Infortelecom

Noticias de desastres

01-07-2016 | Fuente: abc.es
Francia y Reino Unido conmemoran la batalla de Somme bajo la sombra del Brexit
La Batalla del Somme es todavía, cien años después, uno de los grandes desastres del ejército del Reino Unido en su historia, pero también una muestra de cómo fue capaz de combatir codo con codo junto a Francia por unos ideales. A la conmemoración de esta batalla de la Primera Guerra Mundial han asistido los líderes políticos de ambos países y algunos de los representantes de la Corona británica. Con la sombra del Brexit presente en todo momento, el presidente de Francia, François Hollande, no dejó escapar la oportunidad de recordar la importancia de la construcción europea. «Quiero recordar que la idea europea ha permitido superar las divisiones y las rivalidades entre Estados, y nos ha traído la paz desde hace 70 años», señaló Hollande en un mensaje difundido por el Elíseo. Evocó a aquellos soldados que «se pelearon por la paz y la amistad entre los pueblos, y esa es la lección que hoy nos importa transmitir». «Recordemos los que fueron los combates de las dos guerras mundiales y por qué queremos convivir en paz en Europa», señaló a través de un mensaje en Twitter. Estos llamamientos se mezclaron con su recordatorio de «la fuerza de los lazos entre el Reino Unido y Francia», que permitieron a ambas naciones luchar juntas en las trincheras a ambos lados del río Somme en una batalla de 141 días en la que un millón de personas murieron o resultaron heridas. [Vea aquí las mejores imágenes de la conmemoración] Hollande, que en principio no iba a acudir a la ceremonia hasta la victoria del «sí» en el referéndum del Brexit, se reunió unos minutos en privado con Cameron. Tras la entrevista, recordó ante la prensa que el pueblo británico ha optado libremente por salir de la Unión Europea (UE), por lo que esta decisión «no puede ser retrasada ni anulada». Para Hollande, una vez recibida la notificación del próximo primer ministro británico, que sustituirá a Cameron ?quien ha anunciado su intención de dimitir en octubre próximo?, se abrirá una fase de negociaciones no superior a los dos años, aunque aseguró que «cuanto más rápido vaya, mejor». El presidente de Francia precisó que posteriormente, «se le dará un estatus al Reino Unido, que no seguirá en la UE, pero que podrá, bajo ciertas condiciones que habrá que negociar, seguir vinculado al mercado único». Salvo la reina Isabel II, la plana mayor de las autoridades civiles, militares y religiosas del Reino Unido se congregó en Thiepval para recordar un enfrentamiento grabado en la memoria colectiva de ese país, por el medio millón de bajas que sufrió. Junto al propio Cameron se desplazaron el príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles, los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, y el presidente de Irlanda, Michael Higgins, además del expresidente alemán Horst Köhler. La nota curiosa la pusieron los miembros de la Familia Real británica, que se encontraron sin plazas libres suficientes en ninguno de los hoteles de la cercana ciudad de Amiens, por lo que finalmente tuvieron que ser alojados en las dependencias de la prefectura (delegación del Gobierno) en esa ciudad. Algunos de los presentes leyeron extractos de textos históricos que recogen escenas de la batalla o cartas de los propios soldados, en sus idiomas originales, incluido el alemán. La jornada de conmemoración comenzó a las 07.28 hora local (05.28 GMT), el mismo momento cuando, cien años antes, sonó el silbato que dio la orden de ataque a los militares británicos y franceses, que emplearon 300 toneladas de explosivos en su primera carga con la que generaron un cráter de 91 metros de diámetro.
29-06-2016 | Fuente: abc.es
Cameron a Corbyn: «Por el amor de Dios, hombre, ¡váyase!»
Tras pasar por una desagradable cena el martes en Bruselas, David Cameron tal vez se desahogó con Jeremy Corbyn. Este miércoles, al final de la sesión de control, fue durísimo con el líder laborista, cuestionado después de que el 81% de sus diputados votasen a favor de relevarlo. «El interés de mi partido sería que usted siguiese ahí sentado ?dijo mirando a Corbyn, ubicado en la bancada de enfrente-, pero no es el interés nacional. Por el amor de Dios, hombre, ¡váyase!». El veterano líder de la oposición, que está mostrando una piel de rinoceronte en esta crisis, encajó el mandoble imperturbable. La sesión de control fue extraña: un líder laborista con un motín a bordo y que se atornilla a su cargo frente a un primer ministro ya de salida, que será sustituido antes del 9 de septiembre. Corbyn intentó llevar la sesión de control como si fuese un día cualquiera y desglosó su habitual inventario de supuestos desastres que estaría provocando en el país la «austeridad tory». Cameron, que normalmente es un parlamentario educado, debía estar escocido por su velada en Bruselas y por la herida del referéndum, porque le contestó que parecía «un disco rayado». «Cualquiera que sea el problema, solo propone más gasto y más deuda. Pero no puede haber estabilidad económica sin unas cuentas sólidas. Se ha probado en todo el mundo, hasta en uno de sus países favoritos, Venezuela». La bancada laborista, que ya ha hecho público votando su apabullante rechazo a Corbyn (172 en contra, 40 a favor), optó por la técnica de guardar un absoluto e insólito silencio durante la intervención de su líder, que en la dialéctica parlamentaria inglesa siempre es jaleado con voces de aliento. Cameron se mostró también dolido por la floja campaña de Corbyn a favor del Remain: «Usted dice que lo dio todo. Odiaría saber cómo es la cosa cuando no lo intenta». El líder laborista se ha defendido estos días ante reproches similares de los suyos diciendo que dos tercios de los votantes habituales del partido eligieron la permanencia. Corbyn repitió hoy a Sky televisión que «definitivamente» se presentará como candidato a cualquier proceso de primarias que se abra para echarlo. Su tesis y la de su equipo es que se trata de un golpe palaciego de diputados de Westminster y las bases están con él. Puede que sea cierto. Tras el Brexit se ha detectado un aumento de la afiliación al Partido Laborista, que se interpreta como simpatizantes que se dan de alta para proteger a Corbyn, ?Jez?, cuando emplean el apodo afectuoso. Ed Miliband, el anterior dirigente laborista, callado prudentemente durante el motín que comenzó el domingo, le ha pedido hoy por fin que renuncie: «Me preocupan mi país y mi partido y su situación es insostenible», ha dicho, aclarando previamente que «no soy blairista ni he participado en complots». En términos parecidos se ha expresado el ex premier laborista Gordon Brown, que considera que su retirada «es lo mejor para el partido y para los propios seguidores de Corbyn». «Se tiene que ir, porque sabe que el grupo parlamentario no tiene fe en él», razona Brown, en su día un líder también muy impopular. Pero van a tener que echarlo con agua caliente. Los aspirantes a desafiarlo son su número dos, el jovial y tranquilo Tom Watson, de 49 años, y Angela Eagle, que hoy no ha querido hablar cuando una nube de cámaras la aguardaba ante su casa. Eagle, de 55 años, la primera diputada con una hermana gemela en los Comunes. Estudió en Oxford, fue secretaria de Estado del Tesoro bajo Gordon Brown y es una lesbiana que salió del armario en 1997.
07-06-2016 | Fuente: elmundo.es
McQueen, el vértigo y el fracaso
'McQueen: The Man & Le Mans' recupera uno de los más bellos y ocultos desastres de la historia del cine 
02-06-2016 | Fuente: abc.es
Obama pide un mundo sin armas nucleares durante su histórica visita a Hiroshima
«Hace 71 años, la muerte cayó del cielo». Con estas sobrecogedoras palabras, Barack Obama ha empezado este viernes un discurso en Hiroshima que solo tiene una definición: histórico. Por primera vez, un presidente de Estados Unidos ha acudido a esta ciudad del sur de Japón, la primera en sufrir un ataque nuclear, para honrar a los más de 200.000 muertos que, en agosto de 1945, dejaron las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Con ambos artefactos, los más mortíferos concebidos por el ser humano, su país demostró su poder de destrucción y forzó la rendición del imperio del Sol Naciente, pero abrió también una nueva época marcada por el miedo a un apocalipsis nuclear. «Un resplandor y una bola de fuego arrasaron la ciudad, demostrando que la Humanidad había conseguido los medios para destruirse a sí misma», recordó Obama, quien llegó a Hiroshima esta tarde (por la mañana, hora española) acompañado por el primer ministro nipón, Shinzo Abe. Tras visitar brevemente el Museo de la Paz, donde Obama abogó por «un mundo sin armas nucleares» en el libro de visitantes, ambos depositaron sendas coronas de flores ante el cenotafio que honra a las víctimas de aquella tragedia. Ante un grupo muy reducido de asistentes, entre los que había varios «hibakusha» (supervivientes de la bomba atómica), Obama homenajeó no solo a los muertos de Hiroshima y Nagasaki, sino a todos los de la Segunda Guerra Mundial. «Hemos venido aquí a reflexionar sobre una fuerza terrible liberada en un pasado no muy lejano. Venimos a honrar a los muertos», anunció con voz pausada mientras, a su espalda, se erigía la fantasmagórica Cúpula de la Bomba Atómica, el único edificio que resistió el ataque y hoy, en ruinas, es un icono de la capacidad destructiva que tiene la Humanidad. «En un plazo de pocos años, murieron 60 millones de personas: hombres, mujeres y niños, no distintos de nosotros, tiroteados, bombardeados, de hambre, encarcelados?», enumeró los desastres de la guerra entre el graznido de los cuervos que sobrevolaban el parque. «Una responsabilidad compartida» «Tenemos una responsabilidad compartida para mirar directamente a los ojos de la historia y preguntar lo que debemos hacer de forma diferente para que evitar que este sufrimiento se repita», se comprometió el inquilino de la Casa Blanca, quien indicó que «la memoria de Hiroshima nunca se apagará». «Puede que no eliminemos la capacidad del hombre de hacer el mal, por lo que las naciones y las alianzas que formamos debemos tener la capacidad de defendernos. Pero entre esas naciones como la mía, que disponen de armas nucleares, debemos tener el valor de escapar de la lógica del miedo y aspirar a un mundo sin ellas», propuso Obama de forma idealista. Sin embargo, también sacó a relucir su realismo al admitir que «puede que no consigamos este objetivo en mi vida, pero los esfuerzos persistentes evitarán la posibilidad de una catástrofe porque podemos tratar de desmantelar el arsenal nuclear y evitar su proliferación». Aunque Obama evitó pedir disculpas sobre las bombas de Hiroshima y Nagasaki, recordó a «los inocentes que murieron en el transcurso de una guerra terrible» y reafirmó su discurso en pos del desarme nuclear, que le valió el Premio Nobel de la Paz en 2009. Al término de su alocución, seguida por una legión de periodistas y cámaras que lo asaeteaban a fotos, se vivió un momento especialmente emocionante cuando se acercó a dos «hibakusha» para charlar brevemente y abrazar a uno de ellos. Para concluir esta histórica visita, se alejó caminando hacia la Cúpula de la Bomba Atómica, estremecedor símbolo del poder que tiene el ser humano, capaz incluso de destruirse a sí mismo.
28-05-2016 | Fuente: abc.es
El maletín nuclear de Obama también fue a Hiroshima
Barack Obama ofreció un emotivo discurso este viernes sobre los desastres de la guerra desde uno de los lugares que mejor los simbolizan: Hiroshima, donde la aviación de EE.UU. lanzó el 6 de agosto de 1945 una bomba atómica que destrozó la ciudad, mató cientos de miles de personas y envenenó de radiación a una generación. Tres días más tarde, aplicó el mismo castigo a Nagasaki. Al mismo tiempo que Obama abogaba «por un mundo sin armas nucleares» en el mismo suelo que sufrió su capacidad destructiva, muy cerca de él estaba la llave del peor infierno nuclear imaginable, que solo en sus manos está activar. Quizá no estuviera a la vista de todo el mundo en su visita a Hiroshima, pero Obama, como sus antecesores en el cargo, no se separa de un misterioso maletín de cuero, pesado y grueso. Lo porta un asistente militar y contiene los códigos y las instrucciones para activar un ataque nuclear. En EE.UU se le conoce como «la pelota de fútbol», porque el nombre secreto de uno de los primeros planes de guerra nuclear era «dropkick», una jugada de fútbol americano en la que se golpea la pelota con el pie justo después de que toque el suelo. La «pelota de fútbol» y su porteador son un elemento común a todos los presidentes de EE.UU. desde que John Fitzgerald Kennedy la adoptara tras la crisis de los misiles con Cuba, en 1962. Entonces se creyó necesario que el presidente y comandante en jefe del Ejército de EE.UU. tuviera a su disposición las herramientas para tomar decisiones sobre ataques nucleares en cualquier momento. Desde entonces, ha sido una sombra que ha seguido a los presidentes en todos sus viajes y desplazamientos, de forma obstinada, a veces creando imágenes de alto voltaje: como cuando el maletín estuvo cerca de Ronald Reagan en su visita a la Plaza Roja de Moscú en 1988 (Mijail Gorbachov, como los otros presidentes rusos, también tenían cerca el suyo, apodado «chemodanchik»). El contenido del maletín y su operativa es información clasificada. Se sabe que es una versión modificada del maletín Zero-Halliburton, una caja de aluminio revestida de cuero, con un peso de unos veinte kilos. Dentro no hay ningún botón rojo que apretar para poner en marcha un ataque nuclear. En su lugar, cientos de documentos sobre protocolos de activación, localización del arsenal nuclear y códigos para dar luz verde a un ataque. Una antena exterior indica que contiene además instrumentos de comunicación. La «pelota de fútbol» debe estar siempre junto al presidente cada vez que se mete en un ascensor o vuela en un helicóptero. Le sigue en un coche cercano en la comitiva oficial. Y hay dos maletines más: uno de sustitución en la Casa Blanca y otro en poder del vicepresidente. Cualquier orden sobre ataque nuclear dada por el presidente, debe además ser confirmada por el secretario de Defensa. Junto al maletín, el presidente va a todas partes con una tarjeta de plástico con códigos requeridos para activar los ataques. Se le conoce como la «galleta» , y en ocasiones ha sufrido percances. Bill Clinton la extravió en 2000 durante varios meses, según recogió en su biografía el presidente del Estado Mayor, el general Hugh Shelton. La de Ronald Reagan casi se pierde el 30 de marzo de 1981, en su intento de asesinato frustrado. Trasladado de urgencia al hospital y alejado de sus asistentes militares, el personal médico le quitó la ropa y sus pertenencias antes de ser operado de urgencia. La «galleta» apareció tirada en una bolsa de plástico. Obama, el primer presidente de EE.UU. que visita Hiroshima, tiene sobre sus hombros la decisión de un ataque nuclear, igual que su antecesor Harry Truman en el verano de 1945. La diferencia es el poderío del arsenal nuclear que pueden activar. A pesar de sus discursos contra la no proliferación y a favor del desmantelamiento nuclear, Obama tiene en sus manos, en cualquier momento, el lanzamiento de 975 cabezas nucleares, según la estimación de Hans Kristensen, de la Federación de Científicos Estadounidenses, que recoge «Defense One«. Se reparten en 435 misiles intercontinentales y 120 misiles montados en submarinos. Cada uno de ellos son entre 6 y 30 veces más potentes que la bomba que estalló en Hiroshima. El bombardero B-29, conocido como «Enola Gay», tardó 5 horas y 30 minutos en volar desde la isla de Tinian, en las Islas Marianas, hasta lanzar la bomba sobre suelo nipón. Hoy, los misiles podrían tardar menos de media hora en llegar a su objetivo desde que Obama activara una orden. La capacidad destructiva del arsenal estadounidense preparado en cualquier momento equivaldría a 22.000 «hiroshimas». Un infierno nuclear que tendría su punto de partida en una simple bolsa de cuero.
25-05-2016 | Fuente: abc.es
El turismo egipcio se estrella con el MS804
El 21 de mayo, tan sólo tres días después de que un avión de Egyptair se estrellara contra el Mediterráneo con 66 personas a bordo, una pareja de españoles aterrizó en el Aeropuerto Internacional de El Cairo. Ese sábado no llegó ningún vuelo internacional de la compañía egipcia, de tres días de duelo por la pérdida del MS804. El vuelo en el que viajaban los españoles era un Alitalia que hacía la ruta Roma-El Cairo y que ha servido durante años como una de las más sencillas rutas europeas para visitar el país de los faraones. Sin embargo esta vez, en su vuelo eran prácticamente los únicos turistas. Poco más de media docena de los pasajeros se detiene a comprar una visa u observa un poco confundido el montón de taxistas que se acercan solícitos a la salida de la terminal. Sólo han pasado tres días desde la caída del MS804, y el turismo egipcio contiene el aliento, temeroso que este último golpe ?sea fallo técnico, sea atentado terrorista? termine por hundir una industria que lleva años de capa caída. En los últimos ocho meses, Egipto ha sufrido desde un atentado de Daesh contra un avión de pasajeros ruso, que mató a 224 personas , hasta el secuestro de un avión de EgyptAir (sin víctimas), pasando por la tortura y asesinato de un joven italiano en El Cairo. Antes, en septiembre, el Ejército egipcio bombardeó por error un grupo de turistas, matando a ocho mexicanos y varios guías egipcios. «Me da pena por los egipcios, esto del turismo está cada vez peor y ellos no tienen ninguna culpa», comenta el hombre, que visita por tercera vez El Cairo. En su primera ocasión, en tiempos de Hosni Mubarak antes de la Revolución de 2011, miles de turistas se agolpaban diariamente bajo el sol para acercarse a las pirámides de Giza o para asomarse a la tumba de Tutankamón en Luxor. Los trabajadores del turismo apenas daban abasto y el negocio no parecía tener fin. La segunda vez fue en 2012, un año después de la caída de Mubarak y con el país todavía inmerso en la agitación social propia de las revoluciones, y cuenta que los comerciantes le seguían con ojos codiciosos en el conocido mercado de Jan al Jalili. «Se les notaba desesperados». En 2010, el país de los faraones, las mezquitas y de paradisiacas playas en el Mar Rojo, recibió cerca de 15 millones de visitantes (14,7), según recogen cifras de las Naciones Unidas. Tras la revolución de enero de 2011, cuando millones de egipcios se sumaron a la «primavera árabe» y salieron a la calle pidiendo «pan, libertad y justicia social», las visitas turísticas descendieron hasta sólo 9,5 visitantes ese año. Entre 2012 y 2014 la industria recuperó ligeramente el pulso, pero tras la asonada militar en 2013 y la posterior represión contra los partidarios de los Hermanos Musulmanes, así como una oleada de atentados contra comisarías y puestos de policía en El Cairo, volvieron a espantar a las agencias de turismo: En 2015, tan sólo 9,3 millones se visitaron Egipto, con sus pirámides y sus ?resorts? junto al mar. Tras la muerte de los turistas rusos el pasado octubre y el asesinato de Regeni en enero, el número de turistas que llegaron a Egipto en el primer cuarto de 2016 cayó un 40% con respecto a 2015. El Ministerio de Turismo había fijado las expectativas para 2020 en 20 millones, una cifra que, tras los últimos desastres, parece imposible de alcanzar. «Egipto deberá esforzarse 10 veces más de lo que habíamos planeado» para recobrarse, señaló esta semana el ministro de Turismo Yehia Rashed. Especialmente en la percepción de inseguridad que existe sobre el país: El Ministerio de Asuntos Exteriores (MAEC) advierte en sus recomendaciones de viaje a Egipto «contra cualquier viaje salvo por razones de necesidad» a todo el país, exceptuando Luxor, Asuán y los resorts del Mar Rojo. Buscando el apoyo de las potencias internacionales, el exgeneral Abdelfatah Al Sisi y actual presidente se erigió como baluarte de la seguridad en Egipto, y justificó así sus políticas represivas y muchas veces contrarias a los derechos humanos. En su lucha contra la aparición de una filial del autoproclamado Estado Islámico en el Sinaí, una zona económicamente deprimida y maltratada por los sucesivos gobiernos egipcios, los militares y policías han reaccionado con una violenta campaña, destruyendo viviendas de civiles sospechosos de colaboración con los grupos islamistas, con arrestos y ejecuciones extrajudiciales y han instaurado un clima de odio y resentimiento hacia el gobierno cairota, según denunció el último informe de Human Rights Watch. «Al Sisi ha buscado la seguridad a un coste altísimo», explicó a ABC el analista del centro Carnegie en Oriente Medio, Amr Ali. Inseguridad aérea Fue precisamente Wilayat Sina, la «provincia» egipcia de Daesh, quien reivindicó el atentado contra un avión ruso que se estrelló contra el Sinaí el pasado 31 de octubre y desnudó la inseguridad de los aeropuertos egipcios. Tras el atentado, tanto Reino Unido como Rusia suspendieron todos los vuelos a y desde el muy turístico resort de Sharm El Sheij, dejando varados a cientos de turistas y generando pérdidas millonarias en la industria turística. Tanto Reino Unido como Rusia aceptaron reabrir las rutas aéreas tras el aumento de seguridad que Egipto ha sometido a sus aeropuertos. Sin embargo, cuando Egipto negociaba la vuelta de las aerolíneas rusas ?principales turistas que llenaban durante todo el año la costa sur del Sinaí-, un desequilibrado mental secuestró un avión de EgyptAir. El pasado marzo, un avión de la compañía nacional egipcia fue secuestrado y obligado a aterrizar en Chipre ante la amenaza de Seif Eldin Mustafa, egipcio, de hacerse estallar. El cinturón de explosivos resultó ser falso, fabricado con unos cuantos cables, plásticos y cartones que el secuestrador hizo pasar por la seguridad del aeropuerto diciendo que era un aparato médico. Además de los «daños colaterales» en su lucha contra la insurgencia en el Sinaí (zona prácticamente vetada a los periodistas), bajo el régimen de Al Sisi otras violaciones de los derechos humanos se perpetúan. ABC ha tenido la oportunidad de hablar con organizaciones que reciben a víctimas de torturas, con abogados que son detenidos durante días por su trabajo por los derechos humanos o con familiares de jóvenes desaparecidos forzosos. En Egipto, cada vez más inmerso en un estado policial, ni siquiera los extranjeros están a salvo, clamaban los pocos manifestantes que se atrevieron a acudir con velas a la embajada italiana en El Cairo cuando se conoció la muerte del estudiante Giulio Regeni , que había sido desaparecido, torturado y asesinado «como uno de nosotros». La muerte de Regeni tensó las relaciones Italo-Egipcias como nunca antes. Roma llamó a consultas a su embajador en El Cairo y algunas compañías turísticas italianas, como la Asociación Italiana de Turismo Responsable, suspendieron sus viajes organizados a Egipto en protesta por la falta de colaboración en la investigación de las autoridades egipcias. Regeni no es el único extranjero muerto en suelo egipcio. En septiembre, un grupo de turistas mexicanos que descansaba tranquilamente en el oasis de Bahariya, en el desierto occidental, fue bombardeado por error por las fuerzas aéreas egipcias, que los confundieron con terroristas islámicos, según se apresuraron a justificar desde el Gobierno. Ocho mexicanos y cuatro guías egipcios murieron en el incidente. El pasado marzo, la Federación Nacional de Operadores Turísticos acordó compensar monetariamente a algunas de las familias mientras que de momento nadie en el Ejército ha asumido responsabilidades. Desde entonces, el desierto occidental ha visto como las visitas caían en picado. «No es el momento de ir ahí», comentan egipcios que trabajan en el mundo del turismo. Turismo, negocio nacional Ramy, un joven de unos 25 años que habla árabe, español y cuenta con un nivel más que aceptable de inglés, trabajaba para la agencia de turismo Destinia (con oficinas centrales en Madrid). Ante la espantada de los turistas, perdió el trabajo. Con tres idiomas y una carrera universitaria en Turismo sólo tenía una salida que pudiera sostenerlo con dignidad: convertirse en un operador de atención al cliente en Vodafone. Junto a Ramy, unos trescientos jóvenes trabajan sólo en el área de «español» de Vodafone, externalizado a Egipto. Muchos de sus compañeros, cuenta, vienen del mundo del turismo. A su lado, Amr ?recién casado- añade que cuando trabajaba en turismo ganaba «cuatro veces más que ahora» (gana unos 150 euros al mes) y que conoció «a muchísimos españoles». Ahora vive en la zona de Al Haram, arrabal cairota junto a las pirámides. Un autobús lo recoge cada mañana a las 6 para empezar a trabajar hacia las 9. A las 8 -si no hay trafico- de la tarde llega a casa, tras dos horas más de autobús. «Pero bueno ?se encoge de hombros- cuando se cierra una puerta se abre una ventana». El negocio del turismo empleaba cerca de un 15% de la población activa según la Agencia Nacional de Estadísticas, y generaba ingresos de 11,1 miles de millones de euros anualmente. En 2015, esas cifras se habían reducido a más de la mitad, con 5,45, estancando el crecimiento de la economía egipcia, gran dependiente de esta industria. Otra consecuencia de la bajada del turismo en Egipto ha sido la falta de flujo de dólares en el país. «Antes, por los extranjeros, entraban muchos dólares. Ahora el cambio está por las nubes», explica Amr Ali, del think tank Carnegie para Oriente Medio. «Para volver, el turismo necesita estabilidad, y el Gobierno está lejos de poder prometerla», añade. En Luxor, el taxista Hassan se indigna ante lo que considera una percepción injusta: «Aquí en Luxor no hay violencia, no hay terrorismo. Quizá en El Cairo, pero aquí no», defiende a ABC. «En Luxor no hay otros negocios, todas las familias vivimos de eso», insiste, señalando que nadie pondría en peligro esos ingresos traídos por los turistas. En la ciudad, importante enclave turístico al sur del país, todavía se recuerdan el atentado de 1997, cuando varios terroristas islámicos de un grupo precursor de Wilayat Sina, Al Gamaa Islamiya, entraron en el histórico templo de Hatsheput, abatieron a balazos y pasaron a cuchillo a más de cincuenta turistas que paseaban entre las ruinas. Tras la tragedia, la industria turística egipcia tardó años en recuperarse. La reacción de los habitantes en Luxor ?de total rechazo- terminó acabando con el propio Al Gamaa Islamiya. En junio de 2015, supuestos terroristas de Daesh intentaron atentar en el templo de Karnak, pero fueron denunciados a la policía por el mismo taxista que los llevó a la puerta. «El turismo volverá. Tarde o temprano volverá. Es lo que pasa cuando tienes el 40% del patrimonio histórico mundial», insiste Adel Beshai, profesor de Economía de la Universidad Americana de El Cairo. Como él, muchos egipcios se resisten siquiera a imaginar que Egipto no pueda recuperar las cifras de 2010. «Volverá. Tarde o temprano».
22-05-2016 | Fuente: abc.es
Al menos 21 muertos y 500.000 evacuados en Bangladesh al paso del ciclón Roanu
Al menos 21 personas han muerto y decenas han resultado heridas en Bangladesh al paso este domingo del ciclón «Roanu» por el litoral del país, donde las autoridades han evacuado a 500.000 ciudadanos de manera preventiva, informaron diversas fuentes. El secretario adicional del Ministerio bangladesí de Gestión de Desastres, Satiya Broto Saha, ha indicado que 21 personas han fallecido en las últimas horas a causa de incidentes relacionados con la tormenta como caída de árboles o muros. El rotativo local The Daily Star cifró el número de heridos en al menos un centenar aunque no especificó sus fuentes. Saha indicó que las administraciones de los 14 distritos costeros del país han evacuado a unas 500.000 personas de diferentes «zonas vulnerables» a 3.500 refugios de manera preventiva, una medida habitual ante este tipo de situaciones. «En estos momentos no tenemos un recuento de los daños materiales, pero hemos dispuesto fondos económicos y comida a las autoridades pertinentes en caso de que sea necesario», subrayó Saha. «Roanu» entró por el sur del país en torno a las 12.00 hora local (6.00 GMT) con vientos sostenidos de entre 62 y 88 kilómetros por hora, lo que de acuerdo a la escala Saffir Simpson lo situó en la categoría de tormenta tropical, según explicó a Efe Abdul Mannan, del Departamento de Meteorología. El fenómeno dejó intensas lluvias en su avance hacia el este por la costa bangladesí en dirección a Birmania, pero a última hora de la tarde se debilitó convirtiéndose en depresión, según fuentes del mencionado organismo citadas por los medios locales. «Hay riesgo de corrimientos de tierra en algunas zonas del sur por las continuas lluvias de los últimos días», indicó Mannan. El Departamento de Meteorología y las autoridades de tránsito fluvial habían emitido además advertencias para que las embarcaciones permanezcan en la costa y se evite la circulación por los ríos, que, según medios locales, ya está restablecida. Bangladesh es escenario frecuente de fuertes ciclones: los últimos más significativos fueron Aila y Sidr, que en 2009 y 2007 causaron casi dos centenares y más de 3.000 muertos respectivamente. El ciclón Roanu se formó debido a una depresión en la Bahía de Bengala que generó esta semana fuertes lluvias y viento en el centro y norte de Sri Lanka dejando al menos 64 fallecidos en ese país antes de avanzar hacia el norte en dirección a Bangladesh bordeando la costa oriental india.
22-05-2016 | Fuente: abc.es
Siete muertos y dos heridos graves por la erupción de un volcán en Sumatra
Siete indonesios han muerto y dos se encuentran hospitalizados en estado crítico por la erupción la víspera del volcán indonesio Sinabung, en la isla de Sumatra, informaron fuentes militares. La última víctima mortal se registró este domingo y era una de las personas que fueron hospitalizados en estado crítico la víspera, tras la explosión del volcán, según precisó el teniente coronel Agustatius Sitepu al diario en línea Detik. Los heridos se encuentran en el hospital Efarina Etaham, de acuerdo con los datos de la Agencia Nacional de Respuesta a los Desastres. Los fallecidos, de edades comprendidas entre 17 y 75 años, residían en la aldea Gamber, inscrita en la regencia Karo y situada a unos cuatro kilómetros de ese volcán de 2.460 metros de altura. "Nadie debería haber estado allí (en Gamber) pero algunos quisieron quedarse para cuidar de sus granjas", explicó el portavoz de la Agencia Nacional de Respuesta a los Desastres, Sutopo Purwo Nugroho, según el diario local The Jakarta Post. Sinabung, después de 400 años dormido, entró en erupción en agosto de 2010 y muestra una actividad incesante desde septiembre de 2013. En febrero de 2014, una fuerte erupción causó 16 muertos y forzó la evacuación de 14.000 personas. Indonesia se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, un área de gran actividad sísmica y volcánica, y alberga más de 400 volcanes, de los que al menos 129 continúan activos y 65 están calificados como peligrosos.
12-05-2016 | Fuente: abc.es
Cerca de 28 millones de personas huyeron de sus hogares por la guerra y las catástrofes en 2015
Un total de 27,8 millones de personas tuvieron que abandonar sus hogares debido a la violencia, la guerra o los desastres naturales en 127 países en 2015, según las estimaciones del Informe Global sobre Desplazamientos Internos (GRID). El estudio, elaborado por el Observatorio de Desplazamientos Internos (IDMC) del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC), pone de manifiesto que el número de desplazamientos registrado en 2015 equivale a la evacuación de la población de Nueva York, Londres, París y El Cairo. «Dicho de otra manera, alrededor de 66.000 personas dejaron sus hogares cada día en 2015», ha explicado Jan Egeland, secretario general del NRC. ¿Por qué huyen de sus hogares? Sin embargo, más allá de las guerras y los desastres naturales, si se suman los traslados que actualmente no se registran -violencia criminal y desastres de evolución lenta como, por ejemplo, las sequías- las cifras aumentan. El número total de desplazados en 2015 ha alcanzado un nuevo récord: 40,8 millones de personas. «Los desplazamientos asociados a los conflictos y la violencia han estado en una tendencia al alza desde 2003», han explicado las organizaciones responsables del informe. El año pasado se produjeron 8,6 millones de estos casos, una media de 24.000 al día. Una cifra que se eleva hasta los 40,8 millones de personas si se tienen en cuenta razones diferentes a las guerras. «Se trata de la cifra más alta jamás registrada y representa dos veces el número de refugiados en todo el mundo», ha señalado Egeland en un comunicado. Además, en 2015, el número de desplazados por desastres alcanzó los 19,2 millones de personas en 113 países. «Durante los últimos ocho años, se han registrado un total de 203,4 millones de desplazamientos provocados por desastres», ha explicado el NRC. ¿Hacia dónde van? Oriente Próximo y el norte de África asumen la mayor parte de los desplazados por conflictos en 2015, con 4,8 millones de desplazados, y Siria, Yemen e Irak representan más de la mitad de todos los nuevos desplazamientos internos provocados por conflictos en todo el mundo. El NRC ha indicado que de los diez países con mayor número de desplazados internamente por conflictos, cinco (Colombia, República Democrática del Congo, Irak, Sudán del Sur y Sudán) están en esta lista cada año desde 2003. «Esto es una prueba más de que si no se proporciona la ayuda que los desplazados internos necesitan, el desplazamiento tiende a prolongarse por años e incluso décadas», ha dicho la directora del IDMC, Alexandra Bilak.
05-05-2016 | Fuente: abc.es
Ecuador abrirá una investigación sobre los fallos de construcción tras el terremoto
Ecuador realizará una investigación administrativa para determinar «si se hicieron bien las cosas» en materia de construcción y obtener así lecciones para elaborar el plan de reconstrucción tras el terremoto de 7,8 de magnitud en la escala Richter. El fiscal general, Galo Chiriboga, ha explicado que esta investigación administrativa es la primera fase de las pesquisas que la Fiscalía llevará a cabo sobre las construcciones dañadas por el seísmo para averiguar si se respetaron las normas de seguridad. Chiriboga ha indicado que se analizará en detalle la construcción -estructura y materiales-, su congruencia con la normativa local y la de ésta con las regulaciones nacionales sobre la seguridad de los inmuebles en zonas de riesgo de desastres naturales. Las conclusiones servirán no solo para saber qué se hizo mal y, en su caso, depurar responsabilidades, sino también para mejorar la normativa de cara al plan de reconstrucción, según ha informado el diario ecuatoriano «El Universo». «La fuente primigenia para nosotros van a ser los municipios y los permisos concedidos por éstos. Ahí identificaremos si estos constructores son públicos o privados. Todos estarán medidos por la misma vara», ha indicado. Por su parte, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) ha anunciado que entre el 3 y el 13 de mayo llevará a cabo una investigación en las localidades de Manabí y Esmeraldas «para determinar el impacto del terremot» y «obtener información sobre daños, pérdidas y costes». Dos fases La investigación del INEC se realizará en dos fases. La primera servirá para «recopilar información del sector productivo de las zonas afectadas» entre 1.696 empresas dedicadas a la agricultura, la ganadería, la pesca, el comercio, la manufactura y el turismo. «El segundo operativo se efectuará en los albergues y refugios en los que se encuentran las familias afectadas por el seísmo» para «evaluar sus efectos en la población más vulnerable, cuantificando los daños en sus bienes y la pérdida de empleo e ingresos», ha detallado el INEC en un comunicado. El pasado 16 de abril un terremoto de 7,8 sacudió la región norte de Ecuador dejando más de 600 muertos y miles de heridos y damnificados. El Gobierno calcula que el seísmo tendrá un impacto de miles de millones de dólares en la economía ecuatoriana.
...
10
...