Infortelecom

Noticias de derecho

25-06-2018 | Fuente: abc.es
La UE sanciona a los dos vicepresidentes venezolanos y otros nueve altos cargos por represión
Los ministros de Exteriores de la Unión Europea han aprobado este lunes sancionar a otras once personas con cargos oficiales en Venezuela, entre ellos los vicepresidentes Delcy Rodríguez y Tareck el Aissami, al considerar que han «violado derechos humanos y socavado la democracia y el Estado de derecho». La UE amplía así la lista de responsables del Gobierno de Nicolás Maduro a los que ha impuesto la prohibición de viajar a territorio comunitario y la congelación de los bienes que puedan tener en la Unión. En total, desde la creación de la lista negra en enero, se han añadido 18 personas. En esta ocasión, han sido incluidos los vicepresidentes El Aissami, también ministro de Industrias y Producción Nacional, y Rodríguez. También figuran Sergio José Rivero, inspector general de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana; Jesús Rafael Suárez, comandante general del Ejército Bolivariano; Iván Hernández, jefe de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, o Elías José Jaua Milano, ministro del Poder Popular para la Educación. Completan la lista Sandra Oblitas, vicepresidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE); Freddy Alirio Bernal, director del Centro Nacional de Mando y Control de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción; Katherine Nayarith Harrington, vicefiscal general; Socorro Elizabeth Hernández, miembro del CNE y la Junta Nacional Electoral, y Xavier Antonio Moreno, secretario general del CNE. En su reunión de finales de mayo, los ministros ya acordaron tomar nuevas medidas restrictivas «selectivas» y «reversibles» que no perjudicaran al pueblo venezolano en respuesta a las elecciones presidenciales recientemente celebradas en Venezuela, que la UE no consideró «ni libres ni justas». En su opinión, el proceso electoral no ofreció las garantías necesarias para resultar inclusivo y democrático, por lo que llamaron a celebrar nuevos comicios «de conformidad con las normas democráticas internacionalmente reconocidas y el orden constitucional venezolano». La UE también reiteró entonces la necesidad de respetar a todas las instituciones democráticamente elegidas, en particular la Asamblea Nacional, liberar a todos los presos políticos y defender los principios democráticos, el Estado de Derecho y los derechos humanos. Los Veintiocho han dejado claro que sus sanciones van enfocadas a promover «soluciones democráticas capaces de garantizar la estabilidad política del país y que permitan a Venezuela atender a las acuciantes necesidades de la población». El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, afirmó que la decisión de la Unión Europea«no excluye en ningún caso la voluntad de diálogo» y aseguró que el Gobierno pondrá «más énfasis» en «intentar encontrar soluciones políticas». «El nuevo Gobierno español va a poner más si cabe el énfasis en la necesidad de encontrar soluciones políticas a la situación en Venezuela que no se van a resolver únicamente a base de sanciones», afirmó en una rueda de prensa durante el consejo de ministros europeos de Exteriores. Caracas rechaza la «agresión» de la UE Sin embargo, el Gobierno venezolano rechazó lo que consideró como una «agresión continuada e injerencista» por parte de la UE y dijo que no aceptará «amenazas». «Venezuela rechaza categóricamente la agresión continuada e injerencista de la Unión Europea, que constituye una franca intromisión en los asuntos soberanos de nuestro país, al adoptar pretendidas medidas restrictivas contrarias al Derecho Internacional contra once altos funcionarios del Estado Venezolano», según un comunicado de la Cancillería venezolana. El Ministerio de Exteriores venezolano indicó que «es sorprendente la flagrante subordinación» de la UE al Gobierno de Donald Trump y aseguró que «no aceptará amenazas de ninguna potencia o grupo de países coaligados con reminiscencias imperiales».
25-06-2018 | Fuente: as.com
Las fechas claves del verano ACB: derecho de tanteo, Asamblea...
Los 18 equipos de la Liga Endesa preparan ya la próxima temporada. Estos son los plazos para las configuraciones de sus plantillas.
25-06-2018 | Fuente: elpais.com
Toda la banca quiere el derecho a desconectar
Los sindicatos pretenden extender al sector las medidas acordadas en Banco Santander
25-06-2018 | Fuente: elpais.com
Melilla, niños solos y sin derecho a la escuela
En el enclave se agolpan un 14% de los menores no acompañados de toda España
25-06-2018 | Fuente: elpais.com
Melilla, una insólita ciudad de niños solos y sin derecho a la escuela
En el enclave se agolpan un 14% de los menores no acompañados de toda España y hay 160 que los colegios rechazan por no tener papeles
25-06-2018 | Fuente: abc.es
Tercera huelga general del Gobierno de Macri
Argentina amanecerá desierta este lunes. La Confederación General del Trabajo (CGT) convocó una huelga general (la tercera) como gesto de rechazó a la política económica del Presidente del Gobierno, Mauricio Macri. El éxito del paro está garantizado con la adhesión de los sindicatos de camioneros y transporte. Héctor Daer, miembro del triunvirato que conduce la CGT, justificó la medida porque, «los datos económicos y de empleo, los que tienen que ver con todo lo que afecta a los sectores más vulnerables, cada vez son más alarmantes». El Ejecutivo intentó, sin éxito, que las organizaciones sindicales desistieran de paralizar el país justo cuando Argentina comienza a recibir fondos frescos del FMI. El principal organismo financiero del mundo le concedió una línea de crédito de 50 mil millones de dólares (unos 42.000 millones de euros) y desembolsó ya 15 quince mil. La mayor central sindical de Argentina advirtió que no habrá trenes, metro, autouses de líneas ni taxis. Los vuelos nacionales estarán suspendidos y los internacionales con severos problemas para operar. En la misma línea, la actividad marítima en los puertos de Argentina queda suspendida y las gasolineras echarán el cierre. Como es habitual en estas convocatorias los piquetes se encargarán de interrumpir los accesos a Buenos Aires. Partidos y grupos de izquierda aprovecharon la coyuntura para convocar concentraciones y que el paro «no sea dominguero». El Obelisco, emblema de la capital argentina será el centro de reunión. Los movimientossociales, en abierto enfrentamiento con Mauricio Macri, desde el mismo día de su investidura, anunciaron a su vez protestas callejeras con la promesa de extenderlas durante el mes de julio. La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) repudió el acuerdo con el FMI y anunció: «Nos unimos al paro de la CGT para luchar en la unidad por los derechos de los trabajadores y las trabajadoras (sic) de todo el país». El titular de la organización, Esteban Castro, fue el autor de, posiblemente, las declaraciones más surrealistas de estos años: «El acuerdo con el FMI abre la puerta a un posible genocidio». Dicho esto, añadió «nuestras compañeras y compañeros están dando una enorme pelea para poder comer». Su organización exige aumentos salariales y subvenciones más cuantiosas en las ayudas por hijos y el resto de los «planes sociales» que distribuye el Gobierno. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, observó, «la huelga no sirve para nada porque no arregla los problemas de los argentinos» y tendió la mano al sincialismo para sentar a negociar, «el mismo día, al día siguiente, mañana mismo» para ver «cómo resolvemos el problema». El problema más grave que afecta al bolsillo de los ciudadanos es un clásico en la historia de Argentina: la inflación que, para diciembre, está previsto que alcance el 30 por ciento.
25-06-2018 | Fuente: abc.es
Los diez puntos que propone Italia ante la crisis de inmigración
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, presentó en la cumbre de Bruselas la nueva política migratoria dictada por la xenófoba Liga Norte, cuyo secretario Matteo Salvini, es el auténtico líder del gobierno desde su puesto de vicepresidente y ministro del Interior. El plan italiano se denomina «Estrategia europea multilateral para la inmigración» y consta de 10 objetivos y de la siguiente premisa: «Europa está llamada a un desafío crucial. Si no logra realizar una eficaz política de regulación y gestión de los flujos migratorios, corre el riesgo de perder credibilidad todo el edificio europeo». El gobierno italiano propone que «se abran centros de protección internacional en los países de tránsito, para valorar las peticiones de asilo y ofrecer asistencia jurídica a los inmigrantes». Esos centros tendrán también el objetivo de permitir las repatriaciones. Además de plantear el «reforzamiento de las fronteras externas», un punto esencial del plan italiano es la «superación del acuerdo de Dublín» (el inmigrante pide asilo en el país en que desembarca): «Nació con otros objetivos y es ya insuficiente ?afirma el gobierno italiano- Solo el 7 % de los inmigrantes son refugiados (con derecho a asilo). Sin una intervención adecuada, corremos el riesgo de perder la posibilidad de adoptar un instrumento europeo realmente eficaz. El sistema común europeo de asilo hoy está fundado sobre una paradoja: Los derechos son reconocidos solo si las personas logran alcanzar Europa, poco importa a qué precio». En línea con este punto, y con el objetivo de superar el Convenio de Dublin, Italia propone: «Se debe superar el criterio de país primero de llegada. Quien desembarca en Italia, desembarca en Europa. Hay que reafirmar la responsabilidad-solidaridad como binomio, no como dualismo. Está en juego el acuerdo de Schengen«. Finalmente, otro punto fundamental desde el que ha partido el gobierno populista en su política migratoria es el siguiente: «Es responsabilidad común de los Estados miembros sobre los naufragios en el mar. No puede recaer todo sobre los países de primer desembarco«. Destaca el plan italiano que «no podemos llevar todos los inmigrantes a Italia o a España. Son necesarios centros de acogida en diversos países europeos». Por último, el gobierno italiano subraya que «cada Estado establece cuotas de ingreso de inmigrantes económicos, Es un principio que va respetado, pero ?concluye el documento- se deben prever contramedidas financieras adecuadas con relación a los Estados que no se ofrecen a acoger inmigrantes». Se trata de una clara referencia a los países de Visegrado: Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia.
25-06-2018 | Fuente: abc.es
«Querido Salvini: no tenemos carne humana a bordo, sino personas»
El pulso del gobierno populista italiano con Europa sobre inmigración se vuelve a jugar sobre la piel de unos 350 inmigrantes, rescatados en una operación humanitaria, que esperan en dos barcos la orden de poder atracar en un puerto. La tripulación de la nave alemana con bandera holandesa Lifeline, de la OGN homónima, que transporta 224 inmigrantes y se encuentra desde hace cuatro días al sur de Malta en aguas internacionales, ha mandado un mensaje al vicepresidente y ministro del Interior, Matteo Salvini, el verdadero líder político del gobierno italiano: «Querido Matteo Salvini, no tenemos carne humana a bordo, sino seres humanos. Le invitamos cordialmente para convencerle que son personas que hemos salvado evitando que se ahogaran. ¡Venga aquí, será bienvenido!» Este mensaje de la tripulación de la Lifetime se ha producido en respuesta a un Twitter del ministro Salvini: «Ciertas naves se deben olvidar de Italia, stop al negocio de la inmigración clandestina. La música ha cambiado. Yo pongo todo mi empeño». Mientras tanto, el barco mercante Alexander Maersk, con bandera danesa, se encuentra con 113 inmigrantes frente al puerto de Pozallo (Sicilia), a la espera de que se le permita atracar. Este buque ayudó al Lifeline en el rescate de inmigrantes, pero tuvo que hacerse cargo de más de un centenar de personas porque ya no cabían en la nave de la ONG Lifeline. De hecho, este barco se encuentra con dificultades, con escasez de suministros y con los inmigrantes apiñados en la cubierta, porque su capacidad de acogida con seguridad es inferior a un centenar de personas. En su afán de protagonismo, abriendo cada día un nuevo frente, sobre todo contra los refugiados, Matteo Salvini ha colocado ahora también en el punto de mira a los vendedores ambulantes, que en su mayoría son inmigrantes. El ministro del Interior ha anunciado una directiva que prevé multas para quien compra en la playa gafas de sol, vestidos, bolsos con marcas falsas y otros artículos. La medida ministerial, denominada «playas seguras», que estará lista a finales de junio, prohíbe también que se puedan realizar tatuajes y masajes en las playas. Las sanciones para quienes compran esos artículos oscilarán entre 100 y 7.000 euros. Y para los vendedores las multas son más altas todavía: Desde 2.582 a 15.493 euros, además de requisar toda la mercancía. El fenómeno de la venta ambulante en las playas está muy extendido. La asociación de comerciantes Confesercenti protesta frecuentemente contra esas ventas, que, según sus cálculos, representan 22.000 millones de euros. La dura posición del ministro Salvini contra la inmigración y, sobre todo, su política contra las naves de organizaciones humanitarias cerrándoles los puertos italianos, le está produciendo un amplio consenso entre la opinión pública. Pero también se inician protestas entre sectores sociales que apelan al sentido humanitario y de acogida que ha caracterizado siempre a Italia. Cientos y cientos de mensajes están siendo enviados mediante correo electrónico a la Guardia Costera italiana con este texto: «Petición de inmediata reanudación de las operaciones de socorro en el mar de las ONG. La Guardia Costera italiana ha desarrollado siempre en estos años importantes misiones de auxilio en mar salvando a miles de personas. Nos preguntamos -continúa el mensaje de protesta- por qué hoy delegan en Libia, un país con un gobierno inestable, sin garantía de derechos humanos y sin capacidad operativa para coordinar los salvamentos en mar. Esta acción de protesta, firmada también por intelectuales y líderes políticos y circula mucho en las redes sociales. Viaje a Libia Precisamente a Libia viaja hoy el ministro del Interior Salvini, para entrevistarse con las autoridades libias y ofrecerles apoyo para que se comprometan a controlar los flujos migratorios. Gracias a la gestión de su antecesor en el cargo, Marco Minniti, del Partido Democrático, y su acuerdo con Libia, logró reducir la inmigración en un año desde Libia en un 80%. Minniti es muy crítico con el líder de la Liga, Matteo Salvini: «En 15 días este gobierno ha anulado nuestros resultados. Los nacional-populistas han aislado Italia y la UE puede explotar».
24-06-2018 | Fuente: abc.es
Roma matiza su postura para no romper con Francia y Alemania
Ha sido la reunión de la división. De la fractura absoluta entre diferentes visiones de cómo afrontar el problema de la inmigración que amenaza con resquebrajar Europa. Los países del núcleo duro de la UE contra los cuatro reticentes del grupo de Visegrado que estaban ausentes. De mal ambiente entre la Comisión Europea, que organizó la reunión informal de este domingo, y el presidente del Consejo, Donald Tusk, que no quería lanzar ese mensaje tan claro de distancia entre unos países y otros. De fricciones entre Italia y Francia o Alemania, que tienen en estos momentos escenarios políticos internos completamente diferentes, salvo que en Berlín están viendo en el espejo de Roma y su vociferante ministro del Interior, el fantasma de una mayoría infectada por un partido populista antiinmigración como Alternativa para Alemania (AfD). A la salida todo han sido invocaciones a la templanza, pero la única constatación es que se abre paso la idea de que se va a buscar una fórmula en la que entrarán los países que estén dispuestos a ello, mientras que a los «rebeldes» de Visegrado se les descontarán los gastos en las cuentas del reparto de los fondos estructurales. La versión de fuentes internas de la Comisión del resultado de la reunión de ayer es que en teoría se quiere «un acuerdo a 28», pero ese acuerdo estará basado en «una bandeja de diferentes opciones» en la que cada cual escogerá lo que más le convenga, incluyendo el manejo de las relaciones con los países emisores y de tránsito. Merkel llegó a Bruselas después de haberse desayunado con las últimas encuestas, que confirman la tendencia al alza de AfD. Un punto más que la semana pasada, un punto menos para el partido democristiano de la canciller, la CDU que ha llevado a su país y a Europa con timón firme durante toda la crisis y ha hecho de Alemania la economía más eficiente y rentable de toda Europa. La inmigración está borrando todo esto y eso es lo que explica que por primera vez se haya organizado una reunión como esta, pensada precisamente para escenificar el divorcio entre los que insisten en que van a cerrar sus puertas a los extranjeros, (africanos y los árabes) en teoría y en la práctica, como Hungría, Polonia, eslovacos y checos, y los que lo quieren hacer en la práctica por temor a la reacción de las opiniones públicas, pero no saben cómo hacerlo sin pisotear los principios básicos de la vieja Unión Europea. La solución pasa, como dijo Emmanuel Macron, por encontrar un equilibrio entre los principios «a los que no se puede renunciar» y un control de los flujos que ahora «desequilibran la cohesión nacional» en muchos países y dan energía a los partidos antisistema. «Visión de conjunto» Ideada por Martin Selmayr, el todopoderoso secretario general de la Comisión y brazo derecho de Jean-Claude Juncker, la reunión ha preparado el Consejo Europeo del jueves en el peor sentido de la palabra, porque los jefes de Estado o de Gobierno llegarán ya divididos entre los que estaban este domingo en Bruselas y los que prefirieron ausentarse. La «visión de conjunto» de la que hablaba el presidente francés a su salida no ha sido tal, salvo que se entienda que es un conjunto del que no forman parte todos. Hasta el griego Alexis Tsipras lo explicó con toda claridad a la salida: «no ha habido decisiones, sino que estamos preparando el Consejo del jueves y hay un gran dilema que resolver, si queremos soluciones europeas para un problema europeo o si cada país lo maneja por su cuenta. Y hay países que creen que si no ven el problema en su jardín entonces no existe, pero yo creo que es un problema europeo que ha de resolverse entre todos». Grecia fue el terreno donde se desarrolló la anterior crisis migratoria, pero en aquellos momentos el país no estaba en condiciones ni de pedir ayuda. El modelo de acuerdo con Turquía para contener el flujo ha sido citado por todos y hasta Tsipras se alegró de la victoria de Tayyip Erdogan, a condición de que el presidente turco «respete sus compromisos», al menos mientras desde la Unión Europea le sigan pagando.
24-06-2018 | Fuente: elpais.com
Toda la banca quiere el derecho a desconectar
Los sindicatos pretenden extender al sector las medidas acordadas en Banco Santander
1
...