Infortelecom

Noticias de carlos mesa

19-11-2019 | Fuente: abc.es
Desde el exilio, Morales convoca la violencia en Bolivia
Por primera vez en la historia moderna de Bolivia, la sociedad civil salió a las calles a defender el voto de forma pacífica y a denunciar fraude electoral. Este fue confirmado por el Secretario General de la OEA tras una auditoria. Fue una suerte de Revolución Boliviana de Terciopelo, algo parecido a lo que ocurrió en Praga en 1989. Evo Morales se presentó ilegalmente como candidato a las elecciones generales e instruyó el fraude lo que impidió que el segundo ganador Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana vaya al balotaje. Luego Morales instó a sus seguidores a cometer actos de violencia que rebasaron a la policía. Estas solicitaron apoyo a las FFAA y ambas instituciones declararon su apoyo a la sociedad civil. Morales salió de La Paz con la cola entre las piernas. Se refugió en la sede de la Federación de Cocaleros Cochabamba, que ha presidido incluso siendo siendo Presidente de Bolivia. Desde allí anunció su renuncia argumentando que su vida y la de sus partidarios del MAS corría peligro y que se le había hecho un golpe de Estado. Una falacia ya que los golpes de Estado tienen otras características y nadie había asumido el poder. Eran «aletazos de ahogado». La gente festejó su salida. Horas después el resentido exmandatario ordenó a sus huestes atacar a sus opositores a los que incendiaron sus casas, quemaron 65 autobuses y destruyeron lo que pudieron. Se llamó «la noche del terror». Los bolivianos, rodeados de explosiones de dinamita, se encerraron en su casas, apagaron las luces y colocaron colchones en las ventanas. Jeanine Áñez, se autoproclamó Presidenta Constitucional de Bolivia de forma transitoria en legítima sucesión constitucional avalada por el Tribunal Constitucional. Morales desde el exilio violó su condición de asilado político. Afirmó que se instaló una «dictadura» y sigue instruyendo a sus huestes atacar lo que ha causado muertos y heridos. Lo peligroso es que los seguidores de Morales, estarían armados principalmente en la zona del Chapare lugar donde se produce la mayor cantidad de cocaína en Bolivia. Los agresores desconocen la legitimidad de Áñez y tienen a la ciudad de La Paz desabastecida de alimentos, gasolina y gas -no porque no los hayan- sino porque los masistas tienen bloqueados los caminos. Añez ha nombrado a su gabinete ministerial y a otras autoridades. También se ha apresado a los miembros de las cortes electorales; expulsado a 725 ciudadanos cubanos; roto relaciones con Venezuela; y detenido a 8 sujetos venezolanos por sedición ya que fueron encontrados con armas de fuego. Le queda todavía tareas urgentes. Primero, debe pacificar el país, lo cual es difícil a causa de Morales. Segundo, debe conformar un nuevo Tribunal Supremo Electoral y cortes electorales departamentales con ciudadanos notables que garanticen elecciones limpias y transparentes. Tercero, debe llamar a elecciones generales que para aquello asumió el poder. Esto legitimará su gobierno. Cuarto, debe hacer una ofensiva diplomática que aclare que en Bolivia no hubo un golpe de Estado, como declara Morales y se victimiza, sino que un levantamiento popular de los civiles en defensa del voto y de la democracia. Verónica Ormachea es escritora, periodista y Académica de la Lengua.
17-11-2019 | Fuente: abc.es
El polvorín latinoamericano
Algunos han bautizado el fenómeno como la «primavera latinoamericana». Otros, se esfuerzan en identificar los elementos en común de un polvorín que estalló, en cadena, en Haití, Ecuador y Perú pero mantiene en vilo a Bolivia y Chile. El desafío, ahora, es descifrar qué país está primero en la lista de espera de las revueltas o si llegó la etapa final de las sacudidas en Latinoamérica. Ecuador y Perú «resolvieron» sus crisis en lo que ahora se considera tiempo récord. La primera, desatada por la subida de combustibles y la última por la disolución irregular del Parlamento, del presidente, Martín Vizcarra y la convocatoria de elecciones. En Haití, tan lejos y tan cerca del continente, las revueltas de los últimos dos meses se calmaron pero todavía tienen en la cuerda floja a Jovenel Moïse, su Presidente. La escasez de gasolina sacó a relucir todos los males de esa mitad de la isla: desigualdades sociales, corrupción e inseguridad. En Venezuela, Juan Guaidó ayer sábado trataba de recuperar fuerzas al desafiar en la calle al régimen de Maduro para lograr el «Cese de la usurpación». En Chile, el anuncio de una convención constituyente confía en devolver las aguas al cauce de la tranquilidad después de un mes trágico. Y en Bolivia, las fuerzas leales al ex residente Evo Morales permanecen con el hacha de guerra desenterrada pese a la huida del bolivariano a México. COLOMBIA: Anticiparse y evitar el efecto contagio Arden los Andes y tiembla el resto de la región donde es difícil encontrar un país que no se pregunte: ¿El próximo seré yo? El interrogante recorre también Colombia donde hay convocada una huelga general el jueves. La apoyan sindicatos, estudiantes y simpatizan con ella sectores de la Iglesia. «Reconocemos que si hay alguien que tiene inconformidad, lo exprese. Es el deber nuestro, de los gobernantes, analizarlo, procesarlo, corregir muchas cosas si es el caso pero no podemos dejarnos llevar a la destrucción», declaró Iván Duque. Con la popularidad a la baja, forzado a remplazar a su ministro de Defensa por Carlos Holmes Trujillo, hasta hace unos días Canciller, el presidente procura anticiparse y evitar el efecto contagio de sus vecinos. BOLIVIA: El pacificador que alimenta la hoguera Los caso irresueltos que más preocupan son los de los vecinos Chile y Bolivia. Éste último no se zanjó con la presidenta interina, Jeanine Áñez, que no logra restablecer el orden. Los últimos días los enfrentamientos se recrudecen en los enclaves donde el MAS (movimiento Al Socialismo) tiene más fuerza como Cochabamba y el Chaparé, zona cocalera donde los cultivos se multiplicaron durante los casi catorce años de presidencia de Evo Morales. También en El Alto, localidad a más de cuatro mil metros de altura, en algo parecido a un cráter que bordea La Paz, las columnas masistas y las milicias indígenas de los «Ponchos rojos» intentan hacerse fuertes con «dinamita, hondas, palos con clavos, fierros, escopetas y bazucas artesanales», según informes oficiales. Ahora, sí, el Ejército y la Policía intervienen. Una veintena de muertos es el saldo junto a centenares de heridos de, prácticamente, un mes de disturbios desatados tras el pucherazo de Evo Morales. El expresidente de Bolivia arruinó su carrera política cegado por la ambición eterna de poder. La imagen de «el Evo» en el avión que le llevó a México, junto a su vicepresidente Álvaro García Linera y sus familiares, pasará a la historia de la ignominia de aquellos que llegaron con la promesa de hacer justicia social con los indígenas (36 pueblos originarios), sin olvidar el respeto a las libertades y la defensa de los derechos de todos los bolivianos. «No me arrepiento de haber querido un cuarto mandato», confesó Morales al diario «El Universal» de México. Seguro bajo el paraguas de protección de Andrés Manuel López Obrador, el expresidente atiza desde la distancia la llama de la discordia, se presenta como una víctima de algo parecido a un contra golpe y hasta se ofrece a volver a la Bolivia que dejó en llamas para pacificarla. Su fuga a Norteamericana recordó, salvando las distancias, a la de Gonzalo Sánchez de Lozada en el 2003 cuando estalló la llamada guerra del gas que terminó de convertir a Evo Morales en el líder que no tardaría en llegar a la Presidencia. El primer indígena en ser presidente, eligió el exilio mexicano mientras el avión de «Goni», más conocido entre el pueble como «el gringo», aterrizó en EE.UU. de donde no regresaría. La retirada de Evo Morales, acosado por las revueltas populares, descubierto el fraude electoral por la fiscalización de la OEA y con las FF.AA. y la Policía «soltándole la mano», estuvo calculada para dejar un escenario caótico institucional. La sucesión presidencial quedó vacante con la dimisión última (luego arrepentida) de la hasta entonces vicepresidenta del Senado del Estado Plurinacional. El laberinto para cubrir el vacío de poder estaba servido y la transición arrancaba con la promesa ?de momento incumplida? de convocar de inmediato elecciones. Pero el cambio se percibió de inmediato. La Casa Grande del Pueblo, una torre de veinte pisos con helipuerto, donde Evo Morales tenía una lujosa planta propia, hasta con gimnasio, quedo desierta. La sede del Ejecutivo volvió al Palacio Quemado del siglo XVI, la cruz y la Biblia recuperaron su espacio, la bandera nacional se alzó junto a la wipala (arco iris) y a la del Oriente con la flor patujú. El Gobierno rompió relaciones de inmediato con el régimen de Maduro, expulsó a 725 cubanos, se salió del ALBA, le dio el portazo a lo que quedaba de Unasur y anunció que estrecharía relaciones con EE.UU. y Chile. Dicho de otro modo, se desprendió de cualquier vestigio bolivariano mientras el ex vicepresidente Cáceres pedía asiló a Nicaragua. Abril es el mes que se baraja para convocar nuevas elecciones. La segunda vuelta que anticipaba un triunfo de Carlos Mesa no será posible y el expresidente y candidato analiza ceder su lugar a alguien más joven al interpretar que estos nuevos tiempos lo demandan. CHILE: Una nueva constitución para calmar las aguas Abril será también el mes del referéndum en Chile. Los chilenos deberán votar qué modalidad quieren para redactar una nueva Constitución que entierre a la actual, demonizada, pese a doscientas reformas, por tener su origen en la dictadura de Pinochet. Las opciones son una Convención Constituyente con elegidos en exclusividad para esa misión o un equipo mixto con diputados. Los plazos, de nueve meses para terminarla con una posible prórroga, le dan un respiro a Sebastián Piñera que confía en «patear» el problema de los disturbios que le han tenido entre las cuerdas, prácticamente, las mismas semanas que a Bolivia. Piñera corría el riesgo de convertirse en la cabeza de turco de una crisis que podía haberle estallado a cualquier de sus antecesores. Una veintena larga de muertos (en buena medida en incendios en locales que saqueaban), acusaciones de abuso desproporcionado de la fuerza, peticiones de comisiones de derechos humanos y de la ONU para revisar los actos de violencia, parecían colocar en un callejón sin salida a un Gobierno con la masa como interlocutor para negociar. Una reunión en el Palacio de la Moneda con los expresidentes Eduardo Frei y Ricardo Lagos (Bachelet en conferencia) ayudó a entender la dimensión histórica del conflicto. La clase política y los partidos, finalmente, cerraron filas en torno a la salida pacífica de una crisis que, a excepción del Partido Comunista, empezaron ?con matices? a entender que es responsabilidad compartida. El «Acuerdo por la paz y una nueva Constitución» demostrará en los próximos días si el escenario, como parece, mantiene la calma o la turba desatada vuelve a poner a Chile al borde del abismo. Sólo las pérdidas estimadas, en dinero, rondan los cinco mil millones de dólares. Las otras, son incalculables. URUGUAY Y ARGENTINA: Cambio de tono en las relaciones bilaterales El balotaje del 24 de este mes, salvo error de los sondeos, anticipa un triunfo de Luis Lacalle Pou (Partido Nacional). De materializarse, el ciclo de quince años consecutivos de Frente Amplio (coalición de izquierda) habría llegado a su fin. El presidente electo de Argentina, el kirchnerista Alberto Fernández, cruzó el rio de La Plata para almorzar y fundirse en un abrazo con Daniel Martínez, el adversario del Frente Amplio. Su «visita», si Lacalle Pou se convierte en presidente, es probable que le pase factura en el tono de las relaciones bilaterales, aunque no será tan dura como la que pretende cobrarle el Brasil de Jair Bolsonaro. El «oasis» de paz que hasta hace un mes fue Chile lo conserva Uruguay pero no son pocos los que se preguntan, ¿hasta cuándo? Detrás de las revueltas de Ecuador y Chile asomó la mano confesa de Venezuela con su «brisa» bolivariana y muda de Cuba. ¿Llegará tan lejos?
15-11-2019 | Fuente: elpais.com
Carlos Mesa: ?Para la legitimidad de este Gobierno es clave la convocatoria de elecciones?
El candidato que se enfrentó a Evo Morales rechaza la tesis del golpe y cree que el domingo debería haber ya una fecha fijada para las elecciones
15-11-2019 | Fuente: abc.es
El Gobierno interino de Bolivia y el partido de Evo Morales tratan de rebajar la tensión
El Gobierno provisinoal de Jeanine Áñez y los partidarios de Evo Morales han establecido un primer contacto para tratar de rebajar la tensión en el país andino tras la renuncia del mandatario por el fraude electoral de octubre y avanzar hacia unos nuevos comicios. «Vivimos un momento de convulsión social en el que tenemos que extremar absolutamente todos los esfuerzos para tratar de disminuir ese riesgo de que los ciudadanos bolivianos sean heridos o pierdan la vida», aseguró el nuevo ministro de Presidencia, Jerjes Justiniano Atalá, en declaraciones recogidas por el diario local «La Razón». Las horas previas a este acercamiento entre las partes estuvieron cargadas de agitación. Después de que el miércoles reapareciera la anterior presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y la Policía le impidiera el paso a la sede del parlamento, el partido de Morales eligió ayer de madrugada un nuevo presidente para la Cámara de Diputados de Bolivia, Sergio Choque, con la oposición ausente. La presidencia del Senado y la del Congreso están en la línea de sucesión constitucional en caso de ausencia del presidente del país. Jeanine Áñez, que era vicepresidenta del Senado, se proclamó esta semana jefa de Estado provisional pese a que la Asamblea Legislativa no contaba con quorum, dada la ausencia de los seguidores de Morales. Mientras, el ministro de Exteriores de Evo Morales, Diego Pary, se encontraba de «visita» en Nicaragua, desde donde aseguró que no renuncia a ejercer ese cargo y que seguirá representando a Bolivia en el exterior, a pesar de que Jeanine Áñez ha nombrado ya una nueva canciller, Karen Longaric, entre otros miembros del Gobierno. La tensión seguía ayer también en las calles. Una multitud de personas, muchas de ellas ataviada con vestimentas tradicionales y ondeando la wiphala ?bandera indígena? afluyó hasta las inmediaciones del Palacio presidencial al grito de «¡Áñez golpista, el pueblo no te quiere!» y «¡Áñez, racista, queremos tu renuncia!». Poco antes, la presidenta interina había asegurado que ni Evo Morales ni su vicepresidente, Álvaro García Linera, podrán presentarse a las próximas elecciones presidenciales, que pretende que se convoquen lo antes posible. «Decirle al MAS (Movimiento Al Socialismo) que tienen todo el derecho a participar en las elecciones (y) que vayan buscando candidato (..): Evo y Álvaro no están habilitados para un cuarto mandato», recalcó en una comparecencia. El expresidente Carlos Mesa, candidato opositor en los comicios del 20 de octubre, expresó ayer jueves su respaldo a la mandataria interina, y aclaró que su alianza Comunidad Ciudadana no participará en el actual «Gobierno constitucional», con la intención de poder acudir al próximo proceso electoral, informa Efe. Emisario de Guterres Ante la creciente tensión reinante, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha decidido enviar a un emisario personal a Bolivia con el fin de apoyar la búsqueda de una «solución pacífica» a la crisis, desatada a raíz del fraude en las elecciones del 20 de octubre y agudizada tras la dimisión de Morales el pasado domingo. Mientras, Jeanine Áñez recibió un tibio reconocimiento de Rusia. Aunque con reticencias, ya que el Kremlin considera que Evo Morales fue desalojado del poder a causa de un «golpe de Estado», Moscú ha tomado no obstante la decisión de reconocer a Jeanine Áñez como presidenta en funciones de Bolivia hasta la celebración de unas nuevas elecciones. Así lo anunció ayer el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, desde la cumbre de los BRICS en Brasilia. Pese a estas declaraciones, el presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró ayer que Bolivia está al borde del caos y que había un vacío de poder tras la renuncia a la Presidencia de Evo Morales. En declaraciones a los periodistas durante la cumbre de los BRICS en Brasilia, señaló que quiequiera que acceda al poder en el país andino seguirá cooperando con Moscú.
14-11-2019 | Fuente: abc.es
Venezuela y Cuba diseñaron el fraude electoral de Bolivia
El fraude electoral en Bolivia reproduce algunas de las pautas seguidas por el chavismo en Venezuela para la manipulación de las elecciones, a su vez ingeniadas en Cuba. No se trata de procesos exactamente iguales ?de entrada, en la propia Venezuela las tácticas de la usurpación del voto han ido variando de una elección a otra?, pero hay patrones muy parecidos, lo que lleva a sospechar acerca del asesoramiento chavista y, en última instancia, cubano. Ya han quedado sobradamente documentados diversos elementos del fraude electoral de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, y cómo el «know-how» de esos procedimientos, que tienen un gran componente de herramientas informáticas, llegó de Cuba y se aplicó con ayuda prestada desde La Habana. Veamos ahora qué similitudes guarda lo ocurrido en Bolivia, descrito en el informe realizado por los expertos de la Organización de los Estados Americanos (OEA), con lo conocido en Venezuela. De alguna manera el propio Evo Morales vino a reconocer que había falsificado el resultado, al anunciar su disposición a nuevas elecciones, aunque esta admisión acabaría precipitando su marcha al derrumbar los restos de legitimidad que decía sostenerle. 1. Parón en el anuncio del recuento Bolivia. La principal incidencia que alertó a la comunidad internacional sobre la falta de limpieza de las elecciones del domingo 20 de octubre fue el parón que, en la noche de esa jornada, se produjo en el proceso de dar a conocer la evolución del recuento del voto cuando este llegó al 83,8% del escrutinio. Con las cifras anunciadas hasta entonces, Morales se encaminaba a una segunda vuelta que le era poco propicia. Ahí se paró el ofrecimiento de datos, durante horas. Todo gran «pucherazo» necesita un tiempo para materializar los votos falsos y requiere hacerlo a puerta cerrada. Venezuela. Uno de los mayores «sapos» que en su día se tragó la oposición venezolana fue aceptar que la autoridad electoral no anuncie los resultados conforme se van contando los votos, lo que permitiría detectar evoluciones sospechosas, sino que solo se den cuando ya hay una «tendencia irreversible». Eso deja a la oposición y a los ciudadanos a oscuras, mientras el régimen fabrica los votos que necesita. 2. Avance de Morales al «volver» el sistema Bolivia. Cuando el tribunal electoral boliviano reanudó la información sobre el cómputo de votos, avanzado el día siguiente, Morales había ganado terreno en su duelo con Carlos Mesa, no necesitando ya de segunda vuelta para proclamarse vencedor. Venezuela. También en las primeras elecciones de Maduro, en 2013, se produjo un «apagón», en este caso durante las últimas horas de votación y fue una caída del sistema de internet. Según se detalla en el libro «Bumerán Chávez», esa incidencia pudo provocarse para permitir que el chavismo tuviera más capacidad de tráfico en los canales informáticos para llevar a cabo la emisión de votos falsos; cuando el servicio fue restablecido, Maduro adelantó en votos a su contrincante, Henrique Capriles, en las pantallas conectadas con el sistema informático electoral paralelo usado por el chavismo. 3. Sistema informático paralelo Bolivia. En Bolivia el voto no es electrónico, sino manual. Aunque en un proceso de voto manual también pueden introducirse votos falsos en las urnas, en el caso de voto con máquinas la existencia de una red informática que registra la evolución de la votación permite «hackearla» o, cuando menos, poder conocer ilícitamente ciertos parámetros de cómo está yendo la votación, lo que facilita saber cuántos votos falsos y en qué centros electorales deben producirse para girar el resultado. Eso puede explicar que en Bolivia, a pesar de ser el voto manual, esta vez se pusiera en marcha el llamado TREP (Transmisión de Resultados Electorales Preliminares), un sistema informático para escanear las actas de los resultados de cada centro, enviarlas a un lugar de recuento y dar a conocer provisionalmente el escrutinio conforme este se iba realizando, a la espera del conteo definitivo de los votos físicos. Precisamente, las irregularidades más graves encontradas por los expertos de la OEA tienen que ver con ese sistema, en el que operaron servidores ocultos, sin supervisión de la empresa auditora y manejados por personas externas: «Resulta extraño que se redirija el flujo de datos a una red foránea, no prevista ni documentada (..) Esto es extremadamente grave». Venezuela. El chavismo ha contado con un sistema informático paralelo, puesto a punto por ingenieros cubanos y conectado con el sistema electoral oficial, que permite al oficialismo conocer la evolución del voto y saber cuántos votos falsos son necesarios y dónde para ganar las elecciones. También hay sospechas de que las máquinas de votación son vulnerables y pueden ser comandadas desde fuera del centro electoral. 4. Alargar la votación y centros pequeños Bolivia. La tardanza con que Bolivia procedió al recuento del voto supuestamente rural va más allá de lo que sería normal en un país con población rural dispersa y en ocasiones con difícil comunicación viaria. Que ese voto último en computar fuera prácticamente todo para Morales rompe cualquier tendencia estadística, aun concediendo que entre cierto tipo de población el líder de MAS tuviera más apoyo. Venezuela. Todo indica que el fraude en Venezuela se produce sobre todo hacia el final de la jornada electoral, cuando normalmente el Centro Electoral Nacional prolonga un par de horas más el horario de votaciones. En las elecciones de 2013 también se registró un pico inusual de votos en favor de Maduro muy avanzado ya el escrutinio. En Venezuela las mayores incongruencias estadísticas ocurren en centros de pequeños, de una mesa o dos mesas. 5. Voto de ausentes, muertos y 100% del censo Bolivia. La comprobación de actas realizada por los expertos de la OEA destaca numerosas irregularidades: actas completadas por una misma persona (en ocasiones el delegado del MAS en el centro), firmas falsificadas y concesión al MAS del 100% de los votos (es decir, con el voto también de ausentes y muertos no depurados de las listas). Venezuela. El chavismo, con ayuda de los agentes cubanos que controlan el sistema nacional de identificación venezolano, ha desarrollado procedimientos para usurpar la identidad de ausentes o abstencionistas. También se ha dado el caso de computar votos para Maduro que incluso superan el 100% del censo.
14-11-2019 | Fuente: abc.es
La presidenta interina de Bolivia asegura que Morales no podrá ir a las elecciones: «Que busquen candidato»
La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez , anunció este jueves que Evo Morales, en la actualidad asilado en México, no podrá presentarse a unas próximas elecciones que pretende convocar lo antes posible tras el fraude en los comicios del pasado 20 de octubre que la Organización de Estados Americanos (OEA) detalló en una auditoría. «Decirle al MAS (Movimiento Al Socialismo) que tienen todo el derecho a participar en las elecciones (y) que vayan buscando candidato (..): Evo y Álvaro no están habilitados para un cuarto mandato», aclaró Áñez en una comparecencia, según informa la prensa local. La hasta el martes vicepresidenta segunda del Senado ya avanzó el miércoles que había asumido la jefatura del Estado con dos objetivos: celebrar elecciones presidenciales y derogar la sentencia del Tribunal Constitucional que permitió a Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, aspirar a un cuarto mandato en contra del referéndum de 2017. «No es la primera vez que Morales ha robado el voto del boliviano, lo hizo antes el 21 de febrero», recalcó, en alusión a la consulta popular de hace casi tres años. En otro gesto claro del cambio de rumbo político del país, el Gobierno de Jeanine Añez anunció este jueves que reconocerá a Juan Guaidó como mandatario venezolano, algo a lo que Evo Morales se había negado, informa Ep. La portavoz del Gabinete de Añez, Roxana Lizárraga, ha informado en su primera rueda de prensa de que la nueva Administración boliviana ha decidido reconocer «al presidente Juan Guaidó». «Ese es el reconocimiento que hace desde este momento Bolivia», dijo, según la cadena boliviana Red Uno. Por otra parte, Áñez ha recibido el reconocimiento de Rusia como mandataria provisional de Bolivia, si bien mantiene su postura de que las acciones que llevaron a la dimisión de Evo Morales «equivalieron a un golpe de Estado». «Está claro que precisamente ella será considerada como mandataria de Bolivia en el período hasta que se elija al nuevo presidente», dijo el viceministro de Exteriores ruso Serguéi Riabkov, en Brasilia, citado por la agencia oficial rusa RIA Nóvosti. Al mismo tiempo, el diplomático expresó las reservas de Moscú por la falta de quórum durante la votación en el Parlamento para aprobar la investidura de Áñez como presidenta interina, recoge Efe. Entre tanto, el ministro de Exteriores de Evo Morales, Diego Pary, ha llegado a Nicaragua en las últimas horas en una «visita» que, de acuerdo con la prensa oficial, se extenderá a otros países. «El pueblo y el Gobierno de Nicaragua se sienten contentos y orgullosos de recibir en nuestra Nicaragua (..) al canciller del invicto pueblo de Bolivia, compañero Diego Pary, que nos visita como parte de un recorrido por distintos países», dijo la vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, según El 19 Digital. Murillo sostuvo que «en Nicaragua siempre serán bienvenido todos los luchadores, todos los guerreros de espíritu infinito, todos los que sabemos que la luz vence a la oscuridad y que el tiempo de las políticas destructivas (..) está quedando atrás». Crisis desde las elecciones del 20 de octubre Bolivia está sumida en una profunda crisis desde las elecciones presidenciales del 20 de octubre. Los resultados oficiales dieron la victoria a Morales, pero el candidato opositor Carlos Mesa denunció un «fraude gigantesco» del Gobierno. Ambos bandos llamaron a la movilización de sus simpatizantes, lo cual derivó en enfrentamientos, bloqueos y saqueos que se han saldado con al menos diez muertos y cientos de detenidos. En este contexto, Morales accedió a que la Organización de Estados Americanos (OEA) hiciera una auditoría electoral que finalmente ha confirmado irregularidades. En respuesta, el aún presidente aceptó celebrar nuevas elecciones, pese a lo cual los uniformados reclamaron su salida del Palacio Quemado. Morales renunció el mismo domingo y el lunes por la noche (hora local) embarcó en un avión rumbo a México, a donde llegó el martes como asilado político. «Mientras tenga la vida, seguimos en política», ha proclamado ya en suelo mexicano. Añez, vicepresidenta segunda del Senado, se ha proclamado mandataria interina, dado que tanto García Linera como los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados -que la precederían en la línea sucesoria trazada por la Constitución- han dimitido igualmente. Ya ha nombrado nuevo Gobierno.
14-11-2019 | Fuente: abc.es
El Ejército y la Policía respaldan a la presidenta interina de Bolivia
La recién proclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, se puso este miércoles manos a la obra para tratar de poner en marcha lo antes posible un nuevo proceso electoral tras la renuncia al poder de Evo Morales y su marcha a México como asilado político. En su primera reunión, la hasta el martes vicepresidenta del Senado boliviano recibió el respaldo de los altos mandos militares y policiales, elementos clave en la dimisión de Morales junto con las movilizaciones ciudadanas y el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que se detallaba el fraude electoral del 20 de octubre. Ayer tomó posesión ante la presidenta interina un nuevo Alto Mando Militar, con el general de Ejército Carlos Orellana Centellas al frente, quien llamó a deponer las «actitudes beligerantes» y evitar «fragmentar la unidad nacional y se derrame sangre», informa el diario local «La Razón». Áñez agradeció al comandante saliente, el general Williams Kaliman por «coadyuvar en los momentos que nos tocó vivir y a devolverle al Estado la paz y la democracia» y aseguró al nuevo Alto Mando «que el Estado los necesita más que nunca para mantener la paz». Kaliman fue quien el pasado domingo «sugirió» a Morales que dimitiera. Jeanine Áñez, que asumió la presidencia el martes para acabar con el vacío de poder pese a la falta de quorum en la Asamblea por la ausencia de los parlamentarios del partido de Morales. En su primer discurso, subrayó que no hay un golpe, sino «una reposición de la legalidad constitucional», aseguró desde el Palacio Quemado de La Paz, en lugar de la Casa Grande del Pueblo levantado por Morales. Lanzó un mensaje de «tranquilidad» a la comunidad internacional y se fijó como meta la convocatoria de elecciones en el plazo «lo más breve posible». Como gesto de conciliación, se ha dejado ver con la «wiphala», la bandera indígena que se llegó a quemar durante las protestas, además de con la Biblia. El principal candidato opositor en los comicios de octubre, Carlos Mesa, felicitó a «la nueva presidenta constitucional», al igual que el principal líder del movimiento cívico, Luis Fernando Camacho, que anunció el fin del paro indefinido que ha vivido Bolivia durante más de 20 días. Además, la marcha a México de Morales y su vicepresidente, Álvaro García, fue festejada en distintos puntos del país. Apoyo de EE.UU., Brasil y el Reino Unido Fuera de sus fronteras, la presidenta interina recibió el reconocimiento de EE.UU., el Reino Unido y Brasil, así como del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y del presidente saliente de Argentina, Mauricio Macri. Sin embargo, no todo son apoyos. El propio Evo Morales expresó su rechazo desde México y aseguró ayer que pretende regresar. «Si mi pueblo lo pide ?señaló?, estamos dispuestos a volver a pacificar, pero es importante el diálogo nacional». Los cocaleros de Cochabamba, uno de los grandes apoyos de Morales en Bolivia, han convocado una gran movilización nacional para tratar de devolver el poder al presidente dimisionario, ya que consideran «inconstitucional» la presidencia interina de Jeanine Áñez. La alerta se mantenía ayer en Cochabamba, La Paz y El Alto, después de que la crisis en el país se haya cobrado ocho muertes, según «La Razón». El Gobierno de México no reconoce a Jeanine Áñez como presidenta interina, como tampoco lo hacen el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, y el líder chavista de Venezuela, Nicolás Maduro.
12-11-2019 | Fuente: abc.es
Carlos Mesa: «En Bolivia no hubo un golpe de Estado, el pueblo sacó a Evo Morales»
El candidato de la opositora Comunidad Ciudadana en las elecciones del 20 de octubre en Bolivia, Carlos Mesa (La Paz, 1953), niega con rotundidad que los militares hayan forzado la dimisión de Evo Morales. «Ha sido una movilización popular y pacífica», y una «lección histórica» para América, afirma desde el otro lado del teléfono Mesa, presidente de 2003 a 2005. Sostiene que no hubo golpe de Estado, como afirma Morales. ¿Cuál es la situación? ¿Hay vacío de poder? Miente de manera grosera. Eso no ocurrió. Las Fuerzas Armadas no sacaron ningún soldado ni hubo actos de subversión. Ha sido una movilización popular, pacífica y democrática que ha logrado sacar a un presidente autoritario, una lección histórica para América. Dicho eso, es una circunstancia compleja, porque Morales ha articulado una estrategia para dejar al país sin sucesión constitucional, renunciando él, el vicepresidente, y los presidentes del Senado y la Cámara. El procedimiento es que la Asamblea se reúna para leer la carta de renuncia y la acepte. Después nombra nuevo presidente del Senado que se hace cargo del Gobierno. La dificultad es lograr quórum, dado que la oposición no tiene mayoría absoluta. Está convenciendo a militantes del MAS. En ningún caso estamos dispuestos a romper el orden constitucional ni a juntas, gobiernos militares, cívicos o patrióticos. ¿Y quién tiene la autoridad ahora? El presidente está atrincherado en Chapare, zona de producción de coca, el 90% de la cual se convierte en cocaína que va a Brasil y Europa. No hay gobierno hasta que no se lea la carta de renuncia y se nombre un nuevo presidente del Senado. Por tanto estamos en una situacion muy incierta. Se habla de que hubo una noche de terror entre el domingo y el lunes. ¿Teme que se desborde la violencia? Se produjeron actos brutales en La Paz promovidos por Morales. Se incendió la casa del rector de la Universidad Mayor de San Andrés y la periodista que denunció el fraude monumental. Pero espero que la Policía logre recomponer el orden en las próximas horas. ¿Cómo se garantizarán ahora unas elecciones limpias y democráticas? Aclaro que yo soy excandidato, pero no asumo ningún liderazgo que no me corresponde. Mi opinión es que el gobierno de transición tiene una sola tarea, la convocatoria electoral, con el consenso de las fuerzas políticas y sociales, lo que requiere una reconstrucción del Tribunal Supremo Electoral, que fue completamente destruido y manipulado. Si se hace seriamente, requerirá un par de meses por lo menos. ¿Cuál ha sido o está siendo el papel de las Fuerzas Armadas? Lo único que dijeron es que no saldrían a enfrentar al pueblo en la calle. En ese contexto, el presidente se dio cuenta de que su última posibilidad, un estado de excepción, no era posible y eso lo llevó a renunciar. Pero decir que las Fuerzas Armadas generaron la renuncia es mentira. Simplemente le convencieron de que no tenía ninguna opción de ir a la represión para recuperar su poder. Quienes lograron su derrota fueron los ciudadanos. El Mando Militar «sugirió» expresamente a Morales que renunciara? Sí, efectivamente, esa es una realidad objetiva, en el contexto de confrontación que se podía producir. Dado que no iban a salir a la calle, le sugirieron que diera un paso al costado. No salió un solo militar. Sería un golpe que se levantaran divisiones o compañías del Ejército. No, no, ha sido la culminación de un movimiento popular, político, cívico y de la sociedad organizada. ¿Debería ser detenido Morales? En este momento corresponde establecer una situación de paz. Cualquier acción que provoque tensión adicional sería un error. Hoy tenemos que lograr un nuevo gobierno, que tomará las decisiones que correspondan. «Espero que el Gobierno español haga una reflexión más profunda y serena y respalde la sucesión constitucional en Bolivia» Morales le ha pedido pacificar el país. ¿Están contribuyendo a ello? Usted me escucha que estoy en una posición de construir un gobierno democrático. Morales miente descaradamente cuando me llama racista. Estoy orgulloso de que Bolivia haya tenido un presidente indígena, pese a lo lamentable que ha resultado Morales. Mi vida entera ha sido de lucha por la inclusión y la eliminacion del racismo. Podría presentarse Morales a unas nuevas elecciones? Por supuesto que no. La Constitución establece que la presidencia solo se puede ejercer dos veces consecutivas y ya violó la Constitución en su tercer periodo. Preguntó al pueblo para un cuarto mandato y le dijo que no. Esto también tiene que ver con su renuncia, no solo el fraude del 20 de octubre. ¿La oposición se presentará unida a unas nuevas elecciones? Nuestra candidatura demostró que había unidad en la oposición e íbamos a una segunda vuelta. En España han tenido elecciones con muchos candidatos y nadie habla de desunión. Las discrepancias con el líder ciudadano Fernando Camacho podrían entorpecer la labor para celebrar unas elecciones libres limpias? En absoluto. Camacho ratificó la línea de la sucesión constitucional, respetando los mecanismos que la ley establece para convocar una nueva elección. No hay diferencia alguna entre la oposición política y cívica. ¿No había diferencias sobre ese gobierno transitorio, precisamente? No, ayer (el domingo) en la mañana hablaba de gobierno cívico-popular, pero en la noche entró en la línea correcta, de una sucesión constitucional. A veces la emocionalidad tiene algún efecto, pero ha sido coherente con lo que defendemos todos. Bolivia puede ser un ejemplo para Venezuela? Definitivamente. Estamos convencidos de que Maduro es un dictador. El pueblo movilizado, bien organizado y pacíficamente, puede lograr la salida de quienes vulneran la Ley. ¿Y frena de alguna forma la ola boliviarana en América Latina? La situación en América Latina es muy volátil, pero lo único que tiene que resguardar de manera sagrada es el voto popular, la democracia. Si el pueblo vota izquierda, centro o derecha, es su voluntad. Lo que no se puede aceptar es lo que pasa en Venezuela y lo que trataba de hacer Morales. ¿Cómo valora el comportamiento de la comunidad internacional y del Gobierno español en funciones? La comunidad internacional se ha comportado muy correctamente. Pero lamento que Morales lograra difundir ideas falaces sobre un golpe de Estado. Lo que dijo el comandante de las Fuerzas Armadas pudo ser una frase desafortunada, pero las Fuerzas Armadas no no movieron un fusil. Espero que el Gobierno español, una vez que haga una reflexión más profunda y serena, respalde la sucesión constitucional.
11-11-2019 | Fuente: abc.es
¿Quién asume el mando tras la dimisión de Evo Morales?
La respuesta al vacío de poder en el que ha quedado Bolivia tras la anunciada renuncia del presidente Evo Morales, y de las autoridades que podrían sucederle constitucionalmente, está en manos de la Asamblea Legislativa y tendrá que pasar por un acuerdo político. Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, anunciaron la tarde del domingo que renunciaban a sus cargos en un vídeo transmitido por el canal estatal, sin que hasta el momento se hayan hecho públicas las respectivas cartas de dimisión. También han renunciado los presidentes del Senado, Adriana Salvatierra, y de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, ambos oficialistas, y los siguientes en la línea de sucesión constitucional. Un antecedente Una situación similar se produjo en 2005 cuando el entonces presidente Carlos Mesa renunció asediado por conflictos sociales. Mesa había asumido la Presidencia del país en 2003 tras la dimisión de Gonzalo Sánchez de Lozada en el llamado «octubre negro», una revuelta social en contra de la decisión gubernamental de exportar gas boliviano a Estados Unidos a través de un puerto chileno. En medio de la crisis de 2005, renunciaron a su derecho constitucional a suceder a Mesa los entonces presidentes del Senado, Hormando Vaca Díez, y de la Cámara de Diputados, Mario Cossío, al no haber un vicepresidente que pudiera asumir en reemplazo del entonces gobernante asumió la Presidencia el titular de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez Veltzé, en junio de ese año para convocar en diciembre a las primeras elecciones generales que ganó Evo Morales. Esa figura estaba permitida en la Constitución que rigió hasta antes de 2009, pero la Carta Magna promulgada ese año por Morales no la contempla, explicó a Efe el abogado constitucionalista Gonzalo Hidalgo. ¿Qué dice la nueva constitución? El artículo 169 de la nueva Constitución boliviana establece la misma línea de sucesión en caso de la renuncia del presidente, vicepresidente, del presidente del Senado hasta el de la Cámara baja. «En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días», indica ese artículo. «En caso de ausencia temporal, asumirá la Presidencia del Estado quien ejerza la Vicepresidencia, por un periodo que no podrá exceder los noventa días», agrega. Lo que se debe hacer ahora es «esperar primero la aceptación de la carta de renuncia del presidente» en la Asamblea Legislativa, que deberá analizarla en una sesión. Hasta el momento no se conoce una renuncia escrita de Morales ni de García Linera. Posibles salidas Ante la ausencia de los titulares del Senado y de Diputados, el experto consideró que la Comisión Mixta de Constitución de ambas cámaras debe llamar a una reunión de emergencia y «conseguir cómo van a señalar ahora una estructura de dirección de la Asamblea Legislativa», en ausencia incluso del vicepresidente. En el Legislativo tiene la mayoría el partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS). El constitucionalista consideró importante que en las próximas horas pueda darse un acuerdo político porque, si bien ambas cámaras están sin presidentes, «sí hay una representación política soberana a través de los asambleístas, ellos tienen que tomar una decisión responsable, una decisión constituciona».
11-11-2019 | Fuente: abc.es
Morales se esconde en Chapare, su principal bastión político, y denuncia una orden de arresto en su contra
Bolivia no dejó que el fraude electoral le arrebatara su democracia. Horas más tarde de haber renunciado a la presidencia, tras comprobarse una gigantesca manipulación electoral, Evo Morales denunció una orden de arresto en su contra presuntamente en manos de un oficial de la Policía que tenía instrucción de ejecutar la orden. No le faltó tiempo para cargar contra la derecha que ha acusado de «golpistas» y de «destruir el Estado de Derecho del país». Denuncio ante el mundo y pueblo boliviano que un oficial de la policía anunció públicamente que tiene instrucción de ejecutar una orden de aprehensión ilegal en contra de mi persona; asimismo, grupos violentos asaltaron mi domicilio. Los golpistas destruyen el Estado de Derecho.? Evo Morales Ayma (@evoespueblo) November 11, 2019 El líder cívico Luis Fernando Camacho, que tras los acontecimientos de las últimas semanas ha saltado a la esfera política nacional, confirmó lo que ya había adelantado el exmandatario: «Confirmado!! orden de aprehensión para Evo Morales!! La policía y los militares están buscándolo en el Chapare, lugar donde se escondió. Los Militares le quitaron el avión presidencial y está escondido en el Chapare, van por él!». Confirmado!! orden de aprehensión para Evo Morales!! La policia y los militares están buscándolo en el Chapare, lugar que se escondió. Los Militares le quitaron el avión presidencial y está escondido en el chapare, van por el! ¡JUSTICIA!#NadieSeRinde #Bolivia? Luis Fernando Camacho (@LuisFerCamachoV) November 11, 2019 Evo, como lo llaman sus seguidores bolivarianos, se refugia en Chapare una de las 16 provincias del departamento de Cochabamba, una ciudad ubicada en el centro del país con una población de 393.408. Es una zona por excelencia cocalera y bastión político de Morales quien dio su apoyo al crecimiento y la producción de la coca en la región. Ayer desde allí señaló que varios grupos violentos asaltaron su domicilio. Camacho ha pedido a los bolivianos seguir con los paros y las medidas de presión durante al menos otros dos días para que se pueda recobrar la estabilidad política del país. Asegura que habrá juicios contra Morales y otras autoridades de su Movimiento Al Socialismo (MAS). El candidato opositor Carlos Mesa, en cambio, con un perfil más político y equilibrado instó a la Policía y a las Fuerzas Armadas a «garantizar y preservar el orden en todo el territorio» por un riesgo importante de hechos violentos provocados por la gente del MAS. Ante el ataque de grupos violentos organizados, hago nuevamente un vehemente llamado a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional para que en cumplimiento de su mandato constitucional protejan a la ciudadanía y garanticen la integridad y la vida de las personas.? Carlos D. Mesa Gisbert (@carlosdmesag) November 11, 2019 La presunta comisión de delitos electorales del pasado 20 de octubre ya tiene a sus dos primeras víctimas, la Policía boliviana detuvo el domingo por la noche a la presidenta y el vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Maria Eugenia Choque y Antonio Costas, después de que ambos renunciaran a sus respectivos cargos, uniéndose a la cascada de dimisiones de cargos afines al Ejecutivo de Morales. El arresto se ha producido siguiendo las órdenes emitidas por el Ministerio Público, según ha indicado la agencia de noticias boliviana ABI. Como se esperaba, una decena de altos cargos han renunciado, entre ellos el vicepresidente, Álvaro García Linera, que lo hizo con la misma inmediatez que el presidente de la Repúbica; la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra; y los ministros de Minería, Deportes, Hidrocraburos, Medio Ambiente y Agua, y Economía. A esa lista se le unen diputados y viceministros del seno del Gobierno. Ante el vacío de poder en Bolivia, el poder Legislativo debe reconducir el rumbo del país. La Constitución de 2009 estipula que ante la ausencia del presidente, el presidente del Senado será quien lo reemplace en el cargo. En caso de impedimento, recaerá en el presidente de la Cámara de Diputados que deberá convocar elecciones en un plazo de 90 días.
1