Infortelecom

Noticias de cristianismo

02-11-2017 | Fuente: elpais.com
La fusión de paganismo y cristianismo explica el éxito de Halloween
La fiesta, ahora infantil, nació en Irlanda y se popularizó a través de Estados Unidos
01-11-2017 | Fuente: elpais.com
La fusión de paganismo y cristianismo explica el éxito de Halloween
La fiesta, ahora infantil, nació en Irlanda y se popularizó a través de Estados Unidos
15-10-2017 | Fuente: elpais.com
La armonía y el partido único son la fe suprema
El Partido Comunista percibe a las religiones ?extranjeras?, como el cristianismo o el islam, una amenaza a la estabilidad
08-06-2017 | Fuente: abc.es
Un refugiado sirio asesina a cuchilladas a un empleado de Cruz Roja en Alemania
Eran poco más de las diez de la mañana de este miércoles cuando un refugiado sirio y solicitante de asilo en Alemania acudía a su cita con un asesor de Cruz Roja, en un centro de atención psicológica para refugiados de la ciudad de Saarbrücken. En el despacho en que se habían reunido comenzó a escucharse una discusión a voces hasta que el refugiado de 27 años de edad abandonó la habitación cerrando la puerta tras de sí. Pasaron un par de minutos hasta que otros empleados del centro se decidieron a abrir la puerta para averiguar por qué no se daba paso a la siguiente cita en la agenda. Lo que descubrieron fue el cuerpo del asesor psicológico envuelto en un charco de sangre. La policía ha declarado que el suceso es «una discusión que fue a más y no tiene que ver con atentados terroristas». El asesor de Cruz Roja falleció en el lugar de los hechos a causa de varias cuchilladas y tras media hora de intentos de sus compañeros por frenar las hemorragias y reanimar su corazón. La Policía detuvo poco después y en las inmediaciones del centro al asesino, que no opuso gran resistencia. «Estaba junto a la puerta de un restaurante de comida rápida. Los agentes bajaron del coche y se acercaron a él. Enseguida lo redujeron y quedó tumbado en el suelo hasta que llegaron más coches patrulla y se lo llevaron detenido», ha relatado un testigo. «Es especialmente triste que un ciudadano que se dedicaba a ayudar a los refugiados haya sido atacado de esta manera»Oskar Lafontaine «Estamos conmocionados. Es especialmente triste que un ciudadano que se dedicaba precisamente a ayudar a los refugiados, que hace un trabajo tan importante, haya sido atacado de esta manera y asesinado. Nuestros pensamientos están con sus familiares y ahora lo importante es que se esclarezcan completamente los hechos para tomar las medidas necesarias y que algo así no vuelva a suceder», ha declarado el carismático representante de Die Linke y uno de los políticos más reconocidos en El Sarre, Oskar Lafontaine, en referencia al detonante de la discusión y el ataque, que la policía todavía no ha logrado establecer. Otro crimen por un refugiado el fin de semana No es la primera vez que un refugiado se sirve de un cuchillo para llevar a cabo un asesinato en entornos supuestamente controlados. El pasado fin de semana, un afgano de 41 años asesinó también a cuchilladas a un niño de cinco años de edad e hirió gravemente a la madre de este, sin que haya podido establecerse el motivo de la supuesta riña. En aquel caso, se trataba un ex convicto portador de una pulsera de vigilancia electrónica en el tobillo y el ataque tuvo lugar en el mismo albergue de refugiados del que tenía prohibido alejarse. Alemania no ha encontrado todavía respuesta definitiva a la existencia de refugiados de conducta delictiva y no susceptibles de ser repatriados. En el caso del ex convicto y asesino afgano, su abogado argumentó en su día que, debido a que tras su llegada a Alemania se había convertido al cristianismo, en la actualidad era perseguido en su país, por lo que no fue posible la deportación y pasó al estatus de solicitante de asilo «tolerado». De hecho, hay muchos obstáculos para expulsar a los delincuentes: países de origen que se niegan a aceptarlos, carencia de documentos en regla que impide esclarecer su nacionalidad y también las guerras o ciertas enfermedades. «Alemania no puede expulsar a nadie a su país de procedencia si allí se ve amenazado con la pena de muerte o torturas, tampoco si su salud aconseja que permanezca en Alemania», explica el coordinador de Pro Asyl, Bernd Mesovic, que cita artículos de la Convención Europea de Derechos Humanos. Aunque entre la población alemana crece la asociación entre refugiados y delitos, la Oficina Federal de Investigación alemana ha presentado un informe según el cual el número de delitos cometidos por inmigrantes en 2016 descendió en más del 18%. «La mayor parte de los inmigrantes no perpetraron ningún delito», afirma el informe, del que solo se ha publicado una versión resumida y que recoge también los delitos por motivación política perpetrados contra los centros de acogida de refugiados, que fueron 976 en ese mismo año.
02-06-2017 | Fuente: abc.es
La música no amansa a las fieras de Daesh
El comunicado emitido por Daesh tras la matanza en la sala Bataclan durante un concierto habla de «centenares de idólatras en una fiesta de perversidad». Este 2017 comenzó con la noticia de 39 personas asesinadas en una discoteca de Estambul en la que «los cristianos celebran sus fiestas apóstatas». La semana pasada, los terroristas de Daesh acabaron con la vida de 22 personas que disfrutaban de «un desvergonzado concierto» en Manchester. Al igual que sucede con el velo, que oculta el cuerpo de la mujer para aplacar el deseo del hombre, los motivos que llevan a los musulmanes a recelar de la música pueden resumirse con el cristiano «no nos dejes caer en la tentación». Las prevenciones musulmanas contra la música se explican por la facilidad de ésta para suscitar comportamientos «haram» (pecaminosos), como beber alcohol o cometer adulterio, y estados de desviación y culto al cuerpo que alejen al devoto de la adoración a Alá. Uno de los principios de la jurisprudencia islámica es el llamado «sadd al-dhara'i», «bloquear los medios», que consiste en impedir el mal antes de que acontezca prohibiendo todo lo que pueda conducir al pecado. En cualquier caso, la aprobación de la música en el mundo musulmán está siempre supeditada a su conformidad con la moral religiosa. No conviene olvidar que la traducción literal de la palabra «islam» es sumisión. Para Serafín Fanjul , arabista y miembro de la Real Academia de la Historia, el islam «ve con muy malos ojos cualquier manifestación liberadora y de deleite que no pueda controlar. Detesta lo lúdico y lo asocia con el Demonio». Sin embargo, reconoce, «no hay una doctrina común y codificada» sobre la música como sí la hay sobre el consumo de alcohol u otros temas de la vida cotidiana. El Corán no dice nada concluyente al respecto, y los más puritanos tienen que hacer encaje de bolillos con las palabras para sacar del libro sagrado pasajes que justifiquen su aversión a la música. Una de las más recurrentes dice que «hay hombres que compran palabras frívolas para extraviar del camino de Allah sin conocimiento y las toman a burla. Esos tendrán un castigo infame». Más que en el Corán, dice Fanjul, «hay que buscar en el hadiz o Tradición del Profeta, que es de donde salen casi todas las barbaridades de la sharía y del imaginario represivo del islam». Pero tampoco la interpretación de estos textos está del todo libre de contradicción. Solo hay unanimidad respecto al uso de la música en oficios religiosos, totalmente vetada tanto por los chiíes como por los suníes. La cultura islámica, por tanto, carece de una música sacra como la que acompaña la liturgia en el cristianismo, a excepción de la que utilizan en sus ceremonias algunos místicos sufíes y hermandades de derviches, que alcanzan el éxtasis religioso a través de la danza. Entre los escasos defensores de la música en la tradición islámica está el místico egipcio Dhul-Nun al-Misri, que creía que «oír música ejerce un efecto divino que mueve el corazón hacia Dios». «La flauta de Satán» La persecución a la música tiene una larga historia en el islam: ya en 1449, el gobierno egipcio prohibió la flauta y el tambor en las mezquitas. En tiempos más recientes, se han sucedido las «fatwas», dictadas por clérigos radicales, que afectan a la música. Daesh, en su autoproclamado califato, decretó la prohibición de escuchar música al mismo tiempo que la de vestir pantalones ajustados. Medidas semejantes tomaron los talibanes en Afganistán o Al Qaeda en Somalia, que lanzó un ultimátum a las radios de Mogadiscio para que eliminasen la música de sus emisiones. A Osama Bin Laden, figura casi mitológica para los yihadistas, se le atribuye la definición de la música como «la flauta de Satán». Basta un breve rastreo por Internet para dar con auténticos delirios firmados por personas de peso dentro de la comunidad islámica. Es el caso de Mufti Muhammad ibn Adam al-Kawthari Darul Iftaa, nacido en Leicester (Reino Unido) y que en su biografía presume de haberse memorizado el Corán a la edad de 9 años. Mufti, director del Institute of Islamic Jurisprudence, autor de una Islamic Guide to Sexual Relations, cree que «la popularidad creciente de la música constituye una gran amenaza para los musulmanes (?) la música es un engaño hecho por no-musulmanes (?) la fuerza espiritual que caracterizaba a los musulmanes ya no es visible, y la música está entre las principales razones de este declive». Aunque no hasta el punto de resultar alarmante, en España ya se han registrado casos de alumnos musulmanes que se niegan a estudiar música o a tocar la flauta en clase. La situación, explica Fanjul, es contradictoria pues « la ortodoxia islámica no ha podido reprimir al cien por cien pero sí ha podido incordiar y ensalzar como buenos musulmanes a aquellos que no oyen música ni poesía. Sin embargo, la realidad se ha impuesto en paralelo y llevan catorce siglos coexistiendo ambas actitudes». Respecto a las ataques terroristas en actuaciones musicales, Fanjul cree que se deben más a las grandes concentraciones de gente y a la facilidad de atentar en ellos aunque, puntualiza, «la música puede ser un agravante para castigar a los infieles. Los terroristas islámicos no inventan nada que no se halle en la tradición islámica».
25-05-2017 | Fuente: abc.es
Un ministro marroquí califica de «virus» a los conversos al cristianismo
El ministro marroquí de Asuntos Islámicos, Ahmed Taufiq, comparó a los marroquíes de fe cristiana o chií con un "virus" que amenazan a la nación, en una comparecencia parlamentaria que hoy divulga el diario local "Ajbar al Yaum". Taufiq reaccionó así ayer en una comisión parlamentaria en la Cámara de Consejeros al responder a las preguntas de los senadores sobre el peligro que supone "la difusión del chiísmo y el proselitismo cristiano". El ministro dijo que el Estado "sabe todo" sobre sus ciudadanos que profesan el cristianismo o el chiísmo, "su número, dónde se encuentran y qué hacen", así sean chiíes, salafistas o cristianos marroquíes. "Lo prioritario para mí es inmunizar el gran cuerpo (de la nación), pero eso no significa que esté libre de enfermedades. Los virus, cuando chocan con un cuerpo fuerte y sano no se comportan igual que cuando chocan con uno vulnerable y enfermo", añadió. Taufiq criticó a los consejeros el interés que prestan a estas personas, "lo que crea sobre ellos un alboroto que no refleja su realidad", y subrayó que prefiere tratar este tipo de temas a título personal con los consejeros parlamentarios. Marruecos es un país suní, y nunca ha tolerado en su historia conversiones al cristianismo, ni al rito chií, prohibido el país. Solo admite a la minoría judía, establecida en su territorio desde hace siglos. El discurso oficial marroquí usa en los últimos años la idea de la "seguridad espiritual", que le ha servido para justificar el tratamiento represivo que da a todos los que se desvían de la única versión aceptable del islam: la suní de rito malekí.
21-05-2017 | Fuente: abc.es
Nur Masalha: «Que el judaísmo se lleva en la sangre es otro mito sionista»
Año especial, año trágico. Para los palestinos, en 2017 se cumple un siglo de la declaración de Balfour en la que el Gobierno británico decidió apoyar la creación de un hogar judío en Palestina, cincuenta años del aniversario de la Guerra de los Seis Días en la que Israel configuró un nuevo Oriente Medio y 70 años de cuando la ONU propuso la partición de Palestina. Un año más tarde se creó el Estado de Israel, una catástrofe (Nakba) para el pueblo palestino. Según la Oficina de la ONU para los refugiados (Acnur), aproximadamente una tercera parte de la población refugiada del mundo es de Palestina, con más de 5 millones de refugiados. Los palestinos conmemoran cada año la «Nakba», sinónimo de éxodo de cientos de miles de personas han sido expulsados o que huyeron en 1948. El 15 de mayo los palestinos «celebraron» ese fatídico día. Una semana más tarde, el presidente de Estados Unidos aterrizará en la zona para una visita de tan solo 28 horas, en las que se reunirá con su homólogo palestino, Mahmud Abbas, en el palacio presidencial de Muqata de la ciudad cisjordana de Belén. ?¿Una solución a corto plazo es posible? ?Es muy improbable. Tenemos a un nuevo inquilino en la Casa Blanca totalmente imprevisible. Nadie sabrá qué hará Donald Trump mañana y parece que la agenda doméstica es mucho más importante para él. Por primera vez, un país como Estados Unidos está gestionado por una familia de negocios. Y Trump no entiende el conflicto ?responde Nur Masalha, historiador palestino y profesor en la Escuela de Estudios Africanos y Orientales (SOAS) de la Universidad de Londres. La política y la simbología van de la mano. «Belén es un gueto. Las ciudades palestinas están cercadas por muros que las separan de asentamientos de colonos procedentes de Nueva York. Trump quiere levantar un muro con México pero en Palestina los muros están en todas partes. Son símbolos de la estrategia sionista de "más tierra y menos árabes"», denuncia Masalha, de visita en la Casa Árabe de Madrid para hablar de la fundación del movimiento sionista y la expulsión de los palestinos en la primera parte del siglo XX. ¿Historiador en Londres o activista palestino? Soy historiador, pero también activista por los Derechos Humanos, así que tengo una visión moral de las cosas. No se puede ser completamente neutral en un tema. Pero mientras que los políticos hacen propaganda -dicen lo que la gente quiere escuchar- y la prensa se ve a menudo contagiada por sus vicios, los historiadores vamos a los hechos, a la verdad. Los historiadores tienen que probar las cosas para decirlas. Hace cien años, en la Declaración de Balfour, los británicos prometieron un país a los palestinos, un pueblo que luego fue colonizado por un movimiento colonialista que venía de Europa. En la tierra de Palestina vivían árabes, en un 90%, y judíos que en parte también hablaban la misma lengua. Lo que estoy sugiriendo es que para entender el conflicto se debe partir esde el pasado para entender el presente y de ahí hacia el futuro, que es lo que hace un historiador; un político empieza en el presente para ir al pasado. Palestina era un país pacífico, donde vivían árabes, judíos y cristianos juntos. ¿Por qué después de cien años tenemos este conflicto? ¿Por qué los palestinos han sufrido tal exterminación? Si la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) reconoció a Israel hace 25 años, ¿por qué Israel no reconoce a Palestina como un Estado soberano? Yo siempre digo: «No me juzgues por mi activismo, júzgame por mi trabajo». Los historiadores publicamos libros y artículos donde vamos a por los hechos y la verdad, pero también tratamos de ser activos políticamente y de luchar por los Derechos Humanos. Se puede ser profesor y también activista, no es contradictorio. Nur Masalha- Cortesía de Casa Árabe Buena parte de su trabajo de los últimos 30 años ha consistido en desentrañar lo que usted llama los mitos del Sionismo. ¿Cuáles son? El primer mito es el de una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra cuando Palestina era una tierra con gente. Es ridículo. Lo que hoy es España también era una tierra del Mediterráneo, ¿te la imaginas vacía? Es ridículo. Aparte del sur, que es desierto, el resto era un país fértil, un país populoso. Este primer mito iba dirigido a los occidentales para justificar que no se tomaba la tierra de nadie, sino que era una tierra vacía. El segundo mito se desarrolla en torno a Sión como la madre de los pueblos, es decir, la madre del judaísmo. El sionismo es un movimiento político y el judaísmo es un una religión con un gran recorrido detrás. El sionismo está basado en el imperialismo. El judaísmo vivió en Oriente Medio durante muchos siglos, en muchos países, y el sionismo llevó a esta tierra a muchísimos rusos y europeos. Han insistido en que aquellos judíos que poblaban esta región hace siglos son los mismos judíos que llegan a Israel ahora; una raza convergente. Hay que recordar que muchos judíos se convirtieron al islam o al cristianismo, como al final de la Reconquista en España. El judaísmo no va en la sangre, no va en el ADN, va en la fe. El sionismo bebe de una idea germánica del siglo XIX de la raza. Los judíos de Israel provienen de muchas etnias con una misma fe. El judaísmo es una gran religión de paz, no una ideología militante, y donde la ética tiene un papel central. El sionismo considera el poder una de las principales, haciendo del Ejército israelí uno de los más importantes de Oriente medio o como el afán de Shimon Peres en convertir Israel en una potencia nuclear. Es muy diferente la ética del poder. El sionismo explota el judaísmo. Este es el mito de que son la misma cosa. Esto es por qué de la religión está siendo explotada como el Daesh lo hace del islam, los fundamentalismos explotan la religión para justificar la opresión y la colonización. Una de las organizaciones que desde hace años se afana en ofrecer su versión al mundo de este conflicto moderno es el centro interdisciplinar de Herzliya, a pocos kilómetros de Tel Aviv, y donde se forma buena parte de la diplomacia y el establishment israelí. Pero al que no son invitados historiadores críticos con el sionismo. ¿Cómo ve estas iniciativas israelíes de acercamiento al problema para investigadores y analistas? Solo tiene que pararse a pensar en el nombre de Herzliya, que viene de Theodor Herzl, el europeo que creó el sionismo político. La gente no se hace esas preguntas cuando va allí a dar conferencias. Esa es una ciudad moderna creada en tierra árabe y que alberga uno de los principales think tanks israelíes. En Herzliya no se dan cuenta de las consecuencias de campos refugiados de 70 años, de los millones de refugiados y de reemplazar a un exiliado con otro exiliado. La realidad de Herzliya es la realidad de los asentamientos. Una situación de apartheid, de inequidad. Los palestinos no tienen derechos en Israel, no tienen igualdad. Herzliya está conectado a la agenda de seguridad del establishment, a la que se suscriben académicos y exoficiales afines. En este centro, privado, nunca han invitado a Ilan Pappé ni a ningún otro de los «nuevos historiadores». Pero en Israel hay muchas visiones, hay que remarcarlo. No se puede ver Israel como una sola cosa. Hablo hebreo y veo que allí se promueve un pensamiento estratégico y de seguridad y una macro narrativa pero no se habla con gente normal. La política está enfocada a las élites y un extranjero interesado en el conflicto necesita hablar con el poder, sí, pero también con gente normal. Minoría árabe en Israel El día de las elecciones israelíes Benyamin Netanyahu colgó un vídeo en Facebook en el que afirmaba: «Los votantes árabes están acudiendo en masa a las urnas. Organizaciones de izquierdas les transportan en autobuses». Ganó con claridad contra lo que parecía una victoria del centro-izquierda. Pese a pedir perdón, ese comentario ofendió a la castigada minoría árabe, el 20% de la población israelí. Así y todo, Netanyahu ha invertido más en ellos.. Es cierto, pero está invirtiendo en gente que las minorías que lo apoyan. Si hablas con los israelíes árabes destacan las desigualdades frente a los judíos. Netanyahu está invirtiendo en quienes son leales a él. Por ejemplo, hay muy muy pocas profesoras árabes en las universidades israelíes (se estima que solo el 11% de los estudiantes de estudios superiores y el 2% de los profesores en las universidades israelíes son árabes). La guerra en Siria ha desplazado de la agenda la cuestión palestina. No es cómodo hablar de cosas terribles sobre la Nakba. El Holocausto simboliza un fuerte sentimiento de culpa para los europeos, por lo que resulta muy díficil hablar de lo que los israelíes estan haciendo a los palestinos. Ahí se ve esa culpa. Ahora bien, los israelíes tienen poderosos lobbies en Londres: en los medios, en los Gobiernos, en las academias.. Por el contrario, el sionismo lo tiene mucho más cpmplicado para influir en la vida académica que en la vida política: la Universidad es un mundo muy diverso donde no hay blancos y negros, sino mucho debate, al menos en Reino Unido. El optimismo de las Primaveras Árabes ha desaparecido y la terrible guerra en Siria no está ayudando a los palestinos. Netanyahu está explotando esto para imponer su agenda en un momento en que Europa ha sufrido muchas crisis: la de refugiados, la económica o la del Brexit. Así, no extraña que la cuestión palestina se haya apartado del foco, aunque al menos en Reino Unido no se ha ido del todo y en la UE se aprobó el etiquetado de productos provenientes de los asentamientos. Pero no debemos olvidar la preocupación de las nuevas generaciones y de las universidades por este conflicto y los Derechos Humanos. Un palestino lanza una piedra a tropas israelíes durante los disturbios por las celebraciones del día del Nakba en la ciudad cisjordana de Ramala (Palestina) hoy, 15 de mayo de 2017.- EFE Luego está el caso de los refugiados palestinos.. La situación de los refugiados palestinos en Siria era aceptable hasta el estallido de la guerra civil, en la que han sufrido la misma suerte que ellos. Los islamistas trataron de invadir el campo de Yarmouk para utilizarlo según sus intereses. En Líbano sufren una mayor discriminación y en Jordania están un poco mejor. Los refugiados de Gaza están muy mal, pero allí están mal casi todos, sean o no refugiados. Los refugiados palestinos sufren muchísimo. No se resolverá la cuestión palestina sin buscar una solución para los refugiados. En su desdiabolización el Frente Nacional ha tratado de desplazar su antisemitismo original con más islamofobia al calor de los últimos atentados en Francia. Aunque se diga que la extrema derecha no para de subir, yo creo lo contrario, que no para de fallar: mira Austria, Holanda y ahora FranciaEs un fenómeno interesante. El antisemitismo y la islamofobia se sirven del mismo racismo, de la misma forma de pensar. Le Pen padre fue antisemita y ahora la hija es islamófoba. Ambas corrientes son malas porque provienen del mismo racismo e idéntica forma de pensar. Por suerte, Francia ha optado por otra vía. La derecha francesa ha votado a Macron y su coalición de centro-derecha. Aunque se diga que la extrema derecha no para de subir, yo creo lo contrario, que no para de fallar: mira Austria, Holanda y ahora Francia. En Europa está fracasando este racismo que trata de que un grupo se imponga sobre otro. En España no hay una ultraderecha fuerte y eso es una gran noticia. Tampoco en Reino Unido. Theresa May habla a veces como un populista del UKIP.. Sí, May ha importado la idea del Brexit cuando ella había votado por continuar en la UE. Ahora quiere incrementar la velocidad de la salida al tiempo que habla con el idioma de la clase obrera en temas sociales. El Brexit fue votado por una pequeña minoría y ahora está tratando de consolidarse y ganar votos. ¿Cree que ahora hay más racismo en Reino Unido? La campaña del Brexit explotó la xenofobia, el miedo y odio a lo extranjero, con eso de que quitaban los trabajos a los británicos. Y no es verdad. Todo lo contrario. La economía se ha servido de los extranjeros para seguir subiendo. De hecho, Reino Unido ha recibido más de los extranjeros de lo que les ha dado. Hay incidentes, pero son pocos. La situación no es como en Francia donde Marine Le Pen ha llegado muy muy lejos. Esto no ha pasado nunca en Reino Unido, una sociedad multicultural, respetuosa y basada en una sólida democracia. Hamás ha cambiado recientemente su hoja de ruta en la que ha tomado distancia con respecto a la Hermandad Musulmana. En Egipto, este movimiento es visto como un intento de construir lazos con Al Sisi. Hamás necesita un acercamiento a Egipto porque es la única vía de entrada de ayuda en Gaza: medicamentos, salir a estudiar, comercio.. Egipto es la única vía. Hamás no tenía otra elección. Una decisión realista para acercarse a Egipto, que no es un buen régimen, no es democrático, pero los palestinos no tienen opción por el cerco de Israel. Hamás no debería estar envuelto en el conflicto egipcio y con esto trata de alejarse aún más de los islamistas y de esos grupos extremistas violentos que usan el islam y que han jurado algunos lealtad a Daesh. La gente en Gaza está desesperada; sufren malnutrición.. Para seguir gobernando Gaza, Hamás solo puede tener una relación normal con Egipto. ¿Ha apoyado Hamás a los grupos yihadistas del Sinaí? ¿Esa situación crítica en Gaza que usted describe puede hacer que la población abrace el radicalismo de Daesh? Daesh no puede desarrollarse en Palestina simplemente porque el wahabismo no ha logrado instalarse allíNo, no creo que haya apoyado a esos grupos. Tradicionalmente ha estado cerca de los Hermanos Musulmanes cuando ha estado en el poder. Tienen vínculos históricos. Creo que Hamas está siendo pragmático. Por otro lado, el apoyo a Daesh en Gaza es muy muy muy pequeño. No hay pruebas de lo contrario. Los que apoyan a Hamás no lo hacen por extremismo islámico, sino por su nacionalismo. El islam es moderado en Palestina, es una de las razones por las que Hamás no sigue un islam extremista, es conservador sí, pero no extremista y violento como Daesh, pese a la propaganda israelí. El islam palestino es moderado en su mayoría y Hamás lo sabe. Daesh no puede desarrollarse allí simplemente porque el wahabismo no está instalado en Palestina. ¿Ve usted en la Autoridad Palestina un organismo corrupto y cómplice de la represión a los palestinos en Cisjordania que usted mismo denuncia? Creo que la Autoridad Palestina (AP) está entre las dos cosas. Por un lado ha confiado muchísimo en la ayuda extranjera, europea y americana, pero también ha cometido fallos estratégicos por aceptar autonomía y no independencia. Ese es el gran error de OLP, no exigir la solución de dos estados sino la autonomía, y este error le persigue. Los israelíes han hecho lo que han querido en Cisjordania. La AP no ha querido ser cómplice, pero su debilidad le ha llevado a no poder hacer nada sin el permiso israelí. No culpo a la AP ahora, pero en Oslo no negociar la solución de dos estados, subordinándose como una pequeña autonomía supuso un grave error. Palestina no es un país libre, es un país ocupado. Las ciudades operan como una municipalidad. Es una situación muy triste.
02-05-2017 | Fuente: abc.es
El abogado de la expresidenta surcoreana niega los cargos por corrupción
Casi dos meses después de su destitución, y a una semana de las elecciones anticipadas en Corea del Sur, arranca el juicio por corrupción contra la expresidenta Park Geun-hye. Acusada de 18 casos de soborno, abuso de poder, coerción y revelación de secretos oficiales, podrían caerle hasta diez años de cárcel por el escándalo de tráfico de influencias de su íntima amiga Choi Soon-sil, apodada la ?Rasputina? por su poderosa influencia sobre su Gobierno. A tenor de la Fiscalía, ambas mujeres se embolsaron unos 59.200 millones de won (48 millones de euros) vendiendo favores políticos a tres de las mayores corporaciones del país: Samsung, Lotte y SK. Acusado de pagar la mayor parte de este dinero, unos 43.300 millones de won (35 millones de euros), el heredero la primera compañía, Lee Jae-yong, también se encuentra en prisión preventiva, igual que Park y Choi. A la espera de que el juicio a la expresidenta empiece en junio, este martes se ha celebrado su primera vista preliminar, en la que se han revisado los cargos en su contra contenidos en el informe de más de 120.000 páginas presentado por la Fiscalía. Al tratarse de una sesión previa, Park Geun-hye no estaba obligada a presentarse en el Tribunal del Distrito Central de Seúl, adonde sí ha acudido su abogado, Yoo Yeong-ha. Según informa la agencia estatal de noticias Yonhap, este ha vuelto a negar las acusaciones contra la expresidenta. ?Pido una explicación con los detalles de la calificación del fiscal?, demandó el letrado, quien estuvo en la sala acompañado por los abogados de Choi y del presidente de Lotte, otra de las empresas imputadas. Hasta que empiece la vista oral, se celebrarán otras dos o tres sesiones preliminares con el fin de ir aclarando todas las cuestiones formales del procedimiento y presentar las alegaciones oportunas. Cuando Park Geun-hye se siente finalmente en el banquillo, será la tercera presidenta de Corea del Sur juzgada por corrupción tras Chun Doo-hwan y Roh Tae-woo, quienes fueron condenados a principios de los años 90. En esta ocasión, a la presidenta la ha tumbado una exclusiva de la televisión JTBC, que reveló en octubre los sobornos que había recibido tras tener acceso a una ?tablet? de su amiga Choi Soon-sil con documentos oficiales, algunos de los cuales eran secretos de Estado. Apodada la ?Rasputina?, por ejercer sobre el Gobierno surcoreano una influencia similar a la de aquel místico monje ruso en la corte del zar Nicolás II, Choi se había aprovechado de su amistad de cuatro décadas con Park Geun-hye para montar una fétida trama de tráfico de influencias. En medio de multitudinarias manifestaciones pidiendo la dimisión de la presidenta, el escándalo volvió a poner de manifiesto las oscuras conexiones entre el poder político y el económico en Corea del Sur. Suspendida por el Parlamento en diciembre, Park fue finalmente desalojada de la Casa Azul (residencia presidencial) después de que el Tribunal Constitucional ratificara su destitución el 9 de marzo. En funciones, el Gobierno se veía obligado a adelantar las elecciones presidenciales, que estaban previstas para finales de año y finalmente se celebrarán el próximo martes. Con el país conmocionado por este escándalo, el favorito en dichos comicios es el candidato del Partido Democrático, Moon Jae-in, quien puede devolver el poder a la izquierda tras casi una década de hegemonía conservadora. Primera mujer en presidir Corea del Sur, Park Geun-hye, de 65 años, aguarda mientras tanto entre rejas a ser juzgada. Duro final para la hija del general Park Chung-hee, el dictador que dirigió con puño de hierro Corea del Sur desde su golpe de Estado en 1961 hasta que en 1979 fue asesinado a tiros por el jefe de sus propios servicios secretos, Kim Jae-kyu. Más trágica aún fue la muerte de su madre, Yuk Young-soo, asesinada en 1974 por un pistolero japonés de origen norcoreano que trató de atentar contra el general Park mientras daba un discurso en el Teatro Nacional de Seúl. Su bala erró el tiro pero acabó impactando en su esposa. La influencia de la Iglesia de la Vida Eterna Traumatizada por la muerte de su madre, la joven Park Geun-hye fue entonces consolada por Choi Tae-min, el padre de quien acabaría convirtiéndose con los años en su mejor amiga: Soon-sil. Tras haber sido monje budista, este oscuro pastor religioso se pasó al cristianismo y acabó fundando la Iglesia de la Vida Eterna (Yongsaenggyo), considerada por muchos una secta. Con este culto que mezclaba el budismo, el cristianismo y el ?cheondoismo?, la religión local que afloró en Corea a principios del siglo XX, el pastor se erigió en el mentor de Park. Precisamente, cuando el dictador Park Chung-hee fue abatido por el jefe de sus servicios secretos, este citó como uno de los motivos del magnicidio la influencia del ?corrupto? Choi Tae-min sobre su hija. Tras la muerte del líder religioso en 1994 a los 82 años, Park continuó su amistad con su hija. Tal y como consta en los cables diplomáticos revelados por Wikileaks en 2007, la Embajada de Estados Unidos en Corea del Sur informó a su Gobierno de estas habladurías acerca ?del completo control que tenía el difunto pastor sobre el cuerpo y el alma de Park en sus años de formación?. Aludiendo a su mística figura, la legación estadounidense incluso lo llamaba el ?Rasputín coreano?, un apodo que los medios han desempolvado ahora para referirse a su hija. También bajo su influjo, este poder en la sombra de Choi Soon-sil ha acabado tumbando a Park Geun-hye.
12-03-2017 | Fuente: abc.es
Túnez, la democracia árabe que encarcela y somete a test anales a los homosexuales
Ocho meses de cárcel. Delito: ser gay. Achref y Sabri, de 20 y 22 años, fueron detenidos el pasado diciembre cuando caminaban juntos en una céntrica calle de Susa, la turística ciudad tunecina donde un terrorista mató a 39 personas en nombre de Daesh en junio de 2015. «Este es tu novio, ¿no? Sois una maldición para este país», les espetó el policía que los detuvo. Según el testimonio de uno de los presuntos «homosexuales», en comisaría fueron «abofeteados e insultados». Después de comparecer ante el juez, el joven también aseguró haber sufrido un test anal, práctica denunciada por Naciones Unidas y varias organizaciones defensoras de los DD.HH. por ser «degradante», «inhumana» y sin validez científica. El resultado fue negativo. Su condena: ocho meses. Los avances en derechos sociales, ¿son cuestión de la progresión de la sociedad o de la voluntad política? ¿Qué viene antes, la gallina o el huevo? ¿Está Túnez preparada para despenalizar la homosexualidad? Considerada una de las sociedades árabes más progresistas, prácticamente el único ejemplo de resultado democrático tras la Primavera Árabe y admirada por haber sido capaz de integrar islamistas en el juego político-democrático, Túnez en cambio mantiene y ejecuta todavía el artículo 230 de su Código Penal, que criminaliza las actividades homosexuales y por el que un buen puñado de jóvenes han sido encarcelados o señalados en unas comunidades que las han condenado al ostracismo. «No hay persecución a los homosexuales. Hay leyes que existen y se aplican. Esto no es Europa, es un país musulmán. Hay que observar cómo evolucionan las cosas», defiende a ABC el ministro de Interior tunecino, Hedi Majdoub. Tiene otras preocupaciones más inminentes que prefiere discutir: el regreso de yihadistas tunecinos, el desempleo y la crisis económica que atraviesa el país. «Creo que no es problema de conservadurismo de la sociedad sino de voluntad política. Cuando Burguiba -el padre de la patria tunecina- autorizó el aborto, prohibió la poligamia, prohibió el mecanismo del repudio islámico e instauró el divorcio judicial, cuando dio a la mujer el derecho al divorcio, instauró la adopción? todo eso era contrario al islam, pero afirmó que no quería esperar a que una sociedad machista lo aceptara, sino que lo impuso. Fue cuestión de voluntad política, que es lo que falta en este gobierno de bombero», critica el activista proderechos homosexuales Munir Baatour. Les dicen "póngase como si estuviera haciendo el rezo". Eso es una violación Baatour preside la asociación Shams, que aglutina decenas de organizaciones «gay friendly» o LGTB y que aboga por la despenalización de las relaciones homosexuales. Baatour abrazó el activismo tras su paso por la cárcel condenado por sodomía, donde se enfrentó cara a cara a la realidad más dura de los «test» para demostrar la homosexualidad, los test anales, una medida que la Policía tunecina aplica sin miedo. La propia ONU lo cataloga como «tortura» por las enormes secuelas no sólo físicas, sino psicológicas, que deja en los sospechosos de homosexualidad. «Les dicen "póngase como si estuviera haciendo el rezo". Eso es una violación», asevera el también abogado desde su despacho en una de las cités de la capital tunecina. Baatour se negó a someterse al test anal que pedía la fiscalía, pero sólo se libró por su renombre como abogado, admite. Peor suerte corrieron seis jóvenes arrestados en 2015 en la ciudad de Kairuán (160 kilómetros al sur de la capital) o los arrestados en Susa hace apenas unos meses: todos sufrieron la indignidad de los test anales, utilizados por Policía y fiscales para «probar» las relaciones sexuales entre hombres adultos. Los seis de Kairuán fueron inicialmente condenados a tres años de prisión y cinco años de prohibición de residencia en la ciudad, una condena reducida más tarde a un mes por la Corte de Apelación. Entre 60 y 70 personas son detenidas al año por homosexualidad, y la mayoría cumplen penas de cárcel de entre cuatro y un mes. «Matad tanto al activo como al pasivo» En una cafetería, Amina Sbui, más conocida como Amina Tyler, se detiene un momento para hacer una llamada. «¿Cómo están? ¿Saldrán de la cárcel?». Al otro lado del teléfono un murmullo quedo, la ponen al día sobre los detenidos en Susa. Amina, que saltó a la fama internacional cuando mostró su pecho desnudo con el mensaje escrito en árabe «mi cuerpo es mío» y se convirtió en rostro de muchas feministas jóvenes en Túnez, volvió a la palestra al convertirse en la primera mujer árabe en declarar su homosexualidad en televisión. «En Túnez los homosexuales somos enfermos que debemos ir a prisión», afirma la joven, que conoce de primera mano las cárceles tunecinas. En 2013 fue detenida por «actos contrarios al islam», tras pintar en el muro de un cementerio en la ciudad de Kairouán la palabra maldita: «FEMEN», organización a la que pertenecía entonces. Munir Baatour, en su despacho en Túnez- A. Alamillos «Homosexual» es una etiqueta que en Túnez te puede acompañar para toda la vida. Tras ser absuelto por la corte, uno de los jóvenes de Kairouán, que mantiene su identidad en secreto por seguridad, fue linchado a su regreso a la universidad para continuar sus estudios. Algunos jóvenes homosexuales han denunciado que son «engañados» mediante aplicaciones como Grinder o Facebook a acudir a lo que creían que era una cita. Allí, les graban en vídeo y les amenazan con difundirlo por internet si no pagan. Según Baatour, en ocasiones se organizan «cazas de maricones» que acosan y atacan a hombres sospechosos de serlo. Las víctimas saben que no pueden denunciar a la Policía: si solicitan ayuda, pueden acabar detenidos en virtud del artículo 230. Otros prefieren abandonar el país, esconder sus nombres, evitar el ostracismo social o incluso familiar. En Europa, algunos arguyen su condición homosexual para recibir el estatuto de refugiado, aunque la mayoría opta por vivir su sexualidad en secreto. Según datos publicados por Shams, que también ofrece apoyo psicológico, casi cada semana un joven homosexual se suicida en Túnez. «Yo espero que tras mi ?salida del armario? la gente se vaya atreviendo a decir su condición a padres, amigos, su entorno. No hace falta que lo publiciten en la tele, sino que no vivan su homosexualidad escondida, lo que lleva a muchos a suicidarse, a deprimirse. Hay que poder hablarlo con alguien», sostiene Amina, bisexual. Pocos políticos se han pronunciado a favor de eliminar el artículo 230: en 2015, el entonces ministro de Justicia, Mohamed Salah Ben Aisa, se mostró abierto a despenalizar la homosexualidad antes de, pocos días más tarde, ser defenestrado. El propio presidente Béji Caïd Essebsi se ha proclamado contrario a la homosexualidad. Clérigos y presentadores de televisión continúan condenando la sodomía. «Cuando atrapéis sodomitas, matad tanto al activo como al pasivo. Es la jurisprudencia islámica. Es su juicio, la muerte, no hay remedio para un alma enferma. Este juicio es aprobado por todos los ulemas suníes», sentenció un imán de Sfax. Concluyó que los gais deben ser lapidados hasta la muerte. ?El islam por sí mismo en sus fundamentos y teorización de la fe es una religión terrorista. El islam llama a matar a los homosexuales. Hay un hadiz del profeta Mahoma que dice que a quien se detenga por ello hay que matar al activo y al pasivo? critica Baatour. ?El cristianismo también ha perseguido a los homosexuales. ?El cristianismo también fue contra los homosexuales, es cierto, pero el Papa Francisco los ha acercado a la Iglesia. Hoy ninguna Iglesia, ya sea católica, ortodoxa o anglicana, insta a perseguir a los homosexuales o a matarlos. Ha evolucionado y ha comprendido que su rol es espiritual y no interviene en la vida pública -concluye el director de Shams. Shams acaba de estrenar en el país un corto-documental sobre la persecución que sufren aún los homosexuales en Túnez. «El test anal es un acto médico pero cuando se entrometen los policías agarrandote las piernas, bajándote el pantalón y controlándote para que el médico pueda introducir su dedo.. te sientes como un animal al que hacen pruebas», comenta uno de los jóvenes del cortometraje. A Dali, su nombre, le querían hacer el test anal. Tras negarse, los guardias empezaron a golpearle tanto a él como a su compañero. «Entonces, vamos a hacerte el test anal?», «No». El médico insistió y le llamó «cabezón». «Empezó a hacer comentarios de mal gusto sobre mi madre y comencé a perder los nervios. Vinieron los guardias y mes pusieron las esposas para que no pudiera moverme. Me hicieron el test anal a la fuerza con los policías agarrándome». Dali fue condenado a 3 años de prisión y deportado de Kairouán 5 años. El líder del partido islamista tunecino, Rachid Ghannuchi, se mostró en contra de perseguir la homosexualidad en una entrevista recogida en el libro «Sobre el Islam». «No la aprobamos (la homosexualidad), pero el Islam no espía a la gente. Protege la vida privada. Cada uno debe vivir su vida como desee, y todos son responsables frente al Creador», ha comentado, según el portal de noticias Tunisia Live. «Vivía mi homosexualidad de forma plena Túnez, pero mis actividades políticas han hecho que cierta gente se molestara durante el gobierno de la Troika, con Ennahda al poder. Me arrestaron después de que mi partido sacara comunicados muy virulentos contra los islamistas y el terrorismo, al considerar que el terrorismo viene del islam en tanto que convicción y fe», afirma Baatour. Las víctimas de homofobia no pueden denunciar: si solicitan ayuda a la Policía, acaban detenidosPara Amina, en cambio, la persecución y hostilidad hacia los homosexuales no tiene que ver con que Túnez sea un país musulmán: «En el siglo VII, en países bajo el islam la homosexualidad era bastante tolerada, estaba la sharia, el califa y la homosexualidad. Si uno es tolerante, se es seas o no religioso. Hay ateos que son más homófobos que muchos creyentes. La religión no tiene nada que ver. En la URSS, eran ateos, quemaban iglesias. No es cuestión de religión». Y pese a las recientes campañas por la normalización y el respeto hacia este colectivo, los gais en Túnez siguen viviendo su sexualidad en la clandestinidad. En la pantalla pequeña los medios de comunicación siguen soplando para inflamar los vientos del odio y la homofobia. «Cultivan ese discurso de odio. Habría que cortarle los huevos a los periodistas tunecinos: cuando miras la tele, cuando se habla de homosexuales, de negros, de la mujer? No entiendo cómo voy por la calle y no me lapidan».
11-03-2017 | Fuente: abc.es
Park geun-hye, la hija del dictador
Park Geun-hye, hija del dictador Park Chung-hee, quien gobernó Corea del Sur entre 1961 hasta su asesinato en 1979, fue la primera mujer en alcanzar la presidencia de este país. Y también ha sido la primera dirigente destituida por el Tribunal Constitucional. Nacida el 6 de febrero de 1952, se convirtió en la primera dama «de facto» de Corea del Sur con doce años, cuando su madre fue asesinada por un pistolero japonés de origen norcoreano que disparó contra su padre en un acto público. En 1979, su progenitor murió a manos del jefe de sus servicios secretos en la Casa Azul, la residencia presidencial. Traumatizada Traumatizada por estos crímenes, la joven Park encontró consuelo en Choi Tae-min, el padre de quien acabaría convirtiéndose con los años en su mejor amiga: Soon-sil. Tras haber sido monje budista, este oscuro pastor religioso se pasó al cristianismo y acabó fundando la Iglesia de la Vida Eterna, considerada por muchos una secta. Con este culto que mezclaba el budismo, el cristianismo y el «cheondoismo», la religión local que afloró en Corea a principios del siglo XX, el pastor se erigió en el mentor de Park. Tras la muerte del líder religioso en 1994 a los 82 años, Park continuó su amistad con su hija. Tal y como consta en los cables diplomáticos revelados por Wikileaks en 2007, la Embajada de EE.UU. en Corea del Sur informó a su Gobierno «del completo control que tenía el difunto pastor sobre el cuerpo y el alma de Park en sus años de formación».
1
...