Infortelecom

Noticias de ciencia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
El mito de la «convivencia dorada» en la Andalucía árabe
Nadie se sorprende de que los medios de propaganda yihadista ensalcen los siglos de dominio árabe en Andalucía, y anuncien su deseo de reconquistar ese territorio para el proyecto de califato mundial. Daesh explota un estereotipo muy arraigado en todo el mundo árabe: la noción de que la Andalucía musulmana fue una «época dorada» tanto para el espíritu como para las ciencias universales. El cliché ha hecho fortuna desde hace tiempo en los foros de la izquierda agnóstica occidental. Desde el presidente Obama hasta el influyente semanario The Economist han recurrido al mito de la Andalucía bajo dominio árabe para explicar por qué el islam fue en el pasado «una religión de paz y de tolerancia» -por la presunta armonía en que vivieron durante siglos musulmanes, judíos y cristianos en España-, frente al oscurantismo y la Inquisición que supuestamente hacían mella en el resto de la península. Dos libros recientes han puesto de relieve que las fuentes históricas que demuestran lo contrario son abrumadoras. La obra editada en inglés por el profesor de la Northwestern University Darío Fernández-Morera (?The Myth of the Andalusian Paradise?) explica por qué los invasores del siglo VIII no fueron representantes de una civilización superior a la visigoda, sino bárbaros en el sentido original del término. El academico español demuestra que la nueva civilización creada por los invasores no fue -como algunos creen- la que preservó la herencia clásica griega, sino Constantinopla. Lejos de ser un ejemplo de tolerancia, los califas andaluces aplicaron casi sin desmayo la Sharía y persiguieron a judíos y cristianos con periódicos progromos. Califas que suelen ser calificados de «ilustrados» como Abderramán I (731-788) o Abderramán III, dos siglos más tarde, cometieron atrocidades tanto en público como en su vida privada. El islamólogo francés François Jourdan cree que la convivencia entre las tres «religiones del Libro» fue pacífica con Abderramán III, pero sospecha que esa fue la única excepción. En su argumentario para desmitificar la Andalucía tolerante de la España musulmana destacan el martirio de los cristianos de Córdoba que se negaron a ser islamizados (año 850 y siguientes), la matanza de judíos en Granada en 1066, la expulsión de los mozárabes (cristianos arabizados) en 1120, la prohibición de construir iglesias, o el entierro del filósofo y científico Averroes junto a todos sus libros (1198). Jourdan estima además que quienes edificaron la civilización de la España musulmana fueron súbditos de los califatos que en su mayor parte no eran ni árabes ni musulmanes.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El autor del tiroteo en un centro islámico de Zúrich era suizo y se suicidó
El autor del tiroteo que tuvo lugar el lunes en un centro islámico de Zúrich era un suizo de 24 años con raíces ghanesas que había matado un día antes a un amigo suyo y dejó rastros de ADN en su víctima, lo que permitió entificarle. El hombre se suicidó pocas horas después del tiroteo en la mezquita, donde rezan sobre todo somalís, magrebíes y eritreos, informó la responsable de la Policía Criminal del cantón de Zúrich, Christine Lentjes Meili, en una rueda de prensa. Su cuerpo fue hallado por un peatón cerca de la estación central de Zúrich, en la orilla del río Sihl. Las investigaciones han permitido determinar que no hay ninguna vinculación entre el autor del tiroteo y el terrorismo, dado que no hay indicios que apunten al Estado Islámico (EI) ni a la radicalización islamista, recalcó por su parte la fiscal Françoise Stadelmann, de la Fiscalía IV de Delitos Violentos. Lo que se sabe del autor es que mostró un «gran interés en el ocultismo», dado que se hallaron en su apartamento «símbolos y espacios» dedicados a las ciencias ocultas. También se ha determinado que estuvo empleado en una "tienda" y que renunció el viernes a su puesto y lo abandonó. No se sabe aún por qué el suizo eligió específicamente ese centro de culto musulmán en Zúrich ni cuál era el motivo de su actuación o si mantenía alguna relación con las personas que había en el interior de la mezquita, algo que se está investigando. La Fiscalía número IV, dedicada a delitos violentos, y la Policía del cantón de Zúrich habían asumido la investigación del tiroteo, que se produjo el lunes cuando un hombre armado entró sobre las 16.30 GMT en el centro islámico, donde estaban reunidas varias personas para rezar, principalmente magrebíes, somalíes y eritreos. El individuo disparó varias veces contra las personas en el interior del centro. Tres personas de 30, 35 y 56 años resultaron heridas, el más joven y el más mayor de gravedad, según el «Neue Zürcher Zeitung». Los tres heridos se encuentran hospitalizados. El autor se dio a la fuga, en dirección del centro de la ciudad. La Policía acordonó el área y organizó inmediatamente un operativo amplio de búsqueda. Los agentes se basaban en el dispositivo en testimonios iniciales de ciudadanos que afirmaron que el hombre estaba en su treintena, llevaba ropa oscura y un gorro de lana igualmente oscuro. Poco después de la agresión en el centro islámico fue encontrado un cuerpo sin vida con un arma en un puente céntrico.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Berlín, alarmada tras un atentado que temía y sin sospechosos
Aproximadamente 24 horas después de su detención, fue puesto ayer en libertad el paquistaní de 23 años Naved B, único arrestado por el ataque al mercado navideño de Berlín. El joven, que llegó a Alemania en diciembre de 2015 y se registró como solicitante de asilo en febrero de 2016, fue detenido a poco más de un kilómetro del lugar de los hechos, concretamente gracias a una llamada de un ciudadano que vio huir a un sospechoso, le siguió y advirtió a la Policía de la ruta que había seguido a través de su propio teléfono móvil. Apenas media hora después de haber sido puesto en libertad y sin que la Policía hubiera podido reunir más pistas o confirmar el trasfondo yihadista del ataque, Daesh reivindicó el atentado a través de su canal de propaganda Amaq, señalando como autor a «un soldado de Daesh». Durante los interrogatorios, Naved negó reiteradamente tener nada que ver con el ataque y las pruebas realizadas a su ropa y sus zapatos evidenciaron la ausencia de sangre y cristales rotos, lo que demostraría que no había pisado la alfombra de restos humanos y adornos navideños destrozados en que quedó convertida la zona del ataque. «Tras conocer el resultado de esas pruebas hemos de empezar a asumir que tenemos al hombre equivocado», reconoció el presidente de la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA) de Alemania, Holger Münch, sugiriendo que durante el tramo de persecución a través del Tiergarten, parque boscoso pulmón del centro de Berlín, el perseguido podría haberse escabullido, siguiendo la Policía un objetivo falso. Münch reconoció también su alarma porque el autor o autores del atentado se encuentran el libertad y armados. El fiscal federal, Peter Frank, ni siquiera había identificado oficialmente al cierre de esta edición el cadáver hallado en el camión con una herida de bala, supuestamente un transportista polaco al que los terroristas podrían haber robado el camión o -menos probable- un supuesto cómplice que también podría estar implicado. La investigación, por su lentitud y sus errores, corre ya grave peligro de caer en el ridículo. Aunque admitía el carácter «destacado y simbólico» de un mercadillo de Navidad en pleno centro de Berlín como objetivo yihadista y a pesar de las numerosas reiteraciones de la situación de alerta y peligro terrorista emitidas por las autoridades alemanas en los últimos meses, la Fiscalía Federal se resistia ayer a confirmar un trasfondo yihadista. Al cierre de esta edición, no se había hecho eco todavía de la reivindicación de Daesh del atentado. Frank solo recordó que la «amenaza terrorista» pesaba y pesa sobre Alemania y subrayó que las fuerzas de seguridad eran conscientes desde hace tiempo de la posibilidad de que fueran atacados «objetivos blandos», pero no dio un paso más. La Policía, además de confirmar la muerte de 12 personas y unos 50 heridos, de los cuales 14 permanecen ingresados en estado grave, incrementó ayer el número de policías en estaciones y aeropuertos de la capital alemana, así como en la vecina región de Brandeburgo. Se ha reforzado el número de controles en los aeropuertos berlineses de Tegel y Schönefeld y se ha intensificado la presencia policial en la frontera con Polonia, en una franja de unos 30 kilómetros, con agentes con metralletas. Todo el centro de Berlín permaneció custodiado por agentes llegados de otros estados federados para apoyar el operativo de prevención de ataques más pequeños que suelen aparecer a la estela de los de mayor magnitud. La estación central de Colonia, por ejemplo, hubo de ser evacuada y cerrada al tráfico ferroviario por una falsa alarma de bomba. Vulnerables En el centro de una ciudad todavía traumatizada por lo ocurrido, el presidente, Joachim Gauck, y la canciller Merkel asistieron en la Gedächtniskirche, la iglesia exactamente en frente del mercado navideño devastado, a una misa para rendir homenaje a las víctimas del ataque. El alcalde-gobernador de Berlín, Michael Müller, tomó la palabra para recordar que «la respuesta al odio no puede ser el odio» y subrayó el deseo de todos de «vivir en libertad y democracia». «No conocemos a ciencia cierta el trasfondo de este ataque, pero sí lo que pretendía: propagar el miedo y el odio», señaló. El atentado demuestra «lo vulnerables que somos», pero en ninguna sociedad libre existe una seguridad total. Ese es el precio a pagar», agregó. El diario «Die Welt» informaba a esa hora que el camión tenía bloqueado el sistema de freno de emergencia, pero la Policía evitaba comentar esa noticia y se limitaba a aconsejar a los periodistas no difundir información fuera de la proporcionada por portavoces policiales con nombre y apellido. Mientras se iba conociendo el goteo de identidades de seis alemanes y un polaco fallecidos en el ataque, muchos berlineses y extranjeros acudían al hospital de la Charité buscando a desaparecidos. «Al menos sabemos que está aquí. Tiene una fractura craneal y su situación es incierta, pero las horas sin saber qué había sido de él han sido terribles», relataba la colombiana Norma Rey, amiga de uno de los heridos y que hacía las veces de portavoz de la familia en lugar de la esposa, que no alcanzaba a articular palabra. «Estamos conmocionados por lo ocurrido», decía a la puerta del hospital Helga, una estudiante alemana que había acudido a la cadena humana con velas en homenaje de las víctimas, «pero queremos que sepan que no están solos, que somos muchos los que lloramos con ellos y que no vamos a dejarnos vencer por el miedo». Poco después de pronunciar estas palabras, Helga recibía una llamada telefónica de sus padres apremiándola a volver a casa cuanto antes. «Hoy se han desvanecido las esperanzas de que las amenazas no se convirtieran en hechos», decía, a su lado, la profesora Lena Mentele.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Alemania ofrece 100.000 euros por la captura del terrorista de Berlín
El hallazgo de unos documentos bajo el asiento del conductor del camión dio este miércoles un inesperado giro a la investigación sobre el ataque al mercado navideño de Berlín. Día y medio después del atentado, la policía se percataba de que el asesino había dejado en el lugar del crimen su permiso temporal de residencia, que permitió su identificación. Se trata del tunecino Anís Ben Amri, de 24 años, por quien se ofrece una recompensa de 100.000 euros a quien ofrezca información que facilite su detención. Anís vivía en Oueslatía, en la provincia tunecina de Qairaouán, antes de viajar a Italia en 2012, para pasar finalmente a Alemania en 2015 con la ola de refugiados llegados en aquel año. Su familia, interrogada por las autoridades locales, aseguró que apenas había dado señales de vida desde 2010, cuando se marchó en medio de la Primavera Árabe. Durante los últimos seis meses en Alemania había cultivado contactos con la red salafista del país e incluso fue detenido en posesión de un pasaporte italiano falso, pero puesto de nuevo en libertad. Sobre él pesaba una orden de busca y captura «por robo a mano armada» y hay constancia de que ha estado en contacto con una célula desarticulada de Daesh en Alemania, un grupo liderado por el predicador Abu Walaa que se dedicaba a reclutar combatientes en Europa para enviarlos a Siria o Irak y a cuyos seminarios en Hildesheim había asistido el sospechoso. La Fiscalía confirmaba que la policía había estado muy cerca de él, incluso había llegado a pinchar su móvil y a realizar escuchas de sus comunicaciones desde marzo a septiembre de 2016, debido a que frecuentaba mezquitas radicales y había intentado comprar un arma automática. Pero, cuando creían tenerlo controlado, se deshizo del teléfono y desapareció. La historia de Anís Ben Amri, para frustración de las autoridades alemanas, es la de muchos otros refugiados en el país. Su petición de asilo había sido debidamente tramitada y rechazada en julio, en una oficina de Kleve sin medios para cruzar datos y percatarse de sus múltiples identidades. El ordenado procedimiento de expulsión no pudo llegar a término porque carecía de la documentación necesaria, unos papeles que llegaron precisamente ayer desde Túnez, cuyas autoridades habían negado durante meses que se tratase de un nacional, como ocurre con miles de solicitantes de asilo que deben ser deportados. Expulsión dilatada Su expediente, además, se difuminaba en la maraña de autoridades regionales. La Oficina de Investigación Criminal (LKA) de Renania del Norte-Westfalia había iniciado una investigación. Las autoridades de Berlín, donde también había residido, otra. El centro de coordinación antiterrorista había comenzado a intercambiar datos solo el pasado noviembre. La operación de búsqueda arrancó ayer con el despliegue de 150 policías en Emerich, en torno a un albergue de refugiados en el que había residido, pero sufrió retrasos por «defectos de forma» en las órdenes policiales que el diario Die Welt identificó como faltas de ortografía que causaban confusión. Este último detalle, sin confirmar por fuentes oficiales, colmó el vaso de la paciencia ciudadana y en las redes sociales surgieron multitud de críticas a la acción policial. También han registrado las redes sociales, en las últimas 48 horas, celebraciones del atentado y llamadas a seguir el ejemplo de Anís Ben Amri que demuestran que parte importante de esta batalla se libra en internet. Mientras seguían depositándose velas y flores junto al mercado atacado, ante la Cancillería de Berlín se concentraba este miércoles una manifestación convocada por Alternativa para Alemania (AfD), el partido xenófobo y antieuropeo cuyos seguidores portaban pancartas en las que se podía leer «Merkel vete a casa» y gritaban consignas en las que se culpaba a la política de refugiados de los crímenes del terrorismo. «Exigimos que se expulse a los delincuentes y terroristas llegados aquí al amparo de Merkel», gritaba Björn Höcke, líder de AfD de Turingia y representante de su ala más dura. También circuló por las calles del centro una marcha del partido neonazi NPD, exigiendo la expulsión de los extranjeros. Estas manifestaciones fueron contestadas por concentraciones callejeras en la que se afirmaba: «No dejaremos que instrumentalicen el atentado» y en las que se gritaba «ni nazis, ni islamistas» o «berlineses en libertad». Aunque la consigna más repetida ayer en la capital alemana fue sin duda un twit del periodista local Philipp Michaelis, que se reafirmaba tras el atentado recordando que «Berlín somos nosotros? Algunos somos turcos, otros rusos o americanos o paquistaníes, ¡sí! e incluso los hay de Baden-Wurtemberg. Y hay algo que tenemos en común. ¿Miedo de vosotros? ¡Ni lo soñéis!».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Italia afirma haber abatido al autor del atentado de Berlín en Milán
El presunto autor del atentado contra el mercadillo navideño de Berlín, Anis Amri, un tunecino de 24 años, murió la madrugada de este viernes en Milán tras un tiroteo con la policía, según ha señalado el ministro del Interior italiano, Marco Minniti, durante una rueda de prensa. «Doy las gracias por la labor extraordinaria, por el hecho de que esto se haga con absoluta cooperación», ha indicado Minniti durante su comparecencia. «Doy las gracias de corazón a todos los que están trabajando a pie de calle», ha añadido. Luca Scatà, un policía de 29 años en periodo de pruebas, fue quien mató en Milán a Amri. Scatà patrullaba las calles con su compañero Cristian Movio, de 36. «Hablamos de estos dos chicos como personas extraordinarias, muy jóvenes y que estaban simplemente realizando su servicio a la comunidad. Puedo interpretar el sentimiento de todo el país y decirles que Italia les agradece su trabajo», ha señalado Minniti. La prensa italiana ha ofrecido nuevos detalles sobre el incidente. Amri, el principal sospechoso, fue abatido después de enfrentarse con la policía, atacar a dos agentes, herir a uno de ellos, y finalmente gritar, antes de morir, «Allah Akbar» (Dios es grande). Otro periódico, «Il Corriere della Sera», cuenta así lo sucedido: «Dos agentes detuvieron a un joven magrebí que caminaba solo entre la niebla, y le pidieron la documentación. Pero el joven sacó de pronto una pistola de su mochila y golpeó a un policía en el hombro. En ese momento, el otro policía disparó y lo mató». El agenta ha sido operado, y no se teme por su vida. Las huellas dactilares han resultado clave para confirmar que la identidad del hombre abatido coincide con la del presunto autor del atentado. Según ha trascendido, la policía italiana sabía que el sospechoso se encontraba en a las afueras de Milán. Precisamente, el incidente se produjo allí, en una ciudad de 80.000 habitantes situada al norte y llamada Sesto San Giovanni, en la Plaza 1 de Mayo, cerca de una estación de trenes. Amri habría llegado a las inmediaciones procedente de Francia. Anis Amri desembarcó en el 2011 en Lampedusa, tras salir de Túnez a bordo de una barcaza. Fue acogido en un centro para menores en Catalia, donde creó un clima de terror. Su actitud de rebelión concluyó con el intento de incendiar el centro. En ese mismo año fue condenado a cuatro años de prisión por delitos en Sicilia. En la cárcel celebraba los atentados de París. En el 2015 salió de prisión y aunque se intentó su expulsión, Túnez no colaboró con las autoridades italianas para llevar a cabo. Horas después de atentar contra el mercadillo berlinés, Anis Amri se dirigió a una mezquita, a un centro bajo vigilancia por ser lugar de encuentro de la minoría radical salafista. Las imágenes, recogidas por cámaras de seguridad, se corresponden a la madrugada del lunes al martes, unas ocho horas después del atentado. Por el momento, nada más se sabía de sobre su paradero. Posibles cómplices El Gobierno regional de la ciudad-estado de Berlín ha indicado este viernes que, pese al alivio por la muerte en Italia del presunto autor del atentado cometido en la capital alemana, Anis Amri, se mantiene la búsqueda de posibles cómplices. Que el principal sospechoso haya caído en Milán «no significa que se suspenda la búsqueda de posibles cómplices» y que «se dé el caso por completamente aclarado», ha señalado el titular de Interior de la ciudad-estado, Andreas Geisel. El responsable del departamento ha indicado que la muerte de Amri no ha sido confirmada aún oficialmente por parte alemana y que conviene «tener paciencia» hasta que eso ocurra.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La dirigencia opositora reconoce haber fallado en la salida de Maduro
El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús «Chúo» Torrealba, reconoció que la alianza opositora falló en no haber logrado la salida de Nicolás Maduro en el 2016 como se lo había propuesto desde un principio por lo que propuso redefinir la estrategia de la oposición para el 2017. Para hacer un balance autocrítico del cierre del año, Torrealba ofreció una rueda de prensa en la que destacó que «el coraje del pueblo estuvo muy por encima de la dirigencia opositora, eso hay que reconocerlo con mucha humildad (?) el pueblo opositor estuvo muy por encima» de los líderes de la alternativa democrática. Habló del fracasado diálogo con el gobierno de Maduro en el que la oposición no logró superar la ruptura del hilo constitucional con la suspensión del referéndum revocatorio ordenada por el mandatario a través del Tribunal Supremo de Justicia. Apenas algunas liberaciones de presos políticos a cuenta gotas como la que se produjo hoy en la madrugada. Las autoridades pusieron en libertad a siete presos como al ex gobernador del Zulia, Manuel Rosales y al editor de Sexto Poder, Leocenis García. También liberaron a varios de los jóvenes que habían sido detenidos durante protestas en 2014: Nixon Leal, Ángel Contreras, Yeimi Varela, Gerado Carrero y Scarli Duarte. Torrealba saludó la puesta en libertad del grupo detenido pero recordó que todavía quedan más de 126 presos políticos en cautiverio injustamente. «La judicialización de la política y la existencia de presos de conciencia es una característica de regímenes dictatoriales. Por eso, toda liberación de presos políticos es un paso positivo, un paso en la dirección correcta, un paso en el camino de desmantelar la venganza y reconstruir la convivencia». Dijo que el gobierno debería también propiciar el retorno de los exiliados venezolano, «liberar a unos ciudadanos presos por motivos políticos para simultáneamente poner presos a otros por los mismos motivos es en realidad persistir en la continuidad del oprobio, en la torcida lógica del atropello, y es precisamente eso lo que debe ser superado». «Exigimos que junto con la libertad de los presos políticos se proceda a tomar las medidas necesarias para hacer posible el retorno al país de los exiliados, así como la anulación de las causas judiciales abiertas a miles de estudiantes y jóvenes venezolanos por razones de persecución política», subrayó el comunicado de la MUD. En su saludo der fin de año subraya que en el año por iniciarse «logremos unidos los objetivos que la dispersión hizo esquivos en el 2016; que en 2017 el interés de la mayoría que quiere cambio positivo y en paz este por encima de las agendas particulares, legítimas pero extemporáneas; Que el Año Nuevo sea nuevo de verdad, sea tiempo de inicio de la reconstrucción de una Venezuela de progreso, de oportunidades para todos, una Venezuela con alimentos y medicinas, con democracia y libertad, una Venezuela de la que nadie se quiera ir y a la que todos quieran y puedan regresar». Dijo que la MUD redefinirá su estrategia opositora de cara al nuevo año. Añadió que la alianza opositora se encuentra en sesión permanente para redefinir su estrategia política con el objetivo de lograr el cambio en el país. Torrealba reclamó la necesidad de una sólida unidad opositora, con una visión clara como la del 2015 que dio como resultado una victoria contundente en las elecciones legislativas. Por su lado, el gobernador de Miranda y dos veces candidato presidencial Henrique Capriles llama a una agenda de protestas «desde el primer día de 2017». Dijo que para producir un cambio en el país hay que contar con la participación del Ejército porque los miembros de la Fuerza Armada Nacional son parte del pueblo que padecen los mismos rigores de la crisis. Sobre el equipamiento armamentista del ejército venezolano, el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urosa Savino cuestionó duramente la compra de armas a Rusia: «Me parece un disparate, me parece un gravísimo error y yo creo que el Gobierno debe rectificar». Según Savino, «el Gobierno no tiene por qué estar comprando armas (?) lo que tenemos que hacer es resolver los problemas del pueblo y el pueblo está pasando hambre, hay que reactivar la economía». El diputado Julio Borges, próximo presidente de la Asamblea Nacional, que tomará posesión del cargo el 5 de enero, ha planteado continuar el enjuiciamiento político de Maduro ese mismo día y declarar su «abandono del cargo» por su responsabilidad en la agudización de la crisis.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
El alcalde del municipio de Guanambi, en el estado de Bahia, al noreste de Brasil, aprovechó su investidura para entregarle las llaves de la ciudad a Dios, una decisión que tomó por decreto, publicado en el Diario Oficial con caracter «irrevocable». «Declaro que esta ciudad le pertenece a Dios y que todos los sectores de la alcaldía municipal estarán bajo la cobertura del Altísimo», dice el decreto del alcalde Jairo Magalhães, titulado «Entrega de la llave de la ciudad al Señor Jesucristo». «Declaro aún que todos los principados, potestades, gobernadores de este mundo tenebroso, y las fuerzas espirituales del mal, en esta ciudad, estarán sujetas al Señor Jesús Cristo de Nazareth», ordenó el religioso burgomaestre, militante del Partido Socialista Brasileño (PSB). En su primer acto de gobierno, Magalhães revocó además, todos los pactos realizados por sus antecesores que hayan considerado otros dioses o entidades espirituales. Electo en octubre con más del 50 por ciento de los votos, en primera vuelta, Magalhães dirigirá una ciudad de 86 mil habitantes, en la que ya fue concejal, presidente de la compra legislativa y vicealcalde. Sorprendido por la mala repercusión de su decisión soberana, en un país cuya Constitución lo define como laico, el alcalde emitió una nota informando que el decreto no tenía la intención de herir la laicidad y que se inspiró en el preámbulo de la misma Carta Magna. Un fiscal de Bahia, Rómulo Moreira, solicitó la anulación del decreto. Magalhães pidió disculpas a los que profesan todos los credos, y dijo que su obligación será «gobernar para todos». Religión y constitución La Constitución brasileña cita la protección de Dios en su preámbulo, pero determina en su artículo sobre los derechos fundamentales, la inviolabilidad de la «libertad de conciencia y creencia», asegurando «el libre ejercicio de cultos religiosos», así como «la protección a los lugares de cultos y sus liturgias». El caso de Magalhães, sin embargo, no es aislado. En Río de Janeiro, la segunda mayor ciudad brasileña, fue electo alcalde el obispo evangélico Marcelo Crivella, que en su investidura le agradeció a Dios y a la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), mayor grupo religioso neopentecostal de Brasil y el que más ha elegido políticos en puestos clave en los últimos años. La elección de Crivella en una capital siempre asociada a fiestas, tolerancia y al carnaval, es un símbolo del avance de las iglesias neopentecostales en la política brasileña y el avance de pautas conservadoras. En el Congreso, el Frente Parlamentario Evangélico (FPA) está registrado y reconocido en la página del legislativo, con 181 miembros solidarios en la Cámara de Diputados, que representan un 35 por ciento del total. Esa representación evangélica sumada a las de otros grupos religiosos, llamó la atención durante el proceso de destitución de la expresidenta Dilma Rousseff, el año pasado, cuando una buena parte de los congresistas votaron en nombre de Dios, sin referirse a la causa concreta de su crimen de responsabilidad. Brasil ya fue el mayor país católico del mundo y ahora es el principal con población neopentecostal, con un 26 por ciento, por encima del 19 por ciento calculado en Latinoamérica, según datos del Pew Research Center, en Washington. El último censo, en 2010, registró la baja de población católica, que cayó de 91,8% en 1970, al actual 64%.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Mário Soares, el político más popular de la democracia portuguesa
Tras toda una vida dedicada al socialismo y a la lucha por la democracia, Mário Soares, fallecido hoy a los 92 años, deja tras de sí un legado que le convierte en una de las personalidades políticas más populares de Portugal. Tres veces primer ministro y dos veces presidente de Portugal, Soares es admirado por figuras de todo el espectro político luso y consiguió alcanzar un éxito durante su extensa carrera que fue envidiado incluso por los adversarios que se cruzaron en su camino. Mário Alberto Nobre Lopes Soares nació el 7 de diciembre de 1924 en Lisboa, hijo de una profesora y un antiguo sacerdote y pedagogo que le infundió desde muy joven la curiosidad por la política. Aunque llegó a estar afiliado al Partido Comunista Portugués (PCP), abandonó esta formación en 1951 y se convirtió en una de las figuras clave de la oposición a la dictadura de António de Oliveira Salazar (1926-1974) durante las últimas décadas del régimen. Ya casado con Maria Barroso, con quien tuvo dos hijos, su desafío al salazarismo le llevó a pasar tres años en prisión y a ser deportado a Santo Tomé y Príncipe -en aquel momento colonia de Portugal-, aunque finalmente consiguió que le concedieran el exilio y se trasladó a Francia. En 1973, en la clandestinidad, dejó grabado su nombre en la historia al fundar el Partido Socialista (PS) junto a otros militantes portugueses en la ciudad alemana de Bad Münstereifel y convertirse en el primer secretario general de la formación, cargo que desempeñó hasta 1986. Soares, jurista de profesión, no volvió a Portugal hasta después de la Revolución de los Claveles, el 25 de abril de 1974, ya como líder socialista, lo que le llevó a encumbrarse como una de las principales figuras de la transición a la democracia. Tras formar parte del Gobierno provisional y de la Asamblea encargada de elaborar la Constitución, venció las primeras legislativas del país en 1976 y fue nombrado primer ministro. En 1978, tras unas nuevas elecciones, reeditó su victoria y encabezó una nueva legislatura, pero ese mismo año dejó el cargo después de que el Parlamento le retirase el apoyo en medio de una crisis económica. Soares volvió a encabezar el Gobierno en 1983, cuando se convirtió en el primer y hasta el momento único primer ministro del país en liderar un Ejecutivo de coalición entre el PS y el conservador Partido Social Demócrata (PSD), las dos formaciones que acostumbran a turnarse en el poder. Adhesión a la CEE Durante esa legislatura, Soares volvió a ser protagonista de uno de los momentos clave de la democracia lusa al firmar la adhesión de Portugal a la entonces Comunidad Económica Europea (CEE), en una ceremonia que se celebró en el Monasterio de los Jerónimos el 12 de junio de 1985. Tras abandonar el Gobierno, el socialista se impuso al conservador Diogo Freitas do Amaral en las presidenciales de 1986 después de una reñida campaña, recordada por el curioso eslogan «Soares é fixe» («Soares es guay»). Cinco años más tarde, y lejos de haber perdido su popularidad tras tanto tiempo en primera línea política, fue reelegido con una aplastante victoria electoral y mayoría absoluta en todo el país. Tras una década en la Presidencia, el periodo máximo que contempla la Carta Magna lusa, Soares se retiró de la política activa durante un tiempo, aunque no tardó en regresar. Fue eurodiputado entre 1999 y 2004 y compitió por llegar a presidir el Parlamento Europeo (PE), pero perdió las elecciones frente a la conservadora Nicole Fontaine. La admiración que existe en el país por Soares quedó patente en la celebración de su 80 cumpleaños, cuando consiguió llenar la principal sala del Centro de Congresos de Lisboa con centenares de personas de todas las ideologías políticas. En 2006, con 81 años y cuando ya había anunciado su retirada de la política, sorprendió al país presentándose por tercera vez a unas presidenciales, las primeras y únicas que perdió: quedó tercero, muy por detrás del ganador, el conservador Aníbal Cavaco Silva. Durante las últimas décadas, el histórico dirigente socialista se convirtió en un líder de opinión en el país gracias a la Fundación que lleva su nombre y participando, aunque cada vez con menos frecuencia debido a la edad, en tertulias y conferencias. Su última aparición pública se produjo el pasado 28 de septiembre, en un homenaje a su esposa Maria Barroso, fallecida en julio de 2015. Licenciado en Ciencias Histórico-Filosóficas y en Derecho por la Universidad de Lisboa, Soares también deja una extensa bibliografía y decenas de galardones, entre los que destaca un Premio Europeo Robert Schumann (1987) y un premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional (1995).
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Muere el expresidente Mário Soares, clave en la transición de Portugal
El histórico dirigente socialista portugués Mário Soares falleció este sábado 7 de enero en el Hospital de la Cruz Roja de Lisboa, justo un mes después de cumplir 92 años. El fundador del Partido Socialista en 1973 y artífice de la transición democrática del país vecino, una vez consumada la Revolución de los Claveles, deja un gran vacío en la política del país vecino. Su figura personifica el significado de la palabra 'consenso' al otro lado de la frontera, especialmente desde que condujo a Portugal hacia la integración en Europa, al mismo tiempo que Felipe González ejercía un papel similar en España. El ex primer ministro y ex presidente de la República había ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del centro hospitalario del barrio de Benfica el pasado 13 de diciembre, en vista de que mostraba síntomas de pérdida de la consciencia y apenas reaccionaba a los estímulos externos. Transcurridos únicamente tres días, registró una ligera mejoría dentro del pronóstico reservado, pero los tímidos avances no duraron más que 24 horas. A partir de ese momento, el agravamiento de su salud no dejó de sufrir un carácter progresivo, lo que llevó al presidente Marcelo Rebelo de Sousa y al primer ministro, António Costa, a apresurarse a visitarlo. Un equipo clínico estuvo pendiente de su evolución a lo largo de los últimos días, ya que su estado crítico no hacía más que empeorar. Soares no dejó de permanecer en activo incluso con una edad avanzada, consagrado con especial ilusión a la Fundación que lleva su nombre. Un espacio de diálogo y debate justo enfrente de la Asamblea de la República, es decir, una ubicación emblemática de su compromiso con los valores democráticos y de equilibrio. Don Mário vivió en su propia carne la persecución por parte de la policía política de la dictadura de Salazar y tuvo que exiliarse a Francia. No pudo regresar a su tierra hasta pocos días después de la caída del régimen, en una fecha icónica: el 1 de mayo de 1974. Los claveles rojos del 25 de abril volvieron a las calles para que una multitud le recibiese en la céntrica Avenida da Liberdade. Unos recuerdos imborrables para miles de ciudadanos lusos, que lo encumbraron desde entonces como uno de los mandatarios más queridos de la historia de Portugal. Sí, porque fue muy apreciado como primer ministro (en dos fases, 1976-78 y 1983-85) e igualmente como un presidente ejemplar entre 1986 y 1996. Desde entonces, su figura era sinónimo de consenso en un país necesitado siempre de tal equilibrio.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Mário Soares, el faro socialista del Portugal moderno
La figura de Mario Soares es clave para la historia del Portugal democrático y contemporáneo. Sin su contribución y su mesura, no habría sido igual la integración en la Unión Europea después de los episodios convulsos que se precipitaron en la primera mitad de los 70: el fin de la dictadura de Salazar, la Revolución de los Claveles, las guerras de liberación de Angola y Mozambique.. Su aureola y su dimensión trascienden los límites del país vecino para convertirse en un tótem más de la evolución continental, pues siempre se comprometió con los valores de solidaridad y libertad, de participación ciudadana, de flexibilidad y tolerancia. Soares puso en pie el Partido Socialista (PS) luso en aquellos tiempos difíciles y nunca dejó de extender la mano tendida tanto a los conservadores como a las posiciones del histórico líder comunista Álvaro Cunhal. Galería de imágenes Vea la galería completa (9 imágenes) Ahí estaba el sentido de Estado en primer plano para Don Mário, fundamental en la búsqueda del consenso en una etapa en la que más lo necesitaba Portugal. Un político sólido, amparado en una profundidad intelectual desplegada igualmente en el seno de la Fundación Mário Soares, toda una institución en Lisboa desde su emblemática ubicación en la Rua de Sao Bento, frente a la Asamblea de la República y muy cerca de la Fundación José Afonso. Su sintonía con Felipe González hizo que portugueses y españoles pudieran ir de la mano en su confluencia con Bruselas, pues su faro europeísta guió a los habitantes del otro lado de la frontera en los años en que al país le costaba proyectarse hacia el exterior. Soares nunca creyó en un Portugal de rodillas y defendió de forma permanente la equiparación con otras naciones, para que el ciudadano de a pie se liberase del complejo de estar en el furgón de cola de Europa. Este ilustre lisboeta parecía llevar en los genes la dedicación a construir una sociedad más justa, pues era hijo de un pedagogo, sacerdote y ministro de las Colonias en el periodo de la I República. Un retorno triunfal desde el exilio Sus licenciaturas de Ciencias histórico-filosóficas y Derecho completaron el perfil de un hombre acostumbrado a mirar al frente, que pasó por las experiencias de ser detenido y deportado antes de exiliarse en Francia y desarrollar su faceta académica. No pudo volver a Portugal hasta poco después de estallar la Revolución de los Claveles. Un retorno triunfal en medio del entusiasmo popular, pues todo el mundo era consciente de que había desafiado al régimen como fundador del PS en 1973. Nada extraño, por tanto, que se estrenara como titular de Asuntos Exteriores antes de consagrarse primer ministro, en vista de que su lucidez pilotó a los socialistas para alcanzar la victoria en aquel Portugal que despertaba a la democracia. Su apuesta por la igualdad le llevó a promover la independencia de las colonias lusas y, cómo no, a erigirse en el gran artífice de la entrada del país vecino en la entonces denominada Comunidad Económica Europea. De ahí proviene la identificación de Mário Soares como el gran icono del vuelco político-social al otro lado de la frontera para romper con el aislamiento de los 48 años de dictadura salazarista y abrazar los valores continentales. Mucho más al asentarse como eurodiputado justo en el cambio de siglo. Su larga experiencia le acreditó para instalarse en el Palacio de Belém como uno de los presidentes de la República portuguesa más queridos por el pueblo. Y únicamente salió de allí debido a la pujanza del conservador Aníbal Cavaco Silva. Hace poco más de un año que comenzó su retirada en serio de la vida pública, avanzada la edad y bajo el impacto del fallecimiento de su esposa, Maria Barroso.