Infortelecom

Noticias de corea del norte

30-09-2018 | Fuente: abc.es
Trump, sobre Kim Jong-un: «Al final nos enamoramos. Me escribe cartas preciosas»
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, bromeó este sábado durante un mitin en el estado de Virginia, asegurando que él y el líder norcoreano, Kim Jong-un, «se han enamorado» después de intercambiar correspondencia durante varias semanas. Ambos líderes han asegurado que quieren trabajar juntos hacia la desnuclearización de la península norcoreana, por lo que celebraron una cumbre histórica a principios de año en Singapur para discutir la idea. Antes de la cumbre, los dos mandatarios habían intercambiado insultos y amenazas de manera pública: Trump había llamado a Kim «el hombre cohete» y el líder norcoreano había asegurado que contaba con un misil nuclear capaz de alcanzar Estados Unidos. «Estaba siendo muy duro, pero él también. Así íbamos de un lado al otro», afirmó Trump en su encuentro con seguidores en Virginia. «Pero al final nos enamoramos, ¿vale? No, en serio. Me escribe cartas preciosas, cartas que son increíbles», añadió. Sus votantes presentes en el discurso estallaron inmediatamente en carcajadas y aplaudieron al presidente. Trump agregó que sus opositores le van a calificar de ser «poco presidencial» por describir a Kim en términos tan cercanos. La Administración de Estados Unidos se está preparando para una segunda cumbre con Kim en la que abordarán los avances para la desnuclearización, aunque por el momento se desconoce el lugar y la fecha del encuentro. A pesar de la calidez de la relación que ha descrito Trump, Corea del Norte no ha cumplido las demandas por parte de Washington de proporcionar un inventario de su armamento nuclear.
30-09-2018 | Fuente: elpais.com
Trump, en un mitin: ?Kim y yo nos enamoramos. Él me escribió cartas preciosas?
El presidente de Estados Unidos dice haber sido en el pasado "realmente duro" con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y asegura que ambos han cambiado su actitud
27-09-2018 | Fuente: elpais.com
China y Rusia piden aligerar las sanciones a Corea del Norte
EE UU, Francia y Reino Unido defienden que se mantenga la presión económica hasta que se verifique y complete la desnuclearización
27-09-2018 | Fuente: abc.es
Trump, desatado en la ONU: «No se reían de mí, se reían conmigo»
Poco más de veinte minutos duró la rueda de prensa que Pedro Sánchez ofreció a los medios este miércoles en Nueva York. El presidente del Gobierno adujo retrasos y problemas de agenda para contestar apenas media docena de preguntas. Esa misma tarde, su homólogo estadounidense, Donald Trump, se entregaba a tumba abierta a los periodistas en una comparecencia maratoniana y esperpéntica. Duró mas de hora y veinte minutos, y hubo tiempo para los dardos a otros dirigentes, las exageraciones, las falsedades, los alardes, las bromas a los reporteros, las muecas y las contradicciones. Fue Trump en estado puro, el de la campaña. El ?showman? egocéntrico que disfruta más con la simple atención de la prensa que con sus actuales responsabilidades de Gobierno. «Podría estar aquí todo el día», aseguró cuando llevaba cerca de una hora de rueda de prensa. Eso no es mentira: sin duda prefiere el foco de las cámaras que aguantar a jefes de estado y presidentes en las interminables reuniones bilaterales que celebra estos días en Nueva York con motivo de la Asamblea General de la ONU. Por más que ataque a la prensa como «el enemigo del pueblo», Trump no esconde que no puede vivir sin ella. La devora y, sobre todo, la disfruta cuando el objetivo es él. Incluso tuvo un guiño para su enemigo preferido, ?The New York Times?. A pesar de que le sacudió cuando un periodista del diario neoyorquino hizo una pregunta, concedió que «todavía me gusta el periódico». Buena parte de las preguntas fueron sobre el proceso de confirmación de Brett Kavanaugh, el nominado por Trump a juez del Tribunal Supremo, inmerso en acusaciones de ataques sexuales por parte de tres mujeres. Lo calificó todo de «una gran estafa» orquestada por los demócratas, «que se ríen de la que os han colado a vosotros y al público». Pero, aunque calificó a las acusaciones de falsedades, tampoco quiso llamar mentirosas a las mujeres. «No entraré en ese juego», dijo. Trump también negó lo que todo el mundo vio y escuchó el día anterior: cómo el pleno de la Asamblea General de la ONU se carcajeaba de una de las exageraciones de su discurso. «En menos de dos años, mi Administración ha logrado más que casi cualquier administración en la historia de EE.UU.», proclamó, ante la risa de las delegaciones. «No se reían de mí, se reían conmigo», explicó Trump en pleno esperpento. Poco antes, aseguró que ya no escuchaba a nadie decir que China, protagonista de un despegue económico en las últimas décadas, fuera grande. «¿Sabéis quién dicen que son grandes? ¡Nosotros somos grandes!», celebró. En su repaso a la política internacional tuvo tiempo para atacar a su homólogo canadiense, Justin Trudeau, y su delegación para la negociación comercial; que sin él en la Casa Blanca «habría una guerra» contra Corea del Norte, con «millones» de muertos; que Xi Jinping, el presidente chino, «quizá ya no es mi amigo»; o que gracias a él «las compañías están abandonando Irán». Trufó además sus intervenciones falsedades, como que una compañía de acero está planeando abrir ocho plantas en EE.UU, que se ha gastado 3.200 millones de dólares en el muro con México, que la economía del país está en el mejor momento de su historia, que varias mujeres que le acusaron de abuso sexual lo hicieron por dinero; o que el 52% de las mujeres le votaron en las elecciones de 2016 (ese fue el porcentaje de mujeres blancas). Trump no ofrecía una rueda de prensa abierta de este tipo desde febrero de 2017, apenas un mes después de llegar a la Casa Blanca. Sus asesores deben estar pensando por qué han organizado otra.
27-09-2018 | Fuente: abc.es
May logra el respaldo de EE.UU. para culminar el Brexit
Theresa May obtuvo ayer de Donald Trump una poderosa razón y un sólido apoyo para culminar con éxito las negociaciones de salida de Reino Unido de la Unión Europea. Según la primera ministra británica, el presidente de Estados Unidos se comprometió a alcanzar un acuerdo de comercio bilateral «grande y ambicioso» entre ambos países, durante una reunión entre los dos mandatarios paralela al plenario de la Asamblea General de Naciones Unidas. Precisamente la consecución de un acuerdo comercial de estas características entre los dos aliados trasatlánticos era una de las razones de peso de los defensores del Brexit durante la campaña del referendo. Trump canceló las negociaciones para un acuerdo comercial con la UE antes de imponer aranceles a la importación de acero y aluminio, algo que ha afectado negativamente a las exportaciones de compañías como Volkswagen o Siemens. El presidente norteamericano sopesa además aranceles del 25% sobre automóviles importados de Europa. «El presidente y la primera ministra han compartido su voluntad mutua de alcanzar un amplio acuerdo comercial», dijo el Gobierno británico en un comunicado después de la reunión bilateral. «Ambos coinciden en que el Brexit representa una excelente oportunidad para lograr un acuerdo de libre comercio grande y ambicioso entre EE UU y Reino Unido». May consigue de este modo motivos para intentar convencer a los escépticos en Reino Unido sobre la necesidad de cerrar cuanto antes un acuerdo con la UE, ya que según los términos del referendo, el Brexit debe culminar el año que viene. De momento, Bruselas ha rechazado repetidamente los términos de salida planteados por Londres. Antes de pronunciar su discurso en la Asamblea General, May se dirigió a empresarios y banqueros norteamericanos en un foro organizado por Bloomberg en el que prometió que las empresas «gozarán de impuestos muy bajos» en Reino Unido cuando finalice la salida de este de la UE. «Vamos a facilitar una condiciones óptimas para hacer negocios, mejores que las de ahora», dijo la primera ministra. Aparte del Brexit, May centró sus intervenciones en la ONU en denunciar públicamente las injerencias de Rusia en Europa, en especial el envenenamiento del espía Sergei Skripal y su hija en marzo en la localidad británica de Salisbury. «Hemos tomado las medidas que creemos necesarias, y seguiremos haciéndolo para protegernos», dijo May en el Consejo de Seguridad, ante la mirada del ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov. «Rusia sólo ha tratado de crear confusión con todo tipo de invenciones». Tras el ataque contra Skripal, Reino Unido y 20 de sus aliados expulsaron a 150 diplomáticos rusos. May ha pedido a la UE una ronda de sanciones por este envenenamiento en su territorio soberano, por el que la fiscalía británica ha presentado cargos contra dos agentes de la inteligencia rusa. Los medios de propaganda de Rusia han circulado todo tipo de teorías conspiratorias, incluida la de que el ataque lo ordenó en realidad el Gobierno de la propia May. La intervención de la primera ministra ante la Asamblea General fue todavía más dura. «Ya vemos qué sucede cuando el patriotismo, que debería ser la pieza angular de una sociedad saludable, se ve engullido por un nacionalismo agresivo, que explota el miedo y la inseguridad para promover políticas identitarias de puertas adentro y enfrentamientos violentos en el extranjero, rompiendo normas y debilitando las instituciones», dijo. «Esto sucede cuando países como Rusia rompen las leyes internacionales, anexionándose territorios o empleando agentes químicos en las calles de Gran Bretaña», añadió en referencia a la anexión por parte de Moscú de la península ucraniana de Crimea en 2014 y al caso Skripal. May también quiso ofrecer un contrapunto a Trump durante su discurso en la Asamblea General. Mientras el presidente de EE.UU. criticó el acuerdo nuclear con Irán negociado por Barack Obama, que produjo el levantamiento de sanciones internacionales sobre ese país, la primera ministra británica defendió su validez y su utilidad. «Es el mejor método para impedir que Irán se convierta en una potencia nuclear», dijo. «Está funcionando». A pesar de ello, la primera ministra alabó el intento de Trump de lograr avances de desnuclearización con el presidente de Corea del Norte, Kim Jong Un, en especial el encuentro entre ambos gobernantes en junio. «Es una oportunidad histórica para lograr una desnuclearización completa, verificable e irreversible en la península de Corea», dijo May.
25-09-2018 | Fuente: elpais.com
Trump regresa a la ONU tras un año de ataque frontal al consenso internacional
El presidente de EE UU interviene este martes con dos temas sobre la mesa: el acercamiento a Corea del Norte y la crisis abierta con Irán
25-09-2018 | Fuente: abc.es
Trump asegura que celebrará una segunda cumbre con Kim Jong Un «en un futuro no muy lejano»
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado este lunes que celebrará «en un futuro no muy lejano» una segunda cumbre con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, al tiempo que ha destacado los avances obtenidos en los últimos meses. Trump ha dicho que la segunda cumbre tendrá «un formato similar al anterior» y que «lo más probable es que sea en otro lugar», lo que prácticamente descartaría que se celebre en Singapur, que acogió el histórico encuentro de junio. «Veo un entusiasmo tremendo por parte del presidente Kim para lograr un acuerdo y creo que eso es algo muy bueno», ha manifestado, al tiempo que ha desvelado que el anuncio sobre la cumbre tendrá lugar «bastante pronto». «No tenemos prisa. Empezamos hace tres meses y hemos hecho más progresos que nadie antes», ha señalado el mandatario norteamericano, quien ha resaltado que «Corea del Norte tiene un potencial económico tremendo» y que «Kim y el pueblo de Corea quiere que ese potencial llegue». «Les ayudaremos», ha zanjado. Las palabras de Trump llegan pocos días después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, afirmara que Washington está trabajando para sacar adelante una segunda cumbre entre el presidente y el líder de Corea del Norte. «Aún hay un poco de trabajo que hacer para garantizar que las condiciones son las adecuadas y que los dos líderes están en una posición en la que puede lograr progresos sustanciales», dijo el viernes. Así, expresó su deseo de poder viajar «pronto» a Pyongyang «para hacer algunos progresos más». «Si ese es el caso, espero que Kim y Trump tengan una oportunidad de reunirse también en un futuro próximo», añadió. Kim envió recientemente una carta al presidente estadounidense en la que le propuso mantener una segunda reunión como la mantenida el pasado 12 de junio por ambos dirigentes en Singapur, según reveló el 10 de septiembre la Casa Blanca.
24-09-2018 | Fuente: elpais.com
Vidas paralelas: opuestos y semejantes a cada lado de la DMZ de Corea
Así son las diferencias entre trabajadores que tienen el mismo oficio en Corea del Norte y Corea del Sur
22-09-2018 | Fuente: abc.es
La batería de sanciones de Estados Unidos contra Rusia salpica a China
Estados Unidos apunta a Rusia pero el disparo impacta en China. Eso es lo que se puede concluir del anuncio que realizó el jueves el Departamento de Estado, que dirige Mike Pompeo, sobre la imposición de nuevas sanciones, que afectan a 33 ciudadanos y empresas rusas, pero también al Departamento de Desarrollo de Equipos (EDD, en sus siglas en inglés), órgano dependiente del Ministerio de Defensa chino, que fue creado hace un par de años por el presidente Xi Jinping con el objetivo de mejorar la tecnología disponible para el ejército. La administración Trump sanciona a China por la compra de diez cazas rusos Sukhoi Su-35 en 2017 y de misiles tierra-aire S-400 en 2018 a Rosoboronexport, el principal exportador ruso de armas, en aplicación de la Ley para Contrarrestar a Adversarios de Estados Unidos mediante Sanciones (CAATSA, en sus siglas en inglés). Una de sus consecuencias es que afecta a terceros países, en este caso a China por hacer negocios con empresas rusas que forman parte de una lista negra de empresas relacionadas con el Kremlin. El Departamento de Estado anunció de esta forma que sanciona al EDD y a su director, Li Shangfu, al que prohíbe la entrada en el país, por su compra de aviones y armamento a la citada empresa rusa. La sanción implica que no podrán exportar productos a Estados Unidos o realizar operaciones dentro de su sistema financiero, y además se les embargarán las propiedades que puedan tener en el país. La ley que ampara estas sanciones fue firmada por el presidente Donald Trump en agosto de 2017, después de que el Congreso aprobara por amplia mayoría una iniciativa destinada a sancionar a Irán, Corea del Norte y Rusia. Trump aprovechó la firma de la ley para arremeter contra ella por considerarla «significativamente defectuosa». De lo que en el fondo se lamentaba el presidente es de que la ley le resta poderes para levantar algunas de las sanciones a Rusia aprobadas por su predecesor, Barack Obama. «Las acciones no tienen como propósito socavar las capacidades militares o la preparación para el combate de ningún país», explicó el Departamento de Estado en un comunicado, «sino imponer costes a Rusia en respuesta por su interferencia en el proceso electoral de Estados Unidos, su inaceptable comportamiento en el este de Ucrania y otras actividades malignas». «Habrá consecuencias» Estas sanciones abren un nuevo frente entre Estados Unidos y China. El autoritario régimen de Pekín ha respondido airadamente a Washington. El portavoz de Exteriores chino, Geng Shuang, instó ayer a la Casa Blanca a retirar dichas sanciones o, de lo contario, habrá consecuencias. «China está fuertemente indignada con el movimiento ilógico por parte de EE.UU.», aseguró Geng Shuang en su comparecencia diaria ante la prensa, según informa la agencia Xinhua. A su juicio, «EE.UU. ha violado seriamente las normas básicas de las relaciones internacionales y dañado severamente los lazos entre los dos países y sus ejércitos». Por ese motivo, instó a Washington a «corregir inmediatamente su error y retirar las llamadas sanciones. De lo contrario, tendrá que atenerse a las consecuencias». Aunque el portavoz no quiso indicar cuáles serían, esta amenaza empeora aún más las relaciones entre Pekín y Washington, enfrentados por la guerra comercial que han desatado los aranceles del presidente Trump. Este es el último capítulo de la nueva guerra fría que enfrenta a Pekín y Washington, junto al agravamiento de su guerra comercial con nuevos aranceles cruzados que entrarán en vigor el lunes y su disputa en el Mar del Sur de China. Impuestas desde 2014 sin el apoyo de China, estas sanciones de EE.UU. y sus aliados occidentales se dirigen fundamentalmente contra la economía rusa y su firma estatal de venta de armas, Rosoboronexport. Pero han salpicado al régimen de Pekín en el momento más tenso de sus relaciones con Washington de los últimos años. De hecho, no parece casual que el Departamento de Estado haya anunciado las sanciones en plena guerra comercial con China, que ha reforzado su alianza con Rusia frente a la hegemonía estadounidense. Así lo demuestra la participación del Ejército chino en las gigantescas maniobras que Moscú llevó a cabo a principios de este mes en Vostok, donde ambos países lucieron músculo militar de forma conjunta. Con dichos juegos de guerra, China y Rusia trasladan al campo militar el multilateralismo que vienen propugnando para minar la menguante presencia internacional de EE.UU., cada vez más cuestionada por los altibajos del presidente Trump. Imputados por Mueller Junto a Li Shangfu y su Departamento de Desarrollo de Equipamiento de la Comisión Militar de Central, en la lista negra fueron incorporadas 33 ciudadanos -entre los que se encuentra Yevgeny Prigozhin, oligarga ruso conocido como «el cocinero de Putin»- y empresas rusas. Entre ellos, los 25 rusos que ya fueron imputados con anterioridad por el fiscal especial Robert Mueller, encargado de la investigación de la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016. La lista suma ahora 72 personas y empresas que, según Estados Unidos, tiene relación con la inteligencia rusa. Estar en ella no implica necesariamente la imposición de una sanción para los afectados, pero sí para aquellos que realicen tratos con ellos.
19-09-2018 | Fuente: elpais.com
Corea del Norte ofrece gestos a EE UU para relanzar la negociación nuclear
La oferta norcoreana de desmantelar su central nuclear de Yongbyon está condicionada a que Washington dé pasos recíprocos