Infortelecom

Noticias de ciencia

29-04-2020 | Fuente: abc.es
Hillary Clinton respalda la candidatura de Biden a la Presidencia de EE.UU.
La excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton respaldó la candidatura presidencial del exvicepresidente Joe Biden, a quien describió como un colega, amigo y el líder que Estados Unidos necesita en este momento. «Piense en lo que significaría si tuviéramos un presidente de verdad, no solo alguien que actúa en la televisión», afirmó Clinton, quien fue derrotada en 2016 por Trump en los pasados comicios presidenciales, durante una videoconferencia que emitió junto al actual aspirante a la candidatura demócrata. Clinton se refirió a la crisis que afronta Estados Unidos, el país más golpeado por la pandemia del coronavirus en el mundo, con un millón de casos y más de 58.000 muertes, y consideró importante tener un presidente que no solo escuche a la ciencia y anteponga los hechos sobre la ficción, sino que una al país. La exprimera dama estadounidense se sumó a la lista de líderes demócratas que han expresado su apoyo a Biden, quien tiene prácticamente asegurada la nominación presidencial demócrata, aunque faltan todavía algunos procesos de primarias en varios estados antes de la convención del partido, en la que debe ser proclamado candidato. «Estoy encantada de ser parte de su campaña no solo para respaldarle sino para ayudar a resaltar muchos de los problemas que están en juego», indicó Clinton, quien afirmó que Biden «se ha estado preparando para este momento toda su vida». Tras recordar que han coincidido en numerosos episodios durante los últimos 25 años, consideró que este es un momento en el que Estados Unidos necesita un líder, un presidente, como Biden. «No solo he sido una colega de Joe Biden, he sido una amiga y puedo decir que desearía que él fuera presidente en este momento», puntualizó Clinton, a quien el exvicepresidente describió como «la mujer que debería ser presidente en este momento». Ambos formaron parte de la Administración de Barack Obama (2009-2017), de quien Biden fue vicepresidente y Clinton secretaria de Estado. El pasado 14 de marzo, Obama anunció su apoyo a Biden, en una decisión que enmarcó en la crisis del coronavirus en EE.UU «Si hay algo que hemos aprendido como país en momentos de gran crisis es que el espíritu de velar por los demás no puede limitarse a nuestros hogares, nuestros lugares de trabajo, nuestros vecindarios o nuestras casas de culto. También tiene que reflejarse en nuestro Gobierno nacional», dijo el expresidente. Biden también ha recibido el respaldo de sus antiguos rivales en la carrera por la nominación demócrata, siendo los más recientes en sumarse a su campaña la senadora progresista Elizabeth Warren y el izquierdista Bernie Sanders.
28-04-2020 | Fuente: abc.es
Burundi lanza la campaña electoral a pesar de la Covid-19
Arranca la carrera para buscar al sucesor del presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, a pesar de la pandemia del nuevo coronavirus. Miles de partidarios del partido gobernante, el Consejo Nacional por la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD), se reunieron en Bugendana, provincia de Gitega, para asistir a un mitin que da el pistoletazo de salida a tres semanas de campaña electoral. Siete candidatos -entre ellos el favorito Evariste Ndayishimiye- se disputarán las elecciones presidenciales previstas para el 17 de mayo, el Gobierno descartó recientemente que los comicios se pospusieran debido a la pandemia del nuevo coronavirus. Además de elegir al próximo presidente, se elegirán a los parlamentarios y funcionarios locales comicios parlamentarios y locales. El comienzo de la campaña electoral coincide con un aumento de los casos de la Covid-19 en el país, el Ministerio de Salud anunció tres nuevos positivos el sábado. En total, Burundi ha registrado 15 casos -10 de los cuales siguen activos- y una muerte, pero cabe destacar que solo se han llevado a cabo 284 test para la detección del virus SARS CoV-2 . Cuando la pandemia llegó al continente africano, las autoridades del país se «jactaban» de que no habían registrado ningún caso; la razón es que no habían practicado ni un solo test. Entre las medidas implementadas por la comisión electoral para este período de campaña está que los actos solo pueden llevarse a cabo entre las 6:00 y las 18:00 cada día. Sin embargo, el mitin inaugural dejo claro que las autoridades no están promoviendo activamente el distanciamiento social. Esta falta de concienciación contrasta con las medidas implementadas por los países vecinos para contener la enfermedad. Las autoridades ruandesas han implementado un estricto confinamiento que requiere que los ciudadanos soliciten permiso para moverse y obligan a estos a llevar mascarillas en público. Medidas insuficientes Sin embargo, Burundi no es el único país con medidas pobres para frenar la propagación del virus. Las insuficientes y tardías impuestas en Tanzania provocaron un pico de coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). El gobierno informó de su primer caso el 16 de marzo y al cabo de cuatro días, 284 personas habían dado positivo. Fue entonces cuando la administración de John Magufuli cerró las escuelas, impuso una cuarentena a los visitantes extranjeros y prohibió los eventos públicos (aunque no siempre se ha cumplido). Poco antes su presidente alentaba al público a continuar reuniéndose en lugares de culto, algo por lo que fue muy criticado. Países como Ghana -que impuso el «cierre» de sus principales ciudades- están ahora relajando las medidas por su impacto en los pobres, que dependen de sus ventas diarias para ganarse la vida. Algo que también ha sucedido en la República Democrática del Congo, que ha levantado algunas restricciones en uno de sus principales focos, Kinshasa. El hambre y el impacto en la económica han añadido presión a administraciones como la sudafricana seguir los pasos de algunos de sus vecinos. Sudáfrica, que «blindó» el país con apenas 50 casos y ningún muerto, empieza el viernes el proceso de desconfinamiento tras un mes y medio de «bloqueo» a nivel nacional. Muchos expertos ponen en duda que el confinamiento estricto sea una medida eficaz en determinadas.
27-04-2020 | Fuente: abc.es
Johnson advierte en su regreso que el Reino Unido está pasando por su momento de «máximo riesgo»
El primer ministro británico, Boris Johnson, advirtió esta mañana que el Reino Unido está pasando por su momento de «máximo riesgo» debido a la epidemia del coronavirus y pidió a la población «no perder la paciencia» con el confinamiento al que está sometida desde el pasado 23 de marzo. El «premier» hizo estas declaraciones a las afueras de Downing Street, tras su regreso después de estar tres semanas fuera recuperándose de Covid-19. Johnson fue ingresado en el hospital St. Thomas de Londres el 5 de abril, donde estuvo siete días -tres de ellos en la unidad de cuidados intensivos- y después continuó su convalecencia en Chequers, su residencia oficial en el campo. «Ahora estamos empezando a cambiar el rumbo» de la epidemia, afirmó, y agradeció a quienes estuvieron al frente de la gestión de la crisis mientras él estuvo fuera, así como a la ciudadanía por su «ímpetu y agallas». También manifestó su comprensión con quienes piden poner fin a la cuarentena, pero fue tajante al afirmar que se niega «a tirar todo el esfuerzo y sacrificio del pueblo británico» y arriesgarse a que se produzca un segundo pico del brote que podría conducir «al desastre de la economía», por lo que pidió a la gente que «contenga su impaciencia». En ese línea, añadió que «hasta ahora» la sociedad «ha protegido colectivamente a nuestro NHS (el sistema nacional de salud)» y «ha aplanado el pico» de la curva, pero aún no puede decir «cuándo o qué restricciones se levantarán» para suavizar la transición a una vida más cercana a la normalidad. Momento muy sensible Johnson, de 55 años, estaba este fin de semana «ansioso» por empezar a trabajar, según reveló un portavoz de Downing street, algo que también confirmó el ministro de Exteriores y primer secretario de Estado, Dominic Raab, que estuvo al mando del Gobierno durante la ausencia de Johnson. El regreso del primer ministro coincide con un momento muy sensible para el país. Las personas fallecidas por Covid-19 son ya más de 20.000, la población empieza a dar muestras de agotamiento por el confinamiento, que de momento se mantendrá al menos hasta el 7 de mayo, y por la falta de información sobre cómo se irán relajando las medidas. La oposición ha exigido al Ejecutivo aclarar cuánto antes cómo y cuándo se hará la desescalada y las críticas van en aumento por la falta de test y de equipos de protección para el personal sanitario. Johnson también tendrá que aclarar los motivos de que su principal asesor, el polémico Dominic Cummings, participara en algunas reuniones del grupo de expertos científicos para emergencias (SAGE) que asesora al gobierno sobre las medidas necesarias para luchar contra la pandemia. Críticas de los laboristas El líder opositor del Partido Laborista, Keir Starmer, escribió una carta abierta a Johnson en la que le pide dar a conocer la estrategia de salida del bloqueo, ya que al negarse a dar más información está quedando «por detrás» del resto del mundo. «Actuar simplemente como si esta discusión no estuviera sucediendo no es creíble», escribió. Johnson sin embargo prometió «transparencia» en su discurso de esta mañana y explicó que hay «signos reales de que estamos pasando por el pico», con menos ingresados en los hospitales así como menos pacientes en cuidados intensivos. Y aprovechó para hacer una analogía: «Si este virus fuera un asaltante inesperado e invisible, lo que puedo confirmar por experiencia personal, entonces este es el momento en que hemos empezado a pelear en el suelo», y «este es el momento de la oportunidad, el momento en el que podemos aprovechar nuestra ventaja» aunque «también es el momento de máximo riesgo». «Sé que hay muchas personas mirando nuestro aparente éxito, y comenzando a preguntarse si ahora es el momento de suavizar las medidas de distanciamiento social», manifestó, pero hasta que la nación no cumpla con los cinco requisitos impuestos por el Gobierno para reducir las restricciones, incluida una caída constante en la tasa de mortalidad, no será «el momento de pasar a la segunda fase» de la lucha contra la enfermedad, aseguró.
27-04-2020 | Fuente: elpais.com
Meinrad Spenger: ?MásMóvil está en buena posición para la salida de la crisis porque ha liderado el crecimiento?
Afirma que el primer trimestre fue satisfactorio, a pesar de las dificultades Cree que las telecos han demostrado que son un sector tractor para la economía Dice que la consolidación tiene sentido en términos de eficiencia
27-04-2020 | Fuente: elpais.com
?MásMóvil está en buena posición para la salida de la crisis porque ha liderado el crecimiento?
Afirma que el primer trimestre fue satisfactorio, a pesar de las dificultades Cree que las telecos han demostrado que son un sector tractor para la economía Dice que la consolidación tiene sentido en términos de eficiencia
27-04-2020 | Fuente: abc.es
Wuhan da de alta a los últimos pacientes del coronavirus
Después de cuatro meses de pesadilla y 76 días de confinamiento estricto sin poder sacar ni al perro a pasear, Wuhan dio ayer de alta a sus últimos pacientes del coronavirus. Con la salida del hospital de estos últimos doce enfermos de Covid-19, se cierra simbólicamente el capítulo más trágico en esta ciudad de once millones de habitantes enclavada en el centro de China, donde estalló la pandemia que azota a todo el planeta. Atrás quedan los primeros casos detectados en diciembre, el estallido tras el cierre decretado el 23 de enero y los dramáticos días de febrero, cuando el 18 se alcanzó el pico con 38.000 contagiados, de los que 10.000 estaban graves. Con 50.000 de los 83.000 infectados y 3.869 de los 4.632 fallecidos, Wuhan fue la «zona cero» de esta epidemia cuyos orígenes todavía no se saben a ciencia cierta. Mientras las primeras hipótesis apuntaron a su mercado de animales de Huanan, donde se vendían especies salvajes y el virus pudo haber mutado, Estados Unidos sospecha de un accidente en su laboratorio de alta seguridad P4, que maneja los patógenos más peligrosos del mundo. Al margen de esta bronca política entre ambos países, la ciudad intenta dejar atrás el trauma bajo draconianas medidas de seguridad para impedir los tan temidos rebrotes. Pero el alta de los últimos pacientes no significa el final. Según el periódico «South China Morning Post», hay más de una decena de pacientes que, tras haberse curado del coronavirus, siguen ingresados por otras enfermedades, muchos de ellos en cuidados intensivos y algunos incluso con ventiladores de respiración asistida. Además, en Wuhan se han detectado 20 nuevos casos positivos, pero que todavía no han desarrollado la enfermedad, y otros 535 pacientes en observación porque no tienen síntomas. Tras dar por controlada la epidemia, el peligro ahora son tanto los asintomáticos como los casos importados del extranjero, en su mayoría chinos que trabajan o estudian en otros países y vuelven a casa para ponerse a salvo. En total, ya son casi 700, entre ellos 60 de un reciente vuelo a Shanghái procedente de Moscú, más los 800 casos de transmisión local bajo tratamiento. Unas cifras que indican que la guerra contra el coronavirus no ha terminado todavía en China.
26-04-2020 | Fuente: as.com
Un sanitario estalla por las aglomeraciones: "¡Sinvergüenzas!
Las imágenes de plazas y calles llenas de gente han agotado la paciencia de este sanitario que ha lanzado este mensaje en redes sociales.
25-04-2020 | Fuente: abc.es
Aumentan los evenenamientos en Estados Unidos por desinfectante tras las «sarcásticas» palabras de Trump
El Centro de Control de Envenenamientos de Nueva York recibió este viernes una treintena de llamadas relacionadas con la exposición a lejía, el desinfectante Lysol y otros productos de limpieza poco después de las declaraciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, en las que sugirió que la inyección de estos productos en vena podría ayudar a tratar el coronavirus. De acuerdo con datos provistos a Efe, el departamento manejó por teléfono nueve casos por exposición al Lysol, diez relacionados con la lejía y once con otros productos de limpieza del hogar en un período de 18 horas antes de las tres de la tarde de este viernes (19.00 GMT). El Centro de Control de Envenenamientos no especifica qué tipo de exposición hubo en estos casos, si fue por contacto con la piel o ingeridos, pero sí informa que ninguno requirió de admisión a un hospital ni desembocó en ningún fallecimiento. Los datos del Centro muestran un importante aumento con respecto a los que se manejaron en el mismo periodo de 18 horas en 2019, en el que se atendieron dos casos relacionados con la lejía y trece relacionados con productos de limpieza del hogar. Los casos de este viernes se producen pese a la reacción en cadena de la comunidad científica a los comentarios del jueves de Trump, que han dejado escuchar su voz de rechazo. Por su parte, el presidente estadounidense, dijo ayer que estaba hablando «sarcásticamente" cuando sugirió que las inyecciones con desinfectante podrían ser un tratamiento contra el coronavirus, una idea que ha generado una fuerte polémica y rechazo entre la comunidad médica en EE.UU. «Estaba haciendo una pregunta sarcásticamente a los reporteros como usted, simplemente para ver qué ocurriría», afirmó Trump al ser preguntado por esa afirmación durante un acto en la Casa Blanca, en el que firmó un nuevo plan de rescate de casi 500.000 millones de dólares para ayudar a hospitales y empresas frente al coronavirus. La explicación de Trump no encaja con la proporcionada poco antes por su portavoz, Kayleigh McEnany, quien se limitó a indicar que eran los medios de comunicación quienes habían «sacado irresponsablemente de contexto» las palabras del presidente. Durante su rueda de prensa diaria este jueves, Trump especuló con la idea de que se pudieran hacer tratamientos con «luz ultravioleta» a pacientes de COVID-19 y después hizo una sugerencia que alarmó visiblemente a algunos expertos en salud de su Gobierno. «Además, yo veo que el desinfectante, que lo noquea (al coronavirus) en un minuto, un minuto, así que si hay una forma de hacer algo con eso, inyectándolo adentro (del cuerpo) o casi como una limpieza», afirmó Trump. «Porque ¿ven ustedes? se mete en los pulmones y genera un caos tremendo en los pulmones, por eso sería interesante investigar eso. Para eso habrá que usar a los doctores médicos, pero a mí me suena interesante», añadió. El mandatario dijo que había preguntado sobre ese tema y sobre el uso de luz ultravioleta a William Bryan, el jefe de Ciencia y Tecnología del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., que no es médico pero que estaba presente en la rueda de prensa del jueves. La afirmación de Trump generó una fuerte controversia y llevó incluso a la compañía que fabrica el desinfectante de limpieza Lysol a emitir este viernes un comunicado en el que advierte de que sus productos no deben ingerirse o inyectarse en el cuerpo humano «bajo ninguna circunstancia». La portavoz de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, tachó de «peligrosa» la sugerencia de Trump e ironizó con que el mandatario no quiere dar fondos al Servicio Postal de EE.UU., pero sí recomienda «que te inyectes Lysol en los pulmones». Preguntado este viernes por si recomienda en efecto eso, Trump respondió: «Por supuesto que no», pero añadió: «Sí creo que el desinfectante podría tener un muy buen efecto en las manos». Trump insistió en que él «no es médico» y eso es algo que los pacientes tienen que tratar con sus doctores, pero esta no es la primera vez que promueve un posible tratamiento del coronavirus en sus ruedas de prensa diaria. Después de que Trump exaltara los buenos efectos de la hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria que sí se está usando en algunos pacientes de COVID-19, pero que aún forma parte de ensayos clínicos, un enfermo de coronavirus murió en Arizona después de ingerir una versión de ese químico que no estaba diseñada para el consumo humano, sino para limpiar acuarios. Tras esta controvertida rueda de prensa, expertos médicos, marcas de desinfectantes y autoridades sanitarias como las del estado de Nueva York, han salido al paso para alertar a la población de que, bajo ninguna circunstancia «hay que ingerir productos desinfectante o de limpieza en el cuerpo humano para el tratamiento o la prevención» del coronavirus, según un comunicado de las autoridades neoyorquinas. El presidente de Estados Unidos ha propuesto en anteriores ocasiones en sus ruedas de prensa diarias que se utilicen tratamientos cuya eficacia no está demostrada para luchar contra el coronavirus, como es el caso de la cloroquina.
25-04-2020 | Fuente: abc.es
Aumentan los envenenamientos en Estados Unidos por desinfectante tras las «sarcásticas» palabras de Trump
El Centro de Control de Envenenamientos de Nueva York recibió este viernes una treintena de llamadas relacionadas con la exposición a lejía, el desinfectante Lysol y otros productos de limpieza poco después de las declaraciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, en las que sugirió que la inyección de estos productos en vena podría ayudar a tratar el coronavirus. De acuerdo con datos provistos a Efe, el departamento manejó por teléfono nueve casos por exposición al Lysol, diez relacionados con la lejía y once con otros productos de limpieza del hogar en un período de 18 horas antes de las tres de la tarde de este viernes (19.00 GMT). El Centro de Control de Envenenamientos no especifica qué tipo de exposición hubo en estos casos, si fue por contacto con la piel o ingeridos, pero sí informa que ninguno requirió de admisión a un hospital ni desembocó en ningún fallecimiento. Los datos del Centro muestran un importante aumento con respecto a los que se manejaron en el mismo periodo de 18 horas en 2019, en el que se atendieron dos casos relacionados con la lejía y trece relacionados con productos de limpieza del hogar. Los casos de este viernes se producen pese a la reacción en cadena de la comunidad científica a los comentarios del jueves de Trump, que han dejado escuchar su voz de rechazo. Por su parte, el presidente estadounidense, dijo ayer que estaba hablando «sarcásticamente" cuando sugirió que las inyecciones con desinfectante podrían ser un tratamiento contra el coronavirus, una idea que ha generado una fuerte polémica y rechazo entre la comunidad médica en EE.UU. «Estaba haciendo una pregunta sarcásticamente a los reporteros como usted, simplemente para ver qué ocurriría», afirmó Trump al ser preguntado por esa afirmación durante un acto en la Casa Blanca, en el que firmó un nuevo plan de rescate de casi 500.000 millones de dólares para ayudar a hospitales y empresas frente al coronavirus. La explicación de Trump no encaja con la proporcionada poco antes por su portavoz, Kayleigh McEnany, quien se limitó a indicar que eran los medios de comunicación quienes habían «sacado irresponsablemente de contexto» las palabras del presidente. Durante su rueda de prensa diaria este jueves, Trump especuló con la idea de que se pudieran hacer tratamientos con «luz ultravioleta» a pacientes de COVID-19 y después hizo una sugerencia que alarmó visiblemente a algunos expertos en salud de su Gobierno. «Además, yo veo que el desinfectante, que lo noquea (al coronavirus) en un minuto, un minuto, así que si hay una forma de hacer algo con eso, inyectándolo adentro (del cuerpo) o casi como una limpieza», afirmó Trump. «Porque ¿ven ustedes? se mete en los pulmones y genera un caos tremendo en los pulmones, por eso sería interesante investigar eso. Para eso habrá que usar a los doctores médicos, pero a mí me suena interesante», añadió. El mandatario dijo que había preguntado sobre ese tema y sobre el uso de luz ultravioleta a William Bryan, el jefe de Ciencia y Tecnología del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., que no es médico pero que estaba presente en la rueda de prensa del jueves. La afirmación de Trump generó una fuerte controversia y llevó incluso a la compañía que fabrica el desinfectante de limpieza Lysol a emitir este viernes un comunicado en el que advierte de que sus productos no deben ingerirse o inyectarse en el cuerpo humano «bajo ninguna circunstancia». La portavoz de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, tachó de «peligrosa» la sugerencia de Trump e ironizó con que el mandatario no quiere dar fondos al Servicio Postal de EE.UU., pero sí recomienda «que te inyectes Lysol en los pulmones». Preguntado este viernes por si recomienda en efecto eso, Trump respondió: «Por supuesto que no», pero añadió: «Sí creo que el desinfectante podría tener un muy buen efecto en las manos». Trump insistió en que él «no es médico» y eso es algo que los pacientes tienen que tratar con sus doctores, pero esta no es la primera vez que promueve un posible tratamiento del coronavirus en sus ruedas de prensa diaria. Después de que Trump exaltara los buenos efectos de la hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria que sí se está usando en algunos pacientes de COVID-19, pero que aún forma parte de ensayos clínicos, un enfermo de coronavirus murió en Arizona después de ingerir una versión de ese químico que no estaba diseñada para el consumo humano, sino para limpiar acuarios. Tras esta controvertida rueda de prensa, expertos médicos, marcas de desinfectantes y autoridades sanitarias como las del estado de Nueva York, han salido al paso para alertar a la población de que, bajo ninguna circunstancia «hay que ingerir productos desinfectante o de limpieza en el cuerpo humano para el tratamiento o la prevención» del coronavirus, según un comunicado de las autoridades neoyorquinas. El presidente de Estados Unidos ha propuesto en anteriores ocasiones en sus ruedas de prensa diarias que se utilicen tratamientos cuya eficacia no está demostrada para luchar contra el coronavirus, como es el caso de la cloroquina.
25-04-2020 | Fuente: abc.es
Aumentan las llamadas a emergencias en EE.UU. tras el comentario de Trump sobre los desinfectantes
Los servicios de emergencias de Nueva York recibieron este viernes una treintena de llamadas relacionadas con la exposición a lejía, el desinfectante Lysol y otros productos de limpieza poco después de las declaraciones del presidente de EE.UU., Donald Trump, en las que sugirió que la inyección de estos productos en vena podría ayudar a tratar el coronavirus. De acuerdo con datos provistos a Efe, el departamento manejó por teléfono nueve casos por exposición al Lysol, diez relacionados con la lejía y once con otros productos de limpieza del hogar en un período de 18 horas antes de las tres de la tarde de este viernes (19.00 GMT). El Centro de Control de Envenenamientos no especifica qué tipo de exposición hubo en estos casos, si fue por contacto con la piel o ingeridos, pero sí informa que ninguno requirió de admisión a un hospital ni desembocó en ningún fallecimiento. Los datos del Centro muestran un importante aumento con respecto a los que se manejaron en el mismo periodo de 18 horas en 2019, en el que se atendieron dos casos relacionados con la lejía y trece relacionados con productos de limpieza del hogar. Los casos de este viernes se producen pese a la reacción en cadena de la comunidad científica a los comentarios del jueves de Trump, que han dejado escuchar su voz de rechazo. Por su parte, el presidente estadounidense, dijo ayer que estaba hablando «sarcásticamente" cuando sugirió que las inyecciones con desinfectante podrían ser un tratamiento contra el coronavirus, una idea que ha generado una fuerte polémica y rechazo entre la comunidad médica en EE.UU. «Estaba haciendo una pregunta sarcásticamente a los reporteros como usted, simplemente para ver qué ocurriría», afirmó Trump al ser preguntado por esa afirmación durante un acto en la Casa Blanca, en el que firmó un nuevo plan de rescate de casi 500.000 millones de dólares para ayudar a hospitales y empresas frente al coronavirus. La explicación de Trump no encaja con la proporcionada poco antes por su portavoz, Kayleigh McEnany, quien se limitó a indicar que eran los medios de comunicación quienes habían «sacado irresponsablemente de contexto» las palabras del presidente. Durante su rueda de prensa diaria este jueves, Trump especuló con la idea de que se pudieran hacer tratamientos con «luz ultravioleta» a pacientes de COVID-19 y después hizo una sugerencia que alarmó visiblemente a algunos expertos en salud de su Gobierno. «Además, yo veo que el desinfectante, que lo noquea (al coronavirus) en un minuto, un minuto, así que si hay una forma de hacer algo con eso, inyectándolo adentro (del cuerpo) o casi como una limpieza», afirmó Trump. «Porque ¿ven ustedes? se mete en los pulmones y genera un caos tremendo en los pulmones, por eso sería interesante investigar eso. Para eso habrá que usar a los doctores médicos, pero a mí me suena interesante», añadió. El mandatario dijo que había preguntado sobre ese tema y sobre el uso de luz ultravioleta a William Bryan, el jefe de Ciencia y Tecnología del Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU., que no es médico pero que estaba presente en la rueda de prensa del jueves. La afirmación de Trump generó una fuerte controversia y llevó incluso a la compañía que fabrica el desinfectante de limpieza Lysol a emitir este viernes un comunicado en el que advierte de que sus productos no deben ingerirse o inyectarse en el cuerpo humano «bajo ninguna circunstancia». La portavoz de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, tachó de «peligrosa» la sugerencia de Trump e ironizó con que el mandatario no quiere dar fondos al Servicio Postal de EE.UU., pero sí recomienda «que te inyectes Lysol en los pulmones». Preguntado este viernes por si recomienda en efecto eso, Trump respondió: «Por supuesto que no», pero añadió: «Sí creo que el desinfectante podría tener un muy buen efecto en las manos». Trump insistió en que él «no es médico» y eso es algo que los pacientes tienen que tratar con sus doctores, pero esta no es la primera vez que promueve un posible tratamiento del coronavirus en sus ruedas de prensa diaria. Después de que Trump exaltara los buenos efectos de la hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria que sí se está usando en algunos pacientes de COVID-19, pero que aún forma parte de ensayos clínicos, un enfermo de coronavirus murió en Arizona después de ingerir una versión de ese químico que no estaba diseñada para el consumo humano, sino para limpiar acuarios. Tras esta controvertida rueda de prensa, expertos médicos, marcas de desinfectantes y autoridades sanitarias como las del estado de Nueva York, han salido al paso para alertar a la población de que, bajo ninguna circunstancia «hay que ingerir productos desinfectante o de limpieza en el cuerpo humano para el tratamiento o la prevención» del coronavirus, según un comunicado de las autoridades neoyorquinas. El presidente de Estados Unidos ha propuesto en anteriores ocasiones en sus ruedas de prensa diarias que se utilicen tratamientos cuya eficacia no está demostrada para luchar contra el coronavirus, como es el caso de la cloroquina.