Infortelecom

Noticias de conflictos

23-08-2019 | Fuente: elpais.com
La violencia expulsa del colegio a casi dos millones de niños en África en dos años
Los conflictos han provocado el cierre de más de 9.000 escuelas en ocho países de la región en la que ya hay 40 millones de pequeños fuera del sistema educativo
21-08-2019 | Fuente: abc.es
Merkel asegura a Johnson que ve posible una solución para la frontera irlandesa «en 30 días»
La canciller alemana, Angela Merkel, ha sugerido este miércoles que el Reino Unido y la UE podrían encontrar una solución para el escollo de la salvaguarda irlandesa en los próximos 30 días, una posible señal de su voluntad de llegar a un comrpomiso con el primer ministro, Boris Johnson. En sus intervenciones antes de su encuentro en Berlín con el primer ministro británico, ambos jugaron al ratón y al gato, Johnson tratando de deslizar la conveniencia de apartar el principal punto de desacuerdo, la frontera entre las dos Irlandas, que quedaría pendiente para una negociación posterior, en los próximos dos años. «Pero quizá sea posible negociarlo en los próximos 30 días, ¿por qué no?», le respondía Merkel, insistiendo en la necesidad de que cualquier acuerdo quede cerrado por completo antes de la noche de Halloween. Ambos fueron tomando la palabra intermitentemente y con ademanes muy diferenciados. Merkel, impasible como de costumbre, repetía que «el acuerdo no será reabierto» y prometía discutir «soluciones concretas y prácticas» a la frontera de Irlanda, señalando que si realmente se pone sobre la mesa una opción aceptable, «todavía hay posibilidades de acuerdo». En opinión de Johnson, «hay un amplio margen para el acuerdo» una vez que se elimine ese punto a su juicio «no democrático». El «backstop», mecanismo previsto para impedir la creación de una frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda cuando se produzca el Brexit, convierte de hecho a Reino Unido en «prisionero» del marco jurídico de la UE y debe ser «suprimido», dijo. El ?backstop? tiene grandes, grandes defectos para un país soberano y democrático como Reino Unido, pero podemos hacer algo, ¡lo conseguiremos!?, añadía, parafraseando la consigna de Merkel (?Wir schaffen das?) durante la crisis de los refugiados. Ante estas consideraciones, en tono faltón cuando no burlesco, Merkel se enrocó en que ?en todo caso, estamos preparados para afrontar un Brexit sin acuerdo? y sugería que, llegado a este punto, ?se trata de lograr que la salida de Reino Unido se produzca en unas condiciones que permita seguir manteniendo relaciones en el futuro con la UE?. Con cierta prisa y tratando de evidenciar que en la reunión bilateral el asunto del Brexit ocupaba solamente un pequeño espacio de la agenda, Merkel añadió que «estoy deseando conocer las posturas del nuevo gobierno británico en materias que nos ocuparán hoy como la situación en Irán, Libia, Siria, Corea del Norte, Ucrania, Hongkong und China?», enumerando una retahíla de conflictos sobre los que Johnson llegaba sin una posición de Londres. La UE no se mueve El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y la Comisión Europea han advertido este martes a Johnson de que el plan de emergencia para la isla de Irlanda es la única forma de evitar una frontera «dura» entre Irlanda e Irlanda del Norte una vez que Reino Unido haya abandonado la UE, informa Ep.
21-08-2019 | Fuente: abc.es
Trump pospone su viaje a Dinamarca ante la negativa a vender Groenlandia
En uno de los conflictos diplomáticos más estrambóticos de los tiempos recientes, el presidente de Estados Unidos canceló anoche un viaje previsto para Dinamarca porque el Gobierno soberano de este país se niega a negociar la venta de Groenlandia, la mayor isla del planeta que además es constitucionalmente soberana y por lo tanto no puede ser comprada. «Dinamarca es un país muy especial que tiene gente increíble, pero dados los comentarios de la primera ministra Mette Fredriksen según los cuales no tiene interés en negociar la venta de Groenlandia, pospongo para más adelante el encuentro que teníamos previsto celebrar en dos semanas», escribió anoche Donald Trump en su cuenta de la red social Twitter. Denmark is a very special country with incredible people, but based on Prime Minister Mette Frederiksen?s comments, that she would have no interest in discussing the purchase of Greenland, I will be postponing our meeting scheduled in two weeks for another time..? Donald J. Trump (@realDonaldTrump) August 20, 2019 Trump viajará a Polonia el 31 de agosto, y en ese viaje tenía previsto hacer una parada en Copenhague. Altos funcionarios de la Casa Blanca filtraron la semana pasada a medios norteamericanos que el presidente quiere comprar Groenlandia, donde EE.UU. tiene una base aérea desde 1943. El propio Trump confirmó el domingo sus planes, refiriéndose a ellos como «un gran negocio inmobiliario». Groenlandia, donde viven 60.000 personas y que en un 80% está cubierta de hielo, fue inicialmente colonizada por Noruega y Dinamarca. Parte de la corona danesa desde el siglo XIX, fue ocupada militarmente por EE.UU. en 1941 para contener el avance de los nazis hacia el oeste. En 2009 el parlamento danés aceptó conceder una soberanía limitada por la cual la isla controla no solo su gobierno sino también su sistema judicial. Tras la filtración de los planes de Trump, la primera ministra danesa calificó la idea de absurda. «Groenlandia no está en venta. Ni siquiera es propiedad de Dinamarca. Groenlandia sólo pertenece a los groenlandeses», dijo Frederiksen en una entrevista concedida el domingo al diario Sermitsiaq. «Espero que esa idea no sea más que una broma», añadió. El Gobierno autónomo de Groenlandia también ha rechazado frontalmente cualquier oferta de compra por parte de EE.UU. La Casa Blanca tiene una larga tradición de compra de territorios a otras naciones. En 1803 EE.UU. le compró a Francia la Luisiana, que hoy es un 25% de su terreno continental, por 15 millones de dólares de la época. Seis décadas después le adquirió a Rusia la península de Alaska, por la que pagó la ganga de 7,2 millones de entonces. En 1898 obligó al Reino de España a venderle las Filipinas por 20 millones, aunque las islas obtuvieron su independencia en 1946. La compra más reciente es de 1917, cuando el gobierno norteamericano obtuvo las Islas Vírgenes por 25 millones. Las compró a Dinamarca, el país al que ahora Trump quiere adquirir Groenlandia.
18-08-2019 | Fuente: abc.es
Maduro y su familia se enriquecen con la explotación industrial del oro
«Venezuela se va a convertir en la segunda reserva de oro más grande del mundo». Las palabras son de Nicolás Maduro del pasado mes de noviembre cuando sumó otra promesa más a la kilométrica lista de incumplidos del régimen para intentar recuperar el bienestar económico del país. El «plan oro» se llamó inicialmente al desfalco de la nación ordenada por el Gobierno que daría ingresos de más de 5.000 millones de dólares anuales con la puesta en marcha de 54 plantas procesadoras de minerales. El Arco Minero del Orinoco, un gigantesco proyecto que abarca casi el 12% del territorio nacional -duplicando la faja petrolífera del Orinoco-, sería la fuente inagotable de Maduro (7.000 toneladas de reservas) y sus aliados para la explotación de oro, diamante, coltán, hierro, bauxita, entre otros minerales preciosos. El proyecto se extendió a 150 empresas mixtas de capital nacional y extranjero principalmente chinas, turcas y rusas para fortalecer las relaciones bilaterales con el Gobierno bolivariano. «Al principio la idea del Arco Minero era bonita, pero cambió con la llegada de empresas contratistas acostumbrados a la estructura corrupta de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), quienes estan intentando monopolizar la industria minera. Todos estos señores son militares retirados o civiles relacionados con el alto gobierno. Solo una o dos empresas son de familas tradicionales reconocidas de toda la vida», dice un empresario minero, con más de 35 años en el negocio, que no quiere ser identificado. La minería se ha transformado en la nueva maquinaria de corrupción del Gobierno y la única manera de sobrevivir de muchos que se convierten prácticamente en esclavos del sistema. «Es el salvavidas financiero para el país, pero lleno de trampas y de conflictos», añade. El modelo de negocio lo encarna un grupo de inversionistas privados asentados principalmente en el sector Nacupay de El Callao donde ha sido creado hace un año el Complejo Industrial Aurífero Domingo Sifontes, que preside Eduardo Ribas, un nuevo mecenas del oro vinculado a la familia presidencial Maduro-Flores. Esta mega estructura industrial está compuesta por 12 molinos con capacidad de producción diaria de alrededor de 2.400 toneladas que se traducen entre 50 y 80 kilos de oro mensual. Estas plantas operan como procesadoras del material bruto extraído y recuperan el oro mediante cianuración, que en teoría tiene menor impacto ambiental. En cambio, los informales (mineros artesanales) solo sacan el 20% cuando lo extraen con sus propias manos. Para separar la tierra del oro aplican mercurio en un proceso sumamente largo y contaminante. Crimen ecológico Los nativos del estado Bolívar, ubicado al sur de Venezuela, están completamente en contra de la minería. En esta región actualmente se perpetra «el mayor crimen ecológico de la historia», según han denunciado diputados de oposición. De hecho, la Asamblea Nacional derogó el año pasado el decreto firmado por Maduro mediante el cual se crea el Arco Minero. Desde entonces, allí se escenifican guerras entre distintas mafias, nacionales y extranjeras, así como grupos paramilitares como el ELN que buscan hacerse del control de la explotación. A los empresarios en alianza con el Estado, se les permite procesar lo que se conoce como material secundario, es decir, todas las arenas auríferas sobrantes acumuladas por décadas de los molinos legales o ilegales que ya han sido manipulados. Las empresas fuera del complejo son supervisadas rigurosamente por un ente denominado Oficina de Fiscalización Minera, la cual emite una ruta de movilizacion para el traslado de las barras de oro desde las instalaciones de las empresas hasta el centro de acopio. Asimismo, supervisan las fundiciones semanales. Sin embargo, el empresario señala que se desconoce qué ocurre en el Complejo Domingo Sifontes «nadie sabe en realidad cómo, para dónde y cuánto llega realmente a las arcas del Estado venezolano». Los pueblos mineros Entrar en cualquiera de los estados fronterizos de Venezuela es extremadamente complicado. Son obstáculos como la falta de combustible, dinero en efectivo y el coste de cualquier bien o servicio es excesivo. A unas quince horas en coche desde Caracas, se encuentra la población de El Callao, el principal centro de compra y venta del país, donde empezó la primera fiebre del oro en 1870. Es difícil imaginar que una localidad tan recóndita y pequeña pueda ser tan transitada, convulsionada como un mercado persa que según los datos oficiales tiene unos 21.769 habitantes. Sus calles estan atestadas de gente y polvo constante del transitar de camiones. Los negocios sucios abundan y la violencia campea a pesar de que el pueblo está militarizado. «Nosotros nos vinimos para aquí porque era imposible migrar con mis tres hijos, mi mamá y mi esposo. La vida nos cambió, pasamos de ser profesionales con cierta calidad de vida a convertirnos en mineros obligados por un Gobierno al que se le olvidó su pueblo», critica Carmen Julia Solorzano, una administradora que diriamente se interna con su familia en alguna «bulla» -como se le conoce popularmente a las zonas donde se encuentran grandes vetas de oro-. La mujer de 35 años dice que hay toda una cadena de corrupción en el que cohabitan los grupos armados con los militares. Minas donde se controla todo lo que entra y sale, donde se tiene que pagar porcentajes por cualquier actividad realizada. «Nada es gratis y siempre está involucrado un uniformado (militar) con sus intereses particulares», dijo. La carretera dorada La anarquia reinante en todo el Arco Minero ha hecho que el negocio de la fuga del oro haya evolucionado abriendo nuevas rutas de contrabando por sus porosas fronteras con Guyana, Brasil y Colombia con las mafias usando mulas humanas, lanchas, carros blindados y avionetas para evadirse de cualquier dispositivo que los capture. Curiosamente el estado Bolivar ha sido gobernada desde la llegada del chavismo por generales. Un sargento del Ejército cuenta que le ha tocado supervisar la troncal 10, la «carretera dorada» como la llama, porque por allí pasan a diario toneladas de oro que su destino es desconocido. «El oro lo trasladan en camionetas de lujo blindadas, sin identificación, custodiados por la Dirección de Inteligencia Militar (Dgcim) y nunca van por el mismo camino», aseguró. De ahí se dirigen al aeropuerto que les indican, como el de Guasipati, donde según el sargento llegan a diario cinco o seis vuelos privados que luego pueden tomar la ruta hacia Aruba, Curazao, Domicana o Puerto Rico. Una de las más recientes incautaciones fue el pasado 14 de julio por el departamento de aduanas de la isla de Saint Marten, que descubrió una importante cantidad de lingotes de oro en un avión privado procedente de Venezuela En el mes de marzo el Departamento del Tesoro sancionó a la empresa estatal de minería de Venezuela, (Minerven) argumentando que: «La minería y la posterior venta de oro han sido una de las estrategias financieras más lucrativas del régimen de Maduro en los últimos años, ya que cientos de miles de mineros han extraído oro en minas improvisadas y peligrosas en el sur de Venezuela, todas controladas por el ejército venezolano».
18-08-2019 | Fuente: abc.es
Al menos seis heridos leves y 13 detenidos en Portland durante las protestas
Al menos seis personas con lesiones menores y 13 detenidos dejaron hoy las protestas de grupos de derecha e izquierda en Portland (Oregon), informó la Policía, que declaró parte de esta ciudad estadounidense en «disturbio civil» para contener a los manifestantes. La jefa de la Policía de Portland, Danielle Outlaw, informó en una conferencia de prensa de que alrededor de 1.200 personas llegaron a congregarse en las protestas, que obligaron a cerrar varias vías y puentes de esa urbe. «Los agentes hicieron al menos 13 arrestos», indicó Outlaw, quien señaló que tienen conocimiento de seis personas con lesiones menores no causadas por los funcionarios de la Policía, una de las cuales fue llevada a un hospital local. Otra persona fue atendida por un «asunto médico no relacionado», agregó la jefa policial. Además, apuntó que los detenidos pueden afrontar cargos por conducta desordenada, interferencia con la Policía, resistencia al arresto, posesión de un arma en un parque y uso ilegal de un arma. Outlaw señaló que desde la mañana de este sábado los manifestantes empezaron a congregarse en el centro de la ciudad y que hacia las 16.15 hora local debieron declarar la situación un «disturbio civil», debido a informaciones sobre conflictos entre los manifestantes. Portland, considerada una de las urbes más progresistas de Estados Unidos y que fue escenario en 2016 de algunas de las protestas más multitudinarias tras el triunfo electoral del presidente Donald Trump, vivió en agosto del año pasado manifestaciones de este tipo que concluyeron en calma. Este año, líderes de derecha convocaron a una protesta por el «Fin del terrorismo doméstico», llamamiento que fue atendido hoy por los grupos «Proud Boys» (Chicos orgullosos, en inglés), que la organización de derechos civiles Southern Poverty Law Center define como un movimiento de odio, y Patriot Prayer (Oración Patriota). En respuesta a los movimientos de derecha, la agrupación antifascista «Antifa» también salió a las calles. La Policía informó durante la jornada de la incautación de «armas» como escudos, barras de metal y madera -algunas utilizadas como astas de las banderas-, cuchillos, aerosoles usados para repeler osos y una pistola paralizante. El alcalde de Portland, Ted Wheeler, destacó durante la misma conferencia de prensa que a las autoridades de la ciudad -que recibieron apoyo de sus colegas de localidades vecinas, estatales y federales- «se les asignó un trabajo extremadamente difícil», e indicó que lo desempeñaron como «verdaderos profesionales». «Nos estábamos preparando para el peor escenario, estamos aliviados de que esto no haya sucedido», afirmó. Durante la jornada, Trump se pronunció en su cuenta de Twitter sobre la protesta e indicó que Portland «está siendo observada muy de cerca». «¡Esperemos que el alcalde pueda hacer su trabajo correctamente!», añadió Trump, quien apuntó que se estaba considerando nombrar al grupo «Antifa» una «Organización del terror». Consultado al respecto por la cadena CNN, Wheeler, quien se ha pronunciado en contra de la separación de familias inmigrantes por parte de la Administración Trump, afirmó que su trabajo era estar «enfocado en mantener la seguridad pública». Las autoridades estaban en alerta para evitar que las protestas derivaran en actos violentos como el ocurrido en agosto de 2017, cuando un neonazi embistió con su vehículo a una multitud durante unas protestas en la ciudad de Charlottesville (Virginia), lo que causó la muerte de una mujer y decenas de heridos.
16-08-2019 | Fuente: as.com
La Liga arranca hoy con la esperanza de devolvernos a sus verdaderos protagonistas, los futbolistas, tras un verano sobrado de conflictos.
16-08-2019 | Fuente: as.com
Especial AS LaLiga Santander: jugadores, equipos, tácticas...
La Liga arranca hoy con la esperanza de devolvernos a sus verdaderos protagonistas, los futbolistas, tras un verano sobrado de conflictos.
16-08-2019 | Fuente: elpais.com
WeWork da argumentos convincentes... para evitar su OPV
Una estructura de propiedad enrevesada, conflictos de intereses y estimaciones de mercado absurdas animan a alejarse de su salida a Bolsa
12-08-2019 | Fuente: abc.es
El órdago indio en Cachemira resucita viejos fantasmas
El Gobierno nacionalista de la India anunció la semana pasada una decisión sin precedentes: tras casi 70 años de autonomía, la conflictiva provincia de Jammu y Cachemira ?escenario de dos guerras con la vecina Pakistán y origen de uno de los conflictos más enquistados del mundo? quedaba despojada de su estatus especial con el fin de «acelerar su integración en el resto del país». La medida, asentada bajo el pretexto de «acabar con la corrupción, el separatismo insurgente y el atraso económico», en palabras del primer ministro indio, Narendra Modi, cogió desprevenidos a muchos. Las intenciones, sin embargo, venían ya de lejos. El intercambio de ataques con Pakistán en febrero, surgido a raíz de un atentado contra un convoy militar indio en Cachemira, enardeció a gran parte de la sociedad india, que considera al país vecino un enemigo irreconciliable y reclama la provincia como parte intrínseca del territorio nacional. Conscientes del rédito electoral que podía comportar un uso partidista de la delicada situación en Cachemira, el partido gobernante (BJP, que ya consiguió ampliar en mayo la holgada mayoría de la que ya gozaba en el Parlamento, muy en parte gracias a los acontecimientos de febrero) consumó la semana pasada un golpe de efecto con el que espera reforzar su popularidad y ocultar las múltiples carencias de su gestión. Pero las lecturas de la medida van probablemente más allá, según razon la investigadora especializada en Asia Ana Ballesteros, del «think tank» Cidob. «Es muy posible que la decisión haya venido dada por las negociaciones de las últimas semanas entre EE.UU. y Pakistán con el objetivo de sellar la paz en Afganistán. La intención de Islamabad es que Washington haga una serie de concesiones a cambio de obtener su colaboración para intervenir en ese país, y eso pasa por un respaldo en Cachemira», sostiene Ballesteros, que recuerda además que «las relaciones de la India con EE.UU. atraviesan un momento de tensión derivada de la guerra comercial que han iniciado». El hecho de que tanto Pakistán como la India celebren su Día de la Independencia esta semana (14 y 15 de agosto, respectivamente) contribuye, asimismo, a caldear los ánimos. «Es muy probable que el Ejecutivo indio haga bandera de la medida para agitar su marcado discurso nacionalista. Por otra parte, Pakistán tampoco querrá ser visto como el Estado débil, por lo que puede que esto los lleve a incrementar su belicosidad», señala la investigadora. Ante el desarollo de los acontecimientos de esta semana ?envío de tropas adicionales, detención de más de 400 políticos y activistas, corte de las comunicaciones y protestas masivas? Pakistán suspendió el miércoles las relaciones diplomáticas con la India, canceló el escaso comercio bilateral que mantenía y anunció además que denunciará a su vecino ante la ONU por «haber violado varias de las resoluciones aprobadas para mantener la paz». Pero es la posibilidad de que un nuevo conflicto estalle lo que más preocupa en la provincia. «La situación ahora mismo es poco previsible. Existe, como siempre, la posibilidad de que Pakistán respalde a grupos insurgentes como ha venido haciendo desde hace años, pero no está tan claro que las hostilidades puedan conducir a un nuevo conflicto abierto. Lo que es innegable, sin embargo, es que la medida soliviantará todavía más a una población ya de por sí muy humillada y hastiada», analiza Ballesteros. Decisión salomónica La historia se remonta a 1947. El Imperio británico, exhausto tras dos guerras mundiales y abrumado ante el imparable fervor nacionalista de muchas de sus colonias, abandonó el Raj tras casi un siglo de ocupación y dividió el subcontinente indio en dos países: uno de mayoría hindú, India, y otro de población musulmana, Pakistán. La brusquedad de la partición, fuente de violentos altercados intercomunales entre los millones de desplazados que huyeron despavoridos a un lado y otro de la frontera, sentó las bases de un conflicto que dura hasta la fecha. Pero es, en definitiva, la disputa por una región cuyo territorio queda repartido entre ambos países lo que se convierte en el principal casus belli de un enfrentamiento que suma ya siete décadas. «Tanto en la India como en Pakistán, el conflicto de Cachemira es un fenómeno que moviliza a numerosas facciones, ya que forma parte de sus respectivas identidades nacionales», explica Ballesteros. Enclavada en la parte suroccidental de los Himalayas, el Valle de Cachemira es hogar de un variado crisol de etnias y culturas diseminadas en un radio de 140 kilómetros. Tras ser dominado por distintas dinastías e imperios del entorno, los británicos recalaron en él en 1845, convirtiéndolo en un principado que retuvieron hasta 1947. Todo se complicó, sin embargo, a partir de ese momento. A la hora de decidir a cuál de los dos nuevos países quería unirse, el monarca local (un hindú al mando de una región de mayoría musulmana) se declaró neutral, lo que llevó a buena parte de los cachemiros próximos al lado paquistaní a levantarse en armas contra la administración. Esta, temerosa, solicitó ayuda a India, que acudió a su rescate con la condición de que Cachemira pasara a formar parte de su territorio. Se produjo entonces una rápida escalada de las hostilidades que derivó en la primera guerra indo-pakistaní. Tras meses de combates, la lucha terminó encallando y precipitó la intervención de la ONU, que fijó una Línea de Control para delimitar sendas administraciones y evitar nuevas tensiones. Fue inútil. Las guerras se sucedieron (1965, 1999) y ambos países se embarcaron en una carrera nuclear y armamentística con la que se amenazan mutuamente. Cachemira ?cuya población reclama un referéndum de independencia que nunca ha llegado a producirse? se convierte así en una de las regiones más militarizadas del mundo y en el campo de batalla de la India y Pakistán, donde ha ido forjándose además una importante actividad insurgente que se manifiesta con cierta periodicidad. Un territorio geoestratégico La disputa territorial entraña también una dimensión geopolítica, como recuerda el periodista Tim Marshall en su libro «Prisioneros de la geografía». Por un lado, el control de la región por parte de la India podría otorgarla una ventana a Asia Central, y crear de paso una obstrucción en las comunicaciones entre China ?que retiene un 25 por ciento de Cachemira? y Pakistán, cuya relación no hace más que mejorar. Por el otro, un hipotético dominio de Islamabad le reportaría el acceso al río Indo, un recurso de gran valor para su robusta industria algodonera.
10-08-2019 | Fuente: abc.es
Reino Unido no tiene barcos suficientes para luchar contra la pesca ilegal si hay un Brexit sin acuerdo
El Reino Unido podría ser incapaz de evitar que entren embarcaciones a sus aguas territoriales para realizar pesca ilegal si hay un Brexit sin acuerdo, informó este sábado Sky News. Según el medio, esta información proviene de un documento del Gobierno británico, donde se alerta sobre esta posibilidad. Londres solo dispone de «doce embarcaciones» para «patrullar un espacio que es tres veces del tamaño del Reino Unido», recoge el mismo documento. Las consecuencias de la noticia, como recuerda el diario francés Le Figaro, serían bastante graves. Según el periódico, los pescadores franceses han advertido de que boicotearán a los británicos si su acceso a las aguas del Reino Unido se ve restringido. El documento también plantea que el Reino Unido, de producirse la salida abrupta, se enfrentaría a «un mayor riesgo de terrorismo, tráfico de personas, inmigración ilegal y conflictos».
1
...