Infortelecom

Noticias de defensa

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un campesino chino se pasa 41 años vigilando un refugio antiaéreo secreto
Como esos soldados japoneses que se pasaron décadas vigilando sus fortines en perdidas islas del Pacífico sin saber que la Segunda Guerra Mundial había terminado, un campesino chino ha estado 41 años custodiando un refugio antiaéreo secreto justo bajo su casa. A diferencia de los militares nipones, He Wenxun, quien ya tiene más de 80 años, no fue abandonado por su Ejército al término de ninguna contienda, pero sí olvidado por las autoridades que le ordenaron construir dicho búnker. Según publica el periódico «China Daily», ocurrió en 1975, durante los últimos compases de la trágica «Revolución Cultural que venía convulsionando a China desde 1966. Al final de aquella década de movilización ideológica de las masas y fervor comunista lanzada por Mao Zedong, en la que el país se hundió en el caos, las Fuerzas Armadas Populares le ordenaron a He Wenxun y otro centenar de milicianos excavar un refugio antiaéreo en el condado de Ceheng, en la remota provincia sureña de Guizhou. Como se trataba de una instalación secreta, ni siquiera se dibujaron planos del búnker ni se conservó ningún registro oficial, por lo que nadie se acordó del mismo cuando, en 1976, terminó la «Revolución Cultural» y todos los trabajadores que lo habían construido regresaron a sus hogares. Todos menos He Wenxun, a quien se le ordenó vigilarlo en secreto y mantenerlo siempre preparado desde la casa que se levantó junto encima del refugio. Y así ha ocurrido hasta hoy, cuando, ya anciano, ha decidido desvelar su existencia a las autoridades locales temeroso de no poder seguir cumpliendo con su misión debido a su delicado estado de salud. Tras su revelación, la sorpresa ha sido total en su pueblo, donde el Gobierno local no tenía constancia de dicho búnker, cuya existencia era desconocida incluso para la familia de He Wenxun. «Ahora sabemos por fin por qué se negaba a mudarse. Quería quedarse junto al refugio», ha explicado al «China Daily» su hijo. Por su parte, Ren Bo, del Departamento de las Fuerzas Armadas Populares, ha reconocido que toda la información sobre el búnker se perdió durante los tumultuosos años de la ?Revolución Cultural?. Conmovidas por la lealtad de He Wenxun, que se ha mantenido inquebrantable durante más de cuatro décadas, las autoridades militares han condecorado al anciano, quien ya puede descansar tras haber desempeñado su cometido. Tras ser relevado por fin de sus obligaciones, la Oficina de la Defensa Aérea Civil se hará cargo de este refugio, que se encuentra en óptimas condiciones. Misión cumplida para He Wenxun.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El jefe de Inteligencia de EE.UU. mostrará pruebas de la injerencia rusa
El director de la Inteligencia Nacional (DNI) de EE.UU., James Clapper, reafirmó hoy que Rusia llevó a cabo ciberataques para tratar de interferir en las elecciones presidenciales de noviembre y adelantó que la semana próxima se publicará un documento con información desclasificada al respecto. Clapper compareció en una audiencia en el Comité de Servicios Armados del Senado sobre esos ciberataques atribuidos a Rusia y cuyo objetivo fue, según la inteligencia estadounidense, ayudar al republicano Donald Trump a ganar las elecciones presidenciales. Rusia ha negado su implicación y Trump, ahora presidente electo, también ha puesto en duda las conclusiones de las agencia de espionaje de EE.UU. Según subrayó Clapper durante la audiencia, la comunidad de inteligencia sostiene ahora «con mayor firmeza» que en octubre, cuando divulgó sus primeras conclusiones al respecto, que Rusia quiso interferir en las elecciones no solo con ciberataques, sino con una estrategia «multifacética» que incluyó también propaganda y desinformación. El jefe de la DNI no entró a valorar si la injerencia rusa influyó en el resultado de las elecciones, ganadas por Trump frente a su rival demócrata, Hillary Clinton, y tampoco dijo si las acciones rusas fueron un «acto de guerra» al ser preguntado por los senadores. Rusia, «una amenaza importante» Clapper, el subsecretario de Defensa para Inteligencia, Marcel Lettre, y el director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Mike Rogers, entregaron una declaración conjunta al comité en la que afirman que Rusia es un «actor cibernético» que representa una «amenaza importante» para el Gobierno y la infraestructura militar, diplomática y comercial de Estados Unidos. «Evaluamos que solo funcionarios del más alto rango en Rusia pudieron haber autorizado los recientes robos y revelaciones centrados en la elección (en EE.UU.)», aseguran en la declaración. El Gobierno del presidente saliente de EE.UU., el demócrata Barack Obama, impuso la semana pasada sanciones diplomáticas y económicas a Rusia en represalia por los ciberataques. Obama recibirá hoy un informe clasificado de inteligencia sobre esos ciberataques mientras Trump se reunirá mañana viernes con los responsables de la CIA, el FBI y la DNI para conocer detalles sobre el espionaje ruso. Según publicó ayer el diario «The Wall Street Journal», Trump, quien asumirá la Presidencia de EE.UU. el 20 de enero, tiene intención de reformar los servicios secretos del país ante la creencia de que algunas agencias están sobredimensionadas o politizadas. . .
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Japón sale en defensa de Toyota tras la amenaza de Trump
El Gobierno japonés ha mostrado su apoyo a Toyota Motor y la creación de empleo del fabricante en EE.UU. después de que el presidente electo Donald Trump amenazase con imponerle aranceles aduaneros si sigue adelante con su nueva planta en México. «Toyota ha estado intentando ser un buen ciudadano corporativo para los Estados Unidos», ha dicho el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Kyodo. El ministro japonés de Economía, Comercio e Industria, Hiroshige Seko, ha destacado, por su parte, el aporte laboral de las empresas niponas del sector automotor en la primera economía del mundo. «Los fabricantes de vehículos japoneses están haciendo importantes contribuciones en términos de puestos de trabajo en Estados Unidos. Es importante que sus esfuerzos y resultados se reconozcan ampliamente», ha recalcado Seko. «Es una cuestión de una empresa privada, pero el Gobierno está dispuesto a apoyarla», ha sentenciado el titular de Economía. Conflicto por México Toyota empezó a construir el pasado noviembre una nueva planta en Guanajuato, México, donde debería producir a partir de 2019 hasta 200.000 unidades al año del modelo Corolla, el segundo de más ventas en EE.UU. en el segmento de berlinas compactas, y que actualmente se produce en plantas de Misisipi (EE.UU.) y Cambridge (Canadá). «(..) ¡DE NINGUNA MANERA! Construya la planta en EE.UU. o pague un gran arancel aduanero», reza el texto del entrante mandatario, difundido a través de su cuenta de la red social Twitter el jueves. Toyota Motor said will build a new plant in Baja, Mexico, to build Corolla cars for U.S. NO WAY! Build plant in U.S. or pay big border tax.? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 5 de enero de 2017Toyota se aventuró a asegurar en un comunicado que «los volúmenes de producción o el empleo en Estados Unidos no se reducirán» debido al establecimiento de la planta (anunciada en abril de 2015) y que espera «colaborar con la administración Trump para servir los mejores intereses de los consumidores y el sector del automóvil». El ultimátum de Trump a Toyota se produce después de que el martes amenazara a General Motors con aranceles si mantiene la producción en México del compacto Chevrolet Cruze Hatch que luego es exportado en pequeñas cantidades a Estados Unidos. Ford anunció el mismo día que cancelará una inversión de 1.600 millones de dólares en México tras claudicar a las presiones del presidente electo.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Maduro nombra vicepresidente a un duro, conectado con el narco y Hizbolá
Nicolás Maduro ha nombrado vicepresidente de Venezuela a Tareck el Aissami, uno de los dirigentes más duros del chavismo, investigado en Estados Unidos por sus conexiones con el narcotráfico y con el extremismo del partido y milicia chií Hizbolá. Tras ganar tiempo durante el último trimestre mediante el presunto diálogo con la oposición, para así superar el crítico listón de 2016, Maduro procede ahora a un mayor enroque. El símbolo más elocuente es la sustitución del vicepresidente ejecutivo Aristóbulo Istúriz, un veterano nombrado en 2016 por su imagen en teoría más dialogante, por El Aissami, de 42 años, cuya radicalidad venía provocando recelos incluso en algunos sectores del chavismo. El cambio sitúa a El Aissami como número dos del Gobierno, restando poder a Diosdado Cabello, quien, aunque fuera del Ejecutivo, se venía considerando como el segundo hombre fuerte del chavismo. Con este nombramiento, El Aissami se coloca en excelente posición para la sucesión de Maduro Con este nombramiento, el exministro de Justicia e Interior y hasta ahora gobernador de Aragua se coloca en excelente posición para la sucesión de Maduro en el caso de que en el chavismo se produjera un relevo. Si debido a la crisis económica y humanitaria de Venezuela, Maduro se viera forzado a dejar el poder, su vicepresidente le sustituiría hasta las elecciones presidenciales de finales de 2018. Este cambio forma parte de la remodelación del Gobierno ?amplia pero sin tocar los puestos claves de Defensa e Interior? anunciada por Maduro desde el caraqueño Cuartel de la Montaña, donde se encuentra el mausoleo de Hugo Chávez. Maduro ha esperado para nombrar a El Aissami hasta que, con el fin de 2016, ha concluido la posibilidad de convocatoria de un referéndum revocatorio que, de perderlo como indicaban todas las encuestas, habría supuesto su salida y la celebración inmediata de elecciones. La oposición había buscado esa solución, pero el Gobierno utilizó al Tribunal Supremo y al Consejo Nacional Electoral, órganos que domina, para boicotear el proceso, contraviniendo la Constitución. Ahora el chavismo tiene asegurado seguir en el poder hasta las elecciones de 2018. «Le he dicho: métete de noche y de día a trabajar por la seguridad del pueblo, contra los criminales, a depurar las policías regionales y nacionales, a la lucha contra los terroristas de extrema derecha», dijo Maduro en una de sus largas intervenciones ante la pantalla, refiriéndose al nombramiento de El Aissami, hijo de inmigrantes drusos procedentes del Líbano. Esas palabras de advertencia, dirigidas a los dirigentes de la oposición ?«terroristas, cuídense, vamos a por ustedes»? parecen anunciar un recrudecimiento de la represión. En su labor, El Aissami tendrá a su mando el Sebin, a la vez servicio de inteligencia y policía política. Incondicionales Al nuevo Gobierno se incorpora también A dán Chávez, hermano del difunto presidente, e igualmente investigado en EE.UU. por su presunta relación con el narcotráfico. El hasta ahora gobernador de Barinas será titular de Cultura. En el Gabinete siguen, cambiando de cartera, Elías Jaua y Erika Farías, otros dos dirigentes que, como Adán Chávez, son especialmente cercanos a Cuba. Con ellos y con El Aissami ?quien a su vez arrastra al Gobierno a gente de su grupo, como Ramón Lobo, que estará al frente un unificado Ministerio de Economía y Finanzas? Maduro se rodea de incondicionales. Los perfiles de El Aissami y Adán Chávez contribuyen a reforzar la visibilidad de la condición de Venezuela como narcoestado Los perfiles de El Aissami y Adán Chávez contribuyen a reforzar la visibilidad de la condición de Venezuela como narcoestado. Ya el ministro de Interior, el general Néstor Reverol, ha sido acusado formalmente por la Fiscalía estadounidense por haber tomado parte en operaciones de tráfico de droga. Las investigaciones apuntan a que el 90% de la cocaína de Colombia pasa a través de Venezuela, entregada en su mayoría por las FARC y gestionada en suelo venezolano por altos mandos chavistas (la última condena es la de dos sobrinos de Maduro, juzgados en Nueva York). En las revelaciones adelantadas por ABC y después publicadas en el libro «Bumerán Chávez», Leamsy Salazar, que fue escolta de Hugo Chávez y Diosdado Cabello, menciona a El Aissami como alguien implicado directamente en las operaciones del llamado Cartel de los Soles, que celebró una reunión en 2013 en Puerto Ordaz, convocada para abordar operaciones de narcotráfico, a la que Adán Chávez llegó con dos colombianos de las FARC y El Aissami lo hizo con dos miembros de Hizbolá. Uno de ellos era Ghazi Nassereddine, un libanés-venezolano que fue número dos en la embajada de Venezuela en Siria y pieza de enlace en la estrecha relación entre Hizbolá y el Gobierno de Caracas. Según investigaciones de EE.UU., El Aissami ha ejercido de principal conexión entre la cúpula chavista y ese grupo, catalogado como terrorista por EE.UU. y la UE. El Aissami y Nassereddine (este último incluido por el FBI en su lista de personas más buscadas) fueron señalados por fiscales estadounidenses como los principales interlocutores del régimen chavista con Hizbolá. Al primero se le atribuía, como ministro de Justica e Interior entre 2008 y 2012, la entrega de pasaportes a activistas de esa organización; al segundo, la recolección de fondos para la financiación de operaciones terroristas. Chávez y Hizbolá Esa relación fue impulsada por Hugo Chávez y oficializada internamente en una entrevista secreta mantenida en 2007 en Damasco por Maduro, entonces canciller, y el secretario general de Hizbolá, Hassan Nasralá. Por otra parte, uno de los claros damnificados de la remodelación gubernamental obrada por Maduro es Eulogio del Pino, que sigue como presidente de la petrolera estatal, Pdvsa, pero deja de ser ministro de Petróleo, cargos que había aunado. Del Pino ha sido cuestionado internamente por haber captado poco interés internacional para la renegociación de la deuda de la compañía nacional, en un año en el que el Gobierno se ha visto ahogado financieramente. Como nuevo ministro de Petróleo fue nombrado Nelson Martínez, expresidente de Citgo, la filial que Pdvsa tiene en Estados Unidos y cuya venta Maduro no se anima a materializar ante el descenso de su valor en el mercado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Rusia inicia el repliegue de sus fuerzas en Siria
Rusia comenzó hoy la reducción de su presencia militar en Siria con la retirada de su único portaaviones, el "Almirante Kuznetsov", y el crucero nuclear "Pedro el Grande", desplegados en el Mediterráneo oriental. «En línea con la decisión del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Vladímir Putin, el Ministerio de Defensa procede a reducir su contingente militar en Siria», anunció el general Valeri Guerásimov, jefe del Estado Mayor ruso. El escuadrón naval ruso encabezado por el «Almirante Kuznetsov" iniciará hoy mismo la travesía de retorno a su base en el puerto de Severomorsk (mar de Bárents). Putin ordenó el repliegue de parte de sus tropas estacionadas en la zona al anunciar el pasado 29 de diciembre el acuerdo de alto el fuego entre el régimen de Bachar al Asad y la oposición armada siria. «El apoyo brindado por las Fuerzas Aéreas de Rusia ha jugado un papel fundamental en las victorias que allanaron el camino para el acuerdo de cese de las hostilidades», dijo hoy el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Siria, Ali Abdullah Ayub, en un mensaje de agradecimiento. Además, agregó, la aviación rusa "creó las condiciones necesarias para el inicio de un proceso político de arreglo de la crisis en Siria". La liberación de la segunda ciudad siria, Alepo, por parte de las fuerzas gubernamentales con ayuda de la aviación rusa y las milicias iraníes propició la decisión del Kremlin de retirar parte las tropas rusas. El jefe del Kremlin ya había ordenado el repliegue del grueso de las tropas en febrero de 2016 tras el inicio de la primera contraofensiva de las fuerzas leales a Asad contra las posiciones del Estado Islámico (EI). La llegada a la zona en octubre del vetusto "Almirante Kuznetsov", el buque insignia de la Armada rusa pero que nunca había visto combate en su cuarto de siglo de vida, causó en su momento un gran revuelo debido a la negativa de los países de la OTAN a dejarle repostar en sus puertos. Su escuadrilla de cazas MiG-29 y Su-33 participó en la campaña antiterrorista rusa al atacar las posiciones del EI y el Frente de Conquista del Levante (antiguo Al Nusra). Rusia ha admitido la existencia de violaciones del alto el fuego que entró en vigor el 30 de diciembre en Siria, pero ha destacado que éstas se han ido reduciendo gradualmente según aumentaba la confianza entre los bandos en conflicto. «El proceso de reconciliación en Siria avanza sin interrupciones en consonancia con los acuerdos alcanzados», informó el Centro de Reconciliación Ruso en Siria, que recuerda que más de un millar de localidades sirias han renunciado ya a la lucha armada.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Trump se ríe de Schwarzenegger
Donald Trump tiene memoria y no duda de vengarse o, incluso de reírse, de sus enemigos. Su última victima ha sido el actor Arnold Schwarzenegger, que reemplazó al magnate como protagonista del reality «El Aprendíz» en su última edición. Sin embargo, la sustitución no ha conseguido el resultado esperado y la audiencia ha comenzado a bajar de forma estrepitosa. Hecho que Trump ha aprovechado para alegarse del fracaso de su sustituto y recordarle su simpatía por la candidatura a las presidenciales de Hillary Clinton. «Wow, la audiencia disminuyó y Schwarzenegger se siente agobiado (o destruido) en comparación con la máquina de audiencia de DJT (Trump). Demasiado para ser una estrella de cine. Y eso que sólo se comparó su temporada 1 con la 14 mía? compárenla con mi primera. Pero a quién le importa, si apoyó a Kasich y a Hillary». Wow, the ratings are in and Arnold Schwarzenegger got "swamped" (or destroyed) by comparison to the ratings machine, DJT. So much for..? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 6 de enero de 2017being a movie star-and that was season 1 compared to season 14. Now compare him to my season 1. But who cares, he supported Kasich & Hillary? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 6 de enero de 2017La audiencia de Schwarzenegger en su primer programa al frente de «El aprendiz» fue de 4,9 millones frente a los 6,5 con los que Trump cerró su último capítulo, hace ya dos años. Los 11 años del magnate al frente de «The Apprentice» y «Celebrity Apprentice» convirtieron en un personaje muy famoso al presidente electo de Estados Unidos. Más de 20 millones de estadounidenses siguieron de forma regular sus primeras temporadas, aunque en 2015 la audiencia cayó a unos seis millones. Schwarzenegger se fijó como gran objetivo adoptar un estilo absolutamente diferente al del magnate. Por ejemplo, el exgobernador de California utiliza como «muletilla» el "You're terminated!" ('¡Estás terminado!'), en alusión a «Terminator», en vez de "You're fired!" ('¡Estás despedido!'). El actor, del mismo partido que Trump, anunció días antes de las elecciones presidenciales que no votaría por Trump, siendo la primer vez en 30 años que no apoyaría al candidato republicano a la Casa Blanca. «Por primera vez desde que me hice ciudadano en 1983, no votaré al candidato republicano para presidente. He sido un orgulloso republicano desde que me mudé a los Estados Unidos, en 1968, y escuché las palabras de Nixon sobre ayudar al gobierno, el libre comercio y la defensa de nuestra libertad con una fuerte milicia. Ese día me uní al partido de Abraham Lincoln, Teddy Roosevelt y Ronald Reagan. Pero así como me siento orgulloso de llamarme republicano, hay una etiqueta que sostengo sobre todo lo demás: americano».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Reichstag, la huella de la historia democrática de Alemania
Tres veces golpeó el káiser Guillermo I los cimientos del Reichstag en la ceremonia de inauguración de sus obras, el 9 de junio de 1884, y cuenta la leyenda berlinesa que la herramienta se le hizo añicos en las manos al tercer impacto. Al káiser no le gustaba el proyecto de Paul Wallot para el Parlamento y había dado el visto bueno de mala gana a una cúpula más grande que la del Palacio Real y que intuía como una amenaza a la monarquía. En 1894, tras diez años de trabajos de construcción, su nieto Guillermo II, montó en cólera por lo que él consideraba el ?súmmum del mal gusto?. Denominó en público el edificio del parlamento ?Reichsaffenhaus?, que significa casa de los monos del imperio, y prohibió la inscripción de ?Dem Deutschen Volke? (?al pueblo alemán?), que no ocuparía el frontispicio hasta 1916, y desautorizó la cúpula de metal y cristal calculada por el ingeniero civil Hermann Zimmermann. Esta antipatía de la familia imperial hacia el Reichstag no era infundada. El 9 de noviembre de 1918, el diputado Philipp Scheidemann proclamó allí la república y dio inicio con ello una época convulsa que dejaría inconfundibles cicatrices tanto en el edificio como en el alma de Alemania. El 27 de febrero de 1933, un incendio devastador destruyó la sede del Parlamento alemán. El joven holandés Marinus van der Lubbe fue identificado como culpable y detenido, pero los hechos no quedaron nunca del todo aclarados y Hitler aprovechó la confusión para culpar del incendio a sus enemigos políticos y desencadenar una cruel y sistemática persecución. Declaró el estado de emergencia e inició una violenta campaña de represión contra socialdemócratas y comunistas. Poco después, el presidente de la República, Hindenburg, sancionó a solicitud de Hitler de una ley ?para la defensa del pueblo y del estado? por la que quedaron suspendidas las libertades políticas. Era el prólogo del III Reich. Todavía hoy impresionan las fotografías del discurso de Hitler en la tribuna del Reichstag, el 1 de septiembre de 1939, con la cruz gamada al fondo y justificando la invasión a Polonia con la que daría inicio la II Guerra Mundial. "Desde hace años estamos sufriendo bajo la presión de un problema que nos planteó el Dictado de Versalles, y que con su degeneración y sus consecuencias, ha llegado a sernos insoportable. Danzig ha sido y es una ciudad alemana. El Corredor ha sido y es alemán. Danzig fue separada de nosotros. Los polacos se anexionaron el Corredor. Como en todas las regiones alemanas del Este, los habitantes del Corredor han sido maltratados de manera intolerable. En 1919 y 1920, más de un millón de hombres con sangre alemana tuvieron que abandonar su patria. Como siempre, intenté obtener una modificación de este intolerable estado de cosas por medio de proposiciones de revisión pacífica. Es una mentira, cuando en el extranjero se declara que nosotros nos servimos sólo de presiones para obtener nuestras reivindicaciones. En los quince años que precedieron al advenimiento del Nacionalsocialismo al Poder, se habría tenido ocasión de provocar revisiones por procedimientos de libre conciliación. Pero, no se hizo nada", fueron sus argumentos. Solo tras 60 millones de muertes y después de que el Ejército Rojo difundiera la mítica fotografía de sus soldados clavando la bandera en el Reichstag, pudo darse por terminada la guerra. Los bombardeos aliados dejaron seriamente dañado el edificio y la partición de la ciudad lo abandonó directamente junto al Muro de Berlín, en la denominada ?área de la muerte?, una zona militarizada e intransitable, mientras la actividad parlamentaria de la República Federal alemana se trasladaba a Bonn. Las autoridades se limitaron a dinamitar los restos de la cúpula en 1954 para evitar derrumbes y desgracias, y a apuntalar y techar para que la lluvia y la nieve no terminasen en ruina completa. En 1961 y 1971, el arquitecto Paul Baumgarten dirigió dignamente unos trabajos de conservación que, sin embargo, solamente podrían ser retomados tras la reunificación. Si hay una imagen que los alemanes asocian de corazón al Reichstag y que les ha permitido reconciliarse con él, esa es la del canciller Helmut Kohl, llorando ante una multitud en la celebración, el 3 de octubre de 1990, de la reunificación de Alemania. De inmediato la Cámara Baja decidió volver a utilizar el edificio como sede del Parlamento y se abrió el concurso público para su definitiva restauración, un caramelo para los 80 equipos arquitectónicos que se presentaron, debido al carácter simbólico del edificio. Este es el momento en el que el talento español dejó, aunque indirectamente, su sello en la magnificencia del Reichstag. La cúpula en cuestión tiene un diámetro de cuarenta metros, una altura de veintitrés metros y medio y un peso de ochocientas toneladas soportadas por doce columnas de hormigón armado. El caparazón está compuesto por veinticuatro perfiles de acero a intervalos de quince grados y cubierto por más de tres mil metros cuadrados de cristal. En su interior, un cono invertido que parte desde la base, culmina en un círculo de dos metros y medio que corona la sala de plenos, dotándola de luz natural indirecta. El aire usado es canalizado por dentro del embudo y expulsado al exterior por medio de una abertura en lo alto de la cúpula. El sistema de calefacción y suministro energético del edificio es una combinación de energía solar, utilización de reservas de agua para calentar o enfriar el edificio y de ventilación mecánica, de forma que es autosuficiente en un 82% e incluso suple de energía a otros edificios públicos vecinos, convirtiéndose en un ejemplo de arquitectura sostenible. Desde 1999, el edificio vuelve a ser sede de la Cámara Baja del Parlamento alemán y hoy en día es el segundo edificio más visitado de Alemania, solo por detrás de la Catedral de Colonia. Fue icono mundial en 1995, cuando el artista Christo y su esposa Jeanne-Claude realizaron la obra ?Wrapped Reichstag?, que consistió en envolver el todo el edificio con una gigantesca tela plateada durante dos semanas. Y en sus pasillos ha hecho historia de la República federal de Alemania uno de los ujieres que, vestidos de frac, se encargan del estricto protocolo de la sala de plenos. Hijo de murcianos que emigraron a Alemania en 1967, cuando él tenía solo tres años, fue el primer no alemán en acceder al estatus de funcionario del Estado en 1997 y desempeña su labor desde entonces en el Reichstag. Su nombre es José Cases, pero la comunidad española en Berlín lo conoce como ?Pepito Bundestag?.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Obama deja su papel institucional y pretende liderar el frente anti-Trump
Nada es igual desde el 8 de noviembre. El inesperado nuevo orden surgido de las urnas, que en doce días situará en la Casa Blanca al primer presidente «outsider», populista y antiestablishment de Estados Unidos, ha volteado la realidad política norteamericana. De la creciente polarización se pasó a la incertidumbre. Y la incertidumbre está derivando en un choque bipartidista sin precedentes. Tripartidista, si contamos con que el presidente entrante tiende a representarse a sí mismo. El desalojo de activistas del Congreso el pasado jueves, durante la ratificación formal de Donald John Trump como nuevo inquilino de la Casa Blanca, era la viva imagen de la radicalización del hasta ahora ejemplar modelo de transición estadounidense. Barack Obama, que se estrenó en 2009 como primer presidente negro, a lomos de una desbordante ola de ilusión, y que siempre mostró un ejemplar sentido del cargo que ocupa, concluye su mandato deslizándose por la peligrosa pendiente de la política embarrada y la mediocridad, a la altura del Partido Demócrata con menos poder en décadas. El presidente saliente parece dispuesto a todo con tal de defender su legado. Su utilización de los servicios secretos como arma arrojadiza contra su sucesor, en torno al espionaje ruso en la campaña, y su ruidosa defensa del sistema de cobertura sanitaria, el llamado Obamacare, auguran la madre de todas las batallas para combatir a Trump. Y él está dispuesto a liderarla. El ambiente no puede ser más agrio. Mientras los operarios apuran su trabajo en torno a la Casa Blanca y el Mall washingtoniano para que la toma de posesión de Trump, el llamado acto de inauguración, el próximo día 20, no pierda brillantez, los anuncios de múltiples protestas contra el protagonista de la nueva etapa extienden su amenaza. Dentro de las sedes institucionales, la labor política no contribuye sino a engordar la excitación. El presidente Obama, a quien la derrota de Hillary Clinton ha cambiado el paso de los planes de una cómoda sucesión, se aferra ahora a su obra con uñas y dientes. Su presencia esta semana en el Congreso para defender el modelo de cobertura sanitaria, en una inédita e inesperada irrupción del jefe del ejecutivo en la sede del poder legislativo, que en Estados Unidos resulta menos estética, ha sido una declaración de intenciones. Obama baja al barro La pretensión republicana de desmontar su modelo de cobertura, junto a gran parte de su herencia, ha destapado al Obama partidista, al presidente que baja del pedestal para romperse la cara en la arena política. Con una virulencia que había mostrado en pocas ocasiones, el promotor del Obamacare ha tildado a los republicanos de «irresponsables» y «temerarios» por querer desmontar un sistema que ha extendido la cobertura estos últimos años a veinte millones de norteamericanos. En una entrevista en el digital Vox, les advirtió del «mal servicio» que están a punto de realizar a Estados Unidos. Lejos de encerrarse en las alejadas labores de la fundación que llevará su nombre, una tradición que siguen todos los mandatarios estadounidenses para poder dar continuidad a su obra, el presidente saliente ya ha mostrado su intención de seguir en la política para combatir la de su sucesor. El prometedor primer encuentro de ambos en el Despacho Oval, para que el traspaso fuera «tan ejemplar» como el que George W. Bush protagonizó con él, en palabras del propio Obama, se desvanece hoy como pura ilusión. Como entra en crisis su proclama de que el presidente «está muy limitado para cambiar cosas». Fenómeno nuevo En una simulación de declaración de guerra, tras una insólita elección pero que el propio Obama reconoció legítima, el presidente saliente está poniendo toda la carne en el asador. Empeñado en demostrar a la opinión pública que Trump se sentará en el Despacho Oval por culpa del espionaje ruso, frente a la idea de una mala campaña, aprovecha el último servicio de los actuales responsables de la Inteligencia estadounidense, que, después de semanas de dudas y discrepancias internas, acaban de presentar un informe concluyente. Según el documento, Putin ordenó una campaña de desestabilización, incluidos (pero no sólo) hackeos al Partido Demócrata, para «ayudar» a Trump y «denigrar» a Hillary Clinton. Aunque el informe asume que no hay pruebas sólidas de que la operación de Moscú torciera la elección, como contraargumenta el magnate. Sea como fuere, la investigación recopilada por la Inteligencia norteamericana puede servir de consuelo para la derrotada candidata, incluso para desgastar la relación entre el nuevo presidente y el Partido Republicano, que respaldó las medidas de represalia de Obama contra Putin, pero está menos claro que sirva para reforzar el prestigio de Estados Unidos como país. Y menos el de sus servicios secretos, cuya imagen se debilita a medida que la pretendida eficacia del presidente ruso gana enteros. Con una agresividad que el presidente saliente no había mostrado durante ocho años de gobierno, y menos como comandante en jefe, Obama pone en riesgo su prestigio y el 56% de popularidad que atesora antes de abandonar la Casa Blanca, según la última encuesta de Gallup. Su giro político ya es valorado por los expertos como un fenómeno novedoso en la política reciente. Cody Foster, historiador de la Universidad de Kentucky y uno de los más reconocidos estudiosos de las vidas de los exmandatarios estadounidenses, apunta que Obama «va a ser más crítico que los últimos presidentes» y que será combativo en su labor contra el presidente entrante. Y lo precisa en las formas: «Yo creo que va a buscar la manera de ser anti-Trump sin que parezca que es anti-Trump». Aunque Foster no augura a un Obama «tan peliagudo» con su sucesor como Jimmy Carter, reconoce que el presidente saliente «va a estar muy pendiente de cada iniciativa, cada veto, cada palabra, que su partido pueda utilizar para contrarrestar al nuevo presidente». En otras palabras, un líder de la oposición en la sombra, sin cargo ni responsabilidad concreta. Su convicción de ser vigilante con la nueva Administración, para «evitar que los progresos hechos estos años no se deshagan con Trump», ha llevado a Obama a diseñar una dura oposición en el Congreso, donde los demócratas están dispuestos a bloquear las principales iniciativas republicanas llamadas a desmontar su legado.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
May, primer líder europeo que visitará al presidente Trump
El primer movimiento diplomático de la Administración Trump con la Unión Europea apunta al Reino Unido. En su medio de comunicación habitual, su cuenta de Twitter, el todavía presidente electo desveló que en primavera recibirá en la Casa Blanca a la primera ministra Theresa May. Aunque Donald Trump aún no ha tomado posesión (lo hará el próximo día 20 de enero) y su equipo está pendiente de recibir la ratificación del Senado, previsiblemente esta misma semana, el futuro secretario de Estado, Rex Tillerson, trabaja ya en la sombra en un futuro calendario de relaciones exteriores. No es sorprendente que el nuevo presidente de Estados Unidos mantenga al Reino Unido como «aliado» prioritario, como reafirma en su tuit, aunque la pasada elección presidencial y las semanas posteriores habían levantado un obstáculo, en la persona del nacionalista inglés Nigel Farage, estrecho colaborador del victorioso magnate y enemigo político de la primera ministra Theresa May. Además, el considerado impulsor del Brexit, la salida de la Unión Europea aprobada en referéndum que las autoridades británicas han empezado a negociar con Bruselas, había fortalecido su imagen con el presidente electo de Estados Unidos como núcleo del movimiento populista que amenaza al mundo. Pero la política acaba devolviendo las aguas a su cauce, incluso si el actor protagonista de la película es el impredecible promotor neoyorquino. Su confirmación en la red social Twitter del futuro encuentro en Washington, acompañada del calificativo de «muy especial», viene precedida de algunos guiños recientes que habían contribuido a limar asperezas. Aunque Theresa May se reafirmó en sus declaraciones críticas hacia el futuro inquilino de la Casa Blanca por su trato a las mujeres durante la campaña, declaró a los medios que ya le había «perdonado». Apoyo a Israel Días antes, la primera ministra británica había respaldado las declaraciones de apoyo de Donald Trump a Israel y cuestionado el duro discurso del actual secretario de Estado, John Kerry, contra los asentamientos israelíes en su territorio ocupado de Cisjordania. La reacción de May contrastaba con la actuación británica previa a la votación de la resolución de Naciones Unidas que condenó a Israel por esta política, gracias a la abstención estadounidense, orquestada por Londres, según Tel Aviv. El giro de la Administración Obama rompió con la larga tradición norteamericana de veto a cualquier iniciativa contraria al país hebreo. El buen entendimiento de Donald Trump y la primera ministra británica contrasta sin embargo con la frialdad inicial de la relación entre el magnate y la canciller alemana, Angela Merkel, quien, al contrario que la premier británica, no le llamó para felicitarle por la victoria electoral y difundió un comunicado de defensa de los derechos humanos. Desde que Donald Trump se distanciara en campaña de los países europeos, una de las incógnitas es la relación con su futura Administración. El busto de Churchill El reciente anuncio del futuro presidente de Estados Unidos de que colocará en el Despacho Oval de la Casa Blanca el busto de Winston Churchill también ha allanado el camino con el Gobierno británico. Se trata de una estatua que regaló hace unos años el primer ministro Tony Blair al entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en pleno idilio político. La polémica saltó cuando su sucesor, Barack Obama, decidió sustituir la estatua por otra del histórico líder antisegregacionista Martin Luther King. El ahora presidente saliente ha reiterado en varias ocasiones que hay una estatua del célebre premier británico en sus estancias privadas, que ve «todos los días», y que «es un hombre que siempre le ha gustado». La discusión se reavivó hace unos meses cuando el actual ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, afirmó que la decisión de Obama de retirar el busto del Despacho Oval había sido «una afrenta a Gran Bretaña». El todavía presidente electo de Estados Unidos mantiene un estrecho vínculo personal con el Reino Unido, en concreto con Escocia, donde mantiene algunos negocios, como dos campos de golf con su respectivo hotel resort: el exclusivo Turnberry, que inauguró precisamente la víspera del referéndum del Brexit, cuando aprovechó también para apoyarlo, y el Aberdeen Shire.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La Administración Rodrigo Duterte continúa con su enroque político. Filipinas ha anunciado la intención de rubricar un memorando de entendimiento con Rusia para permitir la observación de sus ejercicios militares. El reclamo se produce apenas meses después de que Duterte amenazara con suspender las maniobras conjuntas entre Filipinas y Estados Unidos, realizadas anualmente y que tienen su origen en el Tratado de Defensa Mutua de 1951. «Si necesitamos su experiencia, entonces nos uniremos a los ejercicios, ese es el marco del memorando de entendimiento que va a ser firmado. Podría ser un ejercicio conjunto, pero inicialmente va a ser un intercambio de visitas», destacó el secretario de Defensa de Filipinas, Delfín Lorenzana, sobre el futuro acuerdo con Rusia. El presidente Duterte ya ha anunciado su intención de visitar tanto este país (en abril está previsto un viaje de Estado) como China, con el objetivo de abrir nuevas alianzas comerciales. De forma paralela, el mandatario ha asegurado que su relación con Estados Unidos se encuentra cercana a un punto «de no retorno». «Retirad vuestras inversiones, adelante», aseveró Duterte en septiembre, quien destacó entonces estar al límite de «cruzar el Rubicon» en sus relaciones con Estados Unidos. «Voy a abrirme al otro lado de la barrera ideológica: China, Rusia -venid», añadió. Precisamente, en mayo pasado, para conmemorar el cuarto de siglo de la ASEAN, una asociación de diez de las principales potencias del Sudeste Asiático (entre ellas, Filipinas), Rusia anunciaba una hoja de ruta con 57 proyectos tecnológicos con los países de esta organización. De momento, el nivel de trabajo entre ambos no es demasiado destacado (21.400 millones de dólares en 2015, menos del 1 por ciento del volumen de negocios total de la Asean). Sobre todo, cuando los principales socios económicos de la región, según datos del propio organismo, son China (comercio total en 2014 de 350.000 millones de dólares), Japón (246.000 millones), Estados Unidos (240.000 millones) y la Unión Europea (206.000 millones). Continúan los desencuentros con EE.UU. El pasado octubre, Duterte volvía a tensar la cuerda de las relaciones durante las maniobras militares conjuntas entre Filipinas y Estados Unidos. «El primero en golpear ha sido el Departamento de Estado, así que puedes irte al infierno, (Barack) Obama», aseguró Duterte en referencia a las críticas recibidas por su polémica guerra contra el narcotráfico. Entonces, el mandatario anunciaba que estos ejercicios, llevados a cabo en la isla norteña de Luzón y donde toman parte hasta dos millares de efectivos militares, pueden ser los últimos. La realización de las maniobras militares conjuntas (denominadas Balikatan, «hombro con hombro» en lengua tagalo) se fundamenta en el Tratado de Defensa Mutua de 1951, que invoca un apoyo común en caso de ataque por parte de un tercer Estado. «Esta es una alianza robusta y que beneficia a nuestros países», destacaba, ente sentido, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest. Poco después, Duterte descargaría sus iras contra Washington tras anunciar la suspensión de la venta prevista de 26.000 fusiles de asalto para su país. Entonces, el Departamento de Estado norteamericano confirmaba la marcha atrás en la operación, tras el rechazo público del senador Ben Cardin a la misma. Cardin es el principal miembro del partido demócrata en la comisión de relaciones exteriores del Senado. «Fíjense en estos monos, las 26.000 armas que queremos comprar no nos las quieren vender», aseguró Duterte, quien sugirió su disposición a adquirir los fusiles de China o Rusia.