Infortelecom

Noticias de crisis financiera

17-06-2018 | Fuente: elpais.com
La próxima crisis financiera
La excesiva deuda pública y privada que se ha acumulado supone un desafío para la estabilidad económica
05-06-2018 | Fuente: abc.es
Monti advierte al nuevo Gobierno italiano que sea más realista
El Gobierno italiano, presidido por el profesor Giuseppe Conte, obtiene la confianza del Senado con 171 votos a favor, 117 en contra, y 25 abstenciones. Conte, colocado en la jefatura del gobierno por el líder del antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E), Luigi Di Maio, y el secretario de la Liga Norte, de extrema derecha, Matteo Salvini, ha elogiado al populismo: «¿Populismo? Nosotros escuchamos a la gente». En su discurso de 75 minutos al Senado, Conte ha intentado contentar a los dos partidos populistas que forman su gobierno. Olvido de los derechos civiles Giuseppe Conte ha hecho hincapié en los derechos sociales, pero no ha hecho ninguna referencia a los derechos civiles. En su cajón ha dejado también olvidadas la cultura y la escuela. Y ha llamado muy especialmente la atención el que Giuseppe Conte apenas haya hablado de las relaciones internacionales de Italia: al capítulo exterior le ha dedicado cuatro palabras, y la mitad han sido para destacar la apertura hacia Rusia con la idea de un levantamiento de las sanciones económicas a Moscú. En definitiva, Conte, como se presumía no ha mostrado ninguna autonomía en su discurso, sino se ha limitado a seguir las indicaciones procedentes del programa que han acordado Matteo Salvini y Luigi Di Maio. Advertencias de Monti Entre los discursos que se han escuchado en el Senado ha llamado la atención el de un antecesor de Conte, otro profesor muy criticado por los populistas, Mario Monti, les ha pedido que sean «más humildad y realismo» en su relación con el país, o por el contrario corren el riesgo de sufrir «la humillación de la troika». «El Gobierno ?ha dicho Monti- encontraría mayor crédito si iniciara con más humildad y realismo. Además su gobierno nacería debilitado si otras fuerzas políticas no hubieran dado prueba de responsabilidad», subrayó, en referencia a los partidos políticos que le apoyaron en el 2011, cuando el país estaba al borde de la bancarrota. «Cualquier cosa que piensen de Forza Italia, Partido Democrático ?prosiguió Monti? durante más de un año apoyaron medidas que permitieron a Italia superar una terrible crisis financiera. Ustedes de la Liga Norte hicieron en el Parlamento y en el país una dura oposición y el Movimiento 5 Estrellas difundía en modo cínico tesis que estaban en contraste con la realidad?. Concluyó Monti insistiendo en que lo decía «no por provocación, sino por sentido del deber: No está excluido que Italia tenga que sufrir la humillación de la Troika. Hoy la prima de riesgo está a 235 puntos, el de España a 98».
05-06-2018 | Fuente: elpais.com
El Banco Mundial advierte de que la guerra arancelaria reduciría el comercio como la crisis financiera
El organismo rebaja las perspectivas de crecimiento para América Latina por Venezuela y Argentina
30-05-2018 | Fuente: elpais.com
La Reserva Federal permite a los bancos realizar apuestas más arriesgadas
El regulador financiero relaja los limites que impuso en la Volcker Rule tras la crisis financiera
24-05-2018 | Fuente: abc.es
Trump reduce pero no logra suprimir la regulación bancaria de la era Obama
La profunda reforma financiera que pretendían Donald Trump y un sector de la mayoría republicana se ha quedado por el camino. A pesar de que el presidente proclamó este jueves «el fin de la era de las regulaciones bancarias» durante la firma de la nueva ley, el texto aprobado por el Congreso se aleja notablemente de su pretensión inicial. Un revés a su objetivo de dinamitar las medidas de control que impuso Barack Obama en 2010 para salvar un sector herido de muerte por la crisis financiera y para evitar futuras debacles.Ayer Trump quiso emitir el mensaje opuesto. Como es santo y seña de su mandato, presumió de haber acabado sustancialmente con la obra de su antecesor, en este caso, la esencia de la llamada ley Dodd-Frank. Aunque no pueda hablarse de un fiasco como el fallido intento de desmontar el Obamacare, su afirmación dista mucho de la realidad. Además de mantener la agencia de protección de los consumidores frente a productos financieros abusivos, la norma que suscribió Trump sigue reservando al Gobierno Federal la potestad de cerrar los bancos en dificultades. El espíritu intervencionista se mantiene vigente. La reforma legal afectará sustancialmente a las entidades medianas y pequeñas, para las que se suprimen las principales regulaciones. Pero la gran banca, la que fue causante de la burbuja financiera hace ahora diez años, cuando Lehman Brothers abrió el camino del desastre, seguirá sometida a un control muy similar. Raro consenso La tramitación de la nueva ley, fruto de la negociación entre republicanos y demócratas, es una norma final mucho más cercana a la que se encontraba en vigor. Como asegura el excongresista Barney Frank, principal promotor de la norma que sirvió a Obama para atajar la sangría financiera, «el 90% de las reglas se mantienen intactas». En uno de los pocos casos que se han registrado este mandato, la mayoría de congresistas validaron en la Cámara de Representantes un consenso bipartidista, con 258 votos a favor y 159 en contra. Fruto del cual, se mantienen los poderes de emergencia gubernamentales, así como las restricciones derivadas de ellos. La gran banca, que seguirá obligada a cumplir con la exigencia de dotar provisiones cada ejercicio, en prevención de futuras dificultades financieras. Además, serán sólo las grandes entidades financieras las que se vean obligadas a someterse a los llamados test de estrés, que realiza periódicamente la Reserva Federal. La nueva ley eleva de 50 a 250 millones de dólares en activos el mínimo para someterse a las pruebas. En la práctica, el número de bancos llamados a pasar examen se reducirá de 38 a los 12 de mayor volumen en Estados Unidos. La reformada norma también supondrá una ayuda para el margen de las pequeñas entidades financieras a la hora de promover nuevas actividades inversoras con fondos privados. Los bancos con menos de 10 millones de dólares en activos quedarán exentos de las restricciones que impone la llamada Volckler Rule.
19-05-2018 | Fuente: elpais.com
Islandia, el país que dejó caer sus bancos, teme otra burbuja
Una década después de la crisis financiera, la isla vive un ?boom? económico alentado por el turismo, pero el desorbitado precio de las casas preocupa cada vez más a los ciudadanos
07-03-2018 | Fuente: elpais.com
Cebrián: ?En la crisis financiera la democracia no ha sido eficaz?
El presidente de EL PAÍS atribuye a la corrupción y a las nuevas tecnologías la ?desafección? de los jóvenes con el actual sistema político
23-02-2018 | Fuente: abc.es
Nicolás Dujovne: «Queremos restañar las heridas que el kirchnerismo causó a España»
Un año después de la visita a España del presidente Mauricio Macri, su ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, ha viajado a Madrid para seguir restañando las heridas que doce años de kirchnerismo dejaron en las relaciones bilaterales. Dujovne (Buenos Aires, 1967) anima a las empresas españolas a «formar parte de esta hazaña de la reconstrucción de la economía argentina, donde tienen que jugar un rol importantísimo». Sus mensajes a las autoridades y empresarios españoles (en reuniones con Cristóbal Montoro, la CEOE o en la Casa de América) es que «estamos normalizando los precios de los servicios públicos pero a la vez bajando la inflación» o que «somos perfectamente solventes desde el punto de vista de la trayectoria de la deuda». De antepasados rusos y franceses, el ministro argentino cree que América Latina está dando «un giro hacia el siglo XXI, hacia posiciones pragmáticas y un discurso menos ideológico». Mientras Argentina va recuperando su lugar en el mundo, Venezuela es una de las excepciones más preocupantes en estos momentos. El ministro argentino considera que «la comunidad internacional tiene que ser muy dura con el régimen de Maduro», con unas elecciones «viciadas de nulidad» en camino. -¿Cuál es su mensaje a las autoridades y empresarios españoles para ganar su confianza en la economía argentina y atraer inversiones? -Ratificamos el programa de reformas que ya presentó el presidente Macri hace un año, que Argentina ha continuado implementando con éxito. Los resultados empiezan a verse porque la economía está creciendo liderada por la inversión. Tenemos crecimiento en el empleo, la pobreza está bajando, nuestras exportaciones han comenzado a aumentar. Venimos a contar cómo sigue nuestro programa de reformas. Todas las reformas que hemos pasado por el Congreso, donde tenemos una reforma tributaria muy importante que facilita la vida a las empresas que operan en Argentina. También venimos a ratificar el interés que tiene Argentina en fortalecer el vínculo bilateral con España, un país al que consideramos hermano, con el cual tuvimos algunas dificultades durante el gobierno anterior y queremos seguir restañando las heridas que se puedan haber provocado durante en ese periodo. Argentina hoy precisa de mucha inversión y España tiene un rol muy importante que jugar. -¿Por qué no pueden acabar con la inflación, aunque la han reducido? El año pasado se cerró con un 24,8% y algunos inversores ven a su país caro y poco competitivo. -Porque venimos de muchísimos años de alta inflación y esta vez la estamos bajando sobre bases sólidas, para que no vuelva a dispararse, sin anclar el tipo de cambio. Tenemos un tipo de cambio flotante para evitar que se aprecie y usar la precisión cambiaria como herramienta para bajar la inflación porque eso derrumbaría nuestra competitividad. Por otro lado, estamos bajando la inflación en un contexto en el cual además estamos normalizando el precio de los servicios públicos. Durante los doce años de kirchnerismo se congelaron los precios. Cuando asumió el presidente Macri el coste pagado por un consumidor de electricidad en el área metropolitana solo cubría el 8% del coste de producir esa electricidad y eso era inviable desde el punto de vista fiscal. Estamos normalizando los precios de los servicios públicos pero a la vez bajando la inflación. Una bajada que va a perdurar en el tiempo. -Gas Natural, entre otras empresas, se ha quejado de que las tarifas no están actualizadas, en perjuicio de sus inversiones en Argentina. ¿Hasta cuándo será así? -No, los precios comenzaron a normalizarse desde finales de 2015 y lo que es en gas, electricidad y agua estamos convergiendo ya a precios de mercado a finales de 2018. Los únicos subsidios que van a quedar para electricidad, gas y agua a partir de 2019 se vinculan con la vigencia de una tarifa social, pero solamente en el transporte del área metropolitana nos quedan precios por debajo de los precios de «break even» (umbral de rentabilidad). El proceso de normalización ha sido muy rápido. -La deuda pública argentina es prácticamente la mitad PIB. ¿Qué están haciendo para reducir el exceso de gasto? ¿Por qué no privatizan o licitan obras públicas en lugar de cargarlas al erario público? -Nuestra deuda neta hoy con el sector privado está por debajo del 30% y tenemos un programa de metas fiscales que nos lleva al equilibrio fiscal entre los años 2020 y 2021. De la mano de la convergencia del equilibrio fiscal vamos a estabilizar la ratio de nuestra deuda pública PIB en el 37% en el año 2021 y, a partir de ahí, va a comenzar a bajar. Con lo cual somos perfectamente solventes desde el punto de vista de la trayectoria de la deuda. Hemos lanzado un muy ambicioso programa de Participación Público Privada (PPP) para las inversiones. Ya se ha lanzado la primera ronda de licitaciones que va permitir congeniar dos objetivos: bajar el déficit fiscal, porque parte de la inversión la va a llevar adelante el sector privado, y por otro lado resolver nuestro déficit de infraestructura, porque esta ha sido arrasada en los 12 años previos a la presidencia de Macri con tarifas congeladas y nula inversión. Estamos por ese camino. Nicolas Dujovne - Ignacio Gil -¿Qué herencia encontró en su ministerio después de doce años de kirchnerismo y una economía cerrada? -Sabemos que tenemos que converger al equilibrio fiscal y para eso tenemos nuestras metas. Pero, a su vez, hemos pasado por el Congreso a finales del año pasado una ley de responsabilidad fiscal que limita el crecimiento del gasto público de la nación y de las provincias. Lo limita, no puede crecer en términos reales, con lo cual con el crecimiento de la economía ese gasto va a ir bajando. Nosotros recibimos un gasto público en relación al PIB del 42%, hoy está en el 40%. Y con la ley de responsabilidad fiscal va a reducirse al 33% del PIB en el año 2023. Por otro lado, hemos pasado una reforma tributaria que baja impuestos que distorsionan a las empresas y hemos hecho una reforma del sistema de pensiones, con lo cual ha quedado despejado el camino para que Argentina converja al equilibrio fiscal. En materia de la integración al mundo, tenemos mucho por hacer. El acuerdo entre Mercosur y la Unión Europea es crucial para eso. Pero a la vez estamos intentando ingresar en la OCDE para mejorar las prácticas de gobernanza en Argentina y a su vez disminuir el riesgo de reversibilidad de las reformas. Estamos presidiendo el G-20. Tenemos una agenda muy grande de integración en el mundo, crucial para una Argentina que ve al mundo como una fuente de oportunidades, más que como una amenaza. -La amnistía fiscal del Gobierno Macri fue un éxito, con una cifra equivalente al 20% del PIB argentino. ¿Afloraron muchos casos de españoles? -Así es, fue éxito. Nosotros tenemos el secreto fiscal y cualquier cosa que tuviera que aflorar ahí tendría que ser en el marco de los programas de intercambio de información entre los fiscos. Mal podría yo hacer comentarios al respecto. -¿Intercambiaron estrategias al respecto con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro? -Estuvimos conversando con el ministro Montoro. Vemos muchas similitudes entre lo está haciendo Argentina hoy y lo que hizo España, tanto en la transición desde la economía cerrada del franquismo hacia la que comenzó a implementarse con el retorno a la democracia, pero también con la transición hacia sanar el equilibrio de las cuentas públicas que debió encarar España después de la crisis financiera de 2008-2009. Así que intercambiamos experiencias sobre las cosas que hizo España y las que estamos haciendo en Argentina. -En cuanto a los casos de corrupción que afloraron durante el kirchnerismo, ¿cree que la Justicia de su país llegará hasta el final, incluso en el caso de la expresidenta Cristina Fernández? -Hoy tenemos una Justicia que tiene las manos absolutamente libres para trabajar. Es tarea del Poder Judicial dar solución al déficit de justicia que hemos tenido durante tanto tiempo. Para eso necesitamos una Justicia independiente, que sienta que tiene las manos libres para actuar. Y hoy el Gobierno está dando todas las garantías al Poder Judicial para que se sienta libre y avanzar en los casos de corrupción. -Venezuela está suspendida de Mercosur a iniciativa de Argentina; la UE y EE.UU. han impuesto sanciones al régimen chavista, pero el Gobierno de Maduro sigue adelante en su política de eliminar toda oposición, al pretender convocar las legislativas el mismo día que las presidenciales (22 de abril). ¿Qué más puede hacer la comunidad internacional y, en concreto, Argentina para frenar esta deriva? -Argentina ha sido uno de los primeros países que ha manifestado su preocupación, somos muy claros en plantear que en Venezuela se ha perdido la vigencia del régimen democrático. Pedimos la liberación de los presos políticos y estamos dando una cálida bienvenida a los venezolanos que llegan en decenas de miles a Argentina en medio de esta crisis humana realmente dramática. Con los trámites correspondientes están pudiendo obtener la residencia en nuestro país. La comunidad internacional tiene que ser muy dura con el régimen de Maduro, donde las elecciones que se van a celebrar están viciadas de nulidad porque no hay libertad para que la oposición pueda manifestarse libremente. Tendremos que discutir en la comunidad internacional cómo seguir avanzando para que Venezuela pueda salir de esta deriva totalitaria. -¿Se están viendo ya en la región los beneficios del giro hacia el centro-derecha o derecha, como es el caso de Argentina o Chile? También parece que Ecuador abandona el eje bolivariano. -Yo creo que estamos viendo un giro hacia el siglo XXI, hacia posiciones pragmáticas, enfocadas en resolverle la vida a los ciudadanos. Vemos un discurso menos ideológico y muy enfocado en cómo reducir la pobreza, cómo generar igualdad de oportunidades, que la vida de una persona no esté condicionada por la familia o el lugar en el que nació sino que tenga acceso a una educación y una salud de calidad o una infraestructura que le permita desarrollarse.
17-02-2018 | Fuente: abc.es
Polémico despliegue militar en Río de Janeiro para atajar la ola de violencia
La decisión del Gobierno brasileño de decretar una intervención militar para asegurar la seguridad pública de Río de Janeiro ha desencadenado una discusión sobre los caminos que deben tomarse para resolver el incremento de la violencia en la ciudad, que se ha agravado notablemente tras el fin de los eventos deportivos internacionales que hace unos años prometían mejorar la calidad de vida de uno de los lugares más importantes y visitados de Brasil. Las imágenes de violencia registradas durante el carnaval la semana pasada, cuando grupos de jóvenes asaltaron a turistas en la famosa playa de Ipanema frente a un hotel de lujo en que se hospedan celebridades como Madonna, habrían sido la gota que ha colmado el vaso para que el presidente Michel Temer se decidira a poner en marcha un plan que ya fue rechazado otras veces por el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezão. Crisis económica y guerra contra el narco Según el portal de noticias G1, del grupo Globo, militares del Ministerio de Defensa informaron de que la decisión de Temer ya estaba tomada y que el plan sería ejecutado en cualquier momento. La lista de problemas que llevaron a la intervención es extensa, de acuerdo con expertos y militares: el fracaso de las Unidades de Policía Pacificadora (UPPs), la calamidad financiera del país y del estado de Río, prácticamente quebrado, y el crecimiento de la guerra entre milicias y el narcotráfico. Los problemas parecen haber empeorado con la crisis financiera y política del país, y el encarcelamiento de los principales líderes de la ciudad. Entre ellos se incluye el exgobernador de Río Sérgio Cabral, una de las caras identificadas con la conquista del Mundial de Fútbol y de las Olimpiadas de 2016 y, al mismo tiempo, uno de los principales involucrados en la gigantesca trama de corrupción de la Operación Lavacoches, que ha golpeado a importantes empresarios y políticos de todos los partidos. El ministro de Defensa, Raúl Jungmann, y el jefe del Gabinete de Seguridad Institucional (GSI), el general Sérgio Etchgoyen, presentaron el plan al gobernador Pezão en el Palacio de Planalto, ante al presidente Michel Temer, y nombraron como interventor al general Walter Braga Netto. De acuerdo con militares entrevistados por G1, Temer estaba irritado con el fracaso «de las numerosas operaciones hechas en conjunto desde julio pasado con las fuerzas de seguridad de Río, que tuvieron costes millonarios. La acción provocó una crisis entre el gobernador de Río y su secretario de seguridad, Roberto Sá, que se vio sorprendido por la decisión. En varias reuniones con el gobierno federal, Roberto Sá había pedido más fondos y equipos para combatir la violencia, pero no fue atendido. Ahora, el general Walter Braga Netto tiene a su disposición un gran efectivo que incluye militares del Batallón de Fuerzas Especiales, de Goiânia, grupo de élite del Ejército. Aumento de la criminalidad La criminalidad de Río ha crecido de forma constante desde 2016, año de las Olimpiadas y del fracaso de la política de seguridad pública basada en las Unidades de Policía Pacificadora (UPPs). «El aumento de la criminalidad violenta, de los tiroteos en comunidades pobres, de los homicidios causados por la acción policial y de los homicidios de policías en los últimos años muestra un deterioro muy grave de la seguridad pública en Río de Janeiro», declaró Maria Laura Canineu, directora en Brasil de la ONG internacional, Human Rights Watch. «Sin embargo, la decisión de colocar a un general del ejército al mando de las policías civil y militar de Río de Janeiro es bastante preocupante. Río de Janeiro necesita perfeccionar la actuación de la policía y, para ello, necesita un especialista en policía, no un experto en guerra», señaló Canineu, que considera que las estrategias militares han fracasado hace décadas, causando muertes y exacerbando los problemas de violencia en Río. Los números de muertes violentas y asaltos callejeros vienen aumentado desde 2012, así como los robos de carga, usados por narcotraficantes para conseguir recursos. En 2017, el número de muertes violentas llegó a 6.731, un aumento del 44% en apenas cinco años. Los robos de carga aumentaron un 289% en los último cinco años, de 3.656 a 10.599.
09-02-2018 | Fuente: abc.es
Los republicanos rompen con siete años de austeridad en el gasto público de Estados Unidos
El pacto presupuestario alcanzado en el Congreso de EE.UU., además de alejar un posible cierre del Gobierno Federal durante este próximo bienio, confirma el final de una etapa de austeridad liderada por los republicanos. Siete años después de que los conservadores tomaran la bandera de la contención, en pleno impacto de la crisis financiera y económica, es el mismo partido el que reniega de su pasado reciente y pone en jaque su tradicional credo contra el gasto público. Ha bastado que su enemigo demócrata Barack Obama dejara la Casa Blanca, abriendo la puerta a la mayor acumulación de poder republicano en décadas, para que la mayoría en el Congreso abra la mano con determinación, ayudado por los demócratas. El acuerdo bipartidista que se disponía a aprobar anoche el Senado, previsiblemente, acumulará 300.000 millones de déficit en dos años. Un añadido a los 1,5 billones de dólares de posible reducción de ingresos, en diez años, que acompañarán a la rebaja fiscal de Trump, recién aprobada. Los líderes republicanos recurren al fin de la crisis y a la mejora de la economía para justificar el drástico cambio de actitud, que facilita la aprobación de proyectos, negados al anterior inquilino de la Casa Blanca. El cierre del grifo en 2011 En medio de un creciente enfrentamiento político e ideológico, de una casi imposible cohabitación, los conservadores cerraron los grifos del gasto público en 2011, muy poco después de consumar su victoria en ambas cámaras. No era sorprendente. Obedecía al tradicional espíritu conservador de reducir al mínimo el papel del Estado. Además, el ambiente de austeridad que imponía el rigor de la crisis financiera y su impacto en las clases medias y bajas, parecía obligar a todos. El propio Obama había impulsado poco antes medidas reguladoras y de contención, en especial para el sector financiero. Fue entonces cuando se aprobó la Ley de Control Presupuestario, que fue como un rígido corsé para el gasto público, incluido el establecimiento de límites anuales. Los rifirrafes políticos entre ambos partidos no fueron obstáculo para que la aplicación de la norma cundiera un efecto ejemplar. El déficit sobre el Producto Interior Bruto (PIB) pasó del 9,8% en 2009 a un 2,4% en 2015. El giro propinado ahora por los republicanos se puede constatar ya en las cifras que aporta la Oficina Presupuestaria del Congreso. La proyección de la reducción fiscal de Trump, que afectará ya a 2017, elevará el déficit de ese ejercicio a un 3,4%, y al 4,7% el previsto para este año. La inquietud en los sectores más conservadores del partido no ha evitado la nueva política expansiva en el gasto. Hasta el grupo del Tea Party, hasta ahora el más beligerante en favor de la austeridad, ha respaldado recientemente el proyecto de reducción fiscal. Después de unos primeros meses de mandato plagado de tensiones internas, los republicanos han cumplido la máxima de que el poder es la mayor garantía de unidad. Incluso sabiendo que los dos proyectos aprobados suponen la ruptura de los techos de gasto pactados en 2011. El órgano de control presupuestario del Congreso estima que entre 2019 y 2022 el ritmo de crecimiento del déficit crecerá a razón de un billón de dólares anuales. Un salto a partir de los más de 20 billones que constituye hoy la deuda pública en EE.UU. Y un motivo de inquietud para quienes, como Marc Goldwein, miembro del Comité para un Presupuesto Federal Responsable, dan la voz de alerta: «El déficit en el gasto es algo parecido a una adicción. Cuanto más acudes a él, más lo necesitas después».
1
...