Infortelecom

Noticias de comercio internacional

13-07-2018 | Fuente: abc.es
Los europeos necesitamos solidaridad atlántica, el pilar de nuestra defensa colectiva. El reto es contribuir más y mejor y hacerlo gestionando e l ego desbocado de Donald Trump. El presidente americano ha pulverizado en tiempo record el «poder blando» o la capacidad de atracción de su país y ha debilitado su influencia global. Estos días en Bruselas se ha mantenido fiel a un estilo de poder dramático, exigiendo a los dirigentes europeos de forma inmediata más gasto en defensa y nuevas concesiones en comercio internacional, mezclando temas atlánticos con comunitarios. Su desprecio permanente a las formas y a lo pactado (por ejemplo, a la clausula de defensa mutua del artículo 5, nada menos) hace más difícil que consiga sus objetivos. Sufre una pulsión infantil de querer experimentar hasta dónde puede llegar con sus escaladas verbales antes de tener que desdecirse, un patrón patológico de conducta que se repite una y otra vez. El descontrol temperamental le hace ser menos eficaz en la defensa de los intereses de Estados Unidos: mezcla verdades y mentiras, exageraciones y fábulas con argumentos plausibles, a los que resta coherencia y hace menos convincentes. Los europeos invierten más en defensa que hace unos años y la Alianza Atlántica no sirve solo para protegerlos, sino que es un instrumento esencial del despliegue militar norteamericano en todo el planeta. Angela Merkel, descrita por Trump como alguien en manos de Rusia (es posible que el presidente esté proyectando sus propios problemas), ha demostrado firmeza e inteligencia en la relación con Vladimir Putin, y no se deja chantajear por la dependencia energética. Al día siguiente del ataque frontal a la canciller, el presidente norteamericano recoge velas, la felicita por sus éxitos y afirma que la relación con Berlín es magnífica. Todo gracias a que los socios europeos de la OTAN van a gastar más en defensa, algo pactado antes de la cumbre. Trump ha sido incapaz en estos dos días de hablar de la defensa atlántica en términos de valores compartidos. Pero ha conseguido unir a los europeos en la tarea franciscana de sobrellevarlo hasta su siguiente arrancada.
13-07-2018 | Fuente: abc.es
El aceite de oliva, «sin preocupación» por los aranceles de Trump
Esta semana, EE.UU. ha confirmado el arancel del 34,7% contra la aceituna de mesa española, tras la decisión de su Comisión de Comercio Internacional (ITC, en sus siglas en inglés) de que, según su investigación, sus importaciones causan un daño importante al sector local y de que las aceitunas españolas «están subsidiadas y vendidas a precios inferiores al valor razonable». España protestó hoy contra la decisión, que debe confirmarse en otra reunión del ITC, prevista para el 24 de julio. «El Gobierno español se muestra contrariado por este resultado ya que, durante la investigación, ni los denunciantes ni la propia autoridad investigadora han aportada las evidencias suficientes» que justifiquen los aranceles, aseguró el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en un comunicado. En él, se muestra dispuesto a utilizar «las posibles vías de acción para reaccionar en defensa del sector de la aceituna de mesa» y afirmó que «no descarta la posibilidad de llevar el caso a la Organización Mundial del Comercio». La medida de la Administración Trump coincide esta semana con el lanzamiento de una gran campaña para promocionar el aceite de oliva español en EE.UU., presentada ayer en el Instituto Cervantes de Nueva York. En la presentación participó el cocinero Seamus Mullen, uno de los abanderados en la Gran Manzana de la gastronomía española, que inspira a su restaurante del West Village, Tertulia. Pedro Barato, presidente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, aseguró a ABC que «de momento, no hay motivo de preocupación» en el sector ante la posibilidad de que este producto sufra una suerte similar a la de la aceituna de mesa, en plenas tensiones comerciales de la Administración Trump con la Unión Europea. «No hay correlación, porque no hay motivo para ello. Y las alarmas no son buenas», dijo. «El mercado estadounidense es abierto y funciona muy bien», dijo sobre el sector del aceite de oliva. Ello a pesar de que la secretaria general de UGT en Andalucía, Carmen Castilla, advirtió esta semana que el arancel a la aceituna de mesa «puede ser la punta del iceberg» en las barreras comerciales al campo española y que en el futuro otros productos estratégicos, como el aceite de oliva, podrían verse afectados. EE.UU. importó el año pasado cerca de 115.000 toneladas de aceite español, mientras que su producción doméstica está alrededor de las 15.000 toneladas. Se trata de uno de los sectores estratégicos para el aceite español, que en los últimos años ha disparado su exportación al exterior. Si hace diez años, el consumo interno del aceite de oliva era del 60%, ahora España exporta cerca del 75% de su producción. El objetivo de la campaña, según Barato, es que el público estadounidense conozca mejor el producto y contribuir a su promoción en zonas donde todavía no es muy conocido. El aceite de oliva español tiene una amplia implantación en los principales mercados de las dos costas estadounidenses -como California o Nueva York-, pero tiene mucho margen de crecimiento en el interior del país. La campaña, bajo el paraguas de la Unión Europea, está centrada en aeropuertos, estaciones de tres y puertos de cruceros de EE.UU., en los que se instalarán puntos de información sobre el aceite de oliva.
10-07-2018 | Fuente: elpais.com
Estados Unidos ratifica los aranceles de Trump a la aceituna española
La Comisión de Comercio Internacional considera que el bajo precio daña a los productores locales en California
11-03-2018 | Fuente: elpais.com
El comercio internacional está diseñado para evitar depredaciones de personajes como el presidente
05-03-2018 | Fuente: abc.es
Merkel se volcará para que Alemania tenga «una voz fuerte en Europa»
No solo ha logrado ser la más votada por los alemanes, sino que además ha sido votada por el 66% de las bases socialdemócratas para ocupar la Cancillería de Berlín por cuarta vez consecutiva. Incluso una encuesta publicada este lunes por la Universidad de Colonia señala que Angela Merkel goza de mayor popularidad entre la comunidad turca de Alemania que el propio presidente del país del Bósforo, Recep Tayyip Erdogan, pero no es triunfalismo lo que respira hoy el equipo de la canciller alemana, sino prisa de la jefa por empezar a trabajar y dando prioridad a los asuntos internacionales. «Me esforzaré al máximo para que el próximo gobierno trabaje por los ciudadanos de Alemania y para que el país tenga una voz fuerte en Europa, junto a Francia, ante retos globales como el comercio internacional», ha dicho en sus primeras declaraciones tras la definitiva arrancada de la gran coalición. «Es importante que el Gobierno comience a trabajar rápido y yo como posible canciller, que espero ser elegida, pondré todo mi empeño para que este gobierno trabaje bien para los ciudadanos de Alemania, pero también para Europa», ha señalado. Respondía así a los mensajes de felicitación que han llegado desde diversos gobiernos y a la abierta satisfacción que ha expresado el francés Emmanuel Macron. «Oímos que se necesita Europa, que se necesita una voz fuerte de Alemania, junto a Francia y otros socios europeos ante, por ejemplo, en la guerra siria, en la competencia de China o las nuevas reglas en el comercio internacional», apuntaba, adoptando un papel de árbitro global dispuesto a pitar los goles de Donald Trump en el partido frente a Putin, pero también a sacar tarjeta al presidente estadounidense a la menor falta arancelaria. Todos los líderes políticos tienden a internacionalizar más su trabajo en cada legislatura en el poder, y Merkel va ya por la cuarta. Con diez años más en el poder que la mayoría de sus rivales, su fluidez en inglés y ruso y cinco portadas en la revista «Time» como mujer más poderosa del mundo, no hay duda sobre el liderazgo global de Angela Merkel. La crisis de los refugiados, que a escala nacional le ha proporcionado más de un dolor de cabeza, ha llevado a Alemania a trabajar estrechamente con los países de origen en programas de desarrollo económico y creación de empleo, lo que sin duda añade una relación extraordinaria con zonas del globo que no están presentes en el G8 y en el G20, donde por otra parte Merkel se ha consolidado como inspiradora y como mediadora entre los países miembros. Mano a mano con Macron En Europa desplegará todo su repertorio de recursos durante la presidencia alemana, en 2020, aunque desde el minuto cero está ya trabajando, mano a mano con Macron, en una estructura legal que puedan recortarse fondos europeos a los países incumplidores. Merkel ha comenzado a trabajar volviendo a los mismos papeles que dejó sobre la mesa para irse a hacer campaña electoral y repite las mismas frases que en la anterior legislatura: «Solidaridad y responsabilidad son las dos caras de una misma moneda». La condicionalidad para la recepción de fondos europeos es una iniciativa alemana que Francia apoya por conveniencia. Berlín planteó que a los países que se nieguen acoger a refugiados se les corten las ayudas comunitarias y París no sólo asiente sino que además sugiere ampliar la condicionalidad a otras áreas como el respeto al Estado de derecho y la divergencia fiscal. «El presupuesto de la Unión Europea no debe servir para financiar estados que incumplen nuestros valores o hacen dumping fiscal», ha dicho sobre una condicionalidad que se podría introducir en el próximo paquete presupuestario, a aplicar después del 2020, un paso más en la Europa a imagen y semejanza de Merkel que seguirá desarrollándose durante esta legislatura. Los recortes en cohesión y sobre todo en política agrícola parecen inevitables, tal y como Merkel defendió en sus pasados cuatro años de gobierno. En casa, la canciller ha dejado el partido en manos de su sucesora, Anegrett Kramp-Karrenbauen, a la que ha designado personalmente para evitar indeseados desacuerdos. Varios de los grandes Ministerios han quedado en manos de sus socios y sin embargo amigos socialdemócratas, con los que mantiene una relación de confianza y familiaridad después de haber gobernado ocho años juntos. Y Martin Schulz, el político que llegó de Bruselas, conocedor a fondo de los pasillos comunitarios y que se creía destinado a llevar las riendas de la política europea de Alemania, se ha quemado por el camino, por lo que quien estará personalmente al frente de la política europea, sin mucho más que hacer, por cierto, será Angela Merkel.
27-02-2018 | Fuente: abc.es
El Gobierno británico vuelve a la senda del Brexit duro
A la espera de la postura final del Gobierno, que aportará con casi total seguridad Theresa May este viernes, varios de sus miembros siguen posicionándose por un Brexit duro en el que Reino Unido corte por lo sano y abandone todas las ventajas de permanecer a la Unión Europea. Entre ellas la de la Unión Aduanera. Esta vez el encargado de cerrar esta puerta fue el ministro de Comercio Internacional, Liam Fox. Uno de los abanderados «brexiters» del Ejecutivo, Fox rechazaba el plan que propone ahora el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, de mantener al país en el área de libre comercio del club comunitario. Para Liam Fox, esto sería «una completa traición a los intereses de Reino Unido» y algo que les afectaría negativamente ya que, según él, «el precio inevitable de tratar de negociar con un brazo atado a la espalda es que seríamos menos atractivos para posibles socios comerciales y perderíamos muchas de las oportunidades que, de otra manera, estarían disponibles para nosotros». El ministro demostró que la parte más euroescéptica del Gobierno británico aboga por esto. Ni se les pasa por la cabeza las cortapisas que la UE les podría poner a la hora de negociar acuerdos comerciales con otros países, durante el periodo de transición que comenzaría inmediatamente después de que se produzca el Brexit, en marzo del año que viene. Para eso es necesario salir de la Unión Aduanera ya que permanecer en ella, conforme a sus palabras, sería dejar en manos de Bruselas el control de la política comercial exterior de Reino Unido. Algo que no quieren ver ni en pintura los más brexiter. Por eso, Fox insistía una y otra vez en que durante estos meses se ha recorrido medio mundo, confirmó más de 150 viajes, en busca de nuevos aliados comerciales que estén interesados en llegar a acuerdos provechosos con Reino Unido. Algo que, dijo, ha quedado demostrado durante estas visitas, sobre todo a países asiáticos y a Estados Unidos, principales socios con los que espera crear un vínculo especial. Divergencias sobre el periodo de transición Mientras desde Bruselas, el negociador jefe para el Brexit, Michel Barnier, sacaba a la luz las «divergencias importantes» entre ambas partes sobre las características del periodo de transición. El principal escollo sigue siendo que Reino Unido no está por la labor de seguir acatando las leyes europeas durante este tramo y que, según un documento interno del Ejecutivo británico, este no debería tener una fecha final fijada. Una opción que, confirmaba este martes Barnier, «no es posible» y marcó de nuevo la línea roja del 31 de diciembre de 2020 como final previsto para este tramo. Barnier además se mostró «preocupado» por el poco tiempo que queda, hasta otoño de este año, para avanzar en las negociaciones de cómo va a ser la salida de Gran Bretaña de la UE antes de negociar el futuro acuerdo comercial entre ambos. Todo parece lejano y por eso Barnier volvió a recalcar que no hay nada seguro aún, ni el periodo de transición «se puede dar por hecho».
16-02-2018 | Fuente: abc.es
Perú retira la invitación a Maduro a la Cumbre de las Américas
El Gobierno de Perú retiró la invitación enviada al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para que asista a la octava Cumbre de las Américas, que se celebrará en Lima el 13 y 14 de abril próximo, según la carta que oficializó esa decisión, difundida hoy por medios locales. La misiva fue firmada por la canciller peruana, Cayetana Aljovín, y enviada el último martes al ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, según la copia del documento. Aljovín le informó a Arreaza de que por encargo del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, se decidió retirar la invitación al Gobierno de Maduro «conforme a lo establecido en la Declaración de Quebec adoptada en la III Cumbre de las Américas en 2001». «Que a letra dice: cualquier alteración o ruptura inconstitucional de orden democrático en un Estado del Hemisferio constituye un obstáculo insuperable para la participación del Gobierno de dicho Estado en el proceso de Cumbres de las Américas», argumenta la misiva. La ministra Aljovín anunció el martes de esta semana, durante una reunión del Grupo de Lima, que la presencia de Maduro en la Cumbre de las Américas «no será bienvenida» por Perú, una declaración que fue respaldada por los países presentes. El Grupo de Lima fue creado con Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, ante la imposibilidad de aprobar resoluciones sobre Venezuela en la Organización de Estados Americanos (OEA) por el bloqueo de los países caribeños. Tras esa decisión, Maduro aseguró hoy que llegará a Lima «llueve, truene o relampaguee», lo que motivó que la primera ministra de Perú, Mercedes Aráoz, le responda que él «no puede entrar ni al suelo ni al cielo peruano.. porque no está siendo bienvenido». Aráoz sostuvo que su Gobierno ha retirado la invitación que le dirigió al gobernante venezolano en noviembre para asistir a la reunión, por haber roto el diálogo con la oposición y haber convocado de manera anticipada elecciones presidenciales en su país, fijadas para el 22 de abril. También acusó a Maduro de romper las conversaciones con la convocatoria de estas elecciones adelantadas, lo que consideró «algo totalmente ajeno a una práctica democrática, porque con ello impide que la oposición pueda participar en igualdad de condiciones en un proceso electoral». La decisión de Perú y del Grupo de Lima fue respaldada hoy por una delegación de la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo (INTA) que visita la capital peruana. «Hemos apoyado y apoyamos, por supuesto, la decisión que ha tomado el Grupo de Lima en lo que se refiere al señor Nicolás Maduro», señaló hoy en una rueda de prensa el eurodiputado alemán Bernd Lange, quien preside la misión de la INTA. El Departamento de Estado de Estados Unidos también respaldó el miércoles esa decisión y señaló que la exclusión de Maduro muestra el «alto estándar democrático» que requiere la participación en la octava Cumbre de las Américas.
27-11-2017 | Fuente: abc.es
Londres y Dublín, enfrentados por la negociación de la frontera norirlandesa tras el Brexit
El comisario irlandés de la UE, Phil Hogan, ha advertido que Dublín podría vetar las negociaciones sobre el Brexit si no se alcanza un acuerdo sobre las condiciones de la frontera norirlandesa tras la salida de Reino Unido de la UE. En cambio, Londres ha asegurado que la frontera se definirá en las negociaciones del futuro tratado comercial bilateral. Hogan ha asegurado que «jugarán duro hasta el final» en declaraciones al semanal británico 'The Observer'. «Si Reino Unido o Irlanda del Norte siguen en la unión aduanera de la UE o, mejor aún, en el mercado único, no habrá problema por la frontera. Es una cuestión muy simple. Me fascina la fe ciega que ponen en Londres sobre un hipotético acuerdo de libre comercio», ha apuntado. En respuesta, el ministro de Comercio Internacional de Reino Unido, Liam Fox, ha subrayado que no se puede resolver la cuestión de la frontera hasta que se alcance un acuerdo comercial Reino Unido-UE. Bruselas por su parte advierte de que no se abrirán las negociaciones comerciales hasta que se logre un acuerdo sobre el Brexit y en cuestión de días. «No queremos que haya una frontera dura, pero Reino Unido va a abandonar la unión aduanera y el mercado único», ha apuntado Fox en declaraciones a un programa de Sky News. Londres sí estaría dispuesto a un acuerdo especial para Irlanda, pero antes considera necesario concretar la relación comercial bilateral. «Siembre hemos tenido excepciones para Irlanda, tanto en derechos de voto como en los derechos de residencia en Reino Unido. Siempre hemos aceptado una cierta asimetría y así será en cualquier acuerdo que lleguemos con la UE, pero no podemos lograr una respuesta final a la cuestión irlandesa hasta que tengamos una idea del status final», ha argumentado Fox. Desde la oposición, el portavoz laborista de Economía, John McDonnell, ha expresado su preocupación por las palabras de Fox y sus posibles repercusiones en la negociación. «Espero que no sea una postura respaldada por Downing Street», ha señalado.
27-11-2017 | Fuente: elpais.com
Cómo vender 25 toneladas de atún en 140 minutos gracias a blockchain
Una prueba piloto de BBVA y la israelí Wave consigue automatizar con blockchain procesos documentales del comercio internacional, reduciendo drásticamente plazos: de unos diez días a poco más de dos horas.
26-11-2017 | Fuente: abc.es
España y el «procés», espejo de las desigualdades y populismos que amenazan Europa
«Como con la Liga Norte en Italia, son siempre las regiones más ricas las que reclaman la independencia. Casi parece escucharse la voz de la despreciable Margaret Thatcher (diciendo) ?quiero que me devuelvan mi dinero», escribía la revista satírica Charlie Hebdo en un durísimo editorial contra el procés catalán. Cataluña representa el 20% del PIB y compite con Madrid como motor económico de España. Ante la angustia de los independentistas por lograr su República catalana, los corresponsales de medios extranjeros no se explican por qué querrían los ricos catalanes la secesión. La crisis económica y las políticas de austeridad han minado la legitimidad de las instituciones europeas y españolas, propiciando el auge de populismos rupturistas. En Italia, las ricas Véneto y Lombardía organizaron hace un mes, a los pocos días del 1 de Octubre catalán, sendos referendos convocados por la Liga Norte para aspirar a una mayor autonomía financiera. ?Estamos cansados de dar 80.000 millones de euros a las arcas del Estado?, alegó uno de los líderes del partido xenófobo, Paolo Grimaldi, en una suerte de versión light del ?Roma ladrona? que popularizó su partido en los años noventa para independizar de forma simbólica a lo que llaman la Padania. Al tiempo que renacen los nacionalismos europeos, la brecha entre las regiones más ricas y las más pobres de los países de la zona del euro ha aumentado desde la crisis financiera, según un análisis reciente de The Economist. El promedio que hace el semanario británico de 12 países occidentales, entre los que se encuentra España, muestra que la desigualdad regional estaba disminuyendo en los años previos a la crisis financiera de 2007-08, pero ha aumentado desde entonces. «En tiempos de austeridad y neoliberalismo (incluso en pleno auge de Alemania), donde se disputan los presupuestos de redistribución, infraestructura, educación, etc., las regiones más fuertes no quieren subsidiar las partes más débiles del estado», dice a ABC el sociólogo alemán Oliver Nachtwey, especializado en desigualdad y que acaba de publicar el libro «La sociedad del descenso». La globalización hace que las regiones ya fuertes sean más fuertes y las más débiles sean más débiles. En Alemania la región más próspera económicamente es Baviera, en el sur, y el estancamiento se registra en el norte y el este. Este comportamiento se repite en Italia entre el vigoroso norte y el frágil sur. Para Nachtwey, ?Europa jugó un papel importante en influir a los políticos para implementar políticas neoliberales. La construcción de mercados libres sin una verdadera armonización social fue un instrumento adicional para producir relaciones laborales fracturadas en Europa?. En Francia, Emmanuel Macron ha logrado su primera victoria en la Unión Europea con la reforma de la directiva para los trabajadores desplazados, que tendrán las mismas condiciones -sueldo incluido- que los locales. La reforma, rechazada por los países del Este porque estiman que esta medida perjudica la competitividad de sus economías, es un paso importante para detener competencia desigual de los bajos salarios transnacionales. Alabado fuera de Francia por su agenda profundamente europeísta, Macron se enfrenta cada día a una feroz oposición de gran parte del electorado galo e incluso en el seno de su propio partido. El joven dirigente visitó la semana pasada varios suburbios empobrecidos y decadentes ciudades industriales para acercarse al ?pueblo? que lo llama arrogante y prometer inversiones con las que cambiar su imagen de ?presidente de los ricos?. Con la crisis económica, los viejos Estados europeos han tenido que enfrentarse a desafíos generados por la innovación tecnológica, la inmigración o el cambio climático, pero también a las demandas de las generaciones más jóvenes de querer formar parte de una manera más activa en la toma de decisiones. La falta de convergencia a nivel local, estatal y europeo ha alterado los cimientos de lo político. Para evitar la resurrección del Marine Le Pen y su Frente Nacional, hoy en horas bajas, el presidente francés ha lanzado su estrategia ?La Europa que protege?, cimentada en unas grandilocuentes promesas de mayor defensa de los intereses individuales. La globalización significó durante años el abaratamiento del comercio internacional y la desaparición de las fronteras, pero en la práctica, como subraya un largo artículo de The Guardian hace unos meses sobre este fenómeno, ha terminado suponiendo la deslocalización desde los países ricos donde la mano de obra era cara, hacia los países pobres, donde la mano de obra era más barata. Los habitantes de los países ricos tienen que aceptar entonces salarios más bajos para no perder sus empleos. Pese a que la desigualdad de ingresos dentro de los países de la UE comenzó a caer en 2016, el 20% de los hogares más ricos tuvo unos ingresos 5,1 veces superior al 20% más pobre, y en España esa proporción está ligeramente por encima de seis veces y media, según un informe publicado por la Comisión Europea esta semana. Bruselas sitúa a nuestro país en la categoría de ?situaciones críticas? junto a Bulgaria, Lituania o Grecia en cuanto a la brecha salarial, e incide en que aún no ha recuperado los niveles de igualdad por rentas de antes de la crisis. Existe una España rica y otra pobre marcada por el deterioro del mercado laboral: si Navarra y País Vasco cuentan con el porcentaje más bajo en riesgo de pobreza (el 9% según el INE), seguidas por Cataluña con el 13,2 mientras que en Andalucía, Canarias y Ceuta sobrepasa el 35%. ?Una cosa es la igualdad y otra la pobreza. La eliminación de la pobreza depende mucho de políticas sociales, que son políticas estatales. La actividad económica es fundamentalmente actividad privada, hay regiones más ricas y otras más pobres, serán desiguales otra cosa es que la política estatal hagan que esta desigualdad llegue al umbral de la pobreza?, sostiene a este diario el economista Fernando Ramírez, autor junto al también consultor César Molinas del libro ?La crisis existencial de Europa?. El Estado de bienestar en España es universal: las autonomías cuentan con competencias en Sanidad y Educación pero no en seguros por desempleo, ni pensiones. ?Si llego presupuestariamente agobiado la crisis la voy a gestionar mal porque no voy a poder invertir y gastar en ese momento. No es que los gestores que estén al frente durante la crisis lo estén haciendo mal, les ha dejado una mala situación los anteriores. Les ha ido mejor a los países que han podido invertir durante la crisis y reforzar la red de protección social de una forma más eficaz. La caja única de la protección social no puede depender de donde vivas. Lo que se mantiene a nivel local es aquello que esté más cerca del ciudadano?, aseveran los economistas. «Imposible gestionar una UE de 92 países» Aun así, mientras que la diferencia de renta per cápita entre la región española más rica y la más pobre se ha mantenido sin sufrir grandes variaciones en los últimos quince años pese a la severa crisis española, en Reino Unido la brecha se ha disparado. De esta forma, que se mantengan o no lo las desigualdades entre regiones ?no tiene mucho que ver con el grado de centralización o descentralización del Estado de bienestar?, expone el investigador alemán. En Suecia o Francia, con un tipo más centralizado de Estado de bienestar, el aumento de la desigualdad ha sido moderado. ?El aumento de la desigualdad en Gran Bretaña tiene mucho que ver con los efectos a largo plazo del neoliberalismo y la privatización, la caída de las manufacturas y el surgimiento de un sector financiero que es más grande que los demás y tiene más influencia en la desigualdad total que Wall Street genera en la economía de los EE. UU.?, añade el sociólogo. La uniformidad propia de la globalización no va reñida con pretender la diferencia cultural y exaltar lo local como se ha visto con el auge del indepentismo catalán o la victoria del Brexit, basada en un fuerte sentimiento nacionalista. ?¿Esto es bueno? A mí no me lo parece, porque, como decía el presidente de la Comisión, (Jean-Claude) Juncker, ?si gestionar a 27 es difícil, a 92 es imposible. Hay que buscar la forma en la que seamos capaces de convivir cada uno de nosotros con más de una identidad. Por qué no podemos sentir diferentes cosas. Claro que se puede, no está reñido. Lo que hay que procurar es que no sean excluyentes?, expone Ramírez. Para el investigador de EsadeGeo Álvaro Imbernón, la ola ?nativista? que vive Occidente ha estado muy influida por el sentimiento de abandono que se ha instalado en ciertas regiones y sectores de la población. Hungría y Polonia, que se unieron a la UE en 2004, tienen respectivamente cuatro y cinco regiones entre las últimas 20 en renta per cápita, mientras que Bulgaria y Rumania, que se unieron en 2007, cuentan con cinco y seis en la lista. En 2014, dos años antes de la victoria del Brexit, el PIB medio per cápita en Londres-Centro?Oeste (el 539 % de la media de la UE de los 28) era 18 veces más alto que en la región búlgara de noroeste, en la última posición de la tabla de Eurostat de renta per cápita por regiones europeas. Polacos y húngaros alegan que la Europa "a varias velocidades" favorece la desigualdad. ?Hay que ir todos juntos en los elementos que son críticos para la Unión, como la convergencia económica. Pero tampoco podemos ser tan rígidos en todo. Y claro que para los polacos sería todo más fácil si fueran todos a la velocidad del más lento. Lo más sensato parece ser ir hacia un entorno flexible donde pueda haber comprensión con las diferentes sensibilidades de los diferentes estados?, defiende Ramírez. Polonia, la principal receptora de fondos de la UE y erigida como símbolo de los valores cristianos que construyeron las fuentes morales de Europa, está dispuesta a afrontar sanciones de la UE antes que abandonar las políticas ultraconservadoras que Bruselas considera impropias de un país miembro. La brecha entre regiones va más allá de lo económico. Según el Eurobarómetro sobre Igualdad de Género, el 81% de los búlgaros piensa que la función más importante de una mujer es cuidar de su hogar y su familia, la tasa más alta en la Unión Europea. A Bulgaria le sigue un 78 por ciento en Hungría y un 77 por ciento en Polonia. En el otro extremo: Dinamarca (14%) y los Países Bajos (15%). ¿Y España? En sexta posición con el 29%.
1