Infortelecom

Noticias de conflictos

16-02-2020 | Fuente: abc.es
Burundi confirma el hallazgo de más de 6.000 cadáveres por el genocidio contra los hutus
La Comisión para la Verdad y Reconciliación de Burundi ha confirmado el hallazgo de 6.032 muertos en seis fosas comunes cavadas en la provincia de Karusi, en el centro este del país, durante el genocidio contra la población hutu en la década de los 70, y cuyas tareas de recuperación comenzaron a principios de febrero. El presidente de la comisión, Pierre Claver Ndayicariye, realizó el anuncio a última hora del pasado viernes tras declarar su apoyo a los familiares de las víctimas, que acusan al Estado burundés de perpetrar estos asesinatos, fechados aproximadamente en 1972. Las seis fosas fueron cavadas en la localidad de Bukirasazi, en el condado de Shombo junto a otras ocho pendientes de investigación, según el presidente de la comisión, quien ha resaltado que las tareas de recuperación tardarán en completarse porque «Burundi tiene más de 4.000 fosas comunes». Serán enterrados con dignidad Las víctimas son maestros, funcionarios, religiosos, altos funcionarios y agentes de las fuerzas de seguridad, prácticamente todos pertenecientes «cierto grupo étnico». Oficialmente, la comisión no menciona el origen étnico de las víctimas, pero es de conocimiento común que son víctimas hutus de las masacres de 1972, durante la represión militar del régimen tutsi contra la organización armada del Partido de los Trabajadores de Burundi.La Comisión para la Verdad calcula que hay más de 140.000 víctimas en las más de 4.000 fosas comunes Ndayicariye ha asegurado a los familiares que las víctimas serán enterradas «con dignidad», según declaraciones recogidas por el portal de noticias Iwacu. La comisión ya ha identificado a unas 140.000 víctimas mortales de los diferentes genocidios cometidos a lo largo de los numerosos conflictos que han sacudido el país africano durante los últimos 60 años.
15-02-2020 | Fuente: elpais.com
El Gobierno de Burundi encuentra 6.032 cadáveres de la etnia hutu en seis fosas comunes
La Comisión de la Paz y Reconciliación ha descubierto hasta hoy más de 4.000 fosas e identificado a 142.000 víctimas de los conflictos armados en el país
14-02-2020 | Fuente: abc.es
El mundo se rearma: el gasto militar global registró en 2019 la mayor subida en una década
La situación de seguridad global es «tensa», «inusualmente grave», diagnostica Wolfgang Ischinger, el jefe de la Conferencia de Seguridad de Múnich que arranca esta tarde con la presencia de 40 jefes de Estado y gobierno, 60 ministros de Asuntos Exteriores y 40 de Defensa, además de otros 850 invitados de máximo nivel. Los debates e intervenciones partirán de dos hechos: el mundo se «desoccidentaliza» y el mundo se rearma. En horas previas a la apertura de los primeros paneles, se publica el informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS), que constata que los gastos militares mundiales aumentaron un 4% en 2019, el mayor alza en diez años. «Se trata de una situación internacional muy peligrosa», dice Ischinger, que subraya el contexto de fondo, con crecientes rivalidades entre potencias y pérdida de capacidad de las organizaciones internacionales para mitigar conflictos. «Es importante que se hable y que no dispare», insiste Ischinger, «pero también hay una pérdida dramática de capacidad de toda la comunidad internacional para actuar» y una «política exterior que a menudo queda en frases retóricas». Ischinger defiende que la caja de herramientas diplomáticas también debe contener opciones militares, y el informe del ISS prueba que algunas decisiones de rearme llevan ya tiempo tomadas. «Los gastos militares globales aumentaron con la progresiva salida de las economías de la crisis financiera de 2008 y debido a una mayor percepción de amenazas», explica el director del IISS, John Chipman, en la presentación del informe en el Bayerischer Hof. Los dos países con los presupuestos militares más grandes del mundo, Estados Unidos (685.000 millones de dólares) y China (181.000 millones), continúan su aumento exponencial, con un alza del 6,6% en 2019 con respecto a 2018. La muerte del tratado sobre las fuerzas nucleares de mediano alcance (500 a 5.500 km) en 2019 y la posible extinción del tratado New Start sobre armamentos nucleares intercontinentales en 2021 han cambiado el equilibrio entre potencias, el status quo en el orden internacional post-Guerra Fría, haciéndose muy evidente el ascenso de China y el impacto de crisis regionales, desde Ucrania hasta Libia, convertidas en laboratorio de enfrentamiento de las potencias. Atendiendo a los niveles de rearme y al retroceso de la actividad diplomática y su influencia que el informe pone de relieve, la situación podría ofrecer una alarmante lectura: las potencias se preparan para un conflicto. Las nuevas armas desarrolladas por China y Rusia, que incluyen misiles supersónicos y submarinos sin tripulación, que son presentadas como "invulnerables", permiten a los líderes una comunicación pública que generan opiniones públicas nacionales sugestionadas por una supuesta ?superioridad? y añaden presión a la carrera armamentística. En este contexto, los gastos militares estadounidenses aumentaron por sí solos en 53.400 millones de dólares el año pasado, detrás de Arabia Saudí, Rusia, India y Reino Unido, y por delante de Francia, Japón y Alemania. «En Europa, la inquietud por Rusia continúa alimentado el crecimiento de los gastos con un alza de 4,2% con respecto a 2018», dice Chipman. Los presupuestos militares europeos en su conjunto se han limitado a recuperar su nivel de 2008 en términos reales. Oschingr critica especialmente la política de gasto militar alemana. «La fuerza militar de Alemania es demasiado débil en comparación con su peso político en Europa. Dada la enorme velocidad a la que se está desarrollando la política mundial, Europa va demasiado lenta. Creo que todos los vecinos estarían contentos si Alemania hubiera usado al menos tantos aviones contra Estado Islámico como Dinamarca», critica al país anfitrión de la conferencia, en referencia a que Dinamarca luchó contra el Daesh en Siria e Irak entre 2014 y 2016 con aviones de combate F16, mientras que la Bundeswehr alemana se ha involucrado solamente en la coalición internacional contra la organización terrorista con aviones Tornado de reconocimiento. La segunda clave del informe anual es la «pérdida del occidentalismo». Ni siquiera los países occidentales están ya seguros de sus valores, asegura el texto. Mientras que unos creen que Occidente está siendo amenazado por un «internacionalismo liberal», otros están convencidos de que precisamente «el retorno de los nacionalismos amenazan Occidente». Este es el entorno en el que Emmanuel Macron defenderá en Múnich su oferta nuclear. «Si Europa no aprende el lenguaje del poder, podría desaparecer geopolíticamente», ha dicho antes de llegar a la Conferencia. Macron, cuyo país es ahora el único de la Unión Europea dotado con el arma atómica, ha propuesto al resto de sus socios «un diálogo estratégico» sobre «el papel de la disuasión nuclear francesa» en la seguridad colectiva de Europa. En caso de que el gobierno de Estados Unidos se mantuviera pasivo en Oriente Medio y Próximo, o incluso abandone sus misiones en esa región, por ejemplo, mientras que Rusia y Turquía amplían su influencia en países como Siria y Libia, Europa podría diseñar una política nueva para Próximo y Medio Oriente.
12-02-2020 | Fuente: abc.es
El escrutinio en Irlanda confirma el fin del bipartidismo
La gran sorpresa de las elecciones celebradas el pasado sábado en la República de Irlanda la han dado los izquierdistas del Sinn Fein (SF) que una vez finalizado el recuento de votos, tras dos días de escrutinio, se han convertido en la segunda fuerza política dentro del Parlamento irlandés. El partido se ha hecho con 37 de los 160 escaños que conforman la Cámara baja, mientras que el grupo de centro-derecha Fianna Fail (FF) obtuvo 38, y el partido Fine Gael (FG), del primer ministro Leo Varadkar, 35. Pese a que las encuestas previas a la cita electoral y el sondeo realizado a pie de urna ya predecían que el que fuera el brazo político del IRA (Ejército Republicano Irlandés) iba a poner en peligro el dominio que durante un siglo han mantenido el Fianna Fail y el Fine Gael dentro de la política del país, pasando el poder del uno al otro, la revelación del recueno final supone un hecho histórico. Aunque el Fianna Fáil, dirigido por Micheál Martin, que hasta ahora ha ejercido el papel de líder de la oposición, ha ganado oficialmente las legislativas si se toma en cuenta el número de escaños, el Sinn Fein fue en realidad el más votado, con un 24,5% de los votos como primera opción, frente al 22,2% del FF y el 20,9% del FG. Entre los minoritarios, el Partido Verde obtuvo el 7,1% y el Laborista el 4,4%. La diferencia entre el número de sufragios y los escaños que finalmente obtiene cada partido, se debe al complejo sistema electoral irlandés de voto transferible de representación proporcional. De hecho, es probable que de haber presentado más candidatos, el Sinn Fein hubiese obtenido más escaños, pero se quedó corto en sus expectativas y prefirió apostar por lo seguro. Lo que está claro es que su irrupción dentro del panorama político tendrá importantes consecuencias, sobre todo ante la falta de una mayoría absoluta. Ahora, el gran desafío es la formación de gobierno en un Parlamento fragmentado. Tanto el FF como el FG señalaron en diversas ocasiones durante la campaña que no están dispuestos a una coalición con el partido republicano liderado por Mary Lou McDonald, pero ella ha sido clara al señalar que las dos grandes formaciones no pueden hacer oídos sordos al «mandato de las urnas» y ha revelado que ya ha empezado las conversaciones con otros partidos, como los laboristas y los verdes, para evaluar la posibilidad de formar gobierno. «Esta campaña ha girado en torno al cambio. La gente ha votado al Sinn Fein para que forme parte del Gobierno, para que marque la diferencia», dijo McDonald en una entrevista con la cadena pública RTE. «Decepción Varadka» Este triunfo es además muy simbólico: mientras una gran parte de las personas mayores aún recuerdan la violencia del IRA y los más de 3.500 muertos que dejó el que es uno de los conflictos más sangrientos del siglo XX en Europa ?y por tanto se negaron a votar al SF?, los más jóvenes han sucumbido a las promesas de una vida mejor, con la sanidad y la vivienda como ejes principales. Mientras unos hablan de reconciliación, otros hablan simplemente de necesidad, en un país que pese a tener una economía fuerte, ve como sus habitantes sufren por políticas domésticas deficientes en áreas fundamentales. El gran perdedor de estas elecciones ha sido el primer ministro Leo Varadkar, que desde que llegó al poder en el 2017 ha gobernado en minoría con un grupo de diputados independientes, gracias al compromiso del Fianna Fail de abstenerse en votaciones importantes. Si su llegada al poder supuso un soplo de aire fresco a una política rancia por su edad -38 años al ser elegido-, su sangre irlandesa e india y su homosexualidad, durante su gobierno fue incapaz de conectar con los ciudadanos. Ahora más que nunca, es posible que su mandato haya llegado a su fin.
11-02-2020 | Fuente: abc.es
Un grupo de jóvenes pone banderas argelinas, tunecinas y marroquíes en una iglesia de Francia
El padre Paul de Cassagnac, párroco de la iglesia de Saint-Jean-Baptiste de Albi (departamento del Tarn, sud oeste), ha presentado una querella contra un grupo de jóvenes que instalaron en su iglesia banderas argelinas, tunecinas y marroquíes, confirmando una «variante» inédita de actos anti cristianos. A juicio del padre Cassagnac, se trata, antes de nada, de un acto de «provocación» y «desconfianza» que considera «inadmisible». Su querella solo aspira a intentar conseguir el reconocimiento y respeto, en su diócesis. Más allá del caso concreto de Albi (49.000 habitantes), la ciudad natal de Toulouse-Lautrec, que policía y justicia investigarán y juzgarán, como corresponda, la «okupación» de una iglesia con banderas magrebíes parece sugerir una «variante» de nuevo cuño de los actos anti religiosos, anti cristianos, en particular, que se convirtieron, en su día, en una manifestación profunda, entre otras, de los conflictos crecientes consecuencia polémica de un «multiculturalismo» creciente. Según las cifras oficiales del ministerio del Interior, en Francia se cometieron el año pasado 1.052 actos anti cristianos, 687 «acciones» anti semitas y 154 atentados anti musulmanes. Robos y vandalismo La jerarquía religiosa católica desea matizar su posición respecto a la violencia anti cristiana. Monseñor Olivier Ribadeau Dumas, secretario general de la Conferencia episcopal francesa, ha declarado: «En los actos anti cristianos se contabilizan estadísticamente actos de diversa naturaleza. Hay muchos robos: se roban impunemente muchas iglesias. Se trata, sin duda, de violencias contra un lugar de culto; pero no siempre se trata de profanaciones religiosas, propiamente dichas. Hay, también, violencias propias del vandalismo desalmado: se entra en una iglesia o en un centro cívico para robar, degradar? vandalismo desalmado que no está forzosamente dirigido contra los lugares de culto católicos, en particular». En Francia (67 millones de habitantes), hay 42.000 iglesias y más de 40 millones de católicos; entre 5 y 6 millones de musulmanes y unas 2.200 mezquitas; unos 500.000 judíos y varios centenares de sinagogas. La jerarquía religiosa católica, musulmana y judía intenta favorecer el diálogo y el respeto mutuo, que no siempre se cumple «rigurosamente» en los guetos urbanos donde el multiculturalismo hace estragos.
10-02-2020 | Fuente: abc.es
El presidente de la Conferencia de Seguridad de Munich: «Abandonar Nord-Stream sería una insensatez»
Faltan solo unos días para que se reúnan en la Conferencia de Seguridad de Múnich 40 jefes de Estado y gobierno, 60 ministros de Asuntos Exteriores y 40 ministros de Defensa, además de otros 850 invitados del máximo nivel. Su presidente, Wolfgang Ischinger, sigue haciendo ajustes al programa. El último ha sido una modificación en el panel sobre pandemias, que financia cada año la OMS y que en esta edición se volcará con el coronavirus, causa también de que se haya establecido un protocolo especial de seguridad sanitaria en el Hotel Bayerischer Hof. «El mundo se vuelve cada año más peligroso», ha dicho en un encuentro con periodistas en Berlín, «tenemos más crisis y eventos horribles de lo que pueda uno imaginar», pero de entre todos ellos destacaría el «fracaso imperdonable de la comunidad internacional en Siria». Ischinger está particularmente decepcionado por la Unión Europea. En nueve años en Siria, «no se ha hecho ni un solo intento» de unir a las partes involucradas y comenzar un proceso de paz. Esto es una «irresponsabilidad de la primera clase de la Unión Europea y de todos sus estados miembros». Ischinger, el más viejo zorro de la diplomacia europea, sabe que la importancia de la Conferencia de Seguridad de Múnich, al margen de los paneles públicos, radica en la posibilidad de encuentros informales fuera de programa. Este año, por ejemplo, tendrá lugar una reunión de seguimiento a la Conferencia de Berlín sobre Libia, en la que el objetivo es mantener el «impulso de la cumbre de Berlín» y los esfuerzos de paz para el país en crisis, según un portavoz del Ministerio alemán de Exteriores que participa en los trabajos preparatorios. «La conferencia de Berlín fue un buen paso en la buena dirección», dice el diplomático con más de tres décadas de experiencia en conflictos armados, «pero ha empezado la casa por el tejado». «Mi larga experiencia me ha enseñado que, mientras no haya determinado nivel de status quo militar, no es posible avanzar en la paz. Una vez que arrancada, para convertir una guerra en una paz es necesario que la vía militar esté en punto muerto. En Libia, hasta que Haftar no compruebe que no podrá conquistar por la fuerza ni un solo metro más, no cumplirá nada de lo que firma, si es que firma algo. Y lo que se firma solamente se cumplirá si la comunidad internacional está dispuesta a emplear todo el arsenal diplomático a su disposición para exigirlo. Por eso se debería haber empezado por una resolución de la ONU que dispusiese las sanciones para garantizar el cumplimiento de lo prometido en Berlín», advierte, «si no hay sanciones, los acuerdos tienden a quedar en papel mojado». También endurece el tono cuando surge el asunto que lleva ocupando a la Conferencia desde que en 2014 pronunciase el presidente alemán, Joachim Gauck, aquel histórico discurso sobre la necesidad de que Alemania «asuma más responsabilidad internacional». «Es cierto que tuvo consecuencias, que disipó resistencia a la participación de Alemania en Mali o en la formación de policías peshmerga, pero termina siendo una frase vacía si tenemos en cuenta los hechos concretos: todavía estamos lejos de aportar el 2% al presupuesto de la OTAN que Alemania reconoce como objetivo». Ischinger considera un triunfo la asistencia de tres ministros del gobierno Trump, entre ellos el Secretario de Estado de EE. UU. Mike Pompeo y el Secretario de Defensa Mark Esper, además de la líder opositora Nancy Pelosi. «Me ha dolido que nos critiquen por permitir un discurso de Joe Biden que criticaba a Trump. Nosotros no somos ni republicanos ni demócratas, nosotros deseamos invitar a todo el espectro político de EE.UU.», ha dicho. También ha recibido críticas por el hecho de que el calentamiento climático recibe solamente un espacio limitado en la Conferencia, a lo que Ischinger responde con confianza que «sería un error situar el clima en el centro del debate, hablar solo de eso? Está, evidentemente, entre los grandes retos que afrontamos, pero no cumpliría con mi responsabilidad si no programase paneles sobre defensa nuclear, seguridad digital, Ucrania, Siria, Libia? la importante aportación que acaba de hacer Macron, poniendo a disposición europea la potencia nuclear francesa? hay que encontrar un balance razonable?. Entre los jefes de estado y de gobierno participantes estará, efectivamente, Emmanuel Macron, de Francia, además de Justin Trudeau de Canadá, Sebastian Kurz de Austria y Wolodymyr Selenskyj de Ucrania. La canciller Merkel asiste de oficio año sí, año no, y este no toca. Y a última hora ha cancelado el viceministro de Relaciones Exteriores de Corea del Norte, Kim Song Gyong, que habría sido el primer representante de alto rango de este país en viajar a Múnich. Mark Zuckerberg asistirá «como miembro relevante de la international business community», justifica Ischinger, «porque su compañía realiza una actividad con enormes repercusiones políticas y de seguridad», a lo que añade que «es importante que bajo el abrigo dela seguridad no caigamos en el peligro del proteccionismo, que es lo último que necesita Europa y que es lo que podría pasar con la china Huawei». Y en cuanto a Rusia, estará el ministro Lavrov, al que varios interlocutores esperan deseosos para hablar del proyecto Nord Stream. Si hay un asunto que está tensando las relaciones entre Alemania y Rusia es este gasoducto, con un coste de 11.000 millones de dólares y que trasportará a partir de 2021 unos 55.000 millones de metros cúbicos de gas ruso al año hasta Alemania, a pesar de las sanciones legisladas por Donald Trump contra las empresas que colaboren en las obras. «El gasoducto está construido ya en un 94%, es un proyecto en el que se ha estado trabajando los últimos diez años y abandonarlo ahora sería, sencillamente, una insensatez. Se puede hablar de ello, pero paralizar el proyecto ahora es un sinsentido económico», sentencia Ischinger. En total, según Ishinger, la Conferencia, que se celebrará del 14 al 16 de febrero, contará con la participación de alrededor de 850 invitados de alto nivel: 40 jefes de Estado y gobierno, 60 ministros de Asuntos Exteriores y 40 ministros de Defensa, así como muchos otros invitados importantes.
08-02-2020 | Fuente: elpais.com
Batalla de ideologías convulsas
Un ensayo de Ángel Herrerín analiza la trayectoria y los conflictos de la CNT en el periodo republicano
02-02-2020 | Fuente: elmundo.es
Rodin y Giacometti, turbulentos apetitos de vida
La Fundación Mapfre reúne en Madrid a dos de los maestros de la escultura contemporánea en una exposición que desvela no sólo los vasos comunicantes entre el artista francés y el suizo, sino las obsesiones comunes y las diferentes búsquedas artísticas con una misma raíz: la figura humana como eje de todas las cosas, sus conflictos y sus incógnitas 
01-02-2020 | Fuente: abc.es
Londres y Bruselas velan armas para negociar cómo será su futura relación
Casi medio siglo después de haber entrado en la Unión Europea, el Reino Unido ha dicho adiós, convirtiéndose así en el primer país en abandonar el bloque comunitario. A la medianoche de ayer se consumó el divorcio, conocido como Brexit -una abreviatura de las palabras inglesas Britain (Gran Bretaña) y exit (salida)-, poco más de tres años y medio después del referéndum en el que una ajustada mayoría de ciudadanos votó a favor de la separación. El camino no ha sido fácil. La UE nació, según explica en su página oficial, «con el objetivo de acabar con los frecuentes y cruentos conflictos entre vecinos que habían culminado en la Segunda Guerra Mundial». Fue en los años 50 cuando la Comunidad Europea del Carbón y del Acero se convirtió en el primer paso de «una unión económica y política de los países europeos para lograr una paz duradera». Sus seis fundadores fueron Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos. Posteriormente se sumaron más hasta formar el bloque actual. El Reino Unido se incorporó a lo que entonces era la Comunidad Económica Europea (CEE) hace 47 años, concretamente el 1 de enero de 1973, pero el 23 de junio de 2016 los partidarios del «leave» (abandonar) la UE ganaron con un 51,9% de los votos contra un 48,1% del «remain» (permanecer) en un referéndum convocado por David Cameron, que dimitió tras el resultado. El 29 de marzo de 2017, el Reino Unido comunicó oficialmente al Consejo Europeo su intención de abandonar la UE mediante la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa, lo que desató un huracán político que continúa hasta ahora. Mucho ha llovido desde entonces, y llegar a un acuerdo de salida entre Londres y Bruselas ha sido un auténtico vía crucis. En medio quedó una sociedad dividida en muchos pedazos: por un lado entre los «brexiters» y los «remainers», por otro entre las personas mayores -que votaron principalmente por la separación- y las más jóvenes -que en su mayoría querían seguir formando parte del bloque comunitario- y finalmente entre los países que conforman el Reino Unido. Los escoceses, que votaron por la permanencia, se han visto obligados ahora a salir de la UE y por ello su ministra principal, Nicola Sturgeon, se ha marcado el objetivo de celebrar una segunda consulta de independencia tras la de 2014, ya que considera que las circunstancias son muy diferentes a las de hace seis años, cuando ganó el no. Su idea es ganar la independencia para volver a pedir la entrada en la UE, aunque ayer mismo reconoció que, pese a desear que dicha consulta se celebrara este mismo año, es probable que haya que «tener paciencia» y esperar hasta 2021. Sturgeon cree que la salida de la UE dará un impulso a su causa, porque en el referéndum del Brexit el 62% de los escoceses votó en contra. En todo caso, advirtió a sus partidarios en un discurso en Edimburgo, «no hay atajos para un segundo referéndum de independencia», ya que debe llevarse a cabo según las normas de «la legalidad y la legitimidad». El «premier», orgulloso Quien consiguió por fin «hacer el Brexit», como fue su lema de campaña, fue el primer ministro Boris Johnson, líder del Partido Conservador, que desde las elecciones del pasado 12 de diciembre cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento, lo que ha hecho posible la salida, que se ha retrasado en varias ocasiones. «Nuestro trabajo como Gobierno, mi trabajo, es unir a este país y llevarlo hacia adelante», aseguró anoche en su discurso de salida, orgulloso de haber conseguido lo que le fue imposible a su predecesora, Theresa May. En un tono optimista y conciliador, aunque por supuesto triunfante, el premier dijo que «este no es un final, sino un comienzo. Este es el momento en que amanece y se levanta el telón de un nuevo acto. Es un momento de verdadera renovación y cambio nacional». Sus palabras se basaron en la idea de que «este es el comienzo de una nueva era» en la que «ya no aceptaremos que nuestras oportunidades de vida y las oportunidades de vida de nuestras familias dependan de la parte del país en la que crezcan. Este es el momento en que comenzamos a unirnos y subir de nivel». También con aire conciliador habló el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, quien afirmó que el de ayer era «un día muy importante para todos, tanto para los que votaron a favor de salir de la UE como para los partidarios de permanecer, porque decidimos la futura dirección del país». La ex primera ministra Theresa May colgó un mensaje en su cuenta de Twitter diciendo que «después de más de tres años, finalmente podemos decir que hemos cumplido con el resultado del referéndum de 2016», mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que la salida «es un corte profundo» para los 27, aunque matizó que «Alemania querría sin embargo seguir siendo un socio y amigo cercano del Reino Unido, porque tenemos valores comunes». A partir de hoy el Reino Unido es un país extracomunitario, pero por delante quedan once meses del llamado «período de transición», en el que Londres y Bruselas tendrán que llegar no solo un acuerdo comercial, sino que sentarán las bases sobre las que se sustentará su relación a partir de 2021. Hasta que llegue esa fecha, pocas cosas van a cambiar, pero mientras tanto las líneas rojas y sus consecuencias seguirán teniendo a los ciudadanos de ambas partes sumidos en la incertidumbre. Las partes se pondrán este lunes manos a la obra.
31-01-2020 | Fuente: abc.es
Una fábrica iraní produce miles de banderas de EE.UU. e Israel para que las quemen los manifestantes
Desde que el 3 de enero Donald Trump ordenó la muerte del general Qassem Suleimani en Bagdad, líder de la Fuerza Quds, el brazo de operaciones exteriores de la Guardia Revolucionaria, los iraníes gritan con más fuerza que nunca «¡muerte a Estados Unidos!» y «¡muerte a Israel!» en las manifestaciones convocadas por las autoridades. Un grito que viene acompañado por la quema de las banderas de estos dos países y de la del Reino Unido, tercera nación en el punto de mira de la ira de la república islámica. El aumento de las movilizaciones en recuerdo a Suleimani y de apoyo al régimen ha tenido un efecto directo en Diba Parcham, fábrica que se dedica a elaborar banderas y que ha visto como la demanda se ha disparado hasta llevarles a producir 2.000 banderas en el último mes, según información recogida por la agencia Reuters. Un negocio próspero en un país donde las sanciones impuestas por Trump han provocado una grave crisis económica. La fábrica se encuentra en la ciudad de Jomein, situada al sur de Teherán y que hasta ahora era conocida por ser el lugar de nacimiento del ayatolá Jomeini, fundador de la república islámica. El dueño de la compañía, Ghassem Ghanjani, declaró a Reuters que «no tenemos problema con la gente que vive en Estados Unidos o Reino Unido, nuestro problema son sus gobernantes, tenemos un problema con sus presidentes y su política errónea. Si la gente quema estas banderas es solo en señal de protesta». El responsable del control de calidad también habló con la agencia internacional y señaló que «quemar una bandera es algo mínimo si lo comparamos con acciones cobardes de Estados Unidos como el asesinato de Suleimani. Es lo mínimo que podemos hacer». Las autoridades iraníes califican a los estadounidenses de «Gran Satán». De Obama a Trump Después de tres décadas de enemistad, las relaciones entre Estados Unidos e Irán vivieron días de inusual optimismo durante el proceso de negociación que llevó a la firma del acuerdo nuclear en 2015. Barack Obama telefoneó en 2013 a su homólogo iraní, Hasán Rohani, y su secretario de Estado, John Kerry, se reunió en New York con Javad Fazdy, responsable de Exteriores de la república islámica, en el encuentro bilateral de más alto nivel entre representantes de estos países desde que el 4 de noviembre de 1979 un grupo de estudiantes iraníes ocupara la embajada estadounidense en Teherán y tomara a 52 rehenes. Desde entonces, la embajada permanece cerrada y sólo se habían producido encuentros puntuales en determinados foros internacionales, los más importantes a petición de Washington para cerrar las guerras en Irak y Afganistán, conflictos donde la participación indirecta de Irán, fronterizo con ambos, ha sido clave. Esta buena sintonía se acabó con la llegada de Trump a la Casa Blanca ya que decidió retirarse de forma unilateral del acuerdo atómico y volver a imponer sanciones a los iraníes. Con el ascenso de Trump volvieron las movilizaciones anti estadounidenses y la quema de las banderas que produce en la ciudad que vio nacer a Jomeini.
...
7
...