Infortelecom

Noticias de cdu

24-09-2017 | Fuente: abc.es
Merkel gana con sustancial pérdida respecto a las anteriores elecciones
Los sondeos a pie de urna, hechos públicos apenas cerraban los colegios electorales, señalan que la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel ha ganado de nuevo las elecciones alemanas con el 33,5% de los votos, un resultado muy cómodamente por delante de su principal contrincante, el Partido Socialdemócrata (SPD), que solamente el 21% de los votos, pero con una sustancial pérdida de votos desde 41,5% de las elecciones de 2013. En la Casa Konrad Adenauer, este resultado no ha sid recibido con demasiada alegría. Si el recuento de los votos confirma estos datos, solamente son posibles dos coaliciones de gobierno: o bien una reedición de la gran coalición con los socialdemócratas, con los que suman aproximadamente un 55% de los votos y que no haría honor a ese nombre sino que sería más bien una pequeña coalción, o el experimento de la «coalición Jamaica», una asociación a tres bandas con los liberales del FDP y con Los Verdes. Para el candidato socialdemócrata, Martin Schulz, el resultado es especialmente negativo. Tras una subida en las encuestas que amenazaba incluso con desplazar a Merkel de la cancillería de Berlín, en el momento de anunciar su candidatura, habría obtenido solamente el 21% de los votos, en sus peores niveles de la historia de la República Federal y lejos de cualquier acuerdo de gobierno con otro partido que no sea el de Merkel. Las grandes celebraciones tiene lugar a esta hora en las sedes de los partidos más pequeños. Alternativa para Alemania (AfD), de posiciones anti euro y anti extranjeros, tiene el 13% de os votos y entrará en el Bundestag aproximadamente con 80 escaños «¡Lo hemos conseguido! ¡Estamos en el Bundestag y desde ahí vamos a cambiar este país!» ha dicho en una primera reacción y solamente con las encuestas a pie de urna uno de sus dos candidatos, el ex miembro de la CDU Alexander Gauland, agradeciendo en medio de una gran fiesta improvisada el trabajo de todos los voluntarios. La llegada de AfD al Bundestag asegura un cambio de tono y de cultura parlamentaria en Alemania, dada la forma de hacer política que han mantenido durante la campaña electoral y que han prometido trasladar a la moqueta azul del Bundestag. En la noche de cierre de campaña, seguidores de AfD reventaron el mitin de Merkel con silbatos y caceroladas y en las últimas horas antes de la campaña han inundado las redes sociales con vídeos en los que se acusa a la canciller alemana de ser la culpable de asesinatos y violaciones de mujeres alemanas. También en las últimas horas la cúpula del partido ha mostrado una gran división y está por ver si esta noche aparece en la sede o no la ex presidenta y todavía miembro de la directiva Frauke Petry. Gauland ha salido a hacer sus primeras declaraciones escoltado por Beatrix von Storch, eurodiputada de AfD y nieta de un ministro de Finanzas de Hitler, que por su parte ha dicho que «Ha llegado el momento de devolver Alemania al lugar que no debió abandonar y ahora tenemos en mandato parlamentario para hacerlo». También en la sede del Partido Liberal (FDP) el ambiente es de fiesta. Superada la depresión de 2013, cuando después de formar coalición de gobierno con el socialdemócrata Gerhard Schröder quedaron por debajo del 5% de los votos y por tanto fuera del parlamento, vuelven a ocupar sus escaños con un 10% de los votos, un porcentaje que les permite optar al puesto de socio menor en una coalición de gobierno. Los verdes, por su parte, con el 9,2% de los votos, no están satisfechos pero respiran con alivio después de que algunos de los últimos sondeos los hubiesen descartado como partido parlamentario. Quedan a la par con Die Linke (La Izquierda), que con el 9% de los votos apenas puede hacer una oposición efectiva. Merkel, por tanto, sale debilitada de estas elecciones, pero con la confianza del electorado alemán para afrontar cuatro años más de gobierno y mantener, como ha prometido, la estabilidad de Alemania. Su contrapeso a las propuestas de «refundación de Europa» que el francés Macron está a punto de presentar será más o menos la misma si se asocia con los socialdemócratas o con liberales y verdes, pero la pérdida de votos respecto a la anterior legislatura propulsa la influencia de Macron en la UE, donde tradicionalmente es Alemania la que marca el ritmo mientras Francia toca la melodía, pero que podría comenzar a bailar a partir de ahora a un ritmo un poco más francés. El ascenso de la extrema derecha, similar a este, lo hemos visto en otros países vecinos, como Holanda o Austria, pero esos casos no son comparables a Alemania por la historia de este país y por la importancia y dimensión de la influencia de Alemania en la UE. Expertos como Manfred Gülllner, directo del instituto demoscópico Forsa, consideran que se trata de un fenómeno político coyuntural «que se beneficia de un voto protesta, pero que terminará siendo con el tiempo políticamente irrelevante, como ocurre con el NPD», en referencia al partido de clara orientación neonazi que no ha obtenido nunca presencia parlamentaria. Güllner destaca también en este resultado que en estas elecciones han votado más alemanes de mayor edad que nunca porque «son los primeros comicios en los que se deja sentir el cambio demográfico», y considera que también hay elementos de análisis positivos en la irrupción de AfD en la política alemana, como por ejemplo que «la repolitización de Alemania en estas últimas semanas es un síntoma saludable para la democracia alemana, aunque el tono agresivo y antidemocrático hará recular a muchos votantes que solo deseaban protestar en las urnas».
24-09-2017 | Fuente: abc.es
En directo: La participación ronda el 41,1 por ciento, tres décimas menos que en 2013
17:46 Este domingo, unos 61,5 millones de votantes están convocados a las urnas en Alemania. 17:11 The Guardian: «Los resultados electorales de hoy se estarán observando atentamente en toda Europa. Alemania es la mayor economía del continente y su papel en la toma de decisiones de la UE es determinante». 16:55 Sigmar Gabriel, ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, vicecanciller y miembro destacado del SPD, no espera que los resultados de su partido sean buenos. «No pinta bien», ha explicado esta tarde. 16:39 A pesar de la baja participación general, estados como el de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania, han registrado hasta un tres puntos más de votos respecto a los comicios de hace cuatro años. 16.01 La participación hasta las 14.00 ha caído tres décimas respecto a la de 2013, según datos oficiales. Según el informe de la Oficina Electoral, un 41,1 por ciento de los alemanes registrados para votar había depositado su papeleta frente al 43,3 por ciento de la anterior convocatoria electoral. Se espera que las primeras proyeccciones se den a conocer en torno a las 18.00 horas, instantes después del cierre de los colegios. 15.00 Merkel votó hacia las 14:30 en el colegio instalado en el comedor universitario de la Universidad Humboldt de Berlín mientras que su rival más importante, el líder socialdemócrata Martin Schulz, había votado por la mañana en la alcaldía de Würselen (oeste de Alemania), su ciudad natal. La CDU de Merkel tiene una ventaja de en torno a 14 puntos en los sondeos de opinión frente al Partido Socialdemócrata (SPD). Si se cumplen los pronósticos de las encuestas, Merkel tendrá que volver a buscar socio para gobernar y probablemente estará ante la alternativa de continuar con la gran coalición con el SPD o formar una alianza tripartita por el FDP, considerado como el socio natural de la CDU, y Los Verdes. El presidente alemán Frank-Walter Steinmeier y su mujer, Elke Buedenbender, hacían cola esta mañana antes de emitir su voto en Berlín- AFP 13.27 Los partidos alemanes siguen haciendo campaña para pedir el voto durante la jornada electoral, con las redes sociales como protagonistas para movilizar a sus simpatizantes e intentar convencer a los indecisos antes del cierre de las urnas, según informa EFE. «Quien quiera que Angela Merkel siga siendo canciller, debe votar hoy a la CDU», es el reiterado mensaje de los cristianodemócratas en Twitter, donde piden apoyo para «fortalecer el centro», apoyar a las familias y los niños y garantizar empleos seguros y una economía fuerte. 12.00 Alemania es cada vez más española? y viceversa. Nos llevan ventaja en innovación tecnológica y en desempleo, pero estamos a la par en pracariedad. Lee aquí que nos separa y qué nos une. Dos jóvenes votan vestidas con trajes tradicionales de la Selva Negra- AFP 11.30 La canciller saca en todas las encuestas al menos 12 o 13 puntos de ventaja a su inmediato perseguidor, Martin Schulz 11.00 «Martin Schulz, el efecto suflé», aquí puedes leer un perfil del candidato socialdemócrata. 10.52 El candidato socialdemócrata a la cancillería alemana, Martin Schulz, ha votado, en compañía de su esposa, en su ciudad natal, Würselen, en donde empezó su carrera política. «Mi dos votos han sido por el Partido Socialdemócrata. Naturalmente eso no es suficiente, ahora tenéis que ir vosotros a votar», ha anunciado en Facebook. En Alemania cada elector tiene dos votos, uno para un candidato de su circunscripción y otro para la lista de un partido. El SPS de Schulz está en todas las encuestas en clara desventaja, en torno a 14 puntos, frente a la Unión Cristianodemócrata. Vista general del comienzo de la maratón en Berlín- Reuters 9.30 Difícil moverse por Berlín, pero no por la seguridad de la jornada electoral sino porque la ciudad celebra hoy su maratón. Cem Ozdemir, copresidente del Partido de los Verdes, y cocandidato a las elecciones generales, emite su voto para las elecciones federales en Alemania en un colegio electoral de Berlín-Kreuzberg- EFE 9.13 El presidente alemán, Frank Walter Steinmeier, ha llamado a sus conciudadanos a hacer uso del derecho de voto y ha advertido que quien no vota permite que otros decidan sobre el futuro del país. «El derecho a votar es un derecho ciudadano. Para mí además en una democracia es el mas alto deber ciudadano», ha dicho en un mensaje a los alemanes. «Quien no vota deja que otros decidan sobre el futuro de nuestro país», ha advertido. Según ha expresado, nunca antes se había sentido tan claramente que unas elecciones tienen que ver «con el futuro de Europa y el futuro de la democracia», probablemente en alusión al inminente acceso al Parlamento AfD. Un ciudadano vota en Berlín- Reuters 8.25 «Angela Merkel, la garante de la estabilidad». Lee aquí un perfil de la «Mujer más poderosa del mundo», como la denominó la revista Forbes. 8.15 Durante el tiempo que Merkel ha estado en el gobierno, Alemania se ha convertido en el motor de Europa y ha consolidado las relaciones con España. Aquí te contamos la transformación de un país que ha pasado de incumplir el Pacto de Estabilidad europeo, sobrepasando el límite de déficit del 3% del PIB y con un endeudamiento que escandalizaba a los contribuyentes, a recibir reprimendas del FMI por su excesivo superávit. 8.10 Las elecciones no depararán grandes sorpresas. Ya está claro que Angela Merkel conseguirá su cuarta victoria consecutiva tras doce años en la cancillería, pero habrá que ver cuál será el escenario a posteriori con la presencia de un partido ultraderechista en los escaños del Bundestag por vez primera desde 1961. Los sondeos auguran que Alternativa para Alemania (AfD) se estrenará en el Bundestag como tercera fuerza parlamentaria, con alrededor del 11 % de los votos. 8.00 Los colegios electorales en Alemania acaban de abrir sus puertas para celebrar unos comicios generales en los que 61,5 millones de electores podrán elegir a sus representantes en el Parlamento y su futuro Gobierno. Los colegios cerraran sus puertas a las 18.00 (hora peninsular española) e inmediatamente después se conocerán los primeros sondeos a pie de urna.
24-09-2017 | Fuente: abc.es
En directo: Europa felicita a Merkel por su victoria
22:38 La canciller alemana y líder de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), Angela Merkel, ha defendido este domingo tras las elecciones federales la formación de un "gobierno estable" en respuesta a una pregunta sobre la posibilidad de impulsar un gobierno en minoría. 22:11 «Jamaica», la inédita y «única» coalición posible de Merkel en Alemania: Los resultados de las elecciones alemanas de hoy y el anuncio de los socialdemócratas de que van a la oposición deja sólo una opción viable de coalición: un inédito tripartito a escala federal entre conservadores, liberales y verdes tan exótico como su denominación, «Jamaica». 22:09 La crónica de Hermann Tertsch: Traumático triunfo de Merkel en las elecciones alemanas 22:05 El portavoz del Partido Popular (PP) en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons, ha felicitado hoy a la canciller alemana, Angela Merkel, por su victoria en las elecciones generales celebradas hoy, un triunfo que "dará más estabilidad" a la Unión Europea (UE). 21:54 El Partido Democrático Libre alemán (FDP) se ha ofrecido como posible socio de gobierno de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, aunque ha planteado condiciones. 21:40 Merkel: Confía en que se forme un Gobierno estable antes de Navidad Merkel, tras saber los primeros resultados- REUTERS 21:01 El partido alemán Los Verdes ha manifestado su «alegría» por los resultados que han obtenido en las elecciones federales, que se mezcla con la preocupación por «la entrada de nazis en el Parlamento». «La alegría por nuestro resultado se mezcla con preocupación. Vivimos en una república que ha cambiado: los nazis vuelven a entrar en el Bundestag», ha declarado el partido a través de su cuenta oficial de Twitter. 20:42 El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha felicitado a la canciller alemana, Angela Merkel: «Felicito a Angela Merkel por la victoria de la CDU en las elecciones generales. Una Alemania fuerte en una Europa mejor», ha escrito en su cuenta de Twitter. 22:33 «No hay que darle vueltas al asunto, esperábamos un mejor resultado pero no debemos olvidar que hemos pasado por una difícil legislatura: En todo caso, hemos logrado nuestros objetivos estratégicos, que era seguir siendo el partido más fuerte y que no se puede formar gobierno en contra nuestra», ha afirmado Merkel. 20:22 El líder del Partido Democrático Libre (FDP), Christian Lindner, ha afirmado que su formación «está dispuesta» a afrontar la «responsabilidad» que implican los resultados de las elecciones. Estas declaraciones son un claro guiño a la canciller y líder de la Unión Cristiano Demócrata (CDU), Angela Merkel, después de que el Partido Socialdemócrata (SPD) anunciara su intención de no volver a pactar una coalición CDU-SPD. «Esta nueva oportunidad viene con una gran responsabilidad y estamos dispuestos para afrontarla», ha afirmado Lindner 19:59 Las imágenes que deja la jornada de elecciones en Alemania 19:45 El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha felicitado a la canciller alemana, Angela Merkel, por su victoria en las elecciones de su país: «Alemania sigue comprometida con las ideas europeas. Ahora vamos a trabajar juntos para reformar Europa», ha señalado en Twitter. 19:29 La líder del partido ultraderechista francés Frente Nacional, Marine Le Pen, ha felicitado a sus «aliados» (también extremistas) de Alternativa para Alemania (AfD): «¡Bravo por nuestros aliados de AfD por su resultado histórico! Es un nuevo símbolo de la rebelión de los pueblos europeos». 19:25 Angela Merkel ha señalado que escuchará las inquietudes de los votantes del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD): «Hemos tenido doce años de responsabilidad de gobierno y no estaba claro que fuéramos a ser de nuevo el partido más importante, pero en estas elecciones también hemos sido testigos de la llegada al Parlamento de AfD. Vamos a llevar a cabo un análisis concienzudo. Queremos recuperar a los votantes que votaron por AfD y queremos descubrir sus inquietudes y preocupaciones» 19:10 Angela Merkel, ha admitido que hubiera deseado «un resultado mejor», tras lograr la reelección para un cuarto mandato. Además, se ha comprometido a «reconquistar» al elector de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). «Hemos logrado el objetivo estratégico», ha aformado la líder conservadora, desde la sede de su Unión Cristianodemócrata (CDU), para destacar a continuación que ninguna otra formación, fuera de la suya, podrá tratar de formar una coalición de Gobierno. 19:04 El candidato socialdemócrata a la Cancillería de Alemania, Martin Schulz, ha reconocido su derrota en las elecciones celebradas este domingo y ha hablado de un día «difícil y amargo para la socialdemocracia». En una comparecencia en la sede de su partido tras conocerse los primeros sondeos a pie de urna, Schulz ha alertado además de la fractura que supone la entrada en el Parlamento de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD). «Hemos fallado en nuestro objetivo», ha reconocido Schulz, quien ha alertado sobre la «impresionante fuerza de AfD». 18:48 Crónica de nuestra corresponsal en Alemania: Merkel gana con sustancial pérdida respecto a las anteriores elecciones 18:41 La cúpula del Partido Socialdemócrata alemán ha anunciado que ha decidido por unanimidad no volver a gobernar en coalición con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel y pasar a la oposición. 18:31 ¿Qué pasarán en Alemania? De confirmarse los pronósticos iniciales, sólo hay dos opciones de alianza de gobierno posible: 1-La reedición de la gran coalición con los socialdemócratas como la que ha liderado en la última legislatura Merkel. 2-Un tripartido inédito a escala federal entre las filas de la canciller, los Verdes y el FDP. 18:28 Siempre según los sondeos de ZDF, el Partido Liberal (FDP), mientras que La Izquierda y los Verdes empatarían en el 9 %. Estos resultados son muy similares al sondeo hecho público en paralelo por la primera cadena ARD, que otorga al bloque conservador un 32,5 % de los votos, seguido por el 20 % para el Partido Socialdemócrata (SPD) del aspirante Martin Schulz y el 13,5 % de AfD. Estos porcentajes suponen el hundimiento del SPD, bajo el liderazgo de Martin Schulz, en el peor resultado en unas generales de su historia. 18:25 Según nuevos datos basados en sondeos a pie de urna de la cadena pública ZDF, el bloque conservador de la canciller alemana, Angela Merkel ha ganado las elecciones con un 33,5 % de los votos, 12 puntos más que los socialdemócratas. En ellos también se especifica que la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) es tercera fuerza, con un 13%. 18:19 El partido filonazi Alternativa para Alemania (AfD) se ha convertido en la primera formación de ultraderecha en llegar al Parlamento alemán desde 1961, con un 13,5 por ciento de los votos. 18:07 Angela Merkel se dirige hacia su cuarto mandato como canciller de Alemania. Según las primeras encuestas a pie de urna obtendría el 32,5% de los votos. 17:46 Este domingo, unos 61,5 millones de votantes están convocados a las urnas en Alemania. 17:11 The Guardian: «Los resultados electorales de hoy se estarán observando atentamente en toda Europa. Alemania es la mayor economía del continente y su papel en la toma de decisiones de la UE es determinante». 16:55 Sigmar Gabriel, ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, vicecanciller y miembro destacado del SPD, no espera que los resultados de su partido sean buenos. «No pinta bien», ha explicado esta tarde. 16:39 A pesar de la baja participación general, estados como el de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania, han registrado hasta un tres puntos más de votos respecto a los comicios de hace cuatro años. 16.01 La participación hasta las 14.00 ha caído tres décimas respecto a la de 2013, según datos oficiales. Según el informe de la Oficina Electoral, un 41,1 por ciento de los alemanes registrados para votar había depositado su papeleta frente al 43,3 por ciento de la anterior convocatoria electoral. Se espera que las primeras proyeccciones se den a conocer en torno a las 18.00 horas, instantes después del cierre de los colegios. 15.00 Merkel votó hacia las 14:30 en el colegio instalado en el comedor universitario de la Universidad Humboldt de Berlín mientras que su rival más importante, el líder socialdemócrata Martin Schulz, había votado por la mañana en la alcaldía de Würselen (oeste de Alemania), su ciudad natal. La CDU de Merkel tiene una ventaja de en torno a 14 puntos en los sondeos de opinión frente al Partido Socialdemócrata (SPD). Si se cumplen los pronósticos de las encuestas, Merkel tendrá que volver a buscar socio para gobernar y probablemente estará ante la alternativa de continuar con la gran coalición con el SPD o formar una alianza tripartita por el FDP, considerado como el socio natural de la CDU, y Los Verdes. El presidente alemán Frank-Walter Steinmeier y su mujer, Elke Buedenbender, hacían cola esta mañana antes de emitir su voto en Berlín- AFP 13.27 Los partidos alemanes siguen haciendo campaña para pedir el voto durante la jornada electoral, con las redes sociales como protagonistas para movilizar a sus simpatizantes e intentar convencer a los indecisos antes del cierre de las urnas, según informa EFE. «Quien quiera que Angela Merkel siga siendo canciller, debe votar hoy a la CDU», es el reiterado mensaje de los cristianodemócratas en Twitter, donde piden apoyo para «fortalecer el centro», apoyar a las familias y los niños y garantizar empleos seguros y una economía fuerte. 12.00 Alemania es cada vez más española? y viceversa. Nos llevan ventaja en innovación tecnológica y en desempleo, pero estamos a la par en pracariedad. Lee aquí que nos separa y qué nos une. Dos jóvenes votan vestidas con trajes tradicionales de la Selva Negra- AFP 11.30 La canciller saca en todas las encuestas al menos 12 o 13 puntos de ventaja a su inmediato perseguidor, Martin Schulz 11.00 «Martin Schulz, el efecto suflé», aquí puedes leer un perfil del candidato socialdemócrata. 10.52 El candidato socialdemócrata a la cancillería alemana, Martin Schulz, ha votado, en compañía de su esposa, en su ciudad natal, Würselen, en donde empezó su carrera política. «Mi dos votos han sido por el Partido Socialdemócrata. Naturalmente eso no es suficiente, ahora tenéis que ir vosotros a votar», ha anunciado en Facebook. En Alemania cada elector tiene dos votos, uno para un candidato de su circunscripción y otro para la lista de un partido. El SPS de Schulz está en todas las encuestas en clara desventaja, en torno a 14 puntos, frente a la Unión Cristianodemócrata. Vista general del comienzo de la maratón en Berlín- Reuters 9.30 Difícil moverse por Berlín, pero no por la seguridad de la jornada electoral sino porque la ciudad celebra hoy su maratón. Cem Ozdemir, copresidente del Partido de los Verdes, y cocandidato a las elecciones generales, emite su voto para las elecciones federales en Alemania en un colegio electoral de Berlín-Kreuzberg- EFE 9.13 El presidente alemán, Frank Walter Steinmeier, ha llamado a sus conciudadanos a hacer uso del derecho de voto y ha advertido que quien no vota permite que otros decidan sobre el futuro del país. «El derecho a votar es un derecho ciudadano. Para mí además en una democracia es el mas alto deber ciudadano», ha dicho en un mensaje a los alemanes. «Quien no vota deja que otros decidan sobre el futuro de nuestro país», ha advertido. Según ha expresado, nunca antes se había sentido tan claramente que unas elecciones tienen que ver «con el futuro de Europa y el futuro de la democracia», probablemente en alusión al inminente acceso al Parlamento AfD. Un ciudadano vota en Berlín- Reuters 8.25 «Angela Merkel, la garante de la estabilidad». Lee aquí un perfil de la «Mujer más poderosa del mundo», como la denominó la revista Forbes. 8.15 Durante el tiempo que Merkel ha estado en el gobierno, Alemania se ha convertido en el motor de Europa y ha consolidado las relaciones con España. Aquí te contamos la transformación de un país que ha pasado de incumplir el Pacto de Estabilidad europeo, sobrepasando el límite de déficit del 3% del PIB y con un endeudamiento que escandalizaba a los contribuyentes, a recibir reprimendas del FMI por su excesivo superávit. 8.10 Las elecciones no depararán grandes sorpresas. Ya está claro que Angela Merkel conseguirá su cuarta victoria consecutiva tras doce años en la cancillería, pero habrá que ver cuál será el escenario a posteriori con la presencia de un partido ultraderechista en los escaños del Bundestag por vez primera desde 1961. Los sondeos auguran que Alternativa para Alemania (AfD) se estrenará en el Bundestag como tercera fuerza parlamentaria, con alrededor del 11 % de los votos. 8.00 Los colegios electorales en Alemania acaban de abrir sus puertas para celebrar unos comicios generales en los que 61,5 millones de electores podrán elegir a sus representantes en el Parlamento y su futuro Gobierno. Los colegios cerraran sus puertas a las 18.00 (hora peninsular española) e inmediatamente después se conocerán los primeros sondeos a pie de urna.
24-09-2017 | Fuente: abc.es
Martin Schulz, el efecto suflé
Martin Schulz dejó la presidencia de la Comisión Europea, convencido de que su opción por la justicia social en Alemania desbancaría a Merkel, pero su «efecto» apenas duró unas semanas en las encuestas, se desinfló como un suflé y parece ya claro que la de canciller será otra de sus vocaciones frustradas. Dejó los estudios para ser futbolista y tuvo que renunciar a ese sueño por una lesión. Superó el alcoholismo apoyándose en su pasión por los libros y fue empresario en el sector editorial hasta que se lanzó a la política europea. En la arena alemana, el triunfo electoral se le ha resistido, pero es el pequeño de cinco hermanos, está muy entrenado en eso de no darse por vencido para salirse con la suya, así que rápidamente ha reculado y ha formulado ya, antes incluso de abrirse las urnas, las condiciones que pondrá sobre la mesa para negociar un acuerdo de gran coalición que después someterá a la votación de las bases del Partido Socialdemócrata. Resume sus «líneas rojas» en los siguientes puntos: igualdad de salarios entre hombres y mujeres, garantizar plazas escolares gratuitas de horario prolongado, abordar una reforma que mejore las pensiones y una Europa más fuerte y solidaria. Respecto a los impuestos, Schulz está de acuerdo en desmantelar el Impuesto de Solidaridad, aunque propone comenzar sólo con los ingresos medios y bajos. Y coincide en la rebaja fiscal propuesta por la CDU, de forma que la tasa impositiva máxima del 42% se aplique sólo a partir de ingresos de 60.000 euros anuales. En sus mítines habla mucho de política exterior y su colega Jo Leinen lo elogió diciendo que «sería un excelente representante de la política internacional alemana». Se preocupó por el retorno de Cuba a la comunidad internacional, exigió trabajo conjunto a Putin en la crisis de Siria y se comprometió con el acuerdo nuclear con Irán. También habló de un acuerdo sobre refugiados con Egipto y otros países africanos y conversó con Erdogan sobre el pacto entre la UE y Turquía. Tras la elección de Trump, Schulz reaccionó como un verdadero diplomático. «Merece el respeto de su alto cargo», dijo. Pero Sigmar Gabriel parece también bastante aferrado a Exteriores, así que habrá que ver quién se lo queda, si llega a buen puerto la reedición de la gran coalición con Merkel.
24-09-2017 | Fuente: abc.es
La era Merkel: del déficit al superávit
Ay, Alemania! ¡Quién te ha visto y quién te ve! En otoño de 2005, cuando Merkel ganó sus primeras elecciones generales, el país llevaba tres años incumpliendo el Pacto de Estabilidad europeo, sobrepasando el límite de déficit del 3% del PIB y con un endeudamiento que escandalizaba a los contribuyentes. Hoy recibe reprimendas del FMI por su excesivo superávit. Los «halcones» del BCE acogotaban por entonces sin piedad a las «palomas» y todavía se leía en la prensa que la institución monetaria europea había sido creada «a imagen y semejanza» del Bundesbank, sin que ningún economista germano pudiera siquiera imaginar hasta dónde podía llegar la política monetaria expansiva de un director del BCE de procedencia italiana. Solo un verso suelto, el socialdemócrata Thilo Sarrazin, osaba en 2005 criticar la política abierta de inmigración y subrayar sus costes para la identidad alemana, lo que le valió el ostracismo económico y político, con un altísimo precio para él y su familia. Y los berlineses todavía sonreían con condescendencia a quien se plantaba en la nueva capital alemana con intenciones de comprar un piso, en lugar de alquilarlo, y hacían cuentas sobre la servilleta de papel de la cafetería demostrando que el único que ganaría con esa operación era el banco. Hoy la prensa alemana emplea con soltura la expresión «burbuja inmobiliaria» sin que las autoridades se atrevan a reconocerla. Durante esta era Merkel, el mundo ha cambiado también con Alemania. Facebook no era en 2005 más que un catálogo de ligues que no traspasaba las puertas de Harvard y el Smartphone estaba por inventar, mientras que hoy Merkel hace campaña con youtubers y el populismo conquista voluntades en el reino de la posverdad, las redes sociales. El teléfono ya existía, claro está, pero en Washington se seguía repitiendo esa pregunta falsamente atribuida a Henry Kissinger: «¿A quién tengo que llamar cuando quiero hablar con Europa?». Y cuando los corresponsales escribían el adjetivo «todopoderoso» en un artículo firmado desde Alemania, no estaban refiriéndose precisamente al inquilino de la Cancillería de Berlín, recién mudada desde Bonn y cuyas obras todavía estaban en los últimos remates, sino a menudo al sindicato de la metalurgia, IG Metall. De Aznar a Rajoy ¿Las relaciones por entonces entre Alemania y España? Así, así. Schröder nos la tenía jurada después de que Aznar bloquease durante toda una noche la cumbre europea de Berlín, hasta que Alemania accedió a aumentar los fondos de cohesión para España. «Me voy a fumar un puro», dijo tras la enésima negativa y a eso de las cuatro de la mañana, cuando en la sala de prensa se hablaba ya de fracaso del encuentro. Después de eso y de la foto de las Azores, se había extinguido la relación política entre los dos gobiernos. En las imprescindibles bilaterales reinaba la tensión y el enfrentamiento. La incomunicación era total. Desde que Merkel gobierna en Berlín, por el contrario, los dos gobiernos han estrechado relaciones hasta la amistad personal, o al menos confluencia de intereses personales, que es a lo más que se puede llegar en estos casos. No solo Merkel y Rajoy han llegado a cierta complicidad en su relación política. Muy estrechos colaboradores de ambos pasan juntos incluso vacaciones de verano con sus familias, creando vías de influencia más efectivas que las puramente institucionales. Zapatero inició el proceso, agradando en su día a la canciller con la modificación exprés de la Constitución para limitar el déficit público, cuando Alemania, convertida a la austeridad, se empleaba afondo en imponer su fe al resto de los europeos. Y Rajoy, tras un quiebro alarmante para Berlín, cuando modificó unilateralmente su objetivo de déficit, ha sabido labrarse la fama de «hombre fiable» en la Cancillería. Decadencia socialdemócrata Pocos elementos permanecen inmutables en la era Merkel. Uno de ellos es la decadencia del Partido Socialdemócrata (SPD). Antes de irse, Schöder legisló una serie de recortes sociales, la «Agenda 2010», que según reconoce la canciller permitieron después a Alemania capear el temporal de la crisis, pero que partieron el partido por la mitad. El número dos del gobierno Schröder, Oskar Lafontanie, dio un portazo y se marchó a Die Linke, dejando a la izquierda alemana dividida e irredenta. Mientras tanto, Merkel ha ido superando crisis tras crisis : la financiera de 2008, colocándose del lado de los ahorradores y saliendo a garantizar «su dinero está seguro en el banco»; la del euro y los rescates, bajo el principio «no hay alternativa»; la de Fukushima, legislando el abandono exprés de la energía nuclear en Alemania; el Brexit, que «significa Brexit»; y la de los refugiados, repitiendo «podemos conseguirlo». Alemania ha dejado de ser aquel país dividido entre los quejosos Länder orientales y los provincianos occidentales para convertirse en una potencia indiscutible en cualquier escenario global. No solo Forbes ha declarado a la canciller la mujer más poderosa del mundo, sino que un nuevo sentir alemán ha despertado, posiblemente desde que volvieron a ondear banderas alemanas en Berlín, durante el Mundial de 2006. Por eso no es de extrañar que el programa electoral de la CDU se resuma únicamente en dos palabras: Angela Merkel.
24-09-2017 | Fuente: abc.es
La anunciada victoria de Merkel marca también un fin de era para Alemania
Estedomingo se celebran en Alemania unas elecciones federales que se saldarán, eso ya está claro, con la cuarta victoria consecutiva de Angela Merkel que cumple ahora doce años en la cancillería. Serán 61,5 millones de alemanes, menos que hace cuatro años pese a un drástico aumento de la población debida a la inmigración, los que decidan la composición del nuevo Bundestag. A partir de un voto cada vez más fraccionado, la aritmética será la que decida qué tipo de gobierno va a presidir Merkel los próximos cuatro años. La canciller saca en todas las encuestas al menos 12 o 13 puntos de ventaja a su inmediato perseguidor que es el candidato del SPD, Martin Schulz. El que fuera presidente del Parlamento Europeo, que al ser elegido como rival de Merkel parecía despertar un eco prometedor, se derrumbó muy pronto. Este domingo vuelve a ser como sus dos antecesores en la candidatura del SPD a la cancillería frente a Merkel, víctima propiciatoria de una candidata que ha logrado arrebatar y hacer suyo el mensaje político de todos sus rivales. Los socialdemócratas y los verdes se las ven y desean para expresar algo distinto a la retórica de unos cristianodemócratas que «merkelizados» han asumido un mensaje transversal y elástico que la canciller viste con un eficaz sentimentalismo de ama de casa que la hace imbatible. Sin embargo, todos son conscientes de que tras estas elecciones tienen que suceder muchas cosas, en Alemania y toda Europa. El síndrome de fin de era se manifiesta por doquier. Para Merkel es el final. Para toda la dirección del SPD lo es incluso antes. Todos son conscientes de que la población todavía tiene un voto tradicional que dar. Pero que puede ser el último. Para la clase política alemana y para la Unión Europea. Se percibe en el discurso de todos el eco de la necesidad de cambios urgentes. Los sondeos sitúan a Merkel en torno al 35%, a Schulz (SPD) por el 22% y a los restantes cuatro partidos entre el 12% de los derechistas del AfD y el 6% que le dan algunos sondeos a Los Verdes, solo un punto por encima de la desaparición parlamentaria. Para evitar la gran coalición que nadie quiere, Merkel pactaría con liberales en caso de ser suficiente. De no serlo tendría que sumar a los verdes en un tripartido que no será fácil. Con la irrupción del derechista AfD en el Bundestag una gran coalición dejaría el peso de la oposición frontal en este partidoLa alianza de izquierdas bajo Schulz con el SPD, Verdes y Die Linke (La Izquierda) en un Frente Popular parece excluido ya por cuestiones aritméticas. La gran coalición es desaconsejada por algo más. Con la irrupción del derechista AfD en el Bundestag una gran coalición dejaría el peso de la oposición frontal en este partido. Lo que en cuatro años de eco parlamentario podría convertirlo en un partido de masas como se advierte. Ha sido enorme la dificultad de Schulz para presentar un mensaje propio, como se vio en el único debate televisado habido entre ambos. De hecho las diferencias entre los dos grandes partidos son menores. Pero además Merkel se presenta como la mejor ejecutora del programa ajeno. A Los Verdes les ha pasado con Merkel lo mismo. Por eso están al borde de la desaparición. Cuando Merkel formó en 2005 la gran coalición se asumió como un gran éxito del patriotismo y el sentido común para afrontar las grandes reformas en marcha. Cuando se repitió porque no había más remedio en 2013, tras un paréntesis de una legislatura en la que Merkel gobernó con los liberales del FDP, el entusiasmo ya era mucho menor. La gran coalición deja el Bundestag sin oposición de peso. Los dos grandes partidos comparten gobierno, culpas y errores. Como no hay reproche al otro sin exponerse uno mismo, no hay las denuncias necesarias para que lleguen las enmiendas. Así, a Alemania le ha ido muy bien en la economía estos pasados años, ha batido récords de empleo y de bonanza financiera. Pero muchos sectores denuncian que el gobierno Merkel está anquilosado, las reformas no llegan y los retrasos son graves para una economía como la alemana. La lentitud en el proceso de digitalización es alarmante. La transformación energética tras el abandono de la energía nuclear, radical e inmediato tras el accidente de Fukushima, tiene inmensos costos y genera efectos muy protestados de costos, inseguridad jurídica y destrucción del paisaje con la la energía eólica. Supervivencia Merkel vuelve a ganar. Aunque genere odios como nadie. Hace dos años eran pocos los que creían que Merkel sobreviviría a la crisis que desató ella misma al abrir sus fronteras a todo refugiado. Contravino la legislación comunitaria con una decisión personal de inmensas consecuencias para las vidas de millones de alemanes. Pasada la ola de entusiasmo del idealismo alemán popular con su ejemplarizante generosidad y su gran dosis de superioridad moral, comenzó a extenderse el miedo a los efectos de la llegada de dos millones de inmigrantes musulmanes de muy difícil integración. Y la indignación por la obcecación de la canciller en negar el error y ocultar los efectos negativos y peligrosos de esta inmigración. Los atentados islamistas habidos y sobre todo el rápido y agudo deterioro de la seguridad pública, un bien de los alemanes desde la guerra, han sido achacados directamente a Merkel por sus enemigos. Lo que es indiscutible es que aquella decisión tuvo y tendrá inmensos efectos sobre Alemania y Europa. Propaganda de AfD exhibida durante una protesta contra Merkel el viernes en Heppenheim- Reuters Fin de la unanimidad La derechista Alternativa por Alemania (AfD) entrará en el Bundestag. Quizás con más de ochenta diputados. Serán una oposición muy real. Tras años en que el Gobierno de la canciller Merkel han dormitado sin nadie enfrente. La pesadilla de los democristianos de la CDU de tener un partido a su derecha en el Bundestag es ahora una realidad. AfD es leal a la Constitución ?si no, no sería legal? y su programa no es nazi ni extremista, aunque los demás partidos y la prensa los tachen de tales. No han podido liquidarlo. Será el discrepante en un parlamento en el que todos son facciones socialdemócratas del reinado de Merkel que apenas discrepan entre sí. Es el fin, en todo caso, de la unanimidad.
23-09-2017 | Fuente: abc.es
Guía para no perderse en la jornada electoral alemana
Lo primero que necesitamos para situarnos en la jornada electoral alemana es mirar el pronóstico del tiempo. No es broma, y seguramente es lo que hará la mayoría de los alrededor de 62 millones de alemanes llamados a las urnas. El tiempo termina determinando el cierta medida la participación, que ese año será decisiva. El hecho de que Merkel vuelva a ser la más votada en las encuestas con mucha diferencia, llevará a muchos votantes a pensar que ya está todo decidido y quizá no acudan a votar. Y cuanto más baja sea la participación mayor será la diferencia proporcional que obtenga la extrema derecha de Alternativa para Alemania (AfD), cuyos votantes sí están lo suficientemente motivados para darse el paseo hasta el colegio electoral, a pesar de las lluvias que se anuncian en buena parte del país. Esta es la relación que guarda el índice de paraguas con la radicalización de las urnas alemanas. La participación en 2013 fue del 71,5%. El porcentaje ha disminuido progresivamente desde 1998, cuando el 82,2% o de los votantes fueron a las urnas. El récord de participación se estableció en 1978, el 91,1%. Lo siguiente a tener en cuenta son los horarios. Las mesas electorales abren a las ocho de la mañana y cierran a las seis de la tarde. A esa hora tendremos ya los primeros resultados de sondeos a pie de urna y a eso de las ocho podremos contar con un alto porcentaje del recuento de voto real. A partir de esa hora, llega sin duda el momento más interesante de la jornada, puesto que esa es la franja de televisión en la que las grandes cadenas emiten la denominada Elefanten Runde (Ronda de los elefantes), que es como se denomina a un tradicional debate en directo en el que participan, juntos en torno a una misma mesa, los candidatos de los partidos más votados, para hacer cada uno su valoración de los resultados y ponerla en común. Es en torno a esa mesa donde se realizan los primeros guiños de formación de coaliciones de gobierno y los alemanes se van a la cama con la tranquilidad de que la nueva legislatura está ya prácticamente en marcha. Este año, el periodo de tiempo que va entre el cierre de las urnas y el anuncio de los resultados definitivos estará sometido a un especial control por parte de las autoridades. Después de los ciberataques sufridos en EE.UU. y Francia, y de que un grupo de investigadores haya comprobado ciertas fallas de seguridad en el software de recuento alemán, el Tribunal Constitucional ha obligado a revisar el proceso de tabulación y transmisión de datos electorales. Chaos Computer Club halló la forma de entrar en el programa y tras un análisis diagnosticó que «muestra una serie de problemas de seguridad y múltiples escenarios de ataque practicables. Algunos de estos escenarios permiten el cambio de los totales de votos a través de los límites de distritos electorales y estados». «El mecanismo de actualización de PC-Wahl tiene una falla que permite comprometerlo con apenas un clic», dijeron, despertando múltiples miedos y teorías sobre hackers rusos. Todo eso ha sido reparado, al parecer, pero el proceso será especialmente seguido y comprobado en esta edición. En todo caso, habrá que sospechar algo si los resultados se muestran muy diferentes a las encuestas, porque en Alemania suelen ser especialmente fiables. En las dos últimas elecciones (2009 y 2013), los dos institutos más confiables (Allensbach y Emnid) pronosticaron el resultado con una diferencia de entre un 1% y un 2%. En esta edición prevén un 38,8% para la CDU de Merkel, un 24% para Martin Schulz, del SPD, un 9% para los liberales del FDP, un 8,5% para Die Linke (La Izquierda), y entre un 8 y un 10% para el partido populista de extrema derecha AfD, además del 7,3% para los Verdes y 4,5% para los demás partidos. Todo estos partidos han hecho un esfuerzo especial durante la campaña por hacerse con los votos de los 3 millones de nuevos votantes. Eso de que los jóvenes votan más a la izquierda ha pasado a ser un mito obsoleto y, al menos en Alemania, se los reparten los ecopacifistas y la CDU con la misma propiedad o más que el SPD. Pero hay un alto porcentaje de ellos entre ese 26% de indecisos de última hora, que reconocen en los sondeos que decidirán su voto camino al colegio electoral, y que pueden terminar siendo decisivos. Por último, es aconsejable escribir en el navegador estas direcciones para no perderse las celebraciones de la noche electoral. La Casa Konrad Adenauer, en Tiergarten, tiene ya encargadas las botellas de champán. Algo menos de fiesta se espera en la Casa Willy Brandt, donde más bien podemos esperar un espectáculo de lanzamiento de cuchillos. Y en el caso de AfD, solo se entra con exclusiva invitación nominal a la celebración prevista en la Schillstraße.
22-09-2017 | Fuente: abc.es
Los ultras intentan reventar el último mitin de Merkel
Seguramente, la reacción llega demasiado tarde. La Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD) de Schulz han endurecido este viernes sus discursos, en el cierre de campaña, tratando de frenar al partido anti euro y anti extranjeros Alternativa para Alemania (AfD). En la última de las encuestas antes de la votación, un sondeo de Insa para Bild, AfD se encarama en el 13%, convertida en la tercera fuerza política alemana y en la primera de la oposición en caso de que se repita la gran coalición de gobierno. Según fuentes de la Casa Willy Brandt, el SPD cuenta con informes propios que dan a los ultras hasta un 15% y ha sido necesario que llegue a ese porcentaje para que su candidato saque las uñas y eleve el tono para subrayar que son los socialdemócratas quiénes darán la cara por los más desfavorecidos. «Los carteles electorales de Merkel dicen que en este país vivimos bien y nos gusta. ¡Eso que se lo vaya a decir a un anciano tumbado encima de sus excrementos porque no hay suficientes cuidadores para la tercera edad», ha acusado Schulz a la canciller alemana de falta de sensibilidad social en su programa. «A mí no me da igual que la pensión de jubilación de mis padres sea más alta o más baja», ha llamado al voto de la tercera edad, «Merkel habla mucho en sus discursos de competitividad y del made in Germany, pero somos nosotros los que recordamos que son los trabajadores los que soportan lo uno y lo otro y que en ellos deben revertir también los beneficios». Schulz ha elegido para su cierre de campaña un multitudinario mitin en la Gendarmenmaktplatz, posiblemente la plaza más bella de Berlín y situada en el corazón del barrio gubernamental de la capital alemana, un escenario que le ayuda a presentarse como figura de gobierno. Merkel, en cambio, cierra la campaña en Múnich, en la casa de sus socios bávaros de la Unión Socialcristiana (CSU), en mayor foco de críticas a su política de refugiados durante la última legislatura y donde más se teme un trasvase de votos hacia AfD. Y las huestes de AfD no quisieron perdérselo. Varias decenas de seguidores de ese partido, armados con ofensivas pancartas, silbatos y cazuelas, impidieron el inicio del acto tal y como estaba previsto, interrumpiendo el discurso del presidente de Baviera, Horst Seehofer. «Baviera es un país libre y democrático donde todos tenemos derecho a expresar nuestra opinión, pero se espera de nosotros que seamos capaces de aportar algún argumento un poco más elevado que los pitidos y las caceroladas», trató Seehofer de aplacar a los ruidosos indignados, extendiéndose cuanto pudo en la presentación con la esperanza de que se cansasen y la canciller pudiera hacer su discurso con normalidad. Fue en vano. Merkel, con la voz ya un poco quebrada al final de la campaña, a duras penas ha podido hacer oír su defensa de los dos millones de empleos creados, de las inversiones en infraestructura digital que quiere abordar y de los años sin endeudamiento que ya ha culminado y de los que está segura de poder seguir gobernando sin crear nueva deuda. «Y esa, queridos amigos, es la mejor política que podemos hacer para los contribuyentes, para las familias y para las nuevas generaciones de alemanes», se ha desgañitado la canciller. Merkel ha recurrido a conservadores alemanes anteriores a ella, desde Joseph Strauss hasta Heltmut Kohl, generaciones que los políticos de AfD recuerdan con nostalgia, acusándola a ella de haberse ido demasiado al centro, para argumentar la defensa de los rescates y la solidaridad europea. «Ellos sabían que la mejor forma de garantizar una Alemania próspera y en paz es construir una Europa unida y solidaria», ha dicho, ligando su eslogan de campaña, «Klar für Stabilität» (Claramente a favor de la estabilidad) a las políticas de integración europea. «Estamos completamente convencidos de que nadie debe decirles a las familias cómo deben vivir», respondía Merkel al programa intervencionista en la vida privada de AfD, cuyos líderes han expresado en público incluso objetivos de natalidad, «sino que deben ser las familias las que tomen esa decisión. La obligación del Estado es crear las condiciones para que las familias puedan llevar a cabo sus decisiones y por eso llevaremos a cabo políticas de inversión en familias y educación». La canciller ha dibujado también el cúmulo de incertidumbres que surgen en el ámbito internacional, citando Corea y el terrorismo yihadista entre otros peligros, para justificar la necesidad de continuidad y serenidad, en medio de un acto electoral en el que ha sido víctima de un tipo de acoso político que no se veía en Alemania desde antes de la II Guerra Mundial. En este contexto, Katrin Göring-Eckardt, candidata de Los Verdes, ha clamado ante varios cientos de votantes que alcanzar el tercer puesto es «clave». En un sentido muy parecido se ha manifestado la candidata de La Izquierda, Sahra Wagenknecht, frente al emblemático Ayuntamiento Rojo de la capital alemana. «Sólo si La Izquierda es la tercera mayor fuerza en el Bundestag se podrán acabar con porquerías como esas», ha asegurado. El Partido Liberal (FDP), que ha celebrado su acto final en Coblenza, ha llamado a los jóvenes a acudir a las urnas como último recurso.
22-09-2017 | Fuente: elpais.com
La CDU muda de piel
El viraje al centro de la Unión Cristianodemócrata conquista a votantes de la izquierda y abre hueco a la derecha nacionalista
22-09-2017 | Fuente: abc.es
¿Cómo funciona el sistema político alemán?
¿Qué se vota en estas elecciones en Alemania? Se vota la formación del parlamento alemán. No son unas elecciones presidenciales como las de Estados Unidos, de forma que no se vota a un jefe de gobierno sino a un partido. Merkel, por ejemplo, es candidata por un pequeño y perdido distrito electoral de Schleswig-Holstein. Puesto que el modelo alemán combina dos posibilidades, suele hablarse en este caso de un sistema electoral «personalista-proporcional». ¿Cuáles son los principales partidos políticos? El partido de Merkel, la Unión Cristianodemócrata (CDI), lleva en el gobierno desde 2005. «A mí ya me conocen», es la frase que la canciller repite en los actos electorales. Aglutina voto cristiano, conservador, de clase media, pero también triunfa entre los jóvenes, las minorías y los votantes preocupados por el medio ambiente. El Partido Socialdemócrata (SPD) es el principal partido de centroizquierda y el socio minoritario de la actual coalición en el gobierno. Su popularidad se centra principalmente en las áreas industriales en el oeste del país, donde se aprecian su defensa de los derechos del trabajador y sus políticas sociales, pero no pasa por su mejor momento. Desde la reunificación alemana, tres partidos pequeños han ido moderando las coaliciones de gobierno. El Die Linke, formado en 2007, es un partido de izquierdas más radical, popular en la antigua Alemania Oriental. El Partido Liberal Democrático (FDP) es el que ha participado por más tiempo en los gobiernos de Alemania, pero en 2013 se quedó fuera del Bundestag por primera vez en su historia. Los Verdes son fuertes en las ciudades universitarias del oeste del país, pero han perdido fuerza desde 2000. En estas elecciones, la novedad es el partido Alternativa para Alemania (AfD) , anti euro y anti extranjeros, que celebró las victorias del Brexit y de Trump, crítico con los inmigrantes y con el Islam y que pide la salida de Alemania del euro. ¿Cuántos votos emite cada votante? Las papeletas están divididas en dos partes: a la izquierda se encuentra la casilla para el primer voto, a la derecha la correspondiente al segundo, que es el realmente decisivo. El primer voto sirve para elegir a un diputado por distrito electoral. Alemania está dividida en 299 distritos electorales, cada uno de los cuales envía a un solo representante al Parlamento: aquel que obtiene la mayoría de las papeletas. Salvo en contadas ocasiones, casi todos estos llamados «mandatos directos» van a parar a alguno de los dos grandes partidos de masas, la Unión Cristianodemócrata (CDU) o el Partido Socialdemócrata (SPD). Quién se queda con el escaño se decide aquí por mayoría simple, de manera que los votos obtenidos por los restantes candidatos se esfuman en la nada. Los ocupantes del resto de los asientos que en total tiene el Bundestag se deciden por medio de listas electorales elaboradas en cada Estado federado. Estas listas aparecen en el lado derecho de la papeleta y componen las opciones para la emisión del segundo voto. ¿Cómo se determina la fuerza de cada partido en el parlamento? Pues no es sencillo. Hace falta calculadora. En proporción a los segundos votos se establece el número de parlamentarios que obtendrá cada partido. A estos escaños, los «mandatos totales», se les restan los logrados gracias a los «mandatos directos» y sólo los asientos resultantes permanecen en posesión de la formación, de ahí que el voto verdaderamente importante sea éste y no el primero. En el reparto de los «mandatos totales», aquellos designados a partir del segundo voto, también influye la población de cada Land: por la victoria de un partido en Estados más poblados, como por ejemplo Renania del Norte-Westfalia, se otorgan más asientos que por la conseguida en otros con menos habitantes, como podría ser Bremen. De esta manera, el Bundestag refleja la estructura federal de Alemania. ¿Cuántos escaños tiene en total el Bundestag? Teóricamente 598, pero a menudo un un partido puede conseguir más escaños en la primera votación de los que le corresponden conforme a la segunda. Para compensar este desequilibrio, a los otros partidos se les asigna escaños adicionales. Con ello, el Bundestag puede llegar a tener hasta 800. En esta legislatura han sido 631. ¿Cuántos votos necesita un partido para entrar en el Bundestag? Un mínimo del 5% de los votos. Tras la traumática experiencia de la República de Weimar, la Ley Fundamental alemana diseñó un modelo electoral pensado para aglutinar consenso y excluir minorías extremistas que dañan la estabilidad, por eso aparece ese tope, sin el cual un partido no puede poner un pie en el Bundestag. Un estudio publicado recientemente por la Fundación Bertelsmann indica que un 80% de los alemanes se identifica con el centro; una cifra mucho mayor que en cualquier otro país europeo (en España es el 56% y en Francia el 51%, según la misma fuente) y los grandes partidos de centro resultan favorecidos por este sistema. ¿Quién elige al canciller? Si no hay una mayoría absoluta en el Bundestag, muy poco probable dado el sistema de adjudicación de escaños, comienzan las negociaciones de coalición. El proceso puede durar meses. Una vez que se ha llegado a un acuerdo, el presidente de Alemania, actualmente el socialdemócrata Frank Walter Steinmeier, designa al canciller, que normalmente es el líder del partido más votado. El Parlamento confirma esta nominación mediante votación secreta.