Infortelecom

Noticias de derechos humanos

31-03-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. pide que Maduro y Guaidó renuncien a la presidencia para crear un gobierno de emergencia en Venezuela
El Gobierno de Estados Unidos propone formalmente un plan de transición en Venezuela que incluye la renuncia a la presidencia tanto de Nicolás Maduro como de Juan Guaidó como una solución urgente a la crisis política, que además le permita al país enfrentarse a la grave crisis sanitaria de la pandemia de coronavirus . El plan, que ha presentado el secretario de Estado (ministro de Exteriores) Mike Pompeo, contempla la participación de la mayor parte de régimen y de la oposición en un gobierno de unidad nacional, algo que le permitiría a Venezuela acceder de nuevo a los mercados financieros internacionales y levantaría el embargo de crudo y otras sanciones. EE.UU. calcula que así Venezuela podría obtener los 1.200 millones de dólares que esta que necesita para solucionar la grave crisis humanitaria que padece. Según Pompeo, «el marco democrático que planteamos para Venezuela incluye la conformación de un Consejo de Estado, donde estarían cinco personas que guiarían el país a unas elecciones libres y democráticas. Ni Nicolás Maduro ni Juan Guaidó deberán ser parte de este Consejo de Estado». De todos modos, EE.UU. cree que Maduro no puede ser candidato en otras elecciones, pero sí lo puede ser Guaidó. «Nosotros apoyamos la propuesta de Consejo de Estado para la transición en Venezuela, el presidente del Consejo de Estado no pudiese ser candidato en las elecciones presidenciales. Una vez que se celebren las elecciones presidenciales libres y justas, todas las sanciones serían levantadas», dijo Pompeo. La decisión de apartar a Guaidó en la transición es polémica, y no tiene apoyo unánime en el Capitolio. El senador republicano Marco Rubio dijo: «El secretario Pompeo tiene razón al reconocer un retorno pacífico a la democracia en Venezuela liderado por un gobierno de transición ampliamente aceptable como el camino ideal hacia adelante. Y tal esfuerzo requeriría el apoyo y la participación de los militares y líderes clave que representan una sección transversal de puntos de vista políticos. Pero fracasará si deja de lado a Juan Guaidó y la Asamblea Nacional legítimamente elegida que dirige. O si incluye a Nicolás Maduro y ciertos miembros de la mafia que él controla». La propuesta de Guaidó El propio Guaidó ya ha propuesto un Consejo de Estado para conformar un Gobierno de Emergencia que se enfrente a la crisis por el coronavirus y lidere la transición a la democracia. Según dijo el presidente encargado en una entrevista en la cadena TVV, «¿en su sano juicio quién le prestaría a un mala paga, a un violador de derechos humanos o a un narcotraficante? Nadie. Es un tema de sensatez. Eso deben entenderlo quienes rodean al dictador. Eliminen la soberbia. ¿Con quién debemos permanecer? Con los que nos garanticen estabilidad y gobernabilidad. Tampoco pudiéramos instalar un gobierno que dure dos días». El jueves pasado, la Fiscalía estadounidense presentó cargos contra Nicolás Maduro, otros 11 venezolanos y dos colombianos por narcotráfico y tenencia de armas, con penas de hasta cadena perpetua sin son declarados culpables. Además, el Departamento de Estado ofrece 15 millones de dólares por pistas que permitan la captura de Maduro y 40 millones por otras cuatro personas, 10 millones cada uno.
31-03-2020 | Fuente: abc.es
Aprovechar una buena epidemia
Demasiada gente lleva demasiado tiempo con el tantarantán de que la democracia liberal no funciona. Hasta la forma en que el régimen de China ha convertido su autoritarismo en la mejor medicina contra el coronavirus forma ya parte del casposo repertorio que cuestiona la libertad, la dignidad de las personas y los derechos humanos como si la democracia fuera el equivalente a un pacto de suicidio colectivo. No queriendo desaprovechar una buena pandemia, toda clase de inseguros líderes autoritarios ?desde dictadores consagrados a novedosos practicantes del nacional-populismo? aprovechan el momento para expandir todavía más sus poderes ejecutivos en cuestiones que poco o nada tienen que ver con la defensa de la salud pública. La creciente lista de sospechosos habituales está encabezada por China y Rusia, pero también incluye a Hungría, Israel, Chile, Singapur, Jordania, Filipinas, Azerbaiyán, Egipto, Tailandia, Gran Bretaña, Estados Unidos o Bolivia. La gran excusa compartida por estos gobiernos, que de forma tan oportunista han empezado a saltarse toda clase de líneas rojas dentro de su búsqueda permanente de chivos expiatorios, es que los tiempos extraordinarios que sufrimos requieren medidas extraordinarias. Con el agravante de que la angustia de los ciudadanos se traduce en una mínima resistencia ante este inquietante abandono de garantías constitucionales y demás consideraciones democráticas. Por supuesto que las autoridades necesitan poderes especiales para combatir la actual pandemia. El problema es cuando autócratas aprovechan el río revuelto del Covid-19 para asumir atribuciones que nada tienen que ver con el interés general. La velocidad viral con que se están aprobando estas medidas de emergencia y la tecnología disponible no favorecen precisamente ni controles para evitar abusos ni caducidad cuando el maldito virus sea finalmente sometido. El resultado más que previsible de este corrosivo brote autoritario va a ser una erosión adicional de instituciones democráticas, con todavía mayores facilidades para perseguir opositores y acallar voces disidentes.
31-03-2020 | Fuente: abc.es
Preguntas y respuestas sobre los poderes ilimitados de Orbán
Cientos de manifestantes acudieron ayer de forma espotánea a la Plaza Kossuth Lajos Ter de Budapest, ante el Országház, para protestar contra la decisión del parlamento de Hungría, que por 137 votos a favor y 53 en contra aprobó una legislación de Estado de Emergencia que permitirá a su primer ministro, Viktor Orban, gobernar por decreto y con poderes ilimitados, además de fijar penas de hasta cinco años de prisión por la difusión de noticias falsas. La oposición denuncia esta reforma como un instrumento para consolidar su poder sin el control del resto de los poderes democráticos y deshacerse más fácilmente de la crítica de los medios de comunicación. Aquí te dejamos las claves de esta decisión: ¿Por qué preocupa la legislación extraordinaria húngara para luchar contra el coronavirus? Porque va mucho más allá de medidas sanitarias o de confinamiento. Permitirá al primer ministro gobernar por decreto, sin control parlamentario, acallar a los medios de comunicación y prolongar el estado de emergencia durante cinco años. Se trata de medidas que establecen en la práctica un régimen de carácter dictatorial en un país en el que el coronavirus ha causado hasta la última actualización 13 fallecidos. ¿Por qué Bruselas sospecha que Orban está utilizando el coronavirus como una excusa? Desde 2010, Orban ha multiplicado sus ataques contra el Estado de derecho en el ámbito de la justicia, sociedad civil o libertad de prensa. La Comisón Europea ya había recordado la semana pasada al Gobierno húngaro sus obligaciones con los Derechos Humanos y que toda medida adoptada debe ser «temporal y proporcionada». ¿Qué dice la oposición húngara? Los parlamentarios de la oposición que pedía un periodo fijo de aplicación de las medidas yq ue se han negado a votar el proyecto de ley han sido acusados de «traición» por el gobierno. Para el legislador independiente Akos Hadhazy, esta ley es sobre todo «una trampa para la oposición», acusada por el gobierno de estar «del lado del virus». ¿Tiene Orban el apoyo del Partido Popular Europeo? La deriva autoritaria de Hungría ya llevó en mal partido de Orban, Fidesz, desde marzo de 2019, debido a los ataques a la independencia judicial, la libertad académica y las campañas continuadas contra las instituciones europeas, que llegaron a tener como objetivo al entonces presidente de la Comisión Europea, y también popular, Jean-Claude Juncker. Sin embargo no ha habido consenso suficiente para decidir su expulsión definitiva.
30-03-2020 | Fuente: abc.es
Orbán recibe poderes para gobernar por decreto por tiempo indefinido
El Parlamento de Hungría ha aprobado por 137 votos a favor y 53 en contra una legislación de Estado de Emergencia que permitirá a su primer ministro, Viktor Orban, gobernar por decreto y con poderes ilimitados, además de fijar penas de hasta cinco años de prisión por la difusión de noticias falsas. La oposición denuncia esta reforma como un instrumento para consolidar su poder sin el control del resto de los poderes democráticos y deshacerse más fácilmente de la crítica de los medios de comunicación. La ley permite al líder húngaro extender indefinidamente el estado de emergencia vigente desde el 11 de marzo sin necesitad de aprobación parlamentaria. Bajo este régimen, el gobierno puede «suspender la aplicación de ciertas leyes por decreto, desviarse de las disposiciones legales e introducir otras medidas extraordinarias», con el objetivo de garantizar «la salud, la seguridad personal y material de los ciudadanos, así como la economía». «Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para detener la propagación del virus», ha defendido la ministra de Justicia, Judit Varga, durante la votación, «el proyecto de ley encaja perfectamente en el marco constitucional húngaro». La oposición denuncia, sin embargo, que «el verdadero problema no es que el gobierno no tenga suficiente poder para actuar, sino la capacidad limitada del sector de la salud en Hungría, debido a la falta de inversiones durante años». Nueve organizaciones de prensa habían pedido a la UE que se opusieran a la aprobación de esta ley. Los medios independientes en el país son acusados por el gobierno de difundir noticias falsas sobre el virus o las medidas gubernamentales y la ministra Varga ha acusado a sus directivos de «luchar contra demonios imaginarios y no se aferran a la realidad». Varga alega también que, a pesar de la duración indefinida del estado de emergencia, «el Parlamento puede retirar su consentimiento en cualquier momento», sin mencionar que el partido de Orban, Fidesz, tiene una mayoría de dos tercios en la Asamblea. La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha declarado que «acompaña los acontecimientos políticos en Hungría con preocupación». También el Consejo de Europa ha advertido que «un Estado de Emergencia de plazo indefinido e incontrolado no puede garantizar el respeto de los principios fundamentales de la democracia». «Ya le he dicho claramente a los quejicas europeos que no tengo tiempo para discutir cuestiones legales indudablemente fascinantes pero teóricas.. cuando hay vidas para salvar», ha declarado Orban, que al comienzo de la epidemia culpó a la inmigración de la propagación del virus y dijo que fueron «principalmente los extranjeros quienes introdujeron la enfermedad». Hungría, que ha cerrado sus fronteras y establecido medidas de contención, contabiliza 408 casos de coronavirus y 13 fallecidos por esa causa.
27-03-2020 | Fuente: abc.es
Venezuela, Rusia e Irán aprovechan el coronavirus para exigir en la ONU el levantamiento de sanciones
La pandemia del coronavirus ha servido de justificación para que Venezuela, Rusia, Irán y cinco de sus países aliados exijan a Naciones Unidas que presione para que se levanten las sanciones internacionales que soportan. En una carta conjunta enviada esta semana al secretario general de la organización internacional, Antonio Guterres, le instan a que «solicite el levantamiento completo e inmediato de esas medidas ilegales, coercitivas y arbitrarias de presión económica» con el objetivo de «garantizar la respuesta plena, eficaz y eficiente» a la pandemia. Los ocho países que participan de la comunicación, firmada por sus embajadores ante la ONU, son China, Cuba, Corea del Norte, Irán, Nicaragua, Rusia, Siria y Venezuela. La base de su exigencia es que el coronavirus es un «enemigo común» que exige «solidaridad, cooperación y colaboración mutua», algo que es «difícil, si no imposible, para los países que actualmente se enfrentan a la aplicación de medidas coercitivas». Asegura la carta que «todos nuestros gobiernos nacionales han actuado de manera responsable, mediante la adopción de las medidas de precaución necesarias» y que han avanzado «en planes de contingencia para asegurar el funcionamiento de los servicios básicos y los sistemas de respuesta de emergencia», a pesar de que entre los países firmantes hay sistemas sanitarios colapsados antes de la epidemia, como el de Venezuela. La misiva se produjo poco antes de que EE.UU. presentara cargos contra el líder del régimen chavista, Nicolás Maduro, y su círculo íntimo y ofreciera 15 millones de dólares por información que permita su captura. Llamamiento de Guterres Esta semana, el propio Guterres hizo un llamamiento para suspender las sanciones para «asegurar el acceso a comida, abastecimiento médico esencial y apoyo frente al coronavirus», dijo esta semana, en la que también pidió a la comunidad internacional 2.000 millones de dólares para ayudar a los países más vulnerables a enfrentar la crisis. «Es el momento de la solidaridad, no de la exclusión», dijo. La alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, también defendió que «las sanciones sectoriales se minimicen o suspendan». Entre los países más castigados por el coronavirus está Irán, con más de 30.000 contagios y casi 2.500 fallecidos, sujeto a sanciones estrictas por parte de EE.UU. Desde Washington, el secretario de Estado, Mike Pompeo, defendió esta semana que las sanciones de EE.UU. no afectan a comida, medicina, material médico o cualquier otro bien humanitario y que Irán «ha importado test para el diagnóstico sin obstáculo de las sanciones de EE.UU. desde enero». Sin embargo, recordó que «se ha gastado desde 2012 16.000 millones de dólares en terrorismo en el extranjero». La exigencia de cancelación generalizada de sanciones por parte de los ocho países no tiene visos de conseguir ningún impacto en Naciones Unidas, donde el juego de fuerzas y vetos en el Consejo de Seguridad lo hacen irrealizable.
23-03-2020 | Fuente: abc.es
Colombia, confinada mientras los presos rompen el encierro
En Colombia, las leyes del famoso Murphy se cumplen y corrigen. El sábado pasado en la noche, mientras buena parte del país permanecía bajo llave huyendo del coronavirus, los presos de 13 de las principales cárceles del país ?sistema penitenciario que tiene un hacinamiento superior al 50% de la capacidad instalada- se dieron a la fuga, rompiendo, quemando, matando y acabando con los sitios de reclusión. La noche de motín dejó un saldo de 23 muertos y más de 90 heridos tras el enfrentamiento con los guardas y autoridades policiales, aunque también por cuenta de rivalidades internas y ajustes de cuentas. La más escandalosa, la de alias ?Titi?, Alejandro Mazo Pulgarín, en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, donde por principio casi que ni entra el sol, pero todo indica que sí alcanzó a colarse un arma blanca con la que asesinaron al líder de una de las bandas criminales más conocidas del departamento de Antioquia, aliada del grupo paramilitar del Clan del Golfo. Las cárceles de Colombia son famosas no solo porque encierran en cuatro paredes las rivalidades de las bandas que operan afuera, sino por sus pésimas condiciones y la corrupción que medra en ellas Lo que inicialmente iba a ser un cacerolazo, coordinado por los propios reos vía WhatsApp para protestar por las precarias condiciones y el riesgo de contraer el coronavirus, terminó siendo una noche de fuego y violencia. Entre las instituciones involucradas en amotinamientos están las tres principales cárceles de Bogotá, La Modelo, La Picota y la femenina del Buen Pastor; dos cárceles de Medellín, Pedregal y Buenavista; además de otras en capitales departamentales como Ibagué y Cúcuta. Para la ministra de Justicia, Margarita Cabello, fue «intento criminal de fuga masiva», como lo señaló al país en un informe rendido el domingo en la mañana, parada a dos metros de distancia del general Norberto Mujica, director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC). El suceso, más veloz que el coronavirus, se tomó varias cárceles casi en simultáneo. Pero no era del todo desconocido pues la crisis penitenciaria ha sido un reiterado motivo de quejas, llamados y protestas por parte tanto de los detenidos como de juristas, analistas de seguridad y defensores de los derechos humanos. La cifra es elocuente: una población de 120.000 reclusos distribuidos en 138 cárceles (algunas hasta con 200% de sobrecupo) que vive en permanente crisis sanitaria, con poquísimos recursos médicos y atención, servicio de agua intermitente, a la que ahora se suma el riesgo de contagio de coronavirus, por lo cual el gobierno había suspendido las visitas familiares desde el fin de semana anterior, como medida de prevención. Salir para estar con sus familias Las autoridades colombianas afirman que no hay casos de coronavirus en las cárceles del país, pero los presos piden que por este tiempo de pandemia los dejen ir a sus casas a estar con sus familias. Esta petición no es del todo descabellada y es parcialmente avalada por la Procuraduría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo, entidades que piden que dejen ir a sus casas a los reclusos mayores de 70 años, que serían unas 2000 personas, y a las madres gestantes que estén en prisión, siempre y cuando tengan penas inferiores a los ocho años de prisión. La declaratoria de emergencia carcelaria dictada por el gobierno de Iván Duque permitiría precisamente que el director del INPEC, para atender la situación de excepción, pueda trasladar presos, pedir soporte de la fuerza pública, recibir mayores recursos sanitarios y recursos, en general, sin tener que pasar por largos procesos contractuales y dándole mayor agilidad a la entidad. Sin embargo, también se debatió el lunes si este estado de excepción sí permite los traslados cuando son los jueces los que deben ordenarlos, claridad que se debe hacer de inmediato para que la medida no sea derogada por la Corte Constitucional. Se espera que este martes el presidente Duque defina medidas adicionales para evitar la entrada del covid-19 al sistema penitenciario, aliviar el hacinamiento y atender una crisis largamente pospuesta a la que el covid-19 le está imprimiendo velocidad y se le puede sumar.
23-03-2020 | Fuente: abc.es
Un centenar de ONG de la salud exigen a Maduro que no persiga a quienes denuncian el estado de los hospitales
Los casos infectados de coronavirus, 70 venezolanos hasta este sábado, se propagan con menor intensidad que la censura chavista. El periodista Darvison Rojas y sus padres fueron detenidos ayer por los «escuadros de la muerte» (FAES), además de cuatro trabajadores de la salud de Táchira y Monagas por la Policía militar (DGCIM). Más de 100 ONG organizaciones no gubernamentales emitieron además ayer un comunicado en el que exigen al régimen de Nicolás Maduro el respeto de derechos humanos a trabajadores del sector de la salud y el «cese de la persecución, vigilancia, hostigamiento y acoso contra personal de hospitales y dirigentes que denuncien la situación del sistema de salud venezolano«. Igual ocurre con los gremios de la prensa, Sindicato Nacional de Periodistas (SNTP) y Colegio Nacional de Periodistas (CNP), que se han pronunciado contra la persecución y la detención de los afiliados por informar y decir la verdad sobre la pandemia en el país, lo que no ha gustado al régimen que ha intentado aplicar la mordaza a sus miembros. Ayer le tocó el turno al periodista Darvison Rojas por informar en las redes sociales sobre las cifras de los infectados. Agentes policiales encapuchados y vestidos de negro, creados por Maduro, de las Fuerzas de Acción Especiales (FAES) irrumpieron violentamente en la residencia de la familia Rojas, llevándose al reportero y sus padres. Los encapuchados «e llevaron cuatro computadoras, les dije que no se llevaran las mías porque soy docente y por el Covid-19 estoy trabajando de forma virtual con los estudiantes y me dijeron que no era su problema», contó la madre al ser liberada pocas horas después de la arbitraria detención junto a su esposo herido por los golpes que le propinaron en la cabeza.
22-03-2020 | Fuente: abc.es
Luis Almagro: «En Venezuela el coronaviruspuede ser una tragedia de dimensiones catastróficas»
Cuando Luis Almagro tomó el viernes su asiento en el Salón de las Américas en Washington llevaba puestos unos guantes de látex y una mascarilla protectora ante la boca. Los miembros del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, que se disponían a elegir secretario general para los próximos cinco años, mantenían entre ellos una distancia de seguridad de al menos un metro. Sólo aquellos diplomáticos y funcionarios cuya presencia era completamente imprescindible se habían desplazado a la sede histórica de la OEA. El resto, incluida la prensa, siguieron la votación por internet. Finalmente, Almagro fue reelegido cómodamente en un contexto absolutamente excepcional, en una ciudad bajo estado de alarma y ante un continente que sólo ahora comienza a notar los primeros y devastadores efectos de la pandemia del coronavirus. ?Estamos en un contexto completamente insólito. ¿Qué supone esta crisis del coronavirus para América Latina? ?Es un un desafío probablemente de los más fuertes que tiene los sistemas sociales políticos latinoamericanos. Se va a tener que demostrar una gran capacidad de organización, una gran resiliencia, la capacidad para revertir los procesos y las curvas exponenciales de crecimiento que ha tenido el coronavirus. Va a tener que fortalecerse mucho el espíritu comunitario que deben tener nuestras sociedades. Cada ciudadano tiene que cuidar al otro. Cada uno tiene que actuar como si estuviera contaminado y por lo tanto, en todos los casos tiene que ser absolutamente responsable de cuidar a los demás y actuar en cada caso cuidando a sus semejantes y respetando las mejores condiciones de cumplimiento de los protocolos más estrictos. Creo que nuestras sociedades están siendo puestas a prueba de una manera muy dramática, tienen que encontrar esa forma de organización que les permita responder adecuadamente sin que parámetros sociales, productivos y políticos se vean afectados. ?La pandemia está teniendo unos gravísimos efectos sobre la economía en Asia y Europa. ¿Deben los gobernantes americanos prepararse para un golpe similar? ?Hay que tomar medidas de prevención respecto al impacto que esto tiene sobre la economía mundial, lo cual afecta directamente a nuestros países. Las variables de exportación e importación, de comercio exterior, son determinantes en nuestras economías. Por lo tanto se van a ver afectadas por sus condiciones endógenas, por los problemas estructurales que tienen nuestras economías y por esta dificultades que van a encontrar para sostener ese comercio exterior que es fundamental para la economía. ?Ha habido algunos líderes en América Latina que se han resistido a tomar medidas pensando que allí iba a llegar más tarde. Me refiero, por ejemplo, a los presidentes de México y de Brasil. ¿Qué les diría, visto lo que ha pasado aquí en EE.UU.? ?No voy a juzgar de ninguna forma las medidas que tomaron los políticos en Latinoamérica, el Caribe, Norteamérica, ni siquiera en Europa, respecto a la crisis del coronavirus. Cada uno toma las medidas que puede tomar de acuerdo al contexto político, económico y social que tiene en este momento. Cada líder toma las acciones que considera más oportunas. No quiero juzgar eso porque no me corresponde. Creo que han actuado de buena fe y han procurado tomar las decisiones que eran más convenientes en este momento. ?¿Y qué pueden hacer los líderes americanos con respecto a la comunidad más vulnerable, la de los refugiados venezolanos, que ya padecían unas graves penurias antes de esta crisis? ?Hay un problema anterior a eso, que es el tema de Venezuela. Creo que debemos estar muy atentos porque la irresponsabilidad con la que han actuado la dictadura bolivariana respecto a la crisis humanitaria y la crisis migratoria, creo que se va a trasladar a la crisis del coronavirus. Si lo pasamos por el multiplicador de la crisis migratoria y la crisis humanitaria, podríamos estar enfrentando una tragedia de dimensiones catastróficas para el hemisferio. Las democracias tienen sus sistemas de balance, que se van acomodando permanentemente en función de los ajustes que la democracia obliga a tomar. Pero una dictadura irresponsable que ha generado la peor crisis migratoria y humanitaria de la historia del hemisferio, con un patrón de coronavirus que puede multiplicarse en función de esas condiciones, puede transformarse en un desastre absoluto. Por lo tanto, creo que tenemos que estar muy vigilantes por esa responsabilidad y buscar la manera de cooperación internacional y de apoyo que pueda paliar eso y asumir esa responsabilidad que la dictadura no asume en ninguna forma. ?¿Cuál va a ser su prioridad con respecto a Venezuela en estos próximos cinco años? ?La crisis humanitaria que sufre el país. Cuando tenemos cifras como siete millones de personas en riesgo de hambre, definitivamente esa tiene que ser la prioridad. Tenemos que buscar la forma de hacer llegar la ayuda humanitaria al pueblo venezolano, soluciones reales para el pueblo venezolano, porque los costos que tiene eso en términos migratorios, sociales, de enfermedades, de hambre para la gente en Venezuela, y el impacto que tiene sobre el resto del hemisferio, es demasiado grande. Nuestros esfuerzos deben concentrarse en gran medida en sostener a la gente. Lo primero es el servicio que podemos dar a la gente, al pueblo venezolano, es hoy algo prioritario en el hemisferio. Después trabajar las variables de reinstitucionalización del país. Tenemos que lograr una forma de que las instituciones puedan volver a comenzar a trabajar en Venezuela. Tienen que volver a trabajar. Venezuela no puede ser ese país vaciado institucionalmente en que no hay ninguna institución que esté en condiciones de responder a absolutamente ningún problema que pueda tener el país. Hoy si quieres resolver el tema de seguridad, salud, alimentación o vivienda, no hay una institución que pueda hacerlo. Creo que tenemos que hacer un trabajo desde la base de reinstitucionalización del país para que este pueda comenzar a funcionar de una manera más democrática, paulatinamente hasta restablecer definitivamente la democracia. Los costos de la dictadura son demasiado fuertes. Mientras haya dictadura no vamos a poder tener un gobierno responsable, no va a haber solución para la crisis humanitaria, no va a haber solución para la crisis migratoria, no va a haber seguridad, no va a haber respeto a los derechos humanos. Tenemos que pensar cómo vamos logrando esas condiciones para revertir completamente esa situación dictatorial que vive el país. ?Usted ha denunciado muchas veces el apoyo que el régimen Cuba ha estado prestando al de Venezuela. ?No es un apoyo, no es un apoyo. La de Cuba es una dictadura que completamente cooptó la mentalidad más débil y menos organizada de la dictadura venezolana y empezó a vivir de eso. Esa es su lógica hasta ahora. Es un país cooptado por una dictadura de décadas. ?Quiere decir que en este momento la dictadura cubana está viviendo de los recursos de Venezuela. ?Así es. La cantidad de barriles de petróleo que sacan es fundamental para sostener un proyecto fracasado, arcaico y anacrónico como es el cubano. Proyecto más fracasado desde el punto de vista productivo, social y político no hay en el mundo entero. Todo el mundo se enteró de que fracasó menos la dictadura cubana. Es un despropósito desde todos los aspectos en los que uno lo pueda analizar. ?Hace cinco años, cuando fue elegido por primera vez, usted era más optimista sobre la democratización de Cuba. ?El proceso ese de apertura que se fue dando paulatinamente durante las negociaciones para el restablecimiento relaciones diplomáticas con EE.UU. se revirtió completamente luego que se alcanzó ese objetivo por parte de la llamada revolución cubana. Ese proceso de apertura llegó hasta ese punto, después hubo un retroceso muy importante, un avance muy fuerte de la vieja guardia fidelista con sus ideas arcaicas y eso fue lo que completamente alejó esa posibilidad y ese optimismo originario que podríamos haber tenido en determinado momento. ?Ahora ese proceso está en punto muerto. ?Ese proceso está en un punto en que casi todo el mundo está pensando cómo se prepara una una sucesión, cómo va a ser la verdadera sucesión que se va a dar en el país. Allí se están tomando posiciones para hacer que ese proceso sea todavía más retardatario y con más retrocesos, o ver si hay alguna posibilidad de apertura a futuro. Pero va a depender que cuando se un verdadero proceso sucesorio en Cuba. ?Fuentes de la Casa Blanca dijeron a ABC el mes pasado que están descontenas sobre cómo el gobierno de España está gestionando las presiones al régimen de Venezuela para favorecer la democracia. ¿Opina igual? ?Quiero analizar los hechos, poner los hechos de relieve. No es mi trabajo dar opiniones políticas. Esta es la situación, estos son los hechos: creemos que España debería ser un factor más determinante a la hora de impulsar sanciones de la Unión Europea. España debería tener un compromiso más fuerte con la democratización de Cuba y de Venezuela, España debería liderar los esfuerzos al respecto y no ser el último vagón. Creo que esos sí son datos y necesidades muy precisas y específicas de las que tenemos que ser muy conscientes. Si queremos un hemisferio libre de dictaduras, necesitamos un socio en España que esté comprometido con lograr eso y no en retardar los procesos de sanciones a los dictadores; no pretender hacer vista omisa en las condiciones de derechos humanos y de corrupción que tienen las dictaduras; no ocultar el fracaso que tienen esas dos dictaduras y el costo para sus pueblos que tienen esas dos dictaduras. Esos procesos han corrompido también y polarizado y llevado a extremos autoritarios o a otros países, concretamente Nicaragua. Sí son necesarias respuestas más contundentes, más efectivas, y también es muy importante que se despejen las dudas de corrupción que existen entre un lado y otro del Atlántico. ?¿Se refiere a esas sospechas de pagos a determinados partidos en España, concretamente Podemos? ?Exacto. ?Tras su reelección la embajadora de México tuvo unas palabras inusualmente duras, revelando que había votado a su contrincante. ¿Tiene algo que responderle? ?No, para nada. No tengo ninguna consideración que hacer al respecto. ?No, para nada. No tengo ninguna consideración que hacer al respecto. ?Mi legado va a ser mucho trabajo, mucha dedicación a las causas de la democracia, el desarrollo, los derechos humanos y la seguridad en el hemisferio. Un compromiso fuerte con el sistema interamericano y haber hecho míos los principios del sistema interamericano. Haber sido absolutamente panamericanista y haber buscado lo mejor para cada uno de los pueblos y dar las mejores condiciones de estabilidad política que permitan mejores condiciones de democracia y de desarrollo en nuestro hemisferio. Ese es mi trabajo. Me gustaría ver un continente libre de dictaduras, con el más pleno respeto de los derechos humanos y en las mejores condiciones posibles de desarrollo y seguridad. Eso es muy claro que el objetivo que perseguimos, pero esto son procesos, una obra que nunca va a estar absolutamente terminada. No está terminada en Europa ni en ninguna parte del mundo. Tenemos que entender que simplemente hacemos lo mejor en fortalecer un proceso en el que buscamos esas mejores condiciones.
22-03-2020 | Fuente: abc.es
Luis Almagro: «En Venezuela el coronavirus puede ser una tragedia de dimensiones catastróficas»
Cuando Luis Almagro tomó el viernes su asiento en el Salón de las Américas en Washington llevaba puestos unos guantes de látex y una mascarilla protectora ante la boca. Los miembros del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, que se disponían a elegir secretario general para los próximos cinco años, mantenían entre ellos una distancia de seguridad de al menos un metro. Sólo aquellos diplomáticos y funcionarios cuya presencia era completamente imprescindible se habían desplazado a la sede histórica de la OEA. El resto, incluida la prensa, siguieron la votación por internet. Finalmente, Almagro fue reelegido cómodamente en un contexto absolutamente excepcional, en una ciudad bajo estado de alarma y ante un continente que sólo ahora comienza a notar los primeros y devastadores efectos de la pandemia del coronavirus. Estamos en un contexto completamente insólito. ¿Qué supone esta crisis del coronavirus para América Latina? Es un un desafío probablemente de los más fuertes que tiene los sistemas sociales políticos latinoamericanos. Se va a tener que demostrar una gran capacidad de organización, una gran resiliencia, la capacidad para revertir los procesos y las curvas exponenciales de crecimiento que ha tenido el coronavirus. Va a tener que fortalecerse mucho el espíritu comunitario que deben tener nuestras sociedades. Cada ciudadano tiene que cuidar al otro. Cada uno tiene que actuar como si estuviera contaminado y por lo tanto, en todos los casos tiene que ser absolutamente responsable de cuidar a los demás y actuar en cada caso cuidando a sus semejantes y respetando las mejores condiciones de cumplimiento de los protocolos más estrictos. Creo que nuestras sociedades están siendo puestas a prueba de una manera muy dramática, tienen que encontrar esa forma de organización que les permita responder adecuadamente sin que parámetros sociales, productivos y políticos se vean afectados. La pandemia está teniendo unos gravísimos efectos sobre la economía en Asia y Europa. ¿Deben los gobernantes americanos prepararse para un golpe similar? Hay que tomar medidas de prevención respecto al impacto que esto tiene sobre la economía mundial, lo cual afecta directamente a nuestros países. Las variables de exportación e importación, de comercio exterior, son determinantes en nuestras economías. Por lo tanto se van a ver afectadas por sus condiciones endógenas, por los problemas estructurales que tienen nuestras economías y por esta dificultades que van a encontrar para sostener ese comercio exterior que es fundamental para la economía. Ha habido algunos líderes en América Latina que se han resistido a tomar medidas pensando que allí iba a llegar más tarde. Me refiero, por ejemplo, a los presidentes de México y de Brasil. ¿Qué les diría, visto lo que ha pasado aquí en EE.UU.? No voy a juzgar de ninguna forma las medidas que tomaron los políticos en Latinoamérica, el Caribe, Norteamérica, ni siquiera en Europa, respecto a la crisis del coronavirus. Cada uno toma las medidas que puede tomar de acuerdo al contexto político, económico y social que tiene en este momento. Cada líder toma las acciones que considera más oportunas. No quiero juzgar eso porque no me corresponde. Creo que han actuado de buena fe y han procurado tomar las decisiones que eran más convenientes en este momento. ¿Y qué pueden hacer los líderes americanos con respecto a la comunidad más vulnerable, la de los refugiados venezolanos, que ya padecían unas graves penurias antes de esta crisis? Hay un problema anterior a eso, que es el tema de Venezuela. Creo que debemos estar muy atentos porque la irresponsabilidad con la que han actuado la dictadura bolivariana respecto a la crisis humanitaria y la crisis migratoria, creo que se va a trasladar a la crisis del coronavirus. Si lo pasamos por el multiplicador de la crisis migratoria y la crisis humanitaria, podríamos estar enfrentando una tragedia de dimensiones catastróficas para el hemisferio. Las democracias tienen sus sistemas de balance, que se van acomodando permanentemente en función de los ajustes que la democracia obliga a tomar. Pero una dictadura irresponsable que ha generado la peor crisis migratoria y humanitaria de la historia del hemisferio, con un patrón de coronavirus que puede multiplicarse en función de esas condiciones, puede transformarse en un desastre absoluto. Por lo tanto, creo que tenemos que estar muy vigilantes por esa responsabilidad y buscar la manera de cooperación internacional y de apoyo que pueda paliar eso y asumir esa responsabilidad que la dictadura no asume en ninguna forma. ¿Cuál va a ser su prioridad con respecto a Venezuela en estos próximos cinco años? La crisis humanitaria que sufre el país. Cuando tenemos cifras como siete millones de personas en riesgo de hambre, definitivamente esa tiene que ser la prioridad. Tenemos que buscar la forma de hacer llegar la ayuda humanitaria al pueblo venezolano, soluciones reales para el pueblo venezolano, porque los costos que tiene eso en términos migratorios, sociales, de enfermedades, de hambre para la gente en Venezuela, y el impacto que tiene sobre el resto del hemisferio, es demasiado grande. Nuestros esfuerzos deben concentrarse en gran medida en sostener a la gente. Lo primero es el servicio que podemos dar a la gente, al pueblo venezolano, es hoy algo prioritario en el hemisferio. Después trabajar las variables de reinstitucionalización del país. Tenemos que lograr una forma de que las instituciones puedan volver a comenzar a trabajar en Venezuela. Tienen que volver a trabajar. Venezuela no puede ser ese país vaciado institucionalmente en que no hay ninguna institución que esté en condiciones de responder a absolutamente ningún problema que pueda tener el país. Hoy si quieres resolver el tema de seguridad, salud, alimentación o vivienda, no hay una institución que pueda hacerlo. Creo que tenemos que hacer un trabajo desde la base de reinstitucionalización del país para que este pueda comenzar a funcionar de una manera más democrática, paulatinamente hasta restablecer definitivamente la democracia. Los costos de la dictadura son demasiado fuertes. Mientras haya dictadura no vamos a poder tener un gobierno responsable, no va a haber solución para la crisis humanitaria, no va a haber solución para la crisis migratoria, no va a haber seguridad, no va a haber respeto a los derechos humanos. Tenemos que pensar cómo vamos logrando esas condiciones para revertir completamente esa situación dictatorial que vive el país. Usted ha denunciado muchas veces el apoyo que el régimen Cuba ha estado prestando al de Venezuela. No es un apoyo, no es un apoyo. La de Cuba es una dictadura que completamente cooptó la mentalidad más débil y menos organizada de la dictadura venezolana y empezó a vivir de eso. Esa es su lógica hasta ahora. Es un país cooptado por una dictadura de décadas. Quiere decir que en este momento la dictadura cubana está viviendo de los recursos de Venezuela. Así es. La cantidad de barriles de petróleo que sacan es fundamental para sostener un proyecto fracasado, arcaico y anacrónico como es el cubano. Proyecto más fracasado desde el punto de vista productivo, social y político no hay en el mundo entero. Todo el mundo se enteró de que fracasó menos la dictadura cubana. Es un despropósito desde todos los aspectos en los que uno lo pueda analizar. Hace cinco años, cuando fue elegido por primera vez, usted era más optimista sobre la democratización de Cuba. El proceso ese de apertura que se fue dando paulatinamente durante las negociaciones para el restablecimiento relaciones diplomáticas con EE.UU. se revirtió completamente luego que se alcanzó ese objetivo por parte de la llamada revolución cubana. Ese proceso de apertura llegó hasta ese punto, después hubo un retroceso muy importante, un avance muy fuerte de la vieja guardia fidelista con sus ideas arcaicas y eso fue lo que completamente alejó esa posibilidad y ese optimismo originario que podríamos haber tenido en determinado momento. Ahora ese proceso está en punto muerto. Ese proceso está en un punto en que casi todo el mundo está pensando cómo se prepara una una sucesión, cómo va a ser la verdadera sucesión que se va a dar en el país. Allí se están tomando posiciones para hacer que ese proceso sea todavía más retardatario y con más retrocesos, o ver si hay alguna posibilidad de apertura a futuro. Pero va a depender que cuando se un verdadero proceso sucesorio en Cuba. Fuentes de la Casa Blanca dijeron a ABC el mes pasado que están descontenas sobre cómo el gobierno de España está gestionando las presiones al régimen de Venezuela para favorecer la democracia. ¿Opina igual? Quiero analizar los hechos, poner los hechos de relieve. No es mi trabajo dar opiniones políticas. Esta es la situación, estos son los hechos: creemos que España debería ser un factor más determinante a la hora de impulsar sanciones de la Unión Europea. España debería tener un compromiso más fuerte con la democratización de Cuba y de Venezuela, España debería liderar los esfuerzos al respecto y no ser el último vagón. Creo que esos sí son datos y necesidades muy precisas y específicas de las que tenemos que ser muy conscientes. Si queremos un hemisferio libre de dictaduras, necesitamos un socio en España que esté comprometido con lograr eso y no en retardar los procesos de sanciones a los dictadores; no pretender hacer vista omisa en las condiciones de derechos humanos y de corrupción que tienen las dictaduras; no ocultar el fracaso que tienen esas dos dictaduras y el costo para sus pueblos que tienen esas dos dictaduras. Esos procesos han corrompido también y polarizado y llevado a extremos autoritarios o a otros países, concretamente Nicaragua. Sí son necesarias respuestas más contundentes, más efectivas, y también es muy importante que se despejen las dudas de corrupción que existen entre un lado y otro del Atlántico. ¿Se refiere a esas sospechas de pagos a determinados partidos en España, concretamente Podemos? Exacto. Tras su reelección la embajadora de México tuvo unas palabras inusualmente duras, revelando que había votado a su contrincante. ¿Tiene algo que responderle? No, para nada. No tengo ninguna consideración que hacer al respecto. En cinco años, cuando le entregue el testigo a otro secretario general, ¿cuál quiere que sea su legado? Mi legado va a ser mucho trabajo, mucha dedicación a las causas de la democracia, el desarrollo, los derechos humanos y la seguridad en el hemisferio. Un compromiso fuerte con el sistema interamericano y haber hecho míos los principios del sistema interamericano. Haber sido absolutamente panamericanista y haber buscado lo mejor para cada uno de los pueblos y dar las mejores condiciones de estabilidad política que permitan mejores condiciones de democracia y de desarrollo en nuestro hemisferio. Ese es mi trabajo. Me gustaría ver un continente libre de dictaduras, con el más pleno respeto de los derechos humanos y en las mejores condiciones posibles de desarrollo y seguridad. Eso es muy claro que el objetivo que perseguimos, pero esto son procesos, una obra que nunca va a estar absolutamente terminada. No está terminada en Europa ni en ninguna parte del mundo. Tenemos que entender que simplemente hacemos lo mejor en fortalecer un proceso en el que buscamos esas mejores condiciones.
19-03-2020 | Fuente: abc.es
Maduro detiene a médicos que denuncian las pésimas condiciones para atender el coronavirus
El régimen de Nicolás Maduro ha detenido a cuatro trabajadores de la salud por denunciar las pésimas condiciones en los hospitales y exigir materiales médicos para poder atender a pacientes con el Covid-19 en el interior de Venezuela. La ONG de derechos humanos Provea reportó que desde el martes la policía militar División General del Cuerpo de Inteligencia Militar (Dgcim) ha detenido a Rubén Duarte del estado Táchira, a Carlos Carmona de Monagas, Julio Molinos de Monagas y Maglys Mendoza de Monagas. El médico Rubén Duarte informó en un vídeo en las redes sociales que en el Hospital Central de San Cristóbal en el estado Táchira no habían condiciones mínimas para atender a los pacientes infectados del coronavirus.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Por exigir condiciones de trabajo de conformidad con la Ley de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo el enfermero Rubén Duarte fue detenido hoy de manera arbitraria por el DGCIM. Exijamos su libertad. El Estado de Alarma no es para perpetrar violaciones a los DDHH <a href="https://t.co/NIbx9E4toX">pic.twitter.com/NIbx9E4toX</a></p>&mdash; PROVEA (@_Provea) <a href="https://twitter.com/_Provea/status/1240092170297712641?ref_src=twsrc%5Etfw">March 18, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> «No tenemos agua ni mascarillas ni guantes ni jabón. El Hospital Central no está equipado con los materiales médicos indispensables para trabajar. Pedimos a las autoridades sanitarias y de limpieza que nos envíen el equipamiento necesario», dijo Duarte antes de ser detenido por los agentes militares. En el ámbito político, la policía secreta, el Sebin régimen ha detenido al diputado Tony Geara del partido Voluntad Popular, del estado Bolívar y ha revisado su residencia privada, sin orden judicial. Geara es el segundo diputado que ha detenido Maduro en los últimos 10 días después del diputado Renzo Prieto, también de Voluntad Popular. También se han producido varios saqueos en el interior del país como en Paraguachón, punto fronterizo en Guajira en el estado Zulia y en Puerto La Cruz en el estado Anzoátegui. Grupos de gente han tomado los camiones y los han vaciado, pese al control militar.
1
...