Infortelecom

Noticias de combustibles

31-03-2022 | Fuente: abc.es
Biden libera 180 millones de barriles de las reservas estratégicas de petróleo
Ante la dramática alza del precio del combustible, el presidente norteamericano, Joe Biden, ordenó este jueves la liberación de un millón de barriles de petróleo al día, por seis meses, de las reservas estratégicas nacionales. En las pasadas semanas la Casa Blanca ha tratado de aumentar la producción de crudo con contactos hasta ahora improductivos con los regímenes de Arabia Saudí, Irán y Venezuela. Los dos últimos son socios habituales de Rusia, y la corona saudí se resiste por las críticas que en el pasado le ha brindado Biden al príncipe heredero, Mohamed bin Salman, por el asesinato del disidente Jamal Khashoggi, y otros desencuentros. «Nuestros precios están aumentando debido a las acciones [del presidente ruso, Vladimir] Putin. No hay suficiente oferta de crudo. Y la conclusión es que si queremos precios más bajos en la gasolina, necesitamos tener más oferta de petróleo en este momento», dijo Biden. «Sus presupuestos familiares, llenar el depósito, nada de eso debería depender de si un dictador declara la guerra». A principios de 2022, el galón gasolina en EE.UU. costaba alrededor de 3.30 dólares, lo que equivale a 66 céntimos de euro por litro. Hoy, el precio medio es de 4,2 dólares, aunque en determinadas gasolineras de ciudades como Washington el galón ha llegado a superar los seis dólares. La inflación en EE.UU. ya era alta antes del la invasión de Ucrania, pero tras esta se ha disparado, y ha alcanzado el 7,4% interanual en enero, según el mismo gobierno estadounidense. Tras la invasión, Biden dictó un embargo del crudo y otros combustibles rusos, y animó a los socios europeos a que hicieran lo mismo. La estrategia inmediata de la Casa Blanca para contener el precio ha sido liberar millones de barriles de las reservas estratégicas. Estas fueron creadas en 1975, tras la crisis del petróleo tres años antes, y las custodia el departamento de Energía. Son el repositorio de emergencia más grande conocido en el mundo, ya que sus tanques subterráneos en Luisiana y Texas tienen capacidad para 714 millones de barriles. Aparte de la orden de liberar estas reservas, que se suma a una puesta en circulación previa de 30 millones de barriles, Biden presiona a las empresas petroleras estadounidenses para que intensifiquen la producción. La Casa Blanca espera que la producción de crudo aumente en EE.UU. en un millón de barriles por día en 2022 y casi 700.000 barriles por día en 2023. Penalizaciones fiscales La Casa Blanca ha identificado que las petroleras de EE.UU. tienen 9.000 permisos de extracción en pozos nacionales a los que no les dan uso, en un total de 48.000 kilómetros cuadrados. Por eso, Biden ha pedido al Capitolio que apruebe penalizaciones fiscales a esas petroleras si no explotan ese territorio. «Las empresas que continúen ocupando terrenos no explotados tendrán que elegir si comienzan a producir o pagan una tarifa por cada pozo inactivo y terreno no utilizado», ha dicho la presidencia norteamericana en un comunicado oficial. Los mercados reaccionaron rápidamente y los precios del petróleo crudo cayeron este jueves alrededor de un 4%, hasta unos 104 dólares por barril. Aun así, eso supone que el barril de crudo aun es 60 dólares superior a lo que era hace un año. EE.UU. consume 21 millones de barriles de petróleo al día, y un 40% se refinan para gasolina, según el gobierno federal estadounidense. Este mes de marzo, la Administración Biden admitió que ha entablado contacto con el régimen de Nicolás Maduro con el objetivo de aligerar sanciones para incrementar el flujo de petróleo en el mercado internacional y atemperar los efectos de un embargo al combustible ruso. El crudo venezolano está sujeto a sanciones de EE.UU. desde 2019. Por ese motivo, la Casa Blanca envió a tres funcionarios a Caracas a reunirse con Maduro y otros jerarcas del régimen, incluido el encargado de América Latina en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Juan González. Washington también ha pedido más producción a otras dos potencias petroleras, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Ambos se resisten, alineándose con Rusia por lo que consideran agravios de la Casa Blanca, sobre todo la voluntad de volver a firmar un acuerdo nuclear con Irán y lo que denuncian como falta de apoyo por los ataques de los rebeldes Hutis en Yemen, apoyados por Teherán.
30-03-2022 | Fuente: finanzas.com
La electricidad, los alimentos y los combustibles dispararon los precios a su nivel más alto desde 1985.
29-03-2022 | Fuente: abc.es
«La invasión de Ucrania es una gran catástrofe para todo el planeta», alerta Amnistía Internacional
«La inacción de los países poderosos ha llevado a la invasión violenta de Ucrania». Así de categórica se mostró este lunes Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional (AI), durante la presentación mundial de su informe anual sobre los derechos humanos en el mundo relativo a 2021, y que abarca a 154 países. Un año que debía haber estado marcado por la recuperación de la pandemia del Covid-19, pero que se convirtió en campo de cultivo  de conflictos, represión contra las protestas de civiles, y en semilla del incremento de la seguridad alimentaria.. «por la codicia de los líderes», subrayó Callamard. Un efectos que ya se han hecho sentir, y continuarán, en las comunidades más marginadas del mundo, situadas en los continentes de África, Asia y América Latina. El informe fue presentado -de forma presencial y por streaming- en la ciudad sudafricana de Johannesburgo, elegida no por casualidad. «Lo hacemos hoy aquí debido a la confabulación entre Estados ricos y las grandes empresas privadas», que, en opinión de la secretaria general de AI, no han permitido una recuperación «justa de la pandemia», aseguró, denunciando el acaparamiento de vacunas por parte de los países ricos, cuyo excedente está guardado en congeladores, mientras que «tan solo el 4% de la población tenía la pauta completa de la vacuna a finales de 2021» en los países más desfavorecidos. Las farmacéuticas ganaron más de 54 mil millones de dólares en 2021, mientras tan solo un 4% de la población de los países más desfavorecidos acabaron el año con la pauta de vacunación completa «No es fácil centrarse en lo que ha pasado en 2021 teniendo en cuenta lo que está sucediendo actualmente en Ucrania. Pero los primeros meses de 2022 son un legado de lo que se ha hecho y no se ha hecho durante 2021», subrayó Callamard, que a continuación enumeró los tres aspectos que mercaron, según Amnistía Internacional, 2021. Un año que «debió ser de recuperación, pero se convirtió en la incubadora de la desigualdad, que dejará un legado crítico para años futuros». Recriminó, además, que las grandes potencias no hayan aprendido de la crisis financiera de 2008. «Hacemos mejor las cosas, pero para quién», cuestionó. «Se han confabulado para anteponer los beneficios, el poder y los privilegios». Un dato que corrobora esto es que las grandes farmacéuticas que están detrás de las principales vacunas ganaron en 2021 más de 54.000 millones de dólares. Que los Estados ricos rehusaran compartir las vacunas con los países pobres, así como la distribución de vacunas poco fiables en estos provocaron, entre otros efectos, el cierre de escuelas, el incremento del abandono escolar ?«que ha afectado a una generación entera de niños»?, así como el aumento de la violencia de género, por citar solo algunos. Más conflictos Otro de los aspectos que aborda el informe de AI es el incremento de conflictos en el mundo: «Se agravó el sufrimiento humano. A los conflictos que no se han resuelto se han sumado otros nuevos», señaló Callamard, refiriéndose a Burkina Faso y la crisis de desplazados; la violencia sexual y las matanzas, en Etiopía; o la llegada de los talibanes a Afganistán, «que dejaron imágenes de cientos de personas intentado escapar desesperadamente de Kabul». Mientras otras crisis se perpetúan, como las de Israel y los Territorios Ocupados, Myanmar o Yemen. La falta de respuesta coordinada por parte de la comunidad internacional ante crisis como estas es lo que, en opinión de AI, «ha generado lo que está haciendo Rusia. La inacción de los países poderosos ha llevado a la invasión violenta de Ucrania». Callamard matizó, sin embargo, que la manera de actuar de Rusia no es nueva, ya que se viene produciendo desde hace dos décadas, refiriéndose a la violación del derecho internacional humanitario en Siria, «donde atacó con impunidad escuelas y hospitales». Agnès Callamard, en el centro, este lunes durante la presentación del informe anual de Amnistía Internacional en JohannesburgoSobre la invasión de Ucrania, afirmó, que tendrá efectos «en todo el mundo, especialmente en África, que sufrirá el aumento del precio de los alimentos. Veremos una crisis alimentaria y de combustibles. Y todo eso provocará grandes problemas. Esta invasión es una gran catástrofe para todo el planeta», sentenció. Anunció además, que AI está trabajando en un informe, que se publicará próximamente, en el que están investigando «si son crímenes de guerra» lo que está ocurriendo en la sitiada ciudad de Mariúpol, «donde están atacando las infraestructuras civiles». Consciente de que Ucrania se ha convertido en el foco de atención internacional en las últimas semanas, «sin embargo también necesitamos esa atención sobre otros conflictos que pueden caer en el olvido, que incluiremos en otros informes, como Mozambique o la República Democrática del Congo. Debemos mantener los ojos abiertos. No olvidemos las otras crisis y la violación de derechos humanos que se están llevando a cabo en todo el mundo». Amnistía Internacional está trabajando en un informe que investiga si Rusia ha cometido crímenes de guerra tras sus ataques a infraestructuras civiles en Mariúpol Durante su intervención, Callamard alertó de la crisis mundial «importantísima a la que nos enfrentamos como consecuencia del fracaso de las instituciones multilaterales que deberían sostener la seguridad y la paz» en el mundo. Tras criticar el funcionamiento del Consejo de Seguridad de la ONU ?al que calificó de «inseguridad»?, reclamó una reforma del organismo así como la desaparición del derecho de veto, del que disfrutan países como Rusia, lo que bloquea cualquier decisión contra este país. Leyes contra la libertad de expresión El tercer aspecto que destaca el informe de AI es el incremento de las legislaciones en el mundo para limitar las protestas civiles de activistas y periodistas. «En 2021, más de un tercio de los países del informe ?67 de los 154 analizados? introdujeron nuevas leyes para evitar la libertad de expresión y de reunión. Y muchos gobiernos utilizaron la fuerza», señaló Callamard, que recordó el caso de Bielorrusia cuando utilizó varios aviones militares para obligar a aterrizar a un vuelo civil en el que viajaba un activista. También se refirió a los más de 200 medios de comunicación que tuvieron que cerrar en Afganistán con la llegada de los talibanes al poder el pasado 15 de agosto.   Según el informe de AI, las fuerzas estatales hicieron un uso excesivo de la fuerza contra manifestantes en al menos 85 de los 154 países. Mientras que se detuvo de manera arbitraria a defensores de los derechos humanos en al menos 84 países.
26-03-2022 | Fuente: abc.es
Biden, a la multitud en Varsovia: «¡Que no se atrevan a cruzar ni un solo milímetro la frontera de Polonia!»
Fueron las palabras que necesitaba escuchar la Europa fronteriza con la antigua Unión Soviética, con Polonia a la cabeza. El discurso de Biden cayó este sábado como un bálsamo de esperanza sobre esa Europa que recuerda cómo se vive bajo la bota rusa, que ha visto caer bombas de Putin a 25 kilómetros de su frontera y se siente amenazada, para millones de europeos que están convencidos de que, si cae Ucrania, ellos serán los siguientes. El presidente de los Estados Unidos advirtió desde el Palacio Presidencial de Varsovia que será necesario librar una «larga lucha» entre la democracia y el autoritarismo, una «gran batalla entre la libertad y la opresión, entre un orden basado en reglas y uno determinado por la fuerza bruta». La prensa polaca había adelantado un discurso como el de Kennedy en 1963, delante del Muro de Berlín, pero Biden utilizó un tono más parecido al de «sangre, sudor y lágrimas» de Churchill. «Tenemos que ser claros en esto: esta batalla no se va a dar en días ni en meses», dijo, «tenemos que armarnos de valor para una larga lucha, una guerra que nos costarán muchos sacrificios». Pero al mismo tiempo enfatizó que Occidente es más fuerte ahora que antes y prometió en suelo polaco que las tropas estadounidenses defenderán cada centímetro del territorio de la OTAN. «Las fuerzas estadounidenses desplegadas en Europa no están para luchar contra los rusos sino para defender a los socios de la OTAN. Ayer me reuní con los soldados que protegen la frontera y quiero dejar una cosa muy clara: ¡que ni se les ocurra a los rusos entrar ni una milésima de centímetro porque tenemos una obligación sagrada en el artículo 5 y en el uso de nuestro poder de defensa colectivo», pronunció, seguido de una fuerte aplauso de los miles de polacos que habían acudido a escucharle. «Tenemos que ser claros en esto: esta batalla no se va a dar en días ni en meses», dijo, «tenemos que armarnos de valor para una larga lucha, una guerra que nos costarán muchos sacrificios», ha dicho Biden Biden no está seguro de que el giro estratégico de Putin pueda ser interpretado como el principio del fin de la guerra. Durante unas declaraciones junto al presidente de Polonia, Andrzej Duda, y respondiendo a una pregunta sobre las implicaciones del cambio, respondió que «no estoy seguro de que hayan cambiado». Sus impresiones parten de la reunión a la que asistió en Varsovia con los ministros ucranianos de Exteriores, Dmytro Kuleba, y de Defensa, Oleksiy Reznikov, con los que conversó sobre el «inquebrantable compromiso de Estados Unidos con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania» y que le informaron sobre la situación en los diferentes frentes de la guerra, según informó el portavoz de la Casa Blanca, Ned Price. Mientras conversaban, los ministros ucranianos eran informados en tiempo real acerca de nuevos bombardeos que se estaban castigando la ciudad de Leópolis, en el oeste de Ucrania y hasta ahora poco afectada. El alcalde de Chernígov, en el norte, comunicó por su parte que no podía seguir evacuando civiles y heridos. Después de presenciar estas notificaciones, Bien no tuvo reparos en calificar a Putin en su discurso de «carnicero» y en hacer un llamamiento al pueblo ruso, al que también consideró víctima del «dictador». «Han forzado a millones de familias a huir de sus casa, la mitad de ellos son niños ucranianos. ¡Esa no es la forma de actuar de una gran nación!», aludió directamente al pueblo ruso, «los rusos recuerdan la situación en los años 30 y 40, nuestros abuelos lo recuerdan, es lo que experimentó Leningrado, y eso es exactamente lo que está haciendo el ejército». Masivo abandono de Rusia Biden recordó que 200 rublos son ahora un dólar, que la economía rusa se ha dividido por la mitad, que figuraba en el puesto número 11 de todas las del mundo y ahora no está siquiera entre las 20 primeras, que 400 empresas se han ido, y que sufre una «huída de cerebros», con las más de 2.000 personas relevantes que han abandonado el país en el último mes. «Putin les ha quitado el contacto con el resto del mundo, los devuelve a siglo XX y ese no es el futuro que merecen ustedes ni sus hijos«, se dirigió directamente a los rusos, «el pueblo ruso no se merece eta guerra, el pueblo estadounidense está con ustedes, el pueblo ruso, y con el ucraniano, que no quiere la guerra». «¡Por Dios, ese hombre no puede seguir en el poder, que Dios proteja a nuestras fuerzas y defienda nuestra liberad», terminó su discurso después de sumarse a las palabras del Papa Francisco, que calificó de «extraordinariamente relevantes». «No abandonen la esperanza, no pierdan la fe, no tengan miedo», arrancó de nuevo los aplausos del público. «Putin les ha quitado el contacto con el resto del mundo, los devuelve a siglo XX y ese no es el futuro que merecen ustedes ni sus hijos«, se dirigió directamente a los rusos El presidente de Estados Unidos reiteró, por lo demás, que «Europa debe reducir su dependencia de los combustibles fósiles rusos y desde Estados Unidos vamos a ayudar», en referencia a lo ya anunciado en Bruselas, «ayudaremos a Europa a superar la crisis energética y a largo plazo a la supervivencia del planeta, trabajando conjuntamente por energías limpias, de manera que ninguna nación tenga que someterse a un tirano por su necesidad energética». «Y tenemos que mantener la unidad y luchar también contra la corrupción del Kremlim», arengó, «es la misión de esta generación, la de todas las naciones que aman la libertad, comprometernos ahora y para luchar a largo plazo, en los años y décadas venideros». «No va a ser fácil, tendremos que pagar un alto precio, pero el autoritarismo no puede superan el deseo de libertad de los pueblos del mundo».
25-03-2022 | Fuente: abc.es
EE.UU. suministrará 15.000 millones de metros cúbicos de gas natural licuado adicional a Europa en 2022
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen y el de Estados Unidos, Joe Biden, han firmado un comunicado conjunto en el que se comprometen a colaborar para reducir la dependencia energética de Rusia que está condicionando la política y la economía europeas. En una declaración institucional en la embajada norteamericana en Bruselas, los dos han leído el texto en el que se dice que los dos aliados «reafirmamos nuestro compromiso conjunto con la seguridad y la sostenibilidad energética de Europa y con la aceleración de la transición global hacia la energía limpia». La declaración conjunta condena «en los términos más enérgicos la nueva invasión de Ucrania por parte de Rusia» y expresa «nuestra solidaridad y apoyo a Ucrania». La parte central de la declaración consiste en que estados Unidos, que ya es exportador neto de hidrocarburos, se compromete a aumentar en 15.000 millones de metros cúbicos de gas sus exportaciones a Europa durante los próximos dos años. No se ha incluido un plazo más largo porque la Comisión mantiene su objetivo de reducir las emisiones y ampliar la utilización de energías renovables. «La UE ?sigue el comunicado- confirma su objetivo de lograr la independencia de los combustibles fósiles rusos mucho antes de que finalice la década, sustituyéndolos por suministros de energía estables, asequibles, fiables y limpios para los ciudadanos y las empresas de la UE». Estados Unidos se ha felicitado porque la Unión Europea ha logrado sincronizar la red eléctrica ucraniana con la europea de modo que ambos dan «la bienvenida al progreso continuo hacia la integración física de Ucrania con los mercados energéticos de la UE. La seguridad energética y la sostenibilidad de la UE y Ucrania son esenciales para la paz, la libertad y la democracia en Europa».
24-03-2022 | Fuente: abc.es
EE.UU. aumentará el suministro de gas natural licuado a la UE para ayudarle a romper con Rusia
El presidente norteamericano Joe Biden ha pedido unidad a las democracias occidentales frente a la amenaza que representa Rusia. A su entrada en el edificio del Consejo Europeo, donde ha participado simbólicamente en una reunión de los dirigentes comunitarios, Biden ha hecho una defensa a ultranza de la democracia. «La única cosa muy importante que debemos hacer en Occidente es permanecer unidos y no es un eufemismo» porque «el principal objetivo de Putin es demostrar que las democracias no pueden funcionar en el Siglo XXI» y «dividir a la OTAN». Biden continuó diciendo que por ello «mi principal objetivo es mantener una unidad completa y total entre las principales democracias del mundo» y para enfatizarlo subrayó «y no estoy bromeando con esto. Estoy hablando en serio». Tan en serio que poco después la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció que se estaba ultimando un acuerdo por el que Estados Unidos se compromete a suministrar gas licuado a Europa durante los próximos dos inviernos y así reducir la dependencia energética de Moscú. La UE importa de Rusia el 40% del gas que consume, pero la Comisión quiere reducir este porcentaje en dos tercios antes de fin de año. La presencia de Biden en la zona principal del Edificio Europa, que es un escenario previsto únicamente para reuniones de los jefes de Estado o de Gobierno europeos y a la que no se permite entrar ni siquiera a sus ministros, representaba una simbólica excepción y una imagen explícita de que la Unión Europea y Estados Unidos están claramente en el mismo bando. Después de haber participado durante la mañana en una reunión con los presidentes de los países miembros de la OTAN (la mayor parte de ellos lo son también de la UE) y otra con los del G7 (que excepto Japón son todos miembros de la Alianza Atlántica) los mensajes redundantes han sido inevitables y en todos los casos han ido en la misma dirección: apoyo a Ucrania, condena de la invasión rusa y unidad en el mundo libre frente al totalitarismo ruso. El acuerdo sobre el suministro de gas licuado, que hará de España un punto crucial en el panorama energético continental por sus grandes infraestructuras en gasificación, evoca inevitablemente el puente aéreo con el que los aliados mantuvieron el suministro en el Berlin Occidental que Moscú intentaba asfixiar al inicio de la guerra fría. Rusia suministra anualmente a la UE 50.000 millones de metros cúbicos de gas y Estados Unidos 22.000. El acuerdo que está previsto anunciar hoy formalmente supondría aumentar esa cantidad en 15.000 millones de metros cúbicos, lo que no permite cortar todo el suministro ruso pero si disminuirá los ingresos que Putin recibe para financiar su ejército. El presidente del Consejo había decidido eludir precisamente el debate sobre las cuestiones de la energía y el precio del gas en la sesió de ayer y dejar el tema para hoy por la mañana, cuando está previsto que se discutan los posibles remedios a la subida de los precios. Los Veintisiete no aprueban más sanciones a Moscú por las reticencias de Hungría, que no quiere implcarse en la guerra Precisamente, antes de la reunión del Consejo Europeo y después de la de la OTAN había tenido lugar una de los líderes del G7 (Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido y Japón) en la que se aprobó una declaración en la que piden a los países productores de petróleo y gas una actitud «responsable» para decidir aumentar la producción de modo que se mitigue la subida de precios debida a las sanciones contra Rusia. En este sentido recordaron que la OPEP tiene «un papel muy importante». En esta reunión intervino por teleconferencia el presidente ucraniano Volodimir Zelenski que ha vuelto a pedir todo el apoyo militar posible para su país porque «es mejor aprobar ahora el evío de armas a Ucrania que tener que enviar armas para otros países más tarde: Georgia, Moldavia, los estados bálticos, Polonia, Asia Central». Esa unidad que predicaba Biden ha sido efectiva en los símbolos aunque mucho menos práctica, sobre todo en lo que se refiere al marco europeo, donde la situación que ha creado la guerra y la necesaria reacción contra el ataque por parte de Rusia está tensando extraordinariamente la situación. En la reunión, ya sin Biden, se pudo apreciar una diferencia clarísima entre las posiciones de Polonia, que es partidaria de ampliar las sanciones a Rusia y dejar de comprar cuanto antes su gas y su petróleo, frente a las de Hungría, que no quiere hablar ni de una ni de otra posibilidad. «Lo que sucede en Ucrania no es una guerra, es una masacre», dijo a su entrada a la reunión el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki. «Precisamente por eso pedimos que se corten las fuentes de financiación de la maquinaria de guerra rusa. Si no pagamos este precio hoy, lo pagaremos mañana o pasado mañana». La declaración final no habla de suprimir las compras de gas de Rusia, que Alemania ya ha dicho que no puede asumir todavía a pesar de la llegada del gas norteamericano, y solo dice que los Veintisiete han adoptado ya cuatro rondas de sanciones y «seguimos dispuestos a actuar rápidamente con más sanciones coordinadas». Zelenski ha vuelto a pedir en el G7 más armas para Ucrania «para no tener que ayudar luego a otros» En una mención que se ha interpretado que está dirigida a Hungría, el Consejo «insta a todos los países a alinearse con esas sanciones» y recuerda que «debe detenerse cualquier intento de eludir las sanciones o de ayudar a Rusia por otros medios». El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, que ha establecido lazos muy estrechos con Rusia en la última década, ha condenado la guerra pero no quiere señalar personalmente a Vladímir Putin como su responsable y se ha negado a permitir que transiten armas para Ucrania a través de su territorio, como han hecho todos los demás países fronterizos. El Consejo propone también empezar a crear un fondo y algunos países como Estonia han propuesto poner allí el dinero que dejen de gastar en comprar gas a Rusia, para reconstruir Ucrania después de la guerra que es un objetivo para el que la UE se está preparando, igual que para acoger en su territorio a los millones de ucranianos que huyen de la guerra. Finalmente, la reunión del Consejo Europeo sirvió para confirmar la renovación del mandato para su presidente, el belga Charles Michel, a quien a falta de candidato alternativo y en medio de esta crisis fenomenal nadie ha querido cambiar, ni siquiera recordando sus discutibles problemas con el protocolo a la hora de apoyar a la presidenta de la Comisión en Turquía. La decisión ha sido un mero trámite que se ha ventilado con el procedimiento habitual, es decir, con el candidato fuera de la sala. Michel ha tenido tiempo de explicárselo a Biden mientras le acompañaba por el largo pasillo de entrada al edificio en el patio de banderas. El americano reconoció que «yo sueño con una reelección sin ninguna oposición». «Mañana, con Biden, presentaremos un nuevo capítulo de nuestra asociación energética: gas natural licuado adicional de Estados Unidos a la Unión Europea para reemplazar el gas natural licuado que tenemos de Rusia. Un importante paso adelante», ha detallado la presidenta de Ejecutivo comunitario a la prensa a su llegada a la cumbre de líderes de la UE. La presidenta de la Comisión Europea se reunirá este viernes con el presidente estadounidense. En dicho marco se anunciará este acuerdo en la cumbre de líderes de la UE al que ha sido invitado el presidente estadounidense tras la reunión del G7. A finales del pasado enero, Estados Unidos y la Unión Europea sellaron un acuerdo para garantizar el suministro energético al mercado comunitario ante la posibilidad de ruptura con Rusia en plena escalada de tensiones con Moscú. Von der Leyen y Biden firmaron, en ese momento, una declaración por la que se comprometían con la seguridad y la sostenibilidad energética así como la aceleración hacia las energías limpias. La presidenta del Ejecutivo comunitario ha destacado que los líderes de la UE, EEUU, Reino Unido, Canadá y Japón han decidido reforzar su apoyo a Ucrania, aumentar las sanciones a Rusia y romper con la dependencia de Moscú en el suministro de combustibles fósiles.
22-03-2022 | Fuente: elmundo.es
Feijóo plantea a Sánchez que el Ejército garantice el suministro de alimentos perecederos y medicinas
El presidente de Galicia reclama un decálogo de medidas para atajar la crisis energética y de transporte, con rebajas fiscales a los combustibles y al campo, así como un nuevo fondo de liquidez y un blindaje del transporte de productos sanitarios 
17-03-2022 | Fuente: marca.com
Esta es la petrolera que ya rebaja 10 céntimos sus combustibles
Esta medida que ya ha puesto en marcha estará vigente hasta después de Semana Santa.  Leer
14-03-2022 | Fuente: abc.es
La falta de agua y medicinas recrudece el «desastre humanitario» para niños y ancianos en Mariúpol
Tras 19 días de guerra, los muertos en Mariúpol ascienden a más de dos mil personas, y para quienes han logrado sobrevivir cada día es una batalla en busca de alimentos o medicinas. Médicos Sin Fronteras (MSF) alerta de la grave situación humanitaria por la que está pasando Ucrania , y en concreto dicha localidad al este del país, que ha sufrido una treintena de bombardeos desde que comenzó la invasión rusa. «Ahora mismo no hay agua potable, nada, y no hay de dónde sacarla. La gente está tratando de obtenerla de diversas formas; buscando fuentes en los parques o recogiendo el agua de los tejados cuando la nieve se derrite», cuenta Olexander, un trabajador de MSF. El pasado 7 de marzo nevó en Mariúpol. Para los vecinos esto suponía una fuente de agua, pero también la condena a una insoportable noche de frío, muchas veces en algún búnker improvisado o en casas sin calefacción. «La gente salía en busca de leña para cocinar sus alimentos», cuenta. Cualquier cosa puede servir para generar el fuego: árboles caídos, muebles viejos o los escombros combustibles de algún edificio alcanzado por los bombardeos. Los niños, víctimas directas de la guerra La crisis humanitaria que está sufriendo Ucrania está siendo extraordinariamente cruel. Tres millones de personas ya han huído del país, siendo menores la mitad de ellos. La directora regional de Unicef para Europa y Asia Central, Afshan Khan, ha defendido que se está «haciendo todo lo posible para ayudar a los niños y las familias en situación de necesidad, pero la guerra debe terminar. La paz es la única solución sostenible». Polonia, Hungría, Eslovaquia, Moldavia, Rumanía.. Para los ucranianos cualquier destino es mejor que quedarse en casa. La deshidratación que están sufriendo los niños puede llevarles a la muerte en los casos más extremos Olexander (de MSF) califica la guerra de «desastre humanitario», y señala que «la situación para quienes tienen niños pequeños también es muy, muy mala, porque necesitan muchas más cosas, como productos de higiene, y no hay manera de encontrarlos en ningún sitio». «Las detonaciones continúan y la situación es especialmente complicada para las personas mayores y para quienes tienen algún tipo de discapacidad. No tienen forma de encontrar comida y tampoco pueden hacer un fuego para cocinar», advierte. Kate White, responsable de emergencias de MSF, recuerda que «para los niños pequeños esto puede ser especialmente peligroso» porque, «a diferencia de los adultos, sus cuerpos no pueden soportar grandes fluctuaciones en la ingesta de alimentos y agua, por lo que corren un alto riesgo de deshidratación». Esto, «en situaciones extremas, puede provocar la muerte ». Asimismo, el agua contaminada puede provocar otras enfermedades, como «infecciones cutáneas y sarna».
10-03-2022 | Fuente: abc.es
Las consecuencias de la guerra entre Ucrania y Rusia
La guerra en Ucrania continúa. Los tropas del Kremlin avanzan ocupando cada vez más territorio. Uno de sus últimos ataques, llevado a cabo en la ciudad de Mariúpol, ha destruido un hospital infantil causando la muerte de tres personas, entre ellas una niña. Ríos de refugiados ucranianos siguen fluyendo desde las ciudades en dirección a zonas seguras. Al menos 35.000 civiles fueron evacuados el miércoles 9 de marzo, dejando atrás sus hogares bombardeados. El panorama en Ucrania es desolador. El Estado Mayor ucraniano ha indicado en un informe que Rusia mantiene su «operación ofensiva» para rodear Kiev, pero también en otros frentes con ataques en Izium, Petrovo, Hrushuvakha, Sumy, Ojtirka o en las regiones de Donetsk y Zaporiyia. Las filas de tanques rusos se encontraban ayer a unos 15 km de la capital, cerca de Brovary (este de Kiev). Pero Ucrania no es el único país que está sufriendo las consecuencias de la guerra. Desde que el pasado 24 de febrero el presidente ruso, Vladimir Putin, anunciara un ataque masivo a la ex república soviética, la comunidad internacional ha tomado medidas para sancionar al país invasor. Esto, sumado a las visicitudes habituales de los conflictos bélicos, está provocando una oleada de problemas en diferentes ámbitos. Crisis energética La crisis energética no es nueva. España, Europa y prácticamente todo el globo lleva pendiende de la evolución de los precios del petróleo, del gas y de los derechos de emisión de dióxido de carbono desde hace ya más de un año. Su rápido encarecimiento puso en jaque la recuperación de la economía mundial tras la pandemia. Ahora, con el conflicto en Ucrania, la cosa no ha hecho nada más que empeorar. Estados Unidos ha anunciado que dejará de importar combustibles procedentes de Rusia. Pero Europea no puede permitirse cortar de raíz las importaciones de gas y petróleo rusas. No hay suficiente oferta para cubrir la demanda. Atendiendo a los datos de 2021, el gas ruso representó el 100 % de los suministros para Estonia, Finlandia, Moldavia, Macedonia del Norte, Bulgaria y Letonia. La gran mayoría de países del viejo continente tienen una gran dependencia de este. Así, por ejemplo, Austria depende en un 80 % de Rusia, Alemania en un 50 % e Italia en un 33,39 %. Del mismo modo que con el gas, Rusia es el tercer mayor productor de petróleo del mundo, por detrás de Estados Unidos y Arabia Saudí. Según el último informe del BP Statiscal Review of World Energy Rusia vendió a Europa 138,2 millones de toneladas de petróleo en 2020, el 53,15 % del total de sus exportaciones. Su segundo mayor cliente fue China, con 83,4 millones de toneladas (32 %). A gran distancia están Japón (5,1 millones de toneladas), EE.UU. (3,7 millones) y la India (2,6 millones). Con todo, el aislamiento de Rusia está provocando un encarecimiento del precio de los combustibles y la energía, que cada día alcanza precios históricos. Crisis de las materias primas El gas y el petróleo no son las únicas materias afectadas por la crisis en Ucrania. También los precios de productos tan básicos como el pan, la carne o la cerveza se han visto afectados y otros, como el maíz, han comenzado a escasear. En el caso de España, cabe destacar que Ucrania es el primer proveedor extranjero de maíz y de girasol y el cuarto en trigo. En consecuencia, el conflicto derivará en próximos aumentos de los costes de la energía y de las materias primas industriales, según se concluye en un informe de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Esta situación presionará al alza una inflación que ya se encontraba por las nubes y que disminuirá aún más la capacidad adquisitiva de los hogares. Crisis humanitaria Según datos de Acnur, más de 2,3 millones de personas han huido de Ucrania y otro mullón permanecen desplazados dentro del país debido al rápido deterioro de la situación y a las acciones militares llevadas a cabo por las tropas del Kremlin en el país. Más de la mitad de las personas que huyen del país europeo atacado por Rusia lo hace a Polonia (en este momento, ya lo han hecho más de 1,4 millones de personas), pero también a Moldavia (82.000), Hungría (214.000), Rumanía (85.000), Rusia (99.300) o Eslovaquia (165.000). Otras 258.000 personas han huido a otros países europeos. Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, ha descrito la situación como «la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en Europa desde la Segunda Guerra Mundial». ¿Una nueva Guerra Fría? El sábado 26 de febrero, Putin anunciaba durante un encuentro con su ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, Valeri Guerásimov, la puesta en estado de máxima alerta de las fuerzas nucleares del país. Según el presidente, tal medida es la respuesta a las «declaraciones agresivas» de los líderes occidentales y a las «ilegítimas sanciones» impuestas a Moscú por Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y Canadá. Desde entonces, el miedo a que Rusia emplease sus armas nucleares se ha incrementado debido, en gran parte, a que es el país que concentra el mayor número de cabezas nucleares, con un inventario total de aproximadamente 6.255 ojivas. No hay que olvidar el episodio que tuvo lugar durante la madrigada del viernes 4 de marzo, cuando un misil impactó en un edificio del complejo de la central nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa, provocando un incendio. El incidente produjo mucha preocupación entre la comunidad internacional, a pesar de que ninguno de los reactores se vio afectado.