Infortelecom

Noticias de crisis humanitaria

18-03-2020 | Fuente: abc.es
Venezuela cuenta con solo 84 camas para enfermos del coronavirus en sus UCI
Venezuela muestra al mundo sus carencias mientras avanza los contagios del coronavirus. El pasado lunes, el país sudamericano reportó 36 personas con Covid-19, siendo Miranda, colindante con Caracas, el estado con más casos positivos confirmados. En apenas cuatro días, desde el viernes cuando se confirmaron los primeros dos casos, el coronavirus se ha propagado tan rápido que entre el domingo y el lunes se registró un aumento de 16 nuevos casos, según el informe del Gobierno chavista. «Por cada caso conocido, hay 27 casos por conocer», dijo Nicolás Maduro, al informar que en Caracas se han detectado ocho casos mientras que Miranda reúne 13. Por esa razón, el régimen ha ordenado una cuarentena social en todo el territorio venezolano para contener la propagación del coronavirus y ha colocado puntos de control en los 24 estados del país para evitar el desplazamiento interno de las personas. Y aunque el régimen de Maduro intentó prepararse antes de la llegada del coronavirus, su debilitado sistema sanitario ha hecho que la incertidumbre y la preocupación se disparen en menos de una semana. La pregunta que más resuena es «cuántos casos habrá realmente en el país», precisamente por la falta de transparencia con las cifras sanitarias -desde 2016 Venezuela no ofrecía boletín epidemiológico hasta este año que las publicó-, la falta de preparación por parte de las autoridades sanitarias y la decrépita infraestructura de los hospitales. Médicos y enfermeras han denunciado en las últimas horas la falta de fármacos y equipos para atender a los enfermos. Pero Maduro sigue respondiendo que la crisis humanitaria y sanitaria de Venezuela es responsabilidad de las sanciones de Estados Unidos, al tiempo que la oposición se lo adjudica a las malas políticas y la corrupción dentro del chavismo. Aún así, el chavismo no ha podido ocultar la dura realidad de los hospitales y la escasez del personal médico del país. El gremio de médicos y enfermeras ha dicho que el Estado no les ha garantizado condiciones de trabajo seguras e indicaron que en algunos casos han trabajado sin protección. Otros han decidido comprar sus propias mascarillas, que pueden llegar a costar 3 dólares cada una, un monto elevadísimo que representa más de la mitad del salario mensual. La presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, indicó ayer que conoce casos de contagio en el personal de enfermería por lo que exige «más protección y agua en los hospitales». Por su parte, el virólogo venezolano Julio Castro explicó en su cuenta personal de Twitter que en el país solo hay disponibles 84 camas con ventiladores en las unidades de cuidados intensivos del país. Sin fármacos La Encuesta Nacional de Hospital realizada por la organización de Médicos por la Salud arrojó que para 2019, la escasez de agua fue denunciada en el 70% de los hospitales del país, que tenían un servicio de agua intermitente y solo contaron con ello una o dos veces por semana. Y antes de la aparición del Covid-19 en Venezuela, más de un 53% de los hospitales no contaban con las mascarillas que debe usar el personal médico para evitar contagios. La escasez de medicamentos sigue ubicándose en el 80%. Maduro, por su parte, anunció el pasado jueves que su Gobierno contaba con 46 hospitales centinelas, pero no explicó dónde se encuentran estos centros de atención. No solo los hospitales sufren la crisis humanitaria, sino también las comunidades que, según la Asamblea Nacional, en más del 70% del país el agua llega cada 20 o 25 días, mientras que en otros lugares se habla de meses, por lo que las personas no pueden seguir las recomendaciones básicas de la Organización Mundial de la Salud que sugiere lavarse las manos frecuente para contrarrestar el contagio. Préstamo al FMI Por otro lado, y según informa Ludmila Vinogradoff, Maduro solicitó oficialmente al Fondo Monetario Internacional (FMI) un préstamo por 5.000 millones de dólares para fortalecer «las capacidades de respuesta de nuestro sistema de salud en la contención del coronavirus».Así lo confirmó el canciller Jorge Arreaza en Twitter. Maduro dirigió una carta a la directora del FMI, Kristalina Georgina, el domingo, en la que solicita una «evaluación, respecto la posibilidad de otorgarle a Venezuela una facilidad de financiamiento». Hasta ahora el FMI no ha respondido a la solicitud, con la que Maduro reconoce que Venezuela está quebrada después de 21 años de modelo socialista . Por su parte, el presidente interino, Juan Guaidó, envió un mensaje la noche del domingo y aseguró que el régimen de Nicolás Maduro «debe entender que no tiene la capacidad de respuesta» en medio de la contingencia. Para el líder opositor, «no es momento para la soberbia, ni para la partidización de una emergencia en la que toca evitar una tragedia de dimensiones incalculables. El pueblo necesita nuestra ayuda, ustedes saben que requieren del apoyo que yo puedo conseguir de la comunidad internacional». Guaidó también anunció la entrega de 3.500 kits de protección para el personal de emergencia de los cinco principales hospitales de la ciudad de Caracas. Mientras tanto, Maduro anunció que en los próximos días llegará a Venezuela «un envío especial de China», con médicos, paramédicos, kits de pruebas del coronavirus y medicamentos para palear el virus.
06-03-2020 | Fuente: elpais.com
La crisis humanitaria en la frontera entre Turquía y Grecia, en imágenes
El Gobierno turco ordena el despliegue de un millar de policías en su frontera con Europa para impedir la devolución de los migrantes por las autoridades griegas
05-03-2020 | Fuente: elpais.com
La crisis humanitaria en la frontera entre Turquía y Grecia, en imágenes
El Gobierno turco ordena el despliegue de un millar de policías en su frontera con Europa para impedir la devolución de los migrantes por las autoridades griegas
02-03-2020 | Fuente: abc.es
Macron pide a Europa una respuesta rápida para evitar la crisis humanitaria en Grecia y Bulgaria
Emmanuel Macron ha expresado su «solidaridad total» a Grecia y Bulgaria para «proteger sus fronteras» ante la amenazante crisis provocada por la decisión de Turquía de «abrir sus fronteras» a los emigrantes que quieran entrar en la UE. A través de Twitter y un comunicado oficial de la presidencia de la República, Macron declara que Francia está dispuesta a participar en operaciones conjuntas para afrontar «colectivamente» operaciones de carácter humanitario, tras la decisión del presidente turco, Tayyip Erdogan de «romper» unilateralmente el acuerdo turco / europeo del 2016. La decisión turca ha «liberado» a 12.000 o 13.000 emigrantes que desearían huir del infierno turco y medio oriental a través de Grecia y Bulgaria. Decisión que se ha transformado en una crisis inflamable. Dirigiéndose a los dirigentes de la UE, Macron afirma: «Debemos actuar rápido y juntos para evitar una crisis migratoria y humanitaria grave. Francia está dispuesta a contribuir, por su parte, a los esfuerzos europeos destinados a prestar asistencia humanitaria rápida y protección de las fronteras comunes».
01-03-2020 | Fuente: abc.es
La oposición venezolana presenta en Madrid su «Plan País» para el rescate nacional
Los diputados de la Asamblea Nacional venezolana y la embajada interina en España presentaron ayer en Madrid el Plan País. El programa para la recuperación de Venezuela del presidente encargado, Juan Guaidó, cuya implantación comenzará una vez cese el Gobierno chavista. Es la primera presentación formal de este plan en Europa y se realizó en el Auditorio del Palacio de Cibeles. El embajador Antonio Ecarri pidió a todos los países democráticos, incluido España, que los acompañe en la reconstrucción del país: «Necesitamos un cambio de modelo profundo que vaya primero a atender la emergencia humanitaria, a la estabilización de la economía y, por último, a las reformas estructurales del Estado», dijo enumerando los tres ejes de acción del Plan País. En el interior del programa se contemplan once áreas de intervención desde lo social, macroeconomía, defensa, medio ambiente, entre otros. «Hoy para el venezolano es muy difícil sobrevivir en el país», dijo Ecarri haciendo alusión a la aguda crisis humanitaria a la que está sumergido el país, al tiempo que daba cifras actualizadas del Instituto Nacional de Estadística (INE) donde se registraron 323.000 ciudadanos venezolanos empadronados en España en 2019. El embajador continúa explicando que son tres los frentes abiertos el institucional, para el fortalecimiento de la Asamblea Nacional; el internacional, para afianzar el apoyo de la comunidad internacional y el popular con la autodeterminación del pueblo venezolano. «Este programa no es una verdad absoluta por eso no está acabado», dijo Ecarri. El Plan País busca explotar el consumo de los venezolanos tras la estabilización de la economía, rescatar la industria petrolera y la producción nacional, «con una Venezuela que exporte productos de calidad, un PIB en aumento y capacitada para recibir a jóvenes con empleos de calidad», dijo Darío Ramírez, coordinador internacional del plan. Ramírez pasó a describir una tabla de tiempos de aplicación de este plan. Corporación criminal El diputado José Guerra, economista y expresidente del Banco Central de Venezuela, dió cuenta del área macroeconómica haciendo referencia a que Venezuela producía 3.500.000 barriles de petróleos diarios y hoy apenas produce menos de 800.000. «Toda la gasolina que tenemos en Venezuela viene de Turquía o de la India, es como si Argentina importara carne», lamentó. Américo De Grazia, que también participó en el evento, dijo que el Estado venezolano es una «corporación criminal y no una dictadura como la quieren señalar» que ha condenado al pueblo venezolana a la diáspora, a la enfermedad y a la muerte. «La tarea que tenemos nosotros para con el país no la hemos dejado», sentenció De Grazia.
01-03-2020 | Fuente: abc.es
Cabello gana medio millón de dólares mensuales con sus negocios ilegales
El número dos del regimen chavista y presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello, encabeza una trama de contrabando de oro, gasolina y drogas de la que él es el principal beneficiario. A través de esta red Cabello ingresa personalmente alrededor de medio millón de dólares mensuales, que le entregan en mano, en un sobre, cada uno de los comandantes de los 24 Estados venezolanos. ABC pudo saber por fuentes situadas en el alto mando del Ejército venezolano que los militares no solo participan en el tráfico de drogas, sino que también manejan el contrabando de combustible en la frontera colombovenezolana, la minería ilegal de oro al sur del país, y el tráfico de armas y el de personas por las costas. La Oficina Nacional Antidrogas (ONA), encargada de «combatir el tráfico ilícito y prevenir el uso indebido de drogas», es la gran administradora del negocio del narcotráfico en Venezuela. Esta oficina, adscrita al Ministerio de Relaciones Interiores a cargo del mayor general Néstor Reverol, tiene un comandante en cada Estado (son 24) encargados de liderar los operativos antidrogas. «En las inspecciones rutinarias encontramos cargamentos que si pertenecen a alguien importante dentro del Gobierno no lo tocamos», explica a ABC otro alto mando y subraya que los comandantes piden un porcentaje en dólares llamada «vacuna» por dejar pasar la droga y no incautarla. «Cada comandante recolecta en negro una cantidad de dinero en ?vacunas? que llevan a Caracas personalmente cada 15 días. Pueden ser montos de entre 10.000 y 15.000 dólares que varía de acuerdo a la productividad de cada Estado y que se entregan personalmente y en mano a Diosdado Cabello», dice la fuente militar. Preguntado por qué a él, responde: «Es el hombre de los negocios». A través de este procedimiento, Cabello percibe alrededor de medio millón de dólares mensuales en metálico, para su uso personal. La s Fuerzas Armadas Bolivarianas controlan la economía ilícita del país. Así lo afirma también la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE, dependiente de la ONU) en su informe anual de 2019 difundido en Viena, donde se señala que los militares se han infiltrado en el negocio del narcotráfico a traves del «Cártel de los Soles». Este informe ratifica una información que publicó en exclusiva ABC el 27 de enero de 2015, y que luego fue corroborada y ampliada por el periódico «The Wall Street Journal» Los Estados fronterizos como Zulia, Táchira y Apure son autopistas para la exportación de droga y el contrabando de combustible, el estado Bolívar al sur del país tiene en su territorio el arco minero de donde sale la expotación ilegal del oro, y los estados del norte se benefician de control de puertos y aeropuertos. Las Fuerzas Armadas han demostrado ser el elemento clave para mantener al chavismo en el poder. El Ministerio de la Defensa en Venezuela, a cargo de Vladimir Padrino López, cuenta con 150.000 efectivos (España dispone de 130.000 aproximadamente), sin contar a la milicia bolivariana, un nuevo componente incluido por Nicolás Maduro. Pero los militares no se salvan de los estragos de una crisis humanitaria y económica -sin parangón en la región- que ha expulsado a más de cinco millones de personas fuera de sus fronteras. Maduro ha tenido que comprar la lealtad de los militares para el sostenimiento de revolución chavista a cambio de ascensos y poder en la cúpula política y del manejo de la economía negra del país. «La necesidad de crear incentivos para los militares terminó con la creación de una megaestructura de las Fuerzas Armadas en Venezuela», dice a ABC Rocío San Miguel, directora de Control Ciudadano. Negocio total Esta ONG venezolana repasa uno a uno el poder de los militares en el Estado: más de 40 empresas militares, el manejo de Veximca (Venezolana de Exportaciones e Importaciones C.A), Camimpeg (Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas), la mision abastecimiento soberano con las bolsas del CLAP, al frente de la cual están 500 militares; siete puertos nacionales, el Instituto Nacional de Aereonáutica Civil con 73 aeropuertos nacionales e internacionales; diez ministerios con militares concentrados en las carteras donde hay más dinero, y siete gobernaciones claves. «Estos son negocios de alto mando, no son negocios de soldados o cabos, pero por supuesto algo les toca», afirma para ABC el diputado venezolano, Wiliam Dávila, miembro de la comisión de política exterior de la Asamblea Nacional. «Los que tienen la jefatura son miembros del Gobierno que protegen el negocio. Es más, los militares no hacen nada sin que lo sepa Maduro y Padrino López», dice Dávila quien agrega que el informe de la JIFE respalda que Venezuela es un estado delincuencial y pone a prueba la respuesta de la comunidad internacional. Varios expertos creen que el contrabando de oro ya desplazó al narcotráfico como la fuente principal de financiamiento ilícito del régimen. En 2018, representó 2.711 millones de dólares, de acuerdo con la consultora Ecoanalítica. Eso serían unas 80 toneladas de oro que se desvían al año. El colapso de los recursos petroleros hizo que el Estado venezolano diversificara sus ingresos con actividades ilícitas. «El poder de los militares es real. Controlan las armas, la inteligencia y la economía. Todo lo que entra y sale del país», dice Rocío San Miguel. Dávila, quien recientemente tuvo que salir por la frontera para asistir a la presentación del informe de la ONU, asegura que el contrabando de combustible lo manejan los militares. «Los camiones de Pdvsa se ven llenos de gasolina cruzando el puente internacional de Santander. Si llegas a Boca de Grita, un pueblo cerca de la frontera, encuentras depósitos clandestinos de gasolina. ¿Y quién controla eso?», dice el diputado vía telefónica desde Austria.
29-02-2020 | Fuente: elpais.com
Erdogan amenaza con mantener abierta la frontera hasta que la UE se implique en la crisis humanitaria siria
"Europa debe cumplir su palabra. No estamos en condiciones de atender a tantos refugiados", advierte el presidente de Turquía
23-02-2020 | Fuente: abc.es
Más de un año después de que Juan Guaidó jurara el cargo de presidente encargado de Venezuela, y ante la resistencia del régimen de Nicolás Maduro y su intento, sobre todo, de tomar el poder legislativo por la fuerza, el Gobierno de Estados Unidos vuelve a barajar una intervención de tipo militar, con una gran diferencia respecto a 2019: ahora Washington detecta una mayor disposición al uso de la fuerza por parte de sus aliados en América Latina. Según dijo el viernes a ABC un alto funcionario de EE.UU. en un encuentro en Washington con un reducido grupo de periodistas, «al principio en 2017, cuando el presidente [Donald Trump] hablaba con otros líderes de América Latina sobre la necesidad de opciones militares, lo que no significa necesariamente una invasión completa, los líderes de la región se mostraban escépticos, reticentes». Ahora, dice ese alto funcionario, esos líderes de América Latina han cambiado de parecer y creen que la opción militar es adecuada. «Hoy, todos los líderes de la región dicen: es probable que tuvierais razón, es probable que debamos ser más proactivos». Según esa fuente, no sólo el Gobierno y las agencias de inteligencia de EE.UU. coinciden en esa evaluación, sino también los aliados de Washington en la zona. Estos son principalmente Brasil, Colombia y Ecuador. Con respecto esas opciones militares, el alto funcionario de EE.UU. asintió al ser preguntado por un bloqueo naval para cortar de raíz el tráfico con petróleo venezolano y su envío a Cuba. El alto funcionario rehusó dar más detalles, alegando que no puede revelar las opciones que baraja el Gobierno para facilitar la caída de Maduro. Para ese bloqueo debería desplegarse la Armada estadounidense, o las de sus aliados, en el Caribe. Último recurso «¿Quiere decir esto que es necesaria una intervención militar en Venezuela? Esperamos que no. Como es patente, las opciones militares tienen un rango que no significa necesariamente una invasión completa de Venezuela, algo que en sí mismo sería una verdadera hazaña», añadió esa fuente. El 30 de abril el Gobierno de EE.UU. respaldó un pronunciamiento de Guaidó, Leopoldo López y un grupo de militares que acabó fracasando por la traición en último momento de destacadas figuras del régimen como el ministro de Defensa Vladimir Padrino y el presidente del Tribunal Supremo Maikel Moreno. A principios de 2019, varios altos funcionarios estadounidenses advirtieron repetidamente a Maduro del uso de la fuerza, pero dejaron de hacerlo tras el fracaso de aquel pronunciamiento. Nueva estrategia de seguridad El mismo alto funcionario reveló que la Casa Blanca está trabajando en su primera estrategia de seguridad para el continente americano desde la que George Bush hijo aprobó en 2004. Esa estrategia, que se hará pública en aproximadamente un mes, constará de cinco grandes puntos y uno de ellos está dedicado a la preservación de la democracia en todo el continente, con menciones expresas a Venezuela y Cuba. Su objetivo es lograr un continente americano libre de dictaduras, lo que pasa por provocar cambios en esos dos países y también en Nicaragua. El funcionario afirma que Trump considera la crisis en Venezuela una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU. «El presidente es consciente, ha visto de primera mano, los fallos de nuestras prioridades en materia de seguridad nacional. Cada día se pierden vidas de estadounidenses por el régimen de Venezuela. Vemos esos flujos, que como saben le importan mucho al presidente, de narcóticos y drogas», asegura. Washington, añade, ha identificado las tres rutas principales de la droga venezolana, que enriquecen al régimen: por el Caribe, por América Central y por México. Además está el problema de la crisis migratoria, con cinco millones de refugiados. «Se trata de la mayor crisis humanitaria en la historia moderna de esta región, y está desestabilizando a nuestros vecinos», afirma. «Si Colombia llegara a desestabilizarse por las acciones de Maduro en Venezuela, ¿qué significaría eso para nuestra seguridad nacional? Sería algo muy feo». Este alto funcionario también afirma que ha avisado a la española Repsol, además de a otras petroleras, de que es hora de replegarse totalmente de Venezuela y poner fin a sus negocios con el régimen. «Les hemos puesto sobre aviso, sus actividades con Maduro y Pdvsa [la petrolera estatal] deben acabar», dijo.
14-02-2020 | Fuente: abc.es
Cuarenta añitos más de chavismo
Los privilegiados del régimen chavista, que ya son legión después de más de dos décadas de dictadura socialista en Venezuela, no sufren las consecuencias del desastre humanitario que padece el país. Las padecen los millones de venezolanos que, por razones muy diversas, no han podido votar con los pies y buscar refugio en España, Estados Unidos, o en otros países de Latinoamérica. Lo saben sus familiares en el extranjero, angustiados por tratar de enviarles ayuda, y habituados a tener que cortar la comunicación cuando llega la hora del suministro diario de agua a los domicilios porque hay que almacenarla. Tras el reciente paso por Washington de Juan Guaidó, el presidente interino, la Administración norteamericana ha afirmado que la estrategia para derrocar la dictadura en Venezuela consiste en «más presión», más sanciones económicas para ahogar su casi inexistente tejido industrial, más aislamiento en los foros internacionales. «El fin de Maduro es inminente» ha llegado a decir Trump sin aportar más pistas. El problema es que cada vez que habla Trump sube el pan literalmente en Venezuela. Y que su propuesta para devolver la democracia se parece, como una gota a otra gota, a la que lleva aplicando EE.UU. para derrocar el castrismo en Cuba desde hace más de sesenta años. Asi que, si no cambia el guión, faltan al menos cuarenta años más de chavismo, si para entonces queda algo en el país con más reservas de petróleo del planeta y patria del Libertador Bolívar. Que la solución ha de partir exclusivamente de los venezolanos es algo sabido y asumido por la oposición democrática. Pese a la represión sistemática, Guaidó y lo suyos ponen su esperanza en la protesta civil, que trata de reiventarse con fórmulas imaginativas. Pero su esfuerzo no debería ser obstáculo para que la Administración Trump ponga su granito de arena y busque también cómo aliviar la crisis humanitaria. Por ejemplo, concediendo un estatus especial a los refugiados venezolanos en EE.UU., una medida a la que se resiste la Casa Blanca.
09-02-2020 | Fuente: abc.es
Guaidó cierra su gira con el respaldo de la OEA
Al final de su gira de tres semanas por América y Europa, Juan Guaidó trajo a Washington un pedazo de Venezuela. Al salir el viernes por la noche de la sede histórica de la Organización de Estados Americanos, le esperaba el Servicio Secreto de Estados Unidos para llevarle escoltado en un coche blindado hasta la residencia oficial en la que se hospeda justo frente a la Casa Blanca. Al ver a una pequeña multitud de exiliados venezolanos que le esperaban ondeando las banderas tricolor de su país alrededor de la estatua de Isabel la Católica, Guaidó sorteó a los agentes y, bajo una fina y gélida lluvia, en lo alto de la escalinata de mármol, echó mano de un megáfono y entonó el himno de su país: «Abajo cadenas, gritaba el señor?» Junto a él, se puso a cantar las mismas notas de forma espontánea el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, con quien acababa de mantener una reunión de casi dos horas en su despacho. No se recuerda en Washington que nunca antes hubiera ocurrido lo que sucedió después. Los exiliados venezolanos corearon el nombre del secretario general y le gritaron: «Esa reelección está ganada». Almagro, un hombre serio y grave, no pudo más que sonreír y saltar tímidamente junto a Guaidó. Almagro, que es uruguayo de nacimiento, cumple cinco años en el cargo y se enfrenta a la reelección el 20 de marzo. Cuenta con el apoyo, entre otros, de EE.UU., Canadá, Colombia y Brasil. Le disputan el puesto otros dos candidatos, el peruando Hugo de Zela y la ecuatoriana María Fernanda Espinosa. Como ha sucedido en otras partes del mundo, especialmente en España, la crisis en Venezuela también centra esta elección. Si Almagro ha trabajado laboriosamente para que los opositores venezolanos hayan logrado que 59 países los reconozcan como representantes legítimos de su nación, la candidata Espinosa defiende la legitimidad de Nicolás Maduro para seguir en el poder. Tras verse con Guaidó, Almagro recibió a ABC en el mismo despacho en el que se reunió con él. En este mismo despacho recibió Almagro al mismo Guaidó en diciembre de 2018, días antes de que jurara el cargo de presidente encargado y comenzara su andadura para destituir a Maduro.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Nuestra región está unida por una solución en Venezuela. La <a href="https://twitter.com/OEA_oficial?ref_src=twsrc%5Etfw">@OEA_oficial</a> reitera su rechazo a cualquier fraude electoral, continuará presionando por la Libertad de nuestro país y que los venezolanos tengamos elecciones presidenciales libres. <a href="https://twitter.com/hashtag/AgendaInternacionalWashington?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#AgendaInternacionalWashington</a> <a href="https://t.co/YdA08OHg3J">pic.twitter.com/YdA08OHg3J</a></p>&mdash; Juan Guaidó (@jguaido) <a href="https://twitter.com/jguaido/status/1225539208040865794?ref_src=twsrc%5Etfw">February 6, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Tras una semana de agónicas dudas sobre el paradero del líder venezolano, que en EE.UU. mantuvo un perfil discreto durante siete días hasta que apareció por sorpresa invitado primero por Donald Trump al discurso más importante del año en el Capitolio y recibido después como jefe de Estado en la Casa Blanca, Almagro cree que la gira de Guaidó ha concluido como un enrome éxito para los opositores a Maduro. «Es una gira extremadamente positiva en la que el presidente encargado Juan Guaidó sale fortalecido. Sale con una legitimación internacional todavía más fuerte. Sale con propósitos de democratización de su país completamente reafirmados. Sale con apoyos muy fuertes sobre sus espaldas y con compromisos muy grandes para recuperar la democracia en Venezuela. Por lo tanto es imposible pedir más de esta gira. Ha sido la absolutamente exitosa desde todo punto de vista. Y hemos visto el liderazgo de Juan Guaidó reafirmado internamente y externamente, de una manera definitiva», dice Almagro a ABC. Hay, por supuesto, una notable excepción en esta gira. A Guaidó le recibieron jefes de estado y de gobierno de todo el mundo, pero en Madrid se negó a recibirle como un homólogo el presidente del Gobierno Pedro Sánchez. Al salir de su reunión con Almagro, el líder venezolano hizo lista de sus reuniones ante la prensa, que se agolpaba bajo las escaleras del patio de la Casa de las Américas. Cargo a cargo, Guaidó hizo balance de sus reuniones, tras haber visto «al primer ministro de Inglaterra, la canciller federal de Alemania, al primer ministro de Irlanda, de Grecia, al primer ministro de Austria, el presidente de Francia?». Y después dijo: «Tuvimos también presencia? en España». Almagro no entra a valorar si un mandatario u otro no recibieron a Guaidó. «Yo no le puedo decir a los políticos cómo mueven sus fichas en el tablero, yo no le puedo decir a nadie, mueve por acá o por allá, y cada uno verá. Siempre recomiendo que se respeten los principios democráticos, porque eso es el más digno y es más ético. Cada uno hace lo que puede y trata de lidiar con la dictadura de la manera que quiere». Más presión Eso sí, según dice Almagro a ABC, «después de la legitimación de Juan Guaidó y la deslegitimación del régimen de Maduro, es necesario subir la presión sobre la dictadura y sobre los dictadores para que esa presión sea insostenible. Esa presión política debe hacerse tan insostenible que a la dictadura le convenga irse, desarmarse. Creo que esa es nuestra responsabilidad». Cree el secretario general que es necesario que la Unión Europea endurezca sus sanciones, y las convalide con las que ya aplica EE.UU. Tras cantar el himno y saludar a sus compatriotas, Guaidó se montó en el coche y comenzó su regreso a Venezuela. En la OEA quedó Almagro, que tras ser aclamado por los venezolanos, dice: «Es gente que sabe de lo que habla. Es gente que para venir acá han tenido que pasarlas todas en su propio país. No hay ningún venezolano que vea que me diga que se fue voluntariamente del mi país, si no que se fueron empujados por la pobreza, por la dictadura, por la crisis humanitaria, se fueron empujados por la falta de medicamentos, de trabajo, de salas de tratamiento de salud, de condiciones sociales. Por eso les agradezco tanto su afecto».