Infortelecom

Noticias de cristobal colon

27-08-2020 | Fuente: abc.es
Mike Pence acepta la nominación a vicepresidente del Partido Republicano
El vicepresidente Mike Pence aceptó anoche formalmente la nominación de su partido para presentarse a la reelección en los comicios del 3 noviembre, con un discurso dedicado sobre todo a ensalzar a su jefe, el presidente Donald Trump. «Durante cuatro años, el presidente Trump ha luchado por nosotros. Ahora nos corresponde a nosotros luchar por él», dijo Pence «Hemos pasado por tiempos difíciles a causa de la pandemia global, y justo cuando las cosas iban mejor, sufrimos brotes de violencia y caos», lamentó Pence, haciendo referencia a las protestas raciales declaradas en grandes ciudades del país desde mayo. Justo en la ciudad en la que hablaba Pence, Baltimore, una turba derribó en julio la estatua de Cristóbal Colón, por considerar racista al navegante. «Nosotros apoyamos el derecho de los americanos a protestar, pero condenamos los disturbios, los saqueos y el derribo de estatuas. Eso no es libertad de expresión, y sus responsables serán detenidos y condenados», dijo Pence. Justo la noche antes del discurso de Pence dos personas murieron en Wisconsin, un estado en el que esta semana ha prendido la llama de la protesta racial por un tiroteo policial contra un hombre de raza negra, que se encuentra grave. El lugar desde el que Pence aceptó formalmente su segunda nominación a la vicepresidencia está cargado de simbolismo patriótico. El Fuerte McHenry de Baltimore es un bastión costero célebre por su papel defensivo en la guerra contra los británicos de 1812, durante la cual ondeó desde unos de sus mástiles una bandera que le inspiró al poeta Francis Scott Key los versos que acabarían en el himno nacional de EE.UU. Tras el discurso de Pence, Trump hizo una aparición sorpresa en el fuerte para escuchar ese mismo himno nacional, cantado por la estrella del country Trace Adkins. Desde que se declaró la pandemia, el fuerte ha estado cerrado al público. Alegato femenino Antes de Pence se dirigió al congreso la que fue directora de la campaña de Trump en 2016 y hoy es asesora especial del presidente, Kellyanne Conway, que abandona la Casa Blanca el mes que viene por razones personales. «Necesitamos a este presidente cuatro años más», dijo Conway. «Puede que haya quienes hoy aun se sorprendan al ver a una mujer con poder, pero ese no es el caso del presidente Trump? Él me ayudó a romper un techo de cristal en el mundo de la política al nombrarme para dirigir su exitosa campaña electoral». Fue un claro alegato si no feminista al menos sí femenino a favor de Trump, que en las encuestas recientes ha caído frente a los demócratas, que tienen a una mujer ?Kamala Harris? como candidata a la vicepresidencia. Antes de estas elecciones, solo dos mujeres, la demócrata Geraldine Ferraro y la republicana Sarah Palin habían sido candidatas a la vicepresidencia. Sólo una mujer, Hillary Clinton, ha ganado unas primarias a la presidencia. Según el centro demoscópico Pew, en 2016, más mujeres de raza blanca (un 47%) votaron a Trump que a Clinton (un 45%). Conway apareció ante el congreso electoral vestida de blanco, el color preferido por muchas feministas de EE.UU., en una jornada en la que además se celebró el centenario de la enmienda de la Constitución que permitió a las mujeres ejercer su derecho al voto. El mismo color lució Kayleigh McEnany, portavoz de la Casa Blanca, que recordó el apoyo que recibió del presidente y su familia al someterse a una doble mastectomía en 2018. También habló a favor de Trump el que ha sido primer hombre abiertamente gay en ocupar una cartera ministerial en EE.UU., Richard Grenell, al que Trump nombró director de Inteligencia en funciones y antes embajador en Alemania. «Los demócratas responsabilizan al presidente Trump por una pandemia global que comenzó en China. Y todavía culpan a Rusia por la derrota de Hillary Clinton en 2016» dijo Grenell, que ya no está en el Gobierno. También habló Grenell de las «guerras absurdas» en Irak y Afganistán, en una ácida crítica a la época neoconservadora de George Bush hijo. «El votante y el contribuyente estadounidenses habían sido defraudados y [Trump] por fin llamó a las guerras interminables de EE.UU. lo que son: un desastre. Los medios de comunicación se sorprendieron porque Donald Trump se presentaba como republicano», dijo. No es de extrañar que ni Bush ni nadie de sus gobiernos haya hecho acto de presencia en este congreso electoral. El compreso del partido republicano comenzó el lunes, cuando los delegados votaron y confirmaron a Trump y Pence como candidatos, y acaba hoy con un discurso del presidente desde la columnata de la Casa Blanca. Ante la amenaza de protestas en Washington, la policía ha acordonado las calles aledañas a la residencia oficial del presidente.
26-07-2020 | Fuente: abc.es
Las protestas en EE.UU. derivan en graves disturbios con un muerto y decenas de detenidos
Las manifestaciones pacíficas y los disturbios violentos han tomado este fin de semana varias ciudades de EE.UU., en una reactivación de las protestas contra los abusos policiales. Habían perdido intensidad a principios de este mes y la han recuperado tras los choques de las últimas semanas en Portland (Oregón), entre activistas y agentes federales enviados por la Administración de Donald Trump . La violencia que se ha vivido en Portland se contagió a Seattle, después de que su gobernador, el demócrata Jay Inslee, avisara el viernes de que Trump había enviado fuerzas de seguridad federales a la ciudad. Inslee lo tomó como una provocación del presidente, «que tiene ganas de confrontación» y «quiere atención», y pidió que las protestas fueran pacíficas. Pero la manifestación de Black Lives Matter, la más numerosa en el último mes en la ciudad, se radicalizó y acabó en disturbios violentos. Los manifestantes provocaron un incendio en un edificio en construcción que acogerá una cárcel juvenil, destrozaron la protección de una comisaría, que registró otro incendio, y lanzaron piedras, botellas y cohetes contra la policía. Los agentes respondieron con material antidisturbios y hubo 25 arrestos y tres policías heridos. Un agente federal se enfrenta a los manifestantes en Portland (Oregón) - AFP En Portland, la violencia entre manifestantes y agentes federales lleva instalada semanas y se repitió en la noche del sábado, cuando algunos radicales rompieron la valla protectora que rodea a los juzgados federales, uno de los objetivos principales de las protestas. La policía respondió con gas lacrimógeno. La mayor tragedia se produjo en Austin, donde una persona resultó muerta en medio de una manifestación de Black Lives Matter. En un vídeo en directo compartido en Facebook, se puede ver una marcha pacífica en la ciudad de Texas. En un momento, se escucha la bocina de un coche varias veces y después ocho tiros. Al parecer, una persona disparó desde un coche a un manifestante. El sospechoso está detenido. Rotura de ventanas y lanzamiento de botellas Hubo más incidentes en las cuatro puntas del país: en Oakland (California), se produjo un incendio en un juzgado del condado de Alameda; en Louisville (Misuri), tres miembros de una milicia negra fueron heridos por disparos en una manifestación; en Chicago, manifestaciones y contramanifestaciones tuvieron roces en las inmediaciones de una estatua de Cristóbal Colón que ha sido retirada; en Los Ángeles, la policía respondió con material antidisturbios a un grupo de activistas que buscaba asaltar un juzgado federal; en Aurora (Colorado), un coche impactó una manifestación y un activista fue disparado en medio de protestas contra la injusticia racial. Detención de una persona durante la protesta en Los Ángeles - Efe
24-07-2020 | Fuente: abc.es
Retiran dos estatuas de Cristóbal Colón en Chicago tras las protestas raciales
Dos estatuas de Cristóbal Colón fueron retiradas «temporalmente» de dos parques de la ciudad de Chicago, después de la ola de protestas de las últimas semanas en EE.UU. que ha desembocado en la remoción de símbolos considerados racistas o vinculados con la esclavitud. La Alcaldía de la ciudad informó en un comunicado que la decisión se tomó «después de consultar con varias partes interesadas» y «en respuesta a protestas que se volvieron inseguras tanto para manifestantes como para la Policía». «Se trata de un esfuerzo por proteger la seguridad pública y preservar un espacio seguro para un diálogo inclusivo y democrático sobre los símbolos en nuestra ciudad», agregó la nota de prensa, que anticipó que la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, anunciará un proceso para evaluar los distintos monumentos y murales de la ciudad. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Quitan la estatua de Cristóbal Colón en Chicago por orden de la alcaldesa de noche y por sorpresa. <br><br>Las estatuas de la Caballería, siguen en pie. <a href="https://t.co/2u0LmWXy43">pic.twitter.com/2u0LmWXy43</a></p>&mdash; Noelia de Trastámara (@N_Trastamara) <a href="https://twitter.com/N_Trastamara/status/1286657070834618370?ref_src=twsrc%5Etfw">July 24, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Durante el fin de semana pasado, activistas y funcionarios electos reclamaron a la alcaldesa que retirara la estatua de Colón del Parque Grant, después de un enfrentamiento entre policías y manifestantes en el que hubo heridos y doce arrestos. Reuters En la comunicación de este viernes, la oficina de la alcaldesa se refirió a los esfuerzos de individuos para derribar por su cuenta la estatua en el Parque Grant «de una manera extremadamente peligrosa». Además de la estatua ubicada en ese espacio en el centro de la ciudad, también se retiró otra imagen de Colón del Parque Arrigo. En las semanas posteriores a la muerte, a manos de un policía blanco, del afroamericano George Floyd, en Mineápolis (Minesota), se multiplicaron los ataques en medio de las protestas a monumentos de líderes de la Confederación , padres fundadores de EE.UU. y de exploradores vinculados a la «conquista» española de América, como Cristóbal Colón, que son percibidos como símbolos del racismo por los manifestantes. Esto llevó a que el presidente de EE.UU., Donald Trump, firmara el pasado 26 de junio una orden para proteger los monumentos, memoriales y estatuas y que castiga con «largas penas de prisión» a los responsables. Sin embargo, autoridades se han sumado a los crecientes pedidos de retirar estos símbolos, e incluso el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, prohibió que en las instalaciones militares estadounidenses ondeen banderas con «símbolos divisorios», lo que incluye a las sudistas.
23-07-2020 | Fuente: abc.es
El Congreso de Estados Unidos propone sacar las estatuas confederadas del Capitolio
La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el jueves por mayoría una propuesta de ley para eliminar del edificio del Capitolio todas las estatuas que conmemoran a representantes de la Confederación, el bando sublevado de la Guerra Civil (1861-65) que apoyaba la esclavitud. La legislación obtuvo 305 votos, frente a 113 congresistas que votaron en contra de la medida, todos ellos del Partido Republicano, aunque 72 conservadores votaron con la bancada demócrata. La legislación obliga a retirar cerca de una docena de estatuas de autoridades de la Confederación de zonas a la vista del público, donarlas a los museos gestionados por la fundación Smithsonian o devolverlas a los estados que las donaron. Las esculturas están en la actualidad a la vista en el Salón Nacional de las Estatuas del edificio del Capitolio. La decisión se da después de las que las protestas contra el racismo y la brutalidad policial forzaran un debate sobre el pasado colonial, esclavista y represivo de Estados Unidos y el resto del continente americano. Manifestantes en todo el país han atacado o derribado estatuas de generales de la Confederación, de fundadores de Estados Unidos con pasado esclavista o de Cristobal Colón, que en 1492 pisó territorio americano y lo reclamó para la Corona de Castilla. «Corrijamos la división que existe hoy, no solo en este Congreso, sino en nuestro país. Si podemos unirnos en este, podremos hacer de este país, en un momento de disturbios civiles, un lugar mejor para todos», aseguró el congresista republicano Rodney Davis, que representa al distrito del que fue representante el presidente Abraham Lincoln, que salió victorioso de la contienda y abolió la esclavitud. Los congresistas demócratas recordaron que esta decisión se da una semana después de la muerte del congresista afroamericano John Lewis, quien fue un defensor de los derechos civiles de los negros.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Trump culpa a la «izquierda radical» del derribo de la estatua de Colón en Baltimore
La nación comenzaba a celebrar su 244 aniversario con fuegos artificiales y Donald Trump pronunciaba las últimas palabras de su discurso anual por el 4 de julio en la Casa Blanca, cuando finalmente la estatua de Cristóbal Colón de mármol de Carrara que llevaba en el puerto de Baltimore desde 1984 fue derribada por una turba armada con maromas, que después arrastró los pedazos que quedaban hasta un embarcadero y los lanzó al agua del puerto, entre gritos y cánticos. Han caído ya varias estatuas de Colón en todo el país desde que estalló la protesta racial en Estados Unidos a finales de mayo, pero esta en concreto era especial, orgullo de la comunidad italoamericana de una de las grandes ciudades de la costa este, inaugurada en 1984 por Ronald Reagan en persona. [Consulte aquí el mapa de las estatuas de Colón en EE.UU.] Momentos antes, Trump, en su discurso en Washington, dijo: «No vamos a permitir que una turba indignada timbre nuestros monumentos y borre nuestra historia, adoctrine a nuestros niños y abuse de nuestras libertades. Preservaremos nuestros valores, tradiciones, costumbres y creencias. Enseñaremos a nuestros hijos a querer y adorar a su país para que puedan construir su futuro. Juntos lucharemos por el sueño americano, y defenderemos, protegeremos y preservaremos el estilo de vida americano, que comenzó en 1492 cuando Colón descubrió América», dijo ayer Trump en la Casa Blanca durante la celebración del 4 de julio, día de la independencia estadounidense. Fuegos artificiales Caía la noche sobre la costa este de EE.UU. y comenzaban los tradicionales fuegos artificiales. También en Baltimore, a apenas 60 kilómetros de Washington. Justo entonces, una multitud de unas 300 personas se había congregado alrededor de la estatua de Colón en el barrio conocido como Pequeña Italia, justo frente al puerto. La ataron con unas maromas, tiraron de ella y la lanzaron al suelo. La escultura perdió en la caída la cabeza. Un grupo que se hace llamar Baltimore Bloc se atribuyó la autoría del derribo en redes sociales, donde compartió el vídeo de la caída del navegante y virrey de la corona de Castilla con el mensaje: «Acaban de deportar a Colón». La estatua de mármol de Carrara fue inaugurada el 12 de octubre de 1984, en un acto solemne en el que dio un discurso el entonces presidente Reagan. Era uno de los tres monumentos que hay en Baltimore, la mayor ciudad de Maryland, dedicados al navegante, incluido un obelisco que fue erigido en 1792 para conmemorar el 300 aniversario de su travesía. Baltimore goza de una importante comunidad italoamericana, de la que procede la actual presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuyo padre fue alcalde de la ciudad entre 1947 y 1959. Los demócratas de California, donde ahora reside Pelosi, retiraron recientemente una estatua de Colón y de la reina Isabel la Católica de una sala del Capitolio estatal en Sacramento. La presidenta de la Cámara ha mantenido silencio al respecto. El candidato demócrata Joe Biden sí se ha pronunciado, y ha pedido que se deje en paz al menos a las estatuas de Colón. Los manifestantes también han atacado monumentos dedicados a conquistadores españoles y a fray Junípero Serra , fundador de nueve misiones en California, nacido en Mallorca. El alcalde de Baltimore, el demócrata Bernard C. Young, ha defendido a quienes perpetraron el derribo. «Entendemos su dolor. Lo que la ciudad quiere hacer es servir como modelo nacional, particularmente dado el modo en que hemos afrontado estas protestas. Hemos visto que las personas que han salido a las calles, las hemos apoyado. Vamos a seguir apoyándolas. Y punto», dijo el edil a través de un portavoz. Preguntado por el diario «The Baltimore Sun» sobre qué hizo la Policía ante el derribo, el alcalde respondió: «Nuestros agentes en la ciudad de Baltimore están principalmente ocupados en la preservación de la vida. Eso es sacrosanto. Todo lo demás es secundario, incluidas las estatuas». El presidente Trump centró sus discursos de celebración del 4 de julio en la preservación de la memoria histórica y del patrimonio artístico. De hecho, ha instado a la Fiscalía, por decreto, a que pida 10 años de prisión para aquellos que vandalicen monumentos de propiedad federal. Además, ha propuesto la creación de un nuevo parque nacional con estatuas de figuras históricas estadounidenses, un «jardín de héroes», donde tendrían lugar líderes religiosos como el reverendo Billy Graham, los presidentes Reagan, George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln, además de Martin Luther King Jr., Daniel Boone, Davy Crockett, Frederick Douglass, Amelia Earhart, Douglas MacArthur, Harriet Tubman, y muchos más. Denuncias de fascismo «Los héroes americanos derrotaron a los nazis, derribaron a los fascistas, derrocaron a los comunistas, salvaron los valores americanos, defendieron los principios americanos y persiguieron a los terroristas hasta los confines de la tierra. Ahora estamos en el proceso de derrotar a la izquierda radical, los marxistas, los anarquistas, los agitadores, los saqueadores y demás gente que en muchos casos no tienen ni idea de lo que están haciendo», dijo el presidente en la Casa Blanca. Tras el derribo de la estatua de Colón en Baltimore, la siguiente en caer será la de Filadelfia, por orden, en esta ocasión, del gobierno municipal, después de que varios intentos de hacerla caer por la fuerza hayan provocado disturbios. El año pasado, un concejal de Washington, la capital, propuso hacer lo propio con otra escultura del navegante que se halla junto a la estación de trenes nacional. La Embajada española en Washington ha lamentado los ataques a estas estatuas en varias comunicaciones públicas. El Gobierno español, sin embargo, no ha tomado ninguna medida concreta al respecto. Son los líderes de la comunidad italoamericana quienes defienden a Colón, pues nació en Génova. A otros personajes históricos españoles, como fray Junípero, los ha defendido la Iglesia Católica, que ha armado una campaña de comunicación en defensa de su imagen.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Un muerto y dos heridos tras ser atropellados durante una protesta de «Black Lives Matter» en Seattle
Un manifestante falleció este domingo y otros dos resultaron heridos después de que un vehículo se saltara una barrera policial y arremetiera contra una protesta nocturna en Seattle (EE.UU.), informaron medios locales. El conductor del coche, de 27 años, fue detenido por la Policía y por el momento se desconoce su motivación. El vehículo se dirigió contra una decena de manifestantes del movimiento «Black Lives Matter» (las vidas negras importan) que protestaban frente a la violencia policial contra los afroamericanos y estaban bloqueando una carretera la pasada madrugada. El 1 de julio, la Alcaldía de Seattle (estado de Washington) desmanteló la bautizada como «zona autónoma de Capitol Hill», ocupada por manifestantes desde hacía semanas y donde no operaba la policía, una actuación que se saldó con decenas de detenidos. Esta urbe de fuerte tradición contestataria y cuna del movimiento antiglobalización en la década de los 90 fue una de las ciudades estadounidenses donde se vivieron con mayor intensidad las protestas contra la violencia policial y por la justicia racial posteriores a la muerte a finales de mayo del afroamericano George Floyd a manos de un agente blanco en Mineápolis (Minesota). Protestas en el Día de la Independencia Este sábado había convocadas varias protestas en distintas ciudades del país con motivo del 4 de Julio, el Día de la Independencia de EE.UU., contra la brutalidad policial y para pedir la marcha del presidente Donald Trump. En algunas manifestaciones, como la de Washington DC, se quemó la bandera de EE.UU., un acto que no es ilegal en el país. Además, manifestantes en Baltimore (Maryland) derribaron una estatua de Cristóbal Colón y la arrojaron al agua. Estos actos se produjeron después de que Trump pronunciara un duro discurso en la Casa Blanca por el 4 de Julio, en el que jaleó la polarización, criticó a la «izquierda radical» y aseguró que no permitirá que «una muchedumbre enfadada» borre la historia del país y derribe monumentos.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Cae la estatua de Colón en Baltimore después de que Trump prometa proteger los monumentos
Minutos después de que el presidente de Estados Unidos saludara a Cristóbal Colón como la figura fundacional de la América moderna y prometiera defender todos los monumentos bajo ataque por la reciente ola de indignación racial, cayó derribada en Baltimore una de las estatuas más importantes dedicadas al navegante en todo el país, decapitada y lanzada al agua del puerto. «No vamos a permitir que una turba indignada timbre nuestros monumentos y borre nuestra historia, adoctrine a nuestros niños y abuse de nuestras libertades. Preservaremos nuestros valores, tradiciones, costumbres y creencias. Enseñaremos a nuestros hijos a querer y adorar a su país para que puedan construir su futuro. Juntos lucharemos por el sueño americano, y defenderemos, protegeremos y preservaremos el estilo de vida americano, que comenzó en 1492 cuando Colón descubrió América», dijo ayer Donald Trump en la Casa Blanca durante la celebración del 4 de julio, día de la independencia estadounidense.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Acaban de derrumbar la estatua de Colón en Baltimore. <a href="https://t.co/fRMGcroj06">pic.twitter.com/fRMGcroj06</a></p>&mdash; David Alandete (@alandete) <a href="https://twitter.com/alandete/status/1279581980892508160?ref_src=twsrc%5Etfw">July 5, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Caía entonces la noche sobre la costa este de EE.UU. y comenzaban los tradicionales fuegos artificiales. En Baltimore, a apenas 60 kilómetros de Washington, una multitud se había congregado alrededor de la estatua de Colón en el barrio conocido como Pequeña Italia. La ataron con unas maromas, tiraron de ella y la lanzaron al suelo. La escultura perdió en la caída la cabeza. Lo que quedaba del cuerpo fue arrastrado hacia un canal y lanzado al agua del puerto. La escultura, de mármol de carrara, fue inaugurada el 12 de octubre de 1984, en un acto solemne en el que dio un discurso el entonces presidente, Ronald Reagan. Era uno de los tres monumentos que hay en Baltimore, la mayor ciudad de Maryland, dedicados al navegante, incluido sin obelisco que fue erigido en 1792 para conmemorar el 300 aniversario de su travesía. Baltimore goza de una importante comunidad italoamericana, de la que procede la actual presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuyo padre fue alcalde de la ciudad.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Columbus Day 1984, Pres Reagan speaks at dedication ceremony of Christopher Columbus statue in Baltimore, MD<a href="https://twitter.com/hashtag/ColumbusDay?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#ColumbusDay</a> <a href="https://t.co/Bvza7jVxFB">pic.twitter.com/Bvza7jVxFB</a></p>&mdash; RonaldReaganLibrary (@Reagan_Library) <a href="https://twitter.com/Reagan_Library/status/785506554393030656?ref_src=twsrc%5Etfw">October 10, 2016</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Varias son las estatuas de Colón derribadas en la reciente ola de protestas raciales, incluida la de Richmond, capital de Virginia. Los manifestantes también han atacado monumentos dedicados a conquistadores españoles y a fray Junípero Serra, fundador de nueve misiones en California. El presidente Trump ha centrado sus discursos de celebración del 4 de julio en la preservación de la memoria histórica y del patrimonio artístico. De hecho, ha instado a la Fiscalía, por decreto, a que pida 10 años de prisión para aquellos que vandalicen monumentos de propiedad federal. «Los héroes americanos derrotaron a los nazis, derribaron a los fascistas, derrocaron a los comunistas, salvaron los valores americanos, defendieron los principios americanos y persiguieron a los terroristas hasta los confines de la tierra. Ahora estamos en el proceso de derrotar a la izquierda radical, los marxistas, los anarquistas, los agitadores, los saqueadores y demás gente que en muchos casos no tienen ni idea de lo que están haciendo», dijo ayer el presidente en la Casa Blanca.
05-07-2020 | Fuente: abc.es
Tumban la estatua de Colón en Baltimore después de que Trump prometiera proteger los monumentos
Minutos después de que el presidente de Estados Unidos saludara a Cristóbal Colón como la figura fundacional de la América moderna y prometiera defender todos los monumentos bajo ataque por la reciente ola de indignación racial, cayó derribada en Baltimore una de las estatuas más importantes dedicadas al navegante en todo el país, decapitada y lanzada al agua del puerto. «No vamos a permitir que una turba indignada timbre nuestros monumentos y borre nuestra historia, adoctrine a nuestros niños y abuse de nuestras libertades. Preservaremos nuestros valores, tradiciones, costumbres y creencias. Enseñaremos a nuestros hijos a querer y adorar a su país para que puedan construir su futuro. Juntos lucharemos por el sueño americano, y defenderemos, protegeremos y preservaremos el estilo de vida americano, que comenzó en 1492 cuando Colón descubrió América», dijo ayer Donald Trump en la Casa Blanca durante la celebración del 4 de julio, día de la independencia estadounidense.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Acaban de derrumbar la estatua de Colón en Baltimore. <a href="https://t.co/fRMGcroj06">pic.twitter.com/fRMGcroj06</a></p>&mdash; David Alandete (@alandete) <a href="https://twitter.com/alandete/status/1279581980892508160?ref_src=twsrc%5Etfw">July 5, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Caía entonces la noche sobre la costa este de EE.UU. y comenzaban los tradicionales fuegos artificiales. En Baltimore, a apenas 60 kilómetros de Washington, una multitud se había congregado alrededor de la estatua de Colón en el barrio conocido como Pequeña Italia. La ataron con unas maromas, tiraron de ella y la lanzaron al suelo. La escultura perdió en la caída la cabeza. Lo que quedaba del cuerpo fue arrastrado hacia un canal y lanzado al agua del puerto. La escultura, de mármol de carrara, fue inaugurada el 12 de octubre de 1984, en un acto solemne en el que dio un discurso el entonces presidente, Ronald Reagan. Era uno de los tres monumentos que hay en Baltimore, la mayor ciudad de Maryland, dedicados al navegante, incluido sin obelisco que fue erigido en 1792 para conmemorar el 300 aniversario de su travesía. Baltimore goza de una importante comunidad italoamericana, de la que procede la actual presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuyo padre fue alcalde de la ciudad.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Columbus Day 1984, Pres Reagan speaks at dedication ceremony of Christopher Columbus statue in Baltimore, MD<a href="https://twitter.com/hashtag/ColumbusDay?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#ColumbusDay</a> <a href="https://t.co/Bvza7jVxFB">pic.twitter.com/Bvza7jVxFB</a></p>&mdash; RonaldReaganLibrary (@Reagan_Library) <a href="https://twitter.com/Reagan_Library/status/785506554393030656?ref_src=twsrc%5Etfw">October 10, 2016</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Varias son las estatuas de Colón derribadas en la reciente ola de protestas raciales, incluida la de Richmond, capital de Virginia. Los manifestantes también han atacado monumentos dedicados a conquistadores españoles y a fray Junípero Serra, fundador de nueve misiones en California. El presidente Trump ha centrado sus discursos de celebración del 4 de julio en la preservación de la memoria histórica y del patrimonio artístico. De hecho, ha instado a la Fiscalía, por decreto, a que pida 10 años de prisión para aquellos que vandalicen monumentos de propiedad federal. «Los héroes americanos derrotaron a los nazis, derribaron a los fascistas, derrocaron a los comunistas, salvaron los valores americanos, defendieron los principios americanos y persiguieron a los terroristas hasta los confines de la tierra. Ahora estamos en el proceso de derrotar a la izquierda radical, los marxistas, los anarquistas, los agitadores, los saqueadores y demás gente que en muchos casos no tienen ni idea de lo que están haciendo», dijo ayer el presidente en la Casa Blanca.
27-06-2020 | Fuente: abc.es
Trump ordena la protección de las estatuas por decreto
El presidente Donald Trump ha aprobado la protección de las estatuas históricas de Estados Unidos por decreto, instando a la Fiscalía a solicitar penas de prisión máximas en los casos de arresto por vandalismo contra el patrimonio nacional. Además, se restringirán ayudas a autoridades estatales o locales que no hagan cumplir la ley y permitan que se derriben estatuas. El presidente llega a ordenar en su decreto a la Fiscalía que pida penas de cárcel de 10 años en virtud de varias leyes, incluidas la de Protección de los Monumentos a los Veteranos de 1993 y la regulación de propiedad del Gobierno federal en el Código de EE.UU. Esta regulación afecta a todas las estatuas de propiedad federal, no sólo a los soldados y políticos confederados. El decreto asegura que «es política de EE.UU. enjuiciar en la mayor medida permitida por la ley federal y, según corresponda, a cualquier persona o entidad que participe en los esfuerzos por incitar a la violencia u otra actividad ilegal en relación con los disturbios y actos de vandalismo». Estas medidas llegan después de una oleada de derribos y de que los manifestantes hayan amenazado incluso con tumbar una estatua de Abraham Lincoln, el presidente que le ganó la guerra a la Confederación esclavista, junto al Capitolio en Washington. Han caído varias estatuas que conmemoran el legado hispano en EE.UU., como las de Cristóbal Colón o fray Junípero Serra. En la red social Twitter, el presidente ha compartido un cartel del FBI, la policía judicial, en que se solicita información sobre 15 personas supuestamente involucradas en el intento de derribo de esculturas en la capital federal. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">MANY people in custody, with many others being sought for Vandalization of Federal Property in Lafayette Park. 10 year prison sentences! <a href="https://twitter.com/FBIWFO?ref_src=twsrc%5Etfw">@FBIWFO</a> <a href="https://t.co/mrLyxbWNvq">pic.twitter.com/mrLyxbWNvq</a></p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1276564734465249280?ref_src=twsrc%5Etfw">June 26, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Junto con este decreto, Trump ya le ha encargado la custodia de estas estatuas al cuerpo de los U.S. Marshalls, una policía federal que depende del ministerio de Justicia y ha movilizado en Washington a 400 soldados reservistas de la Guardia Nacional para apoyarles. Los Marshalls son el primer cuerpo de policía federal de EE.UU., fundados en 1789. Se encargan de las labores policiales relacionadas con la justicia federal, incluidos arrestos, protección de testigos y extradiciones. El cuerpo lo integran más de 2.500 agentes, a cuyos supervisores los elige el presidente directamente. El lunes una turba intentara tumbar la estatua ecuestre de Andrew Jackson, séptimo presidente de EE.UU., ante la entrada principal de la Casa Blanca. Ante aquel intento frustrado, el presidente Trump pidió a la fiscalía que aplique la ley de Protección de los Monumentos a los Veteranos y pida 10 años de prisión para quienes vandalicen esos monumentos. Según ha dicho la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, «el presidente Trump nunca permitirá que la violencia controle nuestras calles, reescriba nuestra historia o dañe el estilo de vida americano».
24-06-2020 | Fuente: abc.es
Trump prepara un decreto para endurecer las penas contra quienes derriben o vandalicen estatuas
Ante el derribo generalizado de estatuas en Estados Unidos, el presidente de EE.UU. anunció este martes que firmará un decreto para protegerlas y penalizar a quienes las vandalicen. «Queremos largas penas de cárcel para estos vándalos, matones, anarquistas, agitadores, llámenles como quieran, son mala gente, no aman a nuestro país, pero no voy a permitir que tumben nuestros monumentos, eso que quede claro», dijo Donald Trump a la prensa antes de salir de la Casa Blanca para visitar la frontera. El martes por la noche, Trump pudo ver claramente desde su residencia en los pisos superiores de la Casa Blanca cómo una turba le ataba unas sogas al cuello a la estatua ecuestre del presidente Andrew Jackson y trataba de tumbarla antes de que interviniera la Policía, que arrestó a varios de los agresores. Antes, estos pintaron en el pedestal de la escultura las palabras «asesino» y «escoria». A pesar del intento, la escultura seguía ayer en pie. «Voy a firmar una orden ejecutiva [decreto] dentro de poco, y lo que voy a hacer con esto es reforzar lo que ya existe, para dejarlo todo más uniforme», dijo el presidente. Se refería a una ley aprobada por el Capitolio en 2003 que, bajo el título de Preservación de los Monumentos a los Veteranos, establece que quien «intencionalmente agreda o destruya, o intente agredir o destruir, cualquier estructura, placa, estatua u otro monumento en propiedad pública que conmemore el servicio de cualquier persona o personas en las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos serán multados bajo este título, encarcelados no más de 10 años, o ambos». Arrestos Antes, en la red social Twitter, el presidente había amenazado precisamente con esa ley a los que intentaron derribar la estatua de Jackson, fracasaron y fueron detenidos. «He autorizado al Gobierno Federal a arrestar a cualquier persona que vandalice o destruya cualquier monumento, estatua u otra propiedad federal en los Estados Unidos con hasta 10 años de prisión, según la Ley de Preservación de los Monumentos a los Veteranos, o cualquier otra ley pertinente». Esa ley en concreto, sin embargo, sólo se aplicaría a aquellos monumentos que representen a líderes militares o políticos que antes sirvieran en las Fuerzas Armadas, como el general Robert E. Lee, comandante del Ejército Confederado; Ulysses S. Grant, comandante de las fuerza de la Unión, o el propio Jackson, que fue general mayor de la milicia de Tennessee. La Casa Blanca trabaja ahora para ampliarla al resto de monumentos. En Twitter, Trump ha compartido mensajes muy críticos con el derribo y la retirada de las estatuas de Cristóbal Colón. La protesta racial tras la muerte del afroamericano George Floyd bajo custodia policial el 25 de mayo ha mutado en un movimiento contra las estatuas de los generales confederados primero, el legado hispano en toda Norteamérica después y, finalmente, contra presidentes de todo signo, demócratas como Jackson, o republicanos como Grant. La semana pasada, los manifestantes derribaron varias estatuas de Colón, dos de fray Junípero Serra y hasta pintarrajearon un busto de Miguel de Cervantes en un parque de San Francisco, llamándole «bastardo». En Washington, también se pintó hace tres semanas el pedestal de la estatua en bronce de la Reina Isabel la Católica ante la sede histórica de la Organización de los Estados Americanos, que fue un regalo de España. Los demócratas se han sumado a esa batalla, y en California, donde controlan tanto el ejecutivo como el legislativo, han retirado una estatua de mármol de la Reina Isabel y Colón del Capitolio de Sacramento. Concejales de ese partido en todo el país han propuesto y defendido la retirada de estatuas de Colón, fray Junípero y otras figuras históricas. Trump es un gran admirador de Jackson, el séptimo presidente de la nación y primer líder del Partido Demócrata tal y como se entiende a este en la actualidad. Jackson tuvo esclavos y forzó un éxodo masivo de comunidades nativas con una dura ley de expropiaciones. En 1818 invadió la parte de la Florida que todavía estaba bajo la soberanía española, con lo que forzó la anexión definitiva de toda la península por parte de EE.UU. Nada más llegar a la Casa Blanca, Trump colgó en el Despacho Oval un retrato de ese presidente. Quema de la bandera En un mitin el sábado en Oklahoma, el presidente dijo que quiere que la quema de banderas sea castigada con pena de cárcel de hasta un año. «Deberíamos elaborar una legislación que establezca que si quemas la bandera estadounidense irás a la cárcel por un año. Debemos hacerlo. Hablamos de libertad de expresión, pero eso en realidad es profanación», dijo Trump. La Corte Suprema, sin embargo, ha fallado en ocasiones anteriores que la quema de banderas entra dentro de la libertad de expresión y por tanto es legal bajo la primera enmienda de la Constitución. Estas propuestas de Trump han tenido su eco en el Senado, donde los republicanos son, de momento, mayoría. El líder conservador en esta Cámara Baja, Mitch McConnell, dijo ayer en un discurso en el hemiciclo: «Los estadounidenses saben que una nación imperfecta construida por héroes imperfectos sigue siendo la Unión más perfecta que el mundo haya visto», dijo. «Y cuando el polvo se asienta, nunca son las turbas o los matones a quienes honramos. Son los valientes líderes quienes los confrontan». El senador conservador Tom Cotton, del estado de Arkansas, pidió a la Casa Blanca que tomara medidas urgentes y contundentes ante las agresiones a todas las estatuas, no sólo las de los militares confederados, que se levantaron en armas contra el Gobierno para defender la esclavitud. «Las turbas violentas, en las últimas semanas, han atado y destruido estatuas y monumentos en todo nuestro país. Estos delincuentes se disfrazan de manifestantes que ejercen su legítimo derecho a reunirse pacíficamente, pero no puede haber derecho a destruir la propiedad pública o privada», dijo Cotton en una carta enviada a William Barr, el fiscal general [ministro de Justicia].
1