Infortelecom

Noticias de boris johnson

04-07-2020 | Fuente: abc.es
La canciller ha vuelto
La canciller ha vuelto al puente de mando de la Unión Europea, un regreso providencial en uno de los momentos más difíciles que se recuerda en la historia de la integración. Aunque se mantenía al frente de su cuarto gobierno de coalición, se había despedido del poder al nombrar dos herederas (Von der Leyen en la Comisión y la malograda AKK en el partido) y aspiraba a marcharse sin hacer ruido en 2021. La crisis del coronavirus le ha obligado a resucitar. La presidencia semestral alemana de la UE le brinda la oportunidad de culminar su largo paso por la política. Sigue siendo fiel al método científico con el que aborda la política, el estudio serio de los problemas asesorada por los mejores expertos y la búsqueda incansable de soluciones pragmáticas. Pero ahora la canciller despliega más energía que nunca, comunica no solo hechos y reglas, sino emociones y sentimientos y hace más visible su inspiración en valores humanos esenciales. Lo cierto es que Alemania ha cambiado más que Merkel, una táctica formidable, repleta de cautelas, que entiende cuándo se dan las condiciones para avanzar y la dirección posible. Hay viento a favor en su país para actuar de forma distinta a cómo lo hizo en la crisis de la moneda única. La canciller propone aumentar el gasto público, fortalecer las instituciones comunitarias y sacar adelante el Fondo de Recuperación, el embrión de una verdadera Unión Fiscal. Los llamados países frugales confiaban en que no fuera ella quien les reclamase solidaridad. Tampoco el Gobierno de Boris Johnson esperaba que Berlín defendiera con tanta firmeza principios europeos en la negociación post-Brexit. Merkel se apoya en otras dos mujeres, Ursula von der Leyen, una presidenta de la Comisión demasiado pendiente de la política alemana, y Christine Lagarde, un peso pesado al frente del Banco Central Europeo. También, aunque de forma secundaria, en Emmanuel Macron, quien atraviesa una nueva metamorfosis estos días, esta vez con el objetivo de resurgir transmutado en ecologista. Merkel ha vuelto. La mujer más poderosa del mundo escribe el capítulo más personal de un legado impresionante.
03-07-2020 | Fuente: abc.es
El Reino Unido exime de cuarentena a quienes viajen desde España y otros países de «bajo riesgo»
A partir del próximo 10 de julio, los viajeros que ingresen al Reino Unido desde España no estarán obligados a pasar la cuarentena de 14 días que el gobierno de Boris Johnson impuso desde el pasado 8 de junio. España es uno de los países incluidos en una lista de más de 50 considerados como «de bajo riesgo» y entre los cuales también están Francia, Alemania e Italia. La información fue confirmada por el ministro de Transporte, Grant Shapps, a la cadena Sky News, que adelantó algunos de los destinos y detalló que la lista, que previsiblemente será publicada esta tarde, incluye a «más de 50 países», aunque serán «más de 60 si se suman los territorios británicos de ultramar». Las personas provenientes de estos destinos sí tendrán que hacer la cuarentena en caso de haber pasado antes por algún territorio no autorizado en la lista. Los países han sido calificados como seguros o de riesgo bajo en función de la prevalencia de Covid-19, para lo cual es necesario que su tasa de infección esté disminuyendo, que los datos oficiales sobre el estado del brote sean fiables y que la trayectoria potencial de la enfermedad en los destinos sea segura. La evaluación fue realizada por el Centro Conjunto de Bioseguridad junto a Public Health England y el principal asesor médico del Gobierno, Chris Whitty. Sin reciprocidad garantizada La medida, sin embargo, no necesariamente será recíproca. Por ejemplo, aunque fuentes gubernamentales aseguraron que es probable que Grecia esté entre los países considerados seguros, es uno de los que de momento no permite el ingreso de personas provenientes de Reino Unido. «Esta medida supone el próximo paso en la cuidadosa reapertura» del país, señaló Shapps, quien aseveró que «toda la nación ha trabajado incansablemente para llegar a esta etapa, por lo tanto, la seguridad debe seguir siendo nuestra consigna y no dudaremos en actuar rápidamente para protegernos si las tasas de infección aumentan en los países con los que nos estamos reconectando», advirtió. Desde el comienzo de la desescalada, el gobierno de Johnson ha advertido que todas las medidas podrían ser revertidas en cualquier momento si se considera que están poniendo en peligro a la población o provocan nuevos brotes. La exención de la cuarentena aplicará de momento solo para Inglaterra, a la espera de la decisión de los gobiernos de Gales, Escocia e Irlanda del Norte. La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, considera que el gobierno no le consultó adecuadamente y de momento se niega a suavizar las restricciones.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
Londres abre la vía para dar nacionalidad hasta a tres millones de hongkoneses
El primer ministro británico, Boris Johnson, avanzó ayer que su Gobierno planea ofrecer una vía para que hasta cerca de tres millones de hongkongeses puedan vivir en el Reino Unido y, más adelante, adquirir nacionalidad británica, informa Efe. Unos 350.000 hongkongses que ya cuentan con un pasaporte para Nacionales Británicos de Ultramar (BNO, en inglés), así como otras 2,6 millones de personas residentes en la antigua colonia británica, podrán vivir en el Reino Unido durante un periodo inicial de cinco años. Al concluir ese plazo, podrán optar al estatus de asentados en el país, mientras que un año más tarde tendrán derecho a pedir la nacionalidad británica. Hasta ahora, los hongkongeses con un pasaporte BNO solo pueden solicitar un visado para permanecer en el Reino Unido durante seis meses. Por su parte, el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, dijo que no habría límite en las cifras o las cuotas y que el proceso de solicitud sería simple. «Este es un conjunto de arreglos especiales, a medida, desarrollados para las circunstancias únicas a las que nos enfrentamos y a la luz de nuestro compromiso histórico con los ciudadanos de Hong Kong», dijio Raab, según información recogida por la BBC. Downing Street dijo que se detallarán más puntos del plan «a su debido tiempo». Mientras tanto, los titulares de pasaportes de ultramar nacionales británicos en Hong Kong podrán viajar al Reino Unido de inmediato, sujetos a controles de inmigración estándar, dijo el portavoz oficial del primer ministro. Tampoco afrontarán limitaciones salariales para obtener sus visas, agregó. El anuncio de ayer de Johnson se produjo tras la entrada en vigor de la nueva ley de seguridad nacional que China ha promulgado para el territorio. Miles de manifestantes se han congregado en las calles de Hong Kong para protestar contra esa legislación y la policía ha comunicado el arresto de más de 300 personas, de las que nueve han sido detenidas al amparo de la nueva normativa. Hong Kong se reintegró en China en 1997 tras siglo y medio de dominación británica, después de que Londres y Pekín firmaran en 1984 una declaración conjunta por la que el Reino Unido renunció a su última colonia asiática. «La entrada en vigor y la imposición de esta ley de seguridad nacional constituye una clara y seria ruptura de la declaración conjunta sino-británica», afirmó Johnson en la Cámara de los Comunes.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
El padre de Johnson se salta las restricciones de viaje del Reino Unido para visitar su villa de Grecia
El padre de Boris Johnson, Stanley Johnson, de 79 años, ha sido descubierto cuando se saltaba las normas de confinamiento y restricción de viajes impuestas por el Gobierno británico para trasladarse a su villa de Grecia, según revela este jueves el medio Daily Mail. Al parecer, la evasión del padre del primer ministro fue descubierta por su propia imprudencia, ya que no dudó en subir a su perfil de la red social Instagram fotografías desde su avión, en el momento en el que el aparato sobrevolaba Atenas. Para combatir la pandemia, el Gobierno británico recomienda restringir los viajes al extranjero, que solo podrán llevarse a cabo por razones concretas, justificadas y esenciales. El padre de Johnson ha intentado argumentar que su desplazamiento a Grecia responde a esos requisitos.
02-07-2020 | Fuente: abc.es
París continúa abriendo sus fronteras acatando la disciplina común europea de forma flexible
Francia comenzó y ha continuado abriendo sus fronteras según el principio de reciprocidad, adoptando la disciplina común europea de manera «flexible». El pasado 12 de junio, el Gobierno francés consideró oportuno abrir sus fronteras interiores a la mayoría de países europeos fronterizos, con dos salvedades mayores, España y el Reino Unido. El tráfico aéreo con España no empezó a liberarse hasta el día 21. Días antes, Francia había comenzado a abrir tímidamente sus fronteras con Alemania y los países del Benelux, con los que funcionó con eficacia un modelo de cooperación bastante alta, que no llegó a funcionar con España ni con el Reino Unido. Aceptado el principio común de la UE, Francia reabrió ayer sus fronteras al resto de los aliados y miembros del Espacio Schengen, respetando la lista de los quince países establecida. Respetando la solidaridad dentro de la UE, Francia se reserva, siempre, su derecho nacional a la «reciprocidad». Los casos emblemáticos del Reino Unido y EE.UU. son «vigilados» con particular atención. La experiencia bilateral de París con Londres y Washington es francamente negativa. El diálogo personal de Emmanuel Macron con Boris Johnson y Donald Trump, a lo largo de la crisis sanitaria, ha estado sembrado de sobresaltos, dudas e incertidumbres. Desde la óptica francesa, la solidaridad europea debe responder, siempre, a una reciprocidad que tiene dos dimensiones: hacer un análisis común del estado de la crisis y las amenazas potenciales, pero vigilando, al mismo tiempo, la evolución del desconfinamiento con todos los países limítrofes. Como España e Italia, Francia, gran potencia turística, anhela poder acelerar el proceso de liberalización. Pero cualquier síntoma, indicios, sospecha o evidencia de nuevos brotes, fronterizos, en particular, será vigilado y sometido a controles aleatorios.
30-06-2020 | Fuente: abc.es
Johnson anuncia un plan radical para reactivar la economía tras la crisis provocada por el Covid-19
Después del crack de 1929, el presidente estadounidense Franklin Roosevelt lanzó el llamado New Deal (Nuevo Acuerdo), un programa de inyección de dinero nunca antes visto para reactivar la economía y que incluía la construcción de infraestructuras en todo el país. Inspirado en el éxito de aquel proyecto, el primer ministro británico Boris Johnson anunció esta mañana un ambicioso plan de medidas económicas cuyo objetivo es remontar la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, a través del consumo, la inversión y la generación de empleo. En un discurso en la localidad de Dudley, Johnson aclaró que «no es comunista» y que por ello su intención es aprovechar esta crisis «para enfrentar los grandes desafíos no resueltos de este país», ya que «si algo nos ha enseñado la crisis del Covid-19, es que este país debe estar preparado para lo que pueda venir, y necesitamos poder movernos con niveles de energía y velocidad que no hemos necesitado por generaciones». Así, desveló un ambicioso plan de inversiones públicas que empezará con la inyección de cinco billones de libras (unos 5,4 billones de euros) que serán inyectados en infraestructura hospitalaria, viviendas, colegios, universidades, hospitales y otras obras de construcción de gran envergadura, como carreteras, cárceles y el tren de alta velocidad entre la capital y el norte del país. Además, Johnson, que detalló que su plan se basa en «construir, construir y construir», señaló que se pondrá en funcionamiento «un nuevo plan masivo« para la construcción de ciclovías, ante la urgente necesidad de disminuir la cantidad de personas que usan el transporte público y así evitar la propagación del coronavirus. El programa, bautizado como «Proyecto velocidad» y cuya característica principal es que las obras pasarán por un proceso de aprobación rápida que dejará atrás los largos trámites burocráticos, según explicaron fuentes de Downing Street, entrará en vigencia en septiembre, después de que se hagan los cambios necesarios a las leyes de planificación, e incluye inversiones millonarias para mejorar la educación y la sanidad pública así como un transporte público más verde, con una partida de 1.500 millones de libras (1.600 millones de euros) destinada al mantenimiento de hospitales; más de 1.000 millones de libras (1.080 millones de euros) para reconstruir colegios y 100 millones de libras (107 millones de euros) para carreteras. Johnson entonó un mea culpa por las críticas a su gestión de la emergencia diciendo: «Sé que hay muchas cosas en las que la gente dice que nos equivocamos, y le debemos esa discusión y esa honestidad a las decenas de miles de personas que murieron antes de tiempo y a las familias que han perdido seres queridos, y, por supuesto, debe haber tiempo para aprender las lecciones», pero reconoció que «también algunas cosas salieron bien, enfáticamente bien», y puso como ejemplo la instalación de un hospital en solo diez días, la inventiva de las compañías británicas que pusieron en marcha la fabricación de ventiladores, el estudio de la universidad de Oxford que concluyó que la dexametasona es un tratamiento efectivo para la enfermedad y el «esfuerzo» de su gobierno para permitir que más de ocho millones de personas conservaran su trabajo durante la crisis. Pero el costo económico ha sido peor de lo esperado y la contracción económica es la más grave desde 1979. Sin embargo, el «premier» explicó que «no responderemos a esta crisis con lo que la gente llama austeridad», por lo que prometió cumplir sus promesas electorales de construir 40 hospitales nuevos, de reclutar 20.000 agentes de policía, y de conseguir un gran consenso entre partidos para construir un Reino Unido «más hermoso y totalmente independiente y autónomo por primera vez en 45 años: el lugar más atractivo para vivir, para invertir y para establecer una empresa». Según el primer ministro, estas serán «las reformas más radicales de nuestro sistema de planificación desde el final de la Segunda Guerra Mundial».
30-06-2020 | Fuente: abc.es
Londres retoma la negociación con Europa sin próroga posible
Con una pandemia de efectos terroríficos en todo el país y graves consecuencias económicas, varios ataques con arma blanca que hacen recordar los peores actos terroristas, pocos británicos se han parado a pensar que hoy martes acaba el plazo para poder pedir una nueva prórroga que evitaría que si no hay un acuerdo sobre sus relaciones futuras con la UE, el 31 de diciembre se queden completamente desconectados desde todos los puntos de vista. En parte, el hecho de que la pandemia y la cuarentena obligatoria que ha decretado el Gobierno de Boris Johnson ya ofrece una especie de entrenamiento psicológico les permite hacerse una idea de lo que podría ser esta ruptura total con el continente, si no se llegase a un acuerdo. Ayer lunes empezó una nuevas ronda de negociaciones, por fin en directo, es decir, no por videoconferencia, por lo que se supone que la posibilidad de que finalmente se desbloquee la situación no es todavía imposible. De todos modos, el Gobierno británico había declarado en todos los tonos posibles que no pediría ninguna nueva extensión del periodo transitorio y en la última ronda de negociaciones, el equipo de la Comisión Europea que dirige Michel Barnier había tomado nota ostentosamente de esta voluntad, porque en este caso también le complicaría mucho las cosas. Si el Reino Unido quisiera alargar la situación actual más allá del 31 de diciembre, debería empezar a contribuir al presupuesto comunitario del año que viene, lo que supondría también un rompecabezas para las cuentas del Ejecutivo comunitario y necesitaría probablemente negociaciones tan complejas como las que se están llevando a cabo. En todo caso, por ahora los problemas centrales de la negociación subsisten y nada hace prever que un acuerdo vaya a ser fácil. Barnier ha advertido que deberá lograrse un resultado antes de que acabe octubre, de modo que sea posible el proceso de ratificación que debe pasar por todos los parlamentos nacionales. Normalmente, un acuerdo de este tipo con un país tercero puede tardar varios años. Con el Reino Unido se trata de diverger desde una posición muy cercana como era la de su pertenencia a la UE, así que en cierto modo será más sencillo, siempre que la voluntad de llegar a un acuerdo prevalezca. Por ahora, no es el caso en el tema de las reglas comunes para seguir teniendo acceso al mercado europeo ni sobre la pesca.
30-06-2020 | Fuente: abc.es
Londres retoma la negociación con Europa sin prórroga posible
Con una pandemia de efectos terroríficos en todo el país y graves consecuencias económicas, varios ataques con arma blanca que hacen recordar los peores actos terroristas, pocos británicos se han parado a pensar que hoy martes acaba el plazo para poder pedir una nueva prórroga que evitaría que si no hay un acuerdo sobre sus relaciones futuras con la UE, el 31 de diciembre se queden completamente desconectados desde todos los puntos de vista. En parte, el hecho de que la pandemia y la cuarentena obligatoria que ha decretado el Gobierno de Boris Johnson ya ofrece una especie de entrenamiento psicológico les permite hacerse una idea de lo que podría ser esta ruptura total con el continente, si no se llegase a un acuerdo. Ayer lunes empezó una nuevas ronda de negociaciones, por fin en directo, es decir, no por videoconferencia, por lo que se supone que la posibilidad de que finalmente se desbloquee la situación no es todavía imposible. De todos modos, el Gobierno británico había declarado en todos los tonos posibles que no pediría ninguna nueva extensión del periodo transitorio y en la última ronda de negociaciones, el equipo de la Comisión Europea que dirige Michel Barnier había tomado nota ostentosamente de esta voluntad, porque en este caso también le complicaría mucho las cosas. Si el Reino Unido quisiera alargar la situación actual más allá del 31 de diciembre, debería empezar a contribuir al presupuesto comunitario del año que viene, lo que supondría también un rompecabezas para las cuentas del Ejecutivo comunitario y necesitaría probablemente negociaciones tan complejas como las que se están llevando a cabo. En todo caso, por ahora los problemas centrales de la negociación subsisten y nada hace prever que un acuerdo vaya a ser fácil. Barnier ha advertido que deberá lograrse un resultado antes de que acabe octubre, de modo que sea posible el proceso de ratificación que debe pasar por todos los parlamentos nacionales. Normalmente, un acuerdo de este tipo con un país tercero puede tardar varios años. Con el Reino Unido se trata de diverger desde una posición muy cercana como era la de su pertenencia a la UE, así que en cierto modo será más sencillo, siempre que la voluntad de llegar a un acuerdo prevalezca. Por ahora, no es el caso en el tema de las reglas comunes para seguir teniendo acceso al mercado europeo ni sobre la pesca.
30-06-2020 | Fuente: abc.es
Johnson planea anunciar un gran paquete de inversiones para reactivar la economía y crear empleos
Boris Johnson era hasta hace un poco uno de los líderes mundiales que mejor salía parado en las encuestas. Pese a que Reino Unido es uno de los países más afectados por el brote de Covid-19, con más de 43.000 personas fallecidas, y a que la gestión del primer ministro ha sido muy criticada desde diversos sectores, la población seguía dandole un voto de confianza. La tendencia parece haber cambiado: según un sondeo de la consultora Opinium, el 37% de los votantes piensa que el líder del partido laborista, Keir Starmer, que asumió su cargo en abril, sería mejor primer ministro que Johnson, a quien apoya el 35% de los encuestados. Y si al inicio de la pandemia la diferencia entre el apoyo a conservadores y laboristas era del 15%, ahora es solo del 4%. La caída es notable, y ha hecho saltar las alarmas para el «premier», que creía tenerlas todas consigo al ganar la mayoría absoluta en las elecciones de diciembre sin saber que una pandemia se cruzaría en su camino. Así, ha decidido tomar medidas para remontar, en medio, eso sí, de un panorama complicado: los científicos han advertido de un posible aumento de casos de Covid-19 una vez que el próximo sábado se suavicen aún más las medidas de confinamiento en Inglaterra y abran los pubs, restaurantes, cines y peluquerías, entre otros negocios, y con las negociaciones del Brexit con la Unión Europea en punto muerto y con el tiempo encima. Con el fin de ganarse a la ciudadanía y hacer una declaración de intenciones, Johnson ha anunciado un plan de inversiones públicas de 250.000 millones de libras (unos 273.000 millones de euros) que serán inyectados en infraestructura hospitalaria, viviendas, colegios, hospitales y otras obras de construcción de gran envergadura, como carreteras, cárceles y el tren de alta velocidad entre la capital y el norte del país. El bautizado como «Proyecto velocidad», que será anunciado oficialmente mañana, tiene como objetivo principal impulsar la recuperación económica y la creación de empleo, por lo que un equipo de trabajo evaluará los proyectos pendientes en diferentes ciudades para tramitar, sin retraso, su aprobación. «La respuesta al coronavirus ha demostrado que no hacen falta años para poner en marcha proyectos esenciales: el hospital Nightingale y el desafío de los ventiladores empezaron a funcionar en cuestión de semanas», señaló un portavoz de Downing Street, que añadió: «A medida que nos recuperamos de la pandemia, debemos aplicar esa misma urgencia a los principales proyectos en los cimientos de este país y hacerlos bien». «Ahora no hay excusa para retrasos. La infraestructura tiene el poder de reconstruir y reparar nuestro país, y lo haremos mejor, más rápido y de forma más estratégica que antes», aseveró. Con respecto al Brexit, las negociaciones se retomarán esta semana, pero Reino Unido está dispuesto a establecer una relación comercial con la UE semejante a la existente con Australia, que es básicamente de mínimos, si no se alcanza un acuerdo. En un comunicado, Downing Street aseguró que «Boris Johnson ha señalado que el Reino Unido negociará de forma constructiva, pero estaría igualmente dispuesto a marcharse de la UE según los términos que rigen para Australia si no es posible alcanzar un acuerdo». Además, el país comunicó hace unos días su decisión de no solicitar ninguna prórroga para su salida definitiva tras el período de transición, que acaba el 31 de diciembre de este año.
29-06-2020 | Fuente: abc.es
Johnson lamenta que los británicos estén más gordos que el resto de los europeos
Las bromas sobre los kilos extra que ha ganado la población en general durante la cuarentena por coronavirus parecen ser un reflejo de la realidad. Pese a que algunos estudios en Reino Unido señalan que la gente se ha preocupado por su salud comprando probióticos y multivitamínicos, al mismo tiempo, los hábitos de compra dan cuenta de que en muchos hogares ha crecido el consumo de comida con poco valor nutricional, como snacks salados, golosinas y carnes procesadas, y muchas familias se han entregado al placer de hornear en casa, lo que hace que ahora mismo sea difícil encontrar harina en algunos supermercados. Las consecuencias son claras, al menos para el primer ministro, Boris Johnson, que señaló esta mañana durante una entrevista en la radio que los británicos están «significativamente más gordos» que personas de otras nacionalidades, y aclaró que en Europa solo los malteses padecen más de sobrepeso que los británicos. Y aunque el confinamiento solo ha venido a agravarlo, el problema viene de lejos. La preocupación del Gobierno además ha aumentado debido a que las personas infectadas con Covid-19 tienen más riesgo de complicaciones y muerte si padecen otras condiciones, incluyendo el sobrepeso. El propio Johnson, que insistió en que los problemas relacionados con la gordura «costarán vidas y dejarán enormes facturas en el NHS (el sistema nacional de salud)», ha bajado de peso tras haber estado ingresado con coronavirus durante siete días el pasado abril, de los cuales pasó tres en la unidad de cuidados intensivos. Los estudios demuestran que ser obeso puede duplicar el riesgo de necesitar tratamiento hospitalario por infecciones potencialmente graves relacionadas con el Covid-19, de ahí el esfuerzo renovado desde el Ejecutivo para tomar medidas. Recuperar la salud En declaraciones a Times Radio, el premier afirmó: «Mi trabajo ahora es lograr que todo nuestro país recupere la salud» y aseveró que los efectos negativos de la obesidad no pueden ser «ignorados». «Me temo que en este maravilloso país nuestro estamos significativamente más gordos que en la mayoría», afirmó, y añadió que «es un problema.. y no creo que los políticos debamos tratarlo como algo irrelevante». Así, se está trabajando en planes para que se realicen más cirugías gástricas, como parte de un amplio programa de acondicionamiento físico que incluye consejos sobre alimentación y planes de ejercicio para toda la familia. También se están discutiendo medidas como prohibir las ofertas de 2x1 en ciertos productos. El doctor Paul Welsh, líder de un equipo de investigación sobre el tema en la Universidad de Glasgow, aseguró hace unas semanas que «nuestro estudio se suma a la imagen que estamos obteniendo de una variedad de fuentes diferentes de que las personas que tienen un índice de masa corporal más alto tienen más probabilidades de tener síntomas más graves y de requerir atención médica», y según datos obtenidos del NHS, el 75% de los pacientes con Covid-19 ingresados en cuidados intensivos tienen sobrepeso. El susto de Johnson tuvo un efecto directo en sus propios hábitos, y desde que fue dado de alta se puso a dieta y además se le ha visto haciendo deporte en los jardines del Palacio de Buckingham, así como haciendo flexiones en su oficina. «Me siento tan fuerte como el perro de un carnicero», declaró en una entrevista en The Mail on Sunday, respondiendo así a las críticas de quienes aseguran que sigue luchando por recuperarse del todo.
1
...