Infortelecom

Noticias de bolsa

04-06-2020 | Fuente: abc.es
«No sois aliados»: las protestas tratan de despegarse de los saqueos y la violencia
Una docena de pantalones vaqueros diseñados en un pueblo de Galicia salen por los aires en Broadway a la altura de la calle Vesey, en el Sur de Manhattan. Un grupo de chavales han roto la disciplina de la manifestación, ha arrancado los tablones que protegen una tienda de Zara, han roto la puerta y salen con las manos llenas de prendas. La mayoría son muy jóvenes, casi niños. Alguno, más mayor, llena de forma metódica una bolsa de deporte con lo sustraído. Hay carreras, confusión, avisos de que viene la policía. Un joven lanza los vaqueros al cielo oscuro, como confeti. Hay también enfrentamientos. «¿Qué mierda hacéis? No sois aliados de nuestra causa», increpa un manifestante, de cerca de treinta años, a los saqueadores. Agarra a uno que trata de escapar, se enzarzan en el suelo, se forma un tumulto mientras el autor del placaje sigue rugiendo «¡No eres aliado de ?Black Lives Matter?!», en referencia al movimiento contra los abusos policiales y el racismo estructural contra la minoría negra. En un par de minutos, la escena se inunda de policía, se producen arrestos. Un hombre mayor está esposado, contra el suelo, boca abajo, con un agente antidisturbios encima. Es una detención cualquiera. Pero es imposible no acordarse de la imagen de George Floyd, el hombre negro que murió a manos de la policía en Mineápolis. Esposado, boca abajo, sujeto por otros dos agentes, el policía -Derek Chauvin, ahora acusado de asesinato en tercer grado y homicidio imprudente- asfixió con su rodilla contra el cuello de Floyd durante casi nueve minutos. La última tragedia de los abusos policiales contra la minoría negra ha levantado en protestas a todas las grandes ciudades de EE.UU. Primero en Mineápolis y después en todo el país. La violencia, el vandalismo y los saqueos han acompañado a las protestas y se han comido la atención, dentro y fuera de EE.UU. En los últimos días, con la imposición de toques de queda -desde la muerte de Martin Luther King en 1968, no se habían decretado tantos al mismo tiempo- los disturbios violentos han perdido fuelle. En Nueva York, el toque de queda se adelantó el martes a las ocho de la tarde, tres horas antes que la jornada anterior, donde se multiplicaron los saqueos. La presencia policial se había multiplicado. Pero, en la calle, en la media docena de manifestaciones que serpenteaban ayer Manhattan, y en otras en Brooklyn y otros distritos de la ciudad, la intención de separarse de la violencia y el saqueo es evidente. «No queremos vuestra paz» «¡Marchamos, no saqueamos!», corea un grupo que desciende por la calle Varick hacia el Sur. Poco antes, otro grupúsculo ha roto las vidrieras de una tienda de GAP en Broadway con la calle 8. A veces da la impresión que es solo un entretenimiento adolescente: un renacuajo emerge entre los cristales rotos con un maniquí bajo el brazo. Otras, el producto de la rabia: «¡No queremos vuestra paz!, ¡Hay que pelear con fuego!», grita un manifestante antes de pegar un codazo a la ventana de una furgoneta de Correos. Ya de madrugada, en Brooklyn, otro grupo se concentra en la confluencia de las dos principales avenidas del distrito, Flatbush y Atlantic. Se corean las consignas habituales y se improvisan discursos. «Creímos que el viaje había acabado en 1968», dice un hombre subido a la mediana en referencia al movimiento de derechos civiles. «Estamos muy lejos de llegar. Y los blancos tenéis que estar con nosotros para que veáis cómo sufrimos los abusos cada día». Otro discurso llama al levantamiento contra la policía. «¡Protestas pacíficas!», corea buena parte del grupo en respuesta. Muchos son conscientes que los coches de policía en llamas y los negocios destrozados han diluido su mensaje. A la espera de cómo se desenvuelva esta madrugada del jueves, la intensidad de los disturbios ha decaído en las últimas dos noches en Nueva York. También en el resto del país, a pesar de que se registraron incidentes en ciudades como Atlanta, Milwaukee, Portland o la capital, Washington, aunque mucho menos graves que en los días anteriores El presidente de EE.UU., sin embargo, prefiere poner la atención en la violencia y animaba a las autoridades de Nueva York a pedir ayuda federal. «Está totalmente fuera de control», decía Donald Trump el martes por la noche sobre la ciudad en la que se crió, y se quejó de que a la policía de Nueva York no se le permitía «hacer su magia». Ayer siguió con sus llamamientos a que la policía endureciera sus actuaciones y defendió el despliegue del ejército. Trump ha defendido que la violencia se debe a los grupos «antifa» -radicales antifascistas- y de extrema izquierda, un discurso que le beneficia políticamente de cara a las elecciones del próximo noviembre, donde se juega permanecer en el cargo otros cuatro años. En las manifestaciones estos días en Nueva York ha quedado claro que hay elementos «antifa» que han participado en las protestas, pero no está claro si son el principal motor de los disturbios violentos, en los que también se observa que participan jóvenes indignados y oportunistas. Un informe interno fechado el 1 de junio del Departamento de Seguridad Interior al que tuvo acceso Reuters asegura que la contribución de los «antifa» y otros grupos extremistas similares es limitada y que la mayoría de la violencia se debe a oportunistas, como los jóvenes que se llevaban vaqueros de un Zara.
31-05-2020 | Fuente: as.com
La Federación inglesa busca seleccionador/a a través de su bolsa de trabajo
La FA rastrea el mercado en busca de un sustituto/a de Phil Neville y ha publicado la oferta en su portal de empleo, con un plazo hasta el 30 de junio.
30-05-2020 | Fuente: abc.es
«En Perú, el hambre ya ha vuelto»
Perú fue uno de los primeros países que se pusieron en guardia para afrontar la crisis del coronavirus. Solo un día después de que en España se decretara el confinamiento, el 14 de marzo, el país andino hacía lo mismo. Mientras los primeros casos en nuestro país fueron detectados a finales de febrero, Perú declaró el primero el 6 de marzo. Nueve días después decretaba el estado de emergencia. Sin embargo, esta rápida actuación no pudo cubrir las profundas carencias que venía arrastrando, lo que le ha convertido actualmente en el segundo país con más contagios en Iberoamérica, por detrás de su vecino Brasil. Según las cifras de este viernes recopiladas por el Instituto Johns Hopkins, el número de contagios se eleva a 141.779 (ha superado ya la barrera de los seis mil casos diarios), mientras que el de fallecidos asciende a 4.099. «Aquí esto se ha llamado la Paradoja peruana. Para entenderlo hay que raspar debajo de las cifras macroeconómicas del país y mirar la infraestructura con la que hemos recibido la pandemia», explica a ABC en conversación telefónica América Arias, responsable de Acción contra el Hambre en Perú. «La red sanitaria no era la adecuada ya en tiempos pre covid, ni lo sistemas logísticos y había unos niveles de corrupción altos. Algo que siempre ha sido un problema en el país -señala-. Y había una bolsa de pobreza, que incluso estaba censada, de más de 6 millones de personas para un país de entre 33 y 34 millones de habitantes». Todo esto hizo que a pesar de las medidas del Gobierno de Martín Vizcarra, «que han sido rápidas y adecuadas para algo tan desconocido», estas no han tenido el impacto que se esperaba. Trabajo informal Si bien al principio del confinamiento este era respetado por la población de manera general, según se prolongaba la gente se impacientaba y salía más a la calle: «Porque era o covid o hambre», justifica Arias. En Perú el trabajo informal supera el 70%. Un cifra muy superior a la de otros países, como México, donde no llega al 60%; Colombia, donde se sitúa en el 48%; Argentina rondaría el 50%; en Brasil es del 40%, mientras que en Chile representan el 30%, por citar solo unos ejemplos. «Poca cuarentena se puede mantener frente a eso», señala Arias. «No se trata solo de que no hay soporte entre el empleado y el empleador, que te permitiría tener cierta protección social, también existe mucha economía callejera, mercados, comercio ambulante.. que mueve mucha economía. Y la gente que vendía comida o ropa en la calle no tenía dinero para mantener el confinamiento». A esto se suma la cultura del día a día que vertebra a la sociedad peruana. «Aquí la gente llega a comprar el jabón o el champú en sobres individuales porque es lo que va a utilizar ese día. Se hace comida para el día, no en grandes cantidades». Para Arias esta es una consecuencia de la crisis económica que sufrió el país en la década de los años 90, «cuando los fósforos se compraban por unidades. Gastabas lo que necesitabas». Esa manera de gestionar la economía doméstica, también se extiende al sistema financiero. «No existe la cultura de tener una cuenta bancaria ni tampoco de ahorrar» Lo que también ha ocasionado problemas durante la pandemia. Para ayudar a esas economías informales que se tenían que quedar en casa, el Gobierno de Vizcarra aprobó una serie de bonos, que comenzaron siendo de 380 soles (unos 110 dólares) hasta alcanzar los 760 soles (el salario mínimo en Perú es de unos 950 soles), que no daban para sobrevivir. Una medida que también se convirtió en un foco de contagio pues gran parte de la población, que no tiene cuenta en el banco, debía salir y hacer cola delante de oficinas para poder cobrar el dinero. Colapso sanitario La intención del Gobierno de Vizcarra al adelantarse con las medidas de confinamiento habría sido la de evitar el colapso del sistema sanitario, muy frágil, sin conseguirlo. El alto número de contagios entre los sanitarios, «hasta el 40% en algunas zonas del país», habría llevado esta semana al Ministerio de Salud a intentar movilizar a los enfermeros y enfermeras de más de 60 años (antes considerados entre la población en riesgo) para cubrir la emergencia sanitaria. Especializada en salud pública, Arias confirma ese colapso:«En todo el país hay menos camas UCI de las que puede haber en Madrid». El país afrontó la pandemia «con menos de 300 camas UCI a nivel nacional. Ahora, con inversión y un gran esfuerzo se ha llegado a 1.000 camas». La precariedad del sistema sanitario es un problema que viene arrastrando Perú desde hace décadas. Parece un mal endémico del país, en el que tan solo s e invierte en Sanidad un 5% del PIB. «Ya antes de la pandemia teníamos un ratio de profesionales por debajo de lo que indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y esto es mucho peor si hablamos de especialistas». Esta tendencia no se ha rectificado a pesar de que en los tres o cuatro últimos años Perú ha vivido varias emergencias sanitarias (Guillain-Barré, dengue, climáticas..). «Y ya sabíamos que no estabamos preparados de forma adecuada para dar una respuesta. Esto es un problema de la infraestructura de Estado». Esa falta de respuesta a las pequeñas emergencias se ha replicado a gran escala con la llegada del coronavirus. «En todo el país hay menos camas UCI de las que puede haber en Madrid. Empezamos la pandemia con menos de 300» A la escasa inversión en Sanidad, se suma el problema de la dispersión de la población de un país, Perú, que es tres veces más grande que España. «Hay una gran concentración en Lima, donde viven diez millones de personas, pero el resto está muy diseminado y muchas competencias están descentralizadas en los municipios, cuyos alcaldes requieren una preparación y un apoyo que logísticamente es difícil de dar. A veces se necesitan varios días para acceder a muchos de ellos». Esa es una de las dificultades con las que se han encontrado las brigadas de sanitarios enviadas a monitorizar la pandemia fuera de la capital. «Los sanitarios solo pueden estar en cada brigada 15 días, creo, y a veces en llegar a una zona de selva tardan 4 o 5 días, si todo va bien». La «tormenta perfecta» La burocracia tampoco facilita que se cubran esas necesidades logísticas. «Ya el contexto no era favorable, pues los indicadores de la FAO decían que volvía un poco el hambre, que a pesar de la cifras macroeconómicas la inequidad existía y era potente. El mismo censo indicaba una bolsa de siete millones de personas, entre pobre y muy pobres», reconoce Arias. Datos que ha utilizado el Gobierno para distribuir los bonos de ayuda. Para la responsable de ACH en Perú, se ha dado la tormenta perfecta. «Macroeconómicamente podíamos ser potentes gracias a la minería, a políticas de ahorro, a una buena gestión financiera que nos ha dado cierta solidez.. Pero de puertas adentro, la casa está sin barrer», lamenta. «Macroeconómicamente podíamos ser potentes gracias a la minería, a políticas de ahorro, a una buena gestión financiera que nos ha dado cierta solidez.. Pero de puertas adentro, la casa está sin barrer» Las consecuencias de esta «tormenta perfecta» dejarán importantes daños en el país, que se verá golpeado por el aumento del desempleo como está sucediendo en tantos otros Estados, pero con el handicap de que sus estructuras están mucho menos preparadas para soportarlo: «Las personas que estaban consiguiendo estabilidad en la clase media la van a perder; muchos negocios pequeños de emprendemiento se van a hundir; va a haber más hambre; va a aumentar la desprotección, tanto de mujeres como de niños, algo que nos preocupa mucho. Ya se está viendo. La mujer aquí tiene un papel muy importante en la economía de la supervivencia. Son las que sacan adelante la economía del hogar. Las que se dedican a empleos peor pagados pero mucho más ágiles..» La pandemia también va a dejar un sistema sanitario aún más debilitado. «Se ha llevado la atención que se necesitaba para otro tipo de población: las gestantes, los ancianos.. Muchos de los cuales han fallecidos solos porque ya no existía un sistema de supervisión». El único aspecto que puede mejorar con esta crisis, en opinión de Arias, es «que se haga limpieza en los mecanismos del Estado para controlar y supervisar las compras. Con la Covid han salido mucho más rápido los temas de corrupción que con otras crisis». Como representante de ACH en Perú, el hambre es su mayor preocupación y su mayor reto de cara al futuro, aunque ya están viviendo las consecuencias de la pandemia. «El otro día estuvimos atendiendo a una madre con un bebé de dos años que tuvo que ser ingresado por desnutrición porque llevaban días sin comer. Y pudimos apoyarles gracias a un proyecto que tenemos con la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo). Pero nos están llegando cada vez más alertas de gente que lleva días sin comer. Y enfermos crónicos que no han podido comprar sus medicamentos, que sufrirán las consecuencias en el futuro y se convertirán también en una carga para el sistema sanitario». Cooperación internacional Una de las reclamaciones que hace Arias es la necesidad de volver a incluir a Perú dentro del mapa de la cooperación internacional, de donde ya había salido por los indicadores de su macroeconomía que le permitían optar a entrar en la OCDE. «Pero en Perú se necesita apoyo para el desarrollo agrario, también para la incorporación a un mercado laboral formal, se necesita limpiar las bolsas de pobreza dándoles unas herramientas para que se incorporen al mercado laboral, y un apoyo para el sistema sanitario, sobre todo en las zonas rurales.. Hay que mejorar la situación del agua y del saneamiento. Hay todavía millones de personas que no tienen acceso al agua segura, incluso en la propia capital». «Hay que mejorar la situación del agua y del saneamiento. Hay todavía millones de personas que no tienen acceso al agua segura, incluso en la propia capital» En cuanto al futuro «de los próximos dos o tres años», Arias lo ve complicado. «No solo es arreglar lo que la pandemia ha dañado sino poner las bases para hacer las cosas bien. Eso implica cambiar todas las estructuras del Estado. Eso va a ser difícil. En Perú, el hambre ya ha vuelto. Esperemos que el motor de la economía sea capaz de mantener el país, pero a nivel de la economía familiar esto va a ser muy duro. En el agro se han perdido cosechas o no se han podido recoger. No se trata del hambre de ahora, sino vamos a ver lo que sucede de aquí a unos meses». Según un informe de la ONG, el coronavirus dejará más de 29 millones de nuevos pobres en Latinoamérica. Concluye haciendo un llamamiento para que se visualice que el impacto social del covid-19 en Perú y en toda Latinoamérica va a ser mayor que el impacto sanitario. «Eso hace imprescindible enviar ayuda económica, fondos, y apoyos que permitan fortalecer capacidades. Si para todo el mundo la pandemia ha sido, clínicamente, arrasador, el impacto social que está teniendo aquí.. Vamos a tardar años en recuperarnos».
28-05-2020 | Fuente: abc.es
China aprueba oficialmente la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong
Sin debate alguno, por 2.878 votos a favor, uno en contra y seis abstenciones, el Parlamento orgánico del régimen chino ha aprobado este jueves imponer a Hong Kong una controvertida Ley de Seguridad Nacional que ha desatado una fuerte oposición en la excolonia británica y entre la comunidad internacional. El motivo es que muchos la consideran una violación del principio de «un país, dos sistemas» que concede a la ciudad autonomía y más libertades que al resto de China, vigente en teoría hasta 2047 por el acuerdo de devolución suscrito con el Reino Unido. Con esta moción, la Asamblea insta a su Comité Permanente a promulgar una Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong que, introducida en el Anexo III de su mini-Constitución sin pasar por el Parlamento local, penará la subversión, la secesión, el terrorismo y las intromisiones extranjeras. Su anuncio ha reactivado la revuelta por la democracia que vive desde el año pasado Hong Kong, donde han estallado nuevas protestas en los últimos días. Por miedo a perder los derechos políticos, sociales y económicos que caracterizan a esta ciudad, una de las más libres de Asia, la Bolsa ha sufrido sus mayores perdidas en cinco años y el Colegio de Abogados ha desmontado jurídicamente que Pekín tenga potestad para imponer dicha normativa sin pasar por el Parlamento local. Teniendo en cuenta el calendario del Comité Permanente de la Asamblea, se calcula que la ley será promulgada entre finales de junio y agosto. Miedo de los hongkoneses La polémica ley prevé establecer en Hong Kong oficinas de la seguridad pública china, algo que horroriza a los habitantes de la ciudad por su fama de intimidar y hacer «desaparecer» a los disidentes en el continente, donde la Policía puede retener legalmente a los sospechosos hasta seis meses para interrogarlos sin pasar por un tribunal. Además de desatar protestas en las calles, la normativa ha suscitado las críticas internacionales y Estados Unidos ya ha anunciado que no considera a Hong Kong un territorio autónomo de China. Como castigo a Pekín, se trata del primer paso para retirarle a la ciudad el estatus económico especial que le permite ser un centro financiero global, pero también dañará sus negocios. Con la aprobación de un Código Civil y de la moción instando a promulgar una Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong, concluye la Asamblea Nacional Popular, reunión anual del Parlamento orgánico del régimen chino. Retomada tras su suspensión en marzo por la epidemia del coronavirus, pero acortada de dos a una semana, finaliza con la rueda de prensa del primer ministro, Li Keqiang, que será por videoconferencia y con la presencia de los medios reducida para evitar riesgos de contagio. Aunque esta es la única comparecencia del año en que el primer ministro responde a los periodistas, todas las preguntas han sido pactadas para eliminar las más problemáticas.
27-05-2020 | Fuente: abc.es
Tensión en Hong Kong por la ley de respeto al himno chino
En plena reactivación de la revuelta en Hong Kong por la Ley de Seguridad Nacional que China planea imponer sin pasar por el Parlamento local, que desató violentas protestas el domingo, este miércoles se vive una nueva jornada de tensión en la ciudad. El motivo es otra ley, la de respeto al himno chino, que el Parlamento debate hoy para acabar con los cada vez más frecuentes agravios que sufre, sobre todo en los partidos de fútbol. Dicha normativa prevé penas de hasta tres años de cárcel y multas de 50.000 dólares de Hong Kong (5.800 euros) para quien lo insulte o silbe la «Marcha de los Voluntarios». Siguiendo con sus movilizaciones para reclamar democracia al autoritario régimen de Pekín, la oposición había llamado a sabotear dicha sesión del Consejo Legislativo (Legco), como ya hiciera en junio del año pasado contra la ley de extradición a China, que fue finalmente retirada. Pero el blindaje policial del Parlamento, con 3.000 agentes antidisturbios y barreras de agua de dos metros en las calles de alrededor, ha disuadido a los manifestantes de intentar un cerco al edificio. Centenares de detenidos En cambio, sí ha habido incidentes en varios puntos de la ciudad, desde el distrito Central hasta la zona comercial de Causeway Bay y el barrio popular de Mong Kok, que se han saldado con al menos 240 detenidos hasta las cuatro de la tarde (diez de la mañana, hora peninsular española), según informa la radiotelevisión pública RTHK. Tal y como muestran sus imágenes, los antidisturbios han dispersado las concentraciones de protesta con pelotas de espray de pimienta y practicando numerosos arrestos. Con edades comprendidas entre los 14 y los 40 años, algunos de los detenidos portaban cócteles molotov, palos o barras que podían usar como armas, cascos, gafas y máscaras. Además de concentraciones callejeras, los manifestantes han intentado ralentizar el tráfico conduciendo muy despacio en uno de los túneles que conecta la isla de Hong Kong con la península de Kowloon y han bloqueado las puertas del metro para interrumpir su servicio. Durante los últimos días, por las redes sociales han circulado numerosos llamamientos a la huelga y a paralizar tanto los transportes públicos como las clases, que hoy empiezan para 150.000 alumnos de instituto después de cuatro meses de suspensión por la epidemia del coronavirus. Como los jóvenes y adolescentes han estado en primera línea de las protestas desde el estallido de la revuelta, las autoridades se han preparado para una nueva jornada de agitación social. Al igual que viene ocurriendo desde hace ya un año, el objetivo de los manifestantes es poner contra las cuerdas al Gobierno local y al régimen chino en sus demandas de sufragio universal para elegir al jefe ejecutivo. Mano dura Pero Pekín ha respondido con más mano dura. Aprovechando la conmoción internacional por la pandemia del coronavirus, la Asamblea Nacional Popular (Parlamento orgánico del régimen) aprobará mañana jueves una moción instando a su Comité Permanente a redactar una Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong. Sin ser debatida por su Parlamento autónomo, dicha ley será promulgada entre junio y agosto y penará la subversión, la secesión, el terrorismo y las injerencias extranjeras. Una normativa que, según teme la oposición demócrata, podría acabar con las libertades políticas que tiene Hong Kong, mayores que en el resto de China, y con la autonomía que le brinda el principio de ?un país, dos sistemas, vigente en teoría hasta 2047. Dicha ley no solo ha avivado las protestas, que se habían interrumpido con el coronavirus, sino que ha sido muy criticada por otros países, ya que la consideran una violación del acuerdo de devolución a China de esta antigua colonia británica. Mientras Estados Unidos se plantea retirarle a Hong Kong su estatus económico especial como castigo al régimen, el Reino Unido planea darle el permiso de residencia a los miles de ciudadanos que poseen el pasaporte de británicos de ultramar, concedido tras el traspaso de la soberanía en 1997. Temiendo una fuga de capitales en este centro financiero global, la Bolsa se ha resentido con sus mayores pérdidas en cinco años y el Colegio de Abogados ha emitido un comunicado desmontando jurídicamente la potestad de Pekín para imponer su legislación saltándose al Parlamento local. Pero el régimen chino está decidido a atajar la revuelta antes de las elecciones legislativas previstas para septiembre, en las que la oposición demócrata podría hacerse con el control de la cámara y bloquear así al Gobierno local. Tras la vuelta de las protestas, prosigue así otra semana de lucha que continuará el domingo con la manifestación en recuerdo de la matanza de Tiananmen, que ya ha sido prohibida por la Policía pero volverá a sacar a la multitud a la calle. Mientras tanto, y a pesar de los intentos de la oposición por retrasar el debate con varias mociones que han sido rechazadas, el Parlamento discute la ley para prohibir que los hongkoneses silben el himno nacional de China.
27-05-2020 | Fuente: abc.es
Alta tensión en Hong Kong por la ley de respeto al himno chino
En plena reactivación de la revuelta en Hong Kong por la Ley de Seguridad Nacional que China planea imponer sin pasar por el Parlamento local, que desató violentas protestas el domingo, hoy se vive una nueva jornada de tensión en la ciudad. El motivo es otra ley, la de respeto al himno chino, que su Parlamento autónomo sí tiene previsto debatir y prevé penas de hasta tres años de cárcel y multas de 50.000 dólares de Hong Kong (5.800 euros) para quien lo insulte o silbe. Siguiendo con sus movilizaciones para reclamar democracia al autoritario régimen de Pekín, la oposición ha llamado a sabotear dicha sesión del Consejo Legislativo (Legco), como ya hiciera en junio del año pasado contra la ley de extradición a China, que fue finalmente retirada. Para impedir que se repitan esos mismos disturbios, que desataron esta segunda Revuelta de los Paraguas, la Policía ha blindado el edificio con barreras de agua de dos metros en las calles de alrededor y un despliegue de 3.000 agentes antidisturbios. Según informa el periódico South China Morning Post, la Policía escoltará a los diputados hasta el interior del Parlamento en caso de que las vías de acceso sean cortadas por los manifestantes. Durante los últimos días, por las redes sociales han circulado numerosos llamamientos a la huelga y a paralizar tanto los transportes públicos como las clases, que hoy empiezan para 150.000 alumnos de instituto después de cuatro meses de suspensión por la epidemia del coronavirus. Como los jóvenes y adolescentes han estado en primera línea de las protestas desde el estallido de la revuelta, las autoridades se han preparado para una nueva jornada de agitación social. Al igual que viene ocurriendo desde hace ya un año, el objetivo de los manifestantes es poner contra las cuerdas al Gobierno local y al régimen chino en sus demandas de sufragio universal para elegir al jefe ejecutivo. Pero Pekín ha respondido con más mano dura. Aprovechando la conmoción internacional por la pandemia del coronavirus, la Asamblea Nacional Popular (Parlamento orgánico del régimen) aprobará mañana jueves una moción instando a redactar una Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong. Sin ser debatida por su Parlamento autónomo, dicha ley será promulgada entre junio y agosto y penará la subversión, la secesión, el terrorismo y las injerencias extranjeras. Una normativa que, según teme la oposición demócrata, podría acabar con las libertades políticas que tiene Hong Kong, mayores que en el resto de China, y con la autonomía que le brinda el principio de «un país, dos sistemas», vigente en teoría hasta 2047. Pérdidas en la Bolsa Dicha ley no solo ha avivado las protestas, que se habían interrumpido con el coronavirus, sino que ha sido muy criticada por otros países, ya que la consideran una violación del acuerdo de devolución a China de esta antigua colonia británica. Mientras Estados Unidos se plantea retirarle a Hong Kong su estatus económico especial como castigo el régimen, el Reino Unido planea darle el permiso de residencia a los miles de ciudadanos que poseen el pasaporte de británicos de ultramar, concedido tras el traspaso de la soberanía en 1997. Temiendo una fuga de capitales en este centro financiero global, la Bolsa se ha resentido con sus mayores pérdidas en cinco años y el Colegio de Abogados ha emitido un comunicado desmontando jurídicamente la potestad de Pekín para imponer su legislación saltándose al Parlamento local.
25-05-2020 | Fuente: abc.es
Prisión preventiva para un exministro de Bolivia por la compra de respiradores con sobrecoste a España
Un juez de Bolivia ha decretado este domingo prisión preventiva durante tres meses para el antiguo ministro de Salud Marcelo Navajas y otros tres implicados en el caso de los supuestos sobrecostes en la compra de 170 respiradores a una empresa española. Navajas ha sido enviado a la cárcel de San Pedro de La Paz junto con el que fuera director general de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM), Geovanni Pacheco, y con el también ya cesado director general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela, además de con el "testigo clave" Luis Fernando Humérez. En el caso de estas tres personas, el juez Hugo Huacani ha decretado seis meses de prisión preventiva, mientras que otras dos personas implicadas, la exfuncionaria del AISEM, Ana Mendonza, y la consultora del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Claudia Pérez, deberán permanecer bajo arresto domiciliario también durante seis meses. El fiscal Rudy Terrazas ha explicado que la decisión se ha tomado después de considerar que Navajas estuvo al corriente de todo este proceso llevado a cabo por Velenzuela, quien depende directamente del Ministerio de Salud, así como por la declaración de Humérez, uno de los tres intermediarios que corroboró las sospechas preliminares. Por su parte, la abogada de Navajas, Rosario Canedo, ha denunciado la "injusticia" que supones esta decisión, ya que no sólo es desproporcionada, sino que además "atenta contra el derecho a la legítima defensa". Canedo ha dicho ante los medios, tal y como ha recogido el diario 'La Razón', que se han presentado partes médicos que demuestran la incompatibilidad de esta medida con la salud de Navajas, un hombre "de 62 años con una enfermedad del corazón crónica", por lo tanto, ha apuntado, "si algo le pasa es responsabilidad única y exclusiva de este juez que dictó esta sentencia". "Tiene unos chips en el corazón donde recibe tratamiento todos los días. Hemos presentado certificados que indican que inclusive lo han resucitado después de haber sufrido un segundo infarto cardiaco", ha expuesto. La Fiscalía de Bolivia investiga la adquisición de un presunto sobrecoste de 170 respiradores por los que el Gobierno pagó más de 27.000 dólares a la empresa española GPA Innova cuando su precio de mercado sería de unos 7.000 dólares. Otra empresa española, IME Consulting, ejerció como intermediaria. La compra ha desatado una grave crisis política en la nación andina. El Gobierno, que hasta el momento ha desembolsado 2,2 millones, ha frenado la otra mitad del pago de los 170 respiradores con el objetivo de iniciar "un proceso de conciliación" con la empresa española que medió en la adquisición. Navajas, quien ocupaba el cargo de ministro de Salud desde hace poco más de un mes, fue detenido el miércoles y horas más tarde destituido por la autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, quien prometió mano dura con todos aquellos que tuvieran algo que ver con este caso.
25-05-2020 | Fuente: elpais.com
Las grandes empresas de la Bolsa podrán dar dividendo aunque apliquen un ERTE
La normativa solo vincula a las sociedades que hagan el expediente; las matrices tienen vía libre si la regulación es en las filiales
24-05-2020 | Fuente: abc.es
Hong Kong prepara otro «verano caliente» contra la Ley de Seguridad china
Tras la revuelta del año pasado reclamando democracia, interrumpida durante estos últimos meses por la epidemia del coronavirus, Hong Kong se prepara para otro «verano caliente» de protestas contra el autoritario régimen chino. Cuando parecía que no había problema más importante que la amenaza global de la pandemia, que ha rebrotado en el nordeste del país con casos importados de la vecina Rusia, en la antigua colonia británica ha caído como una bomba la decisión de Pekín de promulgar una Ley de Seguridad Nacional para penar la subversión, la secesión, el terrorismo y las injerencias extranjeras. Anunciada el viernes en la apertura de la Asamblea Nacional Popular, la reunión anual del Parlamento orgánico de China, la moción será aprobada la próxima semana para que su Comité Permanente redacte esta nueva Ley lo antes posible. Aunque la legislación de Hong Kong compete a su Parlamento local en virtud del principio «un país, dos sistemas», que otorga a la ciudad autonomía y más libertades que al resto de China, Pekín tiene potestad para promulgar directamente ciertas normas. Así se lo permite el artículo 18 de la Ley Básica, que hace de mini-Constitución de Hong Kong y establece que las regulaciones nacionales se pueden incluir en su Anexo III cuando se refieran a la defensa, asuntos exteriores y «otras cuestiones fuera de los límites» de su Gobierno regional. Amparándose en esta premisa, el régimen pretende imponer dicha Ley de Seguridad Nacional sin que sea debatida ni enmendada en el Consejo Legislativo (Legco) de Hong Kong, donde la oposición demócrata montaría una bronca monumental. Como el Comité Permanente de la Asamblea Nacional se reúne dos veces al mes y puede llevarle dos o tres sesiones redactar esta ley, se calcula que entrará en vigor entre junio y agosto. En virtud del artículo 23 de la mini-Constitución de Hong Kong, el Gobierno local tenía que haber promulgado esta ley, pero medió millón de personas se echaron a las calles cuando intentó hacerlo en 2003. Ahora, con el enrarecimiento del clima político y la previsible victoria de la oposición demócrata en las elecciones al Parlamento de septiembre, Pekín ha perdido la paciencia y tomado cartas en el asunto. De esta manera, quiere dotarse de una herramienta ilegal para «detener y castigar las injerencias extranjeras que persigan actividades subversivas, secesionistas de infiltración o dañinas» para Hong Kong. Pero, al tratarse de un régimen autoritario, sus intenciones han vuelto a hacer saltar todas las alarmas entre los grupos opositores de la ciudad, que disfrutan de unas libertades que no existen en el resto de China y temen perderlas. Sus miedos se basan en la represión que sufren los disidentes en el continente, que legalmente pueden ser detenidos por la Policía hasta seis meses sin pasar por un tribunal y suelen ser condenados por delitos como «subversión contra el poder del Estado» y «buscar problemas». Sin ir más lejos, por esos cargos fue sentenciado a once años de prisión el difunto Nobel de la Paz Liu Xiaobo. Además, la ley prevé la implantación en Hong Kong de oficinas de la seguridad pública china, lo que espanta en la ciudad por su fama de intimidar y hacer «desaparecer» a los activistas que osan desafiar al Partido Comunista. Al ser una de las ciudades más libres de Asia, a Hong Kong le aterra perder su autonomía y el principio de «un país, dos sistemas» que, desde su devolución por parte del Reino Unido en 1997, en teoría tenía que estar vigente durante 50 años. Ahora es «un país, un sistema» «El presidente Xi Jinping se ha cargado toda la pretensión de «un país, dos sistemas». Están anunciando al mundo que Hong Kong ya no está bajo este principio. Ahora es "un país, un sistema" cuando puedan imponer esta ley. También le están diciendo al mundo que la Declaración Sino-Británica está eliminada y lo que queda es la confrontación de China contra Hong Kong», criticó ante los medios el veterano político Lee Cheuk-yan, presidente del Partido Laborista y uno de los organizadores de las masivas manifestaciones del año pasado. Como uno de los líderes de la Alianza de Hong Kong en Apoyo a los Movimientos Democráticos y Patrióticos de China, viene luchando contra el autoritarismo de Pekín desde la matanza de Tiananmen, donde fue detenido por llevar donaciones recogidas en Hong Kong. Por su destacado papel y su gestión al frente del Museo de Tiananmen en la ciudad, el único que hay en China, Lee es uno de los que teme ser objetivo de la nueva Ley de Seguridad Nacional. Lo mismo le ocurre al joven y combativo activista Joshua Wong, acusado por la propaganda china de «traidor» por el apoyo que recibe desde Estados Unidos. «Esta Ley de Seguridad Nacional matará los movimientos democráticos de Hong Kong, ya que sus protestas pueden ser clasificadas como intentos de subversión contra la autoridad, justo lo que ahora ocurre en China», escribió en Twitter Wong, quien llamó a nuevas movilizaciones. Para calmar los ánimos, la jefa ejecutiva del Gobierno local, Carrie Lam, compareció el viernes por la noche con todo su equipo con el fin de apoyar la Ley. «Nos proporcionará el mejor sistema para garantizar la prosoperidad y la estabilidad de Hong Kong y no afectará al sistema capitalista ni al imperio de la ley. Tampoco dañará los intereses de los inversores extranjeros, que están legalmente protegidos», anunció, según recoge el periódico ?South China Morning Post?. Pero el proyecto de ley despierta tantas inquietudes que la Bolsa de Hong Kong sufrió sus mayores pérdidas en cinco años al caer un 5,6 por ciento y los banqueros temen una fuga de capitales de la ciudad, uno de los centros financieros del mundo. En el frente diplomático, el Reino Unido, Australia y Canadá han firmado una declaración conjunta instando a China a respetar el principio de «un país, dos sistemas» y la Unión Europea ha pedido «debate democrático, consulta a las partes interesadas y respeto a los derechos y libertades de Hong Kong». Por su parte, EE.UU. podría modificar el estatus económico especial que le concede a la ciudad, por donde entra el 70 por ciento de la inversión extranjera en China. Al igual que el año pasado, cuando una ley de extradición a China ya retirada desató las mayores protestas de su historia, Hong Kong se prepara para otro «verano caliente».
22-05-2020 | Fuente: as.com
Los cadis LPGA temen por su empleo: las jugadoras podrán cargar con sus bolsas
El circuito femenino de golf de Estados Unidos (LPGA) ha anunciado que las jugadoras podrán renunciar a jugar con un cadi que les asesoré y lleve sus bolsas de palos.
1
...