Infortelecom

Noticias de daniel ortega

22-06-2018 | Fuente: abc.es
La Iglesia nicaragüense frena la represión orteguista en Masaya
Los ciudadanos de Masaya salieron ayer jueves a la calle sin miedo. Tras tres semanas de fiera represión ejercida por el Gobierno de Daniel Ortega, que ha dejado 24 fallecidos en Masaya, los ciudadanos de la tercera ciudad más poblada de Nicaragua tomaron las calles y plazas para festejar la llegada de los líderes de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), quienes por un día lograron poner freno a la ola de violencia que arrasa la ciudad. «Ni un muerto más en Masaya», advirtió Silvio José Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, en un mensaje dirigido a Ortega y a su mujer, la vicepresidenta Rosario Murillo, reporta la prensa local. Acompañado por 30 sacerdotes, Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua y presidente de la CEN, se desplazó a la ciudad ubicada a penas 25 kilómetros al sur de la capital para pedir el fin de la violencia en Nicaragua provocada por la represión orteguista en todo el país. De acuerdo con la Asociación Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, han fallecido un total de 218 personas desde que iniciaron las protestas contra el presidente a mediados de abril. «Repito, ni un muerto más», enfatizó Brenes en una visita que ocurrió justo un día después de que fallecieran al menos seis personas el miércoles en Masaya durante una jornada de represión en la que hubo cerca de 40 heridos de bala, afirma el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. Por eso, cientos de personas salieron con banderas de Nicaragua para recibir y a acompañar a los obispos durante su paseo por las calles de Masaya. Mientras tanto, la mesa de Diálogo Nacional recibió las conclusiones del informe de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), un documento que cifra en 212 los muertos en Nicaragua como consecuencia de la crisis política. El informe confirmó la evidente participación de grupos armados, turbas orteguistas, para acallar las protestas en contra del gobierno. Asimismo, critica el uso de la censura al que ha recurrido el Ejecutivo nicaragüense para controlar la información alrededor de las protestas. Por ello, la CIDH exigió el cese de la represión y pidió la creación de una comisión internacional para analizar los crímenes que han tenido lugar en Nicaragua.
21-06-2018 | Fuente: abc.es
Nicaragua retoma el Diálogo Nacional mientras la represión orteguista arrasa Masaya
La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia ha anunciado estar lista para retomar el Diálogo Nacional en Nicaragua, después de que las conversaciones fueran suspendidas ante el incumplimiento del gobierno de su promesa de invitar a varios organismos internacionales para analizar el conflicto que asola el país. No obstante, el Ejecutivo de Daniel Ortega ha confirmado haber enviado las solicitudes a la Unión Europea, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pero, lamentablemente, la vuelta a las negociaciones para encontrar una solución pacífica al conflicto, que dura más de dos meses, se produce en medio del sangriento conflicto registrados en los últimos días en Masaya, donde policías antidisturbios y turbas orteguistas, armadas con rifles automáticos, atacaron a los civiles que trataban de proteger las barricadas que han levantado por toda la ciudad para defenderse de estos grupos. Como resultado de la represión ejercida, al menos seis personas fallecieron el miércoles en Masaya y hay cerca de 40 heridos de bala, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. «Nosotros entendemos que Ortega es de balas y no de diálogos», ha dicho el líder estudiantil Lesther Alemán, uno de los principales representantes de la Alianza Cívica. «Nuestra propuesta es pacífica para que él tenga una salida y los nicaragüenses podamos impulsar la democratización que tanto anhelamos», ha añadido el estudiante como respuesta a los ataques registrados en Masaya, ciudad que parece el escenario de una zona de guerra. Para tratar de frenar el grave conflicto en Masaya, los líderes de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) pusieron el jueves rumbo a la ciudad para tratar de detener a la represión .«Su eminencia Cardenal Leopoldo José Brenes junto a su excelencia Monseñor Silvio José Báez y sacerdotes del clero de la Arquidiócesis se trasladan a Masaya a mediar sobre la situación y a estar con el pueblo acompañándole. Pedimos a todos los fieles sus oraciones», ha publicado la CEN en su página oficial de Facebook. Según las últimas estimaciones, han fallecido alrededor de 200 personas en los dos meses que duran ya las protestas en Nicaragua.
19-06-2018 | Fuente: abc.es
Ortega atasca el Diálogo Nacional en Nicaragua y la Iglesia suspende temporalmente las conversaciones
La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) suspendió temporalmente el Diálogo Nacional ante el incumplimiento del Gobierno de Daniel Ortega de su promesa de enviar varias cartas de invitación a diferentes organismos internacionales para revisar la crisis que vive el país. En el reinicio del Dialogo Nacional el pasado fin de semana, gobierno y oposición acordaron invitar a varias organizaciones para supervisar los derechos humanos en Nicaragua después de que más de 180 personas hayan fallecido tras dos meses de protestas, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. Sin embargo, los representantes del gobierno de Ortega no han enviado aún dichas misivas, por lo que la CEN decidió detener las conversaciones hasta que sean formalizadas las invitaciones ante la Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos. «El canciller dio razones únicamente burocráticas, que incluso no son muy creíbles», dijo Carlos Tünnerman, uno de los líderes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, la oposición, en referencia a los motivos argüidos por el gobierno para no mandar las invitaciones. Ante la falta de compromiso del Ejecutivo para dejar entrar a organismos internacionales para investigar la violencia que Ortega ha aplicado para reprimir las manifestaciones, los líderes de la Alianza Cívica decidieron abandonar la mesa de negociación hasta que el gobierno cumpla lo acordado. «Vaya usted a su oficina, redacte las cartas, mande las invitaciones y traiga copia de esas cartas para el plenario del diálogo el martes», instó Tünnerman al canciller nicaragüense, según recoge la prensa local. Este último episodio no hace más que enquistar las ya de por si complejas conversaciones entre gobierno y oposición, partes que tienen objetivos muy diferentes. Mientras que Ortega no plantea dejar el poder, la Alianza Cívica exige la celebración de unas elecciones anticipadas como método para resolver la crisis. En ese sentido, el departamento de Estado de EE.UU. emitió ayer un comunicado exigiendo pronta celebración de elecciones en el país Centroamericano para solucionar el conflicto.
18-06-2018 | Fuente: elpais.com
Nicaragua: dos meses de protestas y más de 170 muertos
Las manifestaciones iniciadas en contra de una reforma de la Seguridad Social canalizaron el descontento de la población en contra el presidente sandinista Daniel Ortega, al que responsabilizan de la represión y piden su dimisión
17-06-2018 | Fuente: elpais.com
Una familia muere calcinada en una Nicaragua sumida en la violencia
Las organizaciones civiles y familiares de las víctimas denuncian que el ataque ha sido perpetrado por grupos parapoliciales del Gobierno de Daniel Ortega
15-06-2018 | Fuente: abc.es
Nicaragua retoma el diálogo tras un sangriento paro nacional
Un mes después de que fuera suspendido el Diálogo Nacional en Nicaragua, el Gobierno del presidente Daniel Ortega y representantes de la oposición, la Alianza Cívica, volvieron a sentarse ayer para buscar una solución pacífica al conflicto. Durante la nueva sesión de diálogo, la Conferencia Episcopal desveló por la tarde (madrugada en España) la respuesta de Ortega a la propuesta que le presentaron los obispos hace una semana para poner fin a una crisis que, en solo dos meses, se ha cobrado más de 165 vidas, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos. Cada una de las partes acusó a la otra de ser responsable de la situación que vive Nicaragua en sus discursos inaugurales. «Un salvajismo inaudito sin precedentes en Nicaragua, una ola de crímenes que consterna, que atemoriza, que obliga en el exilio a decir basta ya de violencia», dijo Denis Moncada, canciller de Nicaragua. «Estamos viviendo una ola de violencia que fue desatada por el Gobierno», respondió Tünnermann, representante de la Alianza Cívica. Los ataques de uno y otro bando evidencian lo lejos que están de llegar a un acuerdo al diferir significativamente en el diagnóstico, lo que dificulta cualquier tipo de solución negociada a la crisis. Turbas ciudadanas Precisamente, las conversaciones se retoman justo después del exitoso paro nacional que vivió ayer Nicaragua, una huelga general que fue masivamente apoyada por trabajadores y empresarios para presionar a Ortega en su retorno a la mesa de Diálogo Nacional. Sin embargo, las marchas volvieron a ser víctimas la represión ejercida por las turbas ciudadanas sandinistas fieles a Ortega, de acuerdo con medios locales. Según los últimos reportes, un total de cinco personas murieron como resultado de los enfrentamientos registrados en la jornada de ayer, cifras que manchan un paro histórico que fue promovido por organizaciones empresariales como la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua o la Cosep (la patronal). Grupos de encapuchados, armados y subidos en la parte trasera de camionetas patrullaban varios barrios en Managua pocas horas antes de del reinicio del Diálogo Nacional, informó La Prensa, periódico que publicó un vídeo en el que se veía a estos grupos portando AK-47 por las calles de la capital. «Hace un mes estaba manchada de sangre», dijo Lester Alemán, representante de los estudiantes en referencia a la mesa diálogo. «Hoy está el doble manchada de sangre». Ante la inestable situación que atraviesa Nicaragua, la Alianza Cívica, cuyos grupos más fuertes son estudiantes y empresarios, se aferró a su exigencia a Ortega de que cese la represión como primer paso para poder llegar a un acuerdo. Mientras tanto, Amnistía Internacional se sumó a las voces críticas con el manejo de la crisis que ha realizado el sandinista. «Estamos hablando de delitos bajo el derecho internacional tan graves como las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición forzada, torturas y malos tratos», dijo en un comunicado la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas. Asimismo, el senador republicano por Florida, Marco Rubio, pidió la celebración de un referéndum internacional este año con supervisión internacional para evaluar la gestión de Ortega, de acuerdo con un mensaje que publicó en su cuenta de Twitter. A su vez, Rubio reclamó la celebración de elecciones en 2019 también con la supervisión de observadores internacionales.
14-06-2018 | Fuente: abc.es
Nicaragua secunda masivamente la huelga general contra Daniel Ortega
Las calles de las principales ciudades de Nicaragua amanecieron este jueves desiertas en señal de apoyo al paro nacional contra del presidente, Daniel Ortega. Bancos, gasolineras y diversos comercios cerraron en respuesta a la huelga convocada por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia con el fin de obligar a Ortega a que retome el diálogo nacional. La Conferencia Episcopal, que había mediado en las conversaciones, posteriormente las canceló por el reiterado uso de la violencia al que ha recurrido el Gobierno para acallar a los manifestantes. Las principales ciudades, como Managua (la capital), León, Masaya y Ciudad Sandino, amanecieron vacías el jueves. «Tenemos miedo a los saqueos, hoy vamos a hacer turnos para vigilar, pero no se va a abrir ningún tramo», dice Wilmar Lara, comerciante de un mercado en Managua en declaraciones a «La Prensa». Los saqueos es uno de los crímenes recurrentes en los que han derivado las manifestaciones en las que han fallecido 154 personas en los últimos tres meses, según las últimas cifras. Por ello, medios locales aseguran que muchos comerciantes han decido secundar el paro ante la posibilidad de sufrir daños en sus tiendas. «En nuestro caso no es por las amenazas, estamos decidiendo voluntariamente no abrir», añade Lara. Escaso tráfico Igualmente, las carreteras aparecieron con menor tráfico de vehículos que en otros días. De hecho, algunas de las vías quedaron parcialmente bloqueadas, como la que conecta León con Ciudad Sandino, donde los trabajadores que trabajan en la ampliación de la carretera suspendieron sus labores. Asimismo, vecinos de diferentes barrios en toda Nicaragua se turnan para vigilar que barricadas que han levantado no sean destruidas. Con estas barreras, los vecinos tratan de dificultar el acceso a sus calles de las turbas orteguistas, sobre todo después de que en la madrugada del jueves falleciera Ezequiel Martínez, un joven de 23 años, cuando estaba defendiendo una de estas barreras de un ataque perpetrado por estos grupos paramilitares fieles al presidente. Al cierre de esta edición, la jornada transcurrió sin incidencias reseñables, aparte del lamentable asesinato de Martínez. Con esta huelga nacional, la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, organización que incluye a diferentes asociaciones en Nicaragua, espera añadir más presión sobre Ortega, a la vez que exige el pronto retorno a la normalidad en Nicaragua. De hecho, el paro esta apoyado por varias organizaciones empresariales que ven como los negocios han sufrido severas pérdidas como resultado de los últimos 57 días de enfrentamientos constantes entre manifestantes contra policías antidisturbios y turbas. Las protestas han dejado cientos de negocios saqueados e infraestructura pública arrasada, una inestabilidad por la que los empresarios quieren poner fin a la crisis política. Justamente el miércoles por la tarde en Nicaragua (madrugada del jueves en España), la Iglesia Católica reveló que ha recibido una respuesta de Ortega a sus peticiones para reiniciar el diálogo nacional. Así, los obispos informaron a los miembros de la Alianza Cívica a la comunidad internacional que hoy desvelarán la respuesta del presidente de Nicaragua a las propuestas que le enviaron en una carta. Hace apenas una semana, los obispos se reunieron con el presidente para convencerle de la necesidad de abrir de nuevo el diálogo nacional para lograr una solución pacífica al conflicto. Las conversaciones entre oposición y Gobierno tuvieron lugar en la segunda quincena de mayo. Sin embargo, la Iglesia suprimió el encuentro después de que Ortega volviera a recurrir a la represión como mecanismo para disuadir las protestas. Nicaragua vive desde hace casi tres meses la mayor crisis política desde que el dictador Anastasio Somoza abandonó el país en 1979 tras el triunfo de la revolución sandinista, movimiento del que Ortega formaba parte. Desde el 18 de abril, los nicaragüenses iniciaron unas marchas que originalmente protestaban contra de la reforma de las pensiones planteada por el gobierno. Ortega, aquel día, decidió hacer uso de la violencia para suprimir las protestas, una acción que generó como respuesta un descontento hacia el presidente que ha ido escalando progresivamente. De hecho, nadie en la oposición se acuerda ya del recorte de las pensiones ?medida que ya fue eliminada? y su única reivindicación es acordar cómo dejará Ortega el poder y cuándo se celebrarán elecciones para elegir a un nuevo presidente.
14-06-2018 | Fuente: abc.es
Huelga general en Nicaragua en un clima de máxima tensión
La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, agrupación que aglutina a diferentes asociaciones civiles en Nicaragua, celebra este jueves un paro en todo el país para denunciar la represión ejercida por el presidente, Daniel Ortega, para disuadir las manifestaciones en su contra. Después de 56 días marcados por marchas pacíficas y enfrenamientos entre policías y manifestantes, la Alianza ha convocado a los ciudadanos a realizar una huelga nacional durante todo el jueves 14 de junio. Hasta el momento, han fallecido 147 nicaragüenses desde el 18 de abril, fecha en que comenzaron las protestas. «Instamos a todos los dueños de negocios, a pequeños y medianos empresarios, profesionales independientes y negocios por cuenta propia a cerrar sus establecimientos y cesar actividades», dijo en un comunicado la Alianza, organismo que aglutina a diferentes agrupaciones de empresarios como la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua o la Cosep (la patronal), además de asociaciones de campesinos y estudiantes entre otras. «Solamente la acción cívica concertada de todos asegurará el éxito de esta acción legítima encaminada a detener la violencia y la represión», continúa el escrito. El objetivo de este paro es lograr que se reanude «de inmediato» el Diálogo Nacional entre la oposición y el Gobierno de Nicaragua para lograr una solución al conflicto que sacude el país. Las negociaciones ya tuvieron lugar a mediados del pasado mes de mayo, gracias a la mediación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN). Sin embargo, la CEN suspendió las conversaciones el 31 de mayo, después de que Ortega utilizara de nuevo la violencia como mecanismo para acallar una masiva protesta en su contra. Desde entonces, los obispos se han vuelto a reunir recientemente con el presidente para intentar convencerle de la importancia de retomar el Diálogo Nacional. Ortega mantiene la represión No obstante, Daniel Ortega no ha mostrado hasta ahora ninguna intención de poner fin a la represión, una de las condiciones fundamentales de la CEN para reanudar las conversaciones. Es más, durante las últimas semanas el presidente está haciendo un uso continuo de las turbas fieles a la causa sandinista, en un intento de aplastar cualquier atisbo de disidencia en su contra. ABC informaba hace una semana de un total de 127 muertos desde que se desataron las protestas el 18 de abril; la cifra este miércoles rondaba ya los 147 fallecidos. Con el objetivo de que el presidente Ortega ponga fin a la represión, el Centro Carter denunció la presencia de «grupos parapoliciales» en las calles y exigió al presidente nicaragüense que desmantele las turbas como requisito necesario para encontrar una solución pacífica a la crisis en el país.
07-06-2018 | Fuente: abc.es
Los obispos de Nicaragua se reúnen con Ortega para intentar reanudar el diálogo
La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) se reunió este jueves con el presidente del país, Daniel Ortega, en un intento para tratar de reanudar el diálogo nacional. De acuerdo con un comunicado de la CEN, este encuentro tuvo lugar para tratar temas «indispensables e imprescindibles», como la situación de la justicia y democracia Nicaragua, después de que 127 personas hayan fallecido durante las violentas protestas que arrasan el pequeño país centroamericano desde hace el 18 de abril, según estimaciones de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). El objetivo de la CEN en este encuentro es lograr que Ortega, de nuevo, acepte a formar parte de la mesa de diálogo nacional entre representantes del Gobierno y de la oposición, conformada por estudiantes, empresarios y miembros de la sociedad civil. A finales del mes pasado tuvieron lugar las primeras jornadas de la mesa de diálogo, unas negociaciones en las que la oposición dejó claro que no aceptará la continuidad de Daniel Ortega como presidente, a la vez que demanda la pronta convocatoria de elecciones para restaurar la paz en Nicaragua. Sin embargo, los obispos cancelaron el diálogo el 31 de mayo, después de que Ortega volviera a recurrir a la represión como método para disuadir una masiva protesta en su contra. Concretamente, turbas sandinistas y efectivos policiales fueron enviados el 30 de mayo para acabar con una enorme marcha en Managua, la capital, que estaba encabezada por las 83 madres que, hasta entonces, habían perdido a sus hijos durante el mes de protestas. De acuerdo con la prensa local, los fieles a Ortega y la Policía abrieron fuego contra los manifestantes, dejando un saldo de 13 fallecidos y casi un centenar de víctimas. Al día siguiente, la CEN canceló inmediatamente el reinicio del diálogo nacional hasta que el presidente no se comprometiera firmemente a dejar de utilizar la violencia. La crisis continúa A pesar del cese del diálogo y de la advertencia de los obispos a Ortega, la crisis no ha amainado. Según la CIDH, 51 personas han fallecido en las últimas dos semanas durante las protestas ciudadanas, lo que deja un saldo de 3,4 muertos al día. Por ahora, el sandinista ha evidenciado una férrea voluntad de seguir en el poder a cualquier coste, una decisión que tensa todavía más cualquier posible salida negociada de la crisis con la oposición. La Iglesia católica, mientras tanto, sigue desempeñando un papel clave para lograr una solución pacífica a la inestable situación en Nicaragua.
06-06-2018 | Fuente: elpais.com
Miguel Obando, el cardenal que dio su bendición a Daniel Ortega
Feroz enemigo del sandinismo tras triunfar la revolución, se convirtió por sorpresa en un aliado del presidente nicaragüense
1
...