Infortelecom

Noticias de daniel ortega

12-08-2018 | Fuente: elpais.com
El nuevo exilio de Carlos Mejía Godoy
El cantautor nicaragüense deja su país por considerar que su vida está en peligro para apoyar las manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega
31-07-2018 | Fuente: abc.es
Ortega reconoce 195 muertos y que los encapuchados armados son policías
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, afirmó que los encapuchados con armas que actúan en el marco de las protestas contra su Gobierno «son policías voluntarios», y que la cifra de muertos durante la crisis que estalló en abril asciende a 195, en una entrevista difundida este lunes por Euronews. «Aquí tenemos lo que se llama policía voluntaria», dijo Ortega en la entrevista, en la que repitió hasta en tres ocasiones que los enmascarados son «policías voluntarios», apenas una semana después de que había negado públicamente que esos grupos, denominados «parapolicías» o paramilitares, pertenecieran a su Gobierno. «El policía voluntario en operaciones especiales va enmascarado en tiempo normal. Incluso hay países en América Latina en que los jueces van enmascarados para que no les maten», sostuvo el presidente. Los encapuchados armados son señalados como los principales ejecutores de entre 295 y 448 muertos dejados por la crisis nicaragüense desde el 18 de abril, en protestas contra Ortega, lo cual negó el mandatario. «Son cifras que no son ciertas. Reales de estos enfrentamientos que se realizaron desde el 18 de abril, ya fue el enfrentamiento violento entre la oposición y el Gobierno, la policía y la población sandinista, da como resultado 195 fallecidos». Según el mandatario, los organismos de derechos humanos «juntan todos», tanto la gente fallecida en dichos enfrentamientos como el promedio de «dos (muertos) diarios» que ya tenía el país antes de la crisis, lo que daría «180 más». Ortega descartó convocar elecciones antes de 2021, fecha para la que están programadas, tal y como han recomendado diversos sectores de la población de Nicaragua y parte de la comunidad internacional. En su opinión, un adelanto electoral sentaría «un precedente» y haría que el país cayera «en la anarquía». A la pregunta sobre si gobierna una democracia, Ortega respondió que la suya es «una democracia, porque a fin de cuentas es el pueblo con su voto el que decide» y recordó que en Europa existe la reelección. Nicaragua atraviesa la crisis más sangrienta desde la década de 1980, también con Ortega como presidente. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por «asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias», lo que Ortega ha negado. Las protestas contra Ortega y su esposa, Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario.
30-07-2018 | Fuente: abc.es
Ortega vuelve a llamar «golpistas» a los obispos y quiere expulsarlos de la mesa de diálogo
El diálogo entre el Gobierno de Nicaragua y las fuerzas de oposición sigue bloqueado, después de que miles de personas se manifestaran en las calles de Managua a favor de la Iglesia y en contra del presidente Daniel Ortega, y persistiera, además, la violencia. El cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes ha expresado sus deseos de mantener vivo el diálogo, que se mantiene estancado tras el incremento de la represión estatal en el marco de las protestas antigubernamentales iniciadas el pasado 18 de abril. «Nosotros queremos mantener viva esa llamita»,ha afirmado Brenes, también arzobispo de Managua, tras oficiar una misa en la Catedral Metropolitana. El diálogo, cuyos mediadores y testigos son los obispos de la Conferencia Episcopal , se instaló a mediados de mayo, pero se ha desarrollado de forma intermitente y permanece suspendido desde el 25 de junio, su última sesión. Ortega ha calificado de «golpistas» a los obispos y ha considerado que son cómplices de las fuerzas internas y de los grupos internacionales que, a su juicio, actúan en Nicaragua para derrocarlo. El 7 de junio, la Conferencia Episcopal propuso a Ortega que adelantara a marzo de 2019 las elecciones fijadas para 2021 y que renunciara a presentarse a la reelección, pero el gobernante lo rechazó. Pese a esas acusaciones, el cardenal Brenes ha dicho que en los diálogos a menudo ocurren esos altibajos, y ha recordado la experiencia vivida en la década de los años 80 del pasado siglo, cuando Nicaragua estaba sumergida en una guerra civil y también era gobernada por Ortega. «A veces daba la impresión de que el diálogo se caía porque las partes se retiraban de la mesa, pero luego seguía hasta que se alcanzó un acuerdo» ha recordado. Continúa la violencia Este domingo al menos ocho personas, entre ellos un oficial, resultaron heridas en un enfrentamiento en la ciudad nicaragüense de Juigalpa entre civiles y agentes de la Policía Nacional. El enfrentamiento sucedió en el barrio Tamanes, municipio de Juigalpa, departamento de Chontales, (centro), a 139 kilómetros de Managua, cuando un grupo de civiles armados atacó a otro, lo que provocó la intervención de la Policía Nacional, según movimientos cívicos de ese lugar. Mientras, el Ministerio Público acusó a uno de los líderes del denominado «Movimiento 19 de Abril» de la ciudad de Masaya, Cristhian Fajardo, por los delitos de crimen organizado y terrorismo. La Fiscalía acusó, además, a Fajardo y a su esposa, María Adilia Peralta Cerrato, del delito de financiación del terrorismo y entorpecimiento de servicios públicos en perjuicio del Estado y la sociedad nicaragüense. En Masaya, 28 kilómetros al sureste de Managua, diez personas fueron liberadas con la mediación del alcalde sandinista, Orlando Noguera, con lo que suman 140 en la última semana. Agentes de la Policía, parapolicías, paramilitares y antimotines llevaron a cabo la semana pasada en Masaya la llamada «Operación Limpieza», que consistió en derribar los bloqueos y eliminar cualquier rastro que recordara que el pueblo se declaró «territorio libre del dictador», en referencia al presidente Ortega. Por otra parte, el cardenal Brenes lamentó la decena de despidos de médicos y de enfermeros por atender a manifestantes en el marco de las protestas. «Pediatras, ortopedistas, oncólogos, gastroenterólogos, anestesiólogos, neumólogos, infectólogos, enfermeras, despedidos brutalmente acusados del terrorismo de salvar vidas en los hospitales. Terrorismo es quitarlos de sus puestos», ha reprochado el escritor y exvicepresidente Sergio Ramírez Mercado a través de su cuenta de Twitter. Nicaragua está sumergida en la crisis más sangrienta de su historia en tiempos de paz, y la más fuerte desde la década de los años 1980, también con Ortega como presidente. Entre 295 y 448 personas han muerto en más de tres meses de protesta, según organizaciones humanitarias. Las protestas contra Ortega comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción
29-07-2018 | Fuente: elpais.com
El fin posible de Daniel Ortega
Conocido por su pragmatismo, no se puede descartar que el presidente nicaragüense se esté preparando para una negociación
28-07-2018 | Fuente: abc.es
El sandinismo histórico le da la espalda a Ortega
Daniel Ortega y esposa, la vicepresdiente Rosario Murillo, parecen vivir en otra realidad muy diferente a la que transmiten las imágenes, los testimonios y los 450 muertos como consecuencia de las protestas iniciadas hace más de 100 días contra el gobierno nicaragüense. Mientras Murillo proclamaba este viernes una «gran victoria» y la vuelta a la normalidad en el país ?tras «tres meses de terrorismo golpista, el pueblo de Nicaragua quiere paz»?, siguen las manifestaciones. A ellas se suma ahora el rechazo declarado de algunos miembros del sandinismo más histórico contra la gestión que ha hecho Ortega de la crisis. «El principal responsable de la situación que estamos viviendo es el Estado de Nicaragua, y este tiene un gobierno que debió haber tomado todas las medidas para no llegar a estos niveles de sangría que el pueblo está sufriendo», declaró este viernes Humberto Ortega, hermano del presidente nicaragüense, a la cadena de televisión CNN. El exjefe del Ejército de Nicaragua, entre 1979 y 1995, que luchó junto a su hermano para derrocar la dictadura de Somoza, además de pedir que dejasen de operar los grupos paramilitares criticó el despido de 40 trabajadores sanitarios ?médicos, enfermeras? por haber atendido a personas que protestaban contra el gobierno. Humberto Ortega (izquierda) y Daniel OrtegaDespidos por atender heridos Estos despidos movilizaron el viernes al sector sanitario que se manifestó contra esta represalia. Una nueva protesta a la que se sumó, según confirmó el propio Humberto Ortega, la médico Tania Fonseca, hija del fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Carlos Fonseca Amador, a la que se pudo ver llorando y consolando a los médicos despedidos del hospital estatal Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello, informa Efe. Organizada por 37 asociaciones galenas, además de condenar los despidos, los manifestantes exigieron la «liberación inmediata de los médicos secuestrados en las instalaciones policiales y el cese de la persecución, estigmatización y criminalización del ejercicio médico». Protesta de los obispos La última gran protesta fue la protagonizada este sábado por los obispos, una marcha bautizada como «Peregrinación en solidaridad con los obispos y pastores», algunos de los cuales han sido víctimas de los ataques de paramilitares, así como sus iglesias, basta recordar el caso de la Parroquía Divina Misericordia de Managua, en la que fueron asesinados dos jóvenes. ¡Gracias, queridos hermanos y hermanas nicaragüenses! @CENicaragua pic.twitter.com/ZUPvzXSlIM? Silvio José Báez (@silviojbaez) 28 de julio de 2018Tras los ataques de Ortega a los obispos, a los que acusó hace unos días de «golpistas», actualmente está en el aire el papel de mediador en el Diálogo Nacional desempeñado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua desde el comienzo de las protestas. Algo que la CEN ha pedido a través de una carta que les aclare, a la que todavía no han recibido respuesta por parte del mandatario. Así vamos en GRAN PEREGRINACIÓN en apoyo a nuestra Santa Madre Iglesia, a sus valientes Obispos, sacerdotes, religiosos y monjitas. La meta de la peregrinación es la Catedral Metropolitana de Managua. ¡Allá nos vemos! #TodosSomosLaCEN #SoyIglesia #SOSNicaragua @ReligionDigit RT. pic.twitter.com/eF25uLs15K? PeriodistaCatólicoNI (@israeldej94) 28 de julio de 2018
27-07-2018 | Fuente: abc.es
Lenín Moreno busca una «salida» para Assange con «la garantía de que su vida no corre peligro»
El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, está buscando con el Gobierno británico una «salida» para el ciberactivista Julian Assange, que lleva seis años refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres, pero «conversando» para obtener «la garantía de que su vida no corre peligro». Así lo ha afirmado durante su participación en un desayuno informativo del Foro América, organizado por Europa Press y Estudio de Comunicación, durante una visita a Madrid de regreso de Reino Unido. Preguntado si ha tratado el caso de Assange a su paso por Londres, ha recalcado que hablan «permanentemente» con el Gobierno británico y con su embajadora en Ecuador, que es con quien debe resolver este asunto. «Con quien nunca he hablado es con el señor Assange», ha añadido. No obstante, el Gobierno ecuatoriano sí que está en contacto con los abogados del ciberactivista. Moreno ha alegado que permanecer mucho tiempo confinado también «viola los derechos humanos». El presidente de Ecuador ha hecho hincapié en que él «jamás» ha estado de acuerdo con las actividades de Assange, con «intervenir los correos privados de la gente para obtener información», aunque sea para «sacar a la luz actos indeseables de un gobierno sobre personas», porque para ello «hay otras formas legales». Así, ha recordado que la decisión de concederle asilo en la embajada ecuatoriana en Londres fue del gobierno anterior, el de Rafael Correa, porque consideró que «corría peligro su vida». Assange se refugió porque Suecia le reclamaba por delitos sexuales, pero él temía que sería enviado a Estados Unidos -donde existe pena de muerte- para ser juzgado por las filtraciones que dieron origen a Wikileaks. Muy activo a favor de la independencia catalana Ahora, la causa en Suecia ha prescrito, pero Reino Unido ha advertido de que le detendrá por violar las condiciones de su libertad condicional, precisamente por haberse refugiado en la embajada hace seis años. Assange fue uno de los asuntos que marcaron la anterior visita de Moreno a España, el pasado diciembre. El fundador de Wikileaks tuvo un papel muy activo a favor del independentismo en Cataluña en otoño. El Gobierno español hizo varias gestiones con el ecuatoriano y en noviembre Quito le advirtió de que como asilado tenía la obligación de «no realizar declaraciones o actividades que pudieran afectar las relaciones internacionales del Ecuador». «Daniel Ortega se volvió loco por el poder» El presidente de Ecuador se refierió también a su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega, del que dijo que «se volvió loco» por el poder, en alusión a la crisis desatada en el país centroamericano por la represión de las protestas contra el líder sandinista, que han dejado casi 450 muertos en cien días, según la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos. «Al igual que (el expresidente uruguayo José) Mujica dice, se volvió loco», ha dicho Moreno sobre Ortega. A su juicio, «eso es lo que se genera en el momento en que una persona está demasiado en el poder». «Ya no se preocupa por el país, de su bienestar (..) Lo único que le obsesiona es el poder», ha apostillado. El mandatario latinoamericano ha comparado a Ortega, que suma quince años en el cargo, con el personaje de Golum en la saga literaria y cinematográfica del Señor de los Anillos. «Se vuelve siniestro», ha declarado. No obstante, ha subrayado que el presidente nicaragüense no es el único aferrado al puesto. «Hay muchos Gollum», ha afirmado, advirtiendo en contra de «la droga del poder»: «El poder es algo circunstancial que uno debe procurar que pase lo más pronto posible». Correa, «matón obsesionado con la reelección» Por otra parte, Moreno se ha declarado orgulloso de haber decepcionado a su antecesor en el cargo, Rafael Correa, a quien ha definido como un «matón» que estaba «obsesionado» con la reelección. «Si dice que le decepcioné, yo me alegro de haberle decepcionado», ha dicho Moreno en el Foro América. Moreno llegó al Palacio de Carondelet el 24 de mayo de 2017 con el apoyo de Correa, que le tuvo como vicepresidente durante gran parte de su mandato. Sin embargo, se fueron distanciando hasta reconocerse como rivales políticos. El ahora presidente ha confesado que no se dedicó a vigilar la labor de Correa porque «pensaba que las cosas iban bien», centrándose en los temas sociales que le había encargado impulsar. «Él dijo que dejaba una mesa servida y, no señor, se llevaron hasta la mesa», ha ilustrado.
27-07-2018 | Fuente: elpais.com
Imágenes en exclusiva desde las barricadas en Masaya, la ciudad rebelde de Nicaragua
Un estudiante español graba el epicentro de las protestas contra Daniel Ortega en Masaya
27-07-2018 | Fuente: elpais.com
Tres días en las barricadas de Nicaragua
Un estudiante español graba el epicentro de las protestas contra Daniel Ortega en Masaya
27-07-2018 | Fuente: elpais.com
Daniel Ortega en su laberinto
Después de 100 días del inicio de las manifestaciones que piden el fin del mandato del presidente, Ortega intenta mantener el control de un país sumido en la peor crisis política de los últimos cuarenta años
26-07-2018 | Fuente: abc.es
Casi 450 muertos en Nicaragua tras cien días de protestas
Lo que comenzó como una queja ciudadana por la reforma de las pensiones y la seguridad social por el gobierno de Daniel Ortega ha derivado, cien días después, en la mayor la crisis que atraviesa el Nicaragua desde los años 80. La represión a los opositores a través de la Policía del régimen y los paramilitares partidarios de Ortega ha dejado un sangriento reguero de 448 asesinados y más de 2.000 heridos, además de cientos de secuestrados o desaparecidos y un éxodo a los países vecinos de miles de nicaragüenses que huyen de la violencia, denuncia la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos (Anpdh). La esperanza de una solución pacífica se aleja y el fantasma de la guerra civil se hace más patente. «Lamentablemente, cada día es más distante la posibilidad de recuperar prontamente la paz social en nuestro país», aseguraba esta semana a ABC desde Managua el secretario general de la Anpdh, Álvaro Leiva. Los últimos datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) situó el miércoles en 295 el número de muertos desde el estallido de la contestación ciudadana el pasado el 18 de abril, pero la Asociación Nicaragüense Pro-Derechos Humanos la ha elevado este jueves a 448. Esta asociación asegura que el fin de semana se registraron, en solo 24 horas, más de 700 desapariciones. Según Leiva, Nicaragua atraviesa una «profunda crisis de violación de los derechos humanos». La negativa de Ortega a renunciar al poder y a convocar elecciones anticipadas ha enquistado la situación y el terror de los paramilitares, con la connivencia de la Policía, se ha extendido por el país. El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, ha reconocido en los últimos días que ve al país «casi en guerra civil» por la represión del Gobierno de Daniel Ortega contra los manifestantes. El proceso de diálogo que se puso en marcha el pasado mes de mayo para poner una solución al conflicto se encuentra suspendido, sin visos de que se pueda reanudar. La Conferencia Episcopal, que ha venido ejerciendo el papel de mediadora entre los manifestantes y el gobierno, ha pasado a estar bajo el punto de mira de las fuerzas represoras. El propio Ortega, durante la celebración del aniversario 39 de la revolución sandinista el pasado 19 de julio, tachó a los obispos de «golpistas», al tiempo que llamó a los manifestantes opositores «vándalos» y «terroristas» pagados por otros países para derrocar al Gobierno. Al menos siete templos han sido profanados y tanto el Nuncio de la Santa Sede como prelados y sacerdotes han sufrido agresiones, lo que ha llevado al cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, a denunciar la «persecución» a la Iglesia católica. Este miércoles, el propio Brenes llamó a sus fieles a «no dejarse provocar» ante las agresiones sufridas. Según dijo en una «misa de desagravio por los actos irrespetuosos realizados días atrás por simpatizantes del Gobierno», «el odio lo podemos vencer con el amor que Cristo nos da». Precisamente, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, acusó este jueves al presidente nicaragüense de estar librando una «guerra» contra la Iglesia, según recoge Efe. «Muchedumbres respaldadas por el ejército armadas con machetes e incluso con armas pesadas han atacado parroquias y propiedades eclesiásticas. La Policía ha agredido físicamente a obispos y sacerdotes», aseguró Pence durante una cumbre sobre libertad religiosa en la sede el Departamento de Estado norteamericano, en Washington. Ataque a un medio de comunicación Tampoco los medios de comunicación se libran del acoso de los partidarios de Ortega. Un grupo de encapuchados armados intimidó a los trabajadores de la empresa ND Medios, uno de los grupos mediáticos más importantes de Nicaragua, informó este jueves «El Nuevo Diario». A todo ello se suman las consecuencias económicas por el estado de grave violencia en el país, que ha provocado el cierre de numerosos negocios y ha ahuyentado al turismo. Las protestas comenzaron el 18 de abril tras la reforma de la Seguridad Social que pretendía aplicar Ortega, que aumentaba las contribuciones de empleados y trabajadores y recortaba un 5% las pensiones. Los empresarios, que hasta entonces se habían mostrado como aliados del líder sandinista, le empezaron a retirar el apoyo, uniéndose al descontento de estudiantes y jubilados. Pese a que el presidente retiró la reforma, para entonces habían aflorado las tensiones larvadas desde hacía tiempo en el país, donde la pareja formada por Daniel Ortega y la vicepresidenta, Rosario Murillo, han consolidado un régimen de tintes autocráticos, y pidieron la renuncia del mandatario. En los comicios de 2016 en los que salió reelegido, los principales candidatos con opciones habían sido marginados.
1
...