Infortelecom

Noticias de combustibles

16-11-2019 | Fuente: abc.es
Bolivia vive la jornada más fuerte desde el estallido de las protestas
Bolivia vivió este viernes la jornada más dura desde que se registran las protestas tras las elecciones del 20 de octubre, con fuertes enfrentamientos en la región de Cochabamba con un saldo de 5 muertos y 29 heridos, en medio de importantes anuncios sobre política exterior. En 26 días de manifestaciones, la situación en Bolivia se ha ido agudizando tras las elecciones en las que Evo Morales fue reelegido para un cuarto mandato consecutivo, entre denuncias de fraude que luego fueron corroboradas por un informe de la Organización de Estados Americanos, que pidió repetir esos comicios. Morales renunció a la Presidencia el pasado domingo y al día siguiente viajó a México en condición de asilado, no sin antes pedir a sus bases condenar lo que él considera un «golpe de Estado», que «se consumó» luego de que Jeanine Áñez asumiera la Presidencia interina de Bolivia. Áñez le advirtió este viernes a Morales que tiene cuentas pendientes con la Justicia si regresa a Bolivia, por un supuesto delito electoral y presuntos casos de corrupción de su Gobierno. Campo de guerra Como si se tratara de un campo de batalla, así fue el duro enfrentamiento entre grupos cocaleros del trópico de Cochabamba que por segundo día intentaron entrar en la ciudad, donde la Policía y el ejército tienen bloqueada la entrada para evitar su llegada. El representante en Cochabamba de la Defensoría del Pueblo de Bolivia, Nelson Cox, dijo a Efe que «penosamente tenemos cinco (muertos) en Sacaba», por heridas de bala. Desde el domingo ha habido «una escalada de intervenciones de las fuerzas conjuntas, policiales y de las Fuerzas Armadas que han tenido de forma desproporcional sus intervenciones», concluyó. La Policía Boliviana informó que sus agentes «fueron atacados con armamento letal y armas de fuego improvisadas en el puente Huayllani», entre las ciudades de Cochabamba y Sacaba. La nueva gobernadora del Departamento de Cochabamba, Esther Soria, señaló que se va a conformar una comisión integrada por la Iglesia Católica, la Defensoría del Pueblo y demás autoridades para instalar un diálogo con las partes en conflicto e hizo un llamado urgente a la pacificación. Evo Morales, que desde México se encuentra muy activo en sus redes sociales, condenó la represión contra los grupos cocaleros y llamó a las Fuerzas Armadas y a la Policía Boliviana a «que paren la masacre». Continúan los disturbios Miles de personas provenientes de varias provincias del departamento boliviano de La Paz marcharon nuevamente en las ciudades de La Paz y El Alto y se registraron incidentes con la Policía y el ejército que usaron gases lacrimógenos. A diario estos grupos intentan llegar a la plaza Murillo, donde queda el Palacio Quemado, antigua sede del Gobierno que la presidenta interina retomó, pues Evo Morales ejercía la Presidencia desde otro edificio contiguo en La Paz. Las Fuerzas Armadas dan apoyo a la Policía, que se vio desbordada para poder enfrentar el vandalismo y los disturbios, que en ciudades como La Paz y El Alto ha llevado a sus pobladores a «blindar» sus casas, comercios y edificios con laminas de madera y cartón. Rupturas con socios históricos En materia de política exterior, el Gobierno interino tomó fuertes decisiones que en principio rompen los lazos históricos que formó Evo Morales en sus casi 14 años de Gobierno. Bolivia rompe relaciones con el Gobierno del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, abandona la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), de la que Morales era uno de sus líderes, e inicia los trámites para retirarse de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). La canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, confirmó estos anuncios al señalar que «las embajadas no van a ser un punto de operación política» desde este momento. Grupos armados La presidenta interina denunció la presencia de grupos «subversivos armados» conformados por extranjeros y bolivianos con la intención de provocar daños en dependencias públicas y bloquear provisiones a las principales ciudades del país. Áñez señaló que las últimas protestas se han convertido en un «mecanismo de asfixia» para que en ciudades como La Paz comience la escasez de combustibles y de algunos alimentos, con «agresiones físicas» en dependencias estratégicas. Además, el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, presentó a nueve venezolanos acusados de «sedición» por su presencia en las manifestaciones que supuestamente defendían a Morales, quienes portaban insignias e identificaciones de la Policía de Venezuela y el PSUV, el partido de Nicolás Maduro. La canciller interina confirmó también que tuvo una conversación con su homólogo de Cuba, Bruno Rodríguez, quien le señaló que retirarán del país a 725 cubanos, ante las acusaciones de que sus ciudadanos estarían vinculados con las protestas y le pidió pruebas. Finalmente, las asociaciones de Periodistas en Bolivia rechazaron la advertencia de la ministra interina de Comunicación, Roxana Lizárraga, de procesar a «pseudoperiodistas» que alienten la sedición y también condenaron que el argentino Rolando Graña haya usado el gentilicio «boliviano» como insulto.
15-11-2019 | Fuente: elpais.com
El BEI dejará de financiar proyectos vinculados a combustibles fósiles en 2021
El banco de la Unión Europea aprueba movilizar 100.000 millones de euros para luchar contra el cambio climático hasta 2030
12-11-2019 | Fuente: as.com
Tokens para igualar los motores e impulsar los biocombustibles
Ross Brawn afirma que Liberty Media está valorando el regreso de este sistema para gestionar una futurible congelación de las unidades de potencia.
03-11-2019 | Fuente: elpais.com
Tecnología contra el derroche energético y la contaminación en la industria
Un ingeniero español, premiado en Alemania por desarrollar modelos que reducen el gasto en combustibles y las emisiones
23-10-2019 | Fuente: elpais.com
El gran plan contracorriente de López Obrador
La apuesta del presidente de México por construir una refinería y expandir los combustibles fósiles choca con la determinación de muchos países de luchar contra el cambio climático
22-10-2019 | Fuente: abc.es
La OEA exige a Evo Morales dar marcha atrás con el pucherazo
Otra vez el asalto a las urnas. De nuevo los votos convertidos en cenizas, como sucedió en el referéndum que perdió para presentarse a esta tercera reelección. Evo Morales, el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, durante los últimos trece años largos, transformó las elecciones del domingo y su escrutinio, en una farsa de la democracia. Si la OEA y la comunidad internacional (la UE también ha pedido transparencia en los resultados) no lo remedian, el último sobreviviente, con Nicolás Maduro, del denominado «eje bolivariano», estaría a un paso de consumar el golpe en las urnas para perpetuarse en el poder. El instrumento elegido es el Tribunal Electoral Nacional, una instancia que es fiel, como la mayoría de los organismos e instituciones bolivianas, a sus deseos antes que a la ley y a la Constitución que él mismo promulgó. Respaldamos el trabajo de la Misión de Observación Electoral de @OEA_Oficial en Bolivia. El pueblo boliviano es el soberano y respetar su voluntad es imprescindible en democracia #OEAenBolivia https://t.co/5VykMfvbnD? Luis Almagro (@Almagro_OEA2015) October 22, 2019 El polvorín de los disturbios, protestas y revueltas en La Paz se propagó la madrugada anterior por una decena de ciudades con quema de centro de cómputos, manifestaciones e intervenciones de las fuerzas de seguridad. Por cierto, con mejor puntería al lanzar los gases lacrimógenos cuando tenían en la mira a los opositores que cuando los que vociferaban eran los militantes del MAS (Movimiento Al Socialismo) que ven en Evo Morales a un ídolo de carne y hueso aunque tenga un rostro más próximo al cemento armado. Resultado amañado El expresidente y candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, no se resignó ni se resigna al pucherazo que se cocina en el Gobierno y llamo a «la resistencia democrática» porque «este resultado está totalmente tergiversado y amañado». Mesa, historiador y periodista, apuntó contra el Tribunal Supremo Electoral, «este fraude escandaloso se ha producido por la acción de este Tribunal que no merece el nombre de Tribunal porque es una vergüenza para el país». Hago un llamado a la movilización democrática de @ComunidadCBo, Comités Cívicos, partidos políticos y del CONADE, para que estemos en todos los tribunales electorales departamentales y en el @TSEBolivia para impedir que se repita un #21F. pic.twitter.com/k2fR9l9a1U? Carlos D. Mesa Gisbert (@carlosdmesag) October 21, 2019 La decepción se impuso tras la euforia de la noche del domingo, cuando el expresidente (2013-2015) celebraba, con el 83 por ciento del escrutinio, una segunda vuelta con el esperado cara a cara en las urnas entre él y Evo Morales, al no conseguir éste más del 40 por ciento con una diferencia de diez puntos sobre su seguidor ni superar el 50 por ciento de los votos. Con temple y pidiendo calma, Mesa evitó agitar o incitar a la violencia aunque el Gobierno le acusa, exactamente, de eso. «Las armas de la democracia ?insistió? son las únicas posibles con las que tenemos que enfrentar esta situación inaceptable y vergonzosa». Un vacío en el recuento El origen del malestar en la población y en las filas que no responden al oficialismo viene de lejos pero la chispa que provocó el estallido se prendió el lunes, después de que el Tribunal Supremo Electoral ordenase la suspensión del sistema TREP (Transmisión de Resultados electorales Preliminares) cuando se había alcanza el 83 por ciento del escrutinio. «Lo hizo sin explicación lógica», observa el diputado electo José Ormachea. 24 horas después se reinicio pero «arrancó a partir del 95 por ciento». El resultado original, que garantizaba una segunda vuelta, desapareció en ese lapso de tiempo y reorganizó a su antojo los guarismos que pueden permitir ?si no se remedia antes del 100 por ciento del recuento? la proclamación de Evo Morales o su prórroga como caudillo de Bolivia, cinco años más. Ormachea observa, «se suponía que el TREP iba a ser un instrumento confiable pero ya no lo es. Aquella interrupción lo ha desvirtuado todo. No se sabe qué paso en todas esas horas». Lo que sucedió es posible que no se aclare nunca si finalmente se ajustan los números en el recuento oficial para que haya un balotaje pero, en cualquier caso, quedan para la historia ?o la Justicia verdadera? las denuncias presentadas. «Yo la cursé ante la OEA para que conste en su informe», aclara el diputado de Comunidad Ciudadana. El tiempo corre en contra de la imagen de Bolivia y del Gobierno. Cuanto más tarden en proclamar los resultados más riesgo hay de que empiece el serial de violencia que, por fortuna., hasta ahora se ha saldado sinmuertos. «Legalmente ?comenta Ormachea- tienen seis días para facilitar el recuento completo pero estimamos que antes de mañana (por este miércoles) podría estar todo». Este martes, el cómputo oficial al 84% del escrutinio, arrojaba un 44% de sufragios para Evo Morales, y un 40% para el opositor Carlos Mesa. De mantenerse, la segunda vuelta el 15 de diciembre sería un hecho. Huelga general Las escenas de la madrugada pasada no pasaron inadvertidas y encendieron las luces de alarma. La Paz, Oruro, Chuquisaca o Tarija fueron campos de batalla y escenarios de saqueos. En Potosí, paraíso de las minas de plata, la turba prendió fuego al Tribunal Electoral Departamental (TED). Dos personas se arrojaron al vacío, desde un segundo piso, para evitar las llamas. En Santa Cruz, la región «camba», donde la población blanca y de alta estatura rompe con el tópico de que los bolivianos son de baja estatura, se convocó una huelga general para mañana miércoles. El lunes, de norte a sur del país, la población, con experiencia en revueltas, hizo acopio de víveres en supermercados y colas descomunales de automóviles aguardaban su turno en las estaciones de combustibles para llenar los depósitos. Hoy la escena era otra, después del aviso de la OEA y la reunión de los Embajadores convocada por Evo Morales, la calma volvía y las manifestaciones eran cosa del pasado (reciente).
15-10-2019 | Fuente: abc.es
Ecuador recobra la calma tras la derogación del polémico decreto
El parque el Arbolito, en el centro norte de Quito y durante varios días el epicentro de violentos enfrentamientos, mutó en escenario de celebración la noche del domingo, apenas el coordinador de las Naciones Unidas en Ecuador, Armaud Peral, anunció que el Gobierno del presidente Lenín Moreno y la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) habían llegado a un acuerdo: el decreto que suprimía el subsidio a los comubustibles quedaba derogado y las movilizaciones en contra de la medida llegaban a su fin. «Como resultado del diálogo se establece un nuevo decreto que deja sin efecto el 883, para lo cual se instala una comisión que elaborará uno nuevo», indicó Peral. Se refería al decreto mediante el cual se eliminaba el subsidio a los combustibles, que le suponen al erario nacional un gasto de 1.400 millones de dólares anuales. En apenas cuatro horas de negociación había llegado a su fin el conflicto que mantuvo al país en vilo durante 12 días, con enfrentamientos, saqueos, violencia extrema y el saldo trágico de siete muertos, según la Defensoría del Pueblo, así como centenas de heridos, detenidos y pérdidas económicas que superarían los 3.000 millones de dólares, según apuntó a ABC Jaime Carrea, reputado analista económico. El anuncio del acuerdo entre las partes en conflicto provocó reacciones contrapuestas en Ecuador: los indígenas festejaron con cánticos y consignas; los representantes de las Cámaras de la Producción y analistas lamentaron los efectos que tendrá en la economía. «Esto no es un acuerdo, es un chantaje», escribió en Twitter el presidente del Comité Empresarial del Ecuador, Patricio Alarcón. Dijo también que «Ecuador paga un alto costo por la paz». Mientras, el analista económico Alberto Acosta Burneo señaló que «el desequilibrio fiscal es una bomba de tiempo activada» y que si no hacemos algo rápido lo vamos a lamentar. Con él coincide Jaime Carrera, quien ayer deploraba que en el acuerdo entre las partes se haya impuesto la sinrazón, al haber echado abajo todo el andamiaje económico de racionalidad. «La carga será para el próximo Gobierno», sentenció. Desde el lado político, los analistas parecen más «indulgentes»; consideran que el Gobierno cedió ante las demandas de la Conaie apostando a la institucionalidad, ante el riesgo de la desestabilización propiciada por el correísmo y fuerzas extranjeras que se han evidenciado en los actos vandálicos y en la demostración de fuerza de grupos que actuaron como guerrilla urbana por las ciudades, algo nunca visto en Ecuador. La quema del edificio de la Contraloría (Tribunal de Cuentas), la destrucción de una estación del Metro de Quito y el ataque a Teleamazonas probarían que una conspiración estaba en marcha. Por eso todos coinciden en que con el acuerdo se apostó por la paz. De hecho, el presidente Moreno escribió en su Twitter: «Se recobra la paz y se detiene el golpe correísta y la impunidad», en alusión a las denuncias de que detrás de los saqueos y los actos vandálicos en varios puntos del país, y en especial en Quito, estaría la mano del expresidente Rafael Correa y de Nicolás Maduro . Detenidos excargos de Rafael Correa En este contexto se entenderían las palabras del secretario particular de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, quien dijo que «es momento de deponer acciones; de ceder para ganar». De lo que nada se ha dicho es de cómo quedará el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que implicaba un ajuste fiscal y del que se espera recibir créditos por 4.200 millones de dólares. Mientras ayer lunes se seguía elaborando el decreto ejecutivo que reemplazará al 882 de la discordia, el país se enteraba de la detención de la prefecta de Pichincha, Paola Pabón, a la que el Gobierno vincula a las movilizaciones violentas, así como del allanamiento al domicilio del excongresista Virgilio Hernández. Ellos, así como la legisladora Gabriela Rivadeneira, que pidió refugio en la Embajada de México, son cercanos a Rafael Correa y estarían involucrados en lo que Moreno considera una conspiración en su contra.
22-08-2019 | Fuente: abc.es
Radicales «infiltrados» amenazan la cumbre del G-7
Biarritz se convertirá en una fortaleza prácticamente inexpugnable. Las medidas de seguridad se han extremado de cara a la reunión del G-7 , que congregará en la localidad vascofrancesa a los líderes de las principales potencias económicas del mundo. Pero ni siquiera el amplio despliegue policial preparado para la ocasión está exento de «agujeros». Lo avisó este jueves Fernando Grande-Marlaska, quien, durante la constitución en San Sebastián del Centro de Coordinación Operativo (Cecor), reconoció que grupos de izquierda radical o anarquista como los llamados «chalecos amarillos» tratarán de ganar «protagonismo» durante la celebración de la cumbre. El Ejecutivo francés anunció, de la mano de su ministro de Interior, Christophe Castaner, que en torno a 13.200 agentes y gendarmes velarán para que nada ocurra durante los próximos días en el territorio galo. Contarán con el apoyo de las Fuerzas de Seguridad españolas, que desplegarán otros 2.810 efectivos «preparados», subrayó este jueves Marlaska, para «garantizar la seguridad y los derechos y libertades de los ciudadanos». También el Gobierno vasco ha facilitado policías para preservar la seguridad durante el G-7. En total, 4.000 agentes de la Ertzaintza, que a su vez contarán con el apoyo de los servicios de emergencias, la Cruz Roja y la Dya. Tanto los vascos como el resto de efectivos serán coordinados a través del centro Cecor de San Sebastián. «No hay ninguna improvisación», puntualizó el titular español de Interior, que en una comparecencia de prensa celebrada en la capital de Guipúzcoa incidió en que los agentes españoles están «formados y preparados para prevenir» los «hechos violentos» que puedan producirse en un evento de tal naturaleza. Ataques que pueden proceder, dijo, de elementos «infiltrados» pertenecientes a grupos de izquierda radical y anarquistas. Entre ellos, los «chalecos amarillos», que en los últimos meses han protagonizado diversos actos de violencia como protesta por el incremento del precio de los combustibles y la pérdida de poder adquisitivo. Buscan «protagonismo» Organizaciones que tratarán de eclipsar el G-7 y que contarán con el aliento de las fuerzas independentistas de Cataluña y el País Vasco. Son los radicales vascos, de hecho, los impulsores de las principales «contracumbres» que se han iniciado ya en puntos fronterizos como Irún o Hendaya. También se celebra otro encuentro en la localidad de Urruña, que podría congregar a dos mil personas. Por el momento no se han producido incidentes en el territorio. En Biarritz la presencia policial es casi constante, y los agentes, armados con fusiles, custodian los principales puntos de la ciudad. Muchos de ellos serán inaccesibles durante el fin de semana. Otro problema es el estado de las carreteras. Porque desde comienzos de semana son constantes los atascos en la zona fronteriza, y los conductores, especialmente los que la cruzan a diario por motivos laborales, se encuentran en una situación límite. Según la Eurorregión Nueva Aquitania (Naen), 4.000 personas cruzan el país por trabajo. Trump, en helicóptero No tendrá ese problema Donald Trump, que podría viajar a tierras francesas desde un aeropuerto vasco. Aunque se desconoce todavía cuál será el punto de partida del presidente de Estados Unidos, su helicóptero fue trasladado el pasado martes a las instalaciones de Fuenterrabía, en Guipúzcoa. Para sorpresa de los vecinos de la zona, llegó a bordo de un Boeing C-17 Globemaster, que, con 53 metros de largo y casi 17 de alto, es el segundo avión militar de carga más grande. Trump se encontrará en Biarritz con jefes de Estado y líderes destacados de las principales potencias del mundo. Incluido Pedro Sánchez, que fue invitado por Emmanuel Macron, presidente de la República Francesa, a una cena programada para el próximo domingo.
18-08-2019 | Fuente: abc.es
Macri elige a Hernán Lacunza como nuevo ministro de Hacienda
No es su estilo pero esta crisis no tiene tregua hasta, por lo menos, las elecciones del 27 de octubre. Mauricio Macri, cambió a su ministro de Economía, Nicolás Dujovne, por Hernán Lacunza, un hombre que ocupaba esa misma Cartera en la provincia de Buenos Aires (tamaño de Italia). Lacunza se convierte en el tercer ministro en cuatro años del departamento más sensible de Argentina. El presidente, en plena tormenta política y económica, aunque esté amainando, tardó en adoptar la medida el mismo tiempo que demoraron la gobernadora de Buenos Aires, Maira Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno de la capital de Argentina, Horacio Rodríguez Larreta, en ponerle sobre la mesa el nombre de un economista del que destacó, «su capacidad y trayectoria. Confió ?añadió en su cuenta de Twitter- en que es la persona indicada para esta nueva etapa». Economista de 50 años, próximo a la gente, el ministro asumirá oficialmente su cargo el martes y tendrá que bregar, contra reloj, con la crisis mas grave desde el 2001. El peso se devaluó más del 20 por ciento la semana pasada, las acciones y los bonos del Estado se desplomaron, las calificadoras de riesgo le bajaron la nota a Argentina y colocaron el país un paso más cerca de la cesión de pagos. Por si fuera poco el desafío, Lacunza con antecedentes en el Banco Central y proyección internacional, deberá mantener el pulso con un Fondo Monetario Internacional en plena transición con la salida de Christine Lagarde. El FMI, si percibe el panorama negro y el regreso al poder de políticas como las ejecutadas por el kirchnerismo en los años previos a la gestión de Mauricio Macri, podría cortar el grifo del surtidor, de resto de los más de 55 mil millones de dólares, que facilita, por entregas, a Argentina. En plena vorágine pos primarias y con la oposición con las espaldas en alta, Hernan Lacunza tuiteó: «¿Quién defendió de verdad los recursos nacionales de los bonaerenses? Si con Cristina (Kirchner) y Kicillof de ministro de Economía nacional llegaron a su mínimo histórico en 2015 (18,8 por ciento) y con Macri recuperaron desde 2019, por ley y para siempre, todo lo perdido en 12 años K». El contexto electoral con las apuestas favorables al regreso de Cristina Fernández como vicepresidenta y posible poder real a la Casa Rosada, no ayuda ni facilita el camino de Lacunza, pero su nombramiento está pensado y calculado con precisión para afrontar estos retos en el actual contexto. El batacazo del oficialismo en las primarias (15 puntos por debajo de Alberto y Cristina Fernández, viuda de Néstor Kirchner) golpeó con dureza en las ilusiones de la reelección de Macri. El presidente reaccionó con un paquete de medidas económicas destinadas a aliviar la economía doméstica de las clases medias. El Gobierno congeló, durante tres meses, los precioso de los combustibles, aumentó el salario mínimo, redujo e IVA en determinadas áreas y entre otros cambios, concedió beneficios fiscales a los autónomos. El costo total de plan de shock pre electoral se traducirá en unos 650 millones de euros. La reacción a la salida de Dujovne, un hombre sin el peso de su antecesor, Alfonso Prat Gay, la recibió Hugo Yasky, secretario de la CGT (Confederación General del Trajo) con un mensaje demoledor, «fue uno de los peores ministros de Economía de la historia. Nos deja, entre sus mayores hazañas, la deuda más grande del mundo con el FMI. Nadie lo va a extrañar». Cecilia Moreau, dirigente del Frente de Todos de Cristina Kirchner, ironizó en Twitter: «Querido Mauricio: Llegué con el dólar a 16 pesos, dejé mi patrimonio afuera, me voy con el dólar a 60. Con la que gané se salvaron mis nietos también. Gracias Dujovne». Ambos, representantes del peronismo «K» piden romper el acuerdo con el FMI, «e imponer un programa para que ?en palabras de Moreau- la crisis la paguen los capitales». Hernan Lacunza, hombre que forma parte de los elegidos para jugar al fútbol en la residencia presidencial de Olivos con maurioc Macri y otros ministros, logró comentarios más gratos de algunos miembros de la oposición. Guillermo Nielsen, economista del entorno de Alberto Fernández dijo: «Lamento profundamente que Hernán Lacunza se vaya a hacer cargo de este desastre. Un profesional de su trayectoria y de su integridad merecería hacerse cargo en una situación más normal».
15-08-2019 | Fuente: abc.es
Las medidas de Macri no frenan la devaluación del peso
Mauricio Macri no tira la toalla. Si tiene que morir en las elecciones está dispuesto a hacerlo con las botas del populismo -o realismo, según se mire- puestas. El presidente de Argentina reaccionó al golpe de las primarias del domingo, que le dejó K.O. con quince puntos abajo del kirchnerismo, con una batería de medidas económicas, «que van a traer alivio a 17 millones de personas» los próximo tres meses. Subida de salario mínimo, congelación de precios de los combustibles, moratorias, beneficios fiscales para las pequeñas y medianas empresas, concesiones a los autónomos y bonus para funcionarios y miembros de las Fuerzas Armadas, son algunas de las correcciones anunciadas para «aliviar» el bolsillo de los argentinos en la recta final a las elecciones de octubre y salvo milagro, de su mandato. En simultáneo, convocó al ganador de las primarias, Alberto Fernández a una reunión y se encontró con un portazo por respuesta. «No tiene sentido que nos reunamos. No nos vamos a poner de acuerdo. No quiero ser partícipe de sus decisiones», respondió el compañero electoral de Cristina Kirchner. Macri dio marcha atrás en su discurso del domingo donde vino a decir -y no erraba- que los argentinos, en esas falsas primarias de candidatos únicos, se habían equivocado en las urnas al apoyar con el 47 por ciento de los votos, la fórmula de Alberto Fernández, exjefe del gabinete de ministros de Néstor y de Cristina Kirchner, su actual candidata a vicepresidente en el Frente de Todos. Lo que no dijo entonces y reconoció ahora Macri -y también era verdad- es que el responsable de ese error lo tiene frente al espejo y en la Casa Rosada. Recuperado del shock de la derrota el presidente, en un mensaje grabado en la residencia de Olivos (periferia de Buenos Aires), entonó con humildad un mea culpa por el fracaso, «que haya sucedido -advirtió- es pura y exclusivamente responsabilidad mía y de mi equipo de Gobierno» Como prueba de que había comprendido el mensaje presentó el paquete de medidas que, sin duda, ayudará a la población a convivir con una inflación prevista del 50 por ciento y a soportar una devaluación del peso camino al 30. Con los pies en la tierra de la clase media, la más afectada por el ajuste, reconoció: «Llegar a fin de mes se trasformó en este último año en una tarea imposible muchas veces. Se que muchas familias tuvieron que recortar sus gastos y que ya no saben más que recortar, de qué más privarse». La justificación a una política económica que trituró el bolsillo del sector que fue clave para llevarlo al poder, fue haber priorizado, «las emergencias, la urgencia y lo estructural» en alusión a las obras de saneamiento público, la construcción de infraestructuras, cloacas y viviendas que forman parte de una «lista que sigue eternamente». De paso, advirtió, «tres años es mucho tiempo pero también es poco para reparar lo dañado que estaba el país».Macri se refería a la Argentina que dejó Cristina Kirchner, con la economía quebrada.