Infortelecom

Noticias de corea del norte

01-06-2018 | Fuente: abc.es
Trump confirma la cumbre con Kim Jong-un en Singapur el 12 de junio
Las conversaciones previas a la posible entrevista entre Donald Trump y Kim Jong-un se han convertido en un pulso con discrepancias cada vez más precisas. Pero hoy parecían coronarse con éxito tras la visita a la Casa Blanca de la «mano derecha» del dictador norcoreano. Después de una hora de entrevista, el presidente Trump anunció a la prensa que su encuentro con Kim tendrá lugar -como estaba previsto en un principio- el próximo 12 de junio en Singapur. Aunque la información filtrada ha sido escasa, los protagonistas de tres días de charla cara a cara, con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el hombre de confianza de Kim, el general Kim Yong-chol, a la cabeza, confirmaron que Corea del Norte está muy interesado en que se celebre la cumbre. También se desprende de las reuniones que el régimen pretende eludir, por encima de todo, cualquier imagen de debilidad si finalmente termina entregando su arsenal nuclear, según fuentes cercanas al proceso. El portavoz del régimen habría transmitido que la «oferta» norteamericana de seguridad y ayuda económica a cambio de la buscada desnuclearización choca con «el orgullo y el poder» en los que basa Kim Jong-un su férreo control de Corea del Norte. La piedra de toque La confirmación por parte de Trump de que la cita tendrá lugar este mes en Singapur es, sin duda, un gran progreso; pero todo lo demás está rodeado de dudas. El guiño que utilizó el dictador para emprender el acercamiento a la comunidad internacional y a Estados Unidos, su voluntad de contribuir a desnuclearizar completamente la península de Corea, continúa siendo el asunto esencial para un eventual proceso de paz. Aunque hasta ahora Trump ha insistido en argumentos económicos y de protección del régimen para que Pyongyang acepte un avance, el tiempo aún carga de razón a los escépticos, que siempre han puesto en duda que Kim vaya a transigir con la renuncia a su arsenal nuclear. Es la piedra de toque que ha impregnado todas las conversaciones con Corea del Norte las últimas décadas, y siempre con un decepcionante final. En estos tres días de conversaciones con la delegación norcoreana, Pompeo se ha mostrado inflexible en la exigencia de que el régimen lleve a cabo «un proceso de desnuclearización completo, verificable e irreversible». Optimismo y cautela Hoy fue un día largo para la gestión de los preparativos de una posible salida al conflicto, que tiene visos de acaparar el fin de semana del presidente. El domingo, mientras el lugarteniente de Kim esté volando hacia Pyongyang, Trump mantendrá diversas reuniones con su equipo de expertos y asesores en el retiro de Camp David. A última hora de hoy llegó al mítico refugio de los presidentes de Estados Unidos después de haber mantenido un encuentro con Kim Jong-chol en la Casa Blanca. Es la primera vez que un alto cargo norcoreano pisa el Despacho Oval después de 18 años. La reunión tuvo lugar con la carta del dictador norcoreano como referencia, en la que además de reiterar su voluntad de mantener la entrevista con su homólogo norteamericano, renuncia a comprometer más concesiones. Aunque dentro de un tono cordial, recuperado tras la última quiebra de confianza, según distintas fuentes. Pese a todos los inconvenientes, Trump mantenía hoy su optimismo sobre los resultados reales que arrojará su cita con Kim en Singapur. En su mentalidad pragmática, está convencido de que, tarde o temprano, Kim Jong-un aceptará «la mejor opción para el futuro de su país», después de que las sanciones de la comunidad internacional pusieran la economía norcoreana contra las cuerdas. Es el principal motivo por el que el dictador buscó una salida, según reconoce la gran mayoría de expertos. En cuanto al otro eje de rotación que podría avalar un futuro acuerdo con el régimen, la Casa Blanca está determinada a garantizar a Kim una protección completa para el momento entregue su arsenal nuclear. Su gran temor es la que se ha dado en llamar la «solución a la libia», de la que fue víctima Muammar El Gadafi años después de que se comprometiera con la comunidad internacional. La sola apelación a esa posibilidad por el vicepresidente Pence provocó una furibunda reacción por parte de Pyongyang que dio al traste con el inicio del proceso de conversaciones, ahora retomado.
01-06-2018 | Fuente: elpais.com
Trump anuncia que celebrará la reunión con Kim Jong-un el 12 de junio en Singapur
El emisario de Corea del Norte entrega al presidente una carta de Kim Jong-un
01-06-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un reitera su compromiso con la desnuclearización de la península de Corea
El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha reiterado este viernes su compromiso con la desnuclearización de la península de Corea durante su encuentro con el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov. Según las informaciones facilitadas por la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA, Kim ha mostrado durante la reunión su deseo de que se ponga en marcha un «proceso por fases» para solucionar la situación, tal y como ha recogido la agencia surcoreana Yonhap. Así, ha recalcado que «la voluntad de Corea del Norte a favor de la desnuclearización de la península sigue sin cambios, coherente e inamovible» y ha abogado por un diálogo «efectivo y constructivo». Las informaciones han surgido horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresara su confianza en que «en algún momento» conseguirá alcanzar un acuerdo con Kim para la «total desnuclearización» del país. Kim y Lavrov han acordado además celebrar una cumbre bilateral este año, así como incrementar los intercambios y la cooperación entre Corea del Norte y Rusia, según la agencia británica de noticias Reuters. Por su parte, el ministro de Exteriores ruso ha expresado el «apoyo total» de Moscú a «la postura y determinación de Corea del Norte respecto a su cumbre con Estados Unidos y a la desnuclearización de la península», mostrando su deseo de que «tenga éxito». Las informaciones han surgido horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresara su confianza en que «en algún momento» conseguirá alcanzar un acuerdo con Kim para la «total desnuclearización» del país. «Me gustaría conseguirlo en una reunión», ha declarado en una breve entrevista concedida a Reuters a bordo del Air Force One en un viaje a Texas para recaudar fondos. «Pero algunas veces no es así cómo funcionan las cosas», ha subrayado, indicando que podrían hacer falta dos o incluso tres reuniones. «Lo conseguiremos en algún momento», ha sostenido, afirmando que Kim «también quiere verlo» hecho, ya sea con «buenas maneras» o por «el camino difícil». «Y seré muy feliz cuando ese día llegue, cuando podamos retirar las sanciones y tener buenas relaciones con toda la península coreana», ha aseverado. Trump ha explicado que su objetivo es la «total desnuclearización» del país, lo cual implica tanto el programa atómico en sí mismo como el de misiles balísticos. «Me gustaría que fuera en tan rápido como fuera posible», ha dicho reconociendo sin embargo que técnicamente desmontar la maquinaría norcoreana podría llevar tiempo. El presidente estadounidense ha mantenido viva así la posibilidad de encontrarse con Kim el 12 de junio en Singapur, a pesar de que la semana pasada canceló el cara a cara por el reciente intercambio de reproches entre los gobiernos estadounidense y norcoreano. Las administraciones han continuado los contactos para hacer realidad dicha cita. El secretario de Estado, Mike Pompeo, se ha reunido entre el miércoles y el jueves en Nueva York con el emisario de Kim, Kim Yong Chol, para explorar las posibilidades de éxito. «Estamos en la buena dirección», ha dicho Pompeo en la rueda de prensa que ha ofrecido al término de sus reuniones con el representante norcoreano. No obstante, ha ratificado que «el camino no será directo». «Esperamos, sinceramente, que Kim Jong Un comparta esta positiva visión sobre el futuro», ha declarado. El propio Trump ha avanzado a Reuters que espera la visita de Kim Yong Chol para el viernes con una carta del líder norcoreano dirigida al mandatario norteamericano.
01-06-2018 | Fuente: elpais.com
Lavrov se reúne con Kim Jong-un en Pyongyang y le invita a viajar a Rusia
El líder de Corea del Norte elogia que Vladímir Putin "contrarreste la hegemonía de Estados Unidos" y dice que se compromete con la desnuclearización de la península coreana
31-05-2018 | Fuente: elpais.com
Lavrov se reúne con Kim Jong-un en Pyongyang y le invita a viajar a Rusia
El líder de Corea del Norte elogia que Vladímir Putin "contrarreste la hegemonía de Estados Unidos"
31-05-2018 | Fuente: abc.es
La mano derecha de Kim Jong-un se reúne con Pompeo para preparar la gran cumbre
El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se ha reunido este miércoles con Kim Yong-chol, un enviado del Gobierno de Corea del Norte, en el marco de los preparativos de la cumbre entre los líderes de ambos países que podría celebrarse el 12 de junio en Singapur. El jefe de la diplomacia de Estados Unidos ha mantenido una cena de trabajo en Manhattan durante unos 90 minutos con Kim Yong-chol, el vicepresidente del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, para preparar la reunión entre el líder norcoreano, Kim Jong Un, y el presidente estadounidense, Donald Trump, según la prensa estadounidense. Good working dinner with Kim Yong Chol in New York tonight. Steak, corn, and cheese on the menu. pic.twitter.com/1pu4K3oym7? Secretary Pompeo (@SecPompeo) 31 de mayo de 2018La cumbre está prevista para el 12 de junio en Singapur pero la semana pasada Trump anunció su cancelación en una carta y todavía no hay confirmación oficial de que el encuentro vaya a tener lugar en esa fecha y en esa ciudad. Kim Yong-chol llegó el miércoles al aeropuerto internacional JFK y se convirtió en el más alto cargo de Corea del Norte que visita el país desde el año 2000. Tras la cena de trabajo, Pompeo ha dicho en su cuenta de Twitter que ha sido un encuentro positivo. «Buena cena de trabajo con Kim Yong-chol en Nueva York esta noche», ha afirmado, en un mensaje acompañado por fotos de los dos saludándose y brindando en la mesa. Pompeo y el alto cargo norcoreano tienen una agenda llena de reuniones durante la jornada del jueves. La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, aseguró el miércoles que Estados Unidos «espera» que se celebre la cumbre de Trump con Kim en Singapur el 12 de junio. Conocido como la «mano derecha» de Kim Jong-un, Kim Jong-chol ha llegado a Estados Unidos con un mensaje personal del líder norcoreano, en un intento por reactivar el diálogo entre ambos países y confiramr la cita de Singapur.
30-05-2018 | Fuente: elpais.com
Rusia envía al jefe de su diplomacia a Corea del Norte
Serguéi Lavrov visita mañana Pyongyang en plenas negociaciones para la reunión entre Trump y Kim
29-05-2018 | Fuente: abc.es
El jefe del espionaje norcoreano, camino de EE.UU. para preparar la cumbre entre Trump y Kim Jong-un
Paradojas de la diplomacia moderna: aunque el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, canceló la semana pasada su cumbre en Singapur con el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, desde entonces no han cesado los contactos para organizarla. Con el encuentro aparentemente salvado gracias a la mediación del presidente surcoreano, Moon Jae-in, la Casa Blanca y el régimen comunista de Pyongyang lo están preparando en varios frentes. Mientras delegaciones de ambos países discuten la logística y seguridad en Singapur, el jefe del espionaje norcoreano, el general Kim Yong-chol, se dirige a Washington para ultimar los detalles de la cumbre, prevista para el 12 de junio en esa ciudad-Estado del Sudeste Asiático. Según informa la agencia surcoreana de noticias Yonhap, Kim Yong-chol ha llegado este martes a Pekín, donde se reunirá con altos cargos del régimen chino antes de volar mañana rumbo a Nueva York. Allí se entrevistará con el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, devolviéndole la reciente visita que este hizo a Corea del Norte. Dado el alto rango de ambos, se espera que cierren los flecos finales de esta esperada cumbre, que será histórica porque es la primera vez que sentará en una misma mesa a los dirigentes en activo de ambos países, rivales históricos desde la Guerra Fría. Con su viaje a EE.UU., el general Kim Yong-chol se convierte en el más alto cargo del régimen norcoreano en visitar EE.UU. desde el año 2000, lo que da buena muestra de las inexistentes relaciones entre los dos países por el desafío nuclear de Pyongyang. De 72 años, Kim Yong-chol es el vicepresidente del Comité Central del Partido de los Trabajadores y uno de los más estrechos colaboradores de Kim Jong-un. Durante los últimos meses, ha acompañado al joven dictador en sus más importantes reuniones con los dirigentes de Corea del Sur y China, así como en el encuentro con Mike Pompeo en Pyongyang. A finales de febrero, encabezó la delegación norcoreana que acudió a la clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en el Sur, donde se sentó en el palco de autoridades detrás de la hija del presidente estadounidense, Ivanka Trump. A pesar de prodigarse en estos quehaceres diplomáticos, su figura despierta muchos recelos porque el general Kim dirige los servicios secretos norcoreanos. Un puesto que le sitúa al frente de algunas de las operaciones más letales del régimen, como el bombardeo de la isla surcoreana de Yeongpyeong y el hundimiento de la corbeta «Cheonan» en 2010, donde murieron en total cincuenta personas. Aunque Pyongyang lo niega todo, también se sospecha que Kim Yong-chol está detrás de los «ciberataques» contra la productora Sony por su película satírica sobre el dictador Kim Jong-il en 2014. Por esos motivos, EE.UU. le ha impuesto sanciones personales al general Kim en 2010 y 2015, pero ahora es su interlocutor para celebrar la cumbre de Singapur. Sobre la mesa está la oportunidad de acabar con una de las más largas rivalidades de la Guerra Fría. Mientras EE.UU. le exige a Corea del Norte renunciar a su programa atómico para reintegrarse en la comunidad internacional y recibir ayuda económica, Kim Jong-un quiere garantías de seguridad de que la Casa Blanca no intentará derrocar su régimen comunista. Para ello, Pyongyang quiere normalizar sus relaciones con Washington y firmar un tratado de paz que ponga fin a la guerra de Corea, que concluyó en 1953 solo con un armisticio.
27-05-2018 | Fuente: abc.es
Moon Jae-in: «La cumbre del 12 de junio entre Corea del Norte y EE.UU. debe celebrarse»
«El presidente Kim Jong-un ha expresado claramente una vez más su compromiso con la completa desnuclearización de la península coreana siguiendo su promesa en la Declaración de Panmunjom y ha manifestado su voluntad de acabar la historia de guerra y confrontación a través del éxito de la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte». Con esta contundencia, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, ha resumido este domingo la reunión que ayer mantuvo por sorpresa con el joven dictador Kim Jong-un para salvar la cumbre del 12 de junio en Singapur, que Trump canceló abruptamente el jueves pero ahora está dispuesto de nuevo a celebrar. «Los dos dirigentes hemos acordado que la cumbre del 12 de junio entre EE.UU. y Corea del Norte debe celebrarse con éxito», informó Moon Jae-in sobre su encuentro con Kim Jong-un en una rueda de prensa televisada, según informa la agencia surcoreana de noticias Yonhap. En esta semana que ha sido una montaña rusa, el presidente surcoreano sigue haciendo todos los esfuerzos posibles para que Trump y Kim Jong-un se vean el próximo mes en Singapur. Tras años y años de constante tensión militar por los ensayos nucleares y de misiles de Corea del Norte, se trata de una oportunidad demasiado preciosa como para dejarla pasar de largo por las habituales bravuconadas de uno y otro. Superando el jarro de agua fría que se llevó el jueves tras la cancelación de la cumbre por parte de Trump, Moon Jae-in no se ha resignado y sigue mediando para que el encuentro se celebre como estaba previsto. Sin previo aviso, el sábado cruzó el Paralelo 38 para ver a Kim Jong-un en el puesto fronterizo de Tongil-gak. Dando buena cuenta de su sintonía con amplias sonrisas y efusivos abrazos, ambos se aliaron para acabar con los reproches y acusaciones mutuas que han envenenado la negociación. «Mientras el presidente Kim y el presidente Trump desean sinceramente el éxito de la cumbre entre EE.UU. y Corea del Norte, recalqué la necesidad de ambas partes de eliminar cualquier malentendido a través de la comunicación directa y de mantener el suficiente diálogo sobre los temas en la agenda que deben tratados en el encuentro», abogó Moon Jae-in, quien aseguró contar con el apoyo del régimen comunista de Pyongyang. Impulsor de la distensión Con estas gestiones diplomáticas, el presidente surcoreano vuelve a erigirse en el principal impulsor de la distensión con Kim Jong-un, que inició con el deshielo logrado a principios de año gracias a los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en su país. Además de protagonizar una cumbre histórica con Kim Jong-un hace justo un mes, Moon ha sido el intermediario entre el régimen norcoreano y la Casa Blanca. A principios de esta semana, viajó hasta Washington para reunirse con Trump, quien el jueves canceló súbitamente la cumbre de Singapur horas después de que Pyongyang destruyera su silo de pruebas nucleares. Desde entonces, el presidente estadounidense ha reculado y ahora vuelve a mostrarse abierto al diálogo. «Mientras le explicaba (a Kim Jong-un) el contenido de mi encuentro con el presidente Trump, también le comuniqué que él estaba firmemente decidido a acabar con la relación hostil de su país con Corea del Norte y mejorar la cooperación económica si el presidente Kim tomaba una decisión sobre su completa desnuclearización y la implementaba», explicó Moon. En su opinión, «el presidente Kim Jong-un afirmó claramente una vez más que su compromiso por la completa desnuclearización sigue firme», pero duda «si puede confiar en la promesa de EE.UU. de acabar con su relación hostil y garantizar la seguridad de Corea del Norte una vez que se desnuclearice». Para renunciar a su programa atómico, Kim Jong-un lleva demandando desde el principio que Trump le garantice que no va a intentar derrocarlo. Por ese motivo, la propuesta de desnuclearización «a la libia» propuesta por la Casa Blanca ha enturbiado la negociación con Corea del Norte. A cambio de renunciar a sus armas nucleares, EE.UU. ofrece a Pyongyang ayuda económica y normalización de sus relaciones. Pero, teniendo en cuenta que Gadafi fue derrocado por una revolución años después de deshacerse de su programa nuclear, un modelo «a la libia» es lo último que quiere Kim Jong-un. Tal y como reconoció Moon Jae-in, lo que ha provocado la última disputa entre ambas partes ha sido la incertidumbre de Pyongyang sobre las garantías de seguridad de Washington. Para evitar que eso vuelva a ocurrir, abogó por la comunicación directa entre Trump y Kim Jong-un, quienes vuelven a tener ante sí la oportunidad de celebrar la cumbre histórica de Singapur el próximo 12 de junio.
27-05-2018 | Fuente: abc.es
China apoya la reunión entre Trump y Kim Jong-un
China espera que la reunión entre Estados Unidos y Corea del Norte, que inicialmente estaba planificada para el próximo 12 de junio en Singapur, pueda llevarse a cabo como estaba previsto y sea un éxito, destacó hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores. «China apoya firmemente a los líderes de EEUU y Corea del Norte en sus reuniones y espera que la cumbre prevista sea exitosa y traiga paz a la península de Corea y buenas noticias para el mundo», afirmó Lu Hao, portavoz de ese Ministerio, en un comunicado. Según Lu, China espera que ambos países «aprecien la distensión en el diálogo en la península, mantengan la paciencia, tengan buena voluntad, avancen y continúen trabajando para resolver preocupaciones comunes a través del diálogo», lo que promoverá la desnuclearización de la península de Corea. Además, el portavoz valoró la «actitud positiva» que las partes han mostrado en la búsqueda de la desnuclearización y celebró el «espíritu de diálogo, reconciliación y cooperación» que las dos Coreas personificaron en la declaración de Panmunjom y en las dos reuniones que han mantenido. «Las relaciones han jugado un papel positivo en la promoción y consolidación del impulso para el alivio de tensión en la península», subrayó. Abogó también por el «contacto directo» entre las partes, «crucial» para que se resuelva el asunto nuclear, y apuntó que China, como vecino cercano de las dos Coreas, tiene el objetivo de lograr la desnuclearización de la península, mantener la paz y estabilidad, y resolver el conflicto. El presidente estadounidense, Donald Trump, llegó a anunciar la cancelación de la cumbre prevista en Singapur el 12 de junio, pero hoy dijo que trabaja para que se celebre, tras la reunión entre el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in, la segunda en un mes. Kim y Moon se reunieron ayer por sorpresa y en secreto en la frontera intercoreana para tratar la celebración del encuentro. La reunión entre Kim y Trump supondría el primer encuentro de la historia entre los líderes de EEUU y Corea del Norte, tras casi 70 años de confrontación y más de un cuarto de siglo de fallidas negociaciones.
...
7
...