legal, el jitomate es legal, el pepino es legal?pero en los campos de jitomate, en el estado de Sinaloa, trabajan niños indígenas semiesclavizados del estado de Guerrero; en los campos de tabaco en Carolina del Norte trabajan migrantes indocumentados legalmente explotables; en la siembra del pepino, en el estado de California, trabajan migrantes sin papeles hasta 60 horas a la semana sin prestaciones ni seguro. Toda la estructura de la economía capitalista es de por sí violenta, pero la violencia que se genera en los mercados ilegales es una cosa ya?nefasta, aunque toda la violencia es nefasta?desbordada, aunque toda la violencia es desbordada. La legalización podría ser un paso para reducir la cantidad de personas asesinadas, decapitadas, colgadas de puentes y toda esa teatralidad del asesinato, pero todavía estaríamos en un mundo en el que un empresario como Carlos Slim controla la siembra de amapola y marihuana en el país. Todavía tendríamos que hacer mucho trabajo para conseguir una situación laboral y económica justa. En Europa no existe ninguna institución que se parezca a las escuelas normalistas, y resulta difícil de entender desde aquí esa fusión entre formación y activismo político, ¿qué representan las escuelas normalistas en la vida política, social y cultural mexicana?, ¿cuál es su papel en los conflictos sociales mexicanos y por qué esa inquina del Estado contra ellas? Hay escuelas normales, que son escuelas superiores para formar maestros, y escuelas normales rurales, que también es una escuela superior pero para formar maestros destinados al mundo rural. Comparten muchas cosas, pero muchas otras son distintas. En todas las normales, tanto en las ciudades como en el campo, se ha formado una cultura de lucha estudiantil, pero en las escuelas normales rurales ese contexto de lucha se ha desarrollado de una forma muy particular y muy intensa. En todas las normales rurales del país los estudiantes pertenecen a una organización política que se llama la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México, FECSM, y esa organización por décadas se ha caracterizado por hacer frente al Estado, y por décadas se ha cultivado una relación de antagonismo entre un Estado represivo y un mundo estudiantil organizado y con una orientación política socialista que lucha constantemente para proteger las escuelas normales que el gobierno ha querido cerrar por muchos años. Por otro lado, su lucha se extiende mucho más allá y participa en luchas políticas más amplias del mundo campesino, el mundo indígena? Son escuelas muy particulares de México, aunque también hay normales en otros países sudamericanos, y han sido puntos clave para las luchas sociales y, por ende, han sido blanco de diferentes estrategias de represión: desde cortarles el presupuesto para tenerles económicamente marginados, obligados a organizarse para exigir ante el Estado más presupuesto. Yo lo veo como una cuestión de sometimiento económico, pero también se han dado casos de represión violenta, física. En el año 2011, el 12 de diciembre, en una manifestación reclamando el aumento del presupuesto, unos policías dispararon a los estudiantes y asesinaron a dos y, claro, los hechos terribles de la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014. En su libro sobre Ayotzinapa se percibe en los testimonios que recoge que lo normal entre los mexicanos es no confiar en el Estado, no sentirse protegido por él e incluso sentir miedo, ¿está justificado ese sentimiento? Pues mira lo que pasó esa noche del 26 de septiembre, y previamente: la masacre de Aguas Blancas fueron policías, la masacre de Acteal fueron paramilitares protegidos por policías y militares, quienes mataron a dos estudiantes en 2011 fueron policías? Terriblemente, esa es la experiencia vivida por la gente de esos pueblos con el Estado: represión, difamación, desprecio, violencia, asesinato..Esa noche queda revelado que no son unos cuantos policías, y es necesario enfatizarlo porque es algo que el gobierno federal intenta siempre dejar de lado. No fueron unos cuantos policías de la ciudad de Iguala, no, fueron policías uniformados de Iguala, Huitzuco y Cocula, policías ministeriales y uniformados del estado de Guerrero, elementos uniformados de Protección Civil del estado de Guerrero, policías uniformados federales de caminos?Todos colaborando en unos ataques que duraron nueve horas en un espacio de más de 60 kilómetros cuadrados, porque también atacaron el equipo de fútbol, tuvieron retenes en un lugar que se llama Mescala y en toda la ciudad de Iguala. Además, el ejército mexicano estaba a 1,6 kilómetros de donde suceden los ataques y, curiosamente, no sale hasta que ya los han matado y desaparecido. A la una de la mañana sale el ejército para sacar a unos estudiantes de una clínica privada y, qué curioso, estaban ahí esperando en la sombra cuando llega la prensa de Chilpancingo, que es la prensa que tiene todos los contratos con las agencias internacionales. Entonces, para las fotos que volaron por el mundo al día siguiente, ahí salían los soldados enmascarados posando en la sombra. Para mí, la ausencia de los soldados en la calle cuando están atacando, disparando no es una ausencia inocente, es una ausencia, por lo menos, fuertemente cuestionable. Se sabe lo que sucede en México con los periodistas que investigan lo que no deberían investigar. En lo que llevamos de 2017, seis periodistas han sido asesinados, el último la semana pasada. Pero está la otra cara, la de la prensa sumisa o directamente vendida a los intereses del poder, ¿cómo funciona la corrupción de la prensa en México y qué implica para la sociedad? Hay muchas maneras de comprar a un periodista, y una de las más comunes en México es totalmente legal, y es que el Estado mexicano se anuncia a sí mismo. El Estado, y todas las instituciones del Estado, tienen presupuesto para pagar publicidad en los medios. Es más, tiene la obligación por ley de gastar ese dinero en propaganda para sí mismos. Tú prendes la radio en México y escuchas «Congreso de la Unión, trabajando para ti» y «Presidencia, haciendo esto». Es propaganda como si fuera una empresa, como si tuvieras que ir a comprar un producto. El Estado tiene tan baja la percepción de legitimidad que se tiene que anunciar a sí mismo. Por otro lado es una manera muy astuta, muy bien construida, para comprar periodistas, porque es legal, se hace a la luz pública y es un deber gastarse ese dinero. Pagando publicidad, cada seis meses, un gobernador, un alcalde, diputado, presidente?tiene que gastar su presupuesto. No es que llamen y digan «yo quiero tal anuncio», no, firman convenios con medios para sacar cierta cantidad de publicidad en cierto plazo de tiempo. Es la forma de decir «yo te voy a publicar tanto, pero tú me vas a poner en la portada la foto del presidente tres veces a la semana». Me da igual lo que ponga tu artículo, tu artículo puede decir «quemaron 49 niños en Hermosilla, Sonora», pero la portada va a ser la foto del presidente sonriendo. Es una manera muy sofisticada de colocarle la mordaza a los medios. También hay reporteros a los que en México llaman chayoteros. El chayote o el chayo es el pago de corrupción a un reportero. Claro que eso existe también, pero yo creo que el impacto más fuerte es la presión que se ejerce a través de la publicidad pagada. Lo que son los medios grandes en México (Televisa, Tele Azteca, muchos de los periódicos) de por sí son de la misma clase empresarial, política. Son sus aliados, no los tienen que comprar ni convencer. Cuando duele más es cuando hay medios que nacen como medios críticos y tras los años ves como empiezan a publicar más y más propaganda por ejemplo del gobernador de Veracruz, cuando Veracruz, en los últimos seis años, se convirtió en el estado en el que más periodistas se han matado. Tú ves que ese periódico nunca publica ninguna investigación, ningún reportaje a fondo sobre por qué matan a esos reporteros. No publican ninguna investigación pero sí publican mucha propaganda de ese gobernador, Javier Duarte. ¿No se publica por miedo, porque ellos mismos se autocensuran, o por coacciones? Eso también pasa. Claro que hay reporteros que se autocensuran y hay diferentes niveles de autocensura. Hay una autocensura que no es realmente censura, lo que Javier Valdez mismo llamaba administrar la información. Tienes mucha información y tú bien sabes que cierta información es demasiado peligrosa, que no la puedes sacar, porque hay un nivel de protección, entonces la vas administrando: qué puedes sacar, cuándo, en qué contexto?Y no es porque estés vendido, o porque te rindas ante el miedo, sino porque te estás cuidando. En el caso concreto de la matanza de Ayotzinapa, ¿cuál fue la versión que quiso vender el Estado para quedar impune y cómo le dio repercusión la prensa oficial? Muchos medios grandes jugaron totalmente el papel de vender la versión oficial. En el caso de algunos periódicos como Milenio, El Universal o Reforma se ve muy claramente en la manera en que sus editores y columnistas empezaban a sacar notas de difamación en contra de los cinco expertos que formaban el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, el GIEI, que fue el grupo que más profunda y exhaustivamente desmanteló la versión oficial a base de una investigación rigurosa y profunda y que hasta el día de hoy no ha sido cuestionada con datos. Y como no lo pudieron cuestionar con datos lo que hacían era filtrar mentiras, difamaciones sobre las personas. Medios como La Razón publicaban cuánto dinero ganaban, cuánto presupuesto tenían, para deslegitimarlos y decir «estos están aquí para hacer negocio». Fue algo muy sucio. El GIEI hizo un trabajo muy serio. Yo he leído los informes, fui a todas las ruedas de prensa, a las presentaciones?Un trabajo realmente exhaustivo y profundo y que fue abrazado por las mismas familias y respaldado por muchos medios internacionales y también mexicanos, sobre todo páginas de Internet. Se veían las dos cosas: medios que compraron totalmente la versión del Estado y medios que sí criticaban. En su libro sobre Ayotzinapa recoge el testimonio de un médico que no solo justifica haberse negado a ayudar a uno de los estudiantes heridos de bala aquel 26 de septiembre, si no que defiende que se mate y se torture a los que él despectivamente llama «ayotzinapos», ¿hasta qué punto está extendida esta actitud en la sociedad mexicana? Claro, pero también pasa lo contrario, en el libro se ve. Hay policías y médicos que los desprecian totalmente. Pero también hay enfermeras, maestros, vecinos de la ciudad que los ayudan. Existen las dos cosas. Está la historia de uno de los normalistas que cuenta cuando el pueblo de Tixtla se inundó y fueron los estudiantes los que de forma voluntaria fueron a ayudar a la gente a sacar las cosas de sus casas. En el pueblo de Tixtla hay un apoyo muy fuerte a los estudiantes, porque ellos vieron que eran chavos sencillos y con un espíritu muy bondadoso, de apoyo, que llegan a ayudar a la gente del pueblo sin que les paguen cuando el Estado no lo hizo. Pero claro, por un lado está la relación de tensión de clase. Para mí no es extraño que las personas que más insultan a los estudiantes esa noche, además de los policías, son directores de hospitales, gente de clase media-alta. Después del asesinato de los dos estudiantes en diciembre de 2011, el entonces gobernador Ángel Aguirre sí que llevo a cabo una campaña en los medios de comunicación de desprestigio, de decir que los chavos son violentos, vándalos, que tiene un búnker en la escuela donde ni el gobierno puede entrar, que, como él dijo en una entrevista, «están bajo la mala influencia de los trasnochados guerrilleros de los 70».. Esa campaña de información sí que produjo un impacto en las clases medias y medias-altas, que empezaron a verlos de esa manera, pero no convenció a todos, y se ve muy claramente en esa noche, cuando se ven las dos cosas. Te cuento una anécdota. En noviembre de 2014, cuando el gobierno federal anunció por primera vez su versión oficial de los hechos de que los estudiantes fueron detenidos por confusión, entregados a los narcos por los policías y estos los mataron y los incineraron al aire libre, bajo la lluvia, en un basurero donde luego no se encontraron pruebas físicas de ese fuego. El primer día que anunciaron eso, el gobierno federal no convocó una reunión con las familias para darles la información, sino que lo anunciaron en una conferencia de prensa, esos papás tuvieron que ver en la tele que sus hijos fueron incinerados en un basurero. Ese día se hizo una manifestación en Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, y rompieron vidrios y quemaron la fachada del Congreso del Estado. Yo estaba ahí tomando apuntes, haciendo fotos, y una mujer, muy bien vestida, me vio y me dijo «¿eres periodista?», y yo dije que sí. Entonces, temblando de rabia, desconcertadísima, me dijo «eso que están haciendo no está bien, daña la economía, es violencia. Yo entiendo que es un dolor muy grande, si mi hijo fuera desaparecido yo haría cualquier cosa para encontrarlo», y se quedó callada. Ella misma se dio cuenta de lo que había dicho y no pudo hacer otra cosa. Temblando, se dio la vuelta y se fue, y yo no dije ni una palabra. Eso me marcó mucho, porque la mujer estaba muy indignada al ver que se estaba quemando el Congreso, pero por otro lado, como madre, ella misma contestó su disgusto, ella misma dijo «si fuera mi hijo, yo haría cualquier cosa por encontrarlo». ¿Siguen los 43 desaparecidos de Ayotzinapa presentes en la vida pública mexicana o ya han pasado a ser unos muertos más en un país que cada año levanta 23.000 cadáveres?, ¿está la sociedad mexicana insensibilizada ante la violencia? Sigue muy fuerte en muchos ámbitos de la sociedad: en la lucha, la academia, los medios de comunicación, el mundo artístico?sigue estando muy presente. Ese es uno de los grandes secretos de la sociedad y de los periodistas que queremos reportear sobre estos hechos: ¿cómo no caemos en la normalización de esta violencia?, ¿cómo hacer para sensibilizar a través de nuestro trabajo? Y que no haga lo contrario, que no nos acostumbremos y digamos «son unos muertos más». La lógica de que «son unos muertos más» es la versión oficial, en la que la persona asesinada mereció lo que le hicieron, en algo andaba. «Si terminas ahí, quién sabe en qué andabas». Está la cita muy terrible del general del ejército mexicano que fue el encargado de seguridad en el estado de Chihuahua en el 2008, el general Loesa, que dijo «no deben de ver el cuerpo tirado ahí pensando que es un muerto más, sino pensando que es un criminal menos». En un contexto en el que el 98,5% de los asesinatos ni siquiera de investigan, ese es el discurso del Estado. Para mí, nuestro trabajo como periodistas es no caer en esa trampa, investigar, mantenernos nosotros sensibles para poder mantener sensibles a los que nos leen.
10-05-2017 | Fuente: abc.es
Hallan restos óseos en el reflotado Sewol
Huesos que podrían ser humanos han sido encontrados en el ferry surcoreano Sewol, reflotado tres años después del naufragio en el que murieron 304 personas, en su mayoría estudiantes. Con prudencia, porque hace dos meses las autoridades tuvieron que desdecirse tras haber anunciado el hallazgo de restos humanos que resultaron ser de cerdos, el Ministerio del Mar ha informado que dos huesos han sido encontrados este miércoles en un camarote de la cubierta 4 del Sewol. Citando a especialistas de medicina legal presentes en el lugar, el ministerio añade que, según las apariencias, se trataría de huesos humanos. Han sido reenviados al Servicio nacional de medicina legal para que ser analizados. La semana pasada, un submarinista que buceaba en el lugar donde se hundió el ferry hasta una profundidad de 44 metros, encontró un fragmento óseo de una tibia humana. El barco, de 6.825 toneladas y 145 metros de longitud, naufragó el 16 de abril de 2014 junto a la isla de Jindo. Los cuerpos de nueve víctimas de la tragedia, uno de los peores desastres marítimos que ha vivido el país, nunca se encontraron. Sus familias venían reivindicando el reflotamiento del Sewol que finalmente se llevó a cabo tras una complicada maniobra y el buque fue trasladado a finales de marzo a un puerto surcoreano. El drama, causado principalmente por errores humanos -se había rediseñado ilegalmente el espacio de carga, la sobrecarga, la tripulación inexperta y la relación turbia entre el operador y los reguladores- conmocionó el país. El ferry tardó tres horas en hundirse, pero los que estaban a bordo no recibieron ninguna orden de evacuación. El capitán del Sewol, Lee Jun-Sek, fue condenado a cadena perpetua por «homicidio por negligencia» y 14 miembros de la tripulación tuvieron penas desde dos a 12 años de cárcel. El naufragio tuvo lugar durante la presidencia de Park Geun-Hye, destituida después y detenida en prisión provisional por un escándalo de corrupción.
04-05-2017 | Fuente: abc.es
Macron a Le Pen: «Lo que usted propone es la guerra civil para Francia»
A cuatro días cortos del voto final, Emmanuel Macron, social reformista, y Marine Le Pen, extrema derecha, se enfrentaron la noche del miércoles en un espectacular duelo audiovisual, que pudiera influir en incierta medida en el voto decisivo, el domingo que viene, si los rivales consiguen el voto de los abstencionistas y dubitativos. El debate, organizado por France Télévisions (FT, primera cadena pública) y TF1 (primera cadena privada), enfrentó dos visiones radicalmente enfrentadas sobre el futuro de Francia y Europa. Según el 60% de los primeros 14.000 votantes en un sondeo de urgencia realizado por el diario conservador Le Figaro, Macron fue el candidato «más convincente», ante una rival percibida como «demagógica y poco seria». Ambos candidatos decidieron dar un tono dramático a sus posiciones. «Francia está amenazada por un nuevo golpe de estado del gran capital y la política de austeridad del euro», sentenció Le Pen. «Lo que usted propone es un proyecto de empobrecimiento y guerra civil para Francia», le respondió Macron. Favorito de los sondeos, Macron defendió una Francia abierta al mundo: «Una Francia fuerte y conquistadora en una Europa protectora». Le Pen defendió una Francia que aspira a «recobrar su soberanía política, militar y económica, en una Europa amenazada por el capitalismo salvaje». Le Pen comenzó el duelo con un ataque a la yugular política de su rival: «Macron es el candidato de la mundialización, de la precariedad social. Yo soy la candidata que protege a la nación frente a los estragos de la mundialización. Yo soy la candidata del pueblo». Macron le respondió de este modo: «No pienso responder a su logorrea, la demagogia de la extrema derecha racista y ultra nacionalista. Usted encarna el rostro más visible de un espíritu derrotista y derrotado. Usted encarna el repliegue nacionalista, que responde con miedo y angustia a los desafíos de nuestro tiempo. Yo encarno la Francia capaz de conquistar su puesto y su rango internacional a través de la cultura, la economía, su creación y sus libertades». Cuando ambos rivales fueron invitados a razonar sus respectivos modelos, Le Pen insistió en su defensa del «búnker» nacional: «Europa es un desastre. El euro es una amenaza para nuestra soberanía nacional. Yo encarno la restauración de la soberanía contra los desastres de la mundialización y la austeridad europea». Macron defendió una visión diametralmente opuesta: «Europa es nuestro futuro. Una Europa protectora, una Europa garante de nuestra prosperidad. Todo lo que usted propone es una sarta de mentiras demagógicas. Usted es incapaz de proponer nada concreto. Sus mentiras son una amenaza para nuestra libertad y prosperidad». Europa y la zona euro estuvieron en el corazón de los dos proyectos antagónicos. Le Pen «actualizó» su proyecto «original», el «Frexit», sacar a Francia de la UE: «Convocaré un referendum, para proponer otra Europa. Y negociaré la salida del euro, la restauración de la moneda nacional». Macron le respondió de este modo: «Su proyecto de dos monedas, una moneda europea, para las empresas, y una moneda nacional, para los particulares, es una barbaridad desastrosa: una catástrofe que precipitaría el empobrecimiento inmediato de los franceses». Hablando de economía, sociedad, cultura, diplomacia, terrorismo, Le Pen esgrimió siempre la misma estrategia: «Restaurar la soberanía nacional para defender nuestra patria amenazada por Europa y la mundialización». Macron, por su parte, insistió siempre en el riesgo «mortal» de esa visión ultranacionalista: «Para combatir el terrorismo, para combatir la inmigración ilegal, para crear riqueza, debemos trabajar con nuestros aliados europeos y trasatlánticos». Le Pen le replicó defendiendo el «cierre de fronteras» para «protegernos». Macron estimó que el «búnker» nacionalista sería un desastre histórico: «El nacionalismo es la guerra. El cierre de fronteras que usted propone es el peor nacionalismo que ha provocado muchas guerras». A través de un enfrentamiento verbal muy duro, brutal, por momentos, Le Pen y Macron se dirigían a los abstencionistas y dubitativos, intentando confirmar o cambiar de rumbo las intenciones de voto anunciadas por todos los sondeos de la última semana, muy favorables a Macron. Con 8.7 millones de votos en la primera vuelta del 23 de abril (23,75 % total), Macron aspira a conseguir una parte sustancial del voto conservador (François Fillon) y socialista (Benoît Hamon) de la primera vuelta. Sin desdeñar una parte menor pero significativa de los votos ultranacionalistas (Nicolas Dupont-Aignan) y extremistas de izquierdas (JL Mélenchon). Teóricamente, Macron pudiera tener una «reserva» de unos 8,5 millones total. Aspira a conseguir de 15 a 17 millones de votos, el domingo. Con 7,68 millones de votos en la primera vuelta (21,3 % del total) Le Pen aspira a conquistar parte del voto Fillon de la primera ronda, buena parte del voto ultra nacionalista y una parte sustancial del voto anti sistema (Mélenchon). Según los mismos estudios oficiosos, Marine Le Pen «solo» tendría una reserva de 3 a 5 millones de votos. Más que suficiente para conseguir un resultado espectacular, pero quizá insuficiente para ser la primera presidenta de la historia de la V República.
04-05-2017 | Fuente: abc.es
Macron contra Le Pen, sociedad abierta contra búnker ultra nacionalista
A cuatro días cortos del voto final, Emmanuel Macron, social reformista, y Marine Le Pen, extrema derecha, se enfrentaron la noche del miércoles en un espectacular duelo audiovisual a primera sangre política, que pudiera influir en incierta medida en el voto decisivo, el domingo que viene, si los rivales consiguen el voto de los abstencionistas y dubitativos. El debate, organizado por France Télévisions (FT, primera cadena pública) y TF1 (primera cadena privada), enfrentó dos visiones radicalmente enfrentadas sobre el futuro de Francia y Europa. Favorito de los sondeos, Macron defendió una Francia abierta al mundo, en el corazón político de una Europa «protectora». Le Pen, estrella creciente del paisaje político nacional, defendió una Francia que aspira a «recobrar su soberanía política, militar y económica, en una Europa amenazada por un nuevo golpe de Estado financiero del capitalismo salvaje». Le Pen comenzó el duelo con un ataque a la yugular política de su rival: «Macron es el candidato de la mundialización, de la precariedad social. Yo soy la candidata que protege a la nación frente a los estragos de la mundialización. Macron es el candidato de las elites. Yo soy la candidata del pueblo». Macron le respondió de este modo: «Señora Le Pen, no pienso responder a su logorrea, la demagogia de la extrema derecha racista y ultra nacionalista. Usted encarna el rostro más visible de un espíritu derrotista y derrotado. Usted encarna el repliegue nacionalista, que responde con miedo y angustia a los desafíos de nuestro tiempo. Yo defiendo la gran tradición de una Francia conquistadora y capaz de imponer sus valores en una sociedad abierta. Usted encarna el espíritu del fracaso, cerrando las fronteras, con miedo e impotencia. Yo encarno la Francia capaz de conquistar su puesto y su rango internacional a través de la cultura, la economía, su creación y sus libertades». Cuando ambos rivales fueron invitados a razonar ambos modelos, Le Pen insistió en su defensa del «búnker» nacional contra Europa: «Europa es un desastre. El euro es una amenaza para nuestra soberanía nacional. Yo encarno la restauración de la soberanía contra los desastres de la mundialización y la austeridad europea, contra la competencia mundial y desleal. Usted no representa los intereses nacionales. Usted es el representante del gran capital». Macron defendió una visión diametralmente opuesta: «Europa es nuestro futuro. Una Europa protectora, una Europa garante de nuestra prosperidad. Todo lo que usted propone es una sarta de mentiras demagógicas. Usted es incapaz de proponer nada concreto. Usted se pierde en su logorrea cínica. No propone nada. Usted prospera agitando la basura de sus mentiras. Y esas mentiras son una amenaza para nuestra libertad y nuestra prosperidad. Yo propongo reformar Francia para crear riqueza ofreciendo nuevas formas de seguridad». Hablando de economía, sociedad, cultura, diplomacia, terrorismo, Le Pen esgrimió siempre la misma estrategia: «Restaurar la soberanía nacional para defender nuestra patria amenazada por Europa y la mundialización». Macron, por su parte, insistió siempre en el riesgo «mortal» de esa visión ultranacionalista: «Para combatir el terrorismo, para combatir la inmigración ilegal, para crear riqueza, debemos trabajar con nuestros aliados europeos y trasatlánticos». A través de un enfrentamiento verbal muy duro, brutal, por momentos, Le Pen y Macron se dirigían a los abstencionistas y dubitativos, intentando confirmar o cambiar de rumbo las intenciones de voto anunciadas por todos los sondeos de la última semana, muy favorables a Macron. Con 8.7 millones de votos en la primera vuelta del 23 de abril (23,75 % total), Emmanuel Macron aspira a conseguir una parte sustancial del voto conservador (François Fillon) y socialista (Benoît Hamon) de la primera vuelta. Sin desdeñar, si no todo lo contrario, de una parte menor pero significativa de los votos ultranacionalistas (Nicolas Dupont-Aignan) y extremistas de izquierdas (JL Mélenchon). En Francia, en la elección presidencial se vota a una persona, un hombre, o una mujer, y el voto de la segunda vuelta es parcialmente «esquizofrénico», desde la fundación del Régimen. Una parte de la izquierda vota a la derecha. Y una parte de la derecha vota a la izquierda. El domingo que viene volverá a repetirse esa «esquizofrenia». Teóricamente, Macron pudiera tener una «reserva» de unos 8,5 millones total. Aspira a conseguir de 15 a 17 millones de votos, el domingo. Con 7,68 millones de votos en la primera vuelta (21,3 % del total) Le Pen aspira a conquistar parte del voto Fillon de la primera ronda, buena parte del voto ultra nacionalista y una parte sustancial del voto anti sistema (Mélenchon). Según los mismos estudios oficiosos, Marine Le Pen «solo» tendría una reserva de 3 a 5 millones de votos. Más que suficiente para conseguir un resultado espectacular, pero quizá insuficiente para ser la primera presidenta de la historia de la V República.
04-05-2017 | Fuente: abc.es
Macron, a Le Pen: «Lo que usted propone es la guerra civil»
A cuatro días apenas del voto final, Emmanuel Macron, social reformista, y Marine Le Pen, extrema derecha, se enfrentaron anoche en un espectacular duelo audiovisual, que pudiera influir en incierta medida en la votación decisiva, el domingo próximo, si los rivales consiguen el voto de los abstencionistas y dubitativos. El debate, organizado por France Télévisions (FT, primera cadena pública) y TF1 (primera cadena privada), enfrentó dos visiones radicalmente enfrentadas sobre el futuro de Francia y de Europa. En un sondeo de urgencia realizado por el diario conservador «Le Figaro», para el 60% de los primeros 14.000 votantes, Macron fue el candidato «más convincente», ante una rival percibida como «demagógica y poco seria». Ambos candidatos ofrecieron un tono dramático a sus ideas. «Francia está amenazada por un nuevo golpe de Estado del gran capital y la política de austeridad del euro», sentenció Le Pen. «Lo que usted propone es un proyecto de empobrecimiento y guerra civil para Francia», le respondió Macron. Favorito de los sondeos, Macron defendió una nación abierta al mundo: «Una Francia fuerte y conquistadora en una Europa protectora». Le Pen defendió una Francia que aspira a «recobrar su soberanía política, militar y económica, en una Europa amenazada por el capitalismo salvaje». Le Pen comenzó el duelo con un ataque a la yugular política de su rival: «Macron es el candidato de la mundialización, de la precariedad social. Yo soy la candidata que protege a la nación frente a los estragos de la mundialización. Yo soy la candidata del pueblo». Macron le respondió de este modo: «No pienso responder a su verborrea, la demagogia de la extrema derecha racista y ultranacionalista. Usted encarna el rostro más visible de un espíritu derrotista y derrotado. Usted encarna el repliegue nacionalista, que responde con miedo y angustia a los desafíos de nuestro tiempo. Yo encarno la Francia capaz de conquistar su puesto y su rango internacional». Cuando ambos rivales fueron invitados a razonar sus respectivos modelos, Le Pen insistió en su defensa del búnker nacional: «Europa es un desastre. El euro es una amenaza para nuestra soberanía nacional. Yo encarno la restauración de la soberanía contra los desastres de la mundialización y la austeridad europea». «Europa es nuestro futuro» Su oponente defendió una visión diametralmente opuesta: «Europa es nuestro futuro. Una Europa protectora, una Europa garante de nuestra prosperidad. Todo lo que usted propone es una sarta de mentiras demagógicas. Usted es incapaz de proponer nada concreto. Sus mentiras son una amenaza para nuestra libertad y prosperidad». De nuevo, como viene ocurriendo en las últimas semanas, Europa y la zona euro estuvieron en el corazón de los dos proyectos antagónicos. La líder ultranacionalista «actualizó» su proyecto «original», el «Frexit», sacar a Francia de la UE: «Convocaré un referéndum, para proponer otra Europa. Y negociaré la salida del euro, la restauración de la moneda nacional». Macron le respondió de este modo: «Su proyecto de dos monedas, una moneda europea, para las empresas, y una moneda nacional, para los particulares, es una barbaridad desastrosa: una catástrofe que precipitaría el empobrecimiento inmediato de los franceses». Hablando de economía, sociedad, cultura, diplomacia, terrorismo, Le Pen esgrimió siempre la misma estrategia: «Restaurar la soberanía nacional para defender nuestra patria amenazada por Europa y la mundialización». Macron, por su parte, insistió siempre en el riesgo «mortal» de esa visión ultranacionalista: «Para combatir el terrorismo, para combatir la inmigración ilegal, para crear riqueza, debemos trabajar con nuestros aliados europeos y trasatlánticos». Le Pen le replicó defendiendo el «cierre de fronteras» para «protegernos». Macron estimó que el búnker nacionalista sería un desastre histórico: «El nacionalismo es la guerra. El cierre de fronteras que usted propone es el peor nacionalismo que ha provocado muchas guerras». A través de un enfrentamiento verbal muy duro, brutal, por momentos, Le Pen y Macron se dirigían a los abstencionistas y dubitativos, intentando confirmar o cambiar de rumbo las intenciones de voto anunciadas por todos los sondeos de la última semana, muy favorables a Macron. Con 8.7 millones de votos en la primera vuelta del 23 de abril (23,75 % total), Macron aspira a conseguir una parte sustancial del voto conservador (François Fillon) y socialista (Benoît Hamon). Sin desdeñar una parte de los votos ultranacionalistas (Nicolas Dupont-Aignan) y extremistas de izquierdas (J. L. Mélenchon). Teóricamente, Macron pudiera tener una «reserva» de unos 8,5 millones total. Aspira a conseguir de 15 a 17 millones de votos, el domingo. Con 7,68 millones de votos en la primera vuelta (21,3 % del total) Le Pen aspira a conquistar parte del voto de Fillon, otra buena parte del ultranacionalista y una parte sustancial del antisistema (Mélenchon). Según los mismos estudios oficiosos, Marine Le Pen «solo» tendría una reserva de 3 a 5 millones de votos. Más que suficiente para conseguir un resultado espectacular, pero insuficiente para ser la primera presidenta de la V República.
28-03-2017 | Fuente: abc.es
García Casas: «A nadie le pueden gustar las cifras actuales cooperación española»
«A nadie le pueden gustar las cifras actuales de ayuda pública oficial al desarrollo». Lo reconoce el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García Casas, durante la presentación del informe de Oxfam Intermón «La realidad de la ayuda». En él, la ONG asegura que la aportación española ha caído un 73,5% desde 2008, situándose en 1.261 millones de euros en 2015. El informe, presentado este martes en rueda de prensa, sitúa a España en el puesto número 26 de 28 miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, solo por delante de Eslovaquia y Polonia. Por ello, García Casas ha reconocido que su deseo es que «podamos crecer de nuevo» a través de los próximos presupuestos. En este sentido, el responsable de Cooperación ha dicho que espera que «las fuerzas parlamentarias y dentro del vacío de presupuestos que atraviesa España, podamos dar una buena noticia». Según los datos recogidos en el informe, con la última reducción de casi un 11 % respecto al año anterior, la cooperación española suma seis ejercicios de caídas desde 2008 y hace que la ayuda española sea hoy, con 1.261 millones, una tercera parte de lo que era en ese año: 4.762 millones de euros. «La fotografía, muy especialmente la del cooperante humanitario, es de estrés. Estamos ante las situaciones humanitarias sumadas más agudas de las últimas décadas, de hecho estamos alcanzando el récord con 65 millones de personas que han tenido que huir de sus casas por conflicto o por desastres. Estamos ahogados, no da el sistema humanitario», ha resumido el director general de Oxfam Intermón, José María Vera. Por ello, Oxfam ha denunciado que aunque el Gobierno se comprometió a recuperar la ayuda «una vez la economía española retomase la senda del crecimiento», desde 2014 España crece y los recursos para esta política pública han seguido disminuyendo (en 2013 fueron 1.789 millones y en 2015 desciende a los 1.261). No obstante, el secretario de Estado de Cooperación ha reconocido también que en estos años España ha intentado «mejorar la calidad de la cooperación» y también ha explicado que el reto ahora no es solo una cuestión de cantidad, sino de crear una nueva estructura.
28-03-2017 | Fuente: abc.es
García Casas: «A nadie le pueden gustar las cifras actuales de cooperación española»
«A nadie le pueden gustar las cifras actuales de ayuda pública oficial al desarrollo». Lo reconoce el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García Casas, durante la presentación del informe de Oxfam Intermón «La realidad de la ayuda». En él, la ONG asegura que la aportación española ha caído un 73,5% desde 2008, situándose en 1.261 millones de euros en 2015. El informe, presentado este martes en rueda de prensa, sitúa a España en el puesto número 26 de 28 miembros del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, solo por delante de Eslovaquia y Polonia. Por ello, García Casas ha reconocido que su deseo es que «podamos crecer de nuevo» a través de los próximos presupuestos. En este sentido, el responsable de Cooperación ha dicho que espera que «las fuerzas parlamentarias y dentro del vacío de presupuestos que atraviesa España, podamos dar una buena noticia». Según los datos recogidos en el informe, con la última reducción de casi un 11 % respecto al año anterior, la cooperación española suma seis ejercicios de caídas desde 2008 y hace que la ayuda española sea hoy, con 1.261 millones, una tercera parte de lo que era en ese año: 4.762 millones de euros. «La fotografía, muy especialmente la del cooperante humanitario, es de estrés. Estamos ante las situaciones humanitarias sumadas más agudas de las últimas décadas, de hecho estamos alcanzando el récord con 65 millones de personas que han tenido que huir de sus casas por conflicto o por desastres. Estamos ahogados, no da el sistema humanitario», ha resumido el director general de Oxfam Intermón, José María Vera. Por ello, Oxfam ha denunciado que aunque el Gobierno se comprometió a recuperar la ayuda «una vez la economía española retomase la senda del crecimiento», desde 2014 España crece y los recursos para esta política pública han seguido disminuyendo (en 2013 fueron 1.789 millones y en 2015 desciende a los 1.261). No obstante, el secretario de Estado de Cooperación ha reconocido también que en estos años España ha intentado «mejorar la calidad de la cooperación» y también ha explicado que el reto ahora no es solo una cuestión de cantidad, sino de crear una nueva estructura.
27-03-2017 | Fuente: abc.es
Cerca de un centenar de muertos por los desastres naturales del «Niño Costero» en Perú
Las inundaciones causadas por el fenómeno del «Niño Costero» en Perú han dejado el saldo de al menos noventa muertos, veinte desaparecidos y unos 120.899 damnificados, según las últimas cifras oficiales. Los afectados por este desastre natural ascienden a 742.101 personas, entre ellos unos 347 heridos. Este lunes una de las mayores preocupaciones de las autoridades de Perú era la situación de Piura (más de mil kilómetros al norte de Lima), cuyo centro histórico amaneció inundado por el desbordamiento del río del mismo nombre, según informaron medios peruanos. Las imágenes de la televisión local mostraban que las aguas rebasaron el cauce del río en la zona céntrica de la ciudad, después de que el domingo también se produjeran inundaciones en las zonas de Tambogrande y Curumuya, informa Efe. «El panorama es desalentador», explicó el alcalde de Piura, Óscar Miranda, quien precisó que el agua ha sobrepasado al cuarto puente de la ciudad «y rebota por los costados». De acuerdo con los pronósticos meteorológicos, el caudal del río Piura puede llegar en breve a los 3.000 metros cúbicos por segundo, con el peligro de más desbordamientos en esta ciudad norteña, duramente azotada por las lluvias desde el pasado febrero pasado. Cuenta para las donaciones desde España Para sumarse a las tareas de ayuda humanitaria, seis bomberos de Málaga, expertos en catástrofes naturales, partieron el domingo a Lima para instalar cuatro plantas potabilizadoras para abastecer con agua potable a los damnificados de Piura, Trujillo, Huarmey y Chosica. Es una iniciativa de la Fundación Mapfre y el Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, en coordinación con el Cuerpo General de Bomberos de Perú. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú ha autorizado la apertura de una cuenta bancaria para las donaciones, que serán transferidas al Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci). La cuenta del Consulado General del Perú en Sevilla es: ES62-0128-0701-1001-6000-0191 [Otras cuentas en este enlace de la Embajada de Perú en España] Perú afronta desde diciembre un estado de emergencia climática causada por el fenómeno del «Niño costero», que se manifiesta cuando el calentamiento del océano Pacífico genera intensas lluvias, inundaciones y aludes en toda la costa del país, principalmente en el norte y centro, incluida Lima.
23-03-2017 | Fuente: abc.es
La ONU alerta de que dos de cada cinco norcoreanos sufren desnutrición
Mientras el joven dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, se sigue gastando una millonada en misiles y bombas atómicas, su sufrido pueblo apenas tiene para comer. A tenor de un informe de la ONU, dos de cada cinco norcoreanos están desnutridos y uno de ellos carece de agua y acceso a las más elementales condiciones sanitarias. De los 25 millones de habitantes con que cuenta este país, el más hermético y aislado del mundo, 18 millones dependen del Sistema Público de Distribución de Alimentos que el anacrónico régimen de Pyongyang gestiona al más puro estilo comunista. Debido a la escasez de las raciones, que fluctúan entre los 300 y 400 gramos de arroz por persona y día, la desnutrición afecta a 10,5 millones de norcoreanos, el 41% de la población. «Para atender este año a 13 millones de personas con serias necesidades de seguridad alimentaria, sanidad, nutrición, agua e higiene, el país necesita 114 millones de dólares (105 millones de euros)», explica el coordinador residente de Naciones Unidas en Pyongyang, Tapan Mishra, en el informe «República Democrática Popular de Corea: necesidades y prioridades». La mayor parte de ese dinero (39 millones de dólares / 36 millones de euros) se destinará a cubrir las necesidades de nutrición de 2,5 millones de personas, mientras que otros 37 millones de dólares (34 millones de euros) servirán para mejorar la salud de 12,8 millones de norcoreanos. Por su parte, la seguridad alimentaria requiere 30 millones de dólares (27 millones de euros) para beneficiar a 4,2 millones de personas y la partida en agua e higiene otros ocho millones de dólares (7,4 millones de euros) para atender a medio millón más de norcoreanos. Con el fin de recaudar este dinero, la ONU ya ha abierto una campaña pública de donaciones en la que se puede participar a través de estos enlaces de internet: http://reliefweb.int/country/prk y www.unocha.org/cerf/our-donors/how-donate. El objetivo es seguir ayudando a la población de Corea del Norte, que depende en gran medida de la ayuda humanitaria mientras Kim Jong-un dedica la mayor parte de sus escasos recursos económicos a su loca carrera armamentística para perpetuarse en el poder. Cartilla de racionamiento Con el país cerrado al exterior para preservar su arcaico sistema estalinista, la subsistencia de sus habitantes se basa en su también atrasada agricultura, claramente insuficiente para alimentar debidamente a toda la población. La mayoría de la comida procede de las 3.900 cooperativas que opera el régimen, donde destacan un centenar de granjas estatales especializadas en gallinas y cerdos. Con un modelo de economía planificada, dichas cooperativas surten al Sistema Público de Distribución de Alimentos, que reparte la comida a través de una cartilla de racionamiento. Básicamente se trata de arroz, maíz y algún que otro cereal como cebada, así como legumbres y aceite para cocinar. Los campesinos norcoreanos aran con bueyes por la falta de tractores y gasolina.- PABLO M. DÍEZ Dependiendo de las cosechas, las raciones empezaron el año pasado por 380 gramos por persona y día y entre julio y septiembre se redujeron a 300 gramos, la mitad de las calorías que necesita un adulto cada jornada. Aunque en enero volvieron a subir a 400 gramos diarios por persona, aún están lejos del objetivo de las autoridades: 573 gramos. Salvo para los cereales, suministrados por el Estado, cada vez son más los norcoreanos que acuden a los mercados privados para comprar comida. En un todavía incipiente modelo de economía capitalista, a los campesinos se les permite cultivar verduras y criar gallinas en los patios de sus casas para venderlas luego en los mercados de los pueblos y ciudades. Pero, al igual que las cooperativas estatales, la suerte de estos agricultores privados depende de la benevolencia del tiempo con sus diminutas parcelas, que no suelen tener más de 30 metros cuadrados. A la adversa orografía del terreno, tan montañoso que solo el 17% del territorio es cultivable, se suma la falta de maquinaria agrícola y de semillas y fertilizantes de calidad. Además, Corea del Norte sufre frecuentes desastres naturales, como sequías e inundaciones en un mismo año, que arrasan sus cultivos y sus ya de por sí precarias infraestructuras, poniendo a su población al borde de la hambruna. Así ocurrió durante la «Ardua Marcha» a mediados de los 90, cuando las malas cosechas se aliaron con el desmoronamiento en la Europa del Este del bloque comunista que mantenía al régimen y unos dos millones de personas perecieron de hambre (300.000 según reconoce la propaganda oficial). La ONU calcula que casi un tercio de los niños norcoreanos están desnutridos.- PABLO M. DÍEZ Desde el año 2000, la situación de Corea del Norte ha mejorado notablemente gracias a la ayuda humanitaria. Pero las precariedades continúan porque 5,6 millones de personas se han visto afectadas por las catástrofes naturales entre 2004 y 2015. Tras la peor sequía en un siglo, las inundaciones del año pasado en la provincia de Hamgyong del Norte dejaron 600.000 damnificados, de los que 69.000 tuvieron que ser evacuados, al anegar tierras de cultivo, sistemas de riego, clínicas y colegios. Niños y embarazadas, los más castigados Como siempre, los más castigados fueron los sectores de población más sensibles, entre los que destacan los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos. Tal y como detalla el informe de la ONU, el 21% de la población norcoreana son menores de 15 años, de los que 1,3 millones tienen menos de cinco años. Su situación es especialmente delicada porque la desnutrición crónica afecta al 27,9% de estos niños y la aguda al 4%. Debido a dicha desnutrición y a la falta de adecuadas condiciones higiénicas, las diarreas y la neumonía son las principales causas de mortalidad infantil. Por falta de agua corriente, mujeres norcoreanas lavan la ropa en el río Tumen, en la frontera con China.- PABLO M. DÍEZ Con graves carencias de hierro, zinc, vitamina A y yodo, el 23,3% de las embarazadas y parturientas también sufre malnutrición. Según un informe del Ministerio de Salud Pública elaborado en 2014, un tercio de las embarazadas padecía anemia y el 5% de sus bebés nacía por debajo del peso ideal. Por culpa de estas deficiencias estructurales, Corea del Norte presenta un alto índice de mortalidad materna en el parto: 65,9 por cada 100.000 nacimientos. Con grandes diferencias entre las zonas urbanas y las rurales, dos tercios de la población no tienen acceso a equipamientos médicos adecuados y el 9% de las embarazadas da a luz en sus propias casas, donde se registra el 67% de la mortalidad materna por las hemorragias post-parto y la falta de higiene. Aunque, en teoría, el 82% de la población tiene agua corriente, sus cortes de suministro son tan frecuentes como los de luz y 3,5 millones de personas no pueden abrir sus grifos por la falta de mantenimiento de las tuberías. A todo ello hay que añadir las sanciones internacionales impuestas por la ONU contra el régimen de Kim Jong-un por sus ensayos nucleares y de misiles. Dichas sanciones no apuntan a la ayuda humanitaria, pero el informe de Naciones Unidas alerta de que la colaboración internacional ha «caído radicalmente desde 2012» por las trabas puestas a los bancos para enviar fondos a Corea del Norte y por los recelos con este país. En la actualidad, solo operan en Pyongyang 13 organismos mundiales y ONG que, además, están muy controlados por el régimen. Con el acceso restringido a buena parte del país, hay provincias enteras completamente cerradas a los extranjeros, como Jagang. A pesar de todas estas dificultades, el informe de la ONU recuerda los logros obtenidos el año pasado, cuando el 90% de los menores de cinco años fueron tratados contra la desnutrición, 1,2 millones de niños y embarazadas tuvieron acceso a mejores alimentos, se redujo en un 31% la malaria y 130.000 parturientas fueron atendidas por nuevos equipos de emergencia en 223 hospitales. Todo ello, y pese a las constantes amenazas de Kim Jong-un, gracias a la solidaridad internacional.
06-03-2017 | Fuente: abc.es
El Comité Político de Los Republicanos estudia hoy la destitución de François Fillon
El Comité Político del partido Los Republicanos (LR) debe reunirse excepcionalmente este lunes para «analizar» y «tomar una decisión», eventualmente, ante la crisis de fondo provocada por la inculpación judicial de François Fillon por presuntos delitos de extorsión de fondos al Estado. El Comité ha sido convocado excepcionalmente, con el fin de apoyar o precipitar la destitución de Fillon como candidato del partido, votado por 2,9 millones de simpatizantes en las elecciones primarias del finales de noviembre pasado. Forman parte del Comité Político del partido todos los líderes históricos y los barones más influyentes: Nicolas Sarkozy, expresidente, Alain Juppé, alcalde de Burdeos, Gérard Larcher, presidente del Senado y del Comité político, Bernard Accoyer, secretario general del partido, Nathalie Kosciusko-Morizet, exministra, Bruno Le Maire, exministro, Jean-François Copé, exministro, Christian Jacob, presidente del grupo parlamentario conservador, Bruno Retailleau, presidente del grupo conservador en el Senado, Luc Chatel, presidente del consejo nacional del partido, Jean-François Lamour, presidente de la comisión nacional de investiduras parlamentarias, y Daniel Fasquelle, tesorero. En ese comité político son muy mayoritarios los partidarios de «exigir» la dimisión de Fillon. Pero los enfrentamientos personales son muy violentos entre los partidarios del descabalgamiento y los partidarios de continuar apoyando a Fillon, que el bando adverso percibe como un suicidio político colectivo. Los partidarios de Fillon, minoritarios, defenderán la continuidad del candidato conservador, apoyándose en el voto de 2,9 millones de simpatizantes, en la primaria de finales de noviembre, y en la gran participación en la manifestación de ayer. Los adversarios de Fillon, mayoritarios, exigirán una dimisión o retirada voluntaria, estimando que la situación es «insostenible», cuando el procedimiento judicial contra el candidato conservador, justo o injusto, se transforma en una amenaza política devastadora para todas las familias del centro y la derecha francesa. Los partidarios de Fillon (Luc Chatel, en primera línea), afirman que solo el actual conservador es capaz de ganar contra Marine Le Pen, candidata de extrema derecha, en la segunda vuelta presidencial. Los adversarios de Fillon (comenzando los amigos de Juppé) temen que la obstinación del candidato conservador tenga dos consecuencias temibles: una división fratricida de las derechas, preludio a una derrota humillante en las elecciones presidenciales y legislativas de abril, mayo y junio. ¿Será posible alcanzar una síntesis que evite desastres mayores? Parece poco o nada probable.
...
7
...