Infortelecom

Noticias de conflictos

13-09-2020 | Fuente: as.com
Si no sabes, para qué te metes: esto pasa por entrar en una pelea
En Red Dead Redemption 2 los conflictos entre jugadores son algo habitual y no es buena idea meterse en medio de una pelea entre desconocidos.
11-09-2020 | Fuente: abc.es
Goodbye boys!
No sabemos si al presidente Trump le aman los soldados norteamericanos, tal como ha escrito en su cuenta de Twitter esta semana, pero probablemente ese es el sentimiento de las madres, esposas y novias de los militares desplegados fuera de Estados Unidos. Donald Trump llegó a la Casa Blanca con la promesa de retirar a su país de las «guerras inacabables» que salpican el planeta, y la está cumpliendo. Casi la mitad de los 5.000 militares norteamericanos que aún operan en Irak en apoyo del régimen allí establecido tras la guerra se irán del país antes de que acabe el mes. El resto lo hará «lo antes posible», así que Bagdad tendrá que asumir que debe mejorar con rapidez la eficiencia de sus fuerzas de seguridad frente a las células durmientes de Daesh en Irak, y las activas de varios grupos chiíes respaldados por Irán. La guerra acabó oficialmente en Irak en 2011, y ya iba siendo hora de que los «boys» americanos regresaran a casa. Tras ellos llegará el turno al enorme contingente estadounidense que aún sigue en Afganistán, el tradicional cementerio de las potencias coloniales. Y en paralelo se irán los restos que siguen en Siria, donde hace mucho que se cumplió el objetivo original de desmantelar el Estado Islámico que Daesh había creado en su zona fronteriza con Irak. Otra presencia militar mantenida de modo sorprendente por la Administración de Barack Obama, el laureado ?a modo preventivo? Nobel de la Paz. Por deformación profesional, Donald Trump es un apasionado de los negocios, no de la guerra. El multimillonario neoyorquino es un antibelicista convencido y un crítico abierto de los intereses creados en torno al Pentágono por la poderosa industria militar. Conecta plenamente con la corriente aislacionista de buena parte del pueblo norteamericano, y entronca con la tradición republicana aunque él sea un «outsider». Las cinco mayores guerras en las que estuvo implicado EE.UU. se han desarrollado bajo el mandato de presidentes demócratas: la que le enfrentó a México, la Primera y la Segunda guerra, y los conflictos de Corea y Vietnam.
03-09-2020 | Fuente: abc.es
Rumbo a una Venezuela desconocida
Los venezolanos marchamos rumbo a una Venezuela desconocida. Hacia un país cuyas realidades comunes y más fundamentales no conocemos con certeza, ni tampoco podemos imaginar, porque sus antecedentes, el de aquel país estructuralmente pobre, pobre y en muchos sentidos atrasado que éramos hasta comienzos del XX, está, ahora mismo, muy lejos en tiempo. Ha transcurrido un siglo, desde aquel borroso y a menudo olvidado 1920, cuando la renta proveniente de la explotación del petróleo, que recién se iniciaba, comenzó a cambiar las condiciones de vida de los venezolanos. Durante un poco más de seis décadas -hasta 1983- muchas cosas florecieron en Venezuela. Cierto es que fue un crecimiento desigual e irregular, muchas veces obstaculizado por errores, incompetencias y falta de horizontes, pero sería absurdo no reconocer que en aquellos años la nación venezolana se modernizó, las expectativas de futuro se potenciaron, mientras la mayoría de los indicadores fundamentales -sanitarios, sociales, educativos y económicos- en términos generales, tendían a mejorar año tras año. Existían problemas y fallas profundas, eso no puede obviarse. Pero el balance -eso lo entendemos hoy mejor que entonces-, a la postre, resultó cualitativamente favorable. En esas seis décadas y pico se creó una institucionalidad, que fue perfeccionándose y ajustándose en el tiempo, que hizo posibles varias décadas consecutivas, en las que predominó la convivencia por encima de los conflictos. Esa institucionalidad significa que, a pesar de los vaivenes, las luchas de intereses y facciones, y de las tareas que nunca alcanzaron a cumplirse, Venezuela logró hacer posible un Estado de Derecho. Porque hay que decirlo: tuvimos un Estado de Derecho, asediado por las dificultades, pero que actuó como eje axial de la nación, lo quieran o no sus detractores. En ese período se levantó y estructuró una industria petrolera, que tuvo la categoría de modelo planetario. Nació y se expandió una clase media, que se convirtió en el núcleo desde el que se proyectó el desarrollo educativo, cultural, profesional y científico del país. Carreteras y autopistas, represas, hospitales, centros educativos de todo nivel, hospitales, instalaciones deportivas, salas de concierto, bibliotecas, mercados y muchas otras más obras de infraestructura fueron poblando el país de oportunidades e intercambios. Venezuela recibió a cientos de miles de inmigrantes que llegaban, primordialmente de Europa y América Latina, y que se incorporaron, sin traumas destacables, a la economía y al funcionamiento de lo social. Este listado de cosas, al que se podrían agregar muchas páginas de logros, aunque también de huecos que quedaron sin tapar, confluyeron en esto: en una sociedad que compartía una idea, una intuición o una aspiración de un mejor futuro. Hasta 1983, creo que es posible decir, que en nuestro país compartíamos, de forma mayoritaria, la presunción de que vendrían tiempos mejores. Había una especie de buen ánimo nacional. Con el quiebre de 1983 -me refiero a la devaluación de la moneda que se produjo el viernes 18 de febrero de 1983-, comenzó un deterioro, que alcanzó su culmen cuando Hugo Chávez ganó las elecciones presidenciales quince años más tarde, en diciembre de 1998: ese día Venezuela puso en marcha la tragedia por la que hoy transcurrimos. Lo ocurrido en estos 21 años se sintetiza en una frase: la Venezuela de la modernidad, que comenzó a construirse hace un siglo, fue destruida hasta alcances insospechados. Digo insospechado porque no sabemos cuánta ruina hay escondida en las instituciones públicas, no sabemos hasta qué extremos ha sido devastada la industria petrolera, ni tampoco cuánta podredumbre y desechos industriales se acumulan en las empresas básicas de Guayana. Lo ocurrido en estos 21 años se sintetiza en una frase: la Venezuela de la modernidad, que comenzó a construirse hace un siglo, fue destruida hasta alcances insospechados No sabemos cuánto territorio de las regiones sur y amazónica de Venezuela ha sido expoliado, socavado y contaminado, con la participación abierta del régimen, de militares cómplices y de las narcoguerrillas del Ejército de Liberación Nacional de Colombia -ELN-, y de empresarios que se han adherido a ese inmenso crimen que es el Arco Minero. No hay informes sobre la extensión y las consecuencias que han tenido derrames de hidrocarburos y de otras industrias. No existen tampoco registros fotográficos o testimoniales del estado de cosas al interior de las empresas que fueron expropiadas, incluso aquellas que estaban en plena productividad. Lo que vemos a simple vista; lo que narran los usuarios de los servicios del Estado; lo que arrojan las investigaciones periodísticas; lo que denuncian los ciudadanos que todavía guardan coraje y se atreven; lo que narran los presos políticos y sus familiares; lo que cuentan usuarios y sobrevivientes de hospitales, ambulatorios, centros de reclusión, cementerios, geriátricos, escuelas, cuarteles, depósitos y garajes de uso oficial; los relatos de conductores, pilotos y navegantes sobre las condiciones en que operan los vehículos y las naves propiedad del Estado que todavía están activas; lo que documentan los profesionales que resisten en centros de salud; las narraciones de docentes sobre la debacle nutricional de niños y adolescentes, cuyos aprendizajes son cada vez más precarios: todas estas realidades se aglomeran y se alimentan unas a otras, y nos advierten, aunque las élites del país apenas hablen de ello, ni tampoco los políticos, que la Venezuela de 1998 ha sido sepultada y que lo que viene, de aquí en adelante, será un país distinto, desconocido y esencialmente precario. Pero todavía hay algo más que no puedo omitir en este marco de cosas: la pérdida de talento, especialmente de jóvenes y profesionales, que forman parte de los 5 millones de personas que han huido de Venezuela en la última década. ¿Cuántos volverían en un escenario de cambio de régimen? ¿10, 15, 20%? Tampoco es posible estimarlo hoy, pero es difícil suponer que regresarán a reconstruir un país exhausto, empobrecido, arrasado hasta sus entrañas. Difícil será que quieran regresar a una Venezuela irreconocible, deteriorada por sus cuatro costados, desconocida y poblada de carencias.
26-08-2020 | Fuente: abc.es
La gran coalición alemana acuerda una reforma electoral para reducir el tamaño del Bundestag
El acuerdo ha sido posible después de ocho horas de negociaciones que se prolongaron hasta bien entrada la noche. La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, la CSU bávara y el Partido Socialdemócrata (SPD), que forman la gran coalición de gobierno de Berlín, han concertado un cambio en la ley electoral alemana con el objetivo de reducir el tamaño del Bundestag, poniendo así fin a un debate que ha durado años y en el que los grupos parlamentarios no lograron nunca resolver. Actualmente, el Bundestag cuenta con 709 miembros, lo que la convierte en la cámara parlamentaria más grande del mundo si descontamos los 2.987 escaños de la Asamblea Popular Nacional de China, que, aceptada una amplia concesión al término, representan a 1.400 millones de seres humanos. En Alemania, con 83 millones de habitantes, esta legislatura se sumaron 79 diputados a la anterior, al igual que viene pasando después de cada votación debido a los mecanismos de proporcionalidad de la ley electoral alemana. La teoría dice que la mitad de escaños, 299, se atribuye por votación directa a candidatos en circunscripciones. Sin embargo, las papeletas del sistema electoral alemán incluyen una segunda elección que permite votar paralelamente a un partido político. Otros 299 escaños tendrían que repartirse proporcionalmente gracias a ese segundo voto. Pero en la práctica, intervienen una serie de reglas de proporcionalidad a la hora de atribuir escaños. Puede ser que un partido, en un determinado land, gane más diputados por votos directos de los que le correspondería a la luz de los resultados del segundo voto y esos escaños obligan a añadir diputados a los otros partidos. 36 de los actuales parlamentarios llegaron por esa vía en las últimas elecciones. «Todo es más complicado ahora, porque cada diputado tiene derecho a poder hablar, tiene que tener representación en una comisión, etcétera. Con tanta gente no se puede negociar ni trabajar como es debido, es ineficaz», describe la situación Sophie Schönberger, profesora y especialista de derecho electoral de la Universidad de Constaza. Además está el gasto. De acuerdo con cálculos de la Federación Alemana de Contribuyentes (BdSt), la legislatura costará hasta 300 millones de euros más de lo previsto. Hasta 408 millones de euros anuales costaba ya en 2016 la actividad del Bundestag. Las reforma acordada por la gran coalición permitirá volver a acercar el número de parlamentarios a los 598 mandatos que realmente prevé la Ley Fundamental, aunque no es una solución definitiva. En palabras de la presidenta de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, solo se llevará a cabo una «medida de amortiguación» en 2021. El derecho al voto no experimentará un cambio importante hasta el 2025. Entonces se habrá reducido el número de distritos electorales a 280 desde los 299 actuales. Con este lapso de tiempo, los partidos evitan retirar de la actividad parlamentaria y los ingresos correspondientes a los suyos. Los que vengan detrás, una siguiente generación política, será la que cargue con la reducción. La ley al respecto se aprobará en el Bundestag en septiembre. Si la oposición lo aceptará o no está completamente abierto y no hay que olvidar que para las grandes reformas electorales es deseable y apropiada una gran mayoría. Conflictos en las nominaciones Además, cambiar los distritos electorales es un asunto difícil. Muchos ciudadanos se identifican con su electorado y surgirán conflictos en las nominaciones de candidatos. En 2021, solo tres escaños en voladizo dejarán de ser compensados si el Bundestag crece más allá del número de 598 escaños. En el caso de que un partido reciba más mandatos directos de la primera votación de los que tiene derecho en base al resultado de su segunda votación, los otros partidos en el Bundestag renunciarán a una igualación, es decir, los mandatos adicionales proporcionales. Como resultado, dependiendo del número de partidos en el parlamento, se podrían perder alrededor de 20 escaños. Lo cierto es que la reforma con contribuye exactamente a que el derecho al voto sea más comprensible. «El primer paso de asignación se modificará a partir de las elecciones federales de 2021 en la ley electoral aplicable de tal manera que permita una compensación parcial del exceso con los mandatos de lista del mismo partido y al mismo tiempo una distribución federalmente equilibrada de los mandatos del Bundestag garantizado», dice el texto del acuerdo, que sigue siendo competencia casi exclusiva de matemáticos profesionales. A la CDU le hubiera gustado no compensar siete mandatos y no solo tres. Pero los socialdemócratas no pasaron por eso. La líder del SPD, Saskia Esken, justificó que «la no compensación de los mandatos pendientes, que llevaría a una distorsión de los resultados de las elecciones, debe mantenerse lo más limitada posible». En esta misma reunión, la gran coalición ha revisado las normas de protección contra el coronavirus. Han quedado ampliadas medidas anteriores para salvaguardar el empleo, como la subvención de las reducciones de jornada y se ha prolongado hasta final de año el plazo de presentación de insolvencias empresariales. «Para las empresas que hayan introducido la jornada reducida hasta el 31 de diciembre de 2020, el período de beneficios se extenderá hasta 24 meses, hasta el 31 de diciembre de 2021», mientras hasta ahora los pagos se limitaban a doce meses. También deben mantenerse las regulaciones especiales para facilitar el acceso y la cantidad de pagos y la ayuda puente para las pequeñas y medianas empresas, con e objetivo de «estabilizar la economía y asegurar puestos de trabajo», dijo Kramp-Karrenbauer. «No se han tomado nuevas iniciativas fundamentales. Lo que hemos hecho es alargar los instrumentos más efectivos. Contamos con instrumentos de crisis probados y comprobados. Han funcionado bien y nos garantizan un rápido progreso».
06-08-2020 | Fuente: elmundo.es
Moncloa no desclasificará informes de la Covid-19 para evitar conflictos diplomáticos
En los documentos sobre el coronavirus hay alusiones negativas a las políticas de China, Estados Unidos y Venezuela 
01-08-2020 | Fuente: abc.es
Trudeau, acusado de nepotismo en un contrato multimillonario
El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, compareció ayer ante un combativo comité parlamentario para intentar evitar que el creciente escándalo de un supuesto conflicto de intereses que afecta directamente a su familia hunda su Gobierno y provoque una moción de censura. Trudeau pasó 90 minutos sometido a un aluvión de preguntas por parte de los diputados de la oposición sobre la decisión de su Gobierno de conceder un multimillonario contrato a una organización sin ánimo de lucro, WE Charity, con vínculos con el gobernante Partido Liberal y que contrata a la madre, hermano y esposa del primer ministro. Trudeau, que ha reconocido que tendría que haberse recusado de la decisión para conceder a WE Charity el contrato para la gestión de un programa de 900 millones de dólares canadienses (670 millones de dólares estadounidenses), defendió una y otra vez que la organización no recibió un trato favorable por su relación con su familia, según informa Efe. «WE Charity no recibió ningún trato prefrente. No lo recibió de mí ni de nadie», declaró Trudeau. «Cuando supe que WE Charity era la organización recomendada, me resistí», afirmó. Trudeau volvió a entonar un «mea culpa» pero no por el supuesto conflicto de intereses en el que incurrió sino por la «percepción». «No estaba en una posición de conflicto de intereses. Me disculpé por la percepción de los lazos con mi familia. Me debería haber recusado», dijo. Y añadió: «Sí, ahora me doy cuenta de que me debería haber recusado». Trudeau se negó a contestar cuánto dinero ha recibido su familia de WE Charity por su participación en actos de la organización que se dedica al desarrollo de oportunidades para jóvenes. Pero medios de comunicación han señalado que la cifra en total puede rondar los 300.000 dólares canadienses (unos 224.000 dólares estadounidenses). Sin mayoría absoluta La comparecencia de Trudeau -es inusual en el mundo político canadiense que un primer ministro comparezca ante comités parlamentarios porque no tienen la capacidad de forzar su presencia- en vez de apaciguar la tormenta que se inició hace cuatro semanas, agitó aún más las aguas. Los partidos de la oposición rápidamente subrayaron posibles contradicciones en el testimonio de Trudeau y de su jefa de Gabinete, Katie Telford, quien también compareció ante el comité después de la aparición del primer ministro. Trudeau no tenía más remedio que comparecer ante los diputados del comité de Finanzas del Parlamento canadiense porque por un lado es la tercera vez que es investigado por el comisario de Ética del Parlamento por conflictos de intereses. Pero, lo que es más importante, las encuestas señalan que el escándalo está empezando a minar su apoyo entre los electores. Y eso es algo que Trudeau y los liberales no se pueden permitir porque en las elecciones de octubre de 2019 perdieron la mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes. Los liberales sólo tienen 156 de los 338 escaños de los Comunes, lo que permitiría a los tres principales partidos de la oposición presentar y ganar una moción de censura. Hasta ahora, ni el Partido Conservador (PC) ni el soberanista Bloque Quebequés (BQ) ni el socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD) tenían interés en unas elecciones anticipadas porque la gestión de la crisis de la Covid-19 había impulsado a Trudeau y los liberales en las encuestas.
31-07-2020 | Fuente: abc.es
El escándalo por la concesión multimillonaria a una empresa vinculada con Trudeau amenaza su Gobierno
El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, compareció este viernes ante un combativo comité parlamentario para intentar evitar que el creciente escándalo de un supuesto conflicto de intereses que afecta directamente a su familia hunda su Gobierno y provoque una moción de censura. Trudeau pasó 90 minutos sometido a un aluvión de preguntas por parte de los diputados de la oposición sobre la decisión de su Gobierno de conceder un multimillonario contrato a una organización sin ánimo de lucro, WE Charity, con vínculos con el gobernante Partido Liberal y que contrata a la madre, hermano y esposa del primer ministro. Trudeau, que ha reconocido que tendría que haberse recusado de la decisión para conceder a WE Charity el contrato para la gestión de un programa de 900 millones de dólares canadienses (670 millones de dólares estadounidenses), defendió una y otra vez que la organización no recibió un trato favorable por su relación con su familia. «WE Charity no recibió ningún trato prefrente. No lo recibió de mí ni de nadie», declaró Trudeau. «Cuando supe que WE Charity era la organización recomendada, me resistí», afirmó. Trudeau volvió a entonar un «mea culpa» pero no por el supuesto conflicto de intereses en el que incurrió sino por la «percepción». «No estaba en una posición de conflicto de intereses. Me disculpé por la percepción de los lazos con mi familia. Me debería haber recusado», dijo. Y añadió: «Sí, ahora me doy cuenta que me debería haber recusado». Trudeau se negó a contestar cuánto dinero ha recibido su familia de WE Charity por su participación en actos de la organización que se dedica al desarrollo de oportunidades para jóvenes. Pero medios de comunicación han señalado que la cifra en total puede rondar los 300.000 dólares canadienses (unos 224.000 dólares estadounidenses). Aumentan las críticas La comparecencia de Trudeau, inusual en el mundo político canadiense que un primer ministro comparezca ante comités parlamentarios porque no tienen la capacidad de forzar su presencia, en vez de apaciguar la tormenta que se inició hace cuatro semanas, agitó aún más las aguas. Los partidos de la oposición rápidamente subrayaron posibles contradicciones en el testimonio deTrudeau y de su jefa de Gabinete, Katie Telford, quien también compareció ante el comité después de la aparición del primer ministro. Trudeau no tenía más remedio que comparecer ante los diputados del comité de Finanzas del Parlamento canadiense porque por un lado es la tercera vez que es investigado por el comisario de Ética del Parlamento por conflictos de intereses. Pierde apoyos Pero, lo que es más importante, las encuestas señalan que el escándalo está empezando a minar su apoyo entre los electores. Y eso es algo que Trudeau y los liberales no se pueden permitir porque en las elecciones de octubre de 2019 perdieron la mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes. Los liberales sólo tienen 156 de los 338 escaños de los Comunes, lo que permitiría a los tres principales partidos de la oposición presentar y ganar una moción de censura. Hasta ahora, ni el Partido Conservador (PC) ni el soberanista Bloque Quebequés (BQ) ni el socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD) tenían interés en unas elecciones anticipadas porque la gestión de la crisis de la Covid-19 había impulsado a Trudeau y los liberales en las encuestas. Pero desde el estallido del escándalo de WE Charity, los apoyos de Trudeau y los liberales han empezado a caer. Una encuesta de la empresa Abacus Data dada a conocer hoy señala que los liberales en estos momentos sólo tienen una ventaja de cuatro puntos porcentuales sobre los conservadores, cuando hace un mes la diferencia era de 11 puntos a favor del partido de Trudeau. Según los datos de Abacus, un 34% de los encuestados están dispuestos a votar a los liberales de Trudeau, mientras que un 30 % apoya a los conservadores y un 17% al NPD. El apoyo al BQ se mantiene de forma estable entorno al 8 % en el computo nacional. Y los que aprueban la gestión del Gobierno de Trudeau ha pasado del 58% el 20 de mayo al 44% el 20 de julio. Los analistas políticos advierten de que si la hemorragia de apoyo a Trudeau y los liberales se mantiene a este ritmo como consecuencia del escándalo de WE Charity, los partidos de la oposición tendrán el incentivo que necesitan para derribar al Gobierno.
30-07-2020 | Fuente: abc.es
Veintiún días de protestas antigubernamentales en Bulgaria
A media mañana de ayer, día declarado Jornada de Protesta Nacional por los organizadores de las manifestaciones de descontento que llevan ya 21 días exigiendo la dimisión del primer ministro Boiko Borisov, de su gobierno y la del Fiscal General, se produjeron en Sofía los primeros bloqueos de varios de los más importantes cruces. Hubo un llamamiento a los participantes en las protestas a que llevaran carpas, colchones, sombrillas y comida ya que la intención es permanecer donde están hasta que Borisov dimita. A últimas horas de la tarde noche de ayer, la capital estaba prácticamente colapsada no sólo por la numerosa presencia de personas sino debido a que los manifestantes impedían el libre desplazamiento del transporte público. El caos reina en una decena más de ciudades; se protesta contra todos y contra todo, pero sin especificar nada concreto; las protestas no tienen un rostro común. «Comprendo aquellos que protestan, pero es inaceptable bloquear toda una ciudad; si lo que queremos es un estado de derecho, lo primero que debemos hacer es cumplir las leyes», afirmó ayer Ekaterina Zajarieva, viceprimera ministra y jefe de la diplomacia búlgara. Veselin Mareshki, político y empresario búlgaro, líder del partido Volia [Voluntad], manifestaba ayer tarde haber visto a un grupo de jóvenes haciéndose «selfies» en la calle. En algunas secuencias presentadas por diversos canales de televisión se veían pequeños grupos jugando al voleibol o al fútbol en plena calle; algunos incluso sentados en la calzada tomando cerveza como si estuvieran en un botellón. Borisov, que tuvo que soportar anoche un escrache frente a su residencia, escribió en su perfil en Facebook que no se puede limitar el derecho al libre desplazamiento de las personas, de aquellos que simplemente quieren ir a su centro de trabajo y señaló estar «muy preocupado porque algunos de los integrantes de las protestas tratan de provocar a los policías». Vale señalar que salvo uno o dos pequeños incidentes, la policía ha tenido una actuación ejemplar, evitando conflictos y agresividad.
29-07-2020 | Fuente: abc.es
EE.UU. advierte que la V Flota «repelerá cualquier agresión»
En apariencia, el Gobierno de Estados Unidos no ha querido sobrerreaccionar ante el reciente ejercicio de la Guardia Revolucionaria iraní durante el cual lanzó misiles contra una réplica de un portaaviones norteamericano. «No buscamos conflictos», dijo ayer la comandante Rebecca Rebarich, que es la portavoz de la Quinta Flota de la Armada de EE.UU., cuyo cuartel está en Bahréin. «No podemos opinar sobre lo que Irán espera lograr con esta réplica, o qué valor estratégico esperarían obtener al usar tal réplica en un escenario de entrenamiento. Pero seguimos preparados para defender las fuerzas e intereses estadounidenses ante las amenazas marítimas en la región», añadió. A nadie se le escapa en Washington, sin embargo, que la réplica es idéntica a los buques de clase Nimitz con los que la Armada de los EE.UU. navega habitualmente por el Golfo Pérsico. Aun así, en meses recientes la Casa Blanca se ha esforzado en reducir la tensión con Irán, aun después de la muerte hace meses, en un ataque con misiles, del general Qassem Suleimani, comandante de las temidas Fuerzas Quds. Irán, cuyo programa nuclear fue uno de los puntos de interés centrales de la política exterior de Donald Trump al inicio del mandato, ha quedado algo relegado a un segundo plano, ante el ascenso de China como gran rival del presidente en la escena internacional a medida que se acercan las elecciones. Contención Hace apenas unos meses, sin embargo, ambos países estaban al borde de lo que parecía un conflicto inevitable. Tras la muerte de Suleimani, ordenada por Trump el 3 de enero, Irán respondió con un ataque con misiles a bases estadounidenses en Irak. Después, Trump rehusó responder, alegando que no hubo bajas en esos ataques. «Le voy a pedir a la OTAN que se implique más en Oriente Próximo», dijo entonces el presidente, dando para él por zanjada la crisis. Cierto es que, dado como es a cambiar de parecer, días antes el presidente Trump había amenazado con bombardear las joyas históricas de Irán, algo que escandalizó a la comunidad internacional. Tras la condena dentro y fuera de EE.UU., Trump admitió durante una recepción: «Respetaré lo que diga la ley. Pero vale la pena recordar que matan a nuestra gente, se inmolan contra nuestros ciudadanos, pero tenemos que ser muy cuidadosos con sus tesoros culturales». Hace algo más de un año, la República Islámica derribó un dron de vigilancia de EE.UU. en el estrecho de Ormuz, en lo que el Pentágono mantiene que eran aguas internacionales. El presidente ordenó entonces un ataque con misiles, pero al ser informado de que este provocaría al menos unas 150 bajas, abortó la operación. Según dijo después en redes sociales, no le parecía «una respuesta proporcional al derribo de un dron» sin tripulantes. Irán ha sido tradicionalmente un enigma para la Casa Blanca, punto central en las agendas de todos los presidentes desde finales de los años 70. Es una nación adversaria de EE.UU. que en 1979 asaltó la embajada norteamericana y tomó 52 rehenes, probablemente hizo caer a Jimmy Carter por ello, ha desarrollado uno de los más complejos programas nucleares del mundo y se ha enfrentado por igual a Israel y Arabia Saudí, los más firmes aliados de Washington en el Golfo. Un pie en Venezuela Recientemente, ante la alarma de la Casa Blanca, el régimen de los ayatolás ha brindado ayuda al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, enviando gasolina para ayudar al chavismo a sortear una alarmante escasez. Aunque desde abril EE.UU. tiene uno de los mayores despliegues militares de su historia en el Caribe, su Armada finalmente no hizo nada para impedir la llegada de aquellos buques iraníes con gasolina a la costa venezolana. EE.UU. también ha denunciado el desembarco de la temida Fuerza Quds en Irán para apoyar al régimen de Maduro.
1
...