Infortelecom

Noticias de crisis humanitaria

14-07-2021 | Fuente: abc.es
Maduro anuncia a México como sede del diálogo con la oposición, pero rechaza la participación de Guaidó
El mandatario de facto, Nicolás Maduro anunció a México como sede del diálogo con la oposición en el que no quiere que participe su adversario, el presidente interino, Juan Guaidó, sino los miembros de la «mesita», tras la detención del diputado Freddy Guevara, representante de la coalición opositora. «No me reúno con extremistas que quieren matarme» Maduro rechazó la posibilidad de reunirse con representantes de Juan Guaidó en México. «No me reúno con extremistas que quieren matarme». En su reunión con la «mesita» calificó a Guaidó de «imbécil». Y es que los miembros de la «mesita», a las que Maduro hizo referencia, son una docena de exdiputados de la oposición, denominados los «alacranes» que colaboran con el régimen y que usufructan la identidad de las organizaciones políticas principales del país. Maduro también pregona diálogo y paz con miembros de la «mesita» con quienes se reunió para impulsar la «comisión especial de diálogo, paz y reconciliación de la AN» tras la detención arbitraria de Guevara. En su reunión con los «alacranes», Maduro volvió a exigir condiciones para acudir al diálogo en México: el fin de las sanciones de EE. UU. y la UE, el pleno reconocimiento a su gobierno y el fin de los «planes conspirativos» por parte de un sector de la «derecha extremista». La semana pasada Guaidó había expresado su disposición de reunirse con Maduro para entablar un diálogo de cara a la búsqueda de solución a la crisis humanitaria que vive el país que pasa por establecer las condiciones para unas elecciones presidenciales justas y democráticas. Secuestro de Freddy Guevara Agentes de la policía política del SEBIN secuestraron este lunes a Guevara, coordinador nacional del partido Voluntad Nacional, y portavoz de la coalición de partidos que integran el parlamento legítimo alrededor de Guaidó, tras una persecución violenta a plena luz del día en la caraqueña autopista Francisco Fajardo. La persecución del régimen también incluyó a Guaidó y su familia, cuya residencia fue allanada por parte de las temibles FAES (Fuerzas de Acciones Especiales) en el sureste de Caracas, con intentos de atentar contra la pareja presidencial con disparos al conductor del presidente interino en el sótano de su residencia. «El hostigamiento no nos va a detener. Estamos firmes» Juan Guaidó dijo anoche que «el hostigamiento no nos va a detener. Estamos firmes y vamos a seguir adelante, un acuerdo no tiene que ver con Nicolás Maduro, sino con salir de la dictadura». El embajador de EEUU en Caracas en funciones desde Bogotá, James Story señaló por las redes que la detención de Freddy Guevara y las acciones contra el Presidente Interino Juan Guaidó son incompatibles con las condiciones mínimas para un diálogo para resolver la crisis venezolana. «Los detenidos por motivos políticos deben ser liberados. Las acciones hablan más que las palabras». Maduro también se ha reunido con la comisión técnica que envió la Unión Europea para verificar si hay condiciones para realizar las elecciones regionales de noviembre. El mandatario chavista calificó a la delegación electoral de la UE de «ignorantes» por su advertencia sobre la «Ley de Ciudades Comunales». Indicó que tienen una mentalidad «colonialista». El anuncio de Maduro de convocar un diálogo a su medida en México ya huele a fracaso. Fue considerado como una patada anticipada a la mesa del diálogo sin haberse previamente sentado. El secuestro de Guevara también fue señalado como una señal de que el régimen no está dispuesto a ceder nada sino imponer sus condiciones, según los observadores.
28-06-2021 | Fuente: abc.es
Etiopía declara un alto el fuego ante el avance de los rebeldes de Tigray
El Gobierno de Etiopía anunció este lunes que ha aceptado la solicitud de alto el fuego presentada por la administración regional de Tigray, que en principio durará hasta el final de la temporada agrícola, en septiembre, según la televisión estatal etíope. En un comunicado, las autoridades centrales explicaron que han aceptado esta oferta de cese de las hostilidades de la administración interina que permitirá «a los agricultores labrar sus tierras, a los grupos de ayuda operar sin ningún tipo de movimiento militar en los alrededores y comprometerse con los remanentes del Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF) que buscan la paz», recoge DPA. El máximo responsable de la administración en funciones impuesta por el Gobierno etíope en la región de Tigray, Abraham Belay, había pedido un alto el fuego de cara a la próxima temporada agrícola, según Fana, tras llevar a cabo consultas con representantes y funcionarios de la región. El anuncio se produce horas después de que los representantes del Gobierno y los soldados del Ejército abandonaran Mekele a toda prisa, según informes confirmados extraoficialmente en Twitter, lo que habría llevado al TPLF a tomar la ciudad, informa el 'Addis Standard'. Según los testigos, las carreteras de acceso a la capital regional estarían llenas de residentes celebrando la vuelta a la ciudad del TPLF. Tras la noticia del alto el fuego unilateral anunciado por el Gobierno etíope, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha informado de que ha hablado con el primer ministro del país africano, Abiy Ahmed, para trasladarle su «esperanza de que se produzca un cese efectivo de las hostilidades». En un comunicado, el máximo representante de la ONU apuntó que «los acontecimientos recientes en Tigray son extremadamente preocupantes» y demuestran «una vez más, que no existe una solución militar a la crisis». «Es fundamental que los civiles estén protegidos, que la ayuda humanitaria llegue a las personas necesitadas y se encuentre una solución política», urgió Guterres. El conflicto en Tigray El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, anunció en noviembre de 2020 el inicio de una ofensiva militar contra el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), en respuesta a un ataque del grupo contra la principal base del Ejército en Mekelle tras un drástico repunte de las tensiones entre la formación y el Gobierno central. Las agencias de la ONU y las ONG han visto limitado su margen de maniobra en la zona, en un contexto marcado por una grave crisis humanitaria que azota Tigray. La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha denunciado en su último informe sobre la situación, publicado este viernes, casos de «acoso, intimidación y detención» de cooperantes, así como la confiscación de ayuda.
25-06-2021 | Fuente: abc.es
Washington, la UE y Canadá ofrecen al régimen chavista levantar sanciones
Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han ofrecido revisar las sanciones impuestas al régimen chavista en Venezuela si este accede a negociar de cara a unas «elecciones libres», según un comunicado conjunto emitido ayer. Se trata de la señal más clara de la Administración Biden de que está dispuesta a levantar, parcial o totalmente, las sanciones aplicadas contra el chavismo durante el gobierno de Donald Trump, pero lo hace con la concurrencia de sus socios en Bruselas y en Canadá, dando a entender que buscará el consenso con sus aliados en la política hacia Venezuela. Firman la misiva el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell; el secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, y el ministro de Exteriores de Canadá, Marc Garneau, quienes afirman que son los venezolanos los que deben buscar conjuntamente una salida a la actual crisis, incluido el régimen. «Aplaudimos los recientes avances sustanciales y creíbles para reparar los procesos democráticos e instituciones centrales de Venezuela y estamos dispuestos a revisar el régimen de sanciones sobre la base de un progreso significativo en una negociación global», dijeron. Además piden los firmantes la liberación de «todos aquellos que han sido detenidos injustamente por razones políticas, el respecto a los partidos políticos independientes, la libertad de expresión incluida la de los periodistas, y el final de los abusos contra los derechos humanos». Apoyo a Guaidó Apenas unas horas antes, el Gobierno de Joe Biden, desde Estados Unidos, había expresado su aval a Juan Guaidó y su gobierno interino «para apoyar el retorno a la democracia en Venezuela», según había dicho la subsecretaria de Estado para Iberoamérica, Julie Chung, tras una visita a Washington de una delegación venezolana liderada por Julio Borges, comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores de Venezuela, elegido por Guaidó. La subsecretaria del Departamento de Estado estadounidense, Wendy Sherman, y Borges mantuvieron el jueves una reunión en que la primera destacó «la necesidad urgente de establecer negociaciones integrales» con el régimen de Maduro. «Seguiremos trabajando juntos en busca de una solución negociada que conduzca a unas elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas en Venezuela», dijo Chung. El próximo 21 de noviembre habrá en el país caribeño unas elecciones regionales y locales. Tras su visita a Washington, Julio Borges afirmó en un mensaje difundido a través de las redes sociales que le agradece a Joe Biden su compromiso de «ratificar su apoyo a la democracia en Venezuela». A diferencia de Donald Trump, Biden se ha abierto a la negociación con el régimen de Maduro con el fin de acabar, en primer lugar, con la grave crisis humanitaria venezolana.
03-03-2021 | Fuente: abc.es
Guaidó se reunió con Blinken y agradeció su compromiso con Venezuela
El martes, el presidente interino de Venezuela Juan Guaidó, sostuvo una reunión telemática con el secretario de Estado del Gobierno de Joe Biden, Antony Blinken, en la que ha resaltado su disposición para trabajar en cooperación con Estados Unidos y otros aliados para poner fin a la crisis de Venezuela. En la conversación, la primera que tiene Guaidó con la Administración de Biden, él y Blinken han acordado trabajar con la comunidad internacional para lograr elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y transparentes, de acuerdo con los estándares internacionales, una misión que se trazó el opositor venezolano hace dos años cuando se proclamó como presidente interino. «Agradecemos al @SecBlinken, con quien conversamos y al Presidente @JoeBiden por su firme compromiso con la restauración de la democracia y frenar el sufrimiento de millones de venezolanos. Estados Unidos sigue siendo uno de nuestros principales aliados para lograr la transición», ha sido el mensaje de Guaidó en respuesta a un tuit enviado por el Secretario de Estado a través de la red social. Entre los temas abordados en la conversación, estuvo presente la crisis humanitaria en el país sudamericano, y Guaidó le ha expresado a Blinken que Maduro «ha utilizado sistemáticamente la ayuda humanitaria como arma y chantaje». Del mismo modo, agradeció al Gobierno estadounidense «el apoyo dado al pueblo venezolano y la fuerte relación» que se ha generado entre su equipo de trabajo y Estados Unidos. A principios de febrero, Estados Unidos dijo que no tiene previsto tener contacto con el régimen de Nicolás Maduro en «el corto plazo», y decidió mantener el reconocimiento a Guaidó como su interlocutor. «Ciertamente no esperamos ningún contacto con Maduro en el corto plazo», afirmó entonces en una rueda de prensa el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, que calificó al mandatario venezolano de «dictador». Estados Unidos fue el primer país en reconocer a Juan Guaidó en 2019 cuando se proclamó como presidente interino para despojar a Maduro del poder en Venezuela. Este reconocimiento, por parte del entonces Gobierno de Donald Trump, encadenó a otros 50 países que le dieron un espaldarazo al líder opositor. Trump dirigió desde la Casa Blanca una estrategia de mano dura hacia la Administración de Caracas, que se tradujo en sanciones contra empresas o funcionarios, allegados y familiares de los integrantes del Gobierno de Maduro, que rompió relaciones diplomáticas con Washington.
27-02-2021 | Fuente: abc.es
Laya avisa a Maduro desde la frontera colombiana: «Expulsar a diplomáticos no ayuda al diálogo»
La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, aseguró este sábado en la frontera de Colombia con Venezuela que no había ido hasta allí «para criticar o dar lecciones» a Caracas, sino para intentar, junto con la comunidad internacional, «dar una respuesta a los ciudadanos venezolanos que han decidido abandonar su país y venir a Colombia en busca de una mejor vida». González Laya, en respuesta a los periodistas que preguntaran sobre la reciente expulsión de la embajadora europea por el régimen de Nicolás Maduro y la amenaza de echar a otros representantes diplomáticos de países europeos, añadió: «Romper puentes, cortar diálogos, expulsar a nuestros diplomáticos no ayuda en esa labor de diálogo. España, modestamente, apuesta por el diálogo para solucionar un conflicto político que tienen los venezolanos. Lo que sí puedo es que España está comprometida con la búsqueda de una solución política a la crisis que vive Venezuela». En una mañana nublada y gris, la ciudad fronteriza de Cúcuta recibió este sábado a las cancilleres de España y Colombia, González Laya y Claudia Blum, quienes pasadas las diez de la mañana, hora local, abrieron la agenda de reuniones, empezando por un encuentro con las autoridades locales, los delegados del Acnur y la OIM, para hablar precisamente de la situación de los inmigrantes venezolanos que llegan a esta ciudad fronteriza y buscan refugio en Colombia. El eje de la visita a la capital del departamento de Norte de Santander, ubicado al noreste del país, en la zona colindante con Venezuela, era conocer de primera mano la situación de los inmigrantes, entender sobre el terreno la dimensión de esta crisis humanitaria y ver cómo se han invertido los recursos dados por España y la UE en ayuda a la atención de esta población. González Laya atiende las explicaciones del director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, a su llegada al Puente Internacional Simón Bolívar - Efe Para ello, tras la reunión oficial, se desplazaron al Centro de Salud La Margarita y el Espacio de Cuidado y Albergue de la Parada Unicef/ICBF. Allí el encuentro fue conmovedor: muchas mujeres y niños, varios de ellos discapacitados, esperaban a la comitiva. En los carteles elaborados por personal del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), donde se evidencia la evolución y la atención a esta crisis, Blum y González dejaron unas notas, como parte de la bitácora de funcionarios gubernamentales de países amigos que han ido a conocer el lugar, así como de autoridades colombianas. En estos carteles González Laya anotó: «Muchas gracias por vuestro trabajo. Estamos orgullosos y seguiremos acompañándoos. Un abrazo», en reconocimiento a la labor realizada precisamente con el apoyo económico de España. Por su parte, desde Madrid, Antonio Ecarri Bolívar, embajador del gobierno del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, celebró la presencia de la ministra de Exteriores: «Los venezolanos dentro y fuera de Venezuela agradecemos el gesto solidario de la ministra Arancha González Laya de atender a nuestros compatriotas migrantes en Colombia». El siguiente paso, dentro del periplo humanitario, fue la visita al hospital Jorge Cristo Sahium, eje de la atención médica a los locales y a inmigrantes venezolanos que llegan a Colombia entrando por el municipio de Villa del Rosario, en el cual está el puente Simón Bolívar. En el Puente Internacional Simón Bolívar De allí salieron para el Puente Internacional Simón Bolívar, ese paso migratorio que ya el mundo ha visto, pues conecta a miles de venezolanos que pasan a la ciudad ya sea durante el día, para abastecerse, para buscar medicinas y atención médica, o para salir definitivamente de su país en busca de un futuro mejor. La delegación llegó hasta la valla que impide el paso más allá de la frontera de Colombia, justo antes del espacio abierto que queda sobre el río Táchira. Al fondo, al otro lado, la entrada a Venezuela y el paso a la fronteriza ciudad de San Antonio. «Agradezco al Gobierno de Colombia y a la canciller Claudia Blum poder visitar Cúcuta y la frontera, para conocer los esfuerzos del Gobierno colombiano en el acompañamiento médico, escolar y alimentario. También tuve ocasión, en la mañana, de ver los proyectos financiados por la cooperación española, como el centro de atención médica primaria que presta atención sanitaria a muchos migrantes que llegan a esta frontera, a niños y a mujeres, con acompañamiento y planificación familiar a mujeres tremendamente vulnerables en esta situación». González Laya también visitó un centro apoyado por la cooperación española y Unicef, un centro para menores, donde los niños pueden jugar, estudiar y realizar «las actividades propias de la infancia. ¡Que la migración no les robe su infancia!», anotó la ministra española. Desde el puente Simón Bolívar reiteró el apoyo de España, con recursos propios y los que se logren en una nueva mesa de donantes, haciendo un llamado a la cooperación internacional. «Con empatía y humildad, desde España seguiremos apoyándoles, de manera consistente, en todo lo que podamos».
26-02-2021 | Fuente: abc.es
El viaje de Laya a Bogotá tensa más la situación con Caracas
A las siete de la noche hora colombiana, casi las dos de mañana del viernes en los relojes de Madrid, la canciller española, Arancha González, llegará a Bogotá, justo para iniciar su visita a Colombia asistiendo a una cena que le ofrece el presidente, Iván Duque, en la Casa de Nariño, sede del Gobierno. González llega a Bogotá con una agenda cargada de actividades, que incluyen el desplazamiento, este sábado, a la frontera, específicamente a Cúcuta, donde podrá ver de primera mano cómo avanza la atención a los emigrantes venezolanos, las necesidades existentes justo en esta coyuntura de Covid-19 que padece el país, pero también a constatar el uso de los generosos aportes que ha dado España a Colombia, que superan los 5 millones de euros, o que ha gestionado con terceros donantes para atender esta crisis humanitaria que suma más de un millón setecientas mil personas, cuya mayoría ha llegado de Venezuela al país por esta ciudad fronteriza. Este viaje de Laya a la frontera ha sido muy criticado por el régimen de Nicolás Maduro. A esta crisis migratoria se suman a la agenda de la canciller encuentros con autoridades colombianas, del tercer sector y de la sociedad civil para tener información puntual sobre el estado actual de la implementación del Acuerdo de Paz firmado entre el Gobierno colombiano y la guerrilla izquierdista de las FARC-EP en diciembre de 2016 y que la propia González Laya valoró ante el Senado como «una oportunidad histórica para que el país mire hacia el futuro desde unas premisas de paz, de verdad, de justicia, de reparación y de compromiso de no repetición el pasado. Es el espíritu del acuerdo de paz que apoyamos». Visita de los Reyes Igualmente aprovechará el viaje para reunirse con las instancias de justicia, verdad y reparación que hacen parte de la justicia transicional establecida con el Acuerdo. También espera cerrar -si el Covid lo permite- la visita de los Reyes a Colombia en diciembre y del presidente Sánchez. La preocupación de la canciller por el estado de la paz en Colombia no es infundada si se miran las cifras de violencia reciente, con un tremendo incremento de asesinatos de líderes sociales, defensores de derechos humanos y de masacres -en 2020 fueron 76 con 292 víctimas, según el reporte entregado esta semana por la Oficina del Alto Comisionado para Derechos Humanos de la ONU-, a los que se suman los asesinatos de exguerrilleros de las FARC, que desde la firma del Acuerdo suman 255 personas. La visita de la canciller también tiene un perfil económico. En su encuentro con a la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Claudia Blum, firmará el nuevo marco de cooperación entre España y Colombia para este año 2021 y el cual cuenta con 120 millones de euros a la implementación del Acuerdo de Paz en la economía y la sociedad colombiana.
26-02-2021 | Fuente: abc.es
El viaje de González Laya a Colombia tensa más la situación con Caracas
El Covid-19 hace más protocolario lo protocolario que resulta un encuentro entre cancilleres de dos países. Así se sintió durante la rueda de prensa conjunta y de cierre de la jornada bilateral que ofrecieron este viernes las ministras de Exteriores de España y Colombia, Arancha González Laya y Claudia Blum, respectivamente. En el salón protocolario del tercer piso del Palacio de San Carlos, que muchos años atrás fue la sede presidencial y aún antes el lugar del que escapó de un atentado Simón Bolívar, en la llamada Conspiración Septembrina de 1828, las dos funcionarias suscribieron el acta de la X Reunión de Comisión Mixta Hispano-Colombiana de Cooperación, que formaliza la nueva estrategia de cooperación bilateral. Allí, sin darse la mano, con mascarillas y escasos asistentes, todos guardando la debida distancia y luciendo la indumentaria para la ocasión, se terminó la jornada entre los equipos ministeriales. La canciller Blum agradeció la visita de González Laya en tiempos de pandemia y lo interpretó como un gesto más de la larga y positiva relación entre los países. Entre los temas destacados en cooperación, Blum señaló los de seguridad y defensa, y cooperación judicial, además del apoyo técnico de España a la implementación del Acuerdo de Paz firmado en 2016. Asuntos como educación, migración e intercambio comercial también fueron celebrados. El tema de Venezuela salió al público, pero no por cuenta de las diferencias que tiene Colombia con su vecino o las nuevas tensiones con España y la Unión Europea. «Esperamos que nuestra visita a Cúcuta, el día de mañana, afiance nuestra cooperación en respuesta al fenómeno migratorio», dijo Blum y agradeció especialmente la firma del acuerdo de cooperación vigente 2021-2024, estrategia destinada a fortalecer el desarrollo rural, sostenible y con enfoque de género, así como el fenómeno migratorio. En recursos, eso se traduce en 70 millones de euros en cooperación técnica no reembolsable y 50 millones más en créditos financieros para el mismo periodo. Por su parte, González Laya agradeció la hospitalidad recibida y anotó que debió visitar el país el año pasado, y que al hacerlo tras la pandemia marca un inicio con confianza y positividad. «Estrechar las relaciones de Colombia y España es un primer objetivo de mi visita. Otro, pensar en la recuperación económica y social poscovid, que pasa por incrementar nuestras relaciones inversoras, pues hay más de 600 empresas españolas comprometidas con este país y quieren seguir contribuyendo, como me lo informaron en la mañana en el encuentro que sostuve con ellas. Se abre una oportunidad para el comercio y la inversión, para el sector turístico y los de la cultura». González Laya, con su colega colombiana, Claudia Blum - ABC La ministra española reconoció especialmente «el esfuerzo grande, generoso de este país con los emigrantes venezolanos. En momentos en que otros países erigen muros, Colombia ha optado por acoger, protegiendo de manera temporal, a los miles de venezolanos en su territorio. Es un gesto noble y generoso que España quiere apoyar y por eso estaré encantada de viajar mañana a Cúcuta y ver de primera mano lo que esto significa». Y reiteró que seguirá apoyando este esfuerzo que realiza Colombia con recursos financieros y para que la crisis tenga la atención internacional que merece, incluida otra convocatoria a donantes de la mano de Canadá. Por último, señaló que otra meta de su viaje es apoyar los esfuerzos de Colombia con su proceso de paz. «Seguimos apostando por este proceso. Con el Acuerdo se acabó la guerra, pero se inició un proceso que gira en torno a la verdad, la justicia, la reparación y el compromiso de no repetición». Lamentó y mostró su preocupación por el asesinato de líderes sociales y excombatientes, pero reiteró el apoyo al proceso y las instituciones colombiana, para lo cual España entrega 120 millones de euros en los próximos cuatro años. Encuentro con los jueces de la Justicia para la Paz La jornada de Arancha González Laya en Colombia se inició temprano en la fría Bogotá. Lo primero en la agenda, tras un encuentro con empresarios españoles, fue la visita a los magistrados de la Justicia Especial para la Paz (JEP), organismo de justicia transicional que hace parte del más amplio Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición previsto en el Acuerdo de Paz firmado por el gobierno colombiano con la entonces guerrilla de las Farc-EP, el mismo que con sus recientes pronunciamientos sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por esa guerrilla, como fue la práctica del secuestro (Caso 01) y los llamados 'falsos positivos', asesinatos de civiles por parte de las fuerzas armadas para simular resultados y recibir beneficios, han sacudido a Colombia y la han puesto de cara al nivel de atrocidad a la que llegó la guerra. A su salida de esta reunión con los presidentes de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), Eduardo Cifuentes; de la Comisión de la Verdad, el sacerdote jesuita Francisco de Roux, y la directora de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), Luz Marina Monzón, González Laya reiteró el apoyo «firme y decidido» de España a la labor que adelantan estas instituciones creadas en el marco de la justicia transicional y de procura de la verdad. Esa era claramente una de las visitas clave en la agenda de González Laya, pues es de especial interés para España, así como para la Unión Europea, el destino del Acuerdo de Paz, que ha tenido avances en su implementación, pero no al ritmo necesario, además de generarle cuestionamientos al Estado por el asesinato de más de 250 exguerrilleros desmovilizados en los cuatro años de implementación, así como más de 400 líderes sociales, ambientales y de derechos humanos en ese mismo periodo de tiempo. Precisamente frente a estos hechos, la canciller expresó su «dolor ante los asesinatos y las desapariciones de defensores de derechos humanos, de sindicalistas, de excombatientes», para hacer un llamado a que la importante labor de estas instituciones continúe. La diplomacia Hacia las diez de la mañana hora local, la canciller se encontró con su homóloga colombiana, Claudia Blum, para dar inicio a la agenda bilateral en el Palacio de San Carlos, sede del Ministerio de Relaciones exteriores colombiano. En la espléndida entrada de la cancillería, rodeadas por inmensos jarrones de flores, las funcionarias dieron inicio a los temas del día, empezando por la crisis de la migración venezolana, con el análisis del Estatuto de Protección Temporal a los Migrantes, así como asuntos relacionados con diplomacia cultural, los acuerdos y proyectos económicos y de inversión entre ambas naciones, a lo que se suman estrategias bilaterales a favor de la reactivación económica tras la pandemia por Covid-19. Gonzáles y Blum también tuvieron tiempo para hablar de la implementación de la política de Paz con Legalidad, que es como enmarca el Gobierno colombiano sus acciones en cumplimiento del Acuerdo, las cuales han recibido el apoyo de España, además de las gestiones que ha apoyado como parte de la Unión Europea. El sábado viajará la delegación española a la ciudad de Cúcuta, acompañada por autoridades colombianas, y en la frontera podrán ver de primera mano las acciones de atención a la diáspora venezolana adelantados con recursos españoles y multilaterales, además de entrevistarse con autoridades locales, migrantes y funcionarios en ONG que tienden la gran crisis humanitaria que afecta a la región y se ha deslazado a lo largo del país, que ha acogido a más de un millón setecientos mil venezolanos y procura implementar una política que normalice su situación y les permita permanecer con un estatus válido en el país, trabajar y prosperar por los próximos 10 años, labor que requiere urgentemente el apoyo internacional y que España valora y busca respaldar.
13-02-2021 | Fuente: abc.es
Biden saca a los chiíes del Yemen de la lista de grupos terroristas
Estados Unidos sacará a las fuerzas militares hutíes, la secta musulmana chií del Yemen, de su lista de grupos terroristas, para hacer posible que vuelva a fluir la ayuda humanitaria a la población civil. La decisión se aplicará a partir del martes que viene. Desde la conquista de la capital yemení en 2014, los hutíes se enfrentan a las fuerzas suníes en una cruenta guerra civil librada con frecuencia sin luz ni taquígrafos, que según la ONU ha provocado la mayor crisis humanitaria del mundo. La tragedia está en gran parte provocada por la intervención de los países vecinos, en particular Arabia Saudí. Desde 2015, y ante el riesgo de la llegada al poder en Saná de un régimen controlado por los hutíes con el apoyo del Irán chií, Riad encabeza una alianza militar de países árabes suníes que bombardea de modo sistemático posiciones rebeldes aunque se encuentren rodeadas de población civil. Durante su mandato, la Administración Trump dio apoyo logístico y político a Riad por razones estratégicas -impedir la victoria de Irán y sus aliados hutíes a toda costa- aunque evitó la implicación de tropas norteamericanas en los combates. Ahora, según el presidente Biden, «ha llegado el momento de poner fin al conflicto». O al menos de aliviarlo. La salida de los hutíes de la lista de grupos terroristas permitirá desbloquear la ayuda humanitaria norteamericana para la mitad de Yemen controlada por los chiíes. La pregunta que se formulan ahora los analistas se extiende a otros países del mundo a los que se podría aplicar el principio del presidente Biden. En la situación del Yemen, con acentos menos dramáticos, se encuentran países a los que el bloqueo económico o la inclusión de gobiernos y movimientos en la lista terrorista agrava la ordalía que sufren sus poblaciones civiles, ya castigadas con creces por la acción de sus regímenes totalitarios. Son los casos, por ejemplo, de Cuba y Venezuela, o del movimiento de Hamás en Gaza.
10-02-2021 | Fuente: abc.es
Incendiado un avión comercial tras un ataque de los hutíes de Yemen contra un aeropuerto saudí
Un avión comercial que se encontraba estacionado en el aeropuerto de Abha, en el sur de Arabia Saudí, ha sufrido daños materiales al incendiarse a consecuencia de un ataque ejecutado desde Yemen por los huthis contra las instalaciones. La coalición internacional que encabeza Arabia Saudí ha indicado a través de un comunicado que el incendio está bajo control y ha agregado que «los intentos de atacar el aeropuerto de Abha y amenazar a los viajeros civiles son un crimen de guerra». «Estamos tomando todas las medidas necesarias para proteger a los civiles de las amenazas de los hutíes», ha resaltado, según ha informado la cadena de televisión saudí Al Arabiya. Horas antes, la coalición había asegurado haber destruido dos drones cargados con explosivos lanzados por los rebeldes contra el país. Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths, mostró el martes su preocupación por la reanudación de las hostilidades en la provincia yemení de Marib por parte de los hutíes, en «un momento de renovado impulso diplomático para poner fin a la guerra y reanudar el proceso político». El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, afirmó el domingo que Washington está «profundamente preocupado por los continuados ataques de los hutíes», antes de destacar que el presidente, Joe Biden, «está dando pasos para poner fin a la guerra en Yemen» y que «Arabia Saudí ha apoyado un acuerdo negociado». «Pedimos a los hutíes que cesen inmediatamente los ataques contra zonas civiles en Arabia Saudí y que pongan fin a cualquier ofensiva militar dentro de Yemen, que solo causará más sufrimiento al pueblo yemení», manifestó, después de que Biden anunciara el fin del apoyo de Washington a la ofensiva de la coalición y desvelara que revocará la designación de los hutíes como terroristas, decisión adoptada durante los últimos días de la Presidencia de Donald Trump. Las fuerzas leales al Gobierno yemení, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por Arabia Saudí, y los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, llevan combatiendo desde finales de 2014 una guerra que ahora se considera un conflicto de poder entre las dos principales potencias rivales de la región. El conflicto ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial. Actualmente, casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesitan asistencia en el país, donde hay más de 20 millones en inseguridad alimentaria.
10-02-2021 | Fuente: abc.es
HRW pide al Gobierno colombiano emplearse a fondo  para acabar con el asesinato de líderes sociales
Hay un refrán muy popular en Colombia, pero especialmente cierto en cuestiones de gobierno, que dice: «Del dicho al hecho hay mucho trecho». Aunque suene muy básico, resumen perfectamente la trágica conclusión que arroja el informe de Human Rights Watch, presentado hoy por el director de dicha organización que defiende los derechos humanos en el mundo, José Manuel Vivianco. En las 136 páginas del documento «Líderes desprotegidos, comunidades indefensas», la organización presenta la cruda realidad sobre estas muertes violentas que desde la firma del Acuerdo de Paz (2016) con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), suman 421 casos comprobados, es decir siete líderes sociales asesinados al mes durante los últimos cinco años. Quedan varios casos por esclarecer, que se calcula podría elevar la cifra a más de 550 homicidios. Así, el impacto y violencia contra el tejido social, especialmente en las regiones más apartadas o que históricamente han vivido cruzadas por las guerras entre guerrillas, paramilitares, narcotraficantes y delincuencia común, no ha tenido tregua, en buena parte por la falta de efectividad del Estado en hacer presencia, tener el control real del territorio, y estructurar con recursos y sostener los programas propuestos para atacar este flagelo. Ello se traduce en el surgimiento de nuevos grupos armados desgranados de los antiguos grupos paramilitares de extrema derecha, el avance de las disidencias de la antigua guerrilla de las Farc-EP (que cargan con parte de la responsabilidad de esta nueva ola de asesinatos), el fortalecimiento de la guerrilla izquierdista del Ejército de Liberación Nacional (ELN), además y de facciones del narcotráfico que se disputan rentas y territorios. Algunos asesinatos, además, pero en menor proporción, han sido cometidos por miembros de la fuerza pública. En medio, los líderes sociales que se oponen a todo tipo de violencia, y unas comunidades indefensas. Vivanco reconoció el aporte de información del Gobierno Nacional, la colaboración de las autoridades autónomas de vigilancia y el aporte de la sociedad civil. Esta apertura y disposición es muy relevante, así como también reconoció que el presidente Iván Duque ha sido consistente en condenar los casos que se han dado a lo largo de su mandato. Sin embargo, cuestionó que de las palabras a los hechos hay un vacío, que las buenas ideas para combatir esta crisis humanitaria no se concretan y que, por el contrario, las promesas parecen disolverse con el tiempo, así como las investigaciones a profundidad de estos crímenes. El informe Este documento hace un estudio muy juicioso de los casos. Para su elaboración, entre abril de 2020 y enero de este año, HRW entrevistó a más de 130 personas en 22 de los 32 departamentos del país, «para identificar las dinámicas detrás de los asesinatos de defensores de derechos humanos y para examinar los esfuerzos de las autoridades para prevenir estos asesinatos y llevar a los responsables ante la justicia», explica. Así, HRW reitera y sustenta lo que es conocido ya, pero nunca suficientemente denunciado: las zonas de mayor violencia y riesgo son Norte del Cauca; Catatumbo, en Norte de Santander; Pacífico Sur, en Nariño; Bajo Cauca, en Antioquia; Alto y Bajo Caguán, en Caquetá; y el Piedemonte de Arauca. Además, retomando datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, HRW señala que, en proporción, son los líderes indígenas los más afectados por esta violencia, a la fecha 69 asesinados (16% de los 421 casos estudiados). A ello se suma el incremento en el asesinato de lideresas sociales, con 46 defensoras de derechos humanos asesinadas desde 2016, una cifra que tiende a aumentar cada año.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">Los asesinatos de defensores de derechos humanos en Colombia son constantes.<br><br>El gobierno debe hacer mucho más para proteger a los líderes sociales y prevenir estos asesinatos.<br><br>Informe de <a href="https://twitter.com/hrw_espanol?ref_src=twsrc%5Etfw">@hrw_espanol</a>: <a href="https://t.co/z66CQIZ4bM">https://t.co/z66CQIZ4bM</a> <a href="https://t.co/snOIMKRT08">pic.twitter.com/snOIMKRT08</a></p>&mdash; José Miguel Vivanco (@JMVivancoHRW) <a href="https://twitter.com/JMVivancoHRW/status/1359533970183094280?ref_src=twsrc%5Etfw">February 10, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Ante semejante desangre, el informe insiste en que el gobierno colombiano cuenta con los mecanismos para reducir estos asesinatos, pues HRW también hizo un análisis de los programas y mecanismos dispuestos para ello. Sin embargo, la atención a veces pareciera más enfocada en diferencias de procedimiento y seguimiento, que en dar protección efectiva a líderes y comunidades, con un enfoque comunitario y no solamente de protección deficiente a individuos, cosa largamente solicitado por las comunidades y poco atendida. A esto se añade la deficiente implementación de proyectos de desarrollo la firma del Acuerdo de Paz que beneficiarían a las comunidades, dándoles alternativas reales para progresar económica y socialmente, con enfoque territorial y aporte estatal. El 51% de los asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos se han dado en esto territorios que deberían ser beneficiados. La responsabilidad directa es del Gobierno colombiano. Es posible abordar esta triste realidad. Las políticas pueden lograr resultados si no se dejan abandonadas o en punto muerto», dijo Vivanco De lo dicho a lo hecho hay mucho trecho y mucha sangre derramada. Pero, «esto no es una fatalidad. No estamos ante un desastre natural, algo inevitable o caído del cielo. La responsabilidad directa es del Gobierno colombiano. Es posible abordar esta triste realidad. Las políticas pueden lograr resultados si no se dejan abandonadas o en punto muerto», dijo Vivanco. Por eso HRW insta al gobierno y hace un llamamiento al presidente Duque para implementar reales mecanismos de protección, reforzar los presupuestos y recursos para que las entidades encargadas cumplan con su labor, así como fortalecer las instancias judiciales y que cuenten con el personal y soporte que les permitan esclarecer los hechos y hacer justicia, todo ello con la participación de la sociedad civil, que con demasiada frecuencia encuentra las puertas cerradas para las soluciones y queda al descampado frente a la violencia.
1
...