Infortelecom

Noticias de crisis humanitaria

16-09-2020 | Fuente: abc.es
La acogida a 1.500 nuevos refugiados divide a la CDU de Merkel
Cuando se cumplen cinco años de la crisis de los refugiados, la gran coalición alemana vuelve a responder a una crisis humanitaria con la apertura de fronteras, en este caso de forma limitada. La CDU de Merkel y el Partido Socialdemócrata han estado discutiendo el asunto durante el pasado fin de semana y, finalmente, el vicecanciller, Scholz, y el ministro de Interior, Seehofer, han acordado los detalles que deberá ratificar el consejo de ministros que se celebra hoy miércoles. La postura de Seehofer es significativa, dado que sus críticas a Merkel en 2015 pusieron entonces contra las cuerdas a la canciller alemana. El partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) sacó provecho electoral de aquella polémica, hasta convertirse en la primera fuerza de la oposición en el Bundestag. En esta ocasión, sin embargo, participa de forma activa en la decisión y desde su oficina se han filtrado los números. Alemania acogerá a 408 familias de varias islas griegas, un total de 1.552 personas, principalmente padres con dos hijos procedentes de Afganistán, Siria e Irak, que se suman a los 150 solicitantes de asilo menores de edad no acompañados que Seehofer anunció el viernes pasado que serían aceptados. A todos ellos, se les reconoce legalmente el derecho a la protección en Alemania, porque ya han pasado por el procedimiento de asilo griego. El Partido Socialdemócrata (SPD), miembro también de la gran coalición, así como Los Verdes y Die Linke (La Izquierda), están de acuerdo con el plan. Lars Castellucci, portavoz de política migratoria del SPD, celebra que «es bueno que la CDU finalmente se mueva bajo nuestra presión. En una emergencia inmediata, se requiere una acción rápida. Nuestra posición sigue siendo que debemos ayudar en la medida en que los estados y municipios indiquen que están dispuestos». Castellucci pide públicamente el establecimiento de centros europeos de asilo y un mecanismo de distribución común. Espera que la propuesta de la Comisión Europea del 23 de septiembre contemple esta necesidad. La presidenta del SPD, Saskia Esken, se había mostrado anteriormente a favor de que Alemania acoja a varios miles de refugiados de Grecia. Rechazo de los radicales Abiertamente en contra, solamente AfD. Su líder en el Bundestag, Alexander Gauland, ironizó afirmando que «a partir de ahora, ya todos saben que si quieres ir a Alemania, solo tienes que prender fuego a tu propio campamento». Pero en las filas de la CDU de Merkel también se escuchan ciertas voces discordantes, comenzando por el jefe del grupo parlamentario, Ralph Brinkhaus, y terminando por el candidato a suceder a Merkel al frente del partido, Friedrich Merz. «La señal no debería ser que si un campo de refugiados está en llamas, todos vendrán a Europa», declaró Brinkhaus, «no debe establecerse ningún precedente que dé lugar a otra afluencia de refugiados». «Además, no me gusta cómo se conduce la discusión», añadió, sugiriendo la necesidad de más debate interno antes de la toma de decisiones. Merz, por su parte, subrayó que «Grecia ni siquiera ha pedido todavía aceptar refugiados de Lesbos en la Unión Europea y distribuirlos a países individuales». «Aparte de Luxemburgo y Alemania, ningún otro Estado miembro de la UE está preparado para hacer esto en este momento. Por tanto, no tiene sentido seguir buscando una solución europea para la distribución, ni entrar en un debate en Alemania para determinar cuántos migrantes debemos acoger». Merz también sugirió aportar medios para alojar dignamente a los refugiados allí, a través de la Cruz Roja y la THW, y abordar la opción ya discutida en el Parlamento Europeo de «usar cruceros fuera de servicio para alojamiento temporal en las fronteras exteriores de la UE. Estos barcos también podrían utilizarse para llevar a cabo el procedimiento de asilo». Solución internacional El Gobierno alemán sigue manteniendo la necesidad de una solución internacional y llama a una coalición de voluntarios europeos para una «contribución sustancial adicional» a las cifras de acogida acordadas por diez de los países miembros. La vecina Austria, sin embargo, está dispuesta a plantar oposición a esa demanda. El canciller, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con el partido verde, ha recordado que «Austria toma decisiones soberanas», respondiendo así a ciertas palabras de Merkel con las que la canciller alemana ha criticado la política austriaca. En una reunión interna del «presídium» de la CDU, Merkel dijo a la directiva de su partido que el papel de Austria en la política europea de refugiados «no es bueno». Esa apreciación, filtrada por medios alemanes, provocó la reacción de Kurz, que considera que «ya se ha aceptado un número muy, muy elevado de refugiados» y que adelanta su negativa a participar en nuevas iniciativas humanitarias. «No seguiremos la ruta alemana en esto», dijo durante una visita a los cuarteles en la Baja Austria. «También asumo que muchos países europeos no seguirán este camino, de acoger a un gran número de refugiados de Grecia», bosquejó el frente opuesto a la iniciativa alemana. Según Kurz, Austria es el tercer país más afectado de la UE por los movimientos migratorios y ha acogido al mayor número de niños después de Suecia. La república alpina ha concedido protección hasta ahora a 3.700 menores mediante una decisión positiva en el procedimiento de asilo. Como resultado, se enfrenta a grandes desafíos en el ámbito de la integración. Es importante «integrar a los primeros en lugar de aceptar constantemente nuevos», explicó el canciller Kurz.
16-09-2020 | Fuente: abc.es
La acogida a 1.500 nuevos refugiados enfrenta a Merkel con sus socios
Cuando se cumplen cinco años de la crisis de los refugiados, la gran coalición alemana vuelve a responder a una crisis humanitaria con la apertura de fronteras, en este caso de forma limitada. La CDU de Merkel y el Partido Socialdemócrata han estado discutiendo el asunto durante el pasado fin de semana y, finalmente, el vicecanciller, Scholz, y el ministro de Interior, Seehofer, han acordado los detalles que deberá ratificar el consejo de ministros que se celebra hoy miércoles. La postura de Seehofer es significativa, dado que sus críticas a Merkel en 2015 pusieron entonces contra las cuerdas a la canciller alemana. El partido antieuropeo y antiextranjeros Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán) sacó provecho electoral de aquella polémica, hasta convertirse en la primera fuerza de la oposición en el Bundestag. En esta ocasión, sin embargo, participa de forma activa en la decisión y desde su oficina se han filtrado los números. Alemania acogerá a 408 familias de varias islas griegas, un total de 1.552 personas, principalmente padres con dos hijos procedentes de Afganistán, Siria e Irak, que se suman a los 150 solicitantes de asilo menores de edad no acompañados que Seehofer anunció el viernes pasado que serían aceptados. A todos ellos, se les reconoce legalmente el derecho a la protección en Alemania, porque ya han pasado por el procedimiento de asilo griego. El Partido Socialdemócrata (SPD), miembro también de la gran coalición, así como Los Verdes y Die Linke (La Izquierda), están de acuerdo con el plan. Lars Castellucci, portavoz de política migratoria del SPD, celebra que «es bueno que la CDU finalmente se mueva bajo nuestra presión. En una emergencia inmediata, se requiere una acción rápida. Nuestra posición sigue siendo que debemos ayudar en la medida en que los estados y municipios indiquen que están dispuestos». Castellucci pide públicamente el establecimiento de centros europeos de asilo y un mecanismo de distribución común. Espera que la propuesta de la Comisión Europea del 23 de septiembre contemple esta necesidad. La presidenta del SPD, Saskia Esken, se había mostrado anteriormente a favor de que Alemania acoja a varios miles de refugiados de Grecia. Rechazo de los radicales Abiertamente en contra, solamente AfD. Su líder en el Bundestag, Alexander Gauland, ironizó afirmando que «a partir de ahora, ya todos saben que si quieres ir a Alemania, solo tienes que prender fuego a tu propio campamento». Pero en las filas de la CDU de Merkel también se escuchan ciertas voces discordantes, comenzando por el jefe del grupo parlamentario, Ralph Brinkhaus, y terminando por el candidato a suceder a Merkel al frente del partido, Friedrich Merz. «La señal no debería ser que si un campo de refugiados está en llamas, todos vendrán a Europa», declaró Brinkhaus, «no debe establecerse ningún precedente que dé lugar a otra afluencia de refugiados». «Además, no me gusta cómo se conduce la discusión», añadió, sugiriendo la necesidad de más debate interno antes de la toma de decisiones. Merz, por su parte, subrayó que «Grecia ni siquiera ha pedido todavía aceptar refugiados de Lesbos en la Unión Europea y distribuirlos a países individuales». «Aparte de Luxemburgo y Alemania, ningún otro Estado miembro de la UE está preparado para hacer esto en este momento. Por tanto, no tiene sentido seguir buscando una solución europea para la distribución, ni entrar en un debate en Alemania para determinar cuántos migrantes debemos acoger». Merz también sugirió aportar medios para alojar dignamente a los refugiados allí, a través de la Cruz Roja y la THW, y abordar la opción ya discutida en el Parlamento Europeo de «usar cruceros fuera de servicio para alojamiento temporal en las fronteras exteriores de la UE. Estos barcos también podrían utilizarse para llevar a cabo el procedimiento de asilo». Solución internacional El Gobierno alemán sigue manteniendo la necesidad de una solución internacional y llama a una coalición de voluntarios europeos para una «contribución sustancial adicional» a las cifras de acogida acordadas por diez de los países miembros. La vecina Austria, sin embargo, está dispuesta a plantar oposición a esa demanda. El canciller, Sebastian Kurz, que gobierna en coalición con el partido verde, ha recordado que «Austria toma decisiones soberanas», respondiendo así a ciertas palabras de Merkel con las que la canciller alemana ha criticado la política austriaca. En una reunión interna del «presídium» de la CDU, Merkel dijo a la directiva de su partido que el papel de Austria en la política europea de refugiados «no es bueno». Esa apreciación, filtrada por medios alemanes, provocó la reacción de Kurz, que considera que «ya se ha aceptado un número muy, muy elevado de refugiados» y que adelanta su negativa a participar en nuevas iniciativas humanitarias. «No seguiremos la ruta alemana en esto», dijo durante una visita a los cuarteles en la Baja Austria. «También asumo que muchos países europeos no seguirán este camino, de acoger a un gran número de refugiados de Grecia», bosquejó el frente opuesto a la iniciativa alemana. Según Kurz, Austria es el tercer país más afectado de la UE por los movimientos migratorios y ha acogido al mayor número de niños después de Suecia. La república alpina ha concedido protección hasta ahora a 3.700 menores mediante una decisión positiva en el procedimiento de asilo. Como resultado, se enfrenta a grandes desafíos en el ámbito de la integración. Es importante «integrar a los primeros en lugar de aceptar constantemente nuevos», explicó el canciller Kurz.
13-09-2020 | Fuente: abc.es
James Story: «España debe investigar la fuente de financiación de ciertas familias venezolanas en Europa»
Cuando el Senado de Estados Unidos confirme su nombramiento, James Story (Moncks Corner, Carolina del Sur, 1971) se convertirá en el primer embajador de este país ante Venezuela desde 2010, cuando Hugo Chávez expulsó al anterior. Story, un veterano diplomático, se desempeña hoy como encargado de negocios para el país caribeño, un puesto desde el cual ha tomado parte principal en importantes desarrollos recientes como el reconocimiento internacional a Juan Guaidó como presidente encargado, lo que permitió la visita de este último a Washington en febrero, y la respuesta a la crisis humanitaria de los cinco millones de refugiados. En esta entrevista con ABC, Story defiende la legalidad y el rigor del proceso de EE.UU. contra Álex Saab, el testaferro.. Ver Más
09-09-2020 | Fuente: abc.es
Juan Guaidó plantea una consulta popular para recuperar la democracia en Venezuela
«Los trapitos sucios se lavan en casa. Asumamos conjuntamente los errores». Así habló el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, durante la presentación del Pacto Unitario para responder directamente al excandidato presidencial Henrique Capriles, quien se ha deslindado de sus aliados al respaldar las legislativas convocadas por el régimen de Nicolás Maduro. Por ello, «rechazar el fraude convocado por la dictadura para el 6 de diciembre y dedicar esfuerzos para su deslegitimación, dentro y fuera de Venezuela» es el primer paso que establece la hoja de ruta del Pacto Unitario entre otras acciones para derrotar a Maduro. El denominado «Pacto Unitario por la Libertad y Elecciones Libres» fue suscrito por 36 partidos políticos y 105 organizaciones de la sociedad. En su presentación mediante una videoconferencia internacional el también jefe de la Asamblea Nacional llamó a los militares: «Quiero hablarle a la Fuerza Armada y a quienes hoy sostienen al régimen. Todos somos necesarios, todos los que estamos aquí hemos aportado en la construcción de la mayoría». Lamentó que al interior de la oposición haya divisiones. «El liderazgo no está para repartir culpas, sino para asumir responsabilidades». «Creo en las instituciones y en la democracia, pero los trapitos sucios se lavan en casa. No es que no se hagan las denuncias, pero asumamos en conjuntos los errores y las decisiones», dijo Guaidó. Los firmantes del Pacto Unitario declaran unirse para «Liberar a Venezuela y devolver a los ciudadanos su soberanía, para que todos juntos, podamos avanzar en las soluciones a los problemas estructurales que golpean a todos los sectores y fuerzas vivas del país: éste es el objetivo superior que unifica nuestras luchas». En el manifiesto se comprometen a luchar por la libertad, la democracia y el progreso para derrotar a «una dictadura represiva y criminal». También asumir como prioridad la reversión de la crisis humanitaria, el saneamiento de la economía nacional. Igual realizar «elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables». Se comprometen a «recuperar la soberanía nacional, el monopolio legítimo de la fuerza pública y la posesión, uso y disfrute de sus territorios y riquezas naturales. Promover un futuro de oportunidades donde los derechos y deberes sean iguales para todos a través de la implementación de la propuesta ?Plan País?». «Libertad de los presos políticos» «Luchar por la libertad de los presos políticos, civiles y militares, el cese a la persecución y el retorno de los exiliados», es otro compromiso. En cuanto a la hoja de ruta establecen el rechazado a las legislativas de Maduro. «Desplegar una campaña nacional e internacional por elecciones presidenciales y parlamentarias libres«. También van a «construir y organizar un nuevo espacio o plataforma de unidad y coordinación de las fuerzas democráticas y de la sociedad civil organizada». Por otro lado van a «sentar las bases de un Gobierno de Emergencia Nacional, cuyo objeto sea dirigir la transición, atender de manera urgente la crisis económica y social, y convocar a elecciones libres». Igual deciden «construir puentes y establecer garantías con los actores civiles y militares que actúen apegados a la constitución para restablecer la democracia». Van a «profundizar y escalar la presión internacional sobre la dictadura». Y por último acuerdan «activar el artículo 70 de la Constitución para convocar una consulta popular, con apoyo internacional, que permita a todos los venezolanos, dentro y fuera del país, expresar la voz del pueblo y manifestar el respaldo necesario para avanzar hacia nuestra libertad, recuperar la democracia y promover el bienestar para todos los venezolanos». Maduro: «Si van las legislativas» Por su lado, Nicolás Maduro rechazó la posibilidad de suspender las legislativas de diciembre ante el recrudecimiento de la pandemia del coronavirus, calificando de «maniobras de algunos sectores» para postergar los comicios. «Que nadie nos venga a hablar de suspender elecciones, nadie en el mundo, oído ¿Así o más claro? En Venezuela estamos obligados por la Constitución, llueva, truene o relampaguee, a hacer elecciones el 6 de diciembre, a hacer elecciones este año», dijo. «Con pandemia o sin pandemia habrá elecciones en Venezuela, así de sencillo», subrayó Maduro.
01-09-2020 | Fuente: abc.es
Hamás e Israel pactan un alto el fuego en Gaza tras un violento mes
El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) anunció ayer que ha pactado un alto el fuego con Israel para poner fin a la escalada del último mes en la que se han lanzado globos incendiarios desde Gaza, a los que Israel ha respondido con bombardeos. El Gobierno de Netanyahu no ha confirmado el acuerdo explícitamente, aunque sí lo ha hecho tácitamente al anunciar la reapertura de la zona de pesca de Gaza al completo y los pasos fronterizos a partir de este hoy. «Esta decisión será puesta a prueba sobre el terreno. Si Hamás, responsable de todas las acciones de la Franja de Gaza, no cumple con sus obligaciones, Israel actuará en consecuencia», explicó el enlace militar israelí con los palestinos en un comunicado recogido por el periódico «The Times of Israel». Hamás señaló que el acuerdo se ha logrado con la mediación del enviado qatarí Mohamed al Emadi, quien se ha reunido en la última semana con responsables de Hamás y de Israel. «En el marco de estas gestiones se anunciarán varios proyectos al servicio de nuestro pueblo en la Franja de Gaza que aliviarán nuestra crisis por el coronavirus», detalló Hamás. Al Emadi entregará además 30 millones de dólares a las autoridades de Gaza para la compra de combustible, abonar los salarios de los funcionarios y ayudar a los más desfavorecidos. El combustible es fundamental para Gaza, ya que su única central eléctrica funciona con diésel. Confinamiento por el Covid Este acuerdo se produce después de que la detección de más de 200 casos de coronavirus en la Franja de Gaza obligara el lunes a las autoridades de Hamás a decretar un estricto confinamiento, lo cual agrava la crisis humanitaria en la que está sumida el enclave. Los hospitales están en estado de emergencia. El territorio de Gaza está sumido en una precaria situación económica y sometido a un férreo bloqueo israelí desde 2007. El coordinador especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, se ha felicitado por el acuerdo y ha destacado que permitirá a la ONU reanudar la asistencia a la población palestina. «Con el fin de los lanzamientos de artefactos incendiarios y los proyectiles y el restablecimiento del suministro eléctrico la ONU podrá concentrarse en la crisis del Covid-19», explicó el diplomático. La última oleada de violencia comenzó el 6 de agosto con el lanzamiento de decenas de globos incendiarios y explosivos hacia territorio israelí. En la última semana el enfrentamiento se agravó con el lanzamiento de misiles. El Ejército israelí ha respondido con bombardeos contra Hamás y el cierre total de la frontera desde el 16 de agosto, fecha en la que también se redujo radicalmente la zona autorizada para la pesca en la costa de Gaza. Globos incendiarios El Gobierno de Israel también vetó la entrada de gran parte de productos de todo tipo por el único paso fronterizo con el enclave, además de prohibir la entrada de combustible. La oficina israelí de coordinación para actividades en los territorios palestinos anunció que a partir de este martes se reabrirá el tráfico comercial con la franja por el cruce de Kerem Shalom, se restablecerá la entrada de combustible y se ampliará el área para pescar del enclave a una distancia de 15 millas náuticas. Según analistas locales, el reciente repunte de tensión y el retorno a la práctica de lanzar globos incendiarios desde el territorio de Gaza -que han quemado cientos de hectáreas en comunidades israelíes cercanas- fue un método de presión de Hamás para obligar a Israel a permitir la entrada en el enclave de El Amadi con apoyo financiero.
07-08-2020 | Fuente: abc.es
Macron se pone al frente de la ayuda internacional a la devastada Beirut
Debido al coronavirus, Emmanuel Macron no dio la mano, en público, al presidente libanés, Michelle Aoun, pero no dudó en abrazarse con una víctima de la explosión durante su visita a pie a Gemayze, una de las zonas devastadas de Beirut. El presidente francés fue el primer jefe de Estado que visitó la ciudad tras la tragedia del martes, cuando una doble explosión en el puerto dejó más de 150 muertos, 5.000 heridos y a 300.000 personas sin hogar. «Líbano no está solo», escribió Macron en Twitter nada más aterrizar. Del aeropuerto fue directo a la zona cero, el puerto, y después no dudó en acercarse a Gemayze, bastión cristiano donde le recibieron entre aplausos, gritos de «¡Viva Francia!» o «¡Eres nuestra única esperanza!» e insultos contra el Gobierno local. Pocas horas después, la ministra de Justicia, Marie-Claude Najm, trató de seguir su ejemplo y se convirtió en la primera dirigente libanesa en intentar visitar los barrios siniestrados, pero tuvo que salir a la carrera ante una multitud que le llamaba «asesina» y pedía «la caída del régimen». La ministra no parecía al tanto del malestar generalizado, que en las redes sociales se tradujo en el hashtag «Cuélguenlos», en referencia a unos mandatarios a quienes se señala como responsables porque tenían informes sobre la peligrosidad de las 2.700 toneladas de nitrato de amonio almacenadas desde 2014 en el puerto, pero nunca ordenaron sacarlas de allí para llevarlas a un lugar seguro. El mandatario francés prometió a la enfadada multitud que no permitirá que la ayuda caiga en «en manos de los corruptos» y, entre el griterío que llamaba «asesino» al presidente Aoun, cristiano maronita, señaló que «hablaré con las fuerzas políticas para pedirles un nuevo pacto. Estoy aquí para proponerles un nuevo pacto». Vítores, palmadas, todos querían darle la mano? y un abrazo. Ese fue el momento cumbre e inesperado de la visita, cuando tras ser increpado por una mujer que le criticó el que se fuera a sentar más tarde «con los señores de la guerra», en referencia a los mandatarios del país, Macron le respondió «no estoy aquí para ayudarles a ellos, estoy para ayudarte a ti», y se fundieron en un caluroso abrazo cargado de emoción. Un gesto que rompió todo el protocolo anticoronavirus. Macron se dio un auténtico baño de masas en la que fuera colonia francesa desde 1920 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial antes de dirigirse al palacio presidencial, donde además de Aoun le esperaban el primer ministro, Hassan Diab, musulmán suní, y el portavoz del Parlamento, Nabih Berri, musulmán chií. Esta es la distribución de los principales puestos por sectas del acuerdo en vigor desde el final de la guerra civil, que ha logrado mantener las armas fuera de las calles desde entonces, pero que ha generado un sistema contra el que los libaneses protestan desde octubre por considerarlo corrupto y clientelista. «Si no se llevan a cabo reformas, Líbano seguirá hundiéndose», alertó Macron tras su encuentro con la cúpula local de poder. Una comisión de investigación El presidente francés fue el protagonista de una jornada marcada por el anuncio del jefe de la diplomacia libanesa, Charbel Wehbé, de que en un plazo de cuatro días la comisión de investigación creada para esclarecer las explosiones debe «dar un informe detallado sobre las responsabilidades», según declaró a la cadena de radio Europe. De momento, permanecen en arresto domiciliario 16 trabajadores y responsables del puerto. Las dudas sobre la transparencia de las pesquisas llevaron a organizaciones como Human Rights Watch (HRW) a solicitar una investigación independiente con expertos internacionales. «Dados los repetidos fracasos de las autoridades libanesas para investigar errores serios del Gobierno y la falta de confianza de la población en las instituciones de gobierno, se debería garantizar una investigación independiente con expertos internacionales», pidió la investigadora para el Líbano de la organización, Aya Majzoub. Amnistía Internacional (AI) se sumó a la petición de formar un equipo internacional de expertos y subrayó la importancia de que la investigación quede «libre de cualquier posible interferencia política interna» para poder garantizar «la verdad, la justicia y la reparación de las víctimas». Aun en estado de shock por la brutalidad de las explosiones y sus consecuencias, los libaneses recibieron también la noticia de que el país alcanzó un número récord de infectados en un solo día por coronavirus con 255 casos. Líbano registraba hasta el momento 5.062 casos y 65 muertes por Covid-19 y venía experimentando un repunte que llevó a las autoridades a decretar nuevas restricciones durante la festividad del Eid. El ministro de Salud, Hamad Hassan, había alertado de la posibilidad de un «aumento de los enfermos en los próximos días» por la necesidad de dar prioridad a la atención de los más de 5.000 heridos que causó la explosión. Los hospitales están colapsados y poco a poco van estableciéndose hospitales de campaña enviados por diferentes países para tratar de solucionar la emergencia sanitaria. Las autoridades parecen incapaces de poner en marcha dispositivos para albergar a las personas que han perdido sus casas o para desescombrar y limpiar las calles, y es la propia sociedad la que se está organizando con la ayuda de algunas organizaciones religiosas de caridad. Otro ejemplo más de la incapacidad de unas autoridades escondidas en sus centros de poder en el momento en el que los beirutíes más les necesitan. Voluntad y solidaridad popular frente a la ausencia de las instituciones. Una imagen parecida a la que se vivió en 2006 durante la guerra entre Hizbolá e Israel cuando miles de desplazados del sur del país pasaron semanas viviendo en parques de Beirut, sin apoyo alguno de las autoridades. La ayuda internacional llega desde todos los rincones del mundo a una ciudad en la que la crisis humanitaria es comparable a aquellas vividas durante la guerra civil, según declaró a la agencia AFP el presidente de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), el francolibanés Mego Terzian. «Nosotros vivimos durante la guerra libanesa períodos difíciles y similares con bombardeos sobre los depósitos de petróleo que estaban no muy lejos del puerto. Eran las mismas escenas, la ciudad estaba completamente devastada, las personas circulaban en las calles heridas, desesperadas, sin saber a donde ir», apuntó Terzian, cuya organización tiene como prioridad en los próximos días «el seguimiento de estas poblaciones afectadas». La Organización Mundial de la Salud (OMS) se sumó al esfuerzo internacional con un avión con 20 toneladas de material médico para hacer frente al colapso sanitario. Además de la llegada de material, también comenzaron a estar operativos los equipos de rescate de distintos países, que se unieron a los libaneses en el puerto para tratar de localizar a las decenas de personas desaparecidas desde el martes.
04-08-2020 | Fuente: abc.es
Más de 70.000 personas han regresado a Venezuela por la crisis desatada por la pandemia, según la ONU
La pandemia del coronavirus ha provocado el retorno voluntario de miles de refugiados venezolanos por los estragos que ha dejado el Covid en los países de la región, principales lugares de acogidas para el éxodo venezolano. Al menos unas 70.000 personas han regresado al país caribeño a través de las fronteras terrestres, desde el pasado 6 de abril, fecha en la que se estableció un período de cuarentena obligatorio para los retornados. Los datos lo recoge la Oficina de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) en su informe publicado el pasado domingo. En concreto, 72.517 personas han cruzado a Venezuela, en su mayoría por Táchira, un estado colindante con Colombia, desde que el Gobierno de Nicolás Maduro decretó el estado de alarma y estableció una política de mano de hierro contra los retornados. «Si no fuera por los trocheros (personas que cruzan ilegalmente por la frontera), Venezuela estuviera totalmente controlada y sin ningún brote hoy por hoy». Estas palabras forman parte de los reiterados señalamientos que ha hecho Maduro en contra de los venezolanos que regresan y a los que califica como «armas biológicas» y «responsables de traer el la enfermedad». Según los últimos datos que presentó el pasado domingo la vicepresidenta chavista, Delcy Rodríguez, el país sudamericano confirmó 20.206 casos de Covid-19, 10.666 personas recuperadas y 174 fallecidos. Los estados más afectados son por orden Distrito Capital, Zulia, Miranda y Apure. El informe de la OCHA alertó de que la transmisión comunitaria está aumentando en Venezuela, un país que atraviesa por una crisis humanitaria sin precedente en la región desde hace ya algunos años, ya que se han reportado mayor incidencia de casos por transmisión comunitaria que de casos importados. Son más de 24 mil venezolanos en Colombia esperando regresar a Venezuela en medio de la pandemia. «Traidores a la patria» María Escobar regresó junto a su esposo y sus hijos a su país hace dos meses porque la pandemia los había dejado sin empleo en Colombia y ya no tenían dinero para costear sus gastos. «Canalizamos todo por Migración Colombia, quienes se encargaron de gestionar el proceso», cuenta para ABC y dice que los llevaron a un grupo como de 100 personas a un refugio para que cuando «Venezuela autorizara nuestra entrada estuviéramos libres del virus». La mujer asegura que las autoridades colombianas fueron amables con los retornados y que durante su estancia en el refugio, que se prolongó por 20 días, les proveyeron de comida y medicamentos. Sin embargo, cuando llegaron a Venezuela recibieron tratos discriminatorios y maltratos. «Traidores a la patria. Váyanse de aquí», nos gritaban los funcionarios venezolanos. En el informe, la Oficina de Asuntos Humanitarios también recordó que el 15 de julio se publicó el Plan de Respuesta Humanitaria para Venezuela, que tiene como objetivo proporcionar asistencia humanitaria a 4,5 millones de venezolanos y necesita 762 millones de dólares. Hasta el 1 de agosto, únicamente se habían recibido 134,3 millones de dólares para actividades humanitarias, incluyendo fondos para Naciones Unidas y ONGs internacionales y nacionales.
30-07-2020 | Fuente: abc.es
Maduro confirma contactos con la delegación noruega que intenta mediar entre el régimen y la oposición
El líder chavista de Venezuela, Nicolás Maduro, confirmó este miércoles que la delegación diplomática de Noruega que se encuentra en el país caribeño se ha reunido con el vicepresidente de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, para avanzar en el diálogo con la oposición que lidera Juan Guaidó. «Se reactivó ese tema, el tema de los noruegos», ha indicado Maduro en una comparecencia en VTV. «Jorge Rodríguez está conversando (..) los recibió aquí y ahora está coordinando lo que quedó pendiente con el tema de los noruegos», ha continuado. En este sentido, Maduro ha saludado a la delegación de Noruega, que ya ha mediado en ocasiones anteriores en la crisis venezolana, y ha reiterado su intención de continuar con el proceso y su compromiso con «el diálogo, la democracia y la libertad». «Todo lo que se conversó ahí, vamos a continuar». Horas antes, el ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró que el Gobierno venezolano está dispuesto a dialogar con la oposición. El diplomático noruego Dag Halvor Nylander informó el pasado viernes de que «diplomáticos noruegos están visitando Caracas con el propósito de actualizarse sobre la situación sanitaria y política del país». La visita fue confirmada por el equipo de Guaidó, que al mismo tiempo aclaró que «el proceso de mediación que realizó el Reino de Noruega finalizó el año pasado cuando la dictadura se negó a que se celebren elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas». «No existe en este momento ningún proceso de negociación», afirmó. Maduro y la oposición se han embarcado en numerosos intentos de diálogo en los últimos años para resolver la crisis política desatada con la muerte de Hugo Chávez, en 2013. El más reciente tuvo lugar en 2019 entre Oslo y Barbados y, aunque las partes estuvieron cerca del acuerdo, finalmente se frustró por las sanciones estadounidenses. La última propuesta consiste en que tanto Maduro como Guaidó se aparten para dar paso a un gobierno de transición que atienda la urgencia de la crisis humanitaria y guíe a Venezuela hacia unas elecciones creíbles para ambas partes y para la comunidad internacional.
16-07-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. se encamina al cuarto de millón de muertos por Covid-19
«Tenemos casi la tasa de mortalidad más baja». Donald Trump insistía este martes en una rueda de prensa ?convertida en mitin de campaña? desde el jardín de las rosas de la Casa Blanca en minimizar la incidencia de la pandemia de Covid-19 en EE.UU. El dato no es cierto ?hay muchos países con mejor tasa de mortalidad frente al coronavirus, con independencia del indicador? y muestra la voluntad del presidente de EE.UU. de salir bien parado de un a crisis humanitaria y económica que le ha estallado en el año de su reelección. La realidad, sin embargo, es tozuda. Los datos muestran que las cifras de muertos han bajado mucho desde las peores semanas de la pandemia, en marzo y abril, cuando.. Ver Más
10-07-2020 | Fuente: abc.es
La instauración de la pobreza en Venezuela
El enorme impacto que ha producido la publicación de los resultados de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2019-2020 -ENCOVI-, realizada por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales, de la Universidad Católica Andrés Bello, tiene una muy probable explicación: ha llegado para ratificar, con los adecuados y precisos instrumentos de las ciencias sociales, lo que los venezolanos constatamos todos los días en nuestra experiencia cotidiana: que Venezuela ha perdido aquel halo o aquella imagen o aquella esperanza de país rico, para devenir en poco más de dos décadas, en un país no solo empobrecido, sino cada día más y más venido a menos. Estructural y extendidamente pobre. El informe demuestra que los padecimientos no se corresponden a situaciones aisladas o coyunturales, sino que hablan de una nación entera doblegada a los múltiples padecimientos de carencias, estrecheces, dificultades y falta de perspectivas. Somos un país pobre, que ha perdido un pedazo sustantivo de su población efectiva, 5 millones de personas que, en un cortísimo período de tiempo, han migrado -han huido- a otras naciones. Somos un país súbitamente envejecido, que liquidó una parte de su bono demográfico (que es la ventaja que consiste en que el número de personas en edad de trabajar supere al número de personas dependientes -niños y adultos mayores-). Somos un país paupérrimo, en el que aumenta la tasa de mortalidad infantil; disminuye la esperanza de vida; crece el número de las viviendas en condiciones de precariedad; en el que sube la tasa de hacinamiento; donde la inmensa mayoría de los hogares han sido sometidos a erosivos procesos de desestructuración. Somos un país devastado y exhausto: que solo excepcionalmente tiene acceso a servicios básicos como agua, electricidad e internet. Somos un país mísero, en el que 96% de las familias vive en condiciones de pobreza, y en el alrededor de 4 de 5 de estas familias vive en condiciones de pobreza extrema. Somos un país en el último peldaño de la existencia, donde la inmensa mayoría pasa hambre, vive subalimentado -no se consumen las mínimas proteínas necesarias para la vida-. Somos un país desgarrado, donde la desnutrición infantil tiene la categoría de epidemia: afecta a 30% de la población, lo que autoriza a cualquier ciudadano de bien, a presumir las peores expectativas al respecto, es decir, que todas estas realidades continuarán empeorando mientras se mantenga el régimen de Maduro en el poder. Este proceso de empobrecimiento rápido y masivo no es el producto de una desgracia sobrevenida. Es la meta de un plan con un específico propósito: erosionar a la sociedad venezolana, hacerla dependiente del uso político de la renta petrolera, debilitar su capacidad de defender la democracia y las libertades. Ya lo sabemos: no había ni programa industrial, ni ejes de desarrollo, ni modelo económico alternativo, ni genuino deseo de erradicar la pobreza. El régimen nunca escuchó las advertencias que, en marzo de 1999, economistas y gremios empresariales comenzaron a formular con urgencia: las políticas que se anunciaban nos conducirían a la destrucción de la economía productiva, arrasarían con el empleo, provocarían realidades de hambre y enfermedad en todo el territorio. Las denuncias que se hicieron entonces, tenían un legítimo fundamento: apenas se hizo con el poder en Cuba, Fidel Castro se embarcó en la tarea de destruir la economía de la isla, cuyo saldo no tardó en materializarse: un brutal empobrecimiento, del que no han podido recuperarse nunca, y que ha convertido al comunismo cubano en un poder mendigo, especializado en someter a su población y vivir de la ayuda extranjera. Pero lo que probablemente nadie previó, al menos hasta 2004-2005, es que la destrucción sería tan eficaz, tan amplia, tan sistemática y tan profunda. No se estimó que la corrupción y los ilícitos adquirirían la categoría de políticas de Estado, ni que con fundamento en prácticas diseñadas de violación de los derechos humanos y políticos, se produciría una apropiación de los bienes públicos, que la nación venezolana sería manejada como un botín, y que una pequeña oligarquía político-militar haría suyo hasta el último dólar de las arcas públicas, en una operación delincuencial, que ha acabado por empobrecer, de forma extrema, a la inmensa mayoría de la nación venezolana, ese 96% del que habla el reporte de la Encuesta de Condiciones de Vida 2019-2020. Hay que reconocerlo: han superado las peores expectativas. Han sido capaces de violar las leyes, de desconocer los poderes legítimos, se han apropiado de las riquezas y más de tres centenares de bandas organizadas se han repartido pedazos enteros del territorio para usarlo, explotarlo de forma ilimitada y con plena garantía de impunidad. El poder practica la ruindad, se asocia con delincuentes y narcotraficantes, busca aliados entre terroristas y ladrones de toda ralea y, cada vez que lo cree necesario, detiene, tortura y mata. El debate sobre el hambre en Venezuela es, ahora mismo, un callejón sin salida: todos los indicadores sugieren que continuará empeorando. Se incrustará, con sus atroces efectos, en cada familia venezolana. Venezuela está en medio de una crisis humanitaria, cuya prospectiva es todavía más sombría. Así las cosas, la sociedad venezolana y sus aliados internacionales están obligados a actuar de inmediato: unir las fuerzas, concentrar la presión y producir en corto plazo, el cambio que las familias venezolanas demandan. Es cosa de vida o muerte.
1
...