Infortelecom

Noticias de comisarias

16-07-2016 | Fuente: abc.es
Un grupo de militares turcos se subleva contra el Gobierno de Yildirim
El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, ha informado este viernes de que un grupo de militares se ha sublevado para derrocar al Gobierno, por lo que ha dado órdenes de «hacer lo que sea necesario» para sofocar la intentona golpista. Yildirimi ha explicado que un grupo de militares «ha tomado ilegalmente las armas saltándose la cadena de mando». «De momento no podemos hablar de golpe de Estado. Es una revuelta», ha dicho en una intervención telefónica en la cadena turca NTV. [Sigue aquí en directo el intento de golpe de Estado en Turquía] El 'premier' ha recalcado que «el Gobierno elegido por el pueblo turco sigue a cargo» y ha dado órdenes a las tropas leales de «hacer todo lo necesario» para poner fin a la sublevación militar. «Les castigaremos de la forma más dura», ha amenazado a los golpistas. Los medios de comunicación locales han informado de que aviones y helicópteros militares han sobrevolado Ankara y Estambul, las dos ciudades más importantes del país. En Ankara se han escuchado disparos, de acuerdo con testigos citados por Reuters. La agencia de noticias turca Dogan ha indicado que la Policía ha pedido a los agentes que vayan a las comisarías. Mientras, en Estambul, la Gendarmería ha cerrado al tráfico los puentes Bósforo y Fatih Sultan Mehmet, que cruzan el estrecho, en sentido Europa. «Hay probabilidad de un levantamiento militar», dijo Yildirim, descartando que la asonada pueda tener éxito. «Se trata de un grupo dentro del Ejército que se ha alzado», dijo el jefe de gobierno, quien admitió que esos militares habían «rodeado algunos edificios importantes». «Quienes lo han hecho pagarán un alto precio. No haremos concesiones en la democracia», prometió Yildirim. La agencia turca Dogan señaló que numerosas ambulancias habían acudido al cuartel central del Estado Mayor donde según testigos se habían oído tiroteos. Un gran contingente de policía en Ankara Según el diario digital T24, el edificio donde se halla el centro de los servicios secretos turcos había sido tiroteado desde un helicóptero. Un gran contingente de policía se ha desplegado en Ankara y ha cerrado los accesos a la céntrica plaza de Kizilay. Al mismo tiempo, unidades de la Gendarmería cerraron las dos puentes sobre el Bósforo en Estambul, impidiendo todo tráfico de la parte asiática a la europea de la ciudad, informa la cadena NTV. También se han desplegado tanques cerca del aeropuerto de Atatürk en Estambul, agregó la misma emisora. La operación comenzó con unos inesperados movimientos de tropas en Ankara y el paso rasante de aviones militares sobre la capital, que han creado este viernes preocupación entre la población de la capital de Turquía. Según declararon algunos testigos a Efe, en la capital se escucharon incluso disparos cerca del cuartel del Estado Mayor, extremo sin confirmar por fuentes oficiales. Por otra parte, tanques militares han cerrado completamente al tráfico las dos puentes de Estambul que comunican la parte europea de la ciudad con la parte asiática, informa la cadena CNNTürk.
13-07-2016 | Fuente: elpais.com
Pokémon Go y sus episodios curiosos en el mundo real
Descargarse el nuevo videojuego de Nintendo ha creado anécdotas en iglesias, comisarías y hasta en la Casa Blanca
12-07-2016 | Fuente: elpais.com
Pokémon Go y sus episodios curiosos en el mundo real
Descargarse el nuevo videojuego de Nintendo ha creado anécdotas en iglesias, comisarías y hasta en la Casa Blanca
06-07-2016 | Fuente: abc.es
Duterte desata una sangrienta guerra contra el narcotráfico en Filipinas
Filipinas vive una sangrienta lucha contra delincuentes y traficantes de drogas en la que decenas de cadáveres han aparecido desde que el presidente, Rodrigo Duterte, venciera en las elecciones del pasado mayo con la promesa de aplacar el crimen. El mandatario ha instado en sus discursos a policías, militares e incluso civiles a tomar las armas contra drogadictos o cualquiera que cometa un crimen y así lograr el objetivo de acabar con la delincuencia antes de finales de año. «Va a ser una pelea sucia, una pelea sangrienta. No voy a pedir perdón por ello», dijo ayer Duterte. El presidente, que juró el cargo hace menos de una semana, ha llegado a ofrecer importantes recompensas monetarias por la caza de delincuentes. «Si conocéis algún drogadicto, matadle vosotros mismos», profirió el pasado viernes en un discurso a los ciudadanos. Las insistencia en los pedidos de Duterte, que realizó una campaña electoral basada en la guerra contra la delincuencia, se empezó a notar incluso antes de conocerse los resultados oficiales de las elecciones y de que el nuevo mandatario ocupara su cargo. Cadáveres acribillados y cuerpos descuartizados han aparecido en las calles de Filipinas con más frecuencia, a la par que aumentaron los tiroteos entre policías y supuestos traficantes de drogas que terminaron con todos los criminales muertos. Algunos de los restos humanos hallados sin vida fueron arrojados con carteles en los que se muestra el apoyo a la violenta guerra contra el crimen promovida por Duterte. En las primeras semanas tras la celebración de los comicios, la policía admitió que el número de traficantes muertos en Filipinas había aumentado en un 200 por ciento respecto a los datos de 2016 recabados antes de las elecciones. Los datos más recientes apuntan que desde que el mandatario fuera investido el día 30 de junio, un total de 30 personas supuestamente relacionadas con las drogas han muerto a lo largo del archipiélago en diferentes enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, según cifras de la Policía. La oleada de muertes, que aparece reflejada en los medios de comunicación filipinos a diario, ha provocado que cientos de traficantes a pequeña escala y drogadictos confiesen sus crímenes de propia voluntad por miedo a ser tiroteados por los oficiales. En Quezon más de mil traficantes y drogodependientes han acudido a las comisarías de la zona, pero las autoridades no cuentan con los medios para atenderles. «La realidad es que les tenemos que mandar a casa, y desde ahí serán supervisados por oficiales locales», dijo ayer el alcalde de Quezon, Herbert Bautista, en una entrevista con los medios locales. La violenta campaña contra los estupefacientes de Duterte está afectando al propio cuerpo de la policía, al que el presidente ha criticado en numerosas ocasiones y ha calificado de «corrupto». El nuevo jefe de la Policía de Filipinas, Ronald Dela Rosa, ha instado a los agentes que participan en actividades criminales a confesar, o de lo contrario morirán. «Entregaros en 48 horas o morir», dijo Dela Rosa el pasado viernes. La Comisión de Derechos Humanos de Filipinas prevé que la situación empeore y que se produzcan muchas más ejecuciones de supuestos delincuentes a manos de las fuerzas de seguridad. «Tenemos ahora un presidente que dice que si eres policía, militar o incluso un ciudadano y encuentras a un criminal y le matas, te apoya. Obviamente con ese tipo de mensaje anticipamos que va a haber un incremento en estas violaciones», señaló el presidente de la institución filipina, Chito Gascón. La organización tampoco se ha mostrado positiva en relación a su poder de influencia para frenar estas muertes. «Nosotros solo podemos seguir denunciando la situación y que la gente nos escuche, pero ni siquiera estoy seguro que nos vayan a escuchar», confesó Gascón. Gascón dijo que la victoria de Duterte viene por el «cansancio» de la gente con la democracia filipina. «Después de 30 años de democracia, la gente está cansada de que nada cambie y dicen que quizá necesitamos a alguien fuerte, paz y orden, y menos derechos humanos. Ese es el nuevo discurso», explicó.
26-06-2016 | Fuente: abc.es
La salvaje Filipinas de Rodrigo Duterte
A Bat Masterson, quizá uno de los más prolíficos «hombres de la ley» del Salvaje Oeste norteamericano, le ha salido un serio competidor. Su apodo, «El Castigador», deja claras las intenciones. Porque en la verborrea de Rodrigo Duterte, presidente electo de Filipinas, la violencia sirve de gatillo al programa político. «Si te resistes, muestras resistencia violenta, mi orden a la Policía será disparar a matar. Disparar a matar contra el crimen organizado. ¿Habéis oído esto? Disparar a matar contra el crimen organizado», aseveraba tras conocer su victoria. Duterte, quien inicia su periodo presidencial de seis años el próximo 30 de junio, aboga por un plan de recompensas para acabar con los señores de la droga, así como por el regreso de la pena de muerte. «Voy a pedir al Congreso la vuelta de las ejecuciones por ahorcamiento», anunciaba Duterte en rueda de prensa tras su confirmación como mandatario, con su intención de reintroducir la pena capital en el país asiático (abolida en 2006). Las futuras medidas han dividido Filipinas, donde más del 85% de la población profesa el cristianismo. «Estamos en contra de la pena de muerte y los escuadrones de la muerte», asegura a ABC Ramón Cabrera Argüelles, arzobispo de la ciudad de Lipa, en la isla de Luzón. El líder religioso muestra a este diario, incluso, su disposición a ofrecerse como «voluntario» para reemplazar a aquellos criminales condenados y cita el ejemplo de Maximiliano Kolbe, franciscano polaco, que dio su vida por otro preso en el campo de concentración de Auschwitz. «Estoy dispuesto a ofrecer mi vida a cambio de ellos», asevera. Sin embargo, las reprobaciones a la política de Duterte no solo se suceden desde el terreno moral. «Si el Gobierno (de Manila) retoma la pena de muerte estará violando la ley internacional», asevera Jose Manuel I. Diokno, decano de la facultad de derecho de la universidad De La Salle y presidente del Grupo de Asistencia Legal Gratuita (FLAG). En este sentido, el experto recuerda las peculiaridades económicas de aquellos afectados en el pasado por la pena capital. Por ejemplo, el 73% de los 1.121 presos en el corredor de la muerte en Filipinas hasta su abolición en 2006 contaba con unos ingresos inferiores a los 10.000 pesos (cerca de 192 euros) mensuales. «La pena de muerte y la política de "disparar a matar" abaratan la vida humana», destaca Diokno, Aquí recuerda la jurisprudencia sentada en el histórico caso del preso Efren Mateo, en el que Tribunal Supremo reveló en 2004 que el 71% de las sentencias de muerte dictadas por los tribunales de primera instancia se impusieron injustamente. Para FLAG, la organización presidida por el decano de la universidad De La Salle, «los pobres son vulnerables a la pena de muerte, ya que no tienen voz, ni dinero, ni poder, y carecen de los recursos para contratar buenos abogados. Exactamente por las mismas razones, también serán vulnerables a la política propuesta ?disparar a matar? del presidente electo». Mientras, Duterte continúa edificando su presidencia con los cimientos de la violencia y el miedo. «No me llaméis señor presidente. Llamadme alcalde de Filipinas», aseguraba al poco de conocerse su victoria en los comicios. La petición de Duterte sobre su nuevo tratamiento como «alcalde» (y no el lógico de «presidente») tampoco es casual. Antiguo líder de Davao, población de millón y medio de habitantes de la isla sureña de Mindanao, sobre Duterte pesan lazos con los grupos de vigilantes o patrullas urbanas que sumergieron a la ciudad en el terror. Un liderazgo que le valió el apelativo de «El Castigador» (Human Rights Watch estima en más de un millar los muertos en Davao desde finales de los años 90 por aparentes «escuadrones de la muerte»). «No dude en contactar con nosotros, la policía, o hágalo usted mismo si dispone del arma -tiene mi apoyo», aconseja Duterte a su población sobre cómo enfrentarse a los presuntos criminales en su «salvaje» Filipinas. Muertes a 960 euros E. S. MOLANO / RANGÚN Para los cazarrecompensas de nuevo cuño, la sociedad híper-conectada resulta un alivio. De la búsqueda de carteles con delincuentes en fuga en bares o comisarías se ha pasado, ahora, a la inmediata difusión social. Tomás Osmeña, alcalde electo de la ciudad de Cebú, en el archipiélago filipino de las Bisayas, por ejemplo, ha asegurado que pagará 50.000 pesos (cerca de 960 euros) a cada Policía por criminal muerto, así como otros 5.000 pesos por delincuente herido. «Si matas a un criminal en el cumplimiento del deber, (serás recompensado). Sin hacer preguntas», asevera Osmeña. «Estoy ahí para ayudar a la policía, no para enjuiciar. Mi propósito es infundir miedo en los criminales», añadía. Solo unos días después de estas palabras, el político anunciaba la entrega de una recompensa a miembros de la policía local, tras la muerte del traficante Rowen «Yawa» Secretaria y dos de sus compinches, John Jason Montes y Dario Torremocha, durante una redada.
17-06-2016 | Fuente: elpais.com
El techo de cristal de las mujeres en los museos españoles
Los cargos clave siguen dominados por los hombres, pese a la cantidad de conservadoras, comisarias y directivas
16-06-2016 | Fuente: elpais.com
El techo de cristal de las mujeres en los museos españoles
Los cargos clave siguen dominados por los hombres, pese a la cantidad de conservadoras, comisarias y directivas
15-06-2016 | Fuente: elpais.com
El techo de cristal de las mujeres en los museos españoles
Los cargos clave siguen dominados por los hombres, pese a la cantidad de conservadoras, comisarias y directivas
14-06-2016 | Fuente: elpais.com
El techo de cristal de las mujeres en los museos españoles
Los cargos de máxima responsabilidad siguen dominados por los hombres, pese a la abundancia de conservadoras, comisarias y directivas en centros de segundo nivel
01-06-2016 | Fuente: abc.es
Las mafias drogan y obligan a mendigar a más de 300.000 niños en la India
Más de 300.000 niños son drogados, maltratados físicamente y forzados a pedir limosna en las calles de India cada día, víctimas de una industria millonaria controlada por redes de tráfico de personas, según un informe elaborado conjuntamente por la Policía india y varias organizaciones de Derechos Humanos. De acuerdo con datos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en India, más de 40.000 niños son secuestrados cada año, de los cuales 11.000 desaparecen de forma definitiva. En el informe, que será enviado a todas las comisarías del país, se urge al Gobierno indio a que aumenten las labores de vigilancia y de protección de los miles de menores que viven en las calles. «La Policía no cree que los niños que piden limosna constituyan un problema, ya que cuando ven que les acompaña un adulto automáticamente asumen que se trata de un familiar suyo o de alguien conocido», ha declarado la directora ejecutiva de The Freedom Project India, una de las organizaciones que participan en la elaboración del informe especializada en la trata de personas. «Sin embargo, de cada 50 niños rescatados unos 10 suelen ser víctimas de redes de tráfico humano. Es completamente necesario mantener vigilados a estos menores para poder identificarlos y evitar que esto ocurra», ha añadido. De acuerdo con el informe, muchos de los menores secuestrados por estas redes son incluso mutilados o quemados por sus captores, para despertar más empatía en los transeúntes y recaudar más limosnas. Todo el dinero que ganan a lo largo del día suele ir a parar a manos de los traficantes, utilizado en mucha ocasiones en drogas y alcohol. El informe está basado en los testimonios de oficiales de Policía y de las organizaciones benéficas de la ciudad de Bengaluru, anteriormente conocida como Bangalore, situada en el estado de Karnakata, en el sur de India. Según fuentes policiales, existe un patrón estacional en la práctica de la mendicidad de estos menores. En ciudades como Bengaluru el número de niños vagando por las calles y pidiendo limosna aumenta radicalmente cuando se acerca algún festival o justo después de algún desastre natural. En el año 2011, la Policía local de Bengaluru lanzó la 'Operación Rakshane', en la que con ayuda de varios departamentos del Gobierno central y algunas organizaciones humanitarias desarrollaron un programa para ayudar a niños forzados a mendigar. La operación consistía en establecer patrullas en toda la ciudad, que seguían a los menores, haciendo fotografías de su vida cotidiana y siguiéndoles hasta sus hogares, con el fin de comprobar si eran víctimas de tráfico humano o no, antes de rescatarles de sus posibles captores. «Cuando comenzamos, no teníamos ninguna prueba de que existiera una conexión entre los menores mendigos y el tráfico humano. Sin embargo, nos propusimos observar todo meticulosamente para registrar cualquier posible signo de trabajos forzados en la ciudad», ha declarado Kanaiya. De acuerdo con el inspector general de la Policía india, Pronob Mohanty, que encabezó la 'Operación Rakshane', los equipos policiales y los trabajadores sociales llegaron a rescatar hasta a 300 niños en un sólo día en una de sus redadas por la ciudad. Todos los traficantes arrestados por estos casos hasta la fecha han sido encarcelados. «La 'Operación Rakshane' fue establecida con el fin de servir de modelo, que puede ser replicado a gran escala en un plan de cooperación entre las autoridades del país», ha escrito Mohanty en el informe, que incluye sugerencias de métodos para llevar a cabo esta vigilancia, así como formas de recolección de datos y de rehabilitación de los menores. Kanaiya ha añadido que planean llevar el informe a todas las comisarías de India y celebrar talleres de formación para los policías, para que gestionen estos casos de explotación infantil y puedan llevar a cabo operaciones de rescate diligentemente.