Infortelecom

Noticias de corrupcion

25-06-2018 | Fuente: elmundo.es
La corrupción de Invercaria, en diez juicios
 
25-06-2018 | Fuente: elpais.com
Anticorrupción viaja a Panamá para investigar un nuevo amaño de Granados
La investigación del 'caso Púnica' vincula al ex dirigente del PP de Madrid con irregularidades en la adjudicación de un contrato para construir un mercado en el país centroamericano
24-06-2018 | Fuente: elpais.com
México encara la necesidad de un cambio para frenar la violencia y atajar la corrupción
La inseguridad y la impunidad evidencian las grietas del sistema. EL PAÍS inicia una serie de reportajes en los que analiza los retos del próximo presidente, a una semana de las elecciones
21-06-2018 | Fuente: abc.es
La mujer del Netanyahu, imputada por cargar comidas de lujo como gastos oficiales
En una semana marcada por un nuevo intercambio de golpes en Gaza entre el Ejército israelí y las milicias palestinas y el inicio de los trámites para la aprobación de la «ley mordaza» que prohibirá tomar imágenes de las fuerzas de seguridad en acción, Sara Netanyahu ha eclipsado este jueves el resto de noticias. La Fiscalía acusó formalmente a la mujer del primer ministro, detestada y adorada sin término medio por la sociedad israelí, de «delitos de fraude sistemático y abuso de confianza» por haber cargado «más de 350.000 séqueles (unos 84.000 euros) a los gastos de la residencia oficial entre 2010 y 2013, informó el Ministerio de Justicia. La primera dama, junto a un asistente del primer ministro que también fue imputado, ocultaron la presencia de cocineros disponibles en la residencia oficial y pidieron comida a servicios de catering de lujo declarándolo como «gasto público». Hace dos meses la Fiscalía trató de llegar a un acuerdo para que Sara devolviera el dinero a cambio de evitar el procesamiento en el bautizado ya como «escándalo de la residencia» por la prensa local, pero ella no aceptó y defendió su inocencia. El equipo legal de los Netanyahu aseguró que la primera dama «no era consciente de que podía estar cometiendo algún delito» y calificó el procesamiento de «absurdo» y «delirante». Su esposo recurrió a las redes sociales para mostrar apoyo a «una mujer fuerte y honorable que nunca ha cometido un fallo en sus acciones». Opinión distinta de la del fiscal general, Avijai Mandelblit, quien ordenó el procesamiento y lidera las investigaciones de los casos abiertos contra el matrimonio. Este «escándalo de la residencia» avanza de forma paralela a otros en los que está inmerso el político más importante del país y que afectan también a su esposa, que ya ha sido interrogada en el Caso 4000 o Caso Bezeq. La Policía trata de averiguar si Netanyahu presionó para garantizarse una cobertura informativa favorable por parte de Walla, portal de noticias propiedad de Shaul Elovitch, principal accionista de Bezeq, el gigante de las telecomunicaciones en el país. A cambio, le habrían ofrecido favores gubernamentales que podrían haberle reportado millones de dólares a su compañía, según la prensa local. De sobornos a fraude La sombra de la corrupción acorrala al matrimonio Netanyahu y cada vez que se producen avances en alguno de los casos abiertos es tema central de atención para los israelíes. En marzo, la Policía aseguró disponer de pruebas suficientes para inculpar al primer ministro de aceptar «sobornos, de fraude y abuso de confianza». El dirigente conservador se muestra desafiante y cada vez que se ponen sobre la mesa estas acusaciones aprovecha para proclamar su inocencia y denunciar que es víctima de lo que llama «caza de brujas», algo que hace extensible a su esposa. Mientras la oposición espera que la corrupción acabe con la carrera política del primer ministro, este asegura que no solo no piensa dimitir, sino que se presentará a las próximas elecciones, previstas para noviembre de 2019, y las ganará. Y en la foto de la victoria no faltará su inseparable Sara.
21-06-2018 | Fuente: elpais.com
El juez rechaza procesar ?de momento? a Rato por cobrar comisiones de contratos de publicidad de Bankia
El ministerio público acusa de corrupción entre particulares al expresidente de la entidad
21-06-2018 | Fuente: elpais.com
El fiscal pide juzgar a Rato por cobrar 835.000 euros en comisiones de contratos de publicidad de Bankia
El ministerio público acusa de corrupción en los negocios al expresidente de la entidad
21-06-2018 | Fuente: abc.es
El ala radical del chavismo impone a Maduro el regreso de Cabello
El exnúmero dos del régimen parece recuperar su poder en el Gobierno de Nicolás Maduro. El ala más radical del chavismo ahora presidirá la «ilegítima» Asamblea Nacional Constituyente (ANC) bajo las órdenes de Diosdado Cabello. Alejado durante más de tres años de cargos importantes, manteniéndose únicamente como vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y en su escaño como diputado de la Asamblea Nacional -y después en la Asamblea Constituyente-, Maduro lo acaba de rescatar para la primera fila. Así el martes fue nombrado presidente de la Constituyente, en sustitución a Delcy Rodríguez, que fue aupada a la vicepresidencia de la República la semana pasada. Durante la ceremonia en el Palacio Federal Legislativo, Diosdado Cabello, acompañado de su esposa Marleny Contreras, recién designada ministra de Obras Públicas, y su hija, Daniela Cabello, fue presentado como candidato único y contó con el absoluto respaldo de los más de 500 parlamentarios chavistas para ocupar la presidencia de la junta directiva de la ANC, repitiendo así la liturgia de su gran referente «su hermano pueblo de Cuba». El debate, que duró casi dos horas, se tornó en una efusiva manifestación de elogios al dirigente oficialista. Este nombramiento sitúa a Cabello en una situación de superioridad sobre el propio Ejecutivo venezolano. «Cuando ellos crearon esta instancia, ilegal e inconstitucional, Maduro se presentó como un subordinado de la Constituyente. Y el PSUV lo reafirmó, diciendo que para el partido la ANC era el órgano máximo», explica a ABC David Smolansky, exalcalde opositor inhabilitado y en el exilio. Smolansky, destituido por la ANC y con orden de arresto en Venezuela, asegura que es una transacción de poder interna del partido oficialista. «Hay una parte del chavismo que está molesto con las decisiones que ha tomado Maduro a partir de las elecciones, por eso tuvo que ceder poder a Cabello», enfatizó. Mitos y leyendas Para otros expertos el regreso del exnúmero dos al poder lo que persigue es demostrar la unidad del régimen, sobre todo en el PSUV, y generar estabilidad ante toda la información publicada sobre el destierro de uno de los hombre más poderosos del chavismo. Carlos Raúl Hernández, doctor en ciencias políticas, argumenta que «la utilidad de la decisión del gobierno de recuperar a Diosdado es acabar con los mitos y las leyendas de una confrontación entre Maduro y Cabello. Él ha ocupado todos los cargos importantes; está ahí ahora para cumplir con las arbitrariedades del régimen». Por su parte, la abogada defensora de Derechos Humanos, Tamara Sujú, manifestó en su cuenta de Twitter que la designación de Cabello «es un premio por la incautación de dinero por parte de Estados Unidos». Sobre el papel, Diosdado Cabello ocupa el segundo cargo de mayor poder de Venezuela después del Ejecutivo de Nicolás Maduro. La Constituyente le arrebató el pasado 9 de agosto de 2017 las funciones a la Asamblea Nacional, vigente, pero deslegitimada por el Tribunal Supremo al dictar en desacato al órgano lesgilativo con mayoría opositora. En su primer discurso como presidente de la Constituyente, Cabello juró hacer «lo que tenga que hacer» para cumplir con su labor. Asimismo pidió el apoyo para salir adelante y para que la ANC pueda ponerse a la altura de las expectativas del pueblo. El cambio de liderazgo genera cierta inquietud en la oposición, ya que supone una radicalización en el régimen, a lo que se suma el temor de que la principal función de Cabello sea la de poner en marcha una nueva Constitución para Venezuela, a la medida de Nicolás Maduro. El nuevo presidente del Parlamento «ilegítimo» ya participó en el proceso Constituyente de Hugo Chávez en 1999. Recientemente el Tesoro de Estados Unidos acusó y sancionó a Cabello de diversos cargos de corrupción, narcotráfico y lavado de activos. Además, señaló que junto a su esposa y a su hermano, José David Cabello formó una «red de corrupción». Además de las sanciones aplicadas por la UE.
19-06-2018 | Fuente: abc.es
Iván Duque: «No tengo odios , ni venganzas ni represalias»
Los discursos de la noche electoral en Bogotá fueron extremadamente reveladores. Iván Duque hizo un llamado a la unidad del país, «quiero ser el presidente que le dio amor a todos»; tendió la mano a los derrotados, «no tengo odios, ni venganzas, ni represalias»; reivindicó «una paz con Verdad, Justicia, reparación y no repetición» añadiendo que «hay que superar la fractura de la paz que nos dividió en amigos y enemigos», y reivindicó a «los héroes de Colombia, nuestras Fuerzas Armadas». Fue el discurso de un presidente, aparentemente mucho más maduro de los 41 años que recoge su cédula de ciudadanía, que advirtió que no puede hacer milagros, pero que tiene claro que en política no se pueden imponer los intereses personales. Y señaló lo que probablemente sea la bandera de su Presidencia: «la lucha frontal contra la corrupción». Frente al discurso de paz e integración del candidato de la derecha, el de la izquierda hizo uno de odio y exclusión. Sólo cuando llevaba diez minutos de diatriba reconoció de pasada la victoria de Duque sin felicitarlo ni nada parecido. Fue una mención como quien reconoce que esta mañana llovió un poco. Lo que, no obstante, sirvió como argumento para que en los medios de comunicación se le atribuyese el haber reconocido su derrota. Antes al contrario, Petro reivindicó no haber sido derrotado porque había conseguido los votos de «ocho millones de ciudadanos libres» lo que debe de significar que los 10,3 millones que votaron por Duque estaban prisioneros -al menos mentalmente. A lo largo del discurso de Petro abundaron las mentiras que tanto han caracterizado el discurso de su campaña. Así, afirmó que ellos nunca habían matado. Sus votantes más jóvenes quizá no sabrán lo que pasó el 5 de noviembre de 1985, pero la mayoría de los colombianos no olvida que ese día el M-19 de Petro asaltó el Palacio de Justicia. En el consiguiente enfrentamiento murieron 98 personas, incluyendo 11 magistrados. Pelillos a la mar. O cuando explicó la razones de su victoria en Bucaramanga este domingo, lo que tenía un pequeño problema técnico: Petro sacó en Bucaramanga el 36 por ciento de los votos y Duque el 57. Un detalle menor. Viva la democracia Sus seguidores aclamaban a Petro y proferían gritos de «¡Resistencia!», especialmente cuando el candidato derrotado por la mayor votación de la historia de Colombia afirmó que «a Duque no le vamos a permitir que cumpla su programa» y le exigió que implementara el del propio Petro. Viva la democracia. Gustavo Petro hizo en la noche del domingo el discurso demagógico perfecto, que recordaba milimétricamente a los de Hugo Chávez en su primera campaña electoral victoriosa de diciembre de 1998. Esta vez esa retórica no le ha servido para alcanzar la victoria porque en Colombia hoy la situación no se parece nada a la de Venezuela en 1998. Además, es difícil disimular la realidad de la República vecina, desde la que llegan miles de refugiados cada día. Y las redes están plagadas de discursos de Petro exaltando a Hugo Chávez. Es cierto que Petro ha cambiado el discurso, mas parece una reforma un tanto precipitada e inverosímil. Pero su candidatura ha sido mimada por la mayor parte de los comentaristas políticos, que ni siquiera le han cuestionado el giro dado en su mensaje entre la primera vuelta y la segunda. Petro se ha quejado, con razón, de que Duque no le aceptara un debate en la segunda vuelta frente a las docenas que tuvieron en la primera. Pero el debate más interesante lo podía haber protagonizado el propio Petro sin rival, enfrentando sus posiciones radicales de la primera vuelta frente a sus posiciones más moderadas en la segunda.
18-06-2018 | Fuente: abc.es
Alemania pasa del 7 al 86 por ciento de apoyo a deportaciones forzosas en tres años
«Es una cuestión de humanidad, podemos demostrar que somos un pueblo solidario y es un buen ejemplo para mi hijo, para que entienda que sí podemos hacer algo por mejorar el mundo». Así explicaba Laura en octubre de 2015 la decisión de acoger en su casa a un refugiado sirio, Kahlil Sehja, de 33 años y de profesión odontólogo. Sus fotos aparecieron en los periódicos, junto a la vecina Helga, que acudía por las tardes a dar a Kahlil clases de alemán y a voluntarios de la pequeña ciudad de Kandel, en el sureste de Alemania, que organizaron rifas y venta de pasteles para enviar dinero a la mujer y los dos hijos de Kahlil, que también deseaban venir también a Alemania. Millones de alemanes se volcaron aquel verano en una ingente operación de acogida, al igual que los habitantes de Kandel, en medio de un gran consenso social a favor del criterio humanitario. En esa misma ciudad, cerca de Stuttgart, han tenido lugar el pasado fin de semana agrias manifestaciones en contra de la presencia de refugiados. «¡Marchad a casa! ¡Fuera! ¡No os queremos aquí!», gritaban, desaforados, los manifestantes. Se habían tomado la molestia de traducir a distintos idiomas sus agresivas consignas, que aparecían en las mismas pancartas que hace solo tres años se podían leer mensajes de bienvenida: «¡marchad a vuestros países y no volváis nunca!». «Refugees go home». El paso sociológico del «wellcome regufees» al «refugees go home», un proceso sociológico que afecta a una parte no desdeñable de la opinión pública alemana, no ha tenido lugar por arte de birlibirloque, sino que se ha ido fraguando a base de acontecimientos inasumibles para el país. El primer gran aldabonazo lo recibió en los primeros días de enero de 2016, cuando los medios de comunicación alemanes apenas eran capaces de publicar el dato: más de mil mujeres alemanas habían sido víctimas de violaciones, abusos sexuales y robos durante la celebración de fin de año en la ciudad de Colonia. Cambio de opinión La cifra se ampliaba si se iban sumando los ataques en otras ciudades, que seguían el mismo patrón, ajeno hasta entonces a la realidad alemana: hordas de docenas o cientos de hombres cantando y bailando rodeaban a una o varias víctimas durante los abusos de forma que sus gritos quedaban ocultos bajo el bullicio y los delitos eran cometidos incluso a docenas de metros de los agentes de policía. Las autoridades alemanas se esforzaron entonces por evitar que las palabras refugiados y delincuencia fueran asociadas directamente, puesto que, efectivamente, se trata de una injusticia para la mayoría de los refugiados. Pero solo un año después llegó un golpe más fuerte que echaría por tierra todos esos esfuerzos. El 20 de diciembre de 2016, un refugiado paquistaní, Anis Amri, estrelló un camión contra uno de los más populares mercaditos navideños de la capital alemana, causando doce muertos y medio centenar de heridos. Tenía planes, además, para atentar también en la céntrica Alexanderplatz y en el Lustgarten, frente a la catedral, según pudo saber meses después la Fiscalía General. Un goteo de atentados de diferente envergadura ha ido poniendo de manifiesto que entre el millón y medio de refugiados se colaron muchos con intenciones perversas. La avalancha de llegadas desbordó a los organismos encargados de la tramitación de asilo. Muchos refugiados ingresaron sin papeles, resultaba imposible para las autoridades siquiera su identidad o su auténtica nacionalidad. Tráfico en la red Todavía en otoño pasado, Europol identificó centenares de cuentas en las redes sociales en las que se trafica con documentos y a través de las cuales se podían adquirir pasaportes legales a partir de 500 euros. La policía registró el año pasado 554 casos de este tipo de suplantación de identidad para ingresar en Alemania, frente a los 460 de 2016. Los de 2015 quedaron sin recuento. Además están los casos de corrupción, como la oficina de Bremen que tramitó unas 1.200 solicitudes de asilo que no deberían haber pasado pero que fueron engrasadas con sobornos, un caso que sigue en los tribunales. Este rosario de decepciones ha ido volcando la percepción de los refugiados por parte de la opinión pública, al tiempo que ascendía hasta entrar en el Bundestag con el 12% de los votos el partido antieuropeo y anti extranjeros Alternativa para Alemania (AfD). El último desgarro ha sido la violación y estrangulamiento de Susanne, una niña de 14 años víctima de un refugiado irakí, que huyó a su país tras cometer el crimen junto con sus padres y sus cinco hermanos. Todos ellos vivían de la ayuda social en Alemania. Si en octubre de 2015 solo el 16% de los alemanes se declaraba en las encuestas a favor del cierre de fronteras, hoy el 65% la considera necesaria, mientras que el 86% quiere que el ejército participe en las deportaciones. En Kandel, un juez ha ordenado prisión para un refugiado afgano que mató a cuchilladas en un local comercial a su ex novia, una adolescente alemana de 15 años. El asesino había llegado a Alemania como menor refugiado no acompañado, había sido escolarizado y estaba a punto de acceder a su primer empleo cuando delante de unas veinte personas le clavó a la chica un cuchillo de cocina de quince centímetros porque no deseaba mantener relaciones con él.
1
...