Infortelecom

Noticias de cdu

20-02-2018 | Fuente: elpais.com
Merkel, segunda parte
La canciller ha propuesto a Annegret Kramp-Karrenbauer, una política capaz de garantizar su legado, como número dos de la CDU
19-02-2018 | Fuente: elpais.com
Merkel aúpa a una líder regional, considerada su posible sucesora
El nombramiento de Annegret Kramp-Karrenbauer, del ala centrista de la CDU, se interpreta como un movimiento para fortalecer a una sustituta muy parecida a la canciller
19-02-2018 | Fuente: abc.es
Annegret Kramp-Karrenbauer, candidata de Merkel a sucederla como presidenta de la CDU
«La decisión ha sido difícil para mí porque el electorado del Sarre me había dado su confianza, con más del 40% de los votos y esa no es una responsabilidad que pueda dejarse alegremente, pero creo que vivimos el momento político más difícil de la historia reciente de Alemania y en momentos como este no vale con decir lo que habría que hacer, sino que es necesario asumir responsabilidades y ponerse manos a la obra». Así ha explicado Annegret Kramp-Karrenbauer su paso al frente y su decisión de presentarse como aspirante a la presidencia de la Unión Cristianodemócrata (CDU) con respaldo de Angela Merkel. La directiva de la CDU había pedido expresamente a Merkel que solucionase el asunto de la sucesión cuanto antes y la canciller ha atendido la iniciativa propia de Kramp-Karrenbauer, que se había propuesto discretamente. «Ha demostrado en su región lo mucho que puede hacer por el partido, nos conocemos ya desde hace tiempo y creo que es muy capaz, por eso tiene mi respaldo», ha dicho sobre la candidata que será votada el próximo lunes, «cuando presenté su designación a la directiva, lo cierto es que fue recibida con gran apoyo». «La idea de asumir la secretaría general fue de ella», ha aclarado Merkel, «lo que a mí me llamó la atención bastante porque no es normal que una primera ministra exitosa y que ha ganado unas elecciones recientemente deje un cargo ejecutivo para asumir un cargo dentro del partido». Frente a otros posibles candidatos, que habrían desplazado a la CDU más a la derecha, tratando de placar el ascenso del partido populista y antieuropeo Alternativa para Alemania (AfD), Kramp-Karrenbauer ha sido una de las grandes defensoras dentro del partido de la política de puertas abiertas a los refugiados que lideró Merkel en 2015, ante la tragedia humanitaria que se vivía en Hungría, y su designación es interpretada como una señal de continuidad. Eso no quiere decir, sin embargo, que no llegue a la dirección de la CDU decidida a dejar su propia impronta. «Espero impulsar un proceso de renovación programática que tenga en cuenta tanto las raíces liberales como las raíces conservadoras del partido», ha dicho la propia Kramp-Karrenbauer en su primera comparecencia como secretaria general designada a la que ha acudido vestida con unos colores vetados en el manido guardarropa de Merkel y con los que da a entender que su designación aportará novedades. En El Sarre gobierna desde 2011 al frente de un tripartito con Los Verdes y el Partido Liberal, la denominada Coalición Jamaica que Merkel intentó como primera opción para el gobierno federal y que fracasó tras varias semanas de negociaciones, lo que la señala como una política capaz de tender esos puente con mayor efectividad. «Llegar a las próximas elecciones con un resultado que nos permita formar gobierno será el primero de mis objetivos», ha confirmado Kramp-Karrenbauer durante su presentación. A quienes la pronunciación de su nombre suponga un problema irresoluble, debe aliviar que en el partido todo el mundo se refiere a ella en la forma abreviada «AKK». Tiene 55 años, es católica y formada en Ciencias Políticas. Tiene numerosas conexiones personales y familiares con Francia y ha levantado polémicas cuando ha comparado, por ejemplo, la homosexualidad con el incesto o la poligamia. De hecho, hasta 48 horas antes del anuncio se esperaba la designación de un candidato mucho más discreto y menos controvertido como Peter Tauber, el secretario general de la CDU y estrecho colaborador de Merkel que sin embargo ayer hizo pública su intención de dejar el cargo. Recientemente ha debido sometarse a una operación y los «motivos médicos» a los que tan a menudo se recurre en este caso hubieran sido una buena y presentable explicación para su decisión, pero evitó mencionarlos y ha dejado tras de sí una estela de descontento. Todo esto sucede en la CDU mientras las bases socialdemócratas (SPD) van votando por correo postal sobre el acuerdo de gran coalición al que su directiva ha llegado con Merkel. El resultado será hecho público el próximo día 24 de febrero y, en caso de ser negativo, obligaría a la convocatoria de nuevas elecciones a las que muy posiblemente ya no se presentaría Merkel como candidata. Si la gran coalición llega en cambio a buen término, en el congreso que la CDU celebrará el 26 de febrero, Merkel espera anunciar los nombres de los próximos ministros de su gabinete, entre los que se espera figuren jóvenes personalidades de peso como Jens Spahn o Julia Klöckners, que a lo largo de la legislatura irán también ganando perfil y que podrían optar más adelante, en competencia con Kramp-Karrenbauer, a la candidatura por la Cancillería de Berlín.
09-02-2018 | Fuente: elpais.com
Dirigentes de la CDU empiezan a rebelarse contra el liderazgo de Merkel
El líder de las Juventudes reclama que la dirección del partido se renueve con miembros menos veteranos
09-02-2018 | Fuente: elpais.com
Duras críticas a Merkel desde su partido por ceder la cartera de Finanzas al SPD
Un presidente regional y otros dirigentes de la CDU cuestionan la decisión de la canciller de dejar una de las carteras más importantes en manos de los socialdemócratas
09-02-2018 | Fuente: abc.es
Los líderes del SPD a la caza de votos a favor de la Gran Coalición
El 4 de marzo conoceremos el resultado final de la consulta en la que los 463.723 militantes del Partido Socialdemócrata alemán (SPD)podrán votar para ratificar, o no, el acuerdo de Gran Coalición pactado por su directiva con Merkel. Cientos de voluntarios se estaban alistando ayer para el recuento de los votos, que llegarán por correo en un plazo que empieza el 20 de febrero y termina el 2 de marzo. Si el resultado es positivo, Alemania volverá a tener un gobierno activo antes de Semana Santa. Si el resultado es negativo, nadie sabe lo que pasaría. Lo más probable, repetición de elecciones, pero sin el candidato Schulz e incluso es posible que sin la candidata Merkel. De momento, la nueva líder del partido, Andrea Nahles, la primera mujer en 153 años de historia al frente del SPD, prepara a toda prisa una campaña informativa pensada para las directivas regionales y a la caza de militantes a favor del acuerdo. «Es necesario que se conozca a fondo el texto del acuerdo, sus enormes repercusiones, así como el potencial que el SPD gana en política europea», defienden fuentes de la Casa Willy Brandt. Pero hay alguien que les lleva la delantera. Resulatdo vinculante Las juventudes del SPD, los Jusos, llevan semanas promoviendo afiliaciones al partido de ciudadanos, independientemente de sus ideas políticas, para que aumente el número de votos negativos. Tan solo en enero, 24.339 nuevos afiliados formalizaron su inscripción. «Hay muchos jóvenes y no tan jóvenes que no quieren que vuelva al gobierno la Gran Coalición y en esa votación podrán expresarlo, no hay nada malo en que aumente el número de militantes del partido», defiende Delara Burkhardt, la vicepresidenta de los Jusos. Esta iniciativa está recibiendo sin embargo muchas críticas, sobre todo por el hecho de que se están afiliando, por ejemplo, muchos extranjeros, que con su voto podrían modificar un acuerdo fruto de unas elecciones en las que el pueblo alemán emitió un mandato soberano. La directiva del SPD, en todo caso, mantiene que considera vinculante el resultado de la votación. Y si dentro del SPD la tensión continúa, en la Unión Cristianodemócrata (CDU), tampoco ha llegado el descanso tras la dura negociación. Merkel está siendo cuestionada por el alto grado de concesiones y su posición al frente del partido se debilita por momentos. «¡Puf! Al menos tenemos aún la Cancillería», tuiteó con ironía Olav Gutting tras conocerse que el SPD se queda con seis ministerios, entre los que destaca el de Finanzas. «Hace prever el final de la sólida política presupuestaria», reconocía Werner M. Bahlsen, presidente del consejo económico de la CDU, en medio de una gran alarma por los titulares al respecto de los periódicos del sur de Europa.
08-02-2018 | Fuente: elpais.com
Duras críticas a Merkel desde su partido por ceder la cartera de Finanzas al SPD
Un presidente regional y otros dirigentes de la CDU cuestionan la decisión de la canciller de dejar una de las carteras más importantes en manos de los socialdemócratas
07-02-2018 | Fuente: elpais.com
Merkel se declara preparada para hacer ?dolorosas concesiones? para formar Gobierno
CDU y SPD ultiman una intensa negociación tras casi cinco meses de Gobierno interino
06-02-2018 | Fuente: abc.es
Solo un pacto sobre sanidad retrasa la gran coalición entre Merkel y Schulz
Merkel entró este martes en la última reunión de negociaciones reconociendo que serían necesarias «concesiones dolorosas» para llegar a un acuerdo y, al cierre de esta edición, continuaba la agonía. El total de 91 integrantes de los equipos de negociación, encerrados en la Casa Konrad Adenauer y con intención de no salir de allí hasta haber cerrado un pacto de gran coalición, pulían con filigranas el borrador de 170 páginas que circulaba por las redacciones de los medios alemanes desde primera hora de la mañana y que a lo largo del día fue modificado a medida que se llegaba a sucesivos acuerdos parciales. Dos de los principales escollos sobre la mesa seguían siendo dos insistentes demandas socialdemócratas: acabar con los contratos temporales injustificados y garantizar la igualdad de trato en la asistencia sanitaria pública y privada. «Tenemos buenos motivos para suponer que en esta decisiva jornada se alcanzarían resultados buenos, constructivos, sólidos y compartidos para Alemania y para un gobierno estable y duradero», resumía sus espectativas al inicio de la última ronda el presidente de los socialdemócratas, Martin Schulz. Exportaciones de armas A media tarde quedaron resueltas las diferencias en torno a las exportaciones de armamento y el presupuesto de la Bundeswehr, el Ejército alemán, y poco más tarde se filtraba que también había fumata blanca en el tan conflictivo capítulo de la política laboral. Quien pase de un contrato indefinido a otro temporal podrá en el futuro regresar a su antiguo estatus y las empresas de más de 45 empleados deben garantizar el derecho de sus trabajadores a recolocarse en puestos indefinidos y las empresas de más de 200 empleados podrán tener un máximo de 15 temporales. «No os hagáis ilusiones, todavía queda el seguro médico y el reparto de carteras ministeriales», soltaba a modo de jarro de agua fría sobre los periodistas apostados a la puerta de la sede de la Unión Cristianodemócrata (CDU) uno de los portavoces del partido de Merkel. Ese último asunto es en esta coalición más controvertido que en ninguna otra anterior. La tradición dicta que el líder del socio menor, en este caso el socialdemócrata Martin Schulz, ocupe la vicecancillería y el Ministerio de Exteriores, pero se da el caso de que Schulz prometió personalmente a Sigmar Gabriel, cuando este le cedió la presidencia del partido para reforzar su candidatura a la Cancillería, que si el SPD llegaba a un nuevo gobierno con Merkel, la cartera de Exteriores seguiría en manos de Gabriel. Fuentes de la CDU reiteraban este martes que en ningún caso su partido aceptaría a Schulz en la cartera de Finanzas, que hubiese podido tomarse como un plan b. «Eso sería como renunciar a todo el trabajo de Wolfgang Schäuble en los últimos años y abrir de nuevo en Europa las puertas a la deuda», explicaban como motivos. Y además pesan las declaraciones que el propio Schulz realizó después de las elecciones del pasado 24 de septiembre, asegurando que nunca formaría parte de un gobierno dirigido por Angela Merkel. Fuentes del SPD repiten desde hace días que apenas terminen las negociaciones el partido pondrá sobre la mesa la sucesión en la presidencia, después de que Schulz se haya echado encima a las bases, primero con su negativa a negociar con Merkel y después defendiendo esa como la única y mejor opción. Su futuro al frente del partido, por tanto, es bastante incierto, y todavía queda en su agenda una comprometida cita. Una vez cerrado el acuerdo por parte de los negociadores, el pacto de a gran coalición debe cumplir un último requisito. Tal y como prometió el presidente del Partido Socialdemócrata (SPD) en el último congreso extraordinario de la formación política, el acuerdo será sometido a la votación de las bases, una consulta a los alrededor de 450.000 militantes que sin embargo está siendo examinada por el Tribunal Constitucional alemán. El máximo tribunal ha recibido cinco querellas por inconstitucionalidad contra esa votación por la vía de urgencia, que alegan que no se corresponde en sentido estricto con lo que establece la Ley Fundamental alemana. Dos de las querellas han sido rechazadas por falta de consistencia argumentativa y las otras tres están siendo evaluadas por los jueces de Karlsruhe, sin que se sepa todavía si serán admitidas a trámite o no y cuándo será tomada esa decisión. Ya hace cuatro años, cuando Merkel firmó su primera gran coalición con los socialdemócratas, fue sometido el acuerdo a votación de las bases y el Constitucional se negó a dictar la prohibición provisional de la votación. En aquel caso consideró que «solamente los actos de violencia pública contra la Constitución» pueden ser condenados y que aquella votación de las bases no podía ser tomada como un «acto de titularidad pública». Esta vez las querellas abundan en argumentación sobre una violación de la ley de mandato parlamentario, que situaría el voto de los diputados del SPD en el parlamento por encima del voto de los militantes en la toma interna de decisiones del partido. Un portavoz del Constitucional aclaró este martes, en todo caso, que lo decidido en 2013 no obliga a una decisión igual ahora, puesto que las argumentaciones de las querellas son diferentes. Los escollos Política laboral El SPD exigía obligar por ley a convertir e indefinidos los contratos temporales a menos que haya una justificación de peso para no hacerlo. El compromiso de la gran coalición consiste en fijar legalmente que quien pase de un contrato indefinido a otro temporal pueda regresar a su antiguo estatus y las empresas de más de 45 empleados deben garantizar el derecho de sus trabajadores a recolocarse en puestos indefinidos. Las empresas de más de 200 empleados podrán tener un máximo de 15 temporales. Seguro médico El SPD considera irrenunciable una equiparación de los seguros médicos públicos y privados y exige que los médicos cobren las mismas tarifas trabajando para ambos tipos de seguro. Los conservadores han ofrecido a modo de compromiso limitar esa equiparación a ciertas especialidades para evitar un desfase presupuestario, pero al cierre de esta edición los partidos seguían discutiendo sobre este último punto sin haber llegado todavía a un acuerdo.
06-02-2018 | Fuente: elpais.com
La CDU y el SPD se desploman en las encuestas
AfD mejora sus pronósticos electorales y acaricia la segunda posición de los socialdemócratas
...
8
...