Infortelecom

Noticias de coches

05-06-2020 | Fuente: abc.es
Furia en México por el presunto asesinato de un joven a manos de la Policía
Crece la indignación en México ante un presunto caso de brutalidad policial. El jueves por la tarde ? madrugada en España? un grupo de manifestantes prendió fuego a tres coches policiales, un agente y la fachada del palacio de gobierno en Guadalajara durante una protesta por la muerte de Giovanni López, un mexicano de 30 años, que fue detenido el 4 de mayo en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos. Los familiares no supieron nada de Giovanni hasta el día siguiente, cuando falleció en un hospital de Guadalajara, la capital del estado de Jalisco. El jueves, las redes sociales se llenaron de mensajes expresando rechazo por la muerte del joven después de que está semana se difundiera el vídeo de su detención por no llevar mascarilla, de uso obligatorio por la pandemia. Según los manifestantes, Giovanni habría sido asesinado por la policía municipal, una acusación que se produce en medio del actual contexto de disturbios que experimenta EE.UU. por la muerte de George Floyd, asfixiado por un policía cuando estaba siendo arrestado. «Lamento los hechos, estoy a favor de resolver los problemas mediante el diálogo y sin el uso de la fuerza, soy partidario de la no violencia», dijo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante una rueda de prensa el viernes. Sin embargo, López Obrador dijo que su gobierno no intervendrá ni investigará a los policías involucrados en el supuesto asesinato. Durante la protesta en Guadalajara los manifestantes pidieron que los presuntos culpables sean investigados, una demanda que fue escuchada por Enrique Alfaro, gobernador de Jalisco. «Lo que pasó es una atrocidad, producto de la actuación de la autoridad municipal. No vamos a parar hasta que se haga justicia», dijo en redes sociales. «Los responsables pagarán por ello», sentenció Alfaro, quien no está afiliado a ningún partido político. No obstante, Alfaro criticó la violencia con la que se desarrolló la protesta. Las redes sociales y los medios de comunicación recogieron imágenes de policías y manifestantes enfrentándose con palos y piedras. Uno de los vídeos muestra cómo un hombre con el rostro cubierto por un pañuelo y gafas de sol rocía un líquido en la espalda de un policía y le prende fuego. Otros seis agentes resultaron heridos durante las cerca de dos horas que duraron los disturbios. Hubo 27 detenidos. «Fue un acto de violencia que nunca vimos en esta ciudad», dijo Alfaro, quien sugirió a continuación que López Obrador y su partido Morena podrían estar detrás de la manifestación. «Le pido al presidente que le diga a su partido [Morena] que ojalá estén midiendo lo que están haciendo, el daño que le están generando al país con este ambiente de confrontación, porque son ellos los que han generado todo esto que estamos viviendo», dijo. «Claro que no tengo absolutamente nada que ver. Si el gobernador tiene pruebas, que las dé a conocer», dijo López Obrador el viernes.
05-06-2020 | Fuente: elpais.com
El Gobierno planea aprobar las ayudas al motor el martes
Renovación del parque mediante la venta de coches menos contaminantes y un cambio de la fiscalidad, entre los principales ejes del plan
04-06-2020 | Fuente: as.com
Por qué algunos coches van a parecer ahora menos seguros
El organismo Euro NCAP será más exigente en sus pruebas de seguridad tras introducir novedades en sus sistemas de evaluación.
04-06-2020 | Fuente: abc.es
«No sois aliados»: las protestas tratan de despegarse de los saqueos y la violencia
Una docena de pantalones vaqueros diseñados en un pueblo de Galicia salen por los aires en Broadway a la altura de la calle Vesey, en el Sur de Manhattan. Un grupo de chavales han roto la disciplina de la manifestación, ha arrancado los tablones que protegen una tienda de Zara, han roto la puerta y salen con las manos llenas de prendas. La mayoría son muy jóvenes, casi niños. Alguno, más mayor, llena de forma metódica una bolsa de deporte con lo sustraído. Hay carreras, confusión, avisos de que viene la policía. Un joven lanza los vaqueros al cielo oscuro, como confeti. Hay también enfrentamientos. «¿Qué mierda hacéis? No sois aliados de nuestra causa», increpa un manifestante, de cerca de treinta años, a los saqueadores. Agarra a uno que trata de escapar, se enzarzan en el suelo, se forma un tumulto mientras el autor del placaje sigue rugiendo «¡No eres aliado de ?Black Lives Matter?!», en referencia al movimiento contra los abusos policiales y el racismo estructural contra la minoría negra. En un par de minutos, la escena se inunda de policía, se producen arrestos. Un hombre mayor está esposado, contra el suelo, boca abajo, con un agente antidisturbios encima. Es una detención cualquiera. Pero es imposible no acordarse de la imagen de George Floyd, el hombre negro que murió a manos de la policía en Mineápolis. Esposado, boca abajo, sujeto por otros dos agentes, el policía -Derek Chauvin, ahora acusado de asesinato en tercer grado y homicidio imprudente- asfixió con su rodilla contra el cuello de Floyd durante casi nueve minutos. La última tragedia de los abusos policiales contra la minoría negra ha levantado en protestas a todas las grandes ciudades de EE.UU. Primero en Mineápolis y después en todo el país. La violencia, el vandalismo y los saqueos han acompañado a las protestas y se han comido la atención, dentro y fuera de EE.UU. En los últimos días, con la imposición de toques de queda -desde la muerte de Martin Luther King en 1968, no se habían decretado tantos al mismo tiempo- los disturbios violentos han perdido fuelle. En Nueva York, el toque de queda se adelantó el martes a las ocho de la tarde, tres horas antes que la jornada anterior, donde se multiplicaron los saqueos. La presencia policial se había multiplicado. Pero, en la calle, en la media docena de manifestaciones que serpenteaban ayer Manhattan, y en otras en Brooklyn y otros distritos de la ciudad, la intención de separarse de la violencia y el saqueo es evidente. «No queremos vuestra paz» «¡Marchamos, no saqueamos!», corea un grupo que desciende por la calle Varick hacia el Sur. Poco antes, otro grupúsculo ha roto las vidrieras de una tienda de GAP en Broadway con la calle 8. A veces da la impresión que es solo un entretenimiento adolescente: un renacuajo emerge entre los cristales rotos con un maniquí bajo el brazo. Otras, el producto de la rabia: «¡No queremos vuestra paz!, ¡Hay que pelear con fuego!», grita un manifestante antes de pegar un codazo a la ventana de una furgoneta de Correos. Ya de madrugada, en Brooklyn, otro grupo se concentra en la confluencia de las dos principales avenidas del distrito, Flatbush y Atlantic. Se corean las consignas habituales y se improvisan discursos. «Creímos que el viaje había acabado en 1968», dice un hombre subido a la mediana en referencia al movimiento de derechos civiles. «Estamos muy lejos de llegar. Y los blancos tenéis que estar con nosotros para que veáis cómo sufrimos los abusos cada día». Otro discurso llama al levantamiento contra la policía. «¡Protestas pacíficas!», corea buena parte del grupo en respuesta. Muchos son conscientes que los coches de policía en llamas y los negocios destrozados han diluido su mensaje. A la espera de cómo se desenvuelva esta madrugada del jueves, la intensidad de los disturbios ha decaído en las últimas dos noches en Nueva York. También en el resto del país, a pesar de que se registraron incidentes en ciudades como Atlanta, Milwaukee, Portland o la capital, Washington, aunque mucho menos graves que en los días anteriores El presidente de EE.UU., sin embargo, prefiere poner la atención en la violencia y animaba a las autoridades de Nueva York a pedir ayuda federal. «Está totalmente fuera de control», decía Donald Trump el martes por la noche sobre la ciudad en la que se crió, y se quejó de que a la policía de Nueva York no se le permitía «hacer su magia». Ayer siguió con sus llamamientos a que la policía endureciera sus actuaciones y defendió el despliegue del ejército. Trump ha defendido que la violencia se debe a los grupos «antifa» -radicales antifascistas- y de extrema izquierda, un discurso que le beneficia políticamente de cara a las elecciones del próximo noviembre, donde se juega permanecer en el cargo otros cuatro años. En las manifestaciones estos días en Nueva York ha quedado claro que hay elementos «antifa» que han participado en las protestas, pero no está claro si son el principal motor de los disturbios violentos, en los que también se observa que participan jóvenes indignados y oportunistas. Un informe interno fechado el 1 de junio del Departamento de Seguridad Interior al que tuvo acceso Reuters asegura que la contribución de los «antifa» y otros grupos extremistas similares es limitada y que la mayoría de la violencia se debe a oportunistas, como los jóvenes que se llevaban vaqueros de un Zara.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
La policía alemana identifica a un nuevo sospechoso de la desaparición de Madeleine
Nuevo giro en el caso Madeleine. La policía ha identificado a un nuevo sospechoso de la desaparición de la menor británica. Se trata de un hombre que vivió regularmente en el Algarve entre 1995 y 2007, en una casa entre Lagos y Praia da Luz. Trabajaba de vez en cuando como camarero y cometía delitos, robos en complejos hoteleros y trapicheo de drogas que vendía a los turistas. Se trata según los investigadores de un ciudadano alemán de 43 años, viejo conocido de la policía y con varias condenas previas, entre ellas alguna por abuso sexual de menores. Actualmente está en prisión. La policía alemana lo identifica como sospechoso tras confirmar que hubo registros de su teléfono móvil cerca del lugar y en el momento de la desaparición de la niña en 2007, cerca del apartamento en el que los McCann habían dejado solos a sus tres hijos la noche de la desaparición. Concretamente, quedó registrada una llamada de media hora de duración entre su teléfono portugués y el número 351 / 91 65 10 68. Las autoridades alemanas están pidiendo la colaboración ciudadana a cualquiera que reconozca ese número telefónico. De momento han ofrecido 10.000 euros de recompensa por cualquier pista sobre el propietario de ese teléfono. También han que el sospechoso conducía por entonces dos coches y que uno de ellos se usó seguramente en el secuestro: un Jaguar XJR 6 rojo oscuro y un VW T3 con matrícula de Westfalia de color claro. La fiscalía alemana de Braunschweig investiga su posible relación con el asesinato de la niña británica. Tiene competencia sobre el caso porque es en ese distrito donde el sospechoso tuvo su último domicilio en Alemania. La Policía Federal Alemana, que de acuerdo con el comunicado está cooperando «estrechamente» con la Metropolitan Police británica y con la Polícia Judiciária portuguesa, busca también a testigos que puedan aclarar dónde se encontraba el sospechoso el día de los hechos, el 3 de mayo de 2007, entre las 21:10 y las 22:00 horas de la noche. La investigación por ahora lo sitúa en el lugar de los hechos «con una probabilidad rayana en la certeza». Cabe recordar que, en mayo de 2019, medios locales portugueses informaron de que un ciudadano alemán, condenado por el asesinato de tres niños y descartado como sospechoso por Scotland Yard en 2011, estaba siendo investigado en relación con el «caso Madeleine».
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Nueva pista en el caso de Madeleine McCann: La policía alemana investiga a un pederasta en prisión
Nuevo giro en el caso Madeleine. La policía ha identificado a un nuevo sospechoso de la desaparición de la menor británica. Se trata de un hombre que vivió regularmente en el Algarve entre 1995 y 2007, en una casa entre Lagos y Praia da Luz. Trabajaba de vez en cuando como camarero y cometía delitos, robos en complejos hoteleros y trapicheo de drogas que vendía a los turistas. Se trata según los investigadores de un ciudadano alemán de 43 años, viejo conocido de la policía y con varias condenas previas, entre ellas alguna por abuso sexual de menores. Actualmente está en prisión. La policía alemana lo identifica como sospechoso tras confirmar que hubo registros de su teléfono móvil cerca del lugar y en el momento de la desaparición de la niña en 2007, cerca del apartamento en el que los McCann habían dejado solos a sus tres hijos la noche de la desaparición. Concretamente, quedó registrada una llamada de media hora de duración entre su teléfono portugués y el número 351 / 91 65 10 68. Las autoridades alemanas están pidiendo la colaboración ciudadana a cualquiera que reconozca ese número telefónico. De momento han ofrecido 10.000 euros de recompensa por cualquier pista sobre el propietario de ese teléfono. También han que el sospechoso conducía por entonces dos coches y que uno de ellos se usó seguramente en el secuestro: un Jaguar XJR 6 rojo oscuro y un VW T3 con matrícula de Westfalia de color claro. La fiscalía alemana de Braunschweig investiga su posible relación con el asesinato de la niña británica. Tiene competencia sobre el caso porque es en ese distrito donde el sospechoso tuvo su último domicilio en Alemania. La Policía Federal Alemana, que de acuerdo con el comunicado está cooperando «estrechamente» con la Metropolitan Police británica y con la Polícia Judiciária portuguesa, busca también a testigos que puedan aclarar dónde se encontraba el sospechoso el día de los hechos, el 3 de mayo de 2007, entre las 21:10 y las 22:00 horas de la noche. La investigación por ahora lo sitúa en el lugar de los hechos «con una probabilidad rayana en la certeza». Cabe recordar que, en mayo de 2019, medios locales portugueses informaron de que un ciudadano alemán, condenado por el asesinato de tres niños y descartado como sospechoso por Scotland Yard en 2011, estaba siendo investigado en relación con el «caso Madeleine».
03-06-2020 | Fuente: as.com
Pruebas a domicilio y otros detalles: así compraremos los coches
Los factores que deciden la adquisición de un vehículo han cambiado a raíz de la crisis del coronavirus.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Las protestas no amainan en EE.UU. e incluyen caceroladas
Las protestas no cesan en Estados Unidos, donde al menos 40 ciudades han decretado el toque de queda y permanecen bajo custodia de la Guardia Nacional, e incluso este martes la capital estadounidense vivió una inesperada cacerolada mientras los manifestantes continuaban frente a la Casa Blanca. Más de una semana después de que el afroamericano George Floyd muriera por asfixia debido a la presión que ejercía sobre su cuello la rodilla de un policía blanco, en distintas ciudades estadounidenses se repiten las escenas de personas recorriendo las calles, aunque los destrozos y saqueos de otras jornadas han amainado. Se escuchan cacerolas en Washington Un día después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara el envío de efectivos de la Guardia Nacional para que se aplicara «estrictamente» el toque de queda en Washington, una multitud mucho mayor que la del lunes, con miles de personas, se congregó por la tarde en el centro de la capital del país. «No tenéis vergüenza, en la Casa Blanca hay un racista», coreó un grupo situado en la primera línea de la protesta en Washington, según constató Efe, al dirigirse a las fuerzas de seguridad situadas al otro lado de una enorme valla metálica, de unos dos metros y medio de altura, instalada a lo largo del extremo norte del parque Lafayette, contiguo a la residencia presidencial. Y justo a las 19.00 hora local, cuando daba inicio la restricción en la capital, las cacerolas empezaron a sonar en algunas zonas, en respuesta a una convocatoria que circuló en redes sociales, con la intención de sumarse a las protestas. «Esta noche. 7pm. Consigue tus ollas, consigue tus cucharas, dirígete a una ventana o balcón abierto, golpea como el infierno», se leía en uno de los mensajes en Twitter, cuyo autor explicaba que «se llama cacerolazo» y «lo perfeccionaron en América Latina como una forma de protestar contra los regímenes autoritarios durante el toque de queda». El mismo usuario, al constatar lo ocurrido, agregó: «Es oficial. Los gringos están haciendo cacerolazo». La propuesta surgió aparentemente de la pregunta de otra persona sobre la forma más segura para unir sus voces durante la noche y enviar el mensaje de apoyo al lema que los manifestantes repiten en distintos puntos del país: «Sin justicia no hay paz». La Quinta Avenida, un día después del caos La salida del sol y el fin del primer día toque de queda en Nueva York en 80 años dejaron al descubierto este martes la magnitud de los destrozos causados por los manifestantes en la glamurosa Quinta Avenida de Manhattan. Los escaparates de la avenida símbolo de la opulencia y el poder de la Gran Manzana lucían enormes paredes de listones de madera levantadas precipitadamente para evitar los saqueos que acostumbran a seguir a las protestas pacíficas contra el racismo y la brutalidad policial. A pocas horas de que entrara en vigor el segundo toque de queda consecutivo, el centro de Nueva York parecía una ciudad tomada, apenas sin coches ni gente en las calles, como si volviera a exhibirse la pandemia del coronavirus. En Nueva York se efectuaron durante la primera jornada del toque de queda más de 700 arrestos, con diferencia el mayor número desde el inicio de las protestas desencadenadas por la muerte en Minesota de Floyd. Los saqueos en Nueva York fueron motivo de un desencuentro entre el gobernador del estado, Andrew Cuomo, y el alcalde de la Gran Manzana, el también demócrata Bill de Blasio. «Lo que ocurrió en la ciudad de Nueva York fue inexcusable», dijo el gobernador sobre los disturbios y saqueos en comercios registrados durante la noche anterior . Cuomo había sido previamente criticado por Trump, quien afirmó este martes que Nueva York quedó «hecha pedazos» y se quejó de que Cuomo hubiese rechazado el envío de la «dominadora» Guardia Nacional. Protestas tempranas en respuesta a restricciones También este martes miles de manifestantes abarrotaron las calles de Los Ángeles en una serie de protestas pacíficas que ante el toque de queda declarado en todo el condado desde las 6 de la tarde han sido adelantadas. Las marchas, que fueron especialmente numerosas, transitaron por zonas emblemáticas de Hollywood y el Downtown. El tono tranquilo de estas protestas de día contrastó con las escenas de saqueos y disturbios que han obligado a decretar el estado de emergencia y que se han saldado con 2.700 detenciones a lo largo de cuatro noches consecutivas. Mientras que en el centro de Florida, dos mujeres fueron arrestadas hoy por vandalizar una casa de vacaciones del ahora expolicía Derek Chauvin, el implicado en la muerte de Floyd, que enfrenta cargos de asesinato por esa acción.
02-06-2020 | Fuente: abc.es
Convocan una manifestación antiracista ante el Tribunal de París en solidaridad con la muerte de Floyd
Varios millares de manifestantes pidieron justicia la tarde del martes, ante el Tribunal de París, para un joven francés de origen africano, Adama Traoré (24 años), muerto el 2016 en unas circunstancias que recuerdan en cierta medida la muerte de George Floyd en Minnesota. Traoré murió en circunstancias mal esclarecidas, durante una intervención policial en Beaumont-sur-Oise (departamento de Val d?Oise, en la región de Isla de Francia, al norte de París), el 19 de julio de 2016. Terminada la manifestación ante el Tribunal de París, centenares de manifestantes se trasladaron en coches y motos hasta el «periférico», la carretera de circunvalación de París, provocando incidentes a repetición. La familia del joven lleva tres años pidiendo «verdad y justicia». Y ha suscitado debates públicos de cierta violencia verbal. Tras el confinamiento, cuando Francia entra, lentamente, con muchas precauciones, en una nueva fase de su vida cívica, tras la apertura de bares y restaurante, un comité de amigos de Traoré y su familia convocaron una manifestación de protesta ante el Tribunal de justicia de París, la tarde del martes. El ministerio del Interior declaró ilegal la convocatoria y manifestación. En vano: varios millares de jóvenes y menos jóvenes, franceses de muy diverso origen, magrebí y africano, en su mayoría, decidieron manifestarse, rodeados de grupos de fuerzas antidisturbios. El ministerio del Interior movilizó a varios drones especializados en el seguimiento de manifestaciones, con el fin de intentar evitar «desbordamientos». La Gendarmería comenzó por recibir la orden estricta de «no intervención», a pesar de tratarse de una manifestación ilegal. A primeras horas de la noche del martes, los manifestantes proseguían su marcha de protesta, enarbolando pancartas de solidaridad con los manifestantes norteamericanos que denuncian la muerte de George Floyd. Tratándose de una manifestación minoritaria, se trata de un acontecimiento significativo sobre el estado de tensión inflamable en los suburbios de París.
1
...