Infortelecom

Noticias de ciencia

19-05-2020 | Fuente: abc.es
Trump amenaza por carta a la OMS con cortar la financiación de forma permanente y sacar a EE.UU.
Las tensiones entre EE.UU. y la Organización Mundial de la Salud (OMS) viven un nuevo momento crítico en medio de la pandemia del Covid-19. Este lunes, Donald Trump envió una carta a Tedros Adhanom, director general de la OMS, en la que le amenaza con eliminar de forma permanente la financiación de EE.UU. a la organización internacional y con dejar de ser miembro si no ejecuta reformas estructurales y demuestra «independencia frente a China», a quien Washington acusa de originar la pandemia y ocultar y falsificar información sobre el virus. La carta la compartió el propio Trump en su cuenta de Twitter, y llega el mismo día en el que la OMS ha pactado con China una investigación de los orígenes de la pandemia en Wuhan, con una resolución que se votará este martes en la Asamblea Mundial de la Salud. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">This is the letter sent to Dr. Tedros of the World Health Organization. It is self-explanatory! <a href="https://t.co/pF2kzPUpDv">pic.twitter.com/pF2kzPUpDv</a></p>&mdash; Donald J. Trump (@realDonaldTrump) <a href="https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1262577580718395393?ref_src=twsrc%5Etfw">May 19, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> En la víspera, el secretario de Sanidad y Servicios Humanos de EE.UU., Alex Azar, criticó en ese mismo foro la gestión de la crisis por parte de China, que intentó buscar un acercamiento con la comunidad internacional con su predisposición a una investigación y con las promesas de compartir la vacuna para el coronavirus si la consigue y de dedicar 2.000 millones a combatir la epidemia en África. «Iniciaré una evaluación independiente en cuanto sea el momento apropiado para revisar las experiencias conseguidas y las lecciones aprendidas y para hacer recomendaciones para mejorar la preparación y la respuesta nacionales y globales», dijo Tedros en la reunión. «Esa evaluación afectará a toda la respuesta por parte de todos los actores, en buena fe». Eso no parece ser suficiente ni suficientemente rápido para Trump. «No tenemos tiempo que perder», escribe en la carta a Tedros. «Por eso es mi deber, como presidente de EE.UU. informarle de que , si la OMS no se compromete a mejoras sustanciales en los próximos 30 días, convertiré en permanente el congelamiento temporal de la financiación de EE.UU. y reconsideraré nuestra pertenencia a la organización». Trump anunció la suspensión de fondos el mes pasado, tras acusar a la OMS de ser demasiado amable con Pekín y de no haber informado a tiempo y con eficiencia de la expansión del coronavirus. Trump lo hace en medio de acusaciones dentro de EE.UU. de que su gestión de la pandemia fue tardía, poco eficiente y descoordinada. «No puede permitir que el dinero de los contribuyentes estadounidenses siga financiando una organización que, en este momento, claramente no sirve a los intereses estadounidenses», añade Trump. EE.UU. es, con diferencia, el país que más fondos aporta a la OMS. De sus arcas estatales ha salido el 20% del presupuesto de la organización. En la carta, Trump enumera los errores y la lentitud de la OMS a la hora de informar a la comunidad internacional sobre la pandemia, las alabanzas sobre la gestión de China de la crisis -algo que también hizo el presidente de EE.UU.- y su permisividad con Pekín a la hora de confiar en su información y de supervisar su respuesta a la emergencia. Trump compara la labor de la organización dirigida con Tedros con la reacción que Gro Harlem Brundtland, su antecesora en la OMS, tuvo con China en la epidemia de SARS de 2013, cuando censuró a Pekín por tratar de ocultar el brote. «Muchas vidas se hubieran salvado si hubiera seguido el ejemplo de Brundtland», asegura Trump, que califica la reacción de la OMS a la pandemia de coronavirus de «extremadamente costosa para el mundo».
19-05-2020 | Fuente: as.com
Haaland: así se fabrica un 'killer'
El ariete de moda combina la genética familiar con la ciencia. Su sprint rivaliza con el de los velocistas de 60m lisos. "Ganó 12 kilos de músculo en poco más de un año".
19-05-2020 | Fuente: abc.es
Más Estado que nunca
Los liberales de verdad -no confundir con los oportunistas de la privatización y libertarios del chanchullo- tienen sobrados y legítimos motivos para preocuparse ante las consecuencias políticas, económicas y sociales del Covid-19. Aunque la politización de la respuesta a la catástrofe sanitaria está resultando especialmente beneficiosa en algunos países para populistas de izquierda y derecha, el liberalismo corre el peligro de convertirse en un lujo del pasado insostenible en el mundo de la pospandemia. Dentro de la tradición liberal forjada por Adam Smith, John Stuart Mill, la Ilustración y la Declaración de Independencia Americana destacan una serie de cuestiones esenciales que se han visto directamente afectadas por los efectos devastadores del coronavirus. En esa lista de líneas rojas, ahora mucho más difuminadas que hace dos meses, figuran desde los límites al poder del Estado hasta el balance entre derechos individuales y colectivos, pasando por la privacidad de los ciudadanos y la existencia de derechos universales. Como argumentaba Gideon Rachman en el Financial Times, si el liberalismo gozase de una preexistente buena salud, esta involución podría resultar temporal y revertirse al salir del profundo agujero del coronavirus. El gran problema es que el liberalismo además de su polisemia arrastra una década miserable, marcada por la crisis financiera del 2008 y sus secuelas. Durante este periodo, la izquierda radical y la derecha nacionalista no han perdido el tiempo. Todos juntos se han encargado de convertir lo «liberal» en sinónimo de corrupción y elitismo. Sin embargo, el liberalismo con un obligado examen de conciencia debería ser más relevante que nunca ante la mayor expansión de autoridad gubernamental registrada en varias generaciones y que coincide con una pésima gestión pública, graves vulnerabilidades sociales y una problemática desigualdad. Sin liberalismo será todavía más difícil superar el coma económico inducido para reducir las muertes del coronavirus, por muchos billones de dinero público destinados a recuperar la salud física y metafórica.
18-05-2020 | Fuente: abc.es
Xi Jinping rechaza ante la OMS una investigación del coronavirus hasta controlar la pandemia
Señalado por todos por la pandemia del coronavirus que azota al mundo, el presidente de China, Xi Jinping, ha comparecido este lunes por videoconferencia ante la Asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se centra en la respuesta internacional contra la enfermedad COVID-19. Ante los 194 miembros de este pleno telemático forzado por las circunstancias, Xi ha defendido la «transparencia» y «rapidez» de su país en la gestión de una crisis que, originada en la ciudad china de Wuhan, lleva ya 4,5 millones de contagiados y más de 300.000 fallecidos por todo el planeta. «Durante todo el tiempo hemos actuado con sinceridad, transparencia y responsabilidad. Hemos proporcionado información a la OMS y a otros países con la mayor rapidez. Hemos publicado la secuencia genética lo antes posible. Hemos compartido las experiencias del control y el tratamiento con el mundo sin reservas. Hemos hecho todo en nuestro poder para apoyar y asistir a las naciones que lo necesitaban», leyó Xi Jinping en su discurso, difundido por la agencia estatal de noticias Xinhua. Frente a las demandas de una investigación «imparcial e independiente» sobre el coronavirus, lanzadas por Estados Unidos, la Unión Europea, el Reino Unido y Australia y apoyadas por más de 110 países, Xi respondió contemporizando a la manera habitual de China, es decir, diciendo «sí pero no». «China apoya la idea de una revisión integral de la respuesta global a Covid-19 después de que se haya controlado para sumar la experiencia y responder a las deficiencias», esquivó la cuestión. A su juicio, «este trabajo debería basarse en la ciencia y la profesionalidad, dirigido por la OMS y conducido de manera objetiva e imparcial». Con el coronavirus convertido en un nuevo frente de batalla en la Guerra Fría entre China y EE.UU., el país más castigado con 1,5 millones de infectados y 90.000 muertos, el autoritario régimen de Pekín se ha negado en banda a una investigación internacional que no pueda controlar. No solo le mueven su tradicional opacidad y la ocultación inicial de la epidemia, cuando silenció a los médicos de Wuhan que alertaron de una nueva enfermedad parecida al SARS, sino también las dudas sobre su cifra oficial de 4.643 fallecidos y las sospechas de que no compartió toda la información sobre su gravedad. Entre ellas destaca el relevante papel de los enfermos asintomáticos en su transmisión, que parece haber sido decisivo para su propagación por Occidente, donde por otra parte tampoco se tomaron las medidas oportunas para, si no impedir, al menos paliar la pandemia. Para defenderse de su desastrosa gestión, el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha disparado además sus acusaciones contra el superlaboratorio P4 de virus que hay en Wuhan. Aunque los más prestigiosos científicos internacionales insisten en que el coronavirus tiene un origen natural, la Casa Blanca explota la sospecha de un accidente para atacar a China. «En vista de las debilidades y deficiencias destapadas por Covid-19, necesitamos mejor el sistema de gestión para la seguridad de la salud pública. Tenemos que responder más rápidamente a las emergencias de salud pública y establecer centros de reservas regionales y globales de suministros antiepidémicos», propuso Xi Jinping dentro de su ofensiva diplomática para mejorar la imagen de su país y ganarse apoyos. La vacuna china, un «bien público global» Además de prometer que la vacuna china será un «bien público global» cuando esté disponible, para asegurar así su acceso a los países en vías de desarrollo, anunció 2.000 millones de dólares (1.834 millones de euros) en ayudas durante los dos próximos años a dichas naciones, sobre todo las africanas, muy beneficiadas durante las últimas décadas por las inversiones y la ayuda médica de Pekín. Con la promesa de colaborar con 30 hospitales de dicho continente y ayudar a montar centros de control y prevención de enfermedades, habrá que ver lo que votan los 54 miembros del bloque africano, que en principio apoyan el borrador sobre la evaluación de la OMS y la búsqueda del origen del coronavirus. Frente al corte de fondos de Trump, Xi pidió una mayor colaboración con la OMS y apoyó expresamente a su director general, el cuestionado Tedros Adhanom Ghebreyesus. Sobre la mesa de esta Asamblea Mundial de la Salud también está la admisión como miembro u observador de Taiwán, cuya presencia es vetada por China al reclamar la soberanía sobre esta isla independiente «de facto», pero reconocida solo por 15 Estados, entre ellos el Vaticano. Su éxito contra el coronavirus, con solo 440 contagiados y siete fallecidos pese a su cercanía y contactos con China continental, ha avivado las voces reclamando su participación en la Asamblea, donde ya estuvo en 2009 y 2016 como «observador» pero luego fue vetado por Pekín.
18-05-2020 | Fuente: abc.es
Austria abre fronteras con seis países vecinos, aún no con Italia
Austria ha abierto este pasado fin de semana sus fronteras con seis de sus ocho países vecinos, después de negociaciones bilaterales con sus respectivos gobiernos. El que durante dos meses ha sido cierre hermético, ha pasado a ser poroso y los controles no son ya sistemáticos, sino aleatorios. El objetivo es permitir la libre circulación de personas y bienes, reanudando la vigencia del espacio Schengen, y facilitar que puedan seguir trabajando los miles de ciudadanos que trabajan en un país y residen en otro. La apertura será progresiva y a partir del 15 de junio los controles fronterizos serán totalmente eliminados. Además de con Alemania, Austria abre sus fronteras con Suiza, Liechtenstein, República Checa, Eslovaquia y Hungría, pero tal y como ha acordado con Alemania mantendrá cerrada su frontera con Italia, por tratarse de un país con un nivel de contagios muy superior. Eslovenia, que también comparte frontera con Austria, anunció el viernes su decisión particular de abrir sus fronteras, pero Viena insiste en que debe haber una negociación antes de abrir su parte de esa frontera. El presidente regional de Carintia, Peter Keiser, ha solicitado al gobierno de coalición entre los conservadores de Sebastian Kurz (ÖVP) y Los Verdes, que se lleven a cabo cuanto antes esas negociaciones. «Al mantener cerrada esta frontera se está privando a muchos habitantes de Carintia el natural contacto con familiares y amigos que viven al otro lado de la línea y una circulación comercial que es vital para la economía de nuestra región», reclamó ayer Kaiser en una entrevista con la cadena de radio ORF. Con 16.167 contagios confirmados y 629 fallecidos, Austria da por superada la crisis y garantiza que la apertura de fronteras no supondrá un estrés excesivo para su sistema sanitario. «Quizá algunas personas no tengan conciencia de lo bien que se ha desarrollado la situación en Austria», ha dicho Kurz a la revista Stern, «estoy muy contento de haber logrado llegar a este acuerdo que supone un éxito importante para el turismo y para la industria turística de nuestro país». «Alemania y Austria no solo están entrelazados económicamente, sino también en términos de intercambio humano» ha dicho el canciller austriaco, «vigilaremos de cerca cada peligro y confiamos en las altas capacidades de test, especialmente para los empleados del sector turismo, para garantizar la máxima seguridad». «Dado que en Austria las vacaciones tienen lugar en los lagos, en las montañas, al aire libre y en entornos extremadamente sanos, somos muy optimistas», agregó el canciller.
17-05-2020 | Fuente: as.com
Cómo poner en riesgo la vida de tus hijos de la forma más absurda: vean la inconsciencia en su punto más álgido
El vídeo pone los pelos de punta. Un niño en una terraza usando un columpio empujado por su padre.
17-05-2020 | Fuente: abc.es
Los expertos advierten a Italia: «No es suficiente guardar un metro de distancia en lugares cerrados y zonas de riesgo»
Este lunes se reabre prácticamente todo en Italia, pero los expertos advierten que se impone la prudencia. Con el reinicio de todas las actividades al mismo tiempo, los expertos reconocen que existe un claro riesgo de que vuelva en breve una segunda ola de la epidemia si no se respetan las reglas, lo que obligaría al gobierno a imponer nuevas restricciones, según ha reconocido el primer ministro, Giuseppe Conte, que en la noche del sábado se dirigió a los italianos pidiéndoles responsabilidad. «Cualquier reducción de las medidas debe ir de la mano con el aumento de la responsabilidad de los ciudadanos y la conciencia del riesgo. El aumento de los contagios sería peligroso, ya que generaría una sensación de desesperación, impotencia e incluso desconfianza en el sistema», advierte el profesor Giuseppe Ippolito, director científico del hospital Spallanzani de Roma y miembro del comité técnico científico que asesora al gobierno. Por fin, entre las libertades que retoman los ciudadanos, será posible visitar a los amigos, aunque la cautela es obligada, según el célebre virólogo Roberto Burioni, quien cuenta en Twiter la experiencia del médico, Milad Sharif, anestesista en la Emory Universidad de Atlanta, poniendo en guardia sobre lo que puede suceder si no se respetan las reglas del distanciamiento social: «Un pequeño grupo de mis amigos se ha reunido para comer hace diez días, ahora uno se encuentra en respiración asistida, otro ingresado en hospital, otros 5 infectados en aislamiento en casa. Se puede ser asintomático y tener Covid-19», subraya el médico americano recordando el papel de los asintomáticos en la difusión del contagio y la importancia de mantener las medidas de distanciamiento de seguridad. Para ofrecer la mayores garantías de seguridad, el Servicio de Inspección y Seguridad (INAIL) recomendó que la distancia social en los restaurantes y bares debía de ser de dos metros entre las mesas, 4 metros cuadrados para cada persona. La regla fue asumida por el gobierno, pero a última hora ha cambiado ante la protesta generalizada de los propietarios de bares y restaurantes. La mitad del sector anunció que no abriría el lunes, porque no les sería rentable ni era posible cumplir la normativa. Al final el gobierno Conte aceptó reducir la distancia a un metro. Se calcula que aun así habrá alrededor de un 40 por 100 de bares y restaurantes que no reabrirán. Dos metros de distancia para estar tranquilos Los expertos destacan que la distancia de un metro entre las personas es lo mínimo para evitar la transmisión del virus. Los riesgos son bajos en las actividades al aire libre, pero se debe mantener la cautela en lugares cerrados y sobre todo en regiones con riesgo, explica el virólogo Carlo Federico Perno, de la universidad de Milán: «En Lombardía, en interiores, la distancia de un metro entre las mesas no es suficiente para estar tranquilo. Se necesitan dos metros. Sin embargo, al aire libre, el riesgo de transmisión es mucho menor. Allí, un metro es más que razonable», manifiesta el profesor Perno a La Repubblica. Por su parte, el epidemiólogo de la universidad de Pisa, Pier Luigi Lopalco, consultor de la región de Apulia para el coronavirus, confiesa que probablemente volverá al restaurante en Bari (Apulia), donde la situación de la epidemia está bajo control, pero asegura que lo haría con cautela: «Solo al aire libre, con una o dos personas como máximo, quizás colegas, al final de una jornada laboral». Una completa explicación la da al Corriere el profesor Franco Locatelli, presidente del Consejo Superior de Sanidad y miembro del comité científico que asesora al gobierno: «La distancia mínima debe ser un metro. Partimos de la idea de que las probabilidades de contagio dependen de las cantidades de partículas de virus emitidas con las gotitas que expulsamos y de la duración de la exposición. En un lugar cerrado, incluso si es grande, en ausencia de distanciamiento, la probabilidad de contagio depende de cuántas son las gotitas, las que de hecho salen de la nariz y la boca. Si respiramos, la cantidad es limitada, aumentan si hablamos en voz baja, es mayor si lo hacemos en voz alta y todavía más cantando. La distancia debe ser modificada de acuerdo con las actividades. Está claro que en un gimnasio los que corren en la cinta, bajo estrés, respirando con la boca abierta son más peligrosos que los que hacen yoga». Muy pocas certezas Todos los expertos coinciden en la necesidad de la prudencia. Cada vez más los científicos evitan la especulación, reconociendo que son pocas las certezas, como asegura el profesor Giuseppe Ippolito, epidemiólogo, director científico del hospital Spallanzani de Roma: «Hemos entendido muy poco todavía. Todos los días, los nuevos conocimientos desmienten nuestras certezas de poco tiempo antes. Se necesita mucha humildad en esta fase: hay que admitir que hay cosas que no sabemos y cosas de las que parecemos estar seguros que serán desmentidas mañana por los hechos», explica el profesor Ippolito a Repubblica. En consecuencia, no se atreve a hacer pronósticos sobre la nueva fase que este lunes se inicia en Italia: «Los que hacen predicciones en este momento tienen una buena bola de cristal. Yo no la tengo. Los datos sobre la circulación del virus deben analizarse bien para interceptar cualquier nuevo brote. Es obvio que la reapertura aumenta los riesgos, pero contamos con el hecho de que serán respetadas las reglas».
17-05-2020 | Fuente: elmundo.es
La ciencia oculta del estado de alarma
 
16-05-2020 | Fuente: abc.es
Conte afirma que «hay riesgo calculado» para la apertura del lunes
El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha confirmado que Italia abrirá las fronteras en poco más de dos semanas para los ciudadanos de los países europeos del área Schengen, para favorecer el turismo, sin necesidad de una cuarentena. «A partir del 3 de junio ?ha dicho Conte- será posible trasladarse también hacia otros países y desde otros Estados europeos hacia Italia. Esto sentará las bases para una recuperación del turismo». El primer ministro italiano ha mantenido en la noche del sábado una rueda de prensa, en la que por primera vez estuvieron presentes en directo periodistas tras dos meses de confinamiento; en ese periodo solo hubo preguntas de los informadores por videoconferencia. Conte explicó los detalles del decreto ley aprobado el sábado, que permite a partir del próximo lunes la reapertura prácticamente general de todas las actividades del país, con la excepción de los gimnasios que se retrasa hasta el 25 de mayo, mientras los cines y teatros reabrirán el 15 de junio. Se aplaza hasta septiembre el regreso a la escuela. «Nos enfrentamos a la fase 2 con el deseo de comenzar de nuevo, pero con precaución. Los datos de las curvas epidemiológicas son alentadores, estamos en condiciones de pasar esta fase con confianza y un sentido de responsabilidad». Con estas palabras comenzó el primer ministro su intervención para dirigirse al país. Conte destacó que con la reapertura total Italia se enfrenta a un riesgo calculado y que el diálogo con las regiones será fundamental: «Nos enfrentamos a un riesgo calculado, con la conciencia de que la curva epidemiológica puede volver a aumentar. La vida y la salud de los ciudadanos siguen siendo valores no negociables, pero tenemos que afrontarlos porque de lo contrario nunca podremos comenzar de nuevo hasta que llegue la vacuna, cosa que no podemos permitirnos». Giuseppe Conte anunció que a partir del lunes ya no serán necesarias las autocertificaciones para moverse dentro de su región y será posible encontrarse con amigos. Sin embargo, se mantiene la prohibición de salir de casa para aquellos que son positivos o están en cuarentena, o tienen síntomas compatibles con aquellos con Covid 19. Recordó Giuseppe Conte que se deben respetar dos reglas fundamentales: «Se debe mantener una distancia de un metro; recomendamos llevar siempre la mascarilla para usarla en interiores y también en exteriores si existe el riesgo o la imposibilidad de respetar las distancias», agregó el primer ministro. Pocas horas antes de la intervención de Conte, Protección Civil destacó el dato de fallecidos en la jornada del sábado: 153, el número más bajo desde que comenzó el confinamiento el 7 de marzo.