Infortelecom

Noticias de crimen organizado

17-11-2017 | Fuente: elpais.com
Golpe a la Mara Salvatrucha en EE UU: 214 miembros arrestados
La operación es parte de la ofensiva del Gobierno de Donald Trump contra el crimen organizado
30-10-2017 | Fuente: abc.es
Colombia sigue inundando EE.UU. con cocaína a pesar del acuerdo de paz
El adiós a las armas de las FARC, la guerrilla colombiana, y su compromiso a abandonar negocios ilícitos debería estar suponiendo un descenso drástico de la producción de cocaína en Colombia. Sin embargo, eso no es así y la llegada de la droga desde ese país a Estados Unidos sigue en aumento, en una tendencia al alza puesta de manifiesto en el informe anual de la DEA, la agencia antidroga estadounidense, publicado la semana pasada. La DEA considera «inciertos» los efectos que la implementación de la paz en Colombia puede tener a largo plazo en el narcotráfico, negocio en el que las FARC han jugado un papel destacado desde hace años y con cuyos beneficios económicos, según indican los expertos, financiará su actividad política. De momento, lo que indica el informe de la DEA es que el cultivo de hoja de coca en Colombia seguirá aumentando este año, por lo que en 2018 continuará el incremento de cocaína colombiana que llega a EE.UU. Se trata de la mayor cantidad de cocaína llegada a ese país en diez años, y también del mayor número de consumidores y de muertos, con un incremento del 25% en fallecimientos por sobredosis en el último año. Según esas cifras oficiales, más del 92% de la cocaína que alcanza el mercado estadounidense procede de Colombia; el 6% llega desde Perú. Récord de cultivo y producción Washington y Bogotá discrepan sobre la producción de cocaína en Colombia. EE.UU. estima que entre 2015 y 2016 la producción aumentó un 35%, pasando de 520 a 710 toneladas, mientras que la extensión cultivada se habría incrementado un 18%, pasando de 159.000 a 188.000 hectáreas. El Gobierno colombiano, siguiendo datos de Naciones Unidas, sitúa la última cifra en 146.000 hectáreas. En cualquier caso, ambas instancias coinciden en que ha habido un pronunciado aumento del cultivo de coca y de la producción de cocaína. Estados Unidos lo atribuye en parte a la decisión colombiana de mediados de 2015 de suspender las fumigaciones con pesticida, alegando razones de salud pública, pero también lo achaca al proceso de paz. El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos se había comprometido a sustituir las fumigaciones por más erradicaciones manuales de cultivo, pero el informe de la DEA constata que las autoridades colombianas optaron por «relajar» las operaciones de erradicación en áreas controladas por las FARC, con el fin de rebajar el riesgo de conflicto armado durante las negociaciones de paz». La DEA dice que el Gobierno colombiano «relajó» las erradicaciones en áreas controladas por la guerrilla durante el proceso de paz Además, la guerrilla ha alentado un incremento del cultivo. La DEA advierte que el incremento del envío de cargamentos de droga se estaba produciendo a principios de año desde «áreas en las que era o había sido significativa la presencia de las FARC, en un intento de conseguir enviar el mayor producto posible antes de que la implementación del acuerdo de paz complicara el proceso». Según la DEA, algunos cabecillas de las FARC «fomentaron que los cultivadores de coca plantaran más, ostensiblemente motivados por la creencia de que las inversiones y los subsidios del Gobierno del acuerdo del post-conflicto se focalizarían en las áreas con mayor cantidad de coca». La DEA cree que el plan de sustitución voluntario de cultivo que el Gobierno quiere impulsar y que estará cogestionado por los exguerrilleros se enfrenta a la enorme rentabilidad que la droga supone para los agricultores, que han podido incrementar un 120% sus beneficios entre 2012 y 2016 debido al mayor precio de la cocaína. Quejas de Trump El incremento de cocaína llegada a Estados Unidos, así como de las muertes por el consumo de esa droga (6.784 en 2016), llevaron en septiembre al presidente estadounidense, Donald Trump, a amenazar a Colombia con acusarle de «país fallido» en su lucha contra el narcotráfico. Trump indicó que su Administración era indulgente al no «descertificar» a Colombia y requirió «hechos» para que pronto haya cifras más favorables. El Gobierno colombiano respondió que nadie tiene que verter amenazas para que el país continúe en un esfuerzo, que debe hacer frente a la demanda de sustancias ilícitas en Estados Unidos. EE.UU. denuncia que las FARC no están cumpliendo el compromiso de dar información sobre las redes del narco con las que hacían negocio Por su parte, el embajador de EE.UU. en Bogotá, Kevin Whitaker, ha lamentado que las FARC no estén haciendo honor al compromiso adquirido con el acuerdo de paz, pues no están suministrando información sobre las redes de narcotráfico con las que negociaban. El hecho de que las FARC hayan incluido engañosamente a criminales narcos en su lista de combatientes, para que salieran de la cárcel gracias a la amnistía pactada, ha generado gran desconfianza hacia los exguerrilleros. Whitaker acusa a las FARC de seguir sembrando e incentivando la siembra de hoja de coca, y advierte de que EE.UU. continuarán planteando la extradición de dirigentes guerrilleros que hayan utilizado la droga para beneficio propio. El dinero, a Cuba en valija diplomática Los expertos coinciden en que el negocio de la droga ha dado ingresos millonarios a las FARC. ¿Pero dónde está ese dinero? El inventario de propiedades ofrecido en agosto por la organización fue recibido con general indignación, por su relativa poca cuantía y la inclusión de objetos grotescos. El embajador Whitaker considera que parte de los beneficios obtenidos por las FARC lograron ser blanqueados en los sistemas financieros internacionales, y que su cuantía tarde o temprano llegará a saberse. Pero estima que también algo puede permanecer escondido en caletas y que, en cualquier caso, la mayor parte de la fortuna guerrillera se destinó a la compra de propiedades. Los guerrilleros habrían usado países del ALBA para blanquear su fortuna a través de las cuentas de PDVSA, dice un experto Douglas Farah, estadounidense experto en crimen organizado en Latinoamérica, aporta otra información. Dice que los guerrilleros lograron sacar parte de los bienes que guardaban en caletas escondidos en la valija diplomática que el Gobierno les permitió tener en sus vuelos a La Habana durante las negociaciones allí del proceso de paz. Desde La Habana esos fondos habrían sido derivados a algunos países del ALBA, la alianza bolivariana, y allí habrían sido blanqueados con su inserción en el sistema financiero. Farah asegura haber identificado 2.000 millones de dólares en transacciones sospechosas vinculadas a las FARC. Muchas de ellas habrían sido realizadas gracias a la mediación de José Luis Merino, alto cargo gubernamental de El Salvador, país dolarizado. Merino tiene una histórica relación con las FARC y es uno de los directivos de Alba Petróleos de El Salvador, sociedad mixta con PDVSA y compañía que habría sido utilizada para el blanqueo.
24-10-2017 | Fuente: elpais.com
Un dron explosivo, el último artefacto del crimen organizado en México
Las autoridades de México se incautan por primera vez de un artilugio volador con explosivos y equipado con un detonador de radiofrecuencia en Guanajuato
15-10-2017 | Fuente: abc.es
Alejandro Solalinde, el cura de los migrantes: «Me han golpeado y han intentado quemarme. Lo máximo que pueden hacer es matarme»
Sabe que molesta a quienes trafican con migrantes; a quienes los usan para transportar droga, los esclavizan, los matan, venden sus órganos. E s consciente de que algún día lo matarán. Pero aun así, el Padre Alejandro Solalinde , un activista mexicano que lucha por los derechos de los migrantes, no se amedrenta. «He ido dos veces a la cárcel, me han golpeado, han intentado quemarme y quemar el albergue? Ya solo pueden matarme. Pero Jesús decía: "No les tengo miedo a los que matan el cuerpo, tengo miedo a los que nos corrompen y nos puedan matar el alma?. Esos lo echan todo a perder», explica el sacerdote. Consciente de los peligros a los que se enfrentan, en 2007, fundó un albergue ?Hermanos en el Camino? para personas que abandonan su hogar, en el sur y centro de América, llegan a México y, muchas veces, ponen rumbo a Estados Unidos. Ahora, al primer refugio, en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, se suman otros cinco. En ellos, personas que llevan una larga y peligrosa travesía a sus espaldas descansan: disfrutan de cama y comida, de cuidados médicos y de apoyo psicológico. Solalinde, que estuvo nominado al Nobel de la Paz 2017, explica que antes «llegaban unas 400 personas cada día». Ahora, sin embargo, la cifra se reduce a «cien o menos». En una sala de la sede madrileña de Amnistía Internacional (AI), vestido de blanco y con una cruz oscura, de madera, al cuello, informa de que «la mayoría viene de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua». Gente de otros países, como «Venezuela o Haití», también pasa por Hermanos en el Camino, buscando ayuda y respaldo, huyendo de la muerte. Vivir sin miedo Al frente de un equipo de voluntarios venidos de todo el mundo y que oscilan entre las cinco y las veinte personas, planta cara a traficantes que ven a los migrantes como mercancía: «Me duele mucho lo que está pasando. Yo pienso que lo importante es protegerlos, enseñarles que se puede vivir sin miedo», expresa Solalinde. Es su actitud firme lo que ha hecho desde AI lo hayan elegido para formar parte del proyecto «Valiente». Con él, la ONG quiere denunciar el peligro que corren los activistas: en 2016, perdieron la vida 281, frente a los 156 que murieron en 2015. Recuerda que siempre fue un niño «muy inquieto», un amante de la libertad al que, incluso, llegaron a expulsar del colegio. Pero, a pesar de su rebeldía, los valores que sus padres le inculcaron siempre permanecieron intactos: «Tenía libertad para hacer lo que quisiera, pero también debía ser responsable con las consecuencias. También me enseñaron a no permanecer impasible antes las injusticias. (?) No me importaba lo que pasara». Cuenta que un día, cuando estaba recién ordenado, una niña fue a su iglesia para pedirle ayuda: su padre estaba pegando a su madre en casa. «Me quité el hábito y me metí en la casa. En ese momento no pensé. Me podían acusar de allanamiento de morada, pero lo único que me importó fue que esa niña me estaba hablando de su mamá y que eso era lo más importante para ella». Relata que, cuando llegó, el hombre dejó de golpear a su esposa. «Entonces le pregunté que por qué estaba haciendo eso, le dije que era un cobarde por pegarle a su mujer. Y delate de los hijos. Vi un cenicero de cristal y le dije a la señora: "¿Y tú por qué te dejas? Si te vuelve a hacer algo, coge este cenicero y sorrájale [golpéale]?. Ya después le dije a la señora: ?No lo hagas, pero que tampoco piense que siempre vas a ser una cobarde; que sepa que puedes hacerle lo mismo?. Y no volvió a pegarle, no sé si por convicción o por miedo. Yo hacía estas cosas sin ponerme a calcular ni pensar en nada», concluye. Un Gobierno pasivo Partidario de una Iglesia menos ostentosa y más cercana, ahora dedica su vida a hablar por quienes no tienen voz: los migrantes, que se exponen a numerosos peligros. Además del riesgo de ser convertidos en mercancía o en trabajadores forzados a los que luego hay que matar, se enfrentan al crimen organizado ?los cárteles?, a extorsiones, a posibles brotes de racismo y a «las vicisitudes del camino», siempre con los bolsillos vacíos. Todo ante un Gobierno que, según Solalinde, mira para otro lado. El sacerdote explica que el Estado y sus brazos no ayudan a mejorar la situación, más bien lo contrario. «En teoría, el Instituto Nacional de Migración (INM) obedece a una Constitución de un Estado de Derecho, pero no es así. (?) Aunque sea una institución, no se guía por las leyes migratorias ni por los Derechos Humanos. Se ha convertido en el azote para los migrantes y en una gran contradicción. Los persigue como si fueran criminales. Usan armas de fuego y de bolas de goma; emplean pistolas eléctricas sobre las caras o en las partes genitales. Los torturan porque ellos no confiesan de dónde son», apunta el sacerdote. Como prueba del calvario por el que pasan los migrantes, están las fosas comunes. Escondidas por distintos puntos del país, encierran cientos de cuerpos de gente sin nombre y sin pasado; la mayoría de ellos, extranjeros. La cruda realidad No es de extrañar que la gente llegue al refugio huraña y desconfiada. «Cuando ya tienen confianza, empiezan a narrar sus historias, que son de violencia pero también recuerdos bonitos de su tierra: les duele haber dejado su país de origen, su familia o lo que queda de ella. También hablan de esperanza, aunque no saben qué quieren exactamente. No tienen el menú completo, no se imaginan las posibilidades que hay. Buscan llegar a Estados Unidos para trabajar, pero no saben en realidad lo que van a cambiar con ese encuentro cultural que les espera». Tampoco es raro que Solalinde sea testigo de historias crudas, unas con mejor desenlace que otras. Una de ellas es la de Telma, una joven migrante a la que hace cuatro años, en la zona de Chiapas, violaron y arrebataron a una de sus hijas (tenía dos). La recuperó más tarde, gracias a la mediación de una vecina de los secuestradores, que la escondió en su casa y le devolvió a la pequeña. Destrozada pero con sus dos niñas, Telma llegó al refugio. Días después y pasando por alto las advertencias de Solalinde, reemprendió su camino hacia Estados Unidos: quería conseguir trabajo para enviar dinero a su tercer hijo, en su país de origen, con su abuela. «Yo le rogué, desesperado, pero no quiso escucharme y se fue. En el camino, a la altura de Veracruz, la separaron de sus dos niñas. Era una cosa tremenda porque ahí estaban los Zetas», relata el sacerdote, historiador y psicólogo. Pero la suerte volvió a ponerse de parte de Telma: ese mismo día el Ejército hizo una redada y decomisó a los criminales todo lo que llevaban: armas y personas. Entre los secuestrados, estaban las hijas de Telma, que las pudo recuperar sin que le pusieran demasiadas trabas. «Regresaron al refugio sin saber qué hacer porque, decía, a cada paso que daba, le querían quitar a sus niñas», recuerda Solalinde. «Ahora, trabaja en Estados Unidos y las niñitas están muy bien, en la escuela. Pasó por muchos peligros, pero no perdió la fe. Son historias muy fuertes. Gracias a Dios, esta tuvo un final feliz, pero hay otros finales que no son tan felices», declara Solalinde. México tras los terremotos Acusa al Gobierno azteca de no hacer nada por los migrantes e incluso, de empeorar su situación. «El partido que está ahora (PRI, Partido Revolucionario Institucional) es el más corrupto que hemos tenido jamás y sus gobernadores, los más ladrones: son los que han estado en la cárcel y han planeado asesinatos. Peña Nieto (líder del PRI, presidente de México) es una persona represora que siempre está detrás de los crímenes, de la opresión contra la gente más joven. Por eso la gente no lo quiere. El PRI no saca votos por convicción, sino que administra la pobreza. Sabe que a los pobres se les compra el voto, que por cualquier cosa ellos se lo dan», expone Solalinde, quien también acusa al Ejecutivo de manejar todos los órganos del Estado: «No hay división de poderes, hay unión. Él controla todo, es una dictadura». También considera que, debido a la gestión del Gobierno, «la Economía de México, que es un país rico, se hunde». El historiador pone sus esperanzas de cambio en los jóvenes, quienes, explica, han demostrado su fortaleza al echarse a la calle para ayudar a los afectados de los terremotos que asolaron el país el pasado mes de septiembre. Incluso, dos brigadas de inmigrantes que se alojan en su refugio han regalado las tiendas de campaña que no necesitaban y han asistido a la gente que se ha quedado sin nada. «Han rebasado al Gobierno. No confían en poner esto en sus manos», opina un Solalinde que tiene la esperanza de que el seísmo, a parte de la tierra, haya sacudido la conciencia de los mexicanos. «México ya no puede volver a ser el mismo. Esto fue un signo claro de que algo ya se destruyó y no vamos a andar recomponiendo casitas. Tenemos que reconstruirlo totalmente, pero no sobre lo de antes. Debemos hacer nuevas estructuras sobre la espiritualidad y el respeto a la convivencia. Este Gobierno ya está corrupto hasta la médula y no va a cambiar. El cambio está en manos de la sociedad», insiste. Defensor de una Iglesia «itinerante» que además dé a la mujer la oportunidad de llegar a lo más alto (sacerdotisa, obispa, Papisa), muestra una inteligencia despierta y una mente abierta que le han hecho ganar varios galardones (entre ellos, el premio Nacional de Derechos Humanos de México) y estar nominado al Nobel de la Paz. «Cada premio que me dan es como una encuesta a favor del tipo de Iglesia que la gente quiere. Ya no están de acuerdo con una estructura caduca. Para la gente de la calle, para los jóvenes, yo soy un modelo de Iglesia. Lo digo con la mayor de las humildades: ningún premio me hace ser más persona, pero sí me fortalece con un capital moral muy grande», declara Solalinde, consciente de que su acción a favor de los migrantes, además de reconocimiento, también le acarrea enemigos muy poderosos que pueden acabar con su vida.
15-10-2017 | Fuente: elpais.com
Ocho muertos en un nuevo episodio de violencia en Tamaulipas
Los fallecidos, todos ellos miembros del crimen organizado, habían disparado contra policías federales en Reynosa
11-10-2017 | Fuente: abc.es
La fiscalía de Turquía pide 15 años de prisión para once defensores de los derechos humanos
La fiscalía de Estambul ha emitido este miércoles orden de prisión de hasta 15 años contra once activistas de derechos humanos que fueron detenidos en julio en un hotel cuando mantenían una reunión en la isla turca de Büyükada. Los encausados defienden que se encontraban desarrollando un taller sobre seguridad digital y gestión de la información. Sin embargo, la acusación, liderada por el fiscal Can Tuncay de la Oficina de Delitos de Terror y Crimen Organizado de la Fiscalía General de Estambul, tiene una versión muy distinta sobre los fines de esa reunión. Según Tuncay, los sospechosos intentaron convertir la «marcha de la justicia» ?promovida por el líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP) Kemal Kiliçdaroglu el pasado junio? en un «caos» para posteriormente «dirigir la agitación hacia otras provincias». «Se deduce claramente que los sospechosos trataron de convertir una marcha que se denominaba de "justicia" en actos que incluían violencia similar a los incidentes del parque de Gezi» que, según prosigue la acusación, «crearían caos en la sociedad», en referencia a las protestas que se vivieron en Turquía en 2013. Amnistía Internacional Concretamente, el presidente de Amnistía Internacional en Turquía, Taner Kiliç, se enfrenta a 15 años de cárcel por «pertenencia a banda terrorista», acusado de utilizar el servicio de mensajería ByLock, que solía utilizar la cofradía de Fethullah Gülen ?a la que Turquía señala como responsable del golpe de Estado fallido de 2016? para comunicarse de modo encriptado. A los demás sospechosos se les pide entre siete años y medio y diez años entre rejas por «colaboración con banda armada». Taner Kiliç y la directora de Amnistía en Turquía, Idil Eser, junto con los dos instructores del taller, el sueco Ali Gharavi y el alemán Peter Steudtner, y cuatro personas más llevan ya días en la cárcel.
27-09-2017 | Fuente: abc.es
Tres años del caso Ayotzinapa y México todavía se pregunta qué pasó con los 43 estudiantes
Pasan ya tres años desde que un grupo de 43 estudiantes mexicanos desapareció en Iguala, un municipio ubicado en el suroeste Estado de Guerrero. Entonces, los jóvenes de unos 20 años, que eran estudiantes de magisterio de escuela normal de Ayotzinapa, se dirigían a la Ciudad de México para participar en una protesta en la capital. Pero antes, estos estudiantes -de ideología marxista- decidieron dirigirse primero al municipio de Iguala para boicotear un acto político local, sin embargo, fueron detenidos por la policía en el trayecto. A partir de ahí comienza un complejo laberinto de dudas alrededor de lo que ocurrió aquel 26 de septiembre de 2014 según la versión oficial y sólo una certeza: seis de esos estudiantes fueron encontrados muertos y 43 están aún desaparecidos. La desaparición forzada de Iguala es un caso que significó un punto de quiebre entre el Ejecutivo de Enrique Peña Nieto y la sociedad mexicana. Elegido en 2012, Peña Nieto había traído un soplo de aire fresco a la presidencia del país tras lograr un acuerdo histórico entre los tres grandes partidos -PRI, PAN y PRD- para realizar una decena de reformas estructurales que buscaban modernizar la economía mexicana. Algunas de ellas eran clave, como la reforma financiera, que buscaba que más gente tuviera acceso al crédito, o la energética, que abría el sector energético a la inversión extranjera por primera vez en casi 100 años. Pero el mal manejo de la crisis que realizó el Gobierno, junto a las contradicciones y las débiles evidencias que en algunos momentos presentó la investigación oficial cómo explicación sobre qué paso con los 43 estudiantes, acabó con el buen inicio que tuvo el presidente durante este Sexenio. La teoría oficial es la siguiente. La policía detuvo a los estudiantes y los entregó al cartel local llamado Guerreros Unidos, quienes los asesinaron y quemaron en un basurero ubicado en las montañas. El motivo fue que el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, ordenó su detención porque el evento que iban a sabotear era de su mujer, María de los Ángeles Pineda, cuya familia ha estado vinculada al crimen organizado. La intención del alcalde, un tipo también relacionado con la mafia, sería dar un aviso a futuros grupos de estudiantes de izquierda que osaran meterse con él. Esta versión se sustenta en el testimonio de varias personas que fueron detenidas tras la desaparición. Sin embargo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos designó a cinco especialistas que conformaron el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes. Los expertos llevaron a cabo diferentes pruebas para corroborar la versión oficial, pero llegaron a la conclusión de que el relato no se sostenía. Primero, dijeron que los testimonios podían haberse conseguido mediante torturas de la policía a los detenidos y, segundo, rechazaron la idea de que los estudiantes habían sido calcinados en aquel basurero, ya que llevaron a cabo diferentes pruebas científicas en la zona donde supuestamente habían sido quemados. Tras terminar su trabajo, los especialistas se marcharon del país y acusaron al Gobierno de querer ocultar la verdad, lo que dejó muy mal parada a la administración de Peña Nieto. Luego llegaron los expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense a inspeccionar la zona del basurero, dado que los familiares no se creían la versión que ofrecía el Ejecutivo. Durante sus labores de investigación, los argentinos encontraron un hueso en un río que corroboraron que se trataba de uno de los 43 jóvenes. Y al mismo tiempo, meses después la Fiscalía mexicana publicó un estudio que decía que en el basurero habían sido calcinados alrededor de 17 cuerpos, pero no se logró crear un vínculo con los estudiantes desaparecidos. Y tres años después, esto es a grandes rasgos todo lo que se sabe del caso Ayotzinapa, un evento que por el momento deja 130 personas acusadas de participar en el crimen, pero ninguna de ellas ha sido sentenciada por la desaparición de los jóvenes normalistas. Las familias siguen enfrentadas con la versión oficial y en cada manifestación que realizan siguen emitiendo su lema «vivos se los llevaron, vivos los queremos» en las muchas marchas que todavía realizan hasta el día de hoy. De hecho, para este tercer aniversario han realizado una marcha silenciosa por el Paseo de la Reforma en la Ciudad de México -como el Paseo de la Castellana en Madrid- para demandar que se investigue qué pasó realmente con sus familiares. Sea como fuere, Ayotzinapa supuso un shock del que México trata todavía de recomponerse, ya que evidenció para muchos ciudadanos del país cosas que ya se sabían como la compenetración que existe entre policía, pequeños gobiernos locales y organizaciones delictivas. Todo eso en caso de que sea cierta la teoría oficial. Pero ante la posibilidad de que esta no fuera la correcta y sí la de los expertos, deja entrever la imagen de un Estado ue entorpece las labores de investigación de expertos independientes. Qué tienen que esconder las autoridades en este caso es una pregunta que muchos mexicanos a día de hoy se siguen realizando. ¿Dónde están los 43 estudiantes?
19-09-2017 | Fuente: abc.es
¿Dónde están misiles de las FARC?
La ONU acaba de dar por concluida su misión sobre el desarme de las FARC sin que ese proceso se haya completado. Nuevamente los titulares de prensa hablan de un desarme finalizado, cuando en realidad las comprobaciones aún están en curso y además las cifras no cuadran. De hecho, de momento solo se ha podido decomisar poco más de la mitad de las armas atribuidas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia; no han aparecido los misiles antiaéreos que se supone que formaban parte de su arsenal. Las prisas o el deseo de confirmar que las FARC han entregado todo su arsenal ya se dieron el 26 de junio, cuando los guerrilleros se desprendieron de sus 7.132 armas individuales (el Gobierno dio entonces por cumplido el desarme). Ha vuelto a suceder de nuevo ahora cuando, debido al calendario fijado de antemano, los inspectores de la ONU han debido dejar su labor de campo, habiendo podido examinar solo 750 de los 998 zulos o caletas de armamento secretos que la guerrilla colombiana ha reconocido tener («Terminó el proceso de extracción de las caletas», han titulado diversos medios, cuando aún queda por intervenir el 25%). Fin de la supervisión internacional Las 248 caletas restantes serán abiertas por las autoridades colombianas, con asistencia de las FARC, sin supervisión directa de las Naciones Unidos. Los 450 representantes de la ONU que debían verificar el cese del fuego definitivo y el desarme de la guerrilla se han marchado al terminar oficialmente sus funciones el 15 de septiembre y ahora una misión internacional de 150 personas se dedicará a otro asunto: verificar la reincorporación social, económica y política de los exguerrilleros. Para la revisión de las 248 caletas que quedan ya no hay plazos y esos trabajos gozarán probablemente de menos publicidad. La parte de la sociedad que desconfían del presidente Juan Manuel Santos (una ligera mayoría de la población votó contra el proceso en el referéndum cuyo resultado luego Santos orilló) puede pensar que el Gobierno y las FARC negociarán, ya sin supervisión internacional, cualquier tropiezo que pueda surgir en este asunto, con el fin de apuntalar el proceso de paz. Material hallado De acuerdo con la ONU, en su intervención de 750 caletas han aparecido 1.238 armas. Añadiéndolas a las que ya entregaron personalmente los combatientes en junio, suman un total de 8.370 armas decomisadas para su futura destrucción. Esto no quiere decir que las FARC se hayan desarmado por completo, no han entregado todo su arsenal»Andrés González, IEEE Esa cifra queda muy por debajo de las 14.000 que en marzo el Ministerio de Defensa colombiano le atribuía a las FARC, y difícilmente se alcanzará cuando se revisen las caletas que faltan. El investigador Andrés González, analista de Instituto Español de Estudios Estratégicos, considera que de momento no puede afirmarse que el grupo terrorista «se haya desarmado por completo; no han entregado todo su arsenal». En las inspecciones hasta la fecha también han aparecido 488.489 municiones de diferentes calibres de armas ligeras, 26,4 toneladas de explosivos, 39,8 kilómetros de cordón detonante y mecha lenta, 4.277 granadas, 2.647 minas antipersona, 31.868 iniciadores-estopines y 1.767 municiones de mortero (de 81 y 60 milímetros y cohetes). Las imágenes suministradas por la ONU muestran que entre las armas hay lanzagranadas, pero el informe no especifica el tipo de armas y, por tanto, si también se hallaron morteros. El misterio de los misiles Los inspectores no han declarado haber hallado ningún misil tierra aire (SAM). Su existencia misma ha sido objeto de discusión en los últimos años. ¿Realmente las FARC adquirieron ese tipo de armamento? Como reseña Andrés González, todo indica que sí. Al margen de algún misil de aparente fabricación casera que el Ejército halló en áreas de despliegue de la guerrilla, en 2013 surgió un vídeo en el que se veía a combatientes manejando un lanzamisiles de serie. La adquisición de estos lanzamisiles portátiles y sus proyectiles fue denunciada por John Kelly, entonces jefe del Comando Sur de Estados Unidos y hoy consejero de seguridad nacional de Donald Trump. Además nuevas informaciones han insistido en que Venezuela adquirió 5.000 iglas rusos (una versión de SAM) en 2010, y dada la estrecha colaboración del régimen chavista con las FARC es de suponer que un cierto número de ellos pasaran a esa guerrilla. Otra cosa es que las FARC no los utilizaran ?nunca derribaron un aeronave con misiles? por varias posibles razones: falta de entrenamiento para su uso, deficiente conservación en la selva, dificultad para manejarlos desde lugares frondosos, reserva para una gran operación que luego no produjo, inoportunidad ante contactos con el Gobierno de cara a un proceso de paz.. Caletas secretas Los periodistas Camilo Chaparro y Eccehomo Cetina estiman en su libro «El Dorado de las FARC. El Banco secreto de la guerrilla en la selva» (2016) que el número de caletas secretas de la guerrilla es mucho mayor que las mil cuya ubicación ha sido desvelada por los guerrilleros. Así, habría que incluir aquellos lugares en los que las FARC pueden guardar sus montañas de dinero proveniente del negocio de la droga (se les atribuye una fortuna millonaria), y aquellos para el almacenamiento de armas de los grupos disidentes que no han querido sumarse al proceso de paz (cerca de 800 personas). Pero los expertos también sospechan que el mando oficial de las FARC ha reservado parte de su arsenal, tal vez el más pesado o estratégico, una fracción del cual podría hallarse en suelo venezolano, en la zona fronteriza que ha sido su santuario durante el chavismo. Aun cuando la singladura emprendida por la rebautizada como Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común pueda no tener vuelta atrás (en cualquier caso, en un regreso a la lucha armada siempre podría adquirir armas nuevas gracias a su fortuna), la disposición de armas sigue siendo útil para las operaciones de crimen organizado que parte de sus viejas estructuras probablemente mantendrán en determinadas zonas.
31-08-2017 | Fuente: elpais.com
Entre el affaire y el narco: el último embrollo criminal en México
Las autoridades apuntan a una venganza personal en el caso del funcionario asesinado. No descartan al crimen organizado: la amante tendría nexos con la delincuencia
25-07-2017 | Fuente: abc.es
Paraguay mantiene su récord como foco americano del contrabando de tabaco
Paraguay, con solo 6,9 millones de habitantes, produce anualmente por encima de 60.000 millones de cigarrillos. Esas cifras hablan de un imposible: para absorber esa producción, todos los paraguayos, incluidos los recién nacidos, debieran fumar una media de 27 millones de cigarrillos diarios. En realidad, el consumo doméstico total queda por debajo de los 2.500 millones de cigarrillos al año, y como los datos de la exportación oficial son bajos, las diversas investigaciones realizadas hasta la fecha estiman que el 90% por ciento de la producción se destina al mercado negro. Paraguay es el principal foco americano de contrabando de tabaco y uno de los mayores del mundo: es el origen del 73% de los cigarrillos que se comercializan de modo ilícito en Latinoamérica y del 10% del mercado negro mundial. De acuerdo con las estadísticas de la OMS (Organización Mundial de la Salu), Latinoamérica es la zona del mundo con mayor porcentaje de comercio ilícito de cigarrillos ?el 16,7% del comercio total de tabaco en la región, casi el doble de la cifra global, que es del 9%. En el contrabando del tabaco de Paraguay intervienen carteles mexicanos, FARC y HezboláEse señalamiento de Paraguay no es nuevo, pero una actualización de esas cifras ha sido expuesta recientemente en un informe presentado ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos. El informe señala a grupos del crimen organizado, como los carteles mexicanos, y del terrorismo mundial, entre ellos Hezbolá, como los principales actores de ese contrabando. Así, apunta que las FARC de Colombia han utilizado esa actividad para lavar dinero procedente del narcotráfico, y cita un comunicado del Gobierno de Israel para indicar que «el comercio ilícito de tabaco constituye una importante fuente de financiación para Hezbolá». Por qué Paraguay ?Primero hay una razón geográfica. La llamada Triple Frontera ?el espacio donde se juntan las demarcaciones fronterizas de Paraguay, Brasil y Argentina? ha sido tradicionalmente una zona de contrabando de todo tipo, incluido el narcotráfico. Cuando surgió la industria del tabaco no tuvo más que utilizar las redes de distribución que ya se usaban para otros productos. Esa industria se beneficia de que Brasil y Argentina son los principales productores de hoja de tabaco de Suramérica (Brasil es el segundo mayor productor del mundo, después de China, y el primer exportador). ?Esa ubicación fue utilizada primero por ciertas multinacionales tabaqueras. Hay evidencias de que subsidiarias de Philip Morris enviaban cargamentos de cigarrillos a Paraguay para luego sacarlos de ese país de contrabando. Cuando la mayor supervisión sobre las multinacionales en sus países de origen aumentó, fueron sustituidas por empresas locales en esa labor de alimentar el mercado negro. ?Algo parecido a lo que hacían las multinacionales era llevado a cabo por empresas brasileñas, que remitían cigarrillos a Paraguay para luego reintroducirlos en Brasil de contrabando. Medidas contra el negocio ilícito tomadas por Brasilia han llevado a que simplemente parte de la producción se traslade a Paraguay, para luego persistir en la entrada ilícita de cigarrillos en Brasil. ?Dados los serios problemas en la Triple Frontera de violencia, contrabando de armas, narcotráfico, lavado de dinero y movimiento de extremistas islámicos, las autoridades locales, nacionales e internacionales han prestado poca atención al comercio ilícito de tabaco, un producto que es legal, a diferencia de la cocaína o el cannabis. Los negocios del presidente Mucho del tabaco aprehendido a los contrabandistas corresponde a marcas producidas por Tabacalera del Este (Tabesa). Tabesa forma parte del Grupo Cartes, el cual controla más del 50% de la industria de cigarrillos de Paraguay, como ha destacado «Foreign Affairs». El Grupo Cartes es uno de los principales conglomerados de negocios del país y es propiedad de la familia del actual presidente, Horacio Cartes. Frente a las alegaciones de que el Grupo Cartes produce cigarrillos básicamente para su comercio de modo ilegal, el presidente paraguayo responde que «el contrabando es una cuestión de aduanas; nosotros no hacemos nada de eso, tenemos la conciencia tranquila». Pero esas afirmaciones no logran disipar la sensación de corrupción que existe en el país, una de las más altas de Latinoamérica, algo que puede lastrar las buenas condiciones creadas para el desarrollo económico de Paraguay.
1
...