Infortelecom

Noticias de crisis humanitaria

14-12-2019 | Fuente: abc.es
La Casa Blanca teme que Argentina se convierta en «apologista de la dictadura de Maduro»
Preguntado sobre si Estados Unidos aceptaría un periodo de transición en Venezuela con una junta que incluya a facciones del régimen, el máximo responsable para América Latina en la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, ha dicho este viernes que la condición inamovible de Washington es la salida inmediata de Nicolás Maduro del poder, algo que puede entorpecer el apoyo del nuevo Gobierno de Argentina al régimen chavista. «La única solución para Maduro será su salida del poder, y vamos a seguir con medidas incluso más agresivas aún para llegar a ese propósito», dijo Claver-Carone en una conversación con periodistas. «Es algo que hemos propuesto antes y nuevamente si el señor Maduro incida que está dispuesto a salir del poder, podemos trabajar conjuntamente para explorar esas vías de salida que busque y necesite», añadió. Claver-Carone fue parte crucial en las gestiones que llevaron al pronunciamiento de la oposición en Venezuela el 30 de abril, que acabó fracasando por la espantada en último momento de altos funcionarios chavistas como el juez del Supremo Maikel Moreno o el ministro de Defensa Vladimir Padrino. Este diario reveló la semana pasada que mandatarios del régimen como el «número dos» Diosdado Cabello, el ministro Padrino y el juez Moreno contactaron con el anterior embajador de Guaidó en Bogotá, Humberto Calderón Berti, en una serie de encuentros en los que planificaron una Junta Constitucional de Transición que pusiera fin a la parálisis política y económica, y a la grave crisis humanitaria que vive Venezuela. Claver-Carone sigue defendiendo la necesidad de una transición a Venezuela porque su cercanía a Cuba y Nicaragua «la coloca con las dictaduras y la bancarrota que provocan estas». Venezuela, el país con mayores recursos naturales de Sudamérica vive una crisis económica sin precedentes, agravada por la hiperinflación, la carestía de alimentos básicos y medicinas y el éxodo de casi cinco millones de personas. El alto funcionario norteamericano, asesor de Donald Trump en el Consejo de Seguridad Nacional, lideró recientemente la comitiva estadounidense a la toma de posesión del nuevo presidente argentino, Alberto Fernández. Sin embargo, decidió acortar su viaje y no acudir a la ceremonia de traspaso de mando en el Congreso argentino porque vio que entre los invitados se hallaba el ministro de Comunicación del régimen de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez. Violación de los acuerdos del Grupo de Lima Según ha explicado Claver-Carone en su conversación de este viernes, se marchó de Argentina antes de lo previsto por la violación de los acuerdos del Grupo de Lima, una instancia multilateral creada en 2017 con el objetivo de buscar una salida a la crisis en Venezuela. Argentina es parte de ese grupo pero su nuevo presidente ha advertido que puede retirarse de él. «Queremos saber si Alberto Fernández va a ser un abogado de la democracia en la región o apologista de las dictaduras y caudillos de la región, sean Maduro, [el ecuatoriano Rafael] Correa o [el boliviano Evo] Morales», dijo Claver-Carone. Además, Claver-Carone criticó que el nuevo presidente argentino le haya ofrecido asilo al dimitido líder boliviano Morales, que ya se ha mudado de México a Buenos Aires. «Tener a Evo Morales en Argentina fomentando la violencia en Bolivia sería muy negativo para la región y para la democracia y lo deberíamos ver como un grave problema», dijo. La semana próxima, la Casa Blanca anunciará un programa de cooperación para dinamizar la economía en América Latina y el Caribe, bajo la rúbrica de «América Crece», una iniciativa para fomentar la inversión privada en áreas como la energía, la infraestructura y las telecomunicaciones.
07-12-2019 | Fuente: abc.es
Chavistas y opositores planearon un gobierno sin Maduro ni Guaidó
Con suma cautela y discreción, el brazo fuerte del chavismo y algunos miembros de la oposición democrática exploraron durante los últimos meses una nueva vía para desalojar a Nicolás Maduro del poder. A cambio, el actual presidente interino, Juan Guaidó, también sería sacrificado. Los contactos se mantuvieron entre los meses de abril y octubre pasados, y tuvieron lugar en al menos cuatro países. Los implicados por parte chavista fueron nada más y nada menos que Diosdado Cabello, número dos del régimen; Vladimir Padrino, ministro de Defensa; y Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo. A través de intermediarios contactaron con el entonces embajador de Guaidó en Bogotá, Humberto Calderón Berti, en una serie de encuentros en los que planificaron una Junta Constitucional de Transición que pusiera fin a la parálisis política y económica, y a la grave crisis humanitaria que vive Venezuela. Fuentes consultadas por ABC revelaron que esta «tercera vía» para un cambio político ajena a Maduro y al presidente interino, Juan Guaidó, empezó a gestarse con posterioridad al pronunciamiento del 30 de abril, cuando el líder opositor Leopoldo López fue liberado de su arresto domiciliario con ayuda del entonces jefe del Servicio de Inteligencia, Cristopher Figuera, y hubo un conato de sublevación. En la supuesta trama participaban el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) chavista, Maikel Moreno; el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, y el exembajador de Guaidó en Colombia, Humberto Calderón Berti. Todos ellos por medio de emisarios extranjeros, estarían planificando una salida ordenada de Maduro de Venezuela y el establecimiento de una Junta de Transición durante un período de 18 meses a partir de su juramentación ante la Asamblea Nacional. Para lograrlo había que articular varias fuerzas chavistas que se reparten el poder político en el país. Los mensajeros El primer objetivo era acercar a «Los invisibles», un grupo de siete generales que forman parte de los altos mandos del Ejército y próximos al entorno de Padrino López, con los militares del grupo de Diosdado Cabello. Las iniciativas para hacer coincidir los intereses de ambos grupos se materializaron en una primera reunión en Bogotá cuando en el mes de abril -sin conocimiento del levantamiento cívico-militar que planeaban los opositores Guaidó y Leopoldo López- el capitán del Ejército Carlos Aguilera Borjas, de 58 años, exjefe de inteligencia venezolana, exguardaespaldas de Hugo Chávez y hombre de la entera confianza de Cabello y Gustavo González López (exjefe del Sebin), se reunió con Calderón Berti para iniciar las conversaciones y proponerlo a él como la figura idónea para asumir la transición. Sin embargo, tras varios viajes a Caracas fue descubierto por el entorno de Maduro y puesto sobre aviso, lo que le impidió continuar con sus actividades como mensajero. Según las mismas fuentes, la deserción del general Cristopher Figuera a Colombia abrió otra puerta para que en los meses posteriores Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo, se sumara a las negociaciones en el bando chavista. Su mensajero fue Framik Rojas, abogado y exfuncionario del TSJ, mano derecha de Moreno, que entablaría contacto con el emisario de Padrino López, cuyo nombre permanece en secreto por motivos de seguridad. Madrid fue una de las ciudades donde se perfilaron los aspectos más importantes de esta trama, gracias a la esposa de unos de los altos oficiales del grupo de Padrino «Los Invisibles», quien ejerció como anfitriona del encuentro. El borrador ABC tuvo acceso a un borrador de la supuesta sentencia de 16 páginas en la que se declararía disuelta la Asamblea Nacional Constituyente, «la ilegitimidad por evidente fraude constitucional de la elección presidencial del pasado 20 de mayo de 2018 y se designa en su tercer punto una Junta Constitucional de Transición y Reconciliación Nacional», integrada por los ya mencionados Maikel José Moreno Pérez, Vladimir Padrino López y el ciudadano Humberto Calderón Berti. Este borrador estuvo listo el día 12 de agosto y fue enviado a todas las partes involucradas por correo electrónico y física a través de sus emisarios. A Vladimir Padrino López, por ejemplo, se le entregó personalmente en el Círculo Militar de Caracas. Esta iniciativa a espaldas del Gobierno interino de Guaidó fue descubierto por la Inteligencia de Nicolás Maduro, lo que le permitió confrontar a Moreno y a Padrino para que abortaran inmediatamente el plan y los exhortaba a seguir con sus actividades en el Gobierno. Las conversaciones Este diario se puso en contacto con el exembajador Humberto Calderón Berti, quien desmintió estar relacionado con una conspiración con los chavistas para sacar a Maduro y a Guaidó del poder. «No conozco a las tres personas que me acaba de mencionar (en referencia a Cabello, Padrino y Moreno, aunque es propietario desde hace mucho tiempo de una finca que linda con una propiedad del hermano de Padrino). No sería aventurado que me meta en algo con gente con la que nunca he hablado», dice Calderón. Sin embargo, sí reconoce haber hablado con Aguilera y con Rojas, aunque «ellos nunca hablaron en nombre de nadie». «Yo he hablado con muchísima gente que ha pasado por Colombia en mi rol de embajador», afirma. Humberto Calderón Berti no condena ninguna iniciativa que lleve a la expulsión de Maduro, pero enfatiza que nunca ha tenido ningún vínculo con el chavismo. «La transición para mí es más importante que el primer Gobierno -recalcó-, porque es en la transición cuando hay que reinstitucionalizar el país, empezar la reconstrucción y la toma de medidas políticas muy costosas, pero que de ahí depende el futuro del país».
27-11-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. denuncia que Venezuela y Cuba alientan la protesta en Iberoamérica
«Comienzan a abundar las pruebas de que hay un esfuerzo por parte de los regímenes en Cuba y Venezuela para exacerbar los problemas que está padeciendo Sudamérica». Con esas palabras ha condenado este miércoles el representante especial de Estados Unidos para la crisis en Venezuela, el embajador Elliott Abrams, la creciente injerencia del chavismo y la dictadura cubana en las protestas que han desestabilizado Ecuador, Chile y Colombia y la crisis abierta por el intento de fraude electoral de Evo Morales en Bolivia. «Está claro, es algo que es público, que Cuba y Venezuela han hecho muchas manifestaciones y muchos mensajes en redes sociales en un esfuerzo por exacerbar las protestas que se han producido en el mes pasado en Sudamérica, y es patente porque hay muchos hechos que lo demuestran, como la expulsión de venezolanos tras las protestas en Colombia o la detención de cubanos con cientos de miles de dólares en metálico en Bolivia», añadió Abrams en una rueda de prensa en Washington. Los opositores al régimen de Nicolás Maduro denunciaron el lunes que este mes se produjo en la base militar de Fuerte Tiuna en Caracas una reunión con altos mandos del chavismo y representantes de grupos paramilitares y políticos de América Latina para coordinar planes con el objetivo de «causar desestabilización en la región», según un informe elaborado por los opositores con fuentes de la inteligencia venezolana al que tuvo acceso ABC. Tras las protestas en Colombia, ocurridas tras esa reunión y en las que fallecieron tres personas, el gobierno de Iván Duque tomó la decisión de expulsar a unos 60 venezolanos acusados de participar en actos vandálicos. Hay refugiados en Colombia medio millón de venezolanos, exiliados por la grave crisis humanitaria que padece el país. Según añade Abrams, sobre Colombia, «hay que fijarse en las declaraciones públicas de Cuba y Venezuela en las pasadas semanas que básicamente han tratado de promover una mayor desestabilización en todos los sitios, creo que está claro que les beneficia, que lo promueven y que siguen hablando públicamente de ello». El secretario general de la OEA, Luis Almagro, relacionó las protestas contra gobiernos elegidos democráticamente en Iberoamérica con las llamadas «brisas bolivarianas». «Las corrientes de desestabilización de los sistemas políticos del continente tienen su origen en la estrategia de las dictaduras bolivariana y cubana, que buscan nuevamente reposicionarse, no a través de un proceso de reinstitucionalización y redemocratización, sino a través de su vieja metodología de exportar polarización y malas prácticas», según Almagro
02-11-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. no desmiente que esté estudiando sancionar a España
El gobierno de España asegura que ha recibido garantías de la Casa Blanca de que esta no dictará sanciones en su contra por una supuesta ayuda que el ejecutivo de Pedro Sánchez habría prestado al régimen de Nicolás Maduro, a través del Banco de España. Hasta ayer, en Estados Unidos, ni la Casa Blanca, ni el departamento de Estado, ni el del Tesoro habían desmentido esa información, que publicó la agencia Bloomberg el jueves, citando a altos funcionarios norteamericanos como fuente. «El Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación desmiente que el Departamento de Estado de Estados Unidos haya planteado ningún tipo de medida sobre España en relación con Venezuela», asegura un comunicado hecho público por el gobierno español ayer. «Tras los contactos, tanto con las autoridades norteamericanas en Washington como con la embajada de EE.UU. en Madrid, el Gobierno está en condiciones de desmentir que se haya planteado dicha medida». Como apunta el gobierno español, en EE.UU. sólo se pueden aplicar sanciones mediante un procedimiento en el que concurren los departamentos de Tesoro (Economía) y Estado (Exteriores), algo que hasta la fecha no se ha planteado. La agencia Bloomberg, sin embargo, publicó que altos funcionarios en el Tesoro presionan al presidente Donald Trump para que este castigue a España por unas supuestas transacciones entre el Banco de España y el Banco Central de Venezuela. Según explica el Banco de España a través de un portavoz, que niega que haya ninguna ayuda al régimen de Maduro, «la cuenta a la que hace referencia la noticia sólo permite realizar transferencias con origen y destino en el Banco Central de Venezuela. Está abierta desde hace años y es una más de las cuentas que varios bancos centrales tienen abiertas en el Banco de España. El saldo de la misma es relativamente pequeño y no ha tenido variación significativa en el último año». Esa cuenta venezolana, que según Bloomberg sería motivo de represalia por parte de EE.UU. después de las elecciones generales del 10 de noviembre, sólo sirve, según el Banco de España, «para el pago de gastos de funcionamiento habituales de las relaciones diplomáticas entre ambos países y de organismos supranacionales para hacer llegar fondos a sus oficinas en Venezuela». En febrero el gobierno de Pedro Sánchez reconoció como presidente legítimo de Venezuela a Juan Guaidó y como enviado diplomático suyo a Antonio Ecarri. Este diario ha pedido una valoración oficial a portavoces del gobierno norteamericano, incluidos los del Tesoro, que no han respondido a esas solicitudes y no han desmentido de momento públicamente a Bloomberg. El 18 de octubre entraron en vigor unos duros aranceles (impuestos a las importaciones) de EE.UU. sobre productos europeos que afectan al campo español, sobre todo a la aceituna y el aceite. El gobierno español confía en que la Comisión Europea pueda negociar un pronto levantamiento de esos aranceles. Preguntada por este diario en la Casa Blanca, la asesora especial del presidente de EE.UU., Kellyanne Conway, dijo que Donald Trump ?no teme aplicar sanciones si cree que son necesarias y útiles, aunque no he hablado con él directamente del caso de España?. Conway, una de las principales estrategas políticas en la presidencia estadounidense, no ha desmentido directamente a Bloomberg y ha dicho: «Ya sabemos cuál es la postura del presidente sobre Venezuela y el régimen brutal que hay en ese país, el señor [Juan] Guaidó estuvo aquí en la Casa Blanca, y le apoyamos, estamos con él, y estamos del lado del pueblo venezolano, que es lo más importante en este problema. No queremos que sufran todavía más. Cada venezolano ha perdido de media nueve kilos de peso». Este diario pidió también una valoración oficial a portavoces del gobierno norteamericano. Un alto funcionario dijo que «el presidente Trump ha dejado claro que iremos hasta el final con Venezuela: la comunidad internacional debe tomar buena nota la hora de hacer negocios con Maduro». A pesar de recientes desencuentros ?como cuando el ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell, acusó a EE.UU. de enfrentarse a la crisis de Venezuela «como un cowboy»? el gobierno español sostiene que Madrid y Washington ?mantienen una estrecha y fluida relación, y trabaja coordinadamente en el interés común de ambas naciones. Esa colaboración también se pone de manifiesto en el caso de Venezuela donde ambos países apostamos por una pronta resolución de la situación?. Hay sin embargo una desavenencia crucial entre ambos países con respecto a la crisis humanitaria en Venezuela, que suma ya casi cinco millones de refugiados. España, como la Unión Europea, ha pedido que haya elecciones cuanto antes en Venezuela. La postura oficial de la Casa Blanca es que no puede haber elecciones mientras Maduro siga en el poder ya que el régimen impide comicios libres y transparentes.
02-11-2019 | Fuente: abc.es
EE.UU. suspende la ayuda para seguridad a Líbano tras la salida de Hariri
El Gobierno de Donald Trump ha congelado la entrega de 105 millones de dólares en ayuda de seguridad a Líbano. La decisión, de la que ha tenido conocimiento Reuters, se produjo este jueves, tres días después de la salida de Saad al Hariri como primer ministro del país de Oriente Medio, sacudido desde hace semanas por fuertes protestas. El Departamento de Estado informó al Congreso de que la Casa Blanca y el Consejo de Seguridad Nacional habían decidido la suspensión del envío, según las fuentes oficiales de la agencia de noticias. No hubo explicación de la decisión, pero se enmarca en la tensión política que vive Líbano y la creciente preocupación de Washington por la presencia de Hizbolá, que EE.UU. considera un grupo terrorista respaldado por Irán, en los órganos de Gobierno del país. El paquete de ayuda de seguridad estaba pendiente de aprobación desde el pasado mayo. Washington ha tenido en Líbano un apoyo en la convulsa situación en Oriente Medio y considera crucial que el ejército del país tenga medios para proteger sus fronteras. Entre la ayuda que ahora queda congelada hay gafas de visión nocturna y armamento utilizado en la frontera. Antes de que empezaran las protestas en Beirut, la capital del país, Israel pidió a EE.UU. y a otros aliados occidentales que condicionaran el envío de ayuda a Líbano a que su Gobierno actuara contra centros de fabricación de misiles de precisión de Hizbolá. En la Asamblea General de la ONU, el hasta ahora primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, denunció la existencia de dos fábricas de fabricación de misiles. Israel considera además que Hizbolá se ha infiltrado en el ejército libanés y que la ayuda de seguridad solo beneficiaría a los intereses de la organización chií. Protestas sociales En una reunión del mes pasado en Beirut, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, mostró a Hariri su preocupación por estos centros armamentísticos. Tras la salida de Hariri del poder, Pompeo ha exigido a los líderes políticos libaneses que formen un Gobierno que responda a las exigencias de la sociedad libanesa, que ha protestado por el empeoramiento de sus condiciones de vida, mientras la elite económica se enriquece a través de una corrupción endémica. La incertidumbre política con la salida de Hariri es el trasfondo del congelamiento de envío de ayuda, una decisión que podría empeorar la situación en la región. Según una de las fuentes de Reuters, la asistencia en seguridad no es solo importante para Líbano, sino para la región en su conjunto, todavía impactada por la crisis humanitaria generada por la guerra en Siria. En este último país Rusia ha ganado influencia y podría pasar algo similar con Líbano.
16-10-2019 | Fuente: abc.es
Trump enfada a su partido por su precipitada salida de Siria
El Partido Republicano apenas puede esconder su enojo con Donald Trump por la salida precipitada de las tropas estadounidenses de Siria, porque ha creado un vacío que en apenas unas horas se ha apresurado a llenar Rusia, que ya patrulla el territorio kurdo en la frontera con Turquía. Alarmado por la creciente insatisfacción de su partido, el presidente de Estados Unidos se proclama ahora decidido a «destruir la economía de Turquía». Además, la Casa Blanca ha anunciado que los últimos 1.000 soldados estadounidenses a los que ha retirado de la frontera de Siria con Turquía han sido simplemente trasladados a Irak, desde donde controlan la situación por si existiera el riesgo de una crisis humanitaria. «El presidente sigue comprometido con la protección de las minorías religiosas y en prevenir crímenes de lesa humanidad en la zona», según dijo un alto funcionario norteamericano en una conferencia telefónica. La nueva versión oficial de la Casa Blanca es que el pequeño destacamento de soldados norteamericanos corría riesgo en medio de una ofensiva entre el ejército turco y las milicias kurdas. El lunes Trump aprobó sanciones contra dos ministros y tres altos funcionarios de Turquía y ordenó un aumento al 50% de los aranceles sobre el acero que exporta ese país. Esas medidas, sin embargo, no han tenido ningún efecto sobre el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que mantiene intacta su ofensiva sobre la zona kurda. Senadores republicanos como Lindsey Graham, que es uno de los principales aliados del presidente en el Capitolio, han tomado la decisión insólita de entablar conversaciones con los líderes demócratas de la Cámara de Representantes para negociar un paquete de sanciones más duras que las dictadas por el presidente. Estas negociaciones bipartidistas, justo cuando avanza en el Capitolio el proceso de recusación («impeachment») de Trump, preocupan profundamente a la Casa Blanca. Según dijo ayer la demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, «el presidente Trump ha desatado una situación de caos e inseguridad en Siria, y sus sanciones económicas a Turquía suponen un fracaso a la hora de enfrentarse a esta grave crisis humanitaria». Por si acaso, y en un memorando oficial, el presidente quiso proyectar el lunes fuerza y contundencia con respecto a Turquía. Según dijo Trump, «EE.UU. seguirá empleando sus sanciones económicas para perseguir a quienes faciliten o financien estos horribles actos en Siria. Estoy completamente preparado para destruir la economía de Turquía si sus líderes siguen avanzando por ese camino tan peligroso». El problema, para los republicanos, es la falta de efecto real de esas amenazas, porque después de que el presidente las profiriera, Turquía siguió avanzando hacia Siria y Rusia salió, como viene haciendo años, a apoyar al régimen de Bachar el Asad.
14-10-2019 | Fuente: elpais.com
Alemania y Francia endurecen el tono contra Erdogan
Merkel y el presidente francés, Emmanuel Macron, avisan del riesgo de una crisis humanitaria y de un renacimiento del ISIS a consecuencia de las hostilidades
09-09-2019 | Fuente: abc.es
Guaidó invoca el tratado que permite una intervención armada en Venezuela
El gobierno interino del opositor Juan Guaidó en Venezuela ha iniciado los mecanismos necesarios para provocar la caída del régimen de Nicolás Maduro, si es necesario por la vía de la intervención armada de sus socios en el continente americano. La misión enviada por la Asamblea Nacional de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA) presentará este miércoles al Consejo Permanente de esa institución una carta firmada juntamente con socios como Brasil y Colombia en la que pide formalmente que se active el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), que contempla expresamente «el empleo de la fuerza armada» para responder a una agresión. Según argumentan los opositores venezolanos, reconocidos por el grueso de la comunidad internacional como representantes legítimos de su país, el régimen de Maduro subsiste principalmente gracias a la ayuda militar de la dictadura de Cuba y se mantiene en el poder por el apoyo de milicias extranjeras como la guerrilla y el narco de Colombia o los islamistas libaneses de Hezbolá. Por ello, creen los opositores al chavismo que es necesario que sus socios reciban el permiso de la OEA para poner en marcha una estrategia de defensa del pueblo venezolano, que vive la peor crisis humanitaria que ha visto el continente en su historia reciente. En julio, la Asamblea Nacional, que controlan los opositores, decidió pedir la activación del tratado de defensa mutua, pero no dio fecha para ello. Tras una ronda de consultas con sus socios, el gobierno de Guaidó ha decidido llevarlo al Consejo Permanente de la OEA el miércoles, 11 de septiembre, para que después los ministros de Exteriores de los países americanos debatan las medidas a tomar en los márgenes de la Asamblea General de Naciones Unidas, que tiene lugar en dos semanas. Los jefes de gobierno de los países implicados, incluidos EE.UU., Colombia y Brasil, estarán también presentes para la cumbre en Nueva York. El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca o TIAR fue aprobado en 1947 como un mecanismo de solidaridad y defensa mutua en el continente americano, y nunca ha sido invocado. Son parte de él todos los países americanos excepto México, Bolivia, Ecuador, Cuba y Nicaragua. En su título octavo, el TIAR contempla las siguientes respuestas a una agresión: «El retiro de los jefes de misión; la ruptura de las relaciones diplomáticas; la ruptura de las relaciones consulares; la interrupción parcial o total de las relaciones económicas, o de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, telefónicas, radiotelefónicas o radiotelegráficas, y el empleo de la fuerza armada». Según ha dicho a ABC el embajador de Venezuela ante la OEA, Gustavo Tarre: «No es que pidamos una intervención armada, es que ya hay una agresión armada en Venezuela y pedimos que se nos defienda de ella. ¿Acaso no hay militares cubanos y guerrilleros colombianos matando a venezolanos con el beneplácito del régimen usurpador de Maduro? Lo que Venezuela necesita es que la defiendan de estas graves agresiones, por eso pedimos que se aplique el tratado de defensa mutua». La carta en la que los opositores al régimen de Maduro solicitan la aplicación del TIAR, que el embajador Tarre ha mostrado a ABC, llevará la firma de los principales socios de Guaidó en el continente americano y llega al consejo permanente con las firmas necesarias para ser aprobada automáticamente y de inmediato. Lo que la misión de Venezuela en la OEA busca es que después los ministros de Exteriores debatan las medidas a tomar en los márgenes de la Asamblea General de Naciones Unidas, convocada para dentro de dos semanas en Nueva York. Según dice la misión venezolana en la carta en la que pide al Consejo Permanente de la OEA que se active el tratado de defensa mutua, «un conjunto de hechos y situaciones que son consecuencia de la crisis venezolana configuran una amenaza a la paz de América y afectan a la inviolabilidad o la integridad del territorio o la soberanía e independencia política de varios estados americanos». El secretario general de la OEA, Luis Almagro, ha defendido en el pasado la necesidad de aplicar la defensa mutua y la responsabilidad de proteger en esta crisis.
05-09-2019 | Fuente: abc.es
Merkel y los refugiados, la decisión que cambió la política europea
Tal día como hoy, hace solamente cuatro años, Angela Merkel decidió abrir la puerta de Alemania a un flujo de miles de refugiados que se amontonaban en condiciones inhumanas en Hungría y que habían emprendido una larga marcha a pie hasta Austria, con el objetivo de cruzar Europa para llegar a la frontera alemana. Berlín, de forma unilateral, improvisó una excepción al Tratado de Dublín, que establece que los Estados responsables de registrar y gestionar la petición de asilo de los recién llegados son aquellos en los que han puesto primero los pies. Sin contar con las lentas instituciones europeas. Las consecuencias de aquella decisión cambiaron la política europea hasta hacerla entrar en una nueva era, con problemas auténticamente globalizados, con partidos nacionalistas y de extrema derecha al alza y con nuevos estándares de seguridad. En coincidencia con el aniversario, Alemania trata de hacer balance, aprender de los errores y discernir cuál es el papel que hoy ocupa Alemania en el mundo. «La historia juzgará aquella decisión como positiva», dice el presidente del Bundestag y entonces ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, «no había alternativas, fue necesario reaccionar a na crisis humanitaria, pero es cierto que se pudieron hacer mejor las cosas». «Merkel salvó ese día el alma de Europa», ha declarado el presidente francés Emmanuel Macron. Las llamadas telefónicas que la canciller Merkel realizó a jefes de gobierno extranjeros permanecen bajo secreto, pero se ha filtrado que Hungría amenazaba incluso con disparar a los refugiados que abandonasen la zona precintada. Es evidente que Francia no se oponía y en la reciente reunión que había mantenido Merkel con Mariano Rajoy, esa misma semana, el equipo de la Cancillería obtuvo la impresión de apoyo a la posición favorable de repartir refugiados entre los países europeos. Pero ninguno de ellos podía prever que la crisis estallaría solo unos días después. Hasta que sean desclasificadas esas conversaciones, parece claro que Merkel calculó mal los apoyos y que quienes dieron señales de aprobación se negaron después a aceptar cuotas de refugiados en su territorio. Y lo que sí consta, cuatro años después, es que Merkel obtuvo el apoyo del Partido Socialdemócrata, pero no de la CSU bávara. Hoy sabemos que durante 24 horas y tras reiterados intentos de comunicación para consultarle, el presidente de Baviera no contestó al teléfono, para a continuación presentarse públicamente en oposición a la decisión tomada y convertirse en el peor enemigo de Merkel. «La amenaza de Hungría de disparar contra los refugiados, las imágenes de esas miles de personas recorriendo Europa a pie me conmovió y reconozco que tuvo un peso en las decisiones tomadas», dice el entonces ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière, «nos tomó por sorpresa que todas aquellas personas estuviesen tan decididas a llegas a Alemania. Luego supimos que tras esa determinación había un mensaje en las redes sociales que fue un error. Fue emitido por la Oficina de Ayuda al Refugiado, para facilitar las cosas a sus empleados, pero para miles de personas al otro lado del mundo significó una llamada de Alemania a los sirios». Los más estrechos colaboradores de Merkel no ocultan que la canciller identificó aquel flujo humano con el que trataba de escapar de la RDA, la Alemania democrática, en los últimos meses del Muro de Berlín. «Otra vez 1989», comentó ante las imágenes de miles de refugiados tratando de huir de Hungría, mientras era presionada por Budapest y por Viena para aceptar que aceptaba abrir la puerta. «No había nada tras nosotros. Lo habíamos perdido todo y nuestra única opción era llegar a Alemania. Nos paró un primer control fronterizo al llegar a la frontera austríaca. Había cinco o seis coches patrulla y era evidente que no podrían tomar el control de la situación. Nos pusimos de acuerdo para avanzar hacia la barrera, pacíficamente pero con determinación. Éramos miles y no podrían pararnos, Sabíamos que no podían disparar?, relata hoy Mahamed Zatoreih, refugiado sirio que encabezó la llamada ?marcha de la esperanza». «Por un momento, vivimos una ilusión. Creímos que podíamos tomar esa decisión con motivos humanitarios, acoger a los que llegaban como una excepción que podríamos defender y después seguir como si no hubiera pasado nada», reconoce hoy Sigmar Gabriel, líder por entonces del SPD y que estuvo de acuerdo con Merkel junto al resto de la directiva de su partido. Las más críticas, desde el principio, fueron las fuerzas de seguridad. «No teníamos pruebas de que quienes estaban pasando a territorio alemán perteneciesen a grupos terroristas, pero tampoco podíamos garantizar lo contrario», se queja el jefe de los servicios secretos alemanes Gerhard Schindler, «se presentó como una inexplicable excepción al orden y a las normas cuyas consecuencias seguimos sufriendo». Cuando la masa de los refugiados llegó a Múnich, los alemanes los recibieron como a héroes. Una ola de solidaridad recorrió la población, muchos acudían con alimentos, ropas y regalos, otros incluso abrieron sus casas o se prestaron como profesores de alemán. Pero el estado de opinión dio un vuelco repentino tras esa Nochevieja, en la que solo en la ciudad de Colonia se produjeron más de mil agresiones sexuales a mujeres alemanas por parte de refugiados. Los grandes partidos alemanes que habían abierto la puerta entraron en una crisis de la que todavía no se han recuperado y emergió un partido antieuropeo y antiextranjeros, Alternativa para Alemania (AfD), que tiene ya representación en todos los parlamentos regionales y que forma la principal fuerza de oposición en el Bundestag alemán.
30-08-2019 | Fuente: elmundo.es
El Congreso vapulea al Gobierno en el debate del Open Arms
La vicepresidenta ha comparecido en un pleno extraordinario en el Congreso para dar explicaciones sobre la gestión gubernamental de la última crisis humanitaria 
...
6
...