Infortelecom

Noticias de derechos humanos

19-10-2018 | Fuente: elpais.com
Naciones Unidas pide no hacer política con la caravana migrante
El relator sobre los Derechos Humanos de los Migrantes recuerda a EE UU y a México que las peticiones de asilo deben atenderse individualmente
19-10-2018 | Fuente: abc.es
Liberan a uno de los radicales islamistas más peligrosos de Reino Unido
El clérigo radical británico Anjem Ch oudary, condenado a cinco años y medio de prisión en 2016 por promover el apoyo al grupo terrorista Estado Islámico, ha sido puesto en libertad este viernes, según ha informado la cadena BBC. Desde hace 20 años, Choudary parecía lo que en verdad es: un peligroso predicador salafista, relacionado incluso con la tramoya de algunos atentados islamistas. Pero la justicia británica fue incapaz de meterle mano hasta agosto de 2016, cuando el público descubrió atónito que el predicador suní, al que tenían por un bocazas, una caricatura de salafista que hasta opinaba en la BBC, era en realidad el instigador espiritual de los terroristas que cometieron los horribles atentados de Londres en 2005 y del que degolló en plena calle al soldado Lee Rigby. También animó a docenas de jóvenes musulmanes británicos a enrolarse en Daesh. Como guinda sarcástica, Choudary vivía con su mujer y sus cinco hijos en una casa con terraza del este de Londres, pagada por el erario público. Europa se ha debilitado tanto que no solo no detiene a quien proclamaba a voces su deseo de destruirnos, sino que lo premia con una vivienda social y subvenciones para sostenerse. Choudary es inglés, nacido en el sureste de Londres, hijo de un tendero pakistaní. De buena cabeza, estudió en la Universidad de Southampton, donde primero intentó medicina y luego se hizo abogado. En sus días de estudiante lo llamaban Andy y era más de porrete, sidra y polvete volandero que de Corán, mezquita y sharía. Luego se dejó la barba de chivo, se embutió en una túnica, enardeció con su verbo flamígero las mezquitas del llamado Londonistán y fundó al-Muhajiroum, una sociedad para propagar el odio yihadista, que tardó años en ser prohibida. No había que ser Sherlock Holmes ?ni siquiera el ramplón doctor Watson? para deducir que suponía un problema. En 1999, «The Daily Telegraph» ya relevó que era el líder de una red para enrolar a británicos en la yihad. Cuando Bin Laden derribó las Torres Gemelas, Choudary ensalzó desde Londres a los «magníficos mártires» del atentado, «un ejemplo para que todos los musulmanes cumplan con sus responsabilidades». El buenismo se impuso: la Policía y la justicia no hicieron nada, el abogado salafista se escurría por las grietas de las leyes. Ahora se le relaciona con quince ataques terroristas, la mayoría evitados por las fuerzas de seguridad. La tolerancia mal entendida hace que todavía hoy Twitter se niegue a dar de baja su cuenta, con miles de seguidores de sus soflamas violentas contra Occidente (donde siempre ha vivido y de cuya beneficencia se aprovecha). Otra multinacional estadounidense, YouTube, ha desoído también las peticiones policiales para que retiren los vídeos donde apoya y aplaude a Estado Islámico. Lo notable es que el predicador no engañaba a nadie, abogaba por la bandera islámica en el 10 de Downing Street y por la sharía como única ley del Reino Unido. Los ingleses se lo tomaban mayormente a coña, pero Choudary no dejaba de decir en alto lo que se piensa en silencio en muchos hogares de la Inglaterra coránica: «Como musulmanes debemos rechazar la democracia, el secularismo, las libertades y los derechos humanos». Es decir, los cimientos sobre los que se ha construido Gran Bretaña.
18-10-2018 | Fuente: abc.es
En estos días hemos visto cómo la política exterior de Estados Unidos ha pasado de amoral a inmoral con un presidente Trump que ha optado por ignorar las brutales evidencias sobre la tortura y desmembramiento del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí en Estambul. Aunque, en su delirante contexto, no debería sorprender a nadie la predisposición del trilero que ocupa el despacho oval llegado el momento de tener que elegir entre intereses y valores. Con todo, lo más deprimente en la patética respuesta de Washington para encubrir al príncipe heredero Mohamed bin Salman quizá sea la creciente barra libre que la mentira disfruta a escala global. Al hablar de un interrogatorio malogrado o de asesinos que actuaron por libre o incluso de la presunción de inocencia, en esta coproducción de horror y multimillonarios intereses cuesta diferenciar entre los polígrafos de un impresentable sátrapa con piel de reformista y un presidente del nacionalpopulismo. En mayo de 2017, el primer viaje internacional de Trump como presidente de Estados Unidos tuvo como destino Arabia Saudí. Y ya entonces se pudo ver su inquietante comodidad y sintonía con regímenes donde la democracia, los derechos humanos, la dignidad de la persona y el respeto a la integridad territorial del vecindario son considerados cositas de nenazas o intolerables formas de agresión occidentales. En aquel viaje, con más dosis de oportunismo que de realismo, Trump firmó un acuerdo para vender armas por valor de 110.000 millones de dólares. Y además de bailar la danza del sable, estableció línea directa con el todopoderoso príncipe Salman colocando como enlace a su yernísimo Jared Kushner. Como ninguna buena acción queda sin castigo, Trump protagonizó con el heredero de la Casa de Saúd una de las escenas más humillantes registradas en el despacho oval al presumir como un charlatán de feria, con cartelones y todo, de esas inversiones militares. Cada vez más en la desquiciada escena internacional triunfan los hombres tan fuertes como embusteros. A todos parece sobrarles impunidad.
17-10-2018 | Fuente: abc.es
La izquierda latinoamericana se queda sin monseñor Romero
Cuando monseñor Oscar Romero fue beatificado en 2015 en San Salvador, la plana mayor del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) ?la antigua guerrilla, convertida en partido de Gobierno? estuvo allí, en las primeras filas. No pudo ya haber la abierta apropiación con que el sandinismo acogió la misa central oficiada por Juan Pablo II en Managua en 1983, queriendo dar la impresión de una 'bendición' papal de la revolución. Tras años de vida democrática, los dirigentes del FMLN no podían sembrar de banderas rojas la plaza del Salvador del Mundo, pero siguieron intentando predicar que monseñor Romero había estado de parte de ellos. El pasado domingo, sin embargo, a su canonización en Roma solo acudió el presidente del país, el exguerrillero Salvador Sánchez Cerén. Aunque razones de ahorro explican que solo viajara el primer mandatario y su esposa, la cuestión es que el ascenso a los altares de monseñor Romero, asesinado en 1980 por una conspiración paramilitar, le ha ido quitando espacio a la izquierda para su utilización política. A medida que en los últimos años la Iglesia Católica universal ha ido descubriendo y ensalzando la figura del nuevo santo, menos margen le ha quedado al FMLN para enarbolar su fotografía. Sigue teniendo rentabilidad política lucir su imagen, por el enorme fervor popular que despierta el prelado mártir entre todo tipo de salvadoreños, pero ocurre que lejos ya la guerra civil vivida en el país entre 1980 y 1992, la figura de Romero ahora solo habla de valores religiosos y pastorales, fuera de un contexto político, ya cada vez más atrás en el tiempo, que es el que le interesaba al FMLN. Malinterpretado y manipulado Debido a las fratricidas tensiones internas, en las convulsas décadas de 1970 y 1980, cada bando malinterpretó y manipuló las palabras e intenciones de Romero. De origen humilde y vocación sacerdotal temprana, Oscar Arnulfo Romero se ordenó en 1942 y fue nombrado obispo en 1970. Fiel a la doctrina de la Iglesia, en los complicados tiempos eclesiales posteriores al Concilio Vaticano II, su alineamiento con los pobres nunca le llevó a defender la Teología de la Liberación. Esto último hizo que parte del clero salvadoreño, sensibilizado en esa época con la lucha de clases marxista, le recibiera inicialmente con reticencias cuando en 1977 fue designado arzobispo de San Salvador. Cuando desde esa posición tuvo que elevar la voz contra las atrocidades que cometía el Gobierno y su aparato de represión, fue considerado como comunista por la oligarquía dominante y los militares salvadoreños. Las combativas homilías de Romero también toparon con la incomprensión de sectores católicos tradicionales, pues parecían beneficiar a una izquierda cada vez más agresiva, en un enfrentamiento que justo a su muerte devino en guerra civil. Sin embargo, «Romero entendió su misión pastoral como algo profundamente religioso y no político», advierte Rafael Domingo, autor del ensayo «Oscar Romero, mártir por el Evangelio y la justicia social». «Para Romero, levantar la voz no era una decisión política, sino una decisión moral y profundamente evangélica (..) Entendió que la denuncia de las brutales atrocidades gubernamentales no era una cuestión política, sino un requerimiento inexcusable para el establecimiento del Reino de Dios en la tierra. Romero abogó por una defensa no violenta de la justicia, inspirada en el amor, el perdón y la participación social». Releer a Romero Superadas las heridas de la guerra civil, aunque su cicatrización en modo alguno es completa, muchos salvadoreños están dispuestos a dirigir una nueva mirada hacia lo que ocurrió en el país hace ya más de treinta años. Los católicos que vivieron con más tensión el riesgo comunista propio de la Guerra Fría leen de nuevo los mensajes de Romero y aprecian su profunda espiritualidad, sin que cuestiones coyunturales los distorsionen: ahora ven en ellos al pastor que quiso estar cerca del pueblo sufriente. Los que son de derechas, vencido ya hace tiempo el comunismo en el mundo y generalizada la sensibilidad hacia los derechos humanos, pueden hoy juzgar con mayor severidad las atrocidades cometidas por el Gobierno y entender la reacción que entonces tuvo Romero. Para los que son de izquierdas se desvanece la figura de un Romero político y emerge su figura religiosa; así, el FMLN se está encontrando con que al seguir enalteciendo a Romero está ensalzando a alguien identificado completamente identificado con la Iglesia: lo probable es que vaya dejando de lado su fotografía.
17-10-2018 | Fuente: abc.es
Desbandada en la cumbre de inversores en Arabia Saudí por el «escándalo Khashoggi»
Los días pasan, el paradero del periodista saudí crítico Jamal Khasoggi sigue siendo una incógnita y la presión sobre Arabia Saudí es cada vez mayor. Mientras que en Estambul el equipo investigador turco tuvo acceso a la residencia del cónsul saudí para seguir con la recopilación de pruebas, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se entrevistó en Riad con el Rey Salman, el Príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, y el ministro de Exteriores, Adel Al Jubeir. En el transcurso de estos encuentros los dirigentes del reino le trasladaron que están de acuerdo con «la importancia de una investigación exhaustiva, transparente» y en un tiempo razonable, pero no ofrecieron detalle alguno sobre la marcha de las pesquisas. Después de dos semanas de espera los policías, fiscales y forenses turcos pudieron acceder al consulado la tarde del lunes y durante nueve horas trabajaron sin descanso. El presidente, Recep Tayyip Erdogan, afirmó ayer que durante el registro se investigó de forma especial el uso de materiales «tóxicos» y «cosas que se eliminaron pintando encima» en los últimos días. Según la emisora CNNTürk, los expertos turcos buscaron rastros de sangre y muestras de ADN de Khashoggi empleando luz especial ultravioleta y un compuesto químico llamado Luminol. El equipo accedió a todas las plantas del edificio y el jardín y entre las muestras que se llevó había desde tierra hasta una puerta metálica, informaron los medios locales. Los expertos abandonaron el lugar de madrugada y pocas horas después se trasladaron hasta la vecina residencia oficial del cónsul, que poco antes salió del país en un avión comercial rumbo a Riad, según los medios turcos. Poco después de las declaraciones de Erdogan, la CNN afirmó -basándose en testimonios de funcionarios turcos-que el cuerpo de Khashoggi fue cortado en piezas, una tesis que ya adelantó hace días «The New York Times». La primera consecuencia de este caso es la desbandada internacional de la cumbre económica conocida como «Davos del desierto», que acogerá Riad la próxima semana y de la que cada día se descuelgan nuevas empresas. Gigantes como Uber, Ford o JP Morgan han declinado participar y medios como «CNBC», «Bloomberg» o «The New York Times» han avisado que no la cubrirán. Buscar una coartada En línea con las filtraciones anónimas a los medios, que se producen desde el 2 de octubre y que refuerzan la hipótesis del asesinato del periodista en el interior del consulado, la cadena CNN y el Times adelantaron que los saudíes trabajan en una coartada según la cual estarían dispuestos a admitir la muerte de Khashoggi como consecuencia de «algo que fue mal» durante el interrogatorio al que le sometieron. Esta versión de los hechos explicaría las palabras del presidente Donald Trump tras su última conversación con el Rey Salman, cuando puso sobre la mesa la posibilidad de que «elementos descontrolados» habrían podido cometer el crimen. Estos agentes de inteligencia habrían actuado sin el visto bueno del reino y serán quienes deberán pagar por la muerte del periodista, según esta versión de lo ocurrido. La tensión entre los dos grandes aliados había subido demasiado en los últimos días, en los que Trump amenazó incluso con sanciones a Riad, y el viaje relámpago de Pompeo sirvió para calmar las aguas y unir los esfuerzos de ambos países a la hora de encontrar «la explicación menos mala posible» en palabras de Frank Gardner, corresponsal para temas de seguridad de la cadena BBC. Por su parte, los analistas de los medios oficiales saudíes apelan a un complot urdido por Irán, Turquía, Qatar y los Hermanos Musulmanes para explicar el suceso. Analistas saudíes cercanos a la casa real como Khaled Batarfi, mostraron su enfado «por las continuas filtraciones anónimas» ya que «ambos países acordamos mantener el silencio hasta el final de la investigación. Nosotros lo estamos cumpliendo, los turcos no». El pasado 2 de octubre las cámaras de vigilancia no captaron la salida de Khashoggi, pero sí recogieron cómo pocas horas después de su entrada al consulado un convoy de seis vehículos dejó el edificio y entró en el recinto de la residencia del diplomático. Antes de conocerse la huida del cónsul y debido a «la gravedad de la situación» la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, reclamó levantar «la inviolabilidad o la inmunidad de los locales y de los funcionarios» que podrían estar implicados en el caso. Fuentes oficiales turcas, siempre bajo anonimato, han defendido desde el primer día la hipótesis del asesinato e incluso han asegurado que disponen de grabaciones que lo confirman, pero hasta ahora no se han hecho públicas. Los saudíes, sin embargo, niegan de forma tajante tener relación alguna con la desaparición y defienden que Khashoggi salió del edifico al término de sus gestiones. El caso ha provocado una gran conmoción internacional y la familia del desaparecido emitió un comunicado en el que pidió «la formación de manera urgente de una comisión internacional, independiente e imparcial para investigar la verdad sobre su desaparición y las noticias contradictorias sobre su muerte».
16-10-2018 | Fuente: abc.es
Venezuela sustituye el dólar por el euro en las transacciones internacionales
Venezuela dejará de realizar sus transacciones internacionales con la moneda estadounidense, el dólar, y primará el euro, los yuanes o cualquier otra moneda convertible para las operaciones en el exterior. Esta medida adoptada por el Gobierno de Nicolás Maduro se adopta en respuesta a las sanciones que ha emitido la Administración de Donald Trump contra funcionarios chavistas en los últimos meses. El vicepresidente del Área Económica, anterior vicepresidente, Tarek el Aissami, junto al presidente del Banco Central de Venezuela, Calixto Ortega, informaron de que en la nueva etapa del «Programa de recuperación y crecimiento económico» -puesto en marcha el pasado mes de agosto con el llamado «paquetazo rojo» y la eliminación de cinco ceros de la moneda- se excluirá el dólar de las operaciones cambiarias nacionales, incluyendo las subastas del Dicom (sistema de mercado cambiario), en las que concursan solo empresas y personas aliadas al régimen para obtener divisas en un país con control cambiario. #ANUNCIO || Vicepresidente Sectorial de Economía @TareckPSUV: Todas las transacciones del mercado nacional, incluyendo las subastas de @dicomve, van a estar referenciadas con euro, yuanes o cualquier otra moneda convertible. #RegionesEstratégicasProductivas pic.twitter.com/jVYeoM4Aj3? Vicepresidencia Vzla (@ViceVenezuela) 16 de octubre de 2018El Aissami alegó que el bloqueo financiero impuesto por Estados Unidos no solamente es hacia el sector público, sino que también han bloqueado cuentas del sector privado venezolano en las áreas de agroindustria y farmacéutica. «Esto es para que se vea hasta dónde llega la locura del imperialismo. Cada vez es más hostil hacer operaciones con su moneda», dijo el responsable económico. Por instrucciones explícitas del Ejecutivo, Tarek el Aissami pretende acabar con la supuesta «guerra económica» colocando 2.000 millones de euros en el sistema cambiario (después de estar un año totalmente paralizado) para que puedan acceder los venezolanos que desean importar bienes al país. «El Gobierno va a hacer ofertas de divisas los meses de noviembre y diciembre para los sectores productivos», puntualizó El Aissami. La crisis económica en el país, que no tiene precedente, ha llegado a niveles inimaginables: una inflación pronosticada por el FMI del 10.000.000 por ciento para el 2019. A su vez, la tasa de cambio del mercado paralelo también es muestra del deterioro económico de la nación: un euro equivale a 195,90 bolívares soberanos en negro, mientras que en la tasa oficial se cotiza a 63,03 soberanos, tres veces menos. La banca privada Desde el Palacio de Miraflores, el vicepresidente del área económica aseguró que el Gobierno de EE.UU. «ha impuesto nuevas sanciones» que impiden las transacciones en dólares y se refiere a que hay una prohibición «ilegal y arbitraria». Por otro lado, la banca privada venezolana, que estuvo excluida durante años como ente intermediario en cualquier transacción con moneda extranjera, volverá a estar habilitada para participar en las subastas del Dicom. El ministro indicó que desde que fueron anunciadas las medidas económicas por Maduro, se han entregado 60 millones de dólares a través del Dicom a industrias y laboratorios farmacéuticos. Además, se les asignaron 420 millones de euros de manera directa a otros grupos económicos a los que no especificó. El economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, señaló en su cuenta de Twitter que, «a pesar que lo anuncien en euros, y suponiendo se concrete, dada la interconexión tan profunda del sistema financiero global con Venezuela, al provenir de un Estado bajo sanciones financieras, genera serios problemas al sector privado». El gabinete económico también pedirá a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que apruebe una ley para que penalice a las personas u organizaciones que utilicen los billetes venezolanos para contrabando. Funcionarios sancionados El Departamento del Tesoro de EE.UU. ha sancionado desde 2008 a funcionarios venezolanos o empresarios presuntamente vinculados con el narcotráfico, corrupción, terrorismo y violaciones a los derechos humanos. La larga lista asciende a más de 70 personas penalizadas por el gobierno norteamericano: militares, ministros, magistrados y diputados, entre otros. Recientemente se sumaron a la lista el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello; su esposa y ministra de la cartera de turismo, Marleny Contreras; su hermano y presidente del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), José David Cabello, y el empresario Rafael Sarria, quien poseía varias propiedades y empresas en territorio estadounidense.
16-10-2018 | Fuente: abc.es
Arabia Saudí, un país que persigue a periodistas críticos y a activistas
A los pocos días de la desaparición de Jamal Khassogi en el consulado de Arabia Saudí de Estambul Reporteros Sin Fronteras (RSF) recordó la complicada situación que sufren informadores y blogueros críticos en el reino. La organización denunció que tan solo en el último año se han producido «más de una decena» de arrestos de periodistas y blogueros «en la mayor opacidad» y advirtió de que, teniendo en cuenta los precedentes, «hay que temer lo peor» en el caso de esta desaparición, según el comunicado firmado por Sophie Anmuth, responsable de la organización en Oriente Medio. La llegada al poder del joven príncipe Mohamed Bin Salman, de 32 años, ha abierto una fase de cambios en el reino cuya cara menos amable la forman la guerra en Yemen y la oleada de detenciones de activistas de derechos humanos, periodistas y blogueros. En mayo, a falta de un mes para que el reino permitiera a las mujeres conducir, las fuerzas de seguridad arrestaron a diez activistas, entre ellos Lujain Al Hathlul y Aziza Al Yusef, personas claves en la lucha por conseguir que se reconociera precisamente el derecho de la mujer a sentarse al volante. Según las voces críticas, el príncipe quiere monopolizar el eco de este tipo de avances sociales para que en lugar de parecer fruto de la lucha de muchos años, se perciban como una especie de bendición real. Esta campaña de arrestos recibió hace unos días la reprimenda oficial de Canadá lo que provocó el enfado de Riad que respondió con varias de medidas de castigo como la expulsión del embajador canadiense. El activismo está prohibido en el reino y figuras destacadas de las redes sociales leales a Riad como Abdulkhaleq Abdulla, profesor de Ciencias Políticas en los Emiratos Árabes Unidos, acusaron a los detenidos de ser agentes al servicio de Catar que estaría «reclutando gente y pagando importantes cantidades de dinero para amenazar la seguridad del reino».
16-10-2018 | Fuente: abc.es
La UE explora un «diálogo» con Maduro por presión de España
El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, defendió ayer que la UE lleve a cabo un «intento de facilitación» del diálogo entre los distintos actores políticos en Venezuela. La propuesta venía siendo estudiada desde el principio de la presidencia austriaca con el apoyo de la alta representante, Federica Mogherini, y ha acabado en el orden del día de la reunión de ministros de Exteriores gracias a la disposición de España, que no ha querido defender la idea de que la única solución pasa por la salida del dictador Nicolás Maduro del poder. Tal como lo presentó Borrell a su llegada, no se trata de una mediación ni se plantea levantar las sanciones contra el régimen chavista. Tampoco es que el ministro español tenga noticias de que exista el riesgo de que se desencadene una salida violenta o que una intervención militar sea inminente. También insistió en que «no se trata de un cambio de política, sino de modularla para ver cómo la UE puede hacer algo más que aportar ayuda humanitaria». Simplemente cree que, ante la crisis que están viviendo los venezolanos, «no podemos hacer milagros, pero tampoco podemos quedarnos indiferentes», según dijo al término del almuerzo en el que se abordó la cuestión. Los países más interesados en la situación de Venezuela, además de España, son Italia y Portugal, por el gran número de nacionales que viven allí. También Suecia ha mostrado gran interés en «ver si la Unión Europea puede jugar un papel útil junto con otros e intentar impedir que la situación vaya de mal en peor o de peor a peor», como dijo Mogherini al término de la reunión. La alta representante para la Política Exterior justificó esta orientación diciendo que en la UE «estamos preocupados de que en ausencia de un proceso político las tensiones sólo empeorarán la situación de los venezolanos, entre ellos muchos cientos de miles de ciudadanos europeos» y no quiere «sentarse a esperar que esto ocurra». Otros ministros han sido más escépticos respecto a los posibles efectos de esta política, que en el fondo volvería a darle un respiro a Maduro, que es directamente responsable de toda la catastrófica situación que vive el país. Por ello, debido a la incertidumbre y la volatilidad de la realidad sobre el terreno, por ahora la idea no pasa de las buenas intenciones. Mogherini dijo que está descartado que se vayan a relajar las sanciones, que ya se han establecido contra personalidades del régimen que son «responsables de violaciones de Derechos Humanos, y esta política no se va a relajar de ninguna manera». Es decir, que por ahora se trata de «explorar la posibilidad de establecer un grupo de contacto para ver si se dan las condiciones para facilitar no una mediación, para la que claramente no hay condiciones, sino la facilitación de un proceso político» entre venezolanos, como lo definió la propia Mogherini. Como era de esperar, ese intento de reactivar la legitimidad de Maduro a través de una negociación que ha impulsado el actual gobnierno español ha recibido duras críticas de sectores de la oposición. La fundadora de Vente Venezuela, María Corina Machado, advierte de que quienes avalen «esta burda maniobra para darle tiempo y oxígeno a Maduro y a su régimen criminal no son oposición». El alcalde metropolitano de Caracas en el exilio, Antonio Ledezma, planteaba en Twitter: «¿Diálogo, otra vez? ¿En serio? Esa maniobra de Maduro es reprochable e inaceptable». A su juicio, repetir el esquema del fracasado diálogo en la República Dominicana es «una afrenta a los muertos, torturados, presos y perseguidos dentro y fuera de Venezuela», y pide una «intervención humanitaria ya». «Nos tratan de tontos» El político de Voluntad Popular Lester Toledo, también exiliado, indicó que «no se trata solo de no modificar las sanciones existentes que tanto trabajo costó que salieran», sino de «aumentar la cantidad de sanciones a funcionarios, el bloqueo a la dictadura y la presión para lograr una salida». Así mismo, la eurodiputada española Beatriz Becerra dijo que «no es aceptable que nos traten como tontos» y pidió tanto a Borrell como a Mogherini que «no lancen globos». A su juicio, la «solución política» que dicen buscar «bajo los restos de una Venezuela devastada ya está descrita en las resoluciones» del Parlamento Europeo, de las que el dirigente bolivariano «no ha cumplido ni una».
1
...