Infortelecom

Noticias de catastrofes

12-03-2019 | Fuente: elpais.com
25 aerolíneas suspenden los vuelos del nuevo Boeing 737 tras el accidente en Etiopía
China, Australia y Singapur cancelan temporalmente los trayectos de este modelo de avión, que ha ocasionado dos catástrofes aéreas en cinco meses
01-03-2019 | Fuente: abc.es
Macron quiere acabar con un modelo que permite a los parados cobrar diez veces más que por trabajar
En Francia, un ejecutivo que haya cobrado sueldos altos puede cobrar un seguro de paro que puede ser diez veces superior a un salario bajo, y muchos parados pueden cobrar prestaciones más altas que cuando tenían un contrato de duración indeterminada. El gobierno de Emmanuel Macron se propone lanzar esta primavera una reforma global de las pensiones y el seguro de desempleo, con dos principios básicos: subir las cotizaciones de las empresas y reformar los efectos perversos del sistema actual. Solo hay dos pequeños «problemas»: los 10.000-15.000 millones de euros de concesiones a la franquicia de los chalecos amarillos han agravado los desequilibrios de los presupuestos del Estado; los déficits y la deuda pública continúan creciendo, confirmando que Francia no podrá cumplir los compromisos nacionales con la zona euro, instalada en el «pelotón de los torpes». Intentando hacer pedagogía para lanzar la gran reforma pendiente de las pensiones y el seguro de desempleo, Édouard Philippe, primer ministro, ha utilizado la artillería pesada sobre el estado de ambas cuestiones. Según Philippe, unos 800.000 franceses cobran seguros de desempleo más altos que los salarios que cobraban cuando tenían trabajo. Se trata de un efecto perverso, bien conocido, del modelo francés: muchos ejecutivos y cuadros medios tienen por contrato unos «bonos» que se hacen efectivos si son despedidos. El paro puede ser más «rentable» que un contrato más o menos fijo. Ese y otros efectos perversos provocan distorsiones bien conocidas. Un ejecutivo en el paro puede llegar a cobrar prestaciones de 2.000 a 5.000 euros, muy superiores a la media europea y nacional, que puede caer a los 200 o 300 euros, según la categoría social. Con el fin a afrontar tales problemas de fondo, Philippe ha dado a conocer las grandes líneas de la reforma que debiera presentarse oficialmente la primavera que viene: subirán las cotizaciones empresariales, pudieran pedirse prestaciones «cívicas» a los parados más favorecidos, se intentará «igualar» los muy distintos servicios de pensiones y seguro de desempleo. En Francia, pensiones y desempleo son muy diferentes en el sector público (muy privilegiado, con jubilaciones a partir de los 55 años, con empleo fijo) y el sector privado (donde existen disparidades que pueden ir de 1 a 10, entre un parado de la Francia modesta y periférica y un parado de la alta administración del Estado). Se trata de reformas «clásicas», contra las que se han estrellado todos los presidentes de Francia, desde hace décadas. Macron prometió que serían una de las prioridades de su presidencia. Las reformas anunciadas por Philippe amenazan con ser un problema político y económico de fondo: todas las cuentas públicas se han deteriorado, tras las concesiones de 10.000 a 15.000 millones de euros a la franquicia de los chalecos amarillos. Crecimiento muy inferior al previsto Según las últimas estimaciones europeas, la economía francesa solo crecerá este año un 1,3%. Crecimiento endémico, inferior al crecimiento de España, muy inferior al previsto por Macron, cuando siguen creciendo los déficits públicos y la deuda. Se teme que los déficits estatales asciendan este año al 3,2% del PIB, cuando la deuda pública estará rozando el 99/100% del PIB. Dos catástrofes estructurales. Como sus antecesores, Macron paga el bienestar nacional con deuda pública y déficit, alejándose de los compromisos de Estado con la zona euro. Angela Merkel le recordó a Emmanuel Macron esos problemas de fondo, en su último encuentro, la tarde del miércoles. Horas más tarde, la Comisión europea hizo públicas sus «reservas» e «inquietud»: Francia vuelve a correr el riesgo de incumplir todas las normas y compromisos de la zona euro, instalándose en el pelotón de los «torpes».
01-03-2019 | Fuente: abc.es
Macron quiere acabar con un modelo que permite a los parados cobrar más que por trabajar
En Francia, un ejecutivo que haya cobrado sueldos altos puede cobrar un seguro de paro que puede ser diez veces superior a un salario bajo, y muchos parados pueden cobrar prestaciones más altas que cuando tenían un contrato de duración indeterminada. El gobierno de Emmanuel Macron se propone lanzar esta primavera una reforma global de las pensiones y el seguro de desempleo, con dos principios básicos: subir las cotizaciones de las empresas y reformar los efectos perversos del sistema actual. Solo hay dos pequeños «problemas»: los 10.000-15.000 millones de euros de concesiones a la franquicia de los chalecos amarillos han agravado los desequilibrios de los presupuestos del Estado; los déficits y la deuda pública continúan creciendo, confirmando que Francia no podrá cumplir los compromisos nacionales con la zona euro, instalada en el «pelotón de los torpes». Intentando hacer pedagogía para lanzar la gran reforma pendiente de las pensiones y el seguro de desempleo, Édouard Philippe, primer ministro, ha utilizado la artillería pesada sobre el estado de ambas cuestiones. Según Philippe, unos 800.000 franceses cobran seguros de desempleo más altos que los salarios que cobraban cuando tenían trabajo. Se trata de un efecto perverso, bien conocido, del modelo francés: muchos ejecutivos y cuadros medios tienen por contrato unos «bonos» que se hacen efectivos si son despedidos. El paro puede ser más «rentable» que un contrato más o menos fijo. Ese y otros efectos perversos provocan distorsiones bien conocidas. Un ejecutivo en el paro puede llegar a cobrar prestaciones de 2.000 a 5.000 euros, muy superiores a la media europea y nacional, que puede caer a los 200 o 300 euros, según la categoría social. Con el fin a afrontar tales problemas de fondo, Philippe ha dado a conocer las grandes líneas de la reforma que debiera presentarse oficialmente la primavera que viene: subirán las cotizaciones empresariales, pudieran pedirse prestaciones «cívicas» a los parados más favorecidos, se intentará «igualar» los muy distintos servicios de pensiones y seguro de desempleo. En Francia, pensiones y desempleo son muy diferentes en el sector público (muy privilegiado, con jubilaciones a partir de los 55 años, con empleo fijo) y el sector privado (donde existen disparidades que pueden ir de 1 a 10, entre un parado de la Francia modesta y periférica y un parado de la alta administración del Estado). Se trata de reformas «clásicas», contra las que se han estrellado todos los presidentes de Francia, desde hace décadas. Macron prometió que serían una de las prioridades de su presidencia. Las reformas anunciadas por Philippe amenazan con ser un problema político y económico de fondo: todas las cuentas públicas se han deteriorado, tras las concesiones de 10.000 a 15.000 millones de euros a la franquicia de los chalecos amarillos. Crecimiento muy inferior al previsto Según las últimas estimaciones europeas, la economía francesa solo crecerá este año un 1,3%. Crecimiento endémico, inferior al crecimiento de España, muy inferior al previsto por Macron, cuando siguen creciendo los déficits públicos y la deuda. Se teme que los déficits estatales asciendan este año al 3,2% del PIB, cuando la deuda pública estará rozando el 99/100% del PIB. Dos catástrofes estructurales. Como sus antecesores, Macron paga el bienestar nacional con deuda pública y déficit, alejándose de los compromisos de Estado con la zona euro. Angela Merkel le recordó a Emmanuel Macron esos problemas de fondo, en su último encuentro, la tarde del miércoles. Horas más tarde, la Comisión europea hizo públicas sus «reservas» e «inquietud»: Francia vuelve a correr el riesgo de incumplir todas las normas y compromisos de la zona euro, instalándose en el pelotón de los «torpes».
15-02-2019 | Fuente: elpais.com
Trump planea declarar la emergencia nacional para construir el muro con México
El presidente no vetará el pacto presupuestario aprobado en el Congreso para evitar un cierre de Gobierno pero recurrirá a los fondos para catástrofes naturales
14-02-2019 | Fuente: elpais.com
Trump planea burlar el pacto migratorio del Congreso con la declaración de emergencia nacional
El líder republicano en el Senado afirma que el presidente firmará la legislación pactada con los demócratas, pero recurrirá a los fondos para catástrofes naturales para construir el muro con México
28-01-2019 | Fuente: abc.es
Brasil bloquea 2.500 millones a la empresa causante del vertido
Los bomberos y las fuerzas de rescate retomaron este domingo las búsquedas por supervivientes en Brumadinho, el municipio brasileño de Minas Gerais que fue cubierto por el lodo contaminado de la minera Vale. El número de muertos, que puede seguir aumentando, ya llega a 58 y el de desaparecidos supera los trescientos (305 en total). Las búsquedas habían sido detenidas ante la posibilidad de un nuevo colapso de otro de los tres diques de la mina. A las 5 de la mañana, los habitantes del municipio despertaron en pánico con una sirena de alerta que recomendaba evacuación y la paralización de las búsquedas, pero en la tarde el teniente coronel Flavio Godinho, de la Defensa Civil, informó que el riesgo había sido reducido. Otras 192 personas fueron rescatadas y 23 heridos trasladados a hospitales. Entre los desaparecidos aún hay esperanza de vida, pues uno de los problemas han sido las fallas en las comunicaciones y los móviles perdidos en el barro. Al menos 70 familias perdieron sus casas y se encuentran durmiendo en hoteles. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, aliado del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ofreció ayuda. Su Gobierno envió a Minas Gerais un avión con 129 militares, especializados en rescates en catástrofes, y equipos de excavación. Bolsonaro visitó y sobrevoló el área de helicóptero, el sábado. Licencias ambientales La catástrofe ocurrió el viernes a la hora del almuerzo, cuando un dique minero de 86 metros de altura y con una capacidad de contención de 12 millones de metros cúbicos, se rompió, derramando lodo con residuos de una mina de hierro, como restos de minerales y derivados de amoniaco. Según informes de la empresa, que es la principal minera de Brasil y una de las mayores del mundo, la presa de la mina Córrego de Feijão había sido considerada segura por dos inspecciones recientes, pero el desastre ha encendido un debate entre técnicos y ambientalistas, que aseguran que el poder público local viene reduciendo la cantidad de exigencias al otorgar licencias ambientales. Por el momento la Fiscalía brasileña ha bloqueado 2.500 millones de euros de Vale con el objetivo de garantizar fondos para atender a las víctimas. El diario «O Estado de São Paulo» difundió que la Agencia Nacional de Aguas (ANA) detectó en los últimos tres años, un total de 54 diques de agua con problemas de infraestructura, más de la mitad de los que fiscaliza. El presidente de Vale, Fábio Schvartsman, informó que el dique fue certificado en septiembre por la empresa alemana TÜV SÜD, sin que se encontrasen defectos. Según las primeras evaluaciones, el volumen de lodo sería muy inferior a los cerca de 50 millones de metros cúbicos derramados en otro accidente de Vale, en noviembre del 2015, en el municipio de Mariana, a unos 120 km de Brumadinho, que dejó 19 muertos, y es considerado el peor crimen ambiental de la historia brasileña. Para el especialista Rómulo Sampaio, profesor de derecho ambiental de la Fundación Getulio Vargas, la tragedia de Mariana debería haber sido una lección para evitar un nuevo desastre. «No sirve de nada enfocarse en nuevas leyes si las instituciones, sistemas y mecanismos de control de actividades de riesgo no se perfeccionan. Brasil necesita una verdadera revolución regulatoria en el tema del medio ambiente, lo que significa inversión masiva en la estructuración de los órganos de control, en la capacitación de empleados, a corto y mediano plazo, y en remodelar las instituciones a largo plazo», afirma. Según Sampaio, Brasil tiene una excelente legislación ambiental, pero no la está implementando.
12-11-2018 | Fuente: elpais.com
La Politécnica de Cataluña desarrolla una herramienta para anticiparse a las catástrofes naturales
La tecnología forma parte de un proyecto europeo en el que participan 11 países
09-11-2018 | Fuente: elpais.com
El tarot de la tecnología: no adivina el futuro, pero ayuda a no destrozarlo
Doce cartas para anticipar doce catástrofes que puedes desencadenar al innovar sin dos dedos de frente
08-09-2018 | Fuente: abc.es
Guerra en la derecha europea
La socialdemocracia europea de derechas, de izquierdas y de extremo centro ha entrado en pánico absoluto ante la reacción de cada vez mayores sectores de la población europea en contra de su política de inmigración. Esta reacción ya ha impulsado un giro general de la política europea hacia la derecha que causa alarma en Berlín y París. Por eso, descontado el apoyo de la poca izquierda que gobierna en Europa, salvo la anomalía de España y poco más, han sido Angela Merkel y Emmanuel Macron, los dos grandes socialdemócratas que gobiernan con el voto conservador y centrista, los que se reunieron ayer en Marsella para intentar evitar nuevas catástrofes electorales ante la derecha emergente. Hace un año Merkel sufría un desastre con la irrupción del derechista Alternativa por Alemania (AfD) en el Bundestag con 94 diputados. Aunque Merkel formó gobierno con un SPD agónico y practica un acoso constante a la derecha que tacha de «nazi», el AfD sube imparable en todas las encuestas. Ahora Merkel y Macron temen que, ante la precampaña de las elecciones europeas en 2019, el PPE asuma unas tesis de firmeza contra la inmigración que supondrían el rechazo expreso a la política de ambos. Macron tiene tanto miedo a que el PPE se pase en masa a posiciones cercanas al líder húngaro Viktor Orban, de la CSU bávara o del canciller austriaco Sebastian Kurz, que busca la voladura del grupo popular europeo. De ahí que se sume a los intentos de expulsar al húngaro. «No se puede estar al mismo tiempo con Merkel y con Orban» sentenció hace días. Busca refundar una especie de grupo europeo que obedezca a sus tesis centristas, es decir encadenar con Merkel al PPE a la política socialdemócrata. Quiere echar a un Orban que ha entendido que la guerra está abierta. En una cita con Matteo Salvini dijo que su enemigo máximo es Macron. La expulsión del partido Fidesz podría empezar a tramitarse el martes próximo. Ha comenzado ya la batalla ideológica entre esa nueva derecha que sus enemigos llaman ultraderechista y ese centrismo socialdemócrata que sus enemigos llaman la nueva izquierda.
1
...