Infortelecom

Noticias de crisis humanitaria

14-06-2019 | Fuente: abc.es
Arabia Saudí repele el ataque con drones a uno de sus aeropuertos de una milicia apoyada por Irán
La coalición árabe liderada por Arabia Saudí anunció hoy que ha interceptado y derribado cinco aviones no tripulados lanzados por los rebeldes chiíes hutíes contra el aeropuerto internacional de Abha, en el suroeste del país, dos días después de otro ataque contra el aeródromo que dejó 26 heridos. El portavoz de la alianza, Turki al Malki, dijo que las Fuerzas de Defensa Antiaérea «interceptaron y derribaron cinco drones lanzados por la milicia hutí terrorista y respaldada por Irán dirigidos contra el aeropuerto internacional de Abha y la ciudad de Jamis Mushait», en el sur del país, según recoge la agencia estatal SPA. Al Malki aclaró que «el tráfico aéreo en el aeropuerto internacional de Abha o pera con normalidad , no hay retraso en los vuelos ni en el tráfico aéreo». En la nota, el portavoz reafirmó «su legítimo derecho en tomar las medidas apropiadas para lidiar con estos actos hostiles y en conformidad con el derecho internacional humanitario». El medio yemení Al Masira, portavoz de los hutíes, asumió que los rebeldes son los autores del ataque. El 12 de junio, la coalición árabe anunció que 26 civiles, de diferentes nacionalidades, resultaron heridos por el impacto de un misil lanzado por los rebeldes contra el mismo aeropuerto. Los hutíes, a los que Arabia Saudí acusa de estar tutelados por Irán, han aumentado sus operaciones contra el territorio saudí en las últimas semanas. Este ataque coincide con un nuevo repunte de tensión en el golfo Pérsico, después de que dos petroleros fueron objetos ayer de un supuesto ataque en el mar de Omán. EE.UU. ha acusado a Irán de estar detrás de esta operación, un extremo que Teherán niega, y de un suceso similar al ocurrido en el mes de mayo cerca de la misma zona. Arabia Saudí lidera la coalición que interviene militarmente desde 2015 contra el Yemen a favor del Gobierno reconocido internacionalmente del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y en contra de los hutíes, que controlan la capital Saná. Según la ONU, el Yemen se ha convertido en el escenario de la peor crisis humanitaria actual del mundo.
12-06-2019 | Fuente: abc.es
Más de mil muertos en el Mediterráneo tras un año del cierre de puertos en Italia
Se cumple un año desde que el ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la Liga, decretó el cierre de los puertos italianos a los barcos de las ONG que rescataban inmigrantes en el Mediterráneo. En este periodo han muerto al menos 1.151 personas en este mar, convertido en un cementerio de inmigrantes. Otros 10.000, tras ser rescatados, fueron devueltos a Libia contra su voluntad, dado que sabían que volvían a campamentos de detención donde viven en condiciones infrahumanas, a menudo privados de comida y agua durante días. Los datos fueron aportados hoy por Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Méditerranée, oenegés que denuncian que las personas rescatadas sean devueltas forzosamente a Libia, ya que se les «expone a nuevos e innecesarios sufrimientos» en un país en guerra y violencia desde el año 2011. El episodio que marcó un antes y un después en la política italiana sobre inmigración fue la decisión de Matteo Salvini de impedir el desembarco de 630 inmigrantes rescatados por la nave Aquarius, gestionada por MSF y SOS Méditerranée. El desafío del líder de la Liga a Malta y a Europa sobre la acogida de esos inmigrantes, creó un callejón sin salida que fue superado finalmente con el ofrecimiento del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, para que desembarcaran en el puerto de Valencia. Indecisión europea Las dos oenegé citadas destacan en el informe hecho público hoy que, en 18 ocasiones, naves humanitarias quedaron bloqueadas en el Mediterráneo al no poder trasladar las personas rescatadas a un puerto seguro próximo a la zona de salvamento, ante la indecisión, cuando no indiferencia, de la mayoría de los gobiernos europeos. Esto supuso que 2.443 personas permanecieron bloqueados en el mar, mientras los líderes de la Unión Europea debatían en interminables negociaciones qué hacer con ellas. «La respuesta de los gobiernos europeos a la crisis humanitaria en el Mediterráneo y Libia fue una carrera hacia el abismo», lamenta la responsable de operaciones de MSF, Annemaria Loof. Regocijo de Salvini Mientras MSF y SOS Méditerranée advierten que «la criminalización» del salvamento de personas no solo afecta a las ONG sino que «erosiona el principio de rescatar personas en el mar», pues ahuyenta incluso a los buques comerciales que navegan por la zona, el ministro del Interior se muestra eufórico con su política inmigratoria y la endurece aún más contra las naves de las ONG. Ayer mismo, el Consejo de ministros aprobó un decreto sobre seguridad para prohibir el ingreso en las aguas territoriales a las naves «por motivos de orden y seguridad pública», estableciendo multas entre 10.000 y 50.000 euros para el capitán, armador y propietario de los barcos que no respeten la prohibición. En el caso de que la nave reitere su acción se procederá a su secuestro y podrá ser confiscada. Salvini alardea de que con su política ha habido menos muertos en el Mediterráneo. Eso es verdad en números absolutos, pero es falso si se tiene en cuenta el número de los barcos que han partido de Libia, registrándose una notable disminución. Esta dura política contra la inmigración ha dado sus frutos a Matteo Salvini. Fue la bandera electoral de la Liga y lo ha sido hasta hoy en la permanente campaña por todo el país que realizó el líder de la Liga. Los datos en los comicios del 26 de mayo al Parlamento europeo son muy elocuentes. El Movimiento 5 Estrellas (M5E) había obtenido en las elecciones generales del 4 marzo 2018 el 32,5 por ciento de los votos, mientras la Liga alcanzó el 17%. Estos porcentajes se han invertido completamente, en las elecciones europeas: la Liga superó el 34%, duplicando al M5E que sufrió un batacazo con el 17%.
10-06-2019 | Fuente: abc.es
Los venezolanos con pasaporte caducado podrán viajar  a EE.UU.
De forma excepcional, el Gobierno de Estados Unidos ha anunciado que reconocerá como válidos los pasaportes venezolanos durante un plazo de cinco años desde que hayan caducado, una medida destinada a beneficiar y facilitar los viajes de los exiliados obligados a abandonar el país. Según un comunicado del departamento de Estado, «Estados Unidos reconoce la extensión de la validez de los pasaportes para la emisión de visas y otros propósitos consulares. La Patrulla Fronteriza también aceptará los pasaportes cubiertos por este decreto». La Asamblea Nacional venezolana, controlada por los opositores al régimen de Nicolás Maduro, validó la semana pasada un decreto del presidente encargado Juan Guaidó por el cual se prorroga la fecha de validez de los pasaportes. De ese modo, EE.UU. apoya decididamente a los opositores en su intento de controlar el aparato diplomático venezolano. Estos nuevos embajadores se encuentran ahora con el desafío de emitir pasaportes en los consulados de los que han huido los funcionarios del chavismo. En este contexto de cambio, renovar el pasaporte se ha convertido en misión imposible para muchos venezolanos. Más aún cuando el embajador venezolano en EE.UU., el opositor Carlos Vecchio, denunció en febrero un fraude masivo por parte del chavismo, que cobraba las costas de tramitar las renovaciones sin en realidad expedir nuevas libretas. Gran parte de los cuatro millones de venezolanos que han huido en los últimos años de la crisis humanitaria de su país lo hicieron sin un pasaporte válido, informa la agencia Associated Press. Residen en EE.UU. 400.000 venezolanos, según el censo, de los que los mitad se encuentran en la zona metropolitana de Miami.
09-06-2019 | Fuente: abc.es
La división de la oposición entorpece el cambio político en Venezuela
Le ha llevado a la administración de Donald Trump más de dos años darse cuenta, por la vía dura, de lo que ya aprendieron sus predecesores en el cargo: la división de la oposición venezolana ha empujado al país a la parálisis, algo que bien puede explicar por qué Nicolás Maduro sigue aferrado al poder a pesar de la gravísima crisis humanitaria. Tras el fallido pronunciamiento de Leopoldo López y Juan Guaidó el 30 de abril, la Casa Blanca se ha impuesto un mutismo sólo roto por una imprudencia del jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, quien en una conversación a puerta cerrada proclamó la semana pasada que tratar de unir a los opositores ha resultado ser un desafío «infernal». Cuando Trump llegó a la Casa Blanca, las condiciones parecían idóneas: la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática había logrado dos tercios de escaños de la Asamblea Nacional en las legislativas de un año antes, el índice de popularidad de Maduro se hundía al 30%, un 80% de venezolanos vivía bajo el nivel de la pobreza y la inflación galopaba descontrolada. Según reveló a ABC Fernando Cutz, encargado de asuntos relativos a América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca cuando lo dirigía H.R. McMaster, el presidente pidió en no pocas ocasiones un plan de transición en Venezuela que incluyera opciones militares. Las razones de Trump no eran simplemente altruistas. El senador republicano Marco Rubio le había recomendado al presidente que comenzara a preparar su reelección en 2020 a través de Florida, un estado decisivo. Allí viven más de 200.000 venezolanos, la mitad de los que se encuentran en EE.UU. Según admite Pompeo en una grabación a puerta cerrada con líderes judíos en Nueva York, revelada por el diario «The Washington Post», había un problema insalvable: los opositores venezolanos no sólo se oponen a Maduro, sino que también se oponen entre ellos mismos, con igual o mayor intensidad. Y Pompeo lo sabe bien, porque su primer trabajo en el gobierno de Trump fue dirigir la CIA, y uno de sus encargos fue unir a la oposición. «Desde el día en que me convertí en director de la CIA, eso fue algo que el presidente Trump intentó conseguir», dijo el ahora secretario de Estado. Julio de 2017. Por indicación de Trump Pompeo viajó a Colombia y México, donde se reunió con homólogos para coordinar el cambio en Venezuela. «Intenté ayudarles a entender cómo obtener mejores resultados», dijo después en un foro en Aspen. Inmediatamente, Telesur, el gran medio de propaganda del chavismo, publicó las siguientes declaraciones de Maduro: «El director de la CIA ha dicho que el Gobierno de EE.UU., en colaboración directa con los gobiernos de México y Colombia, trabajan para tumbar el gobierno constitucional de Venezuela». Cuando Pompeo fue nombrado secretario de Estado (ministro de Exteriores) en abril de 2018 mantuvo esos intentos, a partir de entonces ayudado por el nuevo consejero de Seguridad Nacional, John Bolton. No es casual que un mes después de que ambos ascendieran a la cúpula de la política exterior estadounidense visitara Washington, recomendado por López, un diputado llamado Juan Guaidó, acompañado por Marco Aurelio Quiñones, también del partido Voluntad Popular. El secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, se reunió con Guaidó y según dijo a ABC en una entrevista después le causó una buena impresión, el «tipo de líder que Venezuela necesitaba en un momento convulso». Almagro, consciente también de la división de los opositores, puso su grano de arena para unir a estos tras Guaidó al menos hasta que Maduro abandonara el país. Figura de transición Lo que Pompeo se ha visto obligado a admitir ahora, y nadie en su gobierno ha desmentido, es que Guaidó tiene más apoyos fuera que dentro de Venezuela. El entorno de López, que es quien controla la mayoría de la nueva misión diplomática venezolana en EE.UU., insiste en que Guaidó no es más que una figura de transición. En privado, muchos de estos diplomáticos afirman que las relaciones entre Guaidó y López no siempre han sido fluidas y revelan que López ha sido quien ha impulsado desde su arresto domiciliario muchas de las iniciativas de mayor perfil en meses recientes, como el intento de introducir ayuda humanitaria en marzo. Según opina el veterano y respetado opositor Pedro Mario Burelli, que fue director de Pdvsa, «la opinión del Secretario Pompeo, descontextuada y todo, se fundamenta en una realidad que hay que afrontar. La oposición en Venezuela engloba al 85% del país». Añade, sin embargo, que la oposición debe al menos aparcar unos meses sus diferencias: «Por supuesto que con el pasar del tiempo crece la desesperanza y la frustración, dentro y fuera del país. Dicho esto, el problema en Venezuela no es la oposición, es la cruenta dictadura. Y Pompeo eso lo tiene, no solo claro, sino bien documentado». Líderes en la encrucijada Leopoldo López: el líder en la sombra. Al menos dos veces visitó Washington Juan Guaidó en 2018 y si las puertas de la OEA y la Casa Blanca le fueron abiertas cuando apenas era un diputado fue porque venía con la recomendación de Leopoldo López. No es casual que quien representa en este momento a Venezuela en EE.UU. sea Carlos Vecchio, que fundó Voluntad Popular codo con codo con López. La gente de López en EE.UU. nunca se ha salido del guión en su apoyo firme a Guaidó como líder de la transición. El problema son las dudas del gobierno norteamericano sobre si, cuando llegue el momento en que Maduro se embarque al exilio, Guaidó seguirá siendo su hombre. María Corina Machado: la favorita en la Casa Blanca. Que María Corina Machado es la preferida por muchos altos funcionarios de la Administración de Donald Trump para gobernar Venezuela queda patente en un detalle: ha sido entrevistada en la cadena Fox News por algunos de los presentadores favoritos del presidente. En febrero, días después del ascenso de Juan Guaidó como jefe de Gobierno, Machado fue saludada por Fox News como «quien podría ser la primera mujer presidenta de Venezuela». Para la Casa Blanca, Machado y su partido, Vente Venezuela, son terreno seguro. Antonio Ledezma: el hombre en España que defiende una intervención. Si hoy Washington mira a España es sobre todo por la mediación y la labor de Antonio Ledezma. Según fuentes norteamericanas consultadas por ABC, Ledezma maniobró antes de que Guaidó se proclamara presidente interino para coordinar en una reunión celebrada en Madrid al gobierno español y a expresidentes socialistas y populares que han sido firmes en su apoyo. De momento, Ledezma es quien más ha defendido la necesidad de una intervención armada por razones humanitarias.
08-06-2019 | Fuente: abc.es
Acusan a Diosdado Cabello de organizar una boda de lujo para su hija que costó 16 millones de dólares
La boda multimillonaria entre Daniela Cabello y el cantante Omar Acedo se habría celebrado en el paradisiaco archipiélago venezolano Los Roques. La hija del segundo hombre más fuerte del chavismo ya habría contraído nupcias. La celebración fue de dos días y habría costado 16 millones de dólares, detalló el general retirado del ejército venezolano, Carlos Peñaloza. BODA EN LOS ROQUES de Daniela y el regatonero duró 2 dias y costó $16 MM. Menos mal que el jabao no necesita cobrarle al Nacional para "cubrir" gastos menores. Asistió la hija menor del galáctico desde París, con novio cubano. El aeropuerto full de aviones privados y helicópteros pic.twitter.com/RYlM47VsYo? Carlos Peñaloza (@GenPenaloza) June 7, 2019A la boda rojita habría asistido Rosinés Chávez, hija menor del fallecido presidente Hugo Chávez, quien viajó desde Francia, país en el que reside, para ser testigo de la gala. El dispendio contrasta con la grave crisis humanitaria que atraviesa el país que ya se ha cobrado la vida de seis niños a la espera de un transplante de médula; además de que Acnur ha cifrado en cuatro millones el número total de venezolanos refugiados y las alertas de que en un mes la gasolina se acabará. Captura de pantalla de una historia subida en la cuenta del novio de su compromisoSegún Peñaloza, el aeropuerto estuvo colmado por aviones privados y helicópteros. Sin embargo, no ha dado detalles de cuándo fue la millonaria boda chavista. El general retirado ha asegurado que Diosdado Cabello llegó a Cuba, luego de agasajar a su hija «para pedir la bendición a Raúl Castro y apurruñarse con Díaz Canel, bajo la excusa de que prepara la próxima reunión del Grupo de Sao Paulo». La noticia del compromiso entre Daniela Cabello y Omar Acedo tomó gran revuelo cuando en mayo Acedo publicó en sus redes sociales el anillo que le dio a su novia chavista, quien presume una vida lujosa, mientras los venezolanos buscan comida en camiones de basura.
04-06-2019 | Fuente: abc.es
El Grupo de Lima y el GIC se comprometen a colaborar para una solución política en Venezuela
En el encuentro entre representantes del Grupo Internacional de Contacto (GIC) y el Grupo de Lima se comprometieron este lunes a estrechar su colaboración para encontrar una solución «política, pacífica y democrática» a la crisis en Venezuela, aunque sin dar señales claras de poder cambiar el punto muerto en el que se encuentra el país sudamericano. La reunión era la primera que mantenían estos dos grupos, surgidos de la crisis humanitaria y política de Venezuela pero que arrancaron desde posiciones diferentes. El Grupo de Lima, integrado por un grupo de países americanos -con el liderazgo de Chile, Argentina, Colombia y Brasil- surgió en 2017 como reacción a la quiebra constitucional por parte de Nicolás Maduro tras la creación de la Asamblea Constituyente. El GIC se creó tras la cumbre de Montevideo del pasado febrero e incluye a países más amables con Maduro, como Uruguay y Bolivia, y se centra en impulsar negociaciones entre el régimen chavista y los partidarios del presidente interino Juan Guaidó. Por parte del Grupo de Lima participaron los ministros de Asuntos Exteriores de Chile, Perú y Canadá, mientras que sus homólogos de Uruguay y Portugal representaron al GIC, que también contó con la presencia de la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini. Tras el encuentro, los participantes trataron de resaltar los puntos en común que les unen y de ampliar los contactos, tanto entre ellos como con otros actores internacionales. El resultado fue un declaración escueta, poco concreta y que no vislumbra cambios para el ?impasse? político que vive Venezuela, con un Maduro enrocado al poder, un presidente interino con escasa capacidad de maniobra y una crisis humanitaria que se agudiza día a día. Ambos grupos confirmaron «su compromiso con una transición pacífica que conduzca a elecciones libres y justas», su respaldo «a la Asamblea Nacional elegida democráticamente» y su voluntad de que «se libere a todos los prisioneros políticos», según el comunicado que leyó el ministro de Exteriores de Perú, Néstor Popolizio, en rueda de prensa desde la sede de Naciones Unidas. No mencionaron, sin embargo, otros aspectos como la legitimidad de Juan Guaidó como presidente del país, algo en lo que no hay unanimidad entre los países del GIC. Para avanzar en esos objetivos, el único plan que apoyan de forma conjunta es «continuar con una relación estrecha» y «hacer contacto con otros actores relevantes», en referencia a países como Rusia, China y Cuba, que son el sustento del Gobierno de Maduro. Popolizio defendió «llegar a los países que apoyan al régimen ilegítimo de Maduro para que sean parte de la solución». Eso parece de momento una opción lejana. También este lunes, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, se reunió con su homólogo de Colombia en Moscú y a pesar de que defendió un «diálogo inclusivo» dejó clara su defensa férrea de Maduro como presidente legítimo.
03-06-2019 | Fuente: abc.es
El Grupo de Lima y el GIC se comprometen a colaborar para una solución política en Venezuela
El encuentro entre representantes del Grupo Internacional de Contacto (GIC) y el Grupo de Lima se comprometieron este lunes a estrechar su colaboración para encontrar una solución «política, pacífica y democrática» a la crisis en Venezuela, aunque sin dar señales claras de poder cambiar el punto muerto en el que se encuentra el país sudamericano. La reunión era la primera que mantenían estos dos grupos, surgidos de la crisis humanitaria y política de Venezuela pero que arrancaron desde posiciones diferentes. El Grupo de Lima, integrado por un grupo de países americanos -con el liderazgo de Chile, Argentina, Colombia y Brasil- surgió en 2017 como reacción a la quiebra constitucional por parte de Nicolás Maduro tras la creación de la Asamblea Constituyente. El GIC se creó tras la cumbre de Montevideo del pasado febrero e incluye a países más amables con Maduro, como Uruguay y Bolivia, y se centra en impulsar negociaciones entre el régimen chavista y los partidarios del presidente interino Juan Guaidó. Por parte del Grupo de Lima participaron los ministros de Asuntos Exteriores de Chile, Perú y Canadá, mientras que sus homólogos de Uruguay y Portugal representaron al GIC, que también contó con la presencia de la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini. Tras el encuentro, los participantes trataron de resaltar los puntos en común que les unen y de ampliar los contactos, tanto entre ellos como con otros actores internacionales. El resultado fue un declaración escueta, poco concreta y que no vislumbra cambios para el «impasse» político que vive Venezuela, con un Maduro enrocado al poder, un presidente interino con escasa capacidad de maniobra y una crisis humanitaria que se agudiza día a día. Ambos grupos confirmaron «su compromiso con una transición pacífica que conduzca a elecciones libres y justas», su respaldo «a la Asamblea Nacional elegida democráticamente» y su voluntad de que «se libere a todos los prisioneros políticos», según el comunicado que leyó el ministro de Exteriores de Perú, Néstor Popolizio, en rueda de prensa desde la sede de Naciones Unidas. No mencionaron, sin embargo, otros aspectos como la legitimidad de Juan Guaidó como presidente del país, algo en lo que no hay unanimidad entre los países del GIC. Para avanzar en esos objetivos, el único plan que apoyan de forma conjunta es «continuar con una relación estrecha» y «hacer contacto con otros actores relevantes», en referencia a países como Rusia, China y Cuba, que son el sustento del Gobierno de Maduro. Popolizio defendió «llegar a los países que apoyan al régimen ilegítimo de Maduro para que sean parte de la solución». Eso parece de momento una opción lejana. También este lunes, el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, se reunió con su homólogo de Colombia en Moscú y a pesar de que defendió un «diálogo inclusivo» dejó clara su defensa férrea de Maduro como presidente legítimo.
02-06-2019 | Fuente: abc.es
Era previsible que Maduro hiciese lo indecible para aferrarse al poder. Pero lo que resultaba menos imaginable era que lograse engañar una vez más a sus opositores, que debían estar ya resabiados ante cualquier propuesta mediadora después del empeño de Zapatero que siempre evidenció ser parte y nunca actuó con la neutralidad que cabe esperar de un mediador. Quienes aconsejan a Juan Guaidó le han llevado a cometer el mayor error: acudir a Noruega a aceptar la mediación del Gobierno de aquel Reino. Noruega ha hecho un negocio de promover la Paz a cualquier precio aunque pueda ser una paz amoral. Como ha dicho muy bien el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, esto no es un conflicto. Esto es una dictadura y lo único de lo que hay que hablar es de cómo se sale de una dictadura. No sobre cómo se media en un conflicto. El acercamiento de Noruega al tema es un acercamiento equivocado porque es el único que les permite tener un papel. De lo que hay que hablar -en palabras de Almagro- es de «cómo se devuelven las garantías fundamentales a la población, como se detienen los crímenes de lesa humanidad, como se detienen las violaciones sistemáticas de derechos humanos y como se resuelven las variables de la crisis humanitaria». Para eso no hay que mediar porque todo ello está en la mano de uno solo. No de dos a los que intentar poner de acuerdo. Y otra razón por la que es incomprensible que Guaidó haya ido a Noruega es que ese reino todavía reconoce a Maduro. Como China, cómo Cuba, como Rusia o cómo Irán. La mejor compañía. Porque la negociación con Maduro debe partir del principio de que él no es un presidente legítimo, él tiene que dejar el poder y debe cesar la usurpación. Sólo se llegará a una solución partiendo de esas premisas. «Sobre la base de que Maduro todavía es un presidente legítimo no se va a resolver ni la crisis humanitaria, ni la crisis migratoria ni las violaciones sistemáticas de los derechos humanos. Al contrario. Se van a reforzar» como muy bien dice el presidente de la OEA. Pero me temo que Guaidó quizá tenga algún asesor en España -o quizá sea más exacto decir que en Europa- que le está aconsejando muy mal. De la forma de actuar como mediador que tiene Noruega ya tuvimos un buen ejemplo en 2016 cuando facilitaron el llamado «Acuerdo de Paz» de Colombia -aquello sí era un conflicto- con el que se implantó una Justicia Especial para la Paz que ahora ampara las actividades de narcotráfico de las que es acusado de haber perpetrado el guerrillero Jesús Santrich en el año 2017. Durante aquella negociación Noruega pagó el sueldo del negociador de la guerrilla colombiana, el abogado madrileño Enrique Santiago -hoy secretario general del Partido Comunista de España- lo que es una forma harto singular de mediar. Y cuando los colombianos rechazaron el acuerdo en plebiscito, Noruega tuvo que demostrar a sus contribuyentes que no habían malgastado su dinero. Así que dieron al presidente Santos el premio Nobel de la Paz. Premio otorgado por un Comité Nobel presidido por la señora Kaci Kullmann Five (q.e.p.d.), ex consejera de la compañía de petrolífera Statoil a la que el presidente Santos había dado acceso al petróleo colombiano dos años antes. El negocio de la Paz.
29-05-2019 | Fuente: abc.es
La escasez de medicinas en Venezuela «es provocada»
El fallecimiento de seis niños en el Hospital José Manuel de los Ríos, cuatro de ellos mientras aguardaban respuesta para el trasplante de médula ósea, tiene consternada a la población venezolana. Ayer, el gremio del sector de la salud se organizó para manifestarse en las afueras del recinto médico, ubicado en Caracas, y se trasladaron luego hasta la sede de la Cruz Roja, cercana al hospital donde murieron los primeros cuatro niños la semana pasada. Según los representantes del gremio, en los hospitales de Venezuela se padece un déficit del 90 por ciento de suministros. El sector denuncia al régimen chavista por no estar a la altura del problema, y rechazan el argumento de Nicolás Maduro de que los niños no han podido ser atendidos -ni se pueden importar medicamentos- debido al bloqueo económico y a las sanciones que mantiene el Gobierno de Estados Unidos hacia Venezuela. Los médicos, enfermeras y profesores universitarios que participaron en la manifestación exigieron ayer a la Cruz Roja Venezuela «una auditoría de la ayuda humanitaria» que entró en el país a principios de abril y que debía ser aplicada a los casos crónicos y más graves de venezolanos que se han visto afectados por la devastadora crisis humanitaria. Ana Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras del Distrito Capital, exigió a la Fiscalía General de Venezuela abrir una investigación ante las denuncias que existen sobre medicamentos que estarían «bajo llave» dentro del JM de los Ríos. Esta semana, otros dos niños fallecieron en el mismo hospital por falta de medicamentos. Yoider Carrera, de dos años falleció el lunes por un tumor cerebral, y Nicol Díaz, de 3 meses de edad, murió horas más tarde por una meningitis. Las familias de los niños denunciaron que en el hospital no respondieron para suministrarles medicamentos. El parlamentario y presidente de la Comisión de Seguimiento de la Ayuda Humanitaria, Miguel Pizarro, ha publicado en su cuenta en Twitter un informe sobre la crisis de salud infantil en Venezuela, que ha estudiado la dramática situación desde enero hasta mayo de este año, y en el que se exponen los casos de Giovanny Figuera (6 años), Robert Redondo (7 años), Yeiderberth Requena (8 años) y Erick Altuve (11 años), niños que formaban parte de un grupo de 30 que esperaban trasplante de médula. Sus muertes -la semana pasada- solo causaron impacto cuando sus familias decidieron coordinarse para denunciar la negligencia del Estado. Enfermos crónicos El informe en cuestión señala que la Corte Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas cautelares a todos los niños que son pacientes del Hospital JM de los Ríos después de las denuncias «sobre riesgos y daños irreparables a la salud y a la vida por el desabastecimiento de medicamentos, insumos y equipos médicos, otorgando protección internacional para garantizar la vida, integridad y salud de los niños» venezolanos. La oposición venezolana también ha denunciado que la base de datos de niños que esperan trasplante de médula ósea ha sido negada por parte de las autoridades del hospital JM de los Ríos a Juan Guaidó, quien asumió la presidencia interina en enero y desde entonces se comprometió a trabajar para ayudar a más de 250.000 venezolanos que tienen un diagnóstico médico crónico. Guaidó condenó a finales de la semana pasada que Maduro aprobara millones de euros para la compra de armamento y uniformes militares, y subrayó que esos recursos podrían haber sido utilizados para ayudar a los enfermos del país. El Estado venezolano mantiene una deuda de casi 10 millones de euros con el Gobierno de Italia, y esa morosidad ha roto el acuerdo que sostenía la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) con la Asociación para el Trasplante de Médula Ósea (ATMO) de Italia, que consistía en trasladar a niños para que fueran atendidos quirúrgicamente. Ladeuda trajo como consecuencia la suspensión del acuerdo para las familias que estaban en la lista de espera, a finales de 2018. Las deudas comenzaron mucho antes de que Estados Unidos sancionara al régimen por actos de corrupción con los recursos de Pdvsa.
29-05-2019 | Fuente: abc.es
El chavismo admitió una inflación de 130.000%, solo un 8% del crecimiento real de los precios
El Banco Central de Venezuela (BCV) ha informado este martes que la economía del país se hundió un 22,5% en el tercer trimestre de 2018 respecto al mismo lapso de 2017, luego de casi cuatro años sin divulgar los indicadores económicos, según ha reseñado Infobae . En 2015, el chavismo había informado que la inflación había sido del 180%. Fue la última vez que brindó datos oficiales. Los datos del emisor revelan que el sector petrolero retrocedió un 25,8% y el petrolero cayó un 22% en el período reportado. De esa última área, los más golpeados fueron las actividades de manufactura y construcción. La inesperada divulgación de cifras por parte del BCV reflejan el colapso de la economía que ha causado una crisis humanitaria. El régimen de Nicolás Maduro atribuye los problemas a una «guerra económica», pero opositores y economistas aseguran que es por el modelo de controles que se arrastra por años. Ante el retraso en la presentación de los datos oficiales, la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, desde hace dos años comenzó a calcular la variación de los precios, que en 2018 estimó en 1.698.000%. Pero el BCV reportó que el pasado año la inflación se ubicó en 130.060%. Según la información divulgada por el emisor, la inflación de abril fue de 33,8%. A fines del 2018, el Fondo Monetario Internacional presionó a las autoridades del BCV para que entregaran al organismo los datos sobre el desempeño de la economía y la balanza de pagos; y, en aquel momento, se presentó una información parcial a la institución. El Banco Central, además de los precios y el resultado de la economía, reportó los ingresos y egresos del 2018. En 2018, los ingresos por exportaciones petroleras, principal fuente de divisas de la nación OPEP, retrocedieron un 6,68% a 29.810 millones de dólares. En 2017 ascendieron a 31.497 millones de dólares. La caída obedeció a la menor producción de crudo, que se ubica en niveles de hace unos 70 años. La actividad petrolera ha estado afectada por la falta de inversiones y mantenimiento, así como por las sanciones impuestas por Washington que buscan presionar al Gobierno de Maduro, considerado ilegítimo por Estados Unidos y decenas de países tras una cuestionada reelección. Las importaciones en 2018 sumaron 14.866 millones de dólares, un 23,8% más respecto a 2017 cuando alcanzaron los 12.023 millones de dólares, según los datos oficiales. El repunte obedeció al crecimiento de las compras externas petroleras que superaron los 9.000 millones de dólares. El BCV informó que la deuda externa total del país tanto pública como privada cerró el 2018 en 111.146 millones de dólares. En medio de la crisis política, el líder de la oposición venezolana y presidente interino venezolano, Juan Guaidó, invocó artículos de la Constitución para asumir como presidente encargado del país. Parte de su estrategia apunta a la reestructuración de la deuda pública.