Infortelecom

Noticias de comunicacion

14-09-2018 | Fuente: abc.es
Mentira, poder y odio en Venezuela
Mentira y poder se han fusionado en Venezuela, a unos extremos que sobrepasan cualquier previsión. La mentira y el ejercicio del poder se han vuelto indisociables en nuestro país. Mentir equivale a respirar: es uno de los dos mecanismos -el otro es reprimir-, que permite al régimen seguir con vida. Mentir ya no tiene un carácter instrumental, es decir, Maduro y su Gobierno no mienten de forma esporádica o en unas determinadas ocasiones. Tampoco mienten de forma parcial, sacando provecho a medias verdades. No exagero cuando digo que mienten sin límite de tiempo y espacio: el poder venezolano es una fábrica de falsedades que trabaja los 365 días del año, las 24 horas. Mienten en todas partes. No se detiene nunca. Mienten ante las pequeñas cosas y, también, ante las más evidentes e inocultables realidades. El poder venezolano ha escenificado la vieja premisa de que la mentira tiene una capacidad de mutar que no se agota nunca. Mienten con tanta recurrencia e intensidad, que la mentira se ha vuelto constitutiva. Se ha convertido en la naturaleza del régimen. Mentir es su modo de pensar, su lenguaje, su modo de relacionarse entre ellos y con los demás. Mentir es su modo de percibir y entender el mundo real. Y, como ya sugerí antes, es uno de sus dos modos primordiales de actuar: u ordenan reprimir -insultar, amenazar, golpear, gasear, detener, secuestrar, torturar, herir, enjuiciar o matar-, o lanzan y repiten mentiras, de forma específica o bajo la modalidad de campañas. Veamos. Algunas de los usos más reiterados de la mentira son los siguientes. Uno: mienten sobre sus objetivos. Quizás el más emblemático ejemplo sea el de «Ahora Pdvsa es de todos», que generó una cantidad incalculable de discursos que ocultaban lo que debe ser el más cuantioso robo de los recursos de una corporación, que se haya producido en la historia mundial de las empresas. Dos: Estas prácticas demagógicas, de eslóganes y campañas sistemáticas se han prodigado en la totalidad de las áreas y las organizaciones del Estado: en las empresas básicas, en la salud, en la educación, en puertos y aeropuertos, en el Saime, en el Seniat, en las instituciones culturales, en la FANB y donde se quiera. Todo ese palabrerío conquistó las expectativas y la necesidad de creer, durante algún tiempo, de una parte de la sociedad venezolana. Hasta que, una a una, todas las mentiras cayeron aplastadas por el poderío de los hechos, por lo incontestable del fracaso y de la destrucción. Tres: Sistemáticas han sido las mentiras sobre los resultados de la gestión. El poder venezolano no logró nunca resolver los dramas sociales, no logró mejorar la productividad de Pdvsa, no logró operar los servicios públicos -hoy, inoperantes, en ruinas o a punto de colapso-, no logró ni un solo beneficio de las fincas y empresas que expropió -hoy devenidas en tierras y galpones sin valor-, no logró cambiar el destino de las familias pobres de Venezuela, ni bajar los índices de la delincuencia, ni reducir las tasas de mortalidad y morbilidad, ni mejorar la calidad de la educación, ni mucho menos proteger las fronteras venezolanas, ya que escogió aliarse con grupos narco guerrilleros y bandas de delincuentes que controlan la frontera. Cuatro: Una de las especialidades -práctica que tiene en Stalin y en Mao sus dos figuras más inspiradoras- ha sido y es la de inventar expedientes, conspiraciones y supuestos planes en contra del Gobierno o de sus jefes. Estas acusaciones son, en sí mismas, temerarias: no les importa que carezcan de lógica, de viabilidad, de sentido o de conexión alguna con la realidad. Se formulan, aunque su credibilidad sea igual a cero, para así abrir el cauce a las acciones represivas de entidades como el Sebin, Dgcim, FAES y otras. Cinco: Asociada a lo anterior, otra de las corrientes predilectas del régimen: culpar a terceros -a los escuálidos, a la burguesía, al imperialismo, a Álvaro Uribe, a Mariano Rajoy, a Donald Trump, a los medios de comunicación, a Julio Borges, a los dirigentes opositores, a Luis Almagro, a la Iglesia, a Fedecámaras, a Cáritas, a las universidades o a quien sea, de sus errores y omisiones, de la absoluta e indiscutible responsabilidad que tienen en el diseño y ejecución de la inmensa crisis que vive Venezuela. Seis: Que mentir es un sistema, que se opera con lineamientos y métodos de propaganda, lo revela el que el régimen no reconoce la realidad. Habla, con desparpajo inconmovible, para negar los hechos, para negar las más terribles y dolorosas realidades del país. Dicen: no hay un éxodo masivo, no hay presos políticos, no hay torturados, no hay hambre, no hay epidemias, no hay una catástrofe sanitaria, no hay represión, no hay contrabando de gasolina, no hay escasez de alimentos, no hay impunidad, no hubo fraude electoral, la ANC es legítima, etcétera. Todos son inventos de los enemigos de la revolución, como los listados en el punto 5. Podría seguir añadiendo más y más variantes de los modos de mentir de Maduro, Cabello y demás jerarcas del régimen (una variante que merece un estudio es la de ?hacerse el loco? con respecto a lo que ocurre en el país, que es la modalidad preferida de Padrino López: mientras el país se hunde en la miseria, él publica tuits dedicados a las más inútiles efemérides patrioteras). Pero antes de cerrar este artículo quiero referirme a una cuestión de fondo: la mentira como método para encubrir el verdadero vínculo que el poder venezolano tiene con la sociedad. Sostengo lo siguiente: la vastedad, la recurrencia y la diversidad del sistema de mentiras que Gobierna a Venezuela, tiene un propósito fundamental: ocultar en qué consiste el sentimiento, la visión que el poder tiene de la sociedad venezolana. Lo medular es que Maduro y su banda odian al país, odian a los venezolanos, odian a las familias, odian a las instituciones, odian a las leyes. En síntesis: odian la vida. Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Jorge Rodríguez, Delsy Rodríguez, Mario Silva, Pedro Carreño y tantos otros voceros del odio, no son excepcionales: son la medida, el promedio, la expresión neta de un poder que, mientras más arrinconado está, más odia. A medida que se van quedando solos -son miles y miles los funcionarios y supuestos dirigentes del PSUV que han huido del país en los últimos meses-, a medida que crece el consenso mundial de que el régimen debe acabarse, a medida que los expedientes crecen y las denuncias se multiplican, el odio crece. Porque, al igual que ocurre con las personas, de tanto y tanto mentir, en el régimen no queda sino esa materia oscura e insaciable que es el odio. Ese es el odio que no se detiene en la destrucción del país, es el odio que los venezolanos estamos en la obligación política y moral de vencer lo más pronto que sea posible.
14-09-2018 | Fuente: abc.es
Al menos 70 edificios afectados por una serie de explosiones de gas en EE.UU.
Una serie de explosiones de gas han afectado a al menos 70 edificios en varias localidades del estado de Massachusetts (EE.UU.) y ya hay reportes de heridos, según informaron este jueves las autoridades estatales. El incidente comenzó aproximadamente a las 17.00 hora local (21.00 GMT), cuando varios inmuebles en las poblaciones de Lawrence, Andover y North Andover sufrieron distintas explosiones de gas cuyo origen aún es desconocido. La Policía del estado de Massachusetts confirmó a la prensa que se han desencadenado al menos 70 incendios y explosiones en distintas direcciones, aunque los medios de comunicación locales aseguran que han ocurrido más estallidos en zonas cercanas. Los incendios se atribuyen a posibles problemas con el sistema de gas natural, y las fuerzas de seguridad han instado a los residentes a abandonar sus hogares si sospechan que pueden sufrir fugas. Medios locales indicaron que el jefe de bomberos del área, Michael Mansfield, informó de que entre 25 y 30 incendios están activos en Andover, y al menos otros 18 en Lawrence. «Hay múltiples incendios en los sótanos en Andover. Es algún tipo de problema de gas», dijo el teniente Edward Guy, portavoz del Departamento de Policía de esa localidad. «Instamos a los residentes que estén oliendo a gas a que salgan de la casa y se comuniquen con el 911. Tendremos unidades ahí afuera», agregó.
13-09-2018 | Fuente: as.com
La Premier probará el VAR en 5 partidos del fin de semana
No habrá comunicación con los campos, sólo pruebas en sala. En abril, los clubes de la Premier votaron en contra de introducir el VAR para esta temporada.
13-09-2018 | Fuente: abc.es
Cómo mueren las democracias
El cliché compartido sobre el acoso y derribo de una democracia suele incluir hombres armados que por la fuerza logran violentar las reglas, libertades y derechos asociados con la forma de gobierno que mejor gestiona los conflictos y la transferencia de poder. Sin embargo, frente a los espadones, hay otra forma mucho más insidiosa de romper una democracia a través de líderes electos empeñados en subvertir el proceso que les ha permitido convertirse en gobernantes. En estos casos, irónicamente nacidos de la legitimidad democrática, la velocidad es diversa pero los resultados suelen ser igual de lamentables. A veces el desmantelamiento es fulminante, como ocurrió en Alemania en 1933 después de que Hitler convirtiese el Reichstag en una falla. Aunque bastante más a menudo, la erosión es gradual. Con outsiders que se convierten en demagógicos cruzados contra una élite corrupta y prometen una democracia «más auténtica». Al no cruzarse ninguna línea roja tradicionalmente asociada la génesis de una dictadura -golpe militar, situación de excepcionalidad, suspensión de garantías constitucionales- las alarmas no se disparan hasta que es demasiado tarde. Este es el caso de Hungría, víctima de una penosa agonía democrática hasta el punto de forzar una mayoritaria votación del Parlamento Europeo a favor de retirar su derecho de voto en asuntos comunitarios clave. Steven Levitsky y Daniel Ziblatt, politólogos de Harvard, en su lúcido libro «How Democracies Die» establecen cuatro criterios clave para identificar democracias en estado comatoso: Rechazo (o débil compromiso) con las reglas democráticas; negación de legitimidad a los oponentes políticos; tolerancia o promoción de la violencia; disposición a restringir las libertades de la oposición, incluidos medios de comunicación. Cuando un líder electo cumple uno solo de estos requisitos, hay razón suficiente para preocuparse. El problema de Viktor Orbán y su trumpista apoteosis de nacional-populismo en Hungría es que acumula más de uno. Y curar una democracia del autoritarismo consentido es algo más fácil de decir que de hacer.
13-09-2018 | Fuente: abc.es
¿Quién es Fernando Haddad, el sustituto de Lula?
El filósofo Fernando Haddad es el sustituto del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en la fórmula presidencial del Partido de los Trabajadores (PT), y es también la nueva cara que el exmandatario quiere darle a la agrupación que gobernó Brasil por 13 años. Será su foto la que aparecerá en las urnas el próximo 7 de octubre, cuando los brasileños votarán en una elección que promete tener dos vueltas. Carismático y popular entre jóvenes de izquierda, el catedrático de 55 años, viene siendo una de las principales opciones de renovación en el juego de naipes que Lula baraja desde que los fundadores y principales líderes del PT fueron siendo enjuiciados y encarcelados por crímenes de corrupción. Haddad acaba de asumir la responsabilidad de sustituir al principal líder de la izquierda brasileña, preso desde abril por corrupción pasiva y blanqueo de fondos, e impedido de disputar la elección por la Corte Electoral, tras agotar todos los trámites en busca de su libertad y por su candidatura. Conocido en São Paulo, donde fue alcalde (2013-17), Haddad tiene el reto de hacerse conocido por el país en menos de un mes, y de heredar los votos de Lula, que era el favorito en las encuestas con un 39% hasta antes de su impugnación, y pese a su prisión, que le restó, pero no acabó con su popularidad. Pese a una imagen bastante positiva, Haddad también enfrenta acusaciones. El empresario Ricardo Pessoa confesó que su constructora, UTC, pagó una deuda de unos 540 mil euros de su campaña a la alcaldía, a cambio de contratos públicos. Haddad, considerado intachable hasta esa acusación, dice que se trata de una «persecución política» para perjudicarla en la disputa presidencial. Grandes posibilidades Los sondeos apuntan que Haddad viene creciendo desde que comenzó la campaña en la televisión, hace diez días, como el vicepresidente defensor de Lula, con entre un 8% y 9%, e mpatando en el tercer lugar, con nombres nacionalmente conocidos, como la ambientalista Marina Silva y el socialdemócrata, Geraldo Alckmin, que también tratan de llegar a la segunda vuelta. Antes de ser confirmado, tenía entre el 3% y el 4%. Su rápida ascensión llevó a los especialistas en encuestas a apostar que Haddad tiene grandes posibilidades de llegar a la segunda vuelta para enfrentar al favorito, el controvertido ultraderechista Jair Bolsonaro, que subió de 20 al 26%, después de ser apuñalado durante un comicio, la semana pasada. Pero las encuestas también muestran que Haddad es el único de los candidatos que puede perder frente a Bolsonaro, por el fuerte rechazo al PT, desgastado con los escándalos que llevaron a la Lavacoches, la mayor operación anticorrupción de la historia brasileña, que implicó a políticos de todos los partidos, pero especialmente al grupo de Lula, que estaba en el poder. Haddad ya sufrió los efectos de ese rechazó, cuando perdió la reelección a la alcaldía de São Paulo, por el fuerte antipetismo en la ciudad, pese a haber sido un burgomaestre innovador y bien evaluado. El alcalde, que inauguró kilómetros de ciclovías y redujo los índices de muertes en el tráfico, perdió la reelección en primera vuelta, ante João Doria, un empresario de comunicación que se presentaba como un antiLula. Perdió frente a un novato en la política, por un 53% contra el 16%, una derrota que puede repetirse si llega a la segunda vuelta con Bolsonaro. Un buen gestor Descendiente de una familia de comerciantes libanesa, Haddad es abogado, maestro en economía y doctor en filosofía. Es casado desde los 25 años con la dentista Ana Estela Haddad con quien tiene dos hijos ya adultos. Intelectual de clase media paulista y catedrático de Ciencia Política en la prestigiosa Universidad de São Paulo (USP), Haddad es una figura totalmente opuesta a su padrino político, un obrero, de origen muy humilde, acostumbrado a mezclarse con la masa. Ya Haddad, busca popularidad nacional, tratando de acercarse a movimientos populares y los electores más pobres, que no lo conocen. En el nordeste, donde el petismo es más fuerte, los electores más humildes no se acostumbran todavía al apellido árabe del electo de Lula, y lo llaman Andrade, por no entender Haddad. El candidato petista fue ministro de Educación de Lula y de Dilma Rousseff entre 2005 y 2012. Durante su gestión creó algunos de los programas más celebrados de Lula, como las cuotas universitarias para negros y pobres, la creación de nuevas universidades públicas y otros proyectos como el «Universidad para Todos» que mejoraron los índices educacionales y sociales de Brasil. Según el Banco Mundial, al dejar el ministerio, Brasil era el país que más había avanzado en el aumento de escolaridad y la Organización para Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE) calificó la evolución en educación básica como «impresionante». En una encuesta de Folha de São Paulo, Haddad también fue el ministro mejor evaluado por los brasileños durante los años del PT. Ese desempeño positivo llevó a Lula a escogerlo entre los nuevos nombres del partido, en un movimiento de renovación y de herederos, que no habían pasado por las urnas, lo que analistas y el propio Lula llamaban «postes», como la expresidenta Dilma Rousseff, capaces de elegirse con el simple apoyo del principal nombre del PT. Desde su celda, Lula ya ha mandado recado: «Lula es Haddad. Haddad es Lula», un lema que se repite en las propagandas del partido. La duda ahora es si será capaz de transferirle sus votos en primera y segunda vuelta en el poco tiempo que resta.
13-09-2018 | Fuente: abc.es
Condenado a 10 años de cárcel el expresidente salvadoreño Saca por corrupción
El expresidente de El Salvador Elías Antonio Saca (2004-2009) fue condenado hoy a 10 años de prisión por el desvío y lavado de más de 300 millones de dólares del presupuesto estatal. «El Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador condena al señor Elías Antonio Saca a 5 años de prisión por el delito de peculado (malversación) y 5 años por el delito de lavado de dinero», dijo el juez Alejandro Guevara. Saca, que llegó al poder bajo la bandera de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y aceptó, a cambio de penas mínimas, confesar en un «juicio abreviado» la forma en la que extrajo y lavó los fondos públicos, se convirtió así en el primer expresidente de la democracia salvadoreña en ser condenado por delitos de corrupción. El juez, uno de los tres que componen el tribunal, señaló que «al escuchar las declaraciones de estos personajes, la prueba documental y pericial» determinó «que lo que habían confesado era verídico». Guevara señaló antes de dar a conocer las penas que el trato que realizó la Fiscalía, a pesar de desconocer el destino de 191 millones que fueron sacados en efectivo, fue un «limite» y «valladar» para establecer la pena. La legislación salvadoreña señala que los jueces no pueden imponer una condena mayor a la pactada entre imputados y Fiscalía en un «juicio abreviado». El tribunal decretó la misma pena de 10 años de prisión al exsecretario privado de Saca, Elmer Charlaix, mientras que los exsecretarios de Juventud y Comunicaciones, César Funes y Julio Rank, purgarán 5 años de cárcel cada uno por lavado de dinero. El ex gerente financiero de la Presidencia Francisco Rodríguez Arteaga fue condenado a 6 años de prisión por los mismos dos delitos que Saca y Charlaíx, mientras que el exjefe de la Tesorería del Gobierno Jorge Alberto Herrera fue condenado a 3 años de cárcel. La pena más elevada la recibió el excolaborador de la Presidencia Pablo Gomez, quien no se acogió al beneficio del «juicio abreviado» y enfrentó el proceso «común», y a quien le fueron impuestos 16 años de cárcel. «Lo defraudado, lo saqueado al Estado y lavado fueron 300.347.117,17 dólares» mediante 593 cheques «sin respaldo legal», añadió Guevara. Los casos de corrupción que implican a expresidentes, incluido Mauricio Funes (2009-2014) y Francisco Flores (1999-2004), suman más de 666 millones de dólares.
12-09-2018 | Fuente: abc.es
La decisión contra Hungría divide a las familias políticas de la Eurocámara
El Parlamento Europeo aprobó ayer por 448 votos a favor y 197 en contra, un informe en el que se pide que se ponga en marcha el procedimiento sancionador contra Hungría previsto en el artículo 7 por violación grave de los principios democráticos. Esta es la primera vez que una medida de este tipo se utiliza en la historia de la UE a iniciativa del Parlamento y supone la profundización de las divisiones entre las distintas familias políticas y geográficas en Europa. El primer ministro húngaro, Viktor Orban, había advertido ayer, con una vehemencia que probablemente no le ayudó en nada, que este voto no cambiaría su política, considerada como demasiado autoritaria y poco respetuosa con las minorías y ayer sus portavoces indicaron que buscarán fórmulas legales para contestar esta decisión. La votación sobre Hungría empañó el discurso sobre el estado de la Unión que pronunció el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, probablemente el último de este tipo que dirigirá al Parlamento, en el que pidió precisamente que la UE mantenga su unidad para atraer a los ciudadanos, tradicionalmente reticentes a participar en la política comunitaria. «De aquí a las elecciones europeas debemos demostrar que estamos juntos, norte-sur, este-oeste, y que podemos conseguir una Europa más soberana» dijo. La Comisión no ha querido ser la institución que iniciase el proceso contra las autoridades húngaras, pero Juncker hizo varias menciones a que «el artículo 7 debe ser utilizado cuando los principios europeos estén en peligro» a lo que sumó críticas contra el «nacionalismo malsano» en una alusión a las bases ideológicas de Orban, y de elogio a «un patriotismo ilustrado nacional y europeo, que no se excluyen uno a otro». El proceso sancionador podría desembocar en la retirada del derecho de voto a Hungría en el Consejo Europeo, aunque este extremo debe ser aprobado por los demás países miembros, en un primer momento por cuatro quintos de los países, lo que quiere decir que Orban necesitaría que le apoyen al menos cuatro gobiernos. El Grupo Popular Europeo, al que Orban pertenece, se dividió en la votación, aunque menos de lo que se preveía. Su líder, Manfred Weber, había dado libertad de voto a los diputados, pero también anunció que él mismo votaría a favor del informe. El resultado deja abierta la posibilidad de que se abra una crisis entre el grupo parlamentario popular y Fidesz, el partido de Orban, que es uno de sus miembros. «Venganza mezquina» El Gobierno de Budapest reaccionó diciendo que Hungría dijo que buscaría maneras legales de desafiar el voto que describió como «una venganza mezquina» que se ha producido porque muchos de sus aliados en el partido popular no le han apoyado como en anteriores ocasiones. Orban está en el poder desde 2010 y ha sido el partido más votado con gran diferencia en toda la UE. Sin embargo, sus adversarios le acusan de usar su mayoría parlamentaria para presionar a los tribunales, medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales de modo que algunos consideran que viola los principios democráticos europeos. La gota que ha colmado el vaso ha sido su oposición frontal a la acogida de refugiados procedentes de los países musulmanes, en contra de los acuerdos que había aceptado en el Consejo Europeo. Lo paradójico es que en su discurso de ayer, el propio Juncker le dio la razón en parte al proponer que se aumente en 10.000 agentes el personal de la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) precisamente para cerrar las fronteras exteriores de la UE a la inmigración y al mismo tiempo abrir los canales ordinarios para recibir trabajadores cualificados que el mercado europeo necesita. El ministro húngaro de Asuntos Exteriores, Peter Szijjarto, denunció en Budapest que «la decisión se tomó de manera fraudulenta y contraria a las normas pertinentes de los tratados europeos», porque se decidió que las abstenciones no se contarían como votos, lo que ha propiciado que los partidarios de sancionar a Orban alcanzasen más fácilmente los dos tercios necesarios. Es muy posible que este detalle acabe en los tribunales. Polonia, que está sometida a un procedimiento similar de sanciones, en este caso lanzado por la Comisión desde 2017, será el principal aliado de Orban en esta batalla, aunque no son los únicos. Rumanía se discutirá en el siguiente pleno del Parlamento y la autora del informe, la ecologista holandesa Judith Sargentini ha mencionado también a Eslovaquia y Malta como países que pueden estar en una situación crítica en este sentido. Según Sargentini, «el Gobierno de Viktor Orban ha encabezado la violación de los valores europeos silenciando a los medios independientes, reemplazando a los jueces críticos. Las personas cercanas al gobierno se han estado enriqueciendo a expensas de los contribuyentes húngaros y europeos. Los húngaros merecen algo mejor» a pesar de que reiteradamente, elección tras elección y con una mayoría aplastante, le otorgan una confianza clarísima a Fidesz, el partido de Orban.
12-09-2018 | Fuente: abc.es
Putin dice los sospechosos de envenenar a Skripal «no son criminales»
El Foro Económico Oriental de Vladivostok celebrado mientras en las inmediaciones tienen lugar las mayores maniobras militares de la historia de Rusia, deparó ayer a sus asistentes una inesperada sorpresa. El presidente ruso, Vladímir Putin, intervenía en la sesión plenaria y le preguntaron sobre Alexánder Petrov y Ruslán Boshírov, de quienes Londres sospecha que envenenaron al exagente ruso, Serguéi Skripal, y a su hija Julia el pasado mes de marzo. Putin reconoció que son ciudadanos rusos, están identificados y se sabe su paradero, pero aseguró que «son civiles». «No hay nada en esto de especial, no son unos criminales», subrayó. El jefe del Kremlin empezó respondiendo a la pregunta diciendo que «Por supuesto, estuvimos mirando qué gente era esta. Sabemos quiénes son, los encontramos». «Espero que ellos mismos aparezcan y nos lo cuenten, sería lo mejor para todos», prosiguió Putin. Eso sí, subrayó que «no hay nada en esto de especial ni criminal, se lo aseguro». El periodista del canal público ruso «Rossiya-1», Serguéi Briliov, que estaba moderando el debate, preguntó tres veces, ya que el primer mandatario ruso no lograba oírle, si Petrov y Boshírov son civiles, y recibió por respuesta a la tercera que «¡claro, civiles!». Putin llamó después a los dos sospechosos instándoles a dirigirse a los medios de comunicación «para que cuenten su versión». Briliov expresó el deseo de que acudan a su programa semanal «Vesti» (noticias), que se emite cada sábado. Conversación telefónica con Petrov Esta televisión rusa precisamente mantuvo el martes una conversación telefónica con Petrov, cuyo audio figura en su página web, pero no quiso decir nada en relación con las acusaciones que le hacen en Londres. «Por ahora no quiero comentarlo. Tal vez, más tarde. Creo que la semana que viene», declaró el presunto envenenador. El hecho de que no comparezca ya mismo, a juicio del experto del Centro Carnegie de Moscú, Alexánder Báunov, «tal vez se deba a que no tiene preparada todavía una historia verosímil». Se da la circunstancia de que, desde que, el pasado 5 de septiembre, la Fiscalía británica y Scotland Yard dieran a conocer los nombres de Petrov y Boshírov y asegurasen haber recogido suficientes pruebas contra ellos de su implicación en el ataque contra los Skripal con gas de uso militar «Novichok», Moscú ha negado constantemente saber nada de ellos, puso en duda la autenticidad de sus fotos, distribuidas por el Reino Unido, y hasta exigió las huellas dactilares para poder iniciar una investigación propia. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aclaró ayer que Putin no conoce personalmente a Petrov y Boshírov ni ha mantenido con ellos ningún tipo de contacto. Por su parte, Alexánder Shulguín, representante de Rusia ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), sostuvo ayer en La Haya que ninguno de los dos sospechosos son militares ni pertenecen a ningún servicio de inteligencia ruso. Moscú cuestiona las pruebas La primera ministra británica, Theresa May, anunció la semana pasada que Petrov y Boshírov son agentes del GRU, el servicio de inteligencia del Ejército ruso. «Es una acusación totalmente infundada», insiste Shulguín. Según sus declaraciones, «puede que los organizadores del envenenamiento (..) quisieran influir en las elecciones presidenciales que se celebraron en Rusia el mes de marzo», el día 18 exactamente. Los Skripal fueron envenenados justo dos semanas antes en Salisbury. Un portavoz de la primera ministra británica calificó ayer de «mentiras» lo que dice Moscú. «Hemos pedido en repetidas ocasiones a Rusia que explique lo que ocurrió en Salisbury en marzo, y ellos han respondido con ofuscación y mentiras», dijo a los periodistas ese portavoz de Downing Street. Londres ha emitido una orden de búsqueda y captura contra Petrov y Boshírov, pero en Rusia está en vigor una ley que impide que sus nacionales puedan ser extraditados a otro país para responder ante la justicia.
12-09-2018 | Fuente: abc.es
EE.UU. sospecha que Rusia está detrás de ataques a embajadas en Cuba y China
Las agencias de inteligencia estadounidenses que investigan los misteriosos «ataques» que afectaron al personal diplomático de EE.UU. en Cuba y China apuntan a Rusia como principal sospechoso de la autoría, informó hoy la cadena NBC, citando fuentes de la investigación. La sospecha de que Rusia está detrás de los supuestos ataques, en un principio considerados sónicos, se fundamenta por pruebas de comunicaciones interceptadas, conocidas en el mundo de los espías como señales de inteligencia, acumuladas durante una larga y continua investigación que involucra al FBI, la CIA y otras agencias de Estados Unidos. Los funcionarios se negaron a dar detalles sobre la naturaleza de la inteligencia, pero sí indicaron que las pruebas todavía no son lo suficientemente concluyentes para culpar de forma oficial a Rusia. En este sentido, la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, insistió hoy en rueda de prensa en que «la investigación está aún en marcha» y, por lo tanto, aseguró «no se ha culpado a nadie» todavía. Desde 2017, el Ejército de Estados Unidos ha estado trabajando para realizar ingeniería inversa del arma o las armas utilizadas para dañar a los diplomáticos, de acuerdo con funcionarios de la Administración del presidente Donald Trump, asesores del Congreso y otros informados sobre la investigación citados por la cadena. Como parte de ese esfuerzo, EE.UU. recurrió a la Fuerza Aérea y a su programa de investigación de energía dirigida en la Base de la Fuerza Aérea Kirtland en Nuevo México, donde el ejército posee láseres gigantes y laboratorios avanzados para probar armas electromagnéticas de alta potencia, incluidas microondas. Aunque EE.UU. cree que sofisticadas microondas u otro tipo de arma electromagnética probablemente se utilizaron contra los funcionarios, también están explorando la posibilidad de que se usaran otras tecnologías adicionales. Estados Unidos ha dicho que 26 trabajadores del Gobierno resultaron heridos en ataques inexplicables en sus hogares y hoteles en La Habana a fines de 2016, causando lesiones cerebrales, pérdida de audición y problemas de cognición, equilibrio y visión. Los extraños sonidos escuchados por los trabajadores inicialmente llevaron a los investigadores a sospechar de un arma sónica, pero el FBI luego determinó que las ondas de sonido por sí mismas no podrían haber causado las lesiones.
11-09-2018 | Fuente: as.com
Cordero, en su despedida: "Creo que mi cese es injusto y sucio"
El ya ex director deportivo atendió a los medios de comunicación en la sala de prensa del Ramón de Carranza para dar su punto de vista sobre su destitución.