Infortelecom

Noticias de corea del norte

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Así vive una familia española en Guam, la isla amenazada por Kim Jong-un
En Guam, la isla estadounidense que el régimen de Corea del Norte ha amenazado con bombardear en respuesta a las últimas sanciones de la ONU, se encuentra Maru Díaz. Esta madre de una familia misionera es una de las habitantes españolas de este territorio militarmente estratégico dada su posición en el Pacífico Occidental. «No mires el fogonazo o la bola de fuego, podría dejarte ciego», se informaba a la población en la isla sobre la posibilidad de que una explosión sorprenda a la población a descubierto. Y ante las amenazas de Kim Jong-un, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que responderá en caso de ataque con «un fuego y una furia nunca vistos hasta ahora en el mundo». «Llegamos en el 2006 cuando el Papa Benedicto XVI nos envió como misioneros católicos. Llevamos ya once años anunciando a Jesucristo en el Pacífico. Vinimos con tres hijos, -la primera que nació en Guam lo hizo con Síndrome de Down- y ahora tenemos diez», contaba Maru Díaz en «La Tarde de COPE». Escúchalo en COPE Escucha la entrevista completa a Maru Díaz en «La Tarde» http://www.cope.es/audios/tarde/maru-diaz-madre-una-familia-espanola-isla-guam-tarde_407169 Guam fue colonia española hasta 1898 y es uno de los «territorios no incorporados» de Estados Unidos. Eso la convierte en el blanco perfecto para el gobierno de Pyongyang. «No sé si estamos locos por esta misión tan peculiar, pero la verdad es que nos sentimos muy tranquilos», asegura, antes de añadir: «Estamos muy contentos por vivir en nuestro paraíso. Nuestra vida no está en nuestras manos, así que estamos confiados». Díaz ha relatado en COPE que «la gente es muy relajada, están todos muy tranquilos, viven con su playa, sus paseitos, compran comida y hacen sus barbacoas». Por suparte, su hija mayor, Lucía, asegura que su familia «se toma muy en serio las amenazas». «Antes ha habido más y no ha pasado nada», confiesa, aunque reconoce después que en el colegio hay aulas en las que se llevan a cabo protocolos de seguridad. «Enseñan, por ejemplo, que en caso de bombardeo tienen que ir al baño y tapar las ventanas con plástico».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Estados Unidos y Japón estrechan su alianza militar ante la amenaza de Corea del Norte
Las autoridades de Estados Unidos y Japón han llegado este jueves a un acuerdo en materia de defensa para hacer frente a la creciente amenaza que supone Corea del Norte en la región, según han informado fuentes del Gobierno estadounidense tras el encuentro que ha tenido lugar en Washington entre el ministro de Defensa japonés, Itsunori Onodera, y su homólogo estadounidense, Jim Mattis. Onodera ha indicado que «en la reunión hemos llegado a un acuerdo para incrementar la presión y reforzar las capacidades de la alianza». La Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha expresado en varias ocasiones su temor ante aumento del programa nuclear de Pyongyang, que anunció la semana pasada su intención de atacar con misiles la isla de Guam: «A la luz de la amenaza norcoreana, hemos llegado a la conclusión de que es muy importante fortalecer el compromiso para lograr una disuasión», ha manifestado el ministro nipón. El secretario de Estado, Rex Tillerson, que también ha acudido al encuentro, ha destacado la necesidad de dialogar con Corea del Norte siempre y cuando resulte significativo: «Nuestro esfuerzo busca que se comprometan a poner en marcha una serie de conversaciones y que tengan en cuenta que ese diálogo llevará a algo diferente que las conversaciones que hemos mantenido en el pasado», ha aseverado. En 2005, las autoridades norcoreanas llegaron a un acuerdo con otros seis países para suspender su programa nuclear, unas negociaciones que se estancaron posteriormente.Trump ha alertado a Pyongyang de que se enfrentará al «fuego y la furia» si amenaza territorio estadounidense. «Aumentar las defensas» Japón busca ampliar su papel en el marco de la alianza con Estados Unidos para «aumentar las defensas», mientras que Washington «continúa desplegando todas sus capacidades en la zona», según ha señalado el Departamento de Estado en un comunicado. El Ministerio de Defensa japonés tiene la intención de introducir un sistema AEGIS de defensa contra misiles balísticos (BMD) para plantar cara a Corea del Norte en caso de que fuera necesario. Por su parte, el titular de Asuntos Exteriores nipón, Taro Kono, ha afirmado que el país reforzará su posición en respuesta a las amenazas de Pyongyang y destinará unos 500 millones de dólares (426 millones de euros) a la seguridad marítima en el este de Asia. Corea del Norte ha amenazado en varias ocasiones con atacar suelo japonés, donde se encuentran desplegados unos 54.000 efectivos del Ejército estadounidense. En caso de ataque contra la isla de Guam, los misiles tendrían que sobrevolar territorio japonés, lo que ha aumentado la preocupación de Tokio. La próxima semana, Corea del Sur y Estados Unidos llevarán a cabo una serie de ejercicios militares conjuntos en la zona a pesar de la oposición de los gobiernos de China y Corea del Norte.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte solicita a Hispanoamérica que no rompa relaciones
El gobierno de Kim Jong-un ha solicitado a varios paises de América del Sur que hagan oidos sordos a la petición del gobierno de Estados Unidos y que, de este modo, puedan seguir manteniendo relaciones «basadas en los principios de amistad, autosuficiencia y paz» Durante el viaje realizado por el vicepresidente estadounidense Mike Pence a Chile la semana pasada, este pidió abiertamente a naciones como Brasil, México o Perú que dejaran de mantener relaciones con el gobierno de Pyongyang. Ha sido un miembro de la cancillería norcoreana (citado hoy en un artículo de la agencia estatal KCNA) quien ha expresado que «semejante comportamiento coercitivo da muestra de un egoismo y arrogancia extremos por parte de Estados Unidos». Ha advertido también al resto de países de que estos «caeran víctimas del intervencionismo estadounidense» en caso de que accedan a las demandas de la administración del presidente Trump. Sin embargo, el Canciller chileno, Heraldo Múñoz, respondió a la petición de Pence argumentando que no piensa romper la «lejana» relación que mantiene su país con el régimen de Kim Jong-un. El político chileno dijo además que Corea del Norte ya cumple con los requisitos impuestos por la ONU; toda vez que la organización mundial obligó al país asiático el pasado 5 de agosto a pagar una dura penalización por el lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte amenaza otra vez con un «ataque» a EE.UU.
La tensión vuelve a la Península de Corea. La renuncia de Pyongyang a lanzar un misil contra la isla de Guam, el territorio estadounidense del Pacífico al que había apuntado después de algunos días de escalada verbal entre Donald Trump y el dictador Kim Jong-un, no fue más que un aplazamiento táctico. En un trazo más de su habitual línea de altibajos, el régimen norcoreano volvió a retomar las amenazas este domigo, la víspera de las maniobras militares conjuntas que llevarán a cabo los ejércitos de Estados Unidos y de Corea del Sur. Pyongyang amenaza con un «ataque sin piedad», transmitido a través de su diario oficial, el Rodong Sinmun. El mensaje del hermético Gobierno comunista denuncia en su editorial que las actividades militares en los que estadounidenses y surcoreanos ensayan sistemas de defensa, frente a la amenaza permanente de Corea del Norte, constituyen «un comportamiento imprudente que conduce la situación a una fase de guerra nuclear», del que culpan al presidente norteamericano, Donald Trump. Para los analistas, los mensajes que escribe este periódico están considerados la voz del régimen norcoreano. Washington y Seúl, cuyos ejércitos protagonizan todos los años por estas fechas maniobras conjuntas, que esta vez tendrán una duración de diez días, hasta el 31 de agosto, aseguran que sus actividades militares son «de naturaleza defensiva». La vuelta a la tensión esta semana se produce días después de que el régimen de Corea del Norte amenazara con enviar uno de sus misiles contra la isla de Guam. Después de la escalada de amenazas que protagonizaron ambos mandatarios, Trump logró doblegar momentáneamente a Kim Jong-un, cuyo régimen terminó aplazando el lanzamiento, que había programado para el 15 de agosto. Durante aquellos días de enfrentamiento, el presidente estadounidense envió este mensaje contundente a su homólogo: «Más le vale a Corea del Norte no amenazar más a Estados Unidos; de lo contrario, se encontrará con fuego y furia como nunca ha visto». Aunque Pyongyang respondió con ironía a las palabras de Trump y mantuvo su amenaza algunos días más, finalmente renunció a un ataque a Guam que habría supuesto «el comienzo de una guerra catastrófica», según advirtió el jefe del Pentágono, James Mattis. El secretario de Defensa, que inicialmente había utilizado un lenguaje agresivo frente a las amenazas norcoreanas, terminó situándose en la misma línea que el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson. Para algunos analistas, el responsable de la diplomacia estadounidense empleó esos días un lenguaje de «poli bueno», compaginado con el de «poli malo» que empleó Trump. En todo caso, aunque partidario del diálogo con Pyongyang, Tillerson siempre ha condicionado unas posibles conversaciones a una «inequívoca renuncia» del régimen a seguir desarrollando su carrera nuclear.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Pyongyang responderá «de manera despiadada» por las maniobras de Seúl y Washington
El ejército norcoreano ha amenazado hoy con responder de manera «despiadada» a las grandes maniobras que iniciaron el lunes Corea del Sur y Estados Unidos y que Pyongyang califica de «peligrosa provocación militar». El régimen de Pyongyang asegura que no podrá evitar llevar a cabo una «represalia despiadada» porque los aliados han ignorado sus advertencias para actuar «en la dirección correcta ante la actual situación y han llevado a cabo peligrosas provocaciones militares», en un texto que publica hoy la agencia de noticias KCNA. Corea del Sur y Estados Unidos iniciaron el lunes sus ejercicios Ulchi Freedom Guardian, en los que participan unos 67.500 soldados y que llegan después de una de las peores escaladas dialécticas de los últimos años entre Pyongyang y Washington. «No hay que olvidar que estamos observando atentamente, preparados y a la espera», advierte el texto, firmado por el representante militar norcoreano en la aldea fronteriza de Panmunjom. «Estados Unidos debería asumir toda la responsabilidad por los catastróficos resultados de sus imprudentes juegos de guerra ya que ha elegido la confrontación militar con nosotros», añade. Los ejercicios Ulchi Freedom Guardian, que son la mayor simulación bélica computerizada del mundo, duran hasta el próximo 31 de agosto y buscan ensayar respuestas conjuntas a una hipotética invasión del Sur por parte del Norte. Pyongyang sin embargo los considera un ensayo para atacar su territorio y ya el año pasado respondió lanzando a modo de prueba un misil balístico desde un submarino. Los ejercicios llegan justo después de que Estados Unidos y Corea del Norte escenificarán una de las peores escaladas retóricas de los últimos años. A principios de agosto Corea del Norte amenazó primero con atacar Estados Unidos en represalia por las sanciones de la ONU por sus recientes lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales, a lo que respondió con un tono inusualmente beligerante el presidente estadounidense, Donald Trump. Pyongyang reveló entonces un plan para bombardear el entorno de la isla de Guam, que alberga importantes bases de Estados Unidos, aunque la semana pasada templó algo los ánimos afirmando que observaría «un poco más» los movimientos de Washington antes de atacar, en una aparente referencia a estos ejercicios.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un ordena producir más motores de cohetes y cabezas de misiles
El líder norcoreano Kim Jong-un ha encargado durante una visita a un instituto científico militar la producción de más motores de cohetes de combustible sólido y cabezas de misiles, ha revelado hoy la agencia estatal KCNA. Kim dio las instrucciones en el Instituto de materiales químicos de la Academia de ciencia militar, de acuerdo con el medio oficial norcoreano, que no ha revelado cuando se produjo la visita. Este instituto fabrica las cabezas de los misiles balísticos intercontinentales y desarrolla materiales de compuestos de carbón para los motores de los cohetes. Corea del Norte busca enriquecer su arsenal desarrollando cabezas capaces de realizar correctamente la reentrada atmosférica y con sistemas de guiado que le permitan alcanzar un blanco. Desde hace años también busca desarrollar un mayor número de motores que funcionen con combustible sólido, que permite cargar los proyectiles más rápido y mantenerlos durante largas temporadas almacenados -por ejemplo, en silos subterráneos cuya localización es difícil detectar- y listos para disparar. Esta visita de Kim supone la primera «inspección pública» llevada a cabo por el líder norcoreano desde el pasado 14 de agosto, cuando visitó el comando de la Fuerzas Estratégicas del Ejército Popular de Corea, la unidad operativa de misiles del país. El pasado julio Corea del Norte efectuó el lanzamiento de prueba de dos misiles intercontinentales capaces de alcanzar territorio estadounidense, lo que desencadenó una fuerte escalada de tensión con el régimen de Pyongyang. Tillerson se muestra esperanzado Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, ha destacado el descenso de los ensayos nucleares por parte de Corea del Norte y ha indicado que esto podría significar que el camino para el diálogo se ha abierto entre Washington y Pyongyang. «No se ha producido ningún lanzamiento de misiles ni se ha llevado a cabo ninguna acción provocativa recientemente desde que adoptamos la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Corea del Norte», ha señalado Tillerson. «Esperamos que esto sea el principio de la señal que hemos estado buscando, la que demuestra que están preparados para disminuir las tensiones y los actos provocativos», ha añadido. La tensión sigue activa estos días ya que Corea del Sur y EE.UU. realizan hasta el 31 de agosto unas grandes maniobras militares que Pyongyang denuncia cada año como un ensayo para atacar su territorio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
China, decidida a hacer «esfuerzos» para tratar las diferencias con Corea del Sur
El presidente chino, Xi Jinping, ha dicho hoy que está dispuesto a hacer «esfuerzos conjuntos» con su homólogo surcoreano, Moon Jae-in, para «abordar adecuadamente las diferencias entre los dos países». La agencia oficial de noticias Xinhua ha informado de que el mandatario chino envió un mensaje de felicitación a Moon con motivo del 25 aniversario del establecimiento de los lazos diplomáticos entre ambos países. Las relaciones entre Seúl y Pekín han empeorado desde que comenzara en primavera de este año el despliegue del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD, siglas en inglés), ante la escalada armamentística del régimen de Corea del Norte. El sistema, instalado en territorio de Corea del Sur, está concebido por este país y por Estados Unidos para interceptar proyectiles norcoreanos y en opinión de China su colocación solo ha elevado la tensión en la región. Además, China considera que el sistema amenaza su seguridad ya que sus potentes radares podrían utilizarse para obtener información de sus instalaciones militares, por lo que ha advertido en numerosas ocasiones que tomaría medidas para proteger sus intereses. En su mensaje de hoy, Xi ha destacado que las relaciones entre China y Corea del Sur tienen «gran importancia» por lo que está dispuesto a unir esfuerzos con Moon para «consolidar la confianza política mutua, abordar adecuadamente las diferencias y promover un desarrollo estable y sano de las relaciones bilaterales». En los últimos meses las tensiones han llegado incluso a la población civil y los chinos han protagonizado sonados actos de boicot contra productos de Corea del Sur, especialmente contra los supermercados de la firma surcoreana Lotte, dueña de los terrenos donde el THAAD fue instalado. Hace una semana medios coreanos revelaron que durante un encuentro bilateral en el marco de la última cumbre del G20, celebrada el pasado mes de julio en Alemania, Corea del Sur propuso celebrar discusiones a tres bandas con China y Estados Unidos sobre el THAAD, una propuesta que no obtuvo respuesta por parte de Xi.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte dispara tres misiles de corto alcance al Mar de Japón
Violando de nuevo las resoluciones de la ONU que le prohíben este tipo de ensayos, Corea del Norte ha disparado tres misiles de corto alcance este sábado por la mañana (alrededor de la medianoche en España). A tenor del Ejército surcoreano y de las fuerzas de Estados Unidos en el Pacífico, dos de ellos han recorrido unos 250 kilómetros antes de estallar en pleno vuelo y caer en el Mar de Japón. Según informa la agencia estatal de noticias surcoreana Yonhap, el tercero ha estallado inmediatamente tras ser lanzado desde los alrededores de Gitdaeryong, en la provincia de Gangwon. El régimen del joven dictador Kim Jong-un protesta de esta manera contra las maniobras militares conjuntas que, como todos los veranos, llevan a cabo Estados Unidos y Corea del Sur. Unos ejercicios militares que, denominados Ulchi Freedom Guardian (UGF), Pyongyang considera un simulacro de invasión y suelen avivar la tensión en el Paralelo 38. Mientras los expertos analizan las características de estos nuevos misiles, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha convocado una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Azul, su residencia oficial en Seúl. Este último ensayo de proyectiles balísticos tiene lugar un mes después de que el régimen estalinista norcoreano probara su segundo misil intercontinental, en teoría capaz de llegar a Estados Unidos. Un alarde de fuerza que disparó la tensión con el presidente Trump, quien amenazó con atacar a Corea del Norte si Kim Jong-un se atrevía a disparar sus misiles intercontinentales en dirección a la isla estadounidense de Guam, en el Pacífico. Aunque finalmente no lo hizo, este nuevo ensayo norcoreano desafía otra vez a la Casa Blanca, que creía haber detenido las provocaciones de Kim Jong-un gracias al aumento de la presión internacional. El martes, el secretario de Estado, Rex Tillerson, se congratuló de «ver que el régimen de Pyongyang ha demostrado cierto grado de contención que no habíamos presenciado en el pasado». Con cautela, el presidente Trump también confió en la posibilidad de reabrir el diálogo con Corea del Norte al asegurar que Kim Jong-un «está empezando a respetarnos». Pero este último lanzamiento de misiles vuelve a dinamitar las esperanzas de una cierta distensión y demuestra que Corea del Norte seguirá rebelándose contra la creciente presión internacional, reforzada tras la imposición de nuevas sanciones que pretenden asfixiar la financiación de su programa militar.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU., Corea del Sur y Japón piden una reunión del Consejo de Seguridad por el misil
Las misiones en la ONU de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón solicitaron hoy una reunión urgente del Consejo de Seguridad en respuesta al nuevo lanzamiento de un misil norcoreano que sobrevoló territorio japonés antes de caer en el Pacífico. La petición de estos tres países fue hecha pública en la cuenta oficial de Twitter de la misión japonesa en Naciones Unidas, sin dar más detalles. Además de solicitar la reunión urgente del máximo órgano de la ONU, el gobierno de Corea del Sur reaccionó a la nueva prueba balística de Pyongyang desplegando cuatro cazas F-15K que lanzaron bombas sobre un objetivo situado cerca de la frontera desmilitarizada que separa a las dos Coreas (DMZ). Portavoces de las fuerzas surcoreanas advirtieron también de que Corea del Norte se enfrentará a represalias si continúa con sus ensayos armamentísticos, y señalaron que el nuevo test supone "otra flagrante violación" de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. Por su parte, el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, mantuvo una conversación telefónica con el presidente estadounidense, Donald Trump, en la que ambos acordaron ejercer aún más presión sobre Pyongyang tras su nuevo lanzamiento de un misil. El de hoy es el decimotercer lanzamiento de un misil balístico por parte de Pyongyang en lo que va de año, el primero de los cuales, realizado el 4 de julio, llevó a que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara un paquete de nuevas sanciones contra Corea del Norte. El misil de hoy, disparado desde las proximidades de la capital norcoreana, es el primero desde 2009 que ha sobrevolado Japón, tras lo que recorrió una distancia superior a 2.700 kilómetros y cayó en el mar a unos 1.180 kilómetros del cabo de Erimo, en el extremo nororiental del archipiélago japonés. El nuevo ensayo armamentístico tuvo lugar después de que el sábado Pyongyang lanzara tres proyectiles balísticos de corto alcance a las aguas del mar de Japón, y tras probar el mes pasado dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM).
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Corea del Norte eleva sus amenazas con un misil que sobrevuela Japón
Elevando el tono de sus amenazas, Corea del Norte ha disparado este martes un misil que ha sobrevolado Japón. El proyectil, que podría ser de rango intermedio, surcó los cielos de la isla de Hokkaido, al norte del archipiélago nipón, y obligó al Gobierno japonés a alertar a la población a través de la televisión NHK, pero no fue derribado. Finalmente, cruzó el país sin que se produjeran daños y estalló en tres partes a unos 1.180 kilómetros al este del cabo Erimo de Hokkaido, sobre el Océano Pacífico. Tras dos ensayos balísticos en 1998 y en 2009, en los que el régimen estalinista de Pyongyang aseguró que había puesto en órbita un satélite espacial, es la tercera vez que un misil norcoreano sobrevuela Japón. Una provocación que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha tildado de «amenaza grave y sin precedentes», según informa el diario «Japan Times». A tenor de la agencia Yonhap, el Ejército surcoreano detectó el lanzamiento del misil desde los alrededores de Sunan, cerca de Pyongyang, a las 5:57 de la mañana (22:57, hora peninsular española). Disparado hacia el este, en dirección al Mar de Japón, voló unos 14 minutos, salió al espacio al alcanzar una altura máxima de 550 kilómetros y luego reentró en la atmósfera sin desintegrarse para pasar sobre Hokkaido a las 6:06 de la mañana (23:06, hora peninsular española). Tras recorrer finalmente más de 2.700 kilómetros, explotó sobre el Océano Pacífico. Este nuevo ensayo balístico tiene lugar solo cuatro días después de que el régimen del joven dictador Kim Jong-un disparara otros tres misiles de corto alcance el sábado. Con estos lanzamientos, Pyongyang protesta contra las maniobras militares conjuntas que, como todos los veranos, están llevando a cabo Estados Unidos y Corea del Sur, al tiempo que vuelve a elevar la tensión en la zona. Además de probar en julio dos misiles intercontinentales, en teoría capaces de golpear algunas partes de EE.UU., Corea del Norte amenazó con lanzar a mediados de este mes varios proyectiles hacia la isla de Guam, donde la Casa Blanca tiene una de sus bases militares más importantes en el Pacífico. Aunque al final no lo hizo por las amenazas del presidente Trump, que respondió con la misma belicosidad de «furia y fuego» que suele utilizar Kim Jong-un, estos nuevos lanzamientos vuelven a demostrar el alcance de sus misiles. Los expertos analizan ahora las características de este último proyectil para determinar si se trata de uno de rango intermedio o de alcance largo que ha explotado tras recorrer parte de su trayectoria. A la espera de saberlo, lo único claro hasta ahora es que dicho proyectil pretendía asustar a Japón, pero no amenazar a la isla de Guam, que está al sur del Océano Pacífico, porque ha sido disparado en dirección al este. «Estamos todavía estudiando este lanzamiento. El Mando de la Defensa Aeroespacial de América del Norte (Norad) ha determinado que el lanzamiento del misil desde Corea del Norte no ha supuesto una amenaza para EE.UU.», aseguró el portavoz del Pentágono, el coronel Rob Manning, en un comunicado. Mientras Abe hablaba por teléfono con Trump para endurecer la presión sobre Kim Jong-un, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, convocaba una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional y ordenaba a su Ejército mostrar su «fuerza arrolladora» ante nuevas provocaciones. Pero estas advertencias no han disuadido a Pyongyang en el pasado y tampoco parece probable que vayan a hacerlo ahora.