Infortelecom

Noticias de delitos

01-08-2018 | Fuente: elpais.com
Iván Cepeda, el senador que sentó a Uribe ante la Corte Suprema
El expresidente de Colombia tendrá que responder por delitos de soborno y falsos testigos. Finalmente no renunciará a su escaño en el Senado
31-07-2018 | Fuente: abc.es
Los asaltos racistas en Italia llegan a una atleta de élite
Crea cierta alarma la agresión sufrida por la atleta italiana Daisy Osakue cuando se dirigía a su casa de Moncalieri, una ciudad de 55.000 habitantes en la provincia de Turín. Desde un coche en marcha, en torno a la 1.30 horas de la madrugada, dos hombres le lanzaron huevos dañándole un ojo. La atleta, nacida en Turín de padres nigerianos y promesa italiana en el lanzamiento de disco, ha tenido que ser operada de una lesión en la córnea, que podría poner en riesgo su participación en los Europeos de atletismo de Berlín, el 6 de agosto. Se sospecha que se ha tratado de un acto de racismo, teniendo en cuenta el clima que se está viviendo en Italia en algunos sectores de la extrema derecha contra los inmigrantes. Los carabineros intentan mostrar cautela, excluyendo que la motivación sea racista. Los investigadores explican que hace algunos días el mismo coche había sido señalada por episodios análogos de lanzamiento de huevos a peatones. Pero al tratarse del enésimo caso grave que se produce en las últimas semanas muchos piensan que se trata de racismo. Así lo cree la propia atleta, que, con una llamativa venda en el ojo izquierdo, ha declarado: «Ha sido un ataque estúpido y gratuito. Un ataque racista. Me gustaría hablar con esos jóvenes, comprender por qué han hecho semejante cosa. No querían agredirme a mi como Daisy, sino que deseaban atacarme como chica negra. En esa zona hay varias prostitutas, me habrán confundido con una de ellas. Ya me había sucedido el ser víctima de episodios de racismo, pero solo verbales. Pero cuando de la palabra se pasa a los hechos significa que se ha superado otro muro». Después de la agresión, la foto de la joven con un ojo cerrado y en lágrimas fue publicada en Instagram por Luca Paladini, un activista de derechos del colectivo LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales). Al poco se convirtió en viral, dando paso a un abierto enfrentamiento político sobre los numerosos episodios de violencia contra personas extranjeras o negras que se han sucedido en Italia en los últimos meses, y con mayor continuidad en las últimas semanas. El ex primer ministro, Matteo Renzi, se expresó con gran indignación, hablando de situación de emergencia: «Los ataques contra personas de distinto color de piel son una emergencia. Esto es ya una evidencia que ninguno puede negar, sobre todo si se sienta en el gobierno de Italia». «Invención de la izquierda» El vicepresidente del gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, ha respondido con cierto desprecio a Renzi, mostrando su línea dura contra la inmigración: «¿Alerta racismo en Italia? No digamos tonterías. Recuerdo que solo en los últimos tres días, en medio del silencio general, la policía ha detenido a 95 inmigrantes, mientras otros 414 han sido denunciados». Salvini termina, como siempre, echando las culpas a la izquierda de la situación: «Toda agresión va castigada y condenada, pero ciertamente la inmigración de masas permitida por la izquierda en los últimos años no ha ayudado». Hoy en amplios sectores, en la derecha y en la izquierda, se critica la política migratoria que realizó el Gobierno Renzi, pero no es menos cierto que el ministro del Interior Salvini suele calentar casi a diario el clima xenófobo, con el riesgo que ello comporta. De hecho, cada día es más fuerte el debate sobre el racismo en Italia. Los periódicos y comentaristas más serios destacan hoy que el peligro del racismo en Italia existe y que no es, como dice Matteo Salvini, «una invención de la izquierda». El líder de la Liga reduce todo a casos aislados: «Acusar de racismo a todos los italianos y al gobierno, después de algunos episodios limitados, es una locura. Recuerdo que los delitos cometidos cada día en Italia por inmigrantes son unos 700, casi una tercera parte del total. Esta es la única alarma real contra la que yo como ministro estoy combatiendo». Salvini se está viendo beneficiado del clima contra la inmigración que crece en el país. Las encuestas le dan alrededor de un 30 % en intención de voto, muy por encima del 17,5 % que obtuvo en las pasadas elecciones del 4 de marzo. Pero, al mismo tiempo, Salvini sigue recibiendo muchas críticas por su radical y agresiva política. Por ejemplo, se le echa en cara que considere un simple delito lo ocurrido hace un par de días en Partinico (Palermo), donde un grupo de jóvenes propinó una paliza a un joven senegalés de 19 años, que servía como camarero en un bar, al tiempo que le gritaban: «Vete de aquí, sucio negro». Es decir, a Salvini se le dice desde muchos sectores del país que no se puede cerrar los ojos o infravalorar el hecho de que se dispare desde un balón a una niña gitana de 13 años o a un obrero de color que trabaja sobre un andamio. Cansado de este tipo de críticas, el líder de la Liga ha publicado en Twitter una frase que ha levantado gran escándalo: «Tantos enemigos, tanto honor». Se trata de una conocida frase que formó parte del armamento verbal del dictador Benito Mussolini. Pocos dudan de la existencia de una espiral racista en Italia. Y lo que es peor: aumenta el número de quienes creen que puede usar la violencia contra quien le ocasione molestias. Es un debate que domina también buena parte de la actualidad. De ello se lamentan sobre todo los empresarios, porque consideran que ese debate le sirve al gobierno como cortina para cubrir su incapacidad a la hora de afrontar otros problemas graves del país, como el crecimiento y el trabajo, entre otros muchos.
30-07-2018 | Fuente: abc.es
Ortega vuelve a llamar «golpistas» a los obispos y quiere expulsarlos de la mesa de diálogo
El diálogo entre el Gobierno de Nicaragua y las fuerzas de oposición sigue bloqueado, después de que miles de personas se manifestaran en las calles de Managua a favor de la Iglesia y en contra del presidente Daniel Ortega, y persistiera, además, la violencia. El cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes ha expresado sus deseos de mantener vivo el diálogo, que se mantiene estancado tras el incremento de la represión estatal en el marco de las protestas antigubernamentales iniciadas el pasado 18 de abril. «Nosotros queremos mantener viva esa llamita»,ha afirmado Brenes, también arzobispo de Managua, tras oficiar una misa en la Catedral Metropolitana. El diálogo, cuyos mediadores y testigos son los obispos de la Conferencia Episcopal , se instaló a mediados de mayo, pero se ha desarrollado de forma intermitente y permanece suspendido desde el 25 de junio, su última sesión. Ortega ha calificado de «golpistas» a los obispos y ha considerado que son cómplices de las fuerzas internas y de los grupos internacionales que, a su juicio, actúan en Nicaragua para derrocarlo. El 7 de junio, la Conferencia Episcopal propuso a Ortega que adelantara a marzo de 2019 las elecciones fijadas para 2021 y que renunciara a presentarse a la reelección, pero el gobernante lo rechazó. Pese a esas acusaciones, el cardenal Brenes ha dicho que en los diálogos a menudo ocurren esos altibajos, y ha recordado la experiencia vivida en la década de los años 80 del pasado siglo, cuando Nicaragua estaba sumergida en una guerra civil y también era gobernada por Ortega. «A veces daba la impresión de que el diálogo se caía porque las partes se retiraban de la mesa, pero luego seguía hasta que se alcanzó un acuerdo» ha recordado. Continúa la violencia Este domingo al menos ocho personas, entre ellos un oficial, resultaron heridas en un enfrentamiento en la ciudad nicaragüense de Juigalpa entre civiles y agentes de la Policía Nacional. El enfrentamiento sucedió en el barrio Tamanes, municipio de Juigalpa, departamento de Chontales, (centro), a 139 kilómetros de Managua, cuando un grupo de civiles armados atacó a otro, lo que provocó la intervención de la Policía Nacional, según movimientos cívicos de ese lugar. Mientras, el Ministerio Público acusó a uno de los líderes del denominado «Movimiento 19 de Abril» de la ciudad de Masaya, Cristhian Fajardo, por los delitos de crimen organizado y terrorismo. La Fiscalía acusó, además, a Fajardo y a su esposa, María Adilia Peralta Cerrato, del delito de financiación del terrorismo y entorpecimiento de servicios públicos en perjuicio del Estado y la sociedad nicaragüense. En Masaya, 28 kilómetros al sureste de Managua, diez personas fueron liberadas con la mediación del alcalde sandinista, Orlando Noguera, con lo que suman 140 en la última semana. Agentes de la Policía, parapolicías, paramilitares y antimotines llevaron a cabo la semana pasada en Masaya la llamada «Operación Limpieza», que consistió en derribar los bloqueos y eliminar cualquier rastro que recordara que el pueblo se declaró «territorio libre del dictador», en referencia al presidente Ortega. Por otra parte, el cardenal Brenes lamentó la decena de despidos de médicos y de enfermeros por atender a manifestantes en el marco de las protestas. «Pediatras, ortopedistas, oncólogos, gastroenterólogos, anestesiólogos, neumólogos, infectólogos, enfermeras, despedidos brutalmente acusados del terrorismo de salvar vidas en los hospitales. Terrorismo es quitarlos de sus puestos», ha reprochado el escritor y exvicepresidente Sergio Ramírez Mercado a través de su cuenta de Twitter. Nicaragua está sumergida en la crisis más sangrienta de su historia en tiempos de paz, y la más fuerte desde la década de los años 1980, también con Ortega como presidente. Entre 295 y 448 personas han muerto en más de tres meses de protesta, según organizaciones humanitarias. Las protestas contra Ortega comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción
29-07-2018 | Fuente: abc.es
La izquierda tiene miedo al nuevo presidente colombiano, Iván Duque. Su objetivo, incluso antes de que se confirmase su victorial el pasado 17 de junio, pero seguros ya de que era la voluntad inalterable del pueblo colombiano, era el de bloquearle políticamente antes de su posesión el próximo 7 de agosto. En estas páginas de ABC decíamos el 19 de junio que «el temor de muchos es que Santos aproveche estos casi dos meses que quedan hasta el traspaso del 7 de agosto para poner alguna última zancadilla a sus rivales políticos. Es difícil saber qué, pero no se puede descartar un uso pervertido de la justicia». Y ha ocurrido. El pasado martes, cuatro días después de tomar posesión de su curul como el senador con la mayor votación de la historia de Colombia, el presidente del partido de Duque, Álvaro Uribe, ha anunciado su renuncia por una indagatoria en su contra de la Corte Suprema de Justicia. Esa Corte de la que, tras dos mandatos, Santos ha hecho un traje a medida. A Uribe se le ha abierto un proceso bajo acusación de manipulación de testigos. Y en la legislación colombiana una causa de detención preventiva es la manipulación de pruebas. Uribe puede acabar en la cárcel en breve. El caso es como sigue: un tal Juan Guillermo Monsalve sostuvo hace tiempo que en la hacienda Las Guacharacas, que gestionaba su padre, Álvaro Uribe y su hermano Santiago se reunían para planear delitos. Este Monsalve es un delincuente con múltiples condenas y su propio padre lo ha desmentido. A Monsalve lo ha visitado en la cárcel hasta 21 veces Iván Cepeda, senador y portavoz del Movimiento de Víctimas de Crímenes del Estado. Después de las visitas de Cepeda varias personas dicen a Uribe que Monsalve está dispuesto a retractarse y, por tanto, hay que reunirse con él. Se designa a varios congresistas y abogados para que lo vean. A otros les dan otras razones para hacer la visita a la cárcel de La Picota. Al abogado de Uribe, Jaime Lombana, le piden que vaya a ver al delincuente Enrique Pardo Harche. Cuando se encuentra con él en la cárcel de La Picota, Pardo le ruega que se reúna con Monsalve. Lombana se niega, pero ya queda registrada su visita a la cárcel en la que está Monsalve. Algunos de los que fueron a ver a la cárcel a Monsalve u a otros presos tenían ya una imputación 48 horas después de haber visitado la cárcel. Algunos jueces los estaban esperando. Y, ¡oh, sorpresa! Monsalve tenía un aparato para grabar sus conversaciones, lo que la ley colombiana prohíbe tener en las cárceles. Según el senador -no uribista- Armando Benedetti, las conversaciones de Monsalve se graban con ayuda del MI6. ¿Quién dio la orden al Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, dependiente de la Policía nacional, para que permitiese a Monsalve tener una grabadora? El resultado de esto es que sólo a Uribe se le ha imputado por presionar a un testigo. Pero al senador Iván Cepeda, que se ha reunido con ese testigo veintiún veces, no se le ha acusado de nada. Porque el objetivo que tienen Santos y su Corte es bloquear la Presidencia de Duque desde su gestación. Al nuevo presidente no es que no le vayan a dar 100 días de cortesía. Lleva defendiéndose de innumerables ataques desde seis semanas antes de asumir el poder. Y su proyecto de reformar la Corte Suprema de Justicia está ya muerto. Después de este proceso contra Uribe ¿cómo va él a cambiar ni un ujier en la corte que persigue a su mentor?
29-07-2018 | Fuente: elpais.com
?Sabemos que hubo religiosos que destruyeron evidencias sobre abusos sexuales en Chile?
El principal encargado de perseguir estos delitos cometidos por sacerdotes en el país explica por primera vez su decisión de imputar al líder de la iglesia chilena. ?Vamos a hacer un juicio histórico", asegura
28-07-2018 | Fuente: elpais.com
Trabajo propone crear una fiscalía contra los delitos laborales
El plan de la Inspección por un trabajo digno comenzará a aplicarse a partir del 1 de agosto
27-07-2018 | Fuente: elpais.com
Juana Rivas, tras conocer la condena: ?Me encuentro mal, pero voy a seguir luchando?
La madre de Granada ha sido condenada a cinco años de cárcel y seis sin hijos por dos delitos de sustracción de menores
27-07-2018 | Fuente: abc.es
Lenín Moreno busca una «salida» para Assange con «la garantía de que su vida no corre peligro»
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, está buscando con el Gobierno británico una «salida» para el ciberactivista Julian Assange, que lleva seis años refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres, pero «conversando» para obtener «la garantía de que su vida no corre peligro». Así lo ha afirmado durante su participación en un desayuno informativo del Foro América, organizado por Europa Press y Estudio de Comunicación, durante una visita a Madrid de regreso de Reino Unido. Preguntado si ha tratado el caso de Assange a su paso por Londres, ha recalcado que hablan «permanentemente» con el Gobierno británico y con su embajadora en Ecuador, que es con quien debe resolver este asunto. «Con quien nunca he hablado es con el señor Assange», ha añadido. No obstante, el Gobierno ecuatoriano sí que está en contacto con los abogados del ciberactivista. Moreno ha alegado que permanecer mucho tiempo confinado también «viola los derechos humanos». El presidente de Ecuador ha hecho hincapié en que él «jamás» ha estado de acuerdo con las actividades de Assange, con «intervenir los correos privados de la gente para obtener información», aunque sea para «sacar a la luz actos indeseables de un gobierno sobre personas», porque para ello «hay otras formas legales». Así, ha recordado que la decisión de concederle asilo en la embajada ecuatoriana en Londres fue del gobierno anterior, el de Rafael Correa, porque consideró que «corría peligro su vida». Assange se refugió porque Suecia le reclamaba por delitos sexuales, pero él temía que sería enviado a Estados Unidos -donde existe pena de muerte- para ser juzgado por las filtraciones que dieron origen a Wikileaks. Muy activo a favor de la independencia catalana Ahora, la causa en Suecia ha prescrito, pero Reino Unido ha advertido de que le detendrá por violar las condiciones de su libertad condicional, precisamente por haberse refugiado en la embajada hace seis años. Assange fue uno de los asuntos que marcaron la anterior visita de Moreno a España, el pasado diciembre. El fundador de Wikileaks tuvo un papel muy activo a favor del independentismo en Cataluña en otoño. El Gobierno español hizo varias gestiones con el ecuatoriano y en noviembre Quito le advirtió de que como asilado tenía la obligación de «no realizar declaraciones o actividades que pudieran afectar las relaciones internacionales del Ecuador». «Daniel Ortega se volvió loco por el poder» El presidente de Ecuador se refierió también a su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega, del que dijo que «se volvió loco» por el poder, en alusión a la crisis desatada en el país centroamericano por la represión de las protestas contra el líder sandinista, que han dejado casi 450 muertos en cien días, según la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos. «Al igual que (el expresidente uruguayo José) Mujica dice, se volvió loco», ha dicho Moreno sobre Ortega. A su juicio, «eso es lo que se genera en el momento en que una persona está demasiado en el poder». «Ya no se preocupa por el país, de su bienestar (..) Lo único que le obsesiona es el poder», ha apostillado. El mandatario latinoamericano ha comparado a Ortega, que suma quince años en el cargo, con el personaje de Golum en la saga literaria y cinematográfica del Señor de los Anillos. «Se vuelve siniestro», ha declarado. No obstante, ha subrayado que el presidente nicaragüense no es el único aferrado al puesto. «Hay muchos Gollum», ha afirmado, advirtiendo en contra de «la droga del poder»: «El poder es algo circunstancial que uno debe procurar que pase lo más pronto posible». Correa, «matón obsesionado con la reelección» Por otra parte, Moreno se ha declarado orgulloso de haber decepcionado a su antecesor en el cargo, Rafael Correa, a quien ha definido como un «matón» que estaba «obsesionado» con la reelección. «Si dice que le decepcioné, yo me alegro de haberle decepcionado», ha dicho Moreno en el Foro América. Moreno llegó al Palacio de Carondelet el 24 de mayo de 2017 con el apoyo de Correa, que le tuvo como vicepresidente durante gran parte de su mandato. Sin embargo, se fueron distanciando hasta reconocerse como rivales políticos. El ahora presidente ha confesado que no se dedicó a vigilar la labor de Correa porque «pensaba que las cosas iban bien», centrándose en los temas sociales que le había encargado impulsar. «Él dijo que dejaba una mesa servida y, no señor, se llevaron hasta la mesa», ha ilustrado.
1
...