Infortelecom

Noticias de centroeuropa

21-02-2017 | Fuente: abc.es
Refugiados que venden sus órganos para seguir adelante
Las nuevas barreras que los países europeos han ido estableciendo para frenar el flujo de entrada de refugiados está encareciendo el camino y llevando a muchos de ellos a soluciones desesperadas. El programa «Fakt», de la televisión pública alemana ARD, desveló anoche que en los estacionamientos de refugiados de Turquía, país con el que la UE ha firmado un multimillonario acuerdo para que sirva de retén y evite que miles de personas continúen su viaje desde allí, ha florecido un mercado clandestino de órganos humanos en el que muchos refugiados venden los suyos para obtener los fondos necesarios. Los traficantes de personas ofertan menos plazas y han subido los precios, según han podido comprobar los investigadores de ARD, de modo que los refugiados terminan accediendo a la operación. A pesar de tratarse de un comercio ilegal de órganos humanos, resulta escalofriantemente sencillo encontrar la pista de la oferta y la demanda a través de las redes sociales, que suele ser el primer punto de contacto con los potenciales «donantes». «Yo no conocía a ningún turco, no tengo aquí familia ni conocidos, no tengo trabajo? y tengo enormes problemas, estoy bajo una gran presión», explica su grave decisión el joven sirio Ahmed, que muestra la cicatriz que le ha dejado la intervención quirúrgica y que se dispone a emprender la ruta clandestina hacia Europa tras una breve y precaria recuperación. «No hay otra forma de seguir adelante, aquí no hay ningún futuro y no tengo otra posibilidad de obtener dinero que vender mi cuerpo», relata. «Hasta ahora estábamos acostumbrados a ver a muchos refugiados recurrir a la prostitución, pero la tendencia al alza es vender órganos para obtener el dinero que las mafias les exigen para seguir viaje», confirma Karl Kopp, de la ONG Pro Asyl. Entre los refugiados es un secreto a voces que quienes firman el contrato de «donación» son trasladados a un hospital del este de Anatolia en el que son sometidos a una operación y el aumento de la oferta de órganos ha propiciado una caída de los precios en las últimas semanas. Actualmente los «donantes» reciben a cambio ente 6.000 y 11.000 euros por un riñón, lo que apenas les permite pagar un viaje clandestino a Centroeuropa. La mayoría de ellos son sirios llegados a Turquía a través del Líbano. El perfil más buscado es el de un varón sano no mayor de 28 años y sin requisito de edad mínima. El ministro turco del Interior, Süleyman Soylu, calcula que en su territorio de hacinan ya tres millones y medio de refugiados. «Turquía, que no hace regresar a nadie de sus puertas hacia las balas y bombas, es una casa para 3.551.078 migrantes y refugiados en el día de hoy», afirmaba la semana pasada, reprochando a Europa el cierre de puertas que está dando lugar a esta situación. «Nosotros no nos enteramos de esta responsabilidad cuando el bebé Aylan quedó arrastrado a la costa como lo hicieron nuestros amigos del occidente», dijo durante su intervención en la Reunión del Consejo de Políticas de Emigración. «El número de los recursos de asilo de sirios aceptados por la UE es de 866.000, mientras el número hospedado en Turquía es el triple», defendió. Soylu reconoce que se requiere una nueva estructuración institucional centrada en la administración de la emigración, para poder ocuparse más eficientemente del flujo de migrantes que impulsa la situación en Irak y Siria. «Turquía constituye un modelo para todo el mundo con su reacción rápida en la legislación e instituciones para hacer frente al flujo humano que se debe a la crisis en Siria», dijo, en referencia a la recién fundada Dirección General de Emigración, pero resulta evidente que ninguna administración en solitario es autosuficiente para gestionar la masiva concentración de refugiados y Amnistía Internacional ha denunciado reiteradamente que el acuerdo de la UE con Turquía está teniendo un altísimo coste en términos de Derechos Humanos. El acuerdo para devolver a Turquía a las personas solicitantes de asilo, bajo la premisa de que Turquía es un lugar seguro para ellas, ha dejado a miles de personas expuestas a unas condiciones míseras e inseguras en las islas griegas. En el documento titulado «A Blueprint for Despair», Amnistía Internacional documenta también devoluciones ilegales de solicitantes de asilo a Turquía y afirma que «el acuerdo entre la UE y Turquía ha sido un desastre para las miles de personas que se han quedado varadas en un limbo peligroso, desesperado y aparentemente interminable», en el que las mafias de tráfico de personas están encontrando crueles y despiadadas sinergias con las redes internacionales de trata de blancas y con el mercado negro de órganos humanos. «Por parte de los líderes europeos, es una falsedad absoluta promover el acuerdo entre la UE y Turquía como un éxito mientras cierran los ojos al insoportable coste que ese acuerdo está teniendo para quienes sufren sus consecuencias», lamenta la organización.
31-01-2016 | Fuente: abc.es
El invierno de los refugiados
Las previsiones eran malas y se han cumplido. Los rigores del invierno no han frenado el impulso de miles de refugiados y emigrantes que escapan de zonas en conflicto y buscan una vida mejor en Europa. La ruta que va desde Turquía a Centroeuropa sigue siendo transitada cada día por miles de personas y algunos lugares se han convertido en puntos negros por la falta de atención. Las barcas que salen de la costa turca hacia las islas griegas del mar Egeo afrontan una travesía de apenas un puñado de millas pero el viento del norte, las olas, las bajas temperaturas y el hecho de que sean botes casi para el desguace multiplican los riesgos. Algunas personas han muerto incluso por hipotermia sin necesidad de haber naufragado, según los testimonios recogidos de dos organizaciones con equipos de rescate en la isla de Lesbos, Médicos Sin Fronteras (MSF) y ProactivaOpen Arms. «Hoy se han descongelado las tuberías de casa después de tres días. En Navidad llegamos a los cuatro grados bajo cero y varios días ha nevado a nivel del mar». Así explica Gerard Canals, coordinador de la organización española Proactiva la situación que se vive. «Nosotros vamos equipados, pero ellos, no», añade Canals a través del teléfono desde Lesbos. «Hay gente que se moja en la barca, no va preparada, están enfermos o mal alimentados y no lo soportan. Los más débiles son los niños, los enfermos o las personas mayores. En los últimos días han muerto por hipotermia al menos dos personas en una misma jornada. Fue el domingo 24 o el lunes 25». Varias organizaciones coinciden en que Lesbos, la isla griega que más llegadas recibe, no cuenta con las condiciones mínimas. Es el primero de esos puntos negros de la ruta, según explica Constance Theisen, de MSF. Allí «las condiciones no son aceptables». Las autoridades, además, bloquean o no autorizan con frecuencia el trabajo de MSF para mejorar la acogida de las miles de personas que llegan, según Theisen. FUENTE: ACNUR / MSF Solo en los 30 primeros días de enero han llegado a través del mar más de 55.000 refugiados y emigrantes, lo que supone unas 30 veces más que en enero del año pasado, y 283 han muerto o desaparecido, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la agencia de la ONU para los refugiados (Acnur). El año 2015 se ha cerrado con la llegada de más de un millón, lo que supone el mayor movimiento migratorio en el Viejo Continente desde la Segunda Guerra Mundial, hace siete décadas. Los muertos alcanzaron casi los 4.000. Las cifras de esta crisis migratoria demuestran la «incapacidad» europea de «aportar soluciones coherentes y humanas a las necesidades de personas desesperadas que buscan protección», según un informe de MSF de la semana pasada. Nacionalidades elegidas A los rigores propios del invierno y las dificultades del viaje se une que, desde finales de 2015, Macedonia, Serbia y Croacia impiden el paso de emigrantes que no sean de Siria, Irak y Afganistán. El 90 por ciento de los llegados en 2015 vinieron de estos tres países. La ONU reconoce que asentar la política en filtros por nacionalidades sin identificar los motivos que llevan a cada persona a salir de su país va contra lo establecido por la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados. La decisión de estos tres países eleva la «vulnerabilidad de estas personas ante los traficantes y las mafias», añaden desde el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur). Así ocurre en el siguiente punto de esta carrera de obstáculos, que es Idomeni, entre Grecia y Macedonia. La presión policial ha llevado al cierre del campo de acogida de este paso fronterizo. Una gasolinera situada a una veintena de kilómetros se ha convertido en un improvisado punto de encuentro de cientos de emigrantes y refugiados. «Hemos comprobado un incremento de las actividades de los traficantes desde que se impuso la restricción de movimientos para salir de Grecia a los que no sean sirios, afganos o iraquíes», añade MSF. Todo ello complica el viaje a miles de personas que han de pagar a los mafiosos, moverse por caminos alternativos y cruzar los países a menudo sin derecho a emplear transportes como el tren o el autobús. Las caminatas se alargan a menudo más de una semana con temperaturas de hasta quince grados bajo cero casi sin comida, ni agua ni lugar en el que descansar o ser atendidos en Macedonia. «Duermen en los bosques porque se mueven como ilegales», señala Francisca Silva, del equipo de MSF en Belgrado. Familiares abandonados Los robos y asaltos se multiplican entre Tabanovce (Macedonia) y Miratovac (Serbia). Los que logran seguir avanzando hacia Presevo han de cruzar en medio de bajísimas temperaturas una pista de tres kilómetros entre el barro y la nieve por la que a veces no pueden ni siquiera acceder los vehículos todoterreno. El agotamiento ha llevado a que incluso alguna persona en silla de ruedas haya sido abandonada por sus familiares, según Francisca Silva, de MSF, que añade que al menos dos ancianos han muerto. Otros llegan a Serbia a través de las montañas desde Bulgaria, hasta llegar a las localidades de Negotin o Zajecar, tras varios días perdidos. Otro millón en 2016 En la capital serbia, cada vez se acumulan más personas de las nacionalidades «no elegidas» y «no existen las condiciones mínimas» para su subsistencia, comenta Silva. No hay tantos problemas como con las autoridades griegas, pero sí echan de menos más colaboración del Gobierno serbio. «En general la falta de cooperación de las autoridades de los países de tránsito es un problema porque están más pendientes del control de las fronteras que de la ayuda humanitaria». «Pese al mal tiempo, están llegando a diario entre 2.000 y 3.000 personas a Grecia. No podemos hacernos ilusiones. Mientras sigan las muertes en Siria, seguirán llegando refugiados», apunta el jefe de la agencia europea de fronteras (Frontex), Fabrice Leggeri, en declaraciones que al semanario alemán «Der Spiegel», informa Efe. La ONG Human Rights Watch (HRW) afirma en su informe anual que «los solicitantes de asilo e inmigrantes en Grecia y en la ruta de los Balcanes occidentales han pagado el precio de una UE dividida». «Alemania y Suecia sí respondieron con generosidad», añade.
26-01-2016 | Fuente: abc.es
Los ministros europeos del Interior, dispuestos a limitar Schengen durante dos años
Los ministros europeos de Interior apoyaron este lunes prolongar hasta un máximo de dos años los controles temporales internos en el espacio de libre circulación de Schengen y reforzar las fronteras exteriores cuando existan deficiencias persistentes en un país, pero sin invadir su soberanía nacional. El ministro holandés de Inmigración, Klaas Dijkhof, cuyo país ocupa este semestre la presidencia de turno del Consejo de la UE, explicó que varios países, como Alemania y Austria, se han visto obligados a introducir controles temporales internos para hacer frente al flujo de personas llegadas a Euro pa, que superó el millón en 2015. En vista de que la situación por ahora no ha mejorado, «los Estados miembros han invitado a la Comisión a que prepare una base legal y práctica para la continuación de medidas temporales en las fronteras a través del artículo 26 del código Schengen», anunció Dijkhof en una rueda de prensa al término del encuentro. La aplicación de este artículo supone poder ampliar de seis meses hasta un máximo de dos años, divididos en distintos tramos, los controles temporales internos en el espacio sin fronteras de Schengen. Hasta ahora habían introducido controles temporales internos, una medida excepcional prevista en el código Schengen, países como Austria, Alemania, Suecia, Dinamarca, Noruega y Francia, que en el caso de los dos primeros debían concluir en mayo. Fuentes comunitarias indicaron que los Estados miembros esperan ahora que la Comisión Europea (CE) agilice los pasos de cara a activar ese artículo 26 si fuera necesario. El Ejecutivo comunitario ya apuntó a finales de 2015 que esta posibilidad existía, a modo de advertencia a Grecia para que mejorase rápidamente el control de sus fronteras exteriores, pero hasta ahora insistía en que «todavía no estamos ahí». En cambio, el comisario europeo de Interior, Dimitris Avramopoulos, dijo este lunes que si la situación no cambia y continúa el riesgo serio para el orden público y para la seguridad interior, algunos Estados miembros «podrían mantener los controles en sus fronteras interiores más allá del tiempo previsto». Por su parte, el ministro español en funciones de Interior, Jorge Fernández Díaz, recalcó que «nadie se plantea aislar a Grecia», algo que consideró «irrealizable» en la práctica y políticamente «inaceptable». Según el titular español, el reto está en lograr una solución que permita preservar la «irrenunciable» libre circulación de Schengen y al mismo tiempo ampliar los controles temporales internos para garantizar la seguridad. Sin embargo, la ministra de Interior austríaca, Johanna Mikl-Leitner, defendió una posición mucho más radical cuando, al ser preguntada por la posibilidad de que se cree un «mini» Schengen en Centroeuropa, afirmó que «está claro que si no se logra asegurar la frontera turco-griega, las fronteras exteriores de Schengen se trasladarán en dirección» de esa región europea. «Grecia tiene que hacer cuanto antes todo lo posible para reforzar sus recursos y aceptar asistencia y ayuda», insistió. Austria ya había apuntado antes de la reunión a la «salida temporal» de Grecia del espacio Schengen si el país no actúa para asegurar las fronteras exteriores, al tiempo que decidió limitar la acogida de solicitantes de asilo a las 37.500 personas este año. Los Veintiocho dieron, por otro lado, su respaldo al paquete de medidas presentado por la CE para reforzar las fronteras exteriores de la Unión, que incluye la creación de un cuerpo europeo de policía costera y fronteriza, aunque añadieron matices importantes a la propuesta de Bruselas. El ministro Dijkhof confirmó ese apoyo de los Estados miembros, pero subrayó que si se da este paso tendrá que ser por que «un Estado miembro afronte una situación en la que la presión sea demasiado elevada para gestionarla por si mismo». Además, subrayó que «el Consejo deberá tener un papel decisivo y voz en el procedimiento, que tendrá que estar en línea con los procesos de evaluación ya existentes en Schengen». Por último, precisó que antes de ordenar cualquier despliegue de este cuerpo europeo de fronteras, que estaría dotado con una reserva de 1.500 efectivos de los países de la UE, «debe respetarse la responsabilidad primaria del Estado miembro afectado». España expresó abiertamente sus reservas a la creación de este cuerpo europeo precisamente por cuestiones de soberanía nacional. «No estamos dispuestos a aceptar que a nosotros se nos imponga una decisión que viene motivada porque algún Estado no está en condiciones, no quiere o no puede cumplir con sus obligaciones», dijo su ministro en funciones del Interior, Jorge Fernández Díaz.
22-01-2016 | Fuente: abc.es
Miles de refugiados se juegan la vida bajo la nieve
Los caminos están intransitables de hielo y nieve en los Balcanes. Mientras Centroeuropa ha ido ordenando el flujo de refugiados y ofreciendo cientos de miles de plazas en trenes y autobuses, o cobijándolos en albergues bajo techo, en otros países de tránsito familias enteras siguen cruzando a pie a través de caminos helados y temperaturas extremas. La organización Save the Children denuncia que «la situación es absolutamente desesperada». «Son los más pobres, los que no han podido pagar a los traficantes de personas. Atendemos a muchos niños con neumonía, llegan al final de cada jornada agotados, con los labios amoratados y otros signos de hipotermia? y a la mañana siguiente emprenden de nuevo el camino porque el objetivo es pasar este infierno cuanto antes, y llegar a Alemania», relata a los medios alemanes la portavoz de esta organización, Valentina Bollenback, desde la frontera entre Serbia y Macedonia. Este es uno de los principales argumentos por los que Angela Merkel se niega a cerrar las fronteras de Alemania, a pesar de la evidencia de que la sociedad germana a duras penas puede seguir digiriendo tal flujo de refugiados. El ministro de Interior, Thomas de Maiziére, estudia la posibilidad de mantener los controles fronterizos establecidos al final del año pasado de forma indefinida, con el objeto de controlar la identidad de quienes entran, llevar contabilidad del fenómeno migratorio e impedir la entrada de quienes no cumplen con los requisitos del derecho de asilo. Pero esa decisión, aparentemente de sentido común, tendría serias consecuencias, puesto que los controles fueros establecidos solo como una excepción de urgencia al tratado de libre circulación Schengen. Entre Macedonia y Grecia Cerca de 2.000 refugiados se agolpan esperando cruzar la frontera entre Macedonia y Grecia, tras la reapertura restringida del paso fronterizo de Idomeni. Unos mil se resguardan del frío en tiendas de campaña climatizadas y otros 500 sobreviven en el aparcamiento de una estación de servicio, a 12 kilómetros de la frontera. Macedonia cerró la noche de martes la frontera con Grecia después de que Eslovenia lo solicitase por «problemas técnicos» en sus vías ferroviaria.El Gobierno de Skopje ha anunciado que volvería a reabrir el paso, pero solo a aquellos refugiados que dispongan de un certificado que asegure que su destino final es Austria o Alemania. Las noticias de ese precario fluir humano causan más frío que las temperaturas invernales. Los mensajes de acogida que escucharon meses atrás se han tornado en gélidos intentos de evitar su llegada. El Parlamento de Dinamarca ha decidido hoy seguir adelante con la reforma de su ley de asilo, que será votada el 26 de enero y que legislará la creación de campos de refugiados en los que se permitirá a la policía registrar a los inmigrantes y confiscarles el dinero que exceda los 10.000 coronas danesas (1.340 euros), así como los objetos cuyo valor sea superior a 10.000 coronas. Dinamarca, con 21.000 solicitudes de asilo en 2015, es uno de los países europeos que más peticiones ha recibido en relación a su población (5,4 millones de habitantes) y se esfuerza por hacerse menos atractivo como destino. Prácticas similares se llevan ya a cabo en Suiza y en varios Länder alemanes. El primer ministro de Suecia, Stefan Lofven, ha lamentado hoy que la incapacidad mostrada hasta ahora por Europa para responder de forma conjunta al problema pone en riesgo al bloque comunitario y a su sistema de libre tránsito de personas. «La UE quedará debilitada dramáticamente, así como Schengen», ha declarado en Davos. Solo a su país han ingresado 160 000 en 2015, 114 000 en los cuatro últimos meses del año, entre los que había 26 000 menores solos. Noruega, por su parte, ha iniciado hoy las expulsiones enviando a 67 refugiados de vuelta a Rusia, desde donde cruzaron a su territorio el verano pasado. En total expulsará a unas 5.000 personas en durante las próximas semanas por ese mismo procedimiento. A la espera de que el resto de los socios europeos se impliquen en la gestión de esta crisis, los países más afectados modifican sus normas de inmigración y fronterizas para tratar de hacerse con el control. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha recordado hoy que la muerte de refugiados en los mares Mediterráneo y Egeo constituye una «vergüenza» para Europa, ?par su civilización y su cultura? y pone en evidencia que los traficantes de personas siguen actuando con gran liber
28-09-2015 | Fuente: abc.es
El rechazo a los refugiados se une en Europa en miedo al Islam
El debate político entre líderes europeos recuerda por momentos al diálogo de sordos. Los países de Centroeuropa no quieren aceptar las nuevas oleadas de inmigrantes e invocan «sólidos argumentos morales»; la estabilidad de sus sociedades peligra, dicen, con las avalanchas de seres humanos que llegan desesperados a sus fronteras. Los grandes de la Europa occidental esgrimen razones no menos poderosas para acogerles; la canciller Merkel advierte de que en esta crisis migratoria, la mayor desde la Segunda Guerra, «Europa debe mostrar sus valores», en particular su concepción de la dignidad human..
28-09-2015 | Fuente: abc.es
El rechazo a los refugiados se une en Europa al miedo al Islam
El debate político entre líderes europeos recuerda por momentos al diálogo de sordos. Los países de Centroeuropa no quieren aceptar las nuevas oleadas de inmigrantes e invocan «sólidos argumentos morales»; la estabilidad de sus sociedades peligra, dicen, con las avalanchas de seres humanos que llegan desesperados a sus fronteras. Los grandes de la Europa occidental esgrimen razones no menos poderosas para acogerles; la canciller Merkel advierte de que en esta crisis migratoria, la mayor desde la Segunda Guerra, «Europa debe mostrar sus valores», en particular su concepción de la dignidad human..
27-09-2015 | Fuente: abc.es
El rechazo a los refugiados se uneen Europa al miedo al islam
El debate político entre líderes europeos recuerda por momentos un diálogo de sordos. Los países de Centroeuropa no quieren aceptar las nuevas oleadas de inmigrantes e invocan «sólidos argumentos morales»; la estabilidad de sus sociedades peligra, dicen, con las avalanchas de seres humanos que llegan desesperados a sus fronteras. Los grandes de la Europa occidental esgrimen razones no menos poderosas para acogerlos; la canciller Merkel advierte de que en esta crisis migratoria, la mayor desde la Segunda Guerra, «Europa debe mostrar sus valores», en particular su concepción de la dignidad human..
27-10-2013 | Fuente: elpais.com
Apsis Hotels hace tabla rasa y se reinventa en Centroeuropa
La cadena inaugura en Praga tras reducir su oferta española
07-06-2013 | Fuente: abc.es
Al menos 18 personas han muerto a raíz de las intensas lluvias y riadas que desde el viernes azotan a Centroeuropa y, aunque en algunas de las regiones más afectadas la alarma comienza a bajar, otras están aún a la espera de lo peor.En Alemania, la situación adquiere un dramático cariz pues, además de todas las áreas que ya han quedado anegadas, como gran parte de Baviera, ahora se espera que la crecida de los ríos alcance también el norte del país. Las previsiones apuntan a que los ríos Elba, Spree y Neisse aumentarán considerablemente su caudal el próximo fin de semana, sobre todo en Baja Sa..
03-06-2013 | Fuente: abc.es
Al menos ocho personas han muerto y cerca de una decena están desaparecidas por las fuertes lluvias y riadas que desde el fin de semana han anegado numerosas regiones de Alemania, la República Checa y Austria, y amenazan con llegar a Hungría, Eslovaquia y Polonia.En Alemania, donde se registró una de las muertes, la situación es dramática, especialmente en algunas regiones del estado de Turingia, en el este del país, y en la ciudad de Passau (Baviera), donde el centro histórico está anegado desde hace dos días. Brigadas de soldados han sido enviadas hoy para participar en las labores de conten..