Infortelecom

Noticias de conflictos

19-10-2018 | Fuente: abc.es
Assange demanda al Gobierno de Ecuador tras la llamada de atención por su falta de higiene
El cofundador de la web de filtraciones Wikileaks, Julian Assange, ha denunciado al Gobierno de Ecuador, en cuya Embajada en Londres lleva recluido seis años, por violar «sus derechos y libertades fundamentales» al restringir al mínimo exigible sus condiciones de estancia. El exjuez español Baltasar Garzón, quien lidera la defensa del australiano, lamentó ayer jueves la «situación inhumana» en la que se encontraba Assange desde agosto, cuando Ecuador decidió aplicar un protocolo especial para regular las «condiciones mínimas de estadía del asilado», el cual establecía que sólo «tendrá acceso a Internet conectándose al servicio Wifi» de la legación, aunque estas restricciones fueron posteriormente levantadas. Garzón se encuentra ya en Ecuador para iniciar los trámites de la demanda que comenzarán la semana que viene en un tribunal ecuatoriano. Sin embargo, y a principios de esta semana, la Embajada hizo entrega a Assange de un documento de reglas internas por el que Assange quedaba casi completamente a cargo de su cuidado personal, incluyendo la limpieza de su baño y la alimentación e higiene de su gato, bajo amenaza de confiscación de la mascota. Assange se refugió en la Embajada ecuatoriana en Londres en junio de 2012, tras perder todas las apelaciones contra la extradición que Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo a la petición de la Fiscalía sueca, que lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales. El ciberactivista ha rechazado su extradición alegando que Suecia lo entregaría a Estados Unidos, donde podría enfrentar la pena de muerte por haber publicado miles de documentos filtrados con información sobre la actuación de Washington en los conflictos armados en Afganistán e Irak, entre otros. En mayo de 2017, Suecia anunció el archivo de la última investigación que tenía pendiente contra Assange, pero Londres mantuvo activa la orden de captura contra él por huir de la justicia británica cuando ésta intentó detenerlo, de modo que si abandona la Embajada podría ser arrestado por la Policía de Reino Unido. Las relaciones entre el australiano y el Gobierno ecuatoriano se han ido deteriorando desde 2016, cuando WikiLeaks reveló miles de correos supuestamente robados de la cuenta de John Podesta, jefe de campaña de la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton, que finalmente perdió la Presidencia de Estados Unidos frente a Donald Trump.
08-10-2018 | Fuente: elpais.com
España pide a Bruselas que dé más fondos a Marruecos para la migración
Los contactos entre las partes se han sucedido estos días para acelerar una solución. La necesidad de buscar la complicidad con Rabat en este terreno explica la tibieza española ante los crecientes conflictos abiertos con el país vecino.
08-10-2018 | Fuente: elpais.com
España exige a Bruselas más fondos a Marruecos para la migración
Los contactos entre las partes se han sucedido estos días para acelerar una solución. La necesidad de buscar la complicidad con Rabat en este terreno explica la tibieza española ante los crecientes conflictos abiertos con el país vecino.
07-10-2018 | Fuente: elpais.com
?No descartaría que algún país use 100 millones de genomas para crear un ?supersoldado?
"Las grandes empresas tecnológicas tienen más poder del que jamás acumularon las petroleras o la banca", asegura el divulgador Gerd Leonhard. Si no se regula la IA o la ingeniería genética, augura, llegarán conflictos internacionales de nuevo cuño
05-10-2018 | Fuente: abc.es
Premios dignos
Han elegido este año dos premiados muy dignos para el Nobel de la Paz y eso siempre es un alivio. El ginecólogo congoleño Denis Mukwege, incansable luchador contra los efectos y la impunidad de violaciones colectivas en el Congo y la activista yazidí Nadia Murad, esclava sexual vendida por el Estado Islámico que mató a toda su familia y activista contra violaciones y esclavitud sexual, ya habían recibido el Premio Sajarov del Parlamento Europeo. El Comité Noruego ha concedido el galardón por su labor en la lucha contra la violencia sexual. Estamos ante un caso en el que claramente los premiados mejoran al premio. Porque hay que buscar hoy en día mucho para encontrar premios más desprestigiados que el Nobel de la Paz. Solo se me ocurren los Goya, los Ondas y algún que otro premio periodístico de la misma secta ideológica, cuyos miembros se premian entre sí. El obsceno abuso del sectarismo en la elección de los premiados induce a veces a la risa y al sarcasmo. Se tocaba casi fondo cuando se le dio el Nobel de la Paz a Barack Obama nada más ganar las elecciones, sin haber hecho nada. Hicieron bien en apresurarse. Porque el santo laico de la izquierda europea provocó después todo un rosario de conflictos bélicos y desastres de seguridad. Hubo alguno peor como el otorgado al presidente colombiano Juan Manuel Santos por su acuerdo tramposo de paz, organizado por la dictadura comunista de Cuba, que abría las puertas al poder a la banda narcoterrorista de las FARC. El pueblo se levantó con éxito contra el mismo. Ese Nobel se otorgó bajo grave sospecha de sobornos. Solo podía empeorarse dándoselo ya a Tirofijo o a Nicolás Maduro y su cómplice español Zapatero, por ejemplo. Hubiera sido muy digno el premio también para el fascinante proceso de paz en Corea. Pero todos saben que, junto a los dos presidentes, el que habría tenido que recibirlo con más merecimiento que nadie habría sido el gran artífice del proceso, que se llama Donald Trump. Eso habría sido demasiada dignidad y honradez intelectual como para digerirse en delicados estómagos progresistas como los del Comité Noruego.
05-10-2018 | Fuente: abc.es
El doctor Mukwege dedica su Nobel a las mujeres «dañadas por los conflictos»
El doctor Denis Mukwege, galardonado con el Nobel de la Paz junto a la activista yazidí Nadia Murad, se encontraba en un quirófano del Hospital Panzi en Bukavu (al este del país, junto a la frontera con Ruanda) cuando ha recibido la noticia del reconocimiento a su labor, una vida dedicada a luchar por los derechos y la salud de las mujeres de la República Democrática del Congo. Mukwege, de 63 años, ha dedicado el prestigioso premio a todas aquellas mujeres víctimas de la violencia y del conflicto en todo el mundo porque, según reza su comunicado, «la supervivencia de la Humanidad depende de vosotras». Conocido como el «Doctor Milagro», lleva más de dos décadas trabajando para ayudar a las mujeres a recuperarse de la violencia y el trauma del abuso sexual en el Congo, un país devastado por la guerra. Mukwege ha descrito la violación como «un arma de destrucción masiva». En su hospital, fundado en 1999, ha tratado a más de 40.000 víctimas de mutilación genital y de abusos sexuales, de todas las edades. «A las supervivientes de todo el mundo, me gustaría deciros que a través de este premio, el mundo os está escuchando y rechazando quedarse indiferente. El mundo rechaza quedarse sentado ante vuestro sufrimiento», afirmaba en un comunicado el viernes. Agradecido y honrado por el premio y por compartirlo con Murad, Mukwege ha destacado que «este premio solo tendrá significado real si ayuda a movilizar a la gente para cambiar la situación de las víctimas en zonas de conflicto armado». Este galardón, que se entregará el próximo 10 de diciembre, se une a la larga lista de reconocimientos internacionales que ha recibido, entre los que destacan el Premio Sajarov (2014) que concede el Parlamento Europeo. «El Dr. Mukwege es una de las personas más extraordinarias que he conocido en toda mi vida. Es una personalidad del nivel de Mandela, de Gandhi. Sin duda una de las personas más buenas del mundo», declara Elena Valenciano, vicepresidenta del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo, al diario ABC. Valenciano explica el importante papel de Mukwege en la comunidad, destacando que su trabajo no se centra solo en la curación de las heridas físicas por los abusos si no también en el apoyo integral a sus pacientes. «Muchas de las mujeres violadas se quedan embarazadas y él les enseña a querer a estos hijos porque si no esos pequeños están totalmente desahuciados», recuerda la española, quien fue testigo de las habilidades del recién galardonado durante su visita al Hospital de Panzi. «Cuando Mukwege tuvo que huir a Londres, las mujeres de los poblados de la zona empezaron a vender sus frutas y sus verduras para poder pagarle el billete de vuelta al Congo y cuando volvió fue honrado durante todo el camino del aeropuerto a su casa», recuerda Valenciano. No es de extrañar que estas mismas mujeres y niñas le llamen cariñosamente «papá».
05-10-2018 | Fuente: abc.es
Denis Mukwege, el «Doctor Milagro» que ha atendido a 40.000 supervivientes de violencia sexual
El Doctor Denis Mukwege (Bukavu, 1955) es cirujano, ginecólogo y uno de los defensores de los derechos humanos y de las mujeres más destacados de la República Democrática del Congo (RDC). Conocido como el «Doctor Milagro», lucha por los derechos de las supervivientes de violencia sexual, por responsabilizar a los agresores y para concienciar de la violencia sexual durante los conflictos armados. Mukwege realiza campañas a nivel mundial para poner fin al uso de la violación como arma de guerra, a la que considera «un arma de destrucción masiva». Su vocación nació a edad muy temprana mientras visitaba a los niños de las aldeas con su padre que era pastor. Mukwege quería que los enfermos tuvieran acceso a los medicamentos y recibieran la atención médica que él había recibido. Estudió Medicina en Burundi y comenzó a hacer prácticas en el Hospital Cristiano de Lemera, en la provincia de Kivu del Sur. Conmovido por la violencia que sufrían las mujeres en su país, volvió a la facultad para especializarse en Obstetricia y Ginecología motivado por un deseo de mejorar las condiciones de parto de las mujeres y reducir la mortalidad materna en su país. En octubre de 1996, el hospital en el que trabajaba quedó completamente destrozado en un ataque que precedió a la Primera Guerra del Congo. Años después fundó el Hospital Panzi en Bukavu (1999), una clínica de atención ginecológica y obstétrica donde las víctimas reciben tratamiento de manera gratuita. El recién nombrado Nobel de la Paz y su personal han atendido a más de 40.000 supervivientes de violencia sexual, convirtiéndole en el mayor experto a nivel mundial en «reparar» el daño físico interno causado por la violación. Sin embargo, no solo se dedica a sanar las heridas físicas, si no que también brinda apoyo económico, atención psicológica y servicios legales a sus pacientes. Sus críticas al Gobierno y a la impunidad de los culpables le han reportado muchos enemigos y ha sobrevivido a varios intentos de asesinato. En 2012, en un discurso ante la ONU, Mukwege pidió la condena unánime de las Naciones Unidas a los grupos rebeldes responsables de actos de violencia sexual y semanas después sufrió un atentado y su familia fue detenida a punta de pistola en su casa en un intento de secuestro y asesinato. Tras el incidente huyeron a Europa por un período corto de tiempo. Su lucha incansable, su compromiso y su trabajo le han valido numerosos premios y distinciones a nivel internacional, como la Legión de Honor de Francia o el Premio Sájarov del Parlamento Europeo por defensa de víctimas de abuso sexual (2014). Además, fue nombrado «Africano del Año» por el periódico nigeriano «Daily Trust» en 2009. Sin embargo, según el mismo su mayor orgullo es ver que algunos de sus pacientes se convierten también en defensores de los derechos humanos de las mujeres.
02-10-2018 | Fuente: elpais.com
Hambre, pero de futuro
La falta de horizonte vital, más que los conflictos bélicos o la carestía, empuja a los jóvenes africanos hacia Europa
01-10-2018 | Fuente: elpais.com
Hambre, pero de futuro
La falta de horizonte vital, más que los conflictos bélicos o la carestía, empuja a los jóvenes africanos hacia Europa
30-09-2018 | Fuente: abc.es
El comercio encona la rivalidad política y militar entre China y EE.UU.
En este siglo XXI de la globalización y el libre comercio, China ha relevado a Rusia en la Guerra Fría con Estados Unidos por la hegemonía mundial. Y las aduanas han sustituido a las trincheras y los misiles. Mientras el presidente de EE.UU., Donald Trump, disparaba esta semana su última andanada de aranceles sobre importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares (170.000 millones de euros), el régimen de Pekín celebraba una gran exposición internacional sobre la Ruta de la Seda. «Solo la apertura trae el avance. China seguirá en este camino hacia el multilateralismo», proclamaba en la inauguración la viceprimera ministra, Sun Chulan, ante decenas de mandatarios extranjeros en el descomunal palacio de congresos de Dunhuang, legendaria parada de la Ruta de la Seda en medio del desierto en la provincia de Gansú. Hace cinco años, el presidente chino, Xi Jinping, lanzaba un ambicioso proyecto para revivir esta primera «autopista de la globalización» bautizado como «Una franja, una ruta», que ha servido para seguir extendiendo el «poder blando» de Pekín por todo el mundo. Tanto estas Nuevas Rutas de la Seda como el plan «Made in China 2025», que persigue liderar a nivel mundial las industrias más punteras, asustan en EE.UU., donde Trump sigue usando el discurso contra Pekín que le hizo ganar las elecciones. Crisis planetaria Aunque Trump lleva razón al criticar el doble rasero de China, que aboga por el libre comercio mientras tiene cerrados importantes sectores de su economía, su agresividad a la hora de negociar ha desatado una guerra comercial total con aranceles cruzados que amenaza con provocar otra crisis planetaria. A las siempre difíciles relaciones entre ambas potencias, que tienen peligrosos frentes abiertos en el Mar del Sur de China y Siria, se suman ahora el comercio y las sanciones de la Casa Blanca contra Rusia, que han salpicado a Pekín. Junto a Moscú, el Pentágono ha incluido a China como uno de los rivales de EE.UU. para «apropiarse o reemplazar el orden libre y abierto que ha permitido la seguridad global y la prosperidad desde la II Guerra Mundial». Según informa Bloomberg, así lo dejó claro el secretario de Estado, Mike Pompeo, cuando en julio acudió a un foro de seguridad regional en Singapur para criticar la «dependencia estratégica» que practica el autoritario régimen de Pekín con sus aliados y socios comerciales. «Con las empresas americanas, los ciudadanos de todo el mundo saben que lo que ven es lo que tienen: contratos y términos honestos sin necesidad de tonterías fuera de los libros», aseguró Pompeo. Con la Casa Blanca intentando frenar el auge de China, no parece probable que la guerra comercial se suavice hasta las elecciones legislativas de noviembre en EE.UU., examen para Trump a mitad de mandato. «Yo llamaría a la actual situación "conflictos comerciales" (?), pero también es posible que el intercambio de aranceles escale a una guerra comercial plena y duradera. En ese caso, ambos países perderán. Y China probablemente perderá más dada la fuerza relativa de las dos economías», analiza para ABC Xu Bin, profesor de Finanzas de la Escuela de Negocios CEIBS de Shanghái. Aunque algunos expertos calculan que los aranceles estadounidenses pueden recortar hasta medio punto porcentual el crecimiento de la economía china, que está en torno al 6,6 por ciento, el profesor Xu duda de esta cifra. A su juicio, «para tener una estimación, hay que considerar tanto el efecto directo de la guerra comercial como los potenciales ajustes de las políticas gubernamentales y las estrategias empresariales». Con el yuan ya debilitado por esta guerra comercial, Xu Bin calcula que «puede depreciarse con respecto al dólar en un pequeño porcentaje, digamos un cinco por ciento», pero no cree que el Banco Central de China use esta devalución como herramienta principal para compensar el efecto de los aranceles estadounidenses. Tampoco ve nada probable que Pekín use su posición como banquero de Washington vendiendo sus bonos del Tesoro estadounidenses, que financian la astronómica deuda pública de la Casa Blanca. Además de apuntar que eso «le haría perder a Pekín sus reservas de divisas duramente ganadas», señala que «sería como el ataque japonés a Pearl Harbor en la II Guerra Mundial». Es decir, una declaración de guerra, y ya no solo comercial.
1
...