Infortelecom

Noticias de comercio

09-09-2018 | Fuente: abc.es
Acusan a May de atacar a Boris Johnson aireando su vida sexual
Como era de esperar, el culebrón político del Brexit está entrando ya en un terreno más propio de una comedia que de acción. La batalla entre la primera ministra británica Theresa May y su ex ministro de Exteriores, Boris Johnson, ha llegado ya a extremos poco decorosos, en el que se utilizan historias de alcoba, infidelidades y trapos sucios de toda especie en una disputa en la que lo que se dirime es si el Reino Unido debe buscar una fórmula razonable para no perder mucho con su salida de la Unión Europea, o como quiere Johnson, si se cortan en seco todos los cables que unen a Gran Bretaña con el continente que es lo que intentaría Johnson si logra descabalgar a la primera ministra en el Partido Conservador. A todo esto se sumará esta semana el histrión del todavía eurodiputado Nigel Farage, de quien se dice que ha preparado toda una «performance» en el pleno del Parlamento de Estrasburgo de esta semana para intentar robar la atención al discurso del presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, sobre el estado de la Unión. Es verdad que las negociaciones entre Londres y Bruselas están en una situación cada vez más paradójica. El propio negociador europeo, Michel Barnier, ha llegado a decir que en campos como la cooperación en materia de seguridad los representantes británicos están pidiendo ahora participar en campos en los que se han negado fervientemente a hacerlo siendo miembros de pleno derecho. «Parecen más un país que quiere ingresar en la UE que uno que quiere sali r » ha llegado a comentar Barnier. Johnosn ha utilizado esto para acusar a May de estar «traicionando» a los electores británicos y esta ha sentido que se trata de una batalla a vida o muerte y ha sacado la artillería filtrando los detalles de la azarosa vida sentimental -y sexual- del que fue su ministro. Los diarios sensacionalistas se han lanzado a publicar. El dossier se llama «WarBook2» y fue creado en junio de 2016, dos días antes de que May entrase en la lucha por hacerse con el liderazgo conservador, lo que prueba que esta ha sabido desde el principio que tarde o temprano tendría que enfrentarse con el singular exalcalde de Londres, que casualmente acaba de anunciar que se separa de su segunda esposa, después de más de 25 años de matrimonio. El informe detalla rumores y hechos que convierten al personaje en un irrefrenable donjuan cuyas correrías abarcan desde los tiempos en los que fue corresponsal en Bruselas hasta su época en la alcaldía. Los representantes de May han negado estar detrás de la difusión de este informe que «es viejo y ni siquiera ha sido actualizado» pero no pueden convencer a nadie de que están intentando utilizar sus efectos para parar las aspiraciones de Johnson al liderazgo conservador. Es más que evidente que en las actuales circunstancias, Bruselas apoya sin reservas a Theresa May, que representa un Brexit que podría acabar siendo hasta beneficioso para la UE: los británicos se quedarían dentro de una zona de libre comercio común, con una muy estrecha cooperación en temas estratégicos y de seguridad, pero fuera de las instituciones, es decir, sin capacidad para bloquear o intervenir en la evolución de los demás países hacia una unión más sólida política e institucionalmente. Si Johnson y los suyos logran convencer a 48 diputados «tories» para activar una votación y revisar el puesto de la primera ministra, toda la situación puede cambiar de modo dramático, desde llevar a Johnson al poder a la convocatoria de elecciones anticipadas. El calendario de las negociaciones está ya cerrado y es inmutable, de modo que si no se llega a un acuerdo en octubre o a más tardar en noviembre, puede ser muy difícil que entre en vigor antes de que el Reino Unido salga inexorablemente de la UE el próximo 29 de marzo sin ningún colchón legal, lo que crearía una situación catastrófica. Visto así, se podría incluso llegar a pensar que ha sido el propio Barnier el que ha filtrado a la prensa británica el dossier sobre los líos amorosos de Johnson. Es poco probable conociendo el carácter riguroso y estable del francés, pero probablemente se habrá reído mucho leyéndolo.
09-09-2018 | Fuente: abc.es
Kim Jong-un juega al deshielo nuclear para sobrevivir
Con un gran desfile, Corea del Norte celebra este domingo sus 70 años de vida. Siete décadas de régimen estalinista marcadas por un denominador común: la supervivencia. Tras la derrota en la II Guerra Mundial de Japón, que ocupaba la Península Coreana desde 1910, el país quedó dividido por el Paralelo 38 entre el Sur capitalista y el Norte comunista. Frente a otros candidatos con más nombre, la Unión Soviética aupó al poder al guerrillero Kim Il-sung, abuelo del actual dictador, quien fundó la República Popular Democrática de Corea el 9 de septiembre de 1948. Primer escenario de la guerra Intentando la reunificación por la fuerza, Kim Il-sung invadió el Sur en 1950 y empezó el primer conflicto de la Guerra Fría. Tres años y cinco millones de muertos después, la contienda acabó donde había comenzado: en el Paralelo 38 separando al Norte comunista del Sur capitalista. Desde entonces, Kim Il-sung estableció uno de los regímenes más férreos y personalistas del mundo y, con astucia, se aprovechó de la creciente rivalidad entre la URSS y China para conseguir ayuda de ambas y mantener su régimen. Hasta que el Sur despegó con su industrialización en los años 60 y 70, el Norte era más rico. Aunque el régimen sobrevivió al colapso del bloque comunista tras la caída del Muro de Berlín, el fallecimiento del «Presidente Eterno» Kim Il-sung en 1994 coincidió con la implosión de su autárquica economía y la «Gran Hambruna», que se cobró entre 800.000 y dos millones de vidas. Instaurando la primera dinastía comunista, le sucedió su hijo, el «Querido Líder» Kim Jong-il, quien impulsó el programa nuclear que su padre había vislumbrado para no perder el poder y disuadir a su archienemigo, EE.UU., de un cambio de régimen. Haciendo gala de esta «diplomacia atómica», Pyongyang detonó su primera bomba nuclear en octubre de 2006. Amenaza nuclear Hasta septiembre del año pasado, ha efectuado cinco ensayos atómicos más, cuatro de ellos ordenados por Kim Jong-un, quien sucedió a su padre tras su muerte en diciembre de 2011. Aprovechándose de una cierta mejora gracias a una incipiente economía de mercado por el comercio con China, el joven dictador ha perfeccionado su programa nuclear y de misiles, en teoría capaces de golpear suelo estadounidense. Con su posición reforzada, pero también asfixiado por las sanciones internacionales, Kim Jong-un ha reabierto el diálogo e iniciado el deshielo con Washington. Así se vio en la histórica cumbre de junio en Singapur con su presidente, Donald Trump. Al igual que hizo antes con su carrera armamentística, el dictador usa su desarme nuclear para negociar y blindarse en el poder, ya que se calcula que podría producir entre 30 y 60 bombas atómicas. «Como dudo que las entregue a EE.UU., debería desmantelarlas en un proceso que la comunidad internacional pueda verificar, lo que parece difícil», razona escéptico para ABC David Wright, codirector del Programa de Seguridad Global de la Unión de Científicos Concienciados. Un desmantelamiento caro Según informa el periódico «Korea Herald», dicho proceso podría durar diez años o más, a tenor de un informe de la Universidad de Stanford. Su coste: 20.000 millones de dólares (17.000 millones de euros), calcula otro estudio de la Universidad de Kookmin. De ellos, habría que destinar directamente 5.000 millones de dólares (4.300 millones de euros) para desensamblar las cabezas nucleares y desmantelar sus centros de producción, donde trabajan 3.000 personas. Tomando como guía la reunificación alemana, otro estudio de la consultora londinense Eurizon SLJ Capital estima que alcanzar la paz en Corea costaría dos billones de dólares (1,7 billones de euros), informa Bloomberg. La pregunta es quién lo pagaría. Con diez de los 25 millones de norcoreanos necesitando ayuda humanitaria, un 20 por ciento de los niños desnutridos y entre 80.000 y 120.000 presos en campos de trabajos forzados según la ONU, Kim Jong-un no podrá hacerlo. Por eso juega al deshielo y negocia su desarme nuclear: para sobrevivir.
08-09-2018 | Fuente: elpais.com
Jack Ma, el hombre más rico de China, se retirará de Alibaba este lunes
El fundador del gigante del comercio electrónico, de 54 años, quiere dedicar su tiempo y dinero a la filantropía educativa
07-09-2018 | Fuente: abc.es
Melania Trump, contra el funcionario que atacó a su marido: «Sabotea al país con sus acciones cobardes»
El presidente de EE.UU., Donald Trump, encabeza una febril campaña para desenmascarar al autor del artículo anónimo publicado este miércoles en el diario «The New York Times», que una veintena de asesores del mandatario han negado haber escrito. Uno tras otro, los miembros del gabinete y consejeros de Trump difundieron comunicados en los que negaban haber redactado la tribuna firmada por un «alto funcionario del Gobierno estadounidense» y que describía una campaña de «resistencia» al presidente por parte de varios miembros del Ejecutivo. Hasta la primera dama, Melania Trump, se pronunció sobre el escándalo para instar al funcionario en cuestión a «defender públicamente sus palabras». «Al autor del artículo de opinión: Usted no está protegiendo este país, usted está saboteándolo con sus acciones cobardes», dijo Melania Trump en un comunicado enviado a Efe. Trump, que ya ventiló el miércoles su ira por lo que considera una «traición», guardó hoy silencio sobre el tema, y únicamente emitió un tuit en el que acusó a «la izquierda» y a los medios de comunicación de haberse «vuelto locos», sin mencionar el artículo. Sin embargo, el presidente pidió que le imprimieran y trajeran a su despacho cada comunicado de los miembros de su gabinete y su equipo según se iban publicando, informó la cadena televisiva CNN. El primero en llegar fue el del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, que había encabezado las especulaciones debido a su gusto por la palabra «lodestar» («estrella polar» o «inspiración»), de uso muy poco común y que aparecía hacia el final de la tribuna. «El vicepresidente pone su nombre en sus artículos de opinión», afirmó en un tuit Jarrod Agen, el director de Comunicación de Pence. El propio Pence opinó después, en declaraciones a los periodistas desde Orlando (Florida), que el autor de la columna «debería renunciar», tal y como exigió el miércoles la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. El director nacional de Inteligencia de EE.UU., Dan Coats, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, no tardaron en seguir el ejemplo de Pence, y a media tarde, más de 20 funcionarios se habían desvinculado del texto, ya fuera directamente o mediante sus portavoces. Entre ellos estaban los secretarios de Defensa, James Mattis; Justicia, Jeff Sessions; Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen; Tesoro, Steven Mnuchin; y Comercio, Wilbur Ross; además del asesor económico de Trump Kevin Hassett; su consejero de Seguridad Nacional, John Bolton; y el abogado jefe de la Casa Blanca, Don McGahn. En la lista hubo una ausencia notable: la del jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, quien esta semana sí refutó públicamente el contenido del libro de Bob Woodward, pero que hoy guardó silencio, como también hicieron la hija y asesora de Trump, Ivanka, y su esposo Jared Kushner, aunque pocos en Washington sospechan de ellos. La reacción más extrema la tuvo la portavoz de la Casa Blanca, quien publicó en Twitter el número de teléfono de la sección editorial del diario «The New York Times» -la única que conoce la identidad del funcionario-, y animó a los estadounidenses a llamarles para exigir que desvelen quién es la fuente. «Si quieren saber quién es este cobarde perdedor, llamen al despacho de opinión del fracasado NYT (New York Times). Ellos son los únicos cómplices de este acto fraudulento», sentenció Sanders. Algunos periodistas del rotativo aseguraron haber recibido furibundas llamadas de seguidores de Trump, aunque al periódico también llegaron mensajes de apoyo por su decisión de publicar el texto. La especulación sobre el tema llegó a tal punto que algunos sitios de apuestas por Internet lanzaron envites relacionados con el autor del artículo: en la web MyBookie.com, con sede en Costa Rica, la mayoría de los usuarios optaron por Pence; mientras que en la canadiense Bovada, el sospechoso principal era Sessions.
07-09-2018 | Fuente: abc.es
El candidato alemán a presidir la Comisión Europea pide una postura «cristiana» en materia de refugiados
El candidato a la presidencia de la Comisión Europea, el actual presidente del grupo parlamentario del Partido Popular Europeo Manfred Weber, publica hoy un artículo en el periódico alemán Süddeutsche Zeitung en el que presenta su programa en materia de inmigración y en e que defiende que «Europa no puede aislarse». Miembro del partido conservador bávaro socio de la CDU de Merkel, Unión Socialcristiana (CSU), expone una postura menos hostil con los refugiados que la actual directiva de esta formación política. Weber propone un nuevo programa europeo de asentamientos de refugiados y pide a los países socios que se avengan a llegar a los primeros acuerdos antes de fin de año. «Como continente comprometido con los valores cristianos, debemos apoyar a las personas que necesitan nuestra ayuda», defiende, en una postura más próxima a la canciller Merkel que a la de su propio partido político y como base de un «un programa integral de reasentamiento» que permita a la UE «acoger a refugiados y brindarles protección si, por ejemplo, tienen que huir de una guerra civil». «Creo firmemente que los europeos están dispuestos a ayudar a estas personas», asegura Weber, reclamando una diferenciación legal más clara entre el estatus de refugiado y asilo por una parte y la realidad de la inmigración ilegal por otra. «Forma parte de nuestros valores el compromiso con quienes huyen de la violencia, pero nuestros ciudadanos deben saber que realmente son refugiados necesitados, no inmigrantes ilegales», reclama. «Hablamos de este problema desde hace tres años, y creo que ya es suficiente», lamenta Weber, «debe haber una solución para fin de año» y en eso incluye, en particular, la protección de las fronteras exteriores de la UE: «Los ciudadanos quieren saber quién viene a Europa y con razón demandan que luchemos contra la inmigración ilegal». «Europa no puede seguir viviendo en prosperidad a medida que África se hunde en el caos. Necesitamos una nueva política comercial con este continente»Manfred Weber, Weber también aboga por una nueva relación comercial con África. «Europa no puede seguir viviendo en prosperidad a medida que África se hunde en el caos, necesitamos más dinero para la ayuda humanitaria, pero sobre todo se trata de una nueva política comercial con África», dice, advirtiendo que la UE debe ofrecer a los países africanos libre acceso a los acuerdos de libre comercio: «Esta es la única forma de invertir, y esa es la única forma en que las personas pueden aprender a sostenerse por sí mismas y, si lo hacen, no irán a Europa». Weber marca así su posición en el más importante de los asuntos que Bruselas tiene sobre la mesa. Como jefe del grupo parlamentario del Partido Popular Europeo, ha mostrado anteriormente habilidad en el establecimiento y gestión de los debates y un perfil, por cierto, bastante más duro que el de Jean Claud Juncker. Su candidatura a presidir la Comisión Europea llega en un momento muy oportuno para su partido, la Unión Socialcristiana de Baviera, que en octubre se enfrenta a elecciones regionales y podrá exhibir por primera vez a un bávaro aspirando al más alto cargo de la Unión. Weber es sin duda un europeísta convencido, lleva en su ADN político la tríada de Franz Josef Strauss: «Baviera es nuestro hogar, Alemania es nuestra patria, Europa es nuestro futuro». Pero es partidario de la Europa de las naciones que choca a menudo con las reformas que intenta liderar el francés Manuel Macron, quien por cierto se ha reunido con Weber en su despacho y a solas para tratar esas reformas. La canciller Merkel, cuya idea acerca de cómo gestionar la inmigración en Europa es muy similar a la que presenta Weber en este artículo, ya ha expresado su apoyo de partida a esta candidatura. Merkel aprecia la naturaleza tranquila y servicial de Weber, aunque ha tardado dos días más de lo prometido en expresar públicamente su apoyo, lo que sugiere que desea intercambiar algunas cartas, no solo con sus interlocutores en Bruselas, sino también con la CSU bávara, que a principios de verano mantuvo un pulso con la Cancillería que estuvo a punto de hacer saltar por los aires el gobierno de la gran coalición. «Europa necesita un nuevo comienzo y más de democracia», dijo Weber en Twitter al anunciarse como candidato, sin precisar qué grado de democracia quiere añadir al espacio europeo y en un tono un tanto beligerante. «Hoy en día se trata de la autodefensa de los intereses de Europa y de la defensa de nuestros valores, porque nos atacan desde fuera y desde dentro», ha escrito en la red social, «por ello, la UE necesita avanzar hacia una Europa mejor, más unida y más democrática». Uno de los episodios en los que mejor se ha retratado políticamente fue cuando, en 2013, Weber rechazó un informe crítico con la erosión de los derechos democráticos en Hungría asegurando que era un ataque político de la izquierda y justificando así a Vikton Orbán, con disgusto para la mitad de su grupo parlamentario europeo, que por cierto debe nominarlo en 8 de noviembre en Helsinki. Precisamente la próxima semana se verá ante el mismo espejo, cuando el Parlamento Europeo se pronuncie sobre la posibilidad de expedientar a Hungría por violación de derechos fundamentales. Su formación de ingeniero técnico le ha proporcionado un grado notable de pragmatismo y su fe católica es la que le sigue llevando a la iglesia cada domingo y «siempre que puedo una semana al año en un monasterio, para obtener aliento y nuevo impulso». De niño tocaba la trompeta en el conjunto de viento de la parroquia y durante dos décadas la guitarra en una banda que actuaba en los bailes locales. Quienes trabajan con él destacan que «es muy competente» y «tiene una gran paciencia». En su propio partido es considerado un liberal, moderado y «anti Söder», en referencia al actual hombre fuerte. Ha acusado a Putin de llevar a cabo «una guerra moderna contra occidente, contra nuestros valores y nuestro estilo de vida». Y a las bravatas de Trump ha contestado: «Estamos a favor de la libertad de comercio, si Trump levanta nuevos muros, Europa construirá nuevos puentes».
06-09-2018 | Fuente: abc.es
Un alto cargo de EE.UU. revela una conjura interna para frenar a Trump
Un «alto cargo» del Gobierno de Estados Unidos ha publicado de forma anónima un artículo de opinión en 'The New York Times' en el que revela una «resistencia» dentro de la Administración para frenar los impulsos del presidente, Donald Trump, en línea con lo que recoge el periodista Bob Woodward en su último libro y que cita fuentes internas. 'The New York Times' explica que ha decidido conservar el anonimato del firmante porque es una persona pública y su labor podría verse comprometida si sale a la luz su identidad. En este sentido, considera que su testimonio ofrece una «importante perspectiva» para entender los entresijos de un Gobierno que parece caótico a ojos de la opinión pública. En el artículo, se habla de una «resistencia silenciosa» que intenta, desde dentro del Gobierno, « frustrar parte de la agenda (de Trump) y sus peores inclinaciones». «Yo soy uno de ellos», cuenta esta persona, para quien la primera obligación de todo funcionario pasa por proteger los intereses del país por encima de los del presidente. «La raíz del problema es la amoralidad del presidente», reza el texto, en el que se da cuenta de «impulsos equivocados» y que en ocasiones van «contra el comercio y contra la democracia». En este sentido, esgrime que Trump ni siquiera muestra un mínimo respeto por las políticas y valores de la formación que le aupó al poder, el Partido Republicano. Según esta versión, Trump toma decisiones sin estar lo suficientemente informado o de forma «imprudente», lo que se traduce en una constante sensación de tensión de todo el equipo que le rodea. «La mayoría trabajan para aislar sus operaciones de los caprichos» del presidente, afirma el alto cargo anónimo. «Hay adultos en la sala» «El comportamiento errático sería más preocupante si no hubiese héroes en la sombra en la Casa Blanca y sus inmediaciones. Algunos de los asesores que han aparecido como villanos en los medios de comunicación, pero en privado han hecho mucho para contener las malas decisiones», explica el autor del artículo de opinión. Así, y aunque admite que puede ser de poco alivio en esta «era caótica», el alto cargo afirma que la ciudadanía debería saber que «hay adultos en la sala» capaces de lidiar con el mandatario. «Reconocemos por completo lo que ocurre y estamos intentando hacer lo correcto, aunque no lo haga Trump», agrega. La fuente reconoce que, habida cuenta de la «inestabilidad» imperante, las especulaciones sobre el inicio de un juicio político para expulsar a Trump del poder han sido una constante, pero «nadie quiere precipitar una crisis constitucional». «Haremos todo lo que podamos para conducir esta Administración en la dirección correcta hasta que acabe, de una manera u otra», apostilla. El presidente de Estados Unidos, que ya había tachado de «ficción» el contenido del libro de Woodward, ha calificado de «cobarde» el insólito artículo. Durante una reunión en la Casa Blanca con decenas de alguaciles de todo el país, Trump ha señalado que tanto el anónimo funcionario como el diario «están fracasando». Asimismo, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, exigió al autor del texto que «dimita» y aseguró que el artículo no es más que «otro ejemplo del esfuerzo concertado de los medios de comunicación progresistas para desacreditar al presidente».
05-09-2018 | Fuente: elpais.com
El millonario chino Richard Liu es investigado en Estados Unidos por violación
El caso alrededor del presidente de la firma de comercio electrónico JD.com provoca la caída de las acciones del grupo
05-09-2018 | Fuente: abc.es
El exgobernador del Banco de Inglaterra critica la «incompetencia» del Gobierno británico con el Brexit
El exgobernador del Banco de Inglaterra Merving King ha lanzado una dura andanada contra los negociadores británicos del Brexit al denunciar la «incompetencia» de los preparativos para la salida de su país de la UE. Este partidario de abadonar la Unión aseguró, en declaraciones a la BBC, que resulta «imposible de creer» que la sexta mayor economía del mundo tenga que estar hablando de hacer acopio de reservas de comida y medicinas, en alusión a las recomendaciones que ha realizado el Gobierno británico ante la posiblidad de que no se llegara a un acuerdo con Bruselas. A juicio de Lord King, esto ha dejado al ejecutivo de Theresa May sin una posición negociadora creíble. «Resultados catastróficos» Para el exgobernador del Banco de Inglaterra, «un gobierno que no puede actuar para evitar algunos de estos resultados catastróficos ilustra la completa falta de preparación». «No nos dice nada sobre si la política de permanecer en la UE es buena o mala, nos dice todo de la incompetencia en la preparación para ello», asegura. Según explicó King, los británicos no tienen una posición negociadora creíble porque no han puesto en marcha medidas con las que decir a sus colegas europeos: «Mira, nos gustaría un acuerdo de libre comercio, creemos que probablemente os gustaría uno a vosotros también, pero si no podemos estar de acuerdo, no os llevéis a engaño, nosotros hemos puesto medidas que nos permitirían salir sin uno».
05-09-2018 | Fuente: as.com
Otro frente para la UEFA: su reglamento de "jugadores de cantera", a juicio
La obligatoriedad de los clubes de inscribir a un mínimo de ochos jugadores de la cantera del país ha sido denunciada ante el Tribunal de Comercio de Bruselas.
04-09-2018 | Fuente: abc.es
Trump rompe la idea de Norteamérica al tratar por separado con México y Canadá
El sueño de una progresiva integración de Norteamérica, en la que Canadá, Estados Unidos y México fueran convergiendo en algo más que puros lazos comerciales, a imagen de la Unión Europea, nunca ha tenido realmente grandes defensores en esa parte del continente americano. Pero es que Donald Trump también ha roto las negociaciones comerciales a tres bandas, para reducir todo a tratos meramente bilaterales. Este año le correspondía a Trump organizar la cumbre bianual entre los tres presidentes ?conocida informalmente como la Summit of the Three Amigos?, pero eso no ha entrado en su agenda. No es solo la estrategia del divide y vencerás, que desde luego forma parte de los hábitos de Trump en el mundo de los negocios. Es que al presidente estadounidense parece molestarle incluso el nombre de Norteamérica. Cuando la semana pasada Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, también conocido por sus siglas en inglés, NAFTA), Trump pidió un cambio de denominación, porque dijo que la actual ha adquirido connotaciones negativas para la opinión pública. Sugirió que se llamara Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y México, a la espera de que también pueda añadirse Canadá. Regresión Aunque finalmente Canadá se sume al acuerdo ?por tanto constituyendo formalmente una renovación del TLCAN a tres?, y al margen del nombre que se le dé, está claro que la idea de una Comunidad de América del Norte ha quedado enterrada. Llevaba muerta mucho tiempo (de hecho la idea solo pareció ilusionar a unos pocos hace veinte años), pero ahora ha quedado sepultada. Incluso ha habido una regresión en la convivencia tripartita, como se anticipaba en un artículo publicado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). Ahí se constataba que a pesar del poco interés manifestado históricamente por los tres países norteamericanos en desarrollar un concepto de comunidad regional, la firma del TLCAN en 1992 y su entrada en vigor en 1994 «vino a crear un ambicioso marco común», que si bien prácticamente restringido a la interacción comercial, abría la puerta a una mayor integración. «Comunidad económica» Así, hacia el año 2000, cuando los mecanismos del TCLAN ya estaban implementados y se habían eliminado progresivamente los aranceles, se dio el momento más alto en el proceso de convergencia, según Robert A. Pastor, autor de The North American Idea . Miembro del Consejo de Seguridad Nacional con Jimmy Carter, Pastor ha sido un destacado ?y casi solitario? defensor en Estados Unidos de una sustancial confluencia entre los tres países. Pastor cuenta que a comienzos de 2001 los recién elegidos presidentes Vicente Fox y George W. Bush llegaron a comprometerse a avanzar hacia una «comunidad económica» de Norteamérica, aunque por parte de la Casa Blanca probablemente se usó esa expresión de modo impropio. Pero al poco los vientos cambiaron bruscamente: tras el 11-S Estados Unidos comenzó a aplicar mayores restricciones en el tránsito a través de sus fronteras, y además los demócratas pasaron a ser especialmente críticos con el TLCAN una vez fuera de la presidencia. Llegado a la Casa Blanca, Barack Obama no procedió a la revisión del TLCAN que había prometido en la campaña electoral para ganarse a los sindicatos, pero sí lo ha hecho Trump. En sus casi 25 años de vida, el tratado ha facilitado un notable incremento de los intercambios comerciales, pero no ha dado paso a la formalización de instancias para la resolución conjunta de problemas compartidos. Además, la falta de consolidación de los avances logrados está permitiendo una regresión, a raíz de la apelación directa al interés estrictamente nacional, auspiciada por Trump.