Infortelecom

Noticias de ciencia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los medios engordan al «monstruo»
Los medios de comunicación también acumularon méritos para ocupar un lugar destacado en la inédita campaña electoral de 2016, y no precisamente por un comportamiento virtuoso. El país de la prensa y de la opinión pública, capaz de grandezas profesionales como la investigación del escándalo Watergate, no es ajeno a la profunda crisis de una profesión castigada por las penurias económicas y la pérdida de credibilidad. En medio de una larga transición del negocio entre la solera del papel y la novedad digital, donde los ingresos escasean y los costes difícilmente merman, las compañías estadounidenses se han lanzado a por la audiencia. Y no sólo las televisiones. También la llamada prensa seria, contagiada por la guerra de los ratings, aprovecha cualquier oportunidad para sumar tráfico en internet. Es la competencia trasladada a la red, que abre una gran oportunidad, pero también aporta confusión. Si el país que marca la tendencia mundial protagonizó en 2008 la campaña del pionero Obama en internet, la de 2016 será recordada por una tentación llamada Donald Trump, con su Twitter como inigualable juguete, a la que ningún periodista fue capaz de resistirse. Por primera vez, un candidato se había adentrado en el mundo de la comunicación con mayor dominio y eficacia que los propios profesionales. Estamos ante «el presidente de las redes sociales», como le bautizó Van Jones, analista de CNN. [..] El maestro del entretenimiento, el showman de El Aprendiz, sabía cómo provocar para mantenerse en el escaparate mediático. Quienes le acogimos como a una serpiente de verano en 2015, que fuimos todos, tuvimos que asumir nuestro error. La llegada del fall -otoño estadounidense- le reveló como un hábil manipulador del ciclo informativo. No era simple ruido. Su intuición y su carácter impredecible le permitían marcar la agenda, que cada día terminaba incrustada en el centro del debate político y periodístico. En un principio, sus rivales de las primarias republicanas le recibieron como un divertimento, un simple bufón llegado para animar la carrera. Parecía una cuestión de tiempo que su reality show se desvaneciese como moda pasajera. Pero los medios no estaban dispuestos a desaprovechar esa oportunidad pintiparada. Con las televisiones marcando el camino, nadie se resistía a la orgía de titulares, sabrosos ingredientes de una papilla de fácil digestión. Hacía mucho tiempo que un personaje político no arremetía contra todo y contra todos, sin privarse de insultos y expresiones vulgares que rompían el habitual lenguaje de la corrección. Los canales, que ya habían cosechado ratings de audiencia en verano por encima de lo previsto, se frotaban las manos. Podrían convertir el proceso electoral de 2016 en el más jugoso y rentable de la historia. En marzo, en el fragor de las trepidantes primarias, el presidente de la cadena CBS, Leslie Moonvies, no pudo ser más sincero: «Puede que esto no sea bueno para América, pero es condenadamente bueno para la CBS». Para satisfacción de los hambrientos directivos de los canales, el vaticinio se cumplió. A modo de ejemplo, la cadena CNN reconoció, de forma provisional, un ejercicio de 2016 con cien millones de dólares más de ingresos que los presupuestados. Durante los debates presidenciales, logró aumentar el precio de los anuncios hasta un 40%, a 200.000 dólares por cada espacio de treinta segundos. En noviembre, el mes de la elección, el canal batió el récord histórico de audiencia, con un aumento del 44% con respecto al mismo mes de 2012. Pese a ello, en audiencia global en cable, la CNN se disputa hoy el tercer puesto con la cadena MSNBC, por detrás de Fox News y Nickelodeon. Una campaña pagada Pero, en su desmedida explotación del negocio, la pérdida de credibilidad se iba acentuando, en medio de un aturdimiento generalizado. Cuando las primarias republicanas llegaron a su fin, el balance de las horas dedicadas a cada candidato se convertía en el primer aldabonazo para la conciencia de la profesión. El gráfico casi se caía de las manos al primer vistazo. Donald Trump había sumado un espacio televisivo valorado en la friolera de 1.900 millones de dólares sin aportar un dólar, según un informe de mediaQuant, publicado por The New York Times. El segundo rival del Partido Republicano con más cobertura, Jeb Bush, no pasaba de los 214 millones, siempre en una estimación comparada con el valor de los espacios publicitarios. Su futura rival demócrata en la campaña presidencial ni se acercaba a Trump en protagonismo. Pese a que su disputa con Bernie Sanders había sido más reñida de lo previsto, Hillary Clinton, con 746 millones de dólares en cobertura, apenas superaba ligeramente la tercera parte de lo acumulado por Trump, el inesperado chollo para unos necesitados medios. [..] Por aquel entonces, recuerdo que, como un interminable bucle en el que Trump y las televisiones se retroalimentaban, en una idílica y eterna luna de miel, la imagen era omnipresente cada vez que sintonizaba cualquier canal de informativos. La misma cara, la misma voz chillona, el mismo flequillo y los mismos gestos. Sólo mutaba la frase sobreimpresionada en la parte inferior de la pantalla. Era la novedad. No había disparate del showman que no mereciera una dedicación especial. Primero, con una prolongada explicación de los presentadores, ayudados con la imagen de Trump en cualquier lugar del país en el que hubiese agarrado un micrófono. Después, con la habitual relación de expertos comentaristas dispues- tos a desentrañar el trasfondo del mensaje de la nueva vedette política. Se trataba de estirar la goma mientras no se rompiera. La valoración informativa quedaba en un segundo plano. No importaba que Trump proclamara que tras el 11-S «grupos de musulmanes habían celebrado» el brutal atentado, o que el aspirante se considerara el mejor candidato por ser «el más honesto». Siempre había una CNN, una FoxNews o una MSNBC, las tres cadenas de noticias de cable, conocidas como The Big Three -Las Tres Grandes-, para dedicarle la mayor de las coberturas. Cierto es que la televi- sión en Estados Unidos, por la propia cultura del país, siempre ha conllevado un componente de espectáculo. Pero aquello se trataba casi de un culto a la personalidad del advenedizo líder. Pérdida de credibilidad El propio presidente Obama, consciente de que la burbuja del personaje estaba empezando a convertirse en una amenaza real para el sistema, lanzó un buen día un tirón de orejas a la profesión periodística. En una de sus reflexiones en voz alta, en un mitin pro Hillary en Filadelfia, el inquilino de la Casa Blanca se preguntó si la labor informativa tenía que limitarse a un simple eco, una caja de resonancia de lo que decían los protagonistas de la actualidad, o debía incorporar un filtro de elaboración e interpretación propia. El presidente ya barruntaba la que se estaba viniendo encima: «Estos son momentos serios, para hacer un trabajo serio. Esto no es entretenimiento, ni es un reality show. Es la campaña para la presidencia de los Estados Unidos». La crítica de Obama se oyó pero no se escuchó en las televisiones. Aunque sí contribuyó al principio del fuerte desgaste de credibilidad que terminarían sufriendo. Algunas decisiones de los canales se sumaron al descrédito. En el intento de multiplicar la repercusión mediática, la CNN incorporó entre sus habituales comentaristas políticos a Corey Lewandowski, el desgastado jefe de campaña de Donald Trump, sacrificado por el magnate para profesionalizar su campaña ante un reto de mayor envergadura como la campaña presidencial. En julio, la CNN admitió que su flamante fichaje seguía percibiendo dinero procedente de la campaña de Trump. [..] Tradicional referencia de la fórmula de 24 horas de noticias, aunque en franca caída los últimos años, la cadena CNN volvió a ser la más citada la campaña electoral. [..] Los últimos años, una continua pérdida de audiencia y de ingresos publicitarios había hecho mella en su cuenta de resultados. La cadena decidió incorporar en 2013 a Jeff Zucker, entonces consejero delegado de NBC-Universal, un ejecutivo que siempre ha primado el rating como filosofía televisiva. Paradójicamente, durante su etapa de gestión de este conglomerado mediático, el programa de Donald Trump El Aprendiz, incorporado a la programación por el propio Zucker, se había convertido en uno de los motores de negocio de la cadena. Hasta el punto de que su éxito ayudó al directivo a ascender hasta la cabeza de la corporación. Incluidos momentos casi cómicos, como el intento fallido del flamante directivo mediático de transmitir en directo la boda del millonario neoyorquino con Melania, su actual mujer y hoy Primera Dama. Este idilio profesional entre el magnate y Zucker reviviría viejos laureles la pasada campaña de primarias, cuando la cadena CNN prácticamente se limitaba a reproducir los discursos de Trump en vivo y repetirlos durante el día, con una resonancia casi sin límites. Margaret Sullivan, columnista de medios de The Washington Post, describió así la relación: «Dos veces Zucker convirtió a Trump en ganador, y dos veces Trump convirtió a Zucker en ganador». El giro de estrategia informativa imprimido por el nuevo gestor de la cadena, con más acento en el espectáculo que en la noticia, estableció una mayor línea de separación entre los presentadores y comentaristas en el estudio y los reporteros y corresponsales, que mantienen un apego más claro al rigor informativo. Aunque generó más audiencia, también provocó la incomodidad de algunos de sus mejores profesionales. Aquel año, el presidente Obama aprovechó la tradicional cena de los corresponsales de la Casa Blanca, evento de gala anual donde por una noche conviven entre copas los políticos y la prensa, para escoger a Jake Tapper, la nueva cara de la cadena en Washington, como blanco de sus bromas: «Dejó el periodismo para vincularse a CNN», le lanzó. La propia redacción de la cadena se sumó a las protestas el pasado septiembre, cuando un reportaje sobre los diez años del huracán Katrina quedó finalmente fuera de la programación, después de que la dirección decidiera primar una comparecencia de Donald Trump. La respuesta de Zucker entonces fue así de lacónica: «Nadie es perfecto». Sin embargo, el arranque de la campaña electoral impondría la realidad de un nuevo sesgo informativo, esta vez favorable a Hillary Clinton, que no abandonaría hasta la elección presidencial. El cambio abriría una guerra entre la cadena y Trump. La importancia de lo que había en juego llevaba ahora a un intento del establishment en pleno de frenar la amenaza del outsider. El candidato republicano volvería a recurrir a su facilidad para los apodos bautizando el canal como «Clinton News Network». La noche electoral Cuando llegó la noche electoral, los presentadores de CNN parecieron empeñados en dar la razón a Trump. El programa especial conducido por Wolf Blitzer, acompañado por los periodistas y colaboradores que iban comentando el recuento a medida que los estados se decantaban, terminó convirtiéndose en algo parecido a un funeral. Tras el mismo inicio dinámico que el veterano presentador de The Situation Room imprime a todos los programas especiales, el cambio de tendencia del recuento en favor de Trump reflejó un cierto rostro de inquietud en algunos de ellos. Con Florida y Ohio ya en favor del magnate, la incredulidad se iba adueñando de Blitzer y sus compañeros de plató. En un momento de la noche, CNN dejó de adjudicar los estados a Trump, mientras que la conservadora FoxNews seguía proyectando los resultados y apuntando ya a una probable victoria del candidato republicano. Después de un parón generalizado, pendientes todos de conceder definitivamente el triunfo al neoyorquino, cuando la FoxNews, las agencias y los diarios digitales comenzaron a anunciar al nuevo presidente electo, la cadena CNN seguía aún más preocupada de mostrar en directo cómo el director de campaña de Hillary, John Podesta, comparecía para asegurar que seguía el recuento y aún no había nada decidido. Sería una de las últimas cadenas en asumir la derrota demócrata.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Benoît Hamon, la izquierda de los jóvenes burgueses y bohemios
Benoît Hamon, exministro francés de Educación, se ha clasificado en primer lugar al segundo turno de las primarias socialistas encarnando la izquierda más próxima a los jóvenes concienciados de los grandes núcleos urbanos, los burgueses-bohemios conocidos por el acrónimo de «bo-bo». Representante del ala izquierda del Partido Socialista (PS), el exministro recabó según los primeros resultados el 35 % de apoyos y ganó un primer pulso a un peso pesado de la agrupación, el ex primer ministro Manuel Valls, que logró el 31 %. Hamon, de 49 años, enarbola un ideario en favor de la ecología, de la legalización del cannabis y de una política penitenciaria con penas más cortas, un programa muy diferente al del exjefe de Gobierno. Su propuesta estrella, no obstante, es la de la renta básica universal de hasta 750 euros para todos los franceses mayores de edad. Forjado en luchas estudiantiles Nacido en la pequeña localidad bretona de Saint-Renan (en el noroeste de Francia), este candidato forjado en las luchas estudiantiles ha ganado notoriedad por haber colocado en el centro del debate esa asignación mensual. A pesar de las críticas -le han llamado derrochador y utópico-, Hamon ha mantenido la medida, aunque de forma gradual, y se ha llevado al bolsillo a muchos jóvenes en un momento de impopularidad entre los socialistas, engullidos por el ascenso del social-liberal Emmanuel Macron y de la ultraderechista Marine Le Pen. Su victoria parcial de hoy refrendó la tendencia ascendente que mostraron los sondeos, los mismos que sitúan a cualquier candidato socialista en el quinto lugar en las presidenciales francesas de este año. Gracias al apoyo que le brinda el exministro de Economía Arnaud Montebourg, que acabó tercero en la primera vuelta con cerca del 18 % de los sufragios, sus posibilidades de ser el candidato socialista a las presidenciales de abril y mayo de 2017 han aumentado. Una vida en el partido Hijo de una secretaria y de un ingeniero que trabajó en unos astilleros militares, Hamon se crió entre la portuaria Brest y Dakar, donde vivió de los 9 a los 13 años debido al traslado de sus padres a la capital de Senegal. Regresó a Francia, donde empezó a militar desde los 19 años en el Partido Socialista, y se licenció en Historia por la Universidad de Bretaña. A comienzos de la década de los 90, su carrera política se consolidó al convertirse en el primer presidente de las juventudes socialistas. Entre 1995 y 2000 pasa a ser asesor del entonces líder del PS, Lionel Jospin, y posteriormente de Martine Aubry cuando fue ministra de Empleo e ideó la semana laboral de las 35 horas. Entre 2004 y 2009 ocupa una acta en el Parlamento Europeo y más tarde se convierte en portavoz del Partido Socialista (2008-2012), hasta que en 2012 es escogido diputado en la Asamblea Nacional. En el primer Gobierno del socialista François Hollande, Hamon ocupa el cargo de responsable de Consumo (2012-2014) y, después, se convierte en el titular de Educación durante apenas cuatro meses. Dimite descontento de la «política de austeridad» del Ejecutivo, entonces liderado por su hoy rival Manuel Valls. Pareja de hecho de una alta ejecutiva de origen danés, la políglota Gabrielle Guallar, con la que ha tenido dos hijos, Hamon admira al legendario boxeador Mohamed Ali, cuyo lema «lo imposible es temporal» hace suyo, y aprecia la música jazz de artistas como Ella Fitzgerald o Miles Davis.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Gina Miller, la activista casada con un millonario de la City
Los activistas que defendían el procedimiento democrático y han logrado una sonada victoria en el Supremo están capitaneados por Gina Miller, una ejecutiva de 51 años, y Deir dos Santos, un peluquero de 37, ambos británicos y con gotas remotas de sangre española. Ciudadanos anónimos, convocados por ellos vía internet, reunieron fondos para lanzar el desafío legal contra el Gobierno, que ha concluido con el fallo de este martes que obliga a someter el Brexit al Parlamento. Pero el rostro del desafío al Gobierno es sin duda el de Gina Miller, que esta mañana a las puertas del tribunal ha vuelto a concitar todas las miradas, seria y elegantemente vestida. La victoria judicial se presenta como «un triunfo de la gente corriente», pero Miller no es exactamente una persona de a pie, está casada con Alan Miller, un brillante ejecutivo de la City, un mago de los fondos de inversión al que se le atribuye una fortuna de 30 millones de libras. Gina nació en Guyana y se educó en Gran Bretaña, donde se graduó en leyes y marketing por la London University. Es una belleza mulata, que en su juventud trabajó brevemente con modelo. A partir de 1992 se convirtió en ejecutiva de servicios financieros. Conoció a Alan trabajando ambos en «New Star», un fondo de la City, y se casaron en 2002. Antes hubo un sonado divorcio. Alan hubo de pagar a Melissa, su primera mujer, con la que no tenía hijos, cinco millones de libras. El caso fue célebre porque en su enojo el ejecutivo llegó a apelar a la Cámara de los Lores para no indemnizar a exmujer, sin éxito. Gina y Alan son padres de dos hijos y ella llegó al matrimonio con otra, hoy de 28 años. En 2009, la pareja creó el fondo SCM Private. Aseguran que la crisis financiera de 2008 supuso un aldabonazo en sus conciencias, así que en paralelo fundaron su organización «True and Fair», con dos vertientes: por un lado es una campaña a favor de la limpieza en las prácticas de la City y por otra, una fundación caritativa. Entre otras obras sociales, mantienen una enfermería en el Royal Hospital de Chelsea. Gina Miller es detestada en la City. La apodan «la viuda negra» y consideran que su afán de transparencia puede acabar matando la gallina de los huevos de oro. Ha contado que en un cóctel del mundo de las finanzas tres hombres se quedaron mirándola fijamente. Finalmente uno de ellos le espetó: «Tú eres una desgracia, con ese lobby tuyo puedes acabar hundiendo la City». Se lanzó a batallar contra el Gobierno porque quería que se respetasen los cauces constitucionales en el Brexit, cuyo triunfo la hizo sentirse «enferma». Más curioso es el caso de su aliado, el peluquero Deir Tozetti dos Santos, que eligió el «Out» en el referéndum: «Voté Leave porque quería que el Parlamento británico recuperase el poder que se había ido a Europa. Pero no creo que sea correcto que el Gobierno ignore ahora a nuestro Parlamento», explica. Gina Miller se declara una defensora del «capitalismo con conciencia», a la que le gustan la escalada, las flores, Oscar Wilde y la música. Sus orígenes sudamericanos le han dado «una visión de la vida un poco matriarcal». Es una enamorada de España, a la que viaja con frecuencia. «Esto no va de política, va del imperio de la ley», ha recalcado a modo de resumen de su cruzada.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Calexit», la iniciativa de independencia de California, gana fuerza tras las primeras decisiones de Trump
La propuesta para que el estado de California se separe del resto de EE.UU. va cogiendo forma tras haber sido presentada este jueves ante la Oficina del Secretario de Estado, ha informado «Los Angeles Times». «Calexit», término con el que ya se ha popularizado, pediría a los votantes a derogar parte de la constitución estatal que declara California una parte inseparable de los EE.UU. Una encuesta reciente sugirió que uno de cada tres residentes de California apoyaría una posible secesión de los Estados Unidos debido a su oposición al presidente Donald Trump. No se ha hecho mención del presidente en la propuesta. Si la propuesta pasa la votación y es aprobada por los votantes, podría ser un paso para unos futuros comicios sobre si el estado se separaría del resto de la nación. California is a nation, not a state. This is the campaign to secede and make California an independent country. https://t.co/qRVfC2TG21 pic.twitter.com/eeTUtsThpX? Yes California (@YesCalifornia) 9 de noviembre de 2016El secretario del Estado, Alex Padilla, ha informado que el grupo detrás de la propuesta, Yes California Independence Campaign, ha sido autorizado para comenzar la recogida de casi 600.000 firmas de votantes necesarias para llevar la iniciativa a votación. La propuesta, que surgió en el verano de 2015 de la mano del político Louis Marinelli, ha encontrado mayores apoyos después d e que la demócrata, Hillary Clinton, se llevara el 61,5 por ciento de los votos (casi 5,5 millones) en California durante las elecciones presidenciales. La victoria del republicano Donald Trump reactivó así una campaña que aboga por la secesión de California de Estados Unidos inspirada en la serie de videojuegos de rol de ciencia ficción postapocalíptica «Fallout». Esta campaña, marginal a todos los efectos, se convirtió en «trending topic» en Twitter el tras las elecciones, en pleno fervor de un colectivo demócrata en busca de opciones para rechazar la victoria de Trump. Propone un referéndum sobre el estatus de California, que se celebraría en 2019, y que pide a los californianos que opinen sobre la posibilidad de convertirse en un país, la República de Nueva California, un nombre -- y una bandera -- adoptados a partir de la archiconocida franquicia del estudio Bethesda (distribuidora del videojuego «Fallout»). Se trata de una iniciativa utópica que sigue no obstante una tendencia independentista más propia de Texas, estado cuyo gobernador, Rick Perry, en 2009, llegó a proponer la escisión, alentado por el movimiento antigubernamental «Tea Party».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El sueño americano se rompe en pedazos
EE.UU. ha sido durante siglos la tierra de las oportunidades, el sueño de millones de personas que buscaban un lugar donde progresar o donde buscar cobijo de las guerras y de las persecuciones. Este fin de semana ese sueño se ha roto para miles de personas tras la firma de un decreto que prohíbe la entrada a ciudadanos de Somalia, Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia y Yemén. El sábado entró en vigor el veto, cuando decenas de personas procedentes de algunos de estos países ya volaban a EE.UU. Los que lograron pisar suelo estadounidense (otros fueron devueltos a su lugar de procedencia antes de embarcar rumbo a EE.UU. o durante una escala) fueron detenidos en los aeropuertos y luego liberados. La decisión de Trump ha abierto un abismo de temor entre los ciudadanos de estos siete países vetados que querían viajar a EE.UU., pero también entre aquellos que, ya viviendo en América con los papeles en regla, tienen que salir por compromisos profesionales o familiares. Se exponen a no poder regresar. El mundo de la ciencia, el académico (miles de estudiantes extranjeros cursan estudios en EE.UU.) y numerosas empresas, principalmente tecnológicas, ha encendido las alarmas pues parte de su personal más cualificado procede de alguno de estos países. Pero el mayor drama lo viven aquellos separados de sus familias por un decreto que no entienden. Sir Mo Farah: «Tendré que decirle a mis hijo que no puedo ir a casa» Ayer trascendieron muchas de las historias personales de quienes se han visto afectados de manera directa y dramática por el decreto de Donald Trump. Es el caso del atleta olímpico Sir Mo Farah, de 33 años, que vive con su familia en Portland, Oregón, pero que estos días se encuentra concentrado en Etipía, entrenándose. Ganador de cuatro oros olímpicos, el pasado 1 de enero, Mo Farah vivió un sueño al recibir el título de Caballero de manos de la Reina Isabel. Sin embargo, tan solo 26 días después, le tocó sufrir una pesadilla: el veto de Trump le ha convertido «en un extraterretre», como el propio deportista confesó este fin de semana en su página de Facebook. «Soy un ciudadano británico que ha vivido los últimos seis años en América ?trabajando duro, contribuyendo a la sociedad, pagando mis impuestos y educando a mis cuatro hijos en un lugar que ellos consideran su hogar. Ahora, yo y otros muchos otros como yo no somos bienvenidos. Me preocupa que tendré que decir a mis hijos que papa no podra volver a casa y explicarles por qué el presidente está realizando una política que viene desde la ignorancia y los prejuicios». Sir Mo Farah- REUTERS A continuación, Mo Farah explica cómo llegó a Reino Unido, desde su Somalia natal, cuanto tenía ocho años. Allí tuve la oportundidad «de cumplir mis sueños. Estaba orgulloso de representar a mi país, ganar medallas para los británicos y recibir el gran honor de ser Caballero. Mi historia es un ejemplo de lo que puede ocurrir cuando existen políticas de solidaridad y comprensión, y no de odio y aislamiento». Fuad Sharef Suleman: «Vendí todo para empezar una nueva vida en EE.UU.» A Fuad Sharef Suleman y a su familia se les rompió el sueño americano en el aeropuerto de El Cairo el pasado sábado, antes de embarcar camino a Nueva York. Después de dos años preparando el viaje de su vida, fueron retenidos en la capital egipcia durante horas, sus pasaportes confiscados, y finalmente devueltos, ayer por la noche, a su país de origen en un vuelo con destino a la ciudad iraquí de Erbil. El veto de Trump les pilló en pleno tránsito hacia una nueva vida. Para ello habían tenido que superar dos años de gestiones y comprobaciones de seguridad para lograr los papeles que les permitieran instalarse en EE.UU. Fuad Sharef Suleman,- REITERSe La familia vendió todas sus propiedades, dejaron sus trabajos y sacaron a los niños del colegio. «Nos trataron como narcotraficantes, escoltados por agentes de deportación», explica Sharef a Reuters. «Me siento culpable hacia mi mujer y mis hijos». Desmoralizado, y ya en Irak, se pregunta cómo Trump ha podido llevar adelante una decisión que ha destrozado sus sueños a pesar de haber cumplido con los requisitos. Sharef, que durante años trabajó en una empresa farmaceútica, también colaboró con organizaciones estadounidenses durante la invasión de Irak, lo que le hizo muy vulnerable frente a aquellos que le consideraban un «traidor». Esto, y la violencia continuada en el país con la presencia de Daesh, le animaron a solicitar en 2014 una visa especial creada por el Gobierno norteamericano hace varios años y que permitía acoger en suelo estadounidese a miles de ciudadanos iraquíes que habían ayudado a EE.UU. durante la invasión. «EE.UU. ha cometido un terrible error. Pensaba que ese país era una democracia, pero veo que es como una autocracia. Alguien firma algo y lo hace efectivo inmediatamente. Se parece a las decisiones que tomaba Sadam Husein, sin el respaldo del Congreso. No lo entiendo». Nadhim Zahawi: «Por primera vez me siento un ciudadano de segunda" El diputado tory Nadhim Zahawi, nacido en Bagdad, se cuenta también entre las víctimas de la nueva ley de Donald Trump. Aunque reside en el Reino Unido, su doble nacionalidad (británica e iraquí) le impide entar en EE.UU., según le informó su propio abogado. Nacido en la capital iraquí, Zahawi huyó de Irak y se instaló, con 9 años, en el Reino Unido en los años 70 gracias a su estatus de refugiado kurdo. Su mujer, nacida en Irak, tampoco podrá viajar a EE.UU. «Soy ciudadano británico y me siento muy orgulloso de haber sido bienvenido en este país. Estoy triste al oír que seré vetado en EE.UU. por mi lugar de nacimiento», escribía el sábado en su cuenta de Twitter, en la que reconocía sentirse «como un ciudadano de segunda clase. Por primera vez en mi vida me siento discriminado». Nadhim Zahawi- REUTERS En declaraciones a la prensa, Zahawi señaló que esto le impedirá visitar sus hijos, que actualmente estudian en la Universidad de Princenton, adonde recientemente tuvo que viajar para cuidar a uno de ellos que estaba enfermo. «Ahora no podría hacerlo», se lamentó. Entre la detención y la deportación La familia Assalis, formada por dos matrimonios y sus hijos, son cristianos ortodoxos, una de las minorías más perseguidas en Siria. Aterrizaron en el aeropuerto de Filadelfia el pasado sábado, tras volar desde Doha (Qatar), adonde llegaron procedentes del Líbano. Llevaban con ellos las visas que comenzaron a gestionar en 2003. En EE.UU. ya contaban con algunos parientes. Las autoridades les ofrecieron dos opciones: ser detenidos y retirarles la documentación o volar a Doha. La familia optó por la segunda opción. No podrá disfrutar de su beca en Harvard Seyed Soheil Saeedi Saravi es un joven científico iraní que no podrá disfrutar de su beca de medicina cardiovascular en la Universad de Harvard. Según el profesor Thomas Michel, que ha supervisado su trabajo, este joven iraní, que ya había sido investigado, tiene «un enorme potencial que podría contribuir a entender mejor las enfermedades del corazón», declaró a «The New York Times». La nueva ley de Trump ha provocado que tanto su visa como la de su mujer hayan sido suspendidas indefinidamente. «Si no vuelvo pronto lo perderé todo» Daria Zeynalia volvía de Irán, donde había pasado unos días de vacaciones, cuando fue desalojada del avión que estaba a punto de despegar del aeropuerto de Estambul. Todos los pasajeros habían embarcado cuando unos agentes entraron repitiendo su nombre. Con residencia en EE.UU., donde tiene casa y coche, en noviembre de este año sería apta para recibir la nacionalidad. Ahora no sabe cuándo podrá volver. «¿Qué pasará con mi trabajo? Si no regreso pronto lo perderé todo».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Fernández-Armesto: «El Reino Unido saldrá aislado y empobrecido cuando deje la UE»
Felipe Fernández-Armesto, londinense de 66 años, trasciende la categoría de historiador, por la originalidad de su pensamiento y la variedad de sus intereses (su último libro ofrecía una fascinante explicación de las capacidades de los animales como actores culturales). A pesar de que en apariencia encarna el prototipo del sabio inglés de traje de raya diplomática, gafas gruesas y hablares algo excéntricos, es también español por parte de su padre, el gran periodista Felipe Fernández-Armesto, quien firmaba como Augusto Assía. Catedrático formado en Oxford, donde impartió clases un tiempo, hoy trabaja en la University of Notre Dame, centro estadounidense fundado en el XIX por un sacerdote francés. Observador cosmopolita y perspicaz, católico y padre de dos hijos, tiene claro su diagnóstico sobre el Brexit: «Es algo irracional». -¿Por qué se lanzó el Reino Unido al Brexit? Veo una mezcla de malestar por la resaca de la crisis, nacionalismo exacerbado, nostalgias imperiales y odio a Londres, todo aliñado con unas gotas de xenofobia y los intereses privados del Partido Conservador. Pero tal vez haya algo más? -Difícil de explicar racionalmente un paso irracional. La verdad es que Inglaterra, a diferencia de las demás naciones del Reino Unido, no se entusiasmó nunca por el proyecto de crear una nueva Europa. A pesar de todos los cambios culturales, los ingleses siguen siendo lo que Napoleón llamó una «nación de tenderos», que sólo piensan en las deficiencias económicas en la UE sin darse cuenta de la grandeza de formar una unión de paz y colaboración entre unas comunidades políticas que llevan tantos siglos de lucha entre sí. -Al final se tomó una decisión enorme por muy poco margen. -Pero hay que tener en cuenta que el pueblo no votó al Brexit: no lo votaron los jóvenes, ni las grandes ciudades, ni los escoceses, ni los irlandeses, ni los británicos que residen fuera del país, a quienes se negó el derecho a votar. La mayoría que ganó, por un 4% que incluyó mucho voto de protesta, no hubiera sido suficiente en un sistema justo y racional para cambiar la Constitución y abolir los derechos sagrados de la ciudadanía europea. Incluso entre los brexiteros no existía una mayoría a favor de lo que ya propone el Gobierno, que es la salida a todo coste, sin ninguna garantía de colaboración futura ni medio alguno de prolongar la prosperidad. -¿Es reversible el Brexit o eso ya es solo el cuento de la lechera? -Sigo esperando. Teóricamente las negociaciones podrían prolongarse hasta que los ingleses recuperen su capacidad de juicio. Pero los diputados, por falta de coraje, renunciaron a su deber de controlar los excesos del Gobierno y permitieron la invocación del maldito Artículo 50. Así que, incluso si el Reino Unido cambia de actitud, me parece más probable que la UE aproveche de la oportunidad de descartar a un miembro tan poco fiable. -El Gobierno británico parece que quiere soplar y sorber al mismo tiempo: seguir entrando a bañarse en la piscina del club europeo, pero sin pagar las cuotas ni seguir sus normas. ¿Cree que lo pueden conseguir? ¿Se verá forzada la UE a ceder ante tan oportunista petición? -No. En absoluto. Gran Bretaña tiene relativamente poco que ofrecer y la Unión, mucho. Alguna concesión habrá, por supuesto, pero el resultado final será una tragedia auténtica, conforme a la definición de Aristóteles: el triunfo del hubris [exagerado orgullo propio] de la señora May y sus brexiteros. El país saldrá aislado y empobrecido. -Ha cambiado el clima vital en Inglaterra tras el Brexit o es una hipérbole decir eso? -Tal vez cabe decir que ha vuelto a su estado normal: la autosatisfacción, la insularidad, la sordera cultural. Bajo los sufrimientos de la guerra mundial, tal vez tales rasgos eran virtudes. Ayudaron a que los ingleses soportasen sus fracasos para seguir buscando su victoria final. Pero iban acompañadas de virtudes que ya no siguen en vigor. -¿Va el Reino Unido hacia un régimen de facto de partido único, con los tories gobernando un par de décadas? -No. Las negociaciones irán mal. El Partido Conservador se quebrará entre los partidarios de conceder lo debido a la UE y los ultranacionalistas. Tarde o temprano, los votantes se darán cuenta de que el referéndum era una superchería y el Brexit un desastre. -¿Qué le parece la señora May? Yo la veo inmensamente trabajadora y de ideas claras, pero no una política inteligente capaz de cambiar un país. -Prefiero no contestar para evitar expresiones poco dignas de un periódico de la altura de ABC. -Veo que no es su tipo. ¿Puede rascar algo bueno España en el río revuelto de Brexit o al final simplemente nos viene mal a todos los europeos? -En el sentido político, la UE será mejor sin los británicos, que con sus exenciones y evasiones debilitaban la Unión. Para España la gran oportunidad, por supuesto, es la de solucionar e el problema de Gibraltar. El caso es tratarles mejor que los británicos, que parece que los dejan abandonados. En la odiosa carta de la señora May a Donald Tusk, ni se les mencionó. -Malas infraestructuras, acusadas diferencias sociales, cierto ambiente de derrota en el Norte. ¿Descubrirán algún día los ingleses que su país no es la maravilla que ellos creen que es? -¡Pero es que sí es una maravilla! Una economía que sigue siendo robusta, a pesar de que se produce poco y se exporta menos; un cultura que ejerce un soft power [poder blando] enorme, a pesar de no tener grandes artistas; y un sector universitario que sigue siendo el segundo del mundo en términos de calidad, a pesar de disponer de pocos recursos y poco apoyo público.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los obispos venezolanos plantean la desobediencia civil
A través de una homilía leída ayer en las parroquias, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) planteó la desobediencia civil y las manifestaciones y protestas pacíficas, por la «crisis moral» creada por el intento de clausura del Parlamento. Pese a que el sábado el Tribunal Supremo devolvió las competencias y la inmunidad parlamentaria a la Asamblea Nacional ?tres días después de habérselas quitado, en un abierto golpe de Estado contra la democracia?, los obispos distribuyeron su comunicado alertando contra la deriva totalitaria que sufre el país. La carta está suscrita por el presidente de la CEV, el arzobispo de Cumaná, Diego Padrón, además de su directiva: los monseñores José Luis Azuaje Ayala, Mario Moronta, Víctor Hugo Basabe, y los cardenales Jorge Urosa Savino y Baltazar Porras. Los obispos consideran que las sentencias del Supremo Tribunal «son decisiones moralmente inaceptables y, por tanto, reprobables». Las dos sentencias, producto de unas medidas que sobrepasan el ejercicio equitativo del poder, han provocado reacciones de numerosos países y pueden generar en Venezuela, a su juicio, una escalada de violencia. También denuncian que existe una distorsión en el ejercicio del poder en Venezuela. «Parece que todo gira en torno a lo político, entendido como conquista del poder, olvidando que las necesidades reales de la gente reclaman otra visión del poder». La incapacidad para dar solución a la escasez y carestía de los alimentos y medicinas, la creciente violencia, la incitación al odio y el desconocimiento de las normas elementales para una convivencia en paz, son, entre otras, las causas que nos tienen «sumidos en un marasmo que entorpece el entendimiento y el progreso». La jerarquía venezolana sostiene en su carta que «una nación sin Parlamento es como un cuerpo sin alma. Está muerto y desaparece toda posibilidad de opinión divergente o contraria a quienes están en el poder». Se abre así la puerta a la arbitrariedad, la corrupción y la persecución, «un despeñadero hacia la dictadura siendo, como siempre, los más débiles y pobres de la sociedad los más perjudicados». Frente común civil «Estamos muy cerca de la Semana Santa. Para los católicos la conmemoración de los atropellos contra Nuestro Señor Jesucristo es una urgente llamada a tomar conciencia y a actuar de manera pacífica pero contundente ante la arremetida del poder». A lo largo de la jornada de ayer, un total de 51 organizaciones civiles de gremios profesionales, estudiantes, trabajadores, universitarios y empleados se reunieron con la directiva de la Asamblea Nacional en el palacio legislativo para constituir un frente común «de lucha contra la dictadura». La ciudadanía se organiza en un contragolpe, dijo a ABC el ex secretario ejecutivo de la Unidad Democrática, Jesús «Chúo» Torrealba.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Luz verde a la cesión de dos islas egipcias a Arabia Saudí
Como una pelota de ping pong, la soberanía de las islas egipcias Tirán y Sanafir en el estrecho de Aqaba, en el Mar Rojo, vuelve a apuntar a los saudíes. El pasado enero, el Tribunal Supremo Administrativo egipcio declaró "nulo? el acuerdo de cesión de las islas de Egipto a Arabia Saudí, una decisión contra la que no cabía recurso y que, sin embargo, ha sido este domingo anulada por un Tribunal de Asuntos Urgentes, al considerar que la corte administrativa egipcia carece de jurisdicción en el caso de las islas. Esta polémica decisión de la Justicia egipcia vuelve a abrir la puerta a continuar con el proceso parlamentario de cesión de las estratégicas islas, iniciado el pasado año cuando el presidente del país, Abdelfatah Al Sisi, firmó un acuerdo con el monarca saudí Salman bin Abdulaziz para que las pequeñas e inhabitadas islas pasaran a control de Arabia Saudí. Según ha sostenido reiteradamente el mandatario Al Sisi ante la avalancha de críticas que le generó esta ?venta? de territorio egipcio, ambas islas, de apenas 80 kilómetros cuadrados la mayor y situadas en el estratégico estrecho de Aqaba, sólo habían sido ?cedidas temporalmente? en 1950 a Egipto por Arabia Saudí, incapaz de protegerlas durante sus primeros años de fundación como país, pero que ?siempre habrían pertenecido a Arabia Saudí?. En enero, la denuncia de un puñado de abogados llegó hasta el Tribunal Supremo Administrativo, que suspendió el acuerdo ?supuestamente de manera definitiva- de traspaso de las islas. ?La soberanía egipcia de Tirán y Sanafir está fuera de toda duda?, señaló el juez Yahia Al Dakruri. Meses antes se habían producido las mayores protestas de los últimos años contra el Gobierno de Abdelfatah al Sisi: Más de un centenar permanecen todavía retenidas por su participación en las manifestaciones. La nueva sentencia de la Justicia egipcia, que da una prórroga al Gobierno de Al Sisi en este asunto y abre la puerta a llevar el caso ante el Tribunal, se conoce pocos días después de la invitación oficial del monarca saudí al presidente egipcio, en lo que ha sido visto como una muestra de acercamiento tras meses de tensión. La ineficiencia del Gobierno de Al Sisi en controlar las protestas por la cesión de las islas habría sido uno de los motivos de la frialdad saudí, que ha apoyado desde 2013 al Ejecutivo de Al Sisi con millonarios acuerdos económicos. Esta sentencia es ?ilegal e inconstitucional?, ha señalado el abogado Khaled Ali, uno de los impulsores de la denuncia en las cortes, pero da un pretexto judicial al Parlamento egipcio para celebrar un debate que refrende el acuerdo con los saudíes, con la ?excusa? de un conflicto de competencias entre las cortes.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Cuba mantiene el ritmo de la represión de los últimos meses con más de 400 arrestos en marzo
La disidente Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn) ha denunciado que el pasado marzo se registraron al menos 432 detenciones «arbitrarias» de opositores en Cuba. Una cifra similar a las de los últimos seis meses, mientras en la isla se espera algún gesto de Donald Trump respecto al deshielo de EE.UU. con el régimen castrista iniciado por su antecesor Barack Obama. En su último informe mensual realizado en el país, la Comisión documenta once agresiones físicas, ocho hostigamentos y al menos un acto vandálico contra disidentes a manos de la policía política y fuerzas parapoliciales. En este contexto de «represión e intimidación que agobia a la mayoría de los cubanos» que desde hace más de 50 años viven «bajo un régimen de dictadura unipersonal», la Ccdhrn asegura asimismo que son «innumerables» los casos de disidentes que son «despojados» de sus ordenadores, móviles, dinero en efectivo y otros medios de trabajo para «impedir la labor de los pacíficos opositores y hacerles cada día más pobres». La organización defensora de los derechos humanos rechaza también la «brutal e injusta condena» a 3 años de prisión impuesta al prisionero de conciencia Eduardo Cardet, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL). Los tres hermanos, en libertad condicionada Por otro lado, los tres hermanos opositores que se declararon en huelga de hambre, tras ser condenados a un año de cárcel, quedaron en libertad con el llamado «permiso extrapenal» y abandonaron su protesta, aunque siguen ingresados en hospitales de la ciudad oriental de Holguín, confirmó este lunes a Efe su madre, Maydolis Leyva. Las gemelas Anairis y Adairis Miranda Leyva, junto a su hermano Fidel Batista Leyva, fueron condenados a un año de prisión el pasado 7 de marzo al igual que su madre, Maydolis Leyva Portelles, pero en su caso la sentencia fue bajo arresto domiciliario para permitirle cuidar de dos nietos. La concesión del permiso extrapenal, similar a la libertad con cargos, les fue comunicada a los tres disidentes el domingo a través de un documento entregado por las autoridades en los hospitales donde aún permanecen internados debido a la prolongada huelga que mantuvieron durante 27 días, según declaró su madre por teléfono. Los cuatro disidentes, que militan en el Movimiento Cubano de Reflexión, fueron arrestados el 27 de noviembre de 2016, dos días después del fallecimiento del líder cubano Fidel Castro, y posteriormente acusados y juzgados por los delitos de «difamación de instituciones, organizaciones y los héroes y mártires de la República de Cuba» y «desorden público». La familia se había negado a guardar el luto decretado por el Gobierno cubano tras la muerte de Castro, que tuvo 9 días de duración.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«No permitiremos que la izquierda populista española reivindique las bondades del castrismo»
Durante un homenaje en Madrid al desaparecido disidente cubano Oswaldo Payá, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha alertado contra la reivindicación de las «bondades» del castrismo y la justificación de una «ideología perversa» por parte de la izquierda europea frente a la «representación de la dignidad moral del pueblo» que era el líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL). Casado aseguró que «no vamos a permitir que la izquierda europea, en especial la izquierda populista española, esté intentando reivindicar las bondades del régimen más liberticida y cruel que queda en el mundo junto al de Corea del Norte». En este contexto, el político del PP calificó de «insólito» que Podemos haya bloqueado la aprobación de una declaración institucional sobre Venezuela en el Congreso de los Diputados. Payá, según este testimonio, representaba con su Proyecto Varela (propuesta de transición política desde la legalidad vigente en Cuba) «esa fuerza tranquila pero imparable que cada vez tenía más adeptos y más voz a nivel internacional». Por ello lamentó su muerte «en circunstancias aún no aclaradas» por un accidente de tráfico el 22 de julio de 2012 junto al activista del MCL Harold Cepero. Destacó su «austeridad y discurso moral limpio, sin rencor, revanchismo o crítica» contra el régimen de Fidel y Raúl Castro. «Lo único que quería Payá era que desearas para los cubanos lo mismo que deseabas para España», agregó. Por ello reclamó a la comunidad internacional que cualquier «cesión» para que mejore la situación económica de la isla «vaya acompañada de una exigencia de mayor libertad para el pueblo cubano». El hijo de la líder del MCL en La Habana, expreso político, huyó en una precaria embarcación a EE.UU. en diciembre El actual líder del MCL, Eduardo Cardet, cumple una condena a tres años de cárcel por los delitos de «atentado contra la autoridad y resistencia al arresto». Amnistía Internacional lo ha reconocido como prisionero de conciencia. Uno de los momentos más emotivos del homenaje en la sede de Alfa y Omega llegó cuando el político del PP, con un bisabuelo enterrado en el cementerio habanero de Colón y una abuela cubana, elogió la resistencia de pacíficos disidentes como Rosa María Rodríguez Gil, coordinadora del MCL en la capital. Durante su intervención, Rodríguez explicó cómo fue «chantajeada» por la policía política para que se convirtiera en «agente infiltrada en el movimiento» si no quería que uno de sus hijos, con dificultades de aprendizaje, terminara en prisión. Pero la opositora respondió que «nunca iba a traicionar mis ideas y al MCL». Su hijo, Yosvani Melchor Rodríguez, fue condenado a doce años de cárcel por el delito «inventado de atentar contra la seguridad del Estado». Después de siete años de presidio, ya en libertad condicional, Yosvani huyó a Estados Unidos en una precaria embarcación el pasado 16 de diciembre. Rosa María Rodríguez, que tenía previsto regresar a su país este mismo viernes, es la encargada de la recogida de firmas de la campaña del MCL «Un cubano, un voto» en La Habana, entregada recientemente a la Asamblea Nacional y cuyas reivindicaciones están incluidas en el Proyecto Varela, explicó la opositora. En síntesis, reclaman el derecho al voto para los cubanos dentro y fuera de isla, y que se reconozcan otros partidos políticos distintos al PCC. Rock en la parroquia Carlos Payá, hermano del fallecido líder del MCL, y Regis Iglesias, ex preso político de la Primavera Negra de 2003, recordaron los orígenes parroquiales del movimiento en la década de los ochenta. Ambos están exiliados en España. Durante la conferencia «El legado de Oswaldo Payá: el MCL», su hermano describió al movimiento fundado en 1988 por «laicos comprometidos» como «no confesional, basado en la doctrina social de la Iglesia y el mensaje liberador del Evangelio». «En aquellos años, la parroquia de El Cerro (barrio de La Habana) era una burbuja de libertad negada en la calle», añade Payá. Iglesias, portavoz del MCL «en libertad, en la prisión y en el destierro», se acercó a la Iglesia católica a través del rock. Recordó que en aquellos años el único modo que tenía para escuchar esa música era «acudiendo a la parroquia de Santa Clara de Asís (barrio habanero de Lawton)». También se refirió a sus siete años y medio de prisión por defender el Proyecto Varela, en los que estuvo en una celda en la que podía tocar las dos paredes con los brazos extendidos y veía pasar ratas. El régimen cubano ha desoído sus peticiones para regresar a Cuba y ahora se ha ofrecido para «cambiarme por Eduardo Cardet».