Infortelecom

Noticias de bolivia

01-07-2020 | Fuente: as.com
Una mujer fallece en Murcia contagiada por el rebrote
De 98 años, la consejería de salud murciana asegura que su defunción está relacionada con el rebrote importado desde Bolivia.
01-07-2020 | Fuente: abc.es
Borrell asegura que aplicará la reciprocidad si Maduro expulsa a la embajadora europea en Caracas
El alto representante para la política exterior europea, Josep Borrell, condenó la expulsión de la representante de la Unión Europea en Caracas y ha convocado al «embajador de Nicolás Maduro» ante la UE, que podría a su vez ser expulsado en aplicación de las medidas de reciprocidad habituales. En un mensaje publicado en redes sociales Borrell ha hecho saber que desde la UE «condenamos y rechazamos la expulsión de nuestra embajadora en Caracas. Tomaremos las medidas necesarias habituales de reciprocidad. Sólo una solución negociada entre venezolanos permitirá al país salir de su profunda crisis». La decisión de la dictadura venezolana de expulsar a la representante europea, la portuguesa Isabel Brilhante Pedrosa, y amenazar con hacer lo mismo con el embajador de España en Caracas, Jesús Silva, es la reacción a la imposición de una nueva tanda de sanciones contra personalidades relevantes del régimen venezolano, que había sido anunciada el lunes. Desde la llegada de Josep Borrell a la dirección de la diplomacia europea, la política comunitaria se había decantado por intentar aprovechar todos los resquicios posibles para llevar al régimen hacia una negociación con la oposición. El pasado 26 de mayo se había celebrado incluso una conferencia de donantes en Bruselas para recaudar dinero con el que ayudar a los exiliados venezolanos cuya situación se agravó debido a la pandemia y al mismo tiempo Borrell anunció la convocatoria de una nueva reunión del llamado «Grupo de Contacto», creado para dar espacio a la gestión diplomática del régimen y de sus principales aliados. Sin embargo, desde Caracas se respondió con la renovación completa de todo el plantel del Consejo Nacional Electoral (CNE), que se considera como un organismo completamente parcial y deslegitimado para poder arbitrar en unas verdaderas elecciones. Según fuentes bien informadas, este gesto constituyó, a criterio de la mayoría de países europeos, la gota que colmó el vaso puesto que hace muy difícil, por no decir imposible, encontrar una salida negociada a la situación de bloqueo institucional en la que se encuentra Venezuela, con la Asamblea Nacional en manos de la oposición democrática, liderada por el presidente encargado, Juan Guaidó, mientras que en los hechos el poder sigue en manos de la dictadura. Ayer mismo, portavoces comunitarios reiteraron que la UE sigue apostando por una solución «pacífica y política» para la salida de la crisis en Venezuela «a través de elecciones presidenciales y legislativas libres y creibles». Pero con la designación arbitraria de los nuevos rectores del CNE, eso se ha considerado imposible y por ello el Consejo decidió ampliar la lista de sancionados. Por unanimidad Por el momento, Borrell solo ha optado por llamar a la embajadora ante la UE, Claudia Salerno Caldera, a la que públicamente se denomina «embajadora de Maduro», no de Venezuela, puesto que todos los países miembros (menos Italia) reconocen a Guaidó como presidente interino. La decisión de expulsar a la representante de la dictadura es un poco más compleja en el caso de la UE porque ha de ser decidida por unanimidad de todos los países miembros y finalmente debería ser aplicada por Bélgica, que es donde reside y cuyo Gobierno es el que le ha dado la acreditación corespondiente. Por ello, todavía es difícil anticipar cómo y cuándo esas medidas de respuesta serán adoptadas. En todo caso, la medida de convocarla ayer mismo es un primer paso muy significativo. El Reino Unido, que ya no forma parte de la UE, también anunció que se suma a las decisión europea con una batería propia de sanciones. El responsable del Foreign Office, Dominic Raab. dijo en redes sociales que con esta medida trataban de demostrar «que las violaciones de los derechos humanos y el desprecio por la democracia en Venezuela no será tolerado», por lo que su Gobierno «seguirá trabajando con socios europeos y en nuestro propio régimen de sanciones independiente para defender nuestros valores». La Unión Europea anunció el lunes por la noche una nueva lista de personalidades del régimen a las que se aplican la prohibición de entrar en territorio comunitario y se congelaban todos lo bienes que pudieran poseer en la jurisdicción de la UE. Maduro reaccionó de forma estrambótica acusando a Bruserlas de «supremacismo» respecto a Venezuela. «La Unión Europea sigue teniendo la actitud arrogante de creerse superior a nosotros, y desde allá determinar quién se porta bien y quién se porta mal», dijo al anunciar que daba 72 horas a la diplomática para que abandone el país. Varios gobiernos iberoamericanos, entre ellos Colombia, Bolivia o Paraguay, han condenado la decisión de Maduro de expulsar a la embajadora europea. Los sancionados son ocho dirigentes chavistas y tres diputados «opositores» de la Asamblea Nacional que, bajo las órdenes de Maduro, traicionaron a Guaidó e intentaron en enero hacerse por la fuerza con el control del Parlamento. Entre ellos destaca Luis Parra, que se autoproclamó presidente, junto a Frankyn Duarte y José Gregorio Noriega. También aparecen sancionados el militar José Ornelas Ferreira; las constituyentistas Gladys Requena y Tania Díaz; el contralor Elvis Amoroso; el magistrado del Tribunal Supremo Juan José Mendoza; el general de brigada Jorge Márquez Monsalve y los fiscales Farik Mora y Dinorah Bustamante. La nueva lista eleva a 36 el número total de personalidades de la dictadura venezolana a las que se aplican estas sanciones.
30-06-2020 | Fuente: abc.es
Trump quiere que un estadounidense presida el Banco Interamericano de Desarrollo
Después de haber expresado su deseo de reducir drásticamente la aportación económica de Estados Unidos a ciertos organismos internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA), y de mostrar abiertamente su incomodidad con el multilateralismo, Donald Trump reclama ahora que la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sea ocupada por un estadounidense. Esto podría parecer una contradicción, aunque en realidad es una manera de concretar el «America First». El deseo de Trump de situar en la presidencia del BID a su candidato, Mauricio Claver-Carone, responsable de Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional, dependiente de la Casa Blanca, le está creando fricción con dirigentes de la región, incluso con quienes mantenía una cierta cordialidad política. Las candidaturas deben proclamarse a finales de julio y en septiembre tendría que escogerse al nuevo presidente, en sustitución del colombiano Luis Alberto Moreno, que ha ocupado el puesto desde 2005, en tres mandatos seguidos de cinco años. El BID es, junto a la OEA, la institución suprarregional americana más sólida e importante. EE.UU. ya presidente el Banco Mundial Desde que los países americanos crearon el BID en 1960, auspiciado por la Administración Eisenhower, ha existido la norma no escrita de que el banco esté dirigido por un latinoamericano, a pesar de que Estados Unidos sea el mayor accionista (el 30% de los votos, acorde con su aportación económica). Algo parecido ocurre con el Fondo Monetario Internacional, dirigido siempre por un europeo. De acuerdo con esos históricos consensos, a EE.UU. ya le corresponde encabezar el Banco Mundial, y además estadounidenses han venido siendo los números dos del FMI y del BID. Se trata de las tres principales instituciones internacionales de carácter económico con sede en la capital de Estados Unidos. En cuanto a foros más políticos, la ONU y la OEA tienen también su sede en suelo norteamericano (en Nueva York y Washington, respectivamente) a condición igualmente de que EE.UU. no ocupe su secretaría general. Era de esperar que alguna gran potencia cuestionara el papel privilegiado de EE.UU. en el organigrama de esas organizaciones, como ha hecho China (a Pekín tampoco le parece bien que un europeo siempre tenga que encabezar el FMI, cuando Europa ha perdido peso en el mundo), pero no que fuera la propia Casa Blanca la que quiera revisar el reparto. Si se rompe en el consenso en relación al BID, ¿por qué admitir que un estadounidense dirija el Banco Mundial o bien ocupe el segundo puesto del FMI? Cierto que EE.UU. realiza las mayores aportaciones económicas a esas entidades, pero también se beneficia del «poder blando» de albergar sus sedes. Otros candidatos Para dirigir el BID Trump promueve como candidato a Mauricio Claver-Carone. De orígenes familiares cubanos y tiempo de residencia en España, Claver-Carone dispone de experiencia financiera pues ha desempeñado funciones en el Departamento del Tesoro de EE.UU. y en el FMI. Sus últimas responsabilidades, sin embargo, ha sido políticas y muy vinculadas a Trump, como jefe para Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional, un órgano dependiente de la Casa Blanca. Desde ahí, Claver-Carone ha defendido la reconducción de la política de Obama hacia Cuba y la proliferación de sanciones contra Venezuela. Otros países han movido rápidamente ficha, proponiendo sus candidatos. Costa Rica ha adelantado oficialmente el de la expresidenta Laura Chinchilla; otros nombres promovidos extraoficialmente por sus gobiernos son el del argentino Gustavo Béliz, el boliviano Augusto López Claros, el brasileño Rodrigo Xavier, el chileno Felipe Larraín, el ecuatoriano Richard Martínez y el paraguayo Benigno López. Bastaría que Argentina, Brasil y México se pusieran de acuerdo para superar en fuerza a EE.UU. en la asamblea de gobernadores del BID, pues juntos suman el 30,1% de los votos, frente al 30% estadounidense (México cuenta con un 7,3% y los otros dos con 11,4% cada uno). De hecho, el Gobierno mexicano ha preferido de momento no avanzar su propio nombre y ha sugerido que podría apoyar la candidatura del argentino Béliz, en lo que parece una alianza entre gobiernos ideológicamente afines. No obstante, cualquier candidato deberá ir más allá de un tercio de los votos y sumar apoyos entre el resto de países, hasta construir cierto consenso. Para ganar se requiere el apoyo de 15 de los 26 países que reciben préstamos (juntos suman el 50% de los votos). Entre estos no están ni EE.UU. ni Canadá, ni otros países de fuera de la región que forman parte del banco con sus aportaciones al desarrollo (España tiene un poder de voto del 1,9%). Expresidentes en contra Hace unas semanas, varios expresidentes (Cardoso, Lagos, Sanguinetti, Santos y Zedillo) hicieron una declaración pública pidiendo que se mantenga el criterio de que la presidencia del banco siga siendo ejercida por alguien procedente de un país latinoamericano. Quienes defienden esa posición destacan que pocas organizaciones internacionales están presididas por alguien de la región y que, ante la presente crisis económica y sanitaria a raíz del Covid-19, convendría no erosionar la unidad interna que el banco ha sabido preservar a lo largo de las décadas. Por su parte, Cynthya J. Arnson, directora del programa de Latinoamérica del Woodrow Wilson, un «think tank» de Washington de orientación más bien demócrata, ha culpado a los países latinoamericanos de no ponerse rápidamente de acuerdo sobre un candidato y así evitar la maniobra de Trump. «Los egoísmos y nacionalismos detrás del fracaso de unirse alrededor de un sucesor para Luis Alberto Moreno han abierto la puerta a la reafirmación del unilateralismo estadounidense. La región y el poder blando de EE.UU. sufrirá como resultado», asegura.
24-06-2020 | Fuente: abc.es
Bolivia vota
La presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, parece no entender que su candidatura a las elecciones la convirtió, inevitablemente, en diana de las críticas del resto de los candidatos. Sucede por razones obvias. La primera, que faltó a su palabra de no presentarse cuando reemplazó a Evo Morales en aquella sesión, resolutiva pero surrealista, de auto investidura y la segunda, porque desde que se traicionó a sí misma, pasó a ser una competidora más en las urnas. Los sondeos, antes del asalto del Covid-19 al país más pobre de Sudamérica, sonreían a Áñez de cara a un balotaje, pero la pandemia parece haber frenado ese frenesí por la mujer que supo aprovechar, un resquicio legal, para instalarse en el Palacio Quemado y recuperar la calma en Bolivia, tras semanas de furia y desmanes en las calles por el pucherazo de Evo Morales. El consenso de los partidos políticos permitió que el Tribunal Supremo Electoral, de común acuerdo con ellos, convocara elecciones para el 6 de septiembre. El MAS (Movimiento Al Socialismo), favorito para la primera vuelta ?y previsible derrotado en la segunda?, aceptó pese a sentirse damnificado por la huida de su líder como consecuencia de lo que considera un golpe encubierto. También a Comunidad Ciudadana, el partido de Carlos Mesa, el verdadero perjudicado con el fraude en las urnas de octubre, le pareció bien la convocatoria de septiembre. La misma opinión tuvieron el resto de los partidos a la espera de que la presidenta promulgará la ley acordada. Pero Añez se resistió, hasta el lunes, a poner el sello final a la carta electoral. «Quiero pedir al señor Evo Morales, al señor Luis Arce Catacora y al señor Carlos Mesa, que asuman con valentía la responsabilidad que tienen al haber exigido con tanta insistencia que hagamos elecciones en plena pandemia», se desquitó. La reacciones fueron inmediatas: «Si verdaderamente su opinión estructural, su opinión de carácter ético y de carácter médico es que la elección no debía producirse el 6 de septiembre, pues no promulgaba la ley. Tan simple como eso», le reprochó Mesa. Dicho de otro modo, con nosotros no se juega y que cada palo aguante su vela.
17-06-2020 | Fuente: abc.es
Exprópiese
Al final, todo se sabe. Sucede con los engaños, las mentiras, las traiciones y la corrupción. Todo es cuestión de tiempo y de querer saber. ABC destapó la mugre del soborno chavista porque en definitiva es lo que es, para comprar el M5E de Beppe Grillo y hacerlo su partido satélite en Italia. El plan de Hugo Chávez, con más cabeza que Nicolás Maduro, siempre fue extender su «poderío» por la América hispana, usar España y por medio de ésta llegar a la otra Europa. El caudillo bolivariano estaba convencido de que lograría que el resto de los países que le importaban, incluido Irán con quien ya vivía su propio idilio, se contagiarían poco a poco de su socialismo del siglo XXI. La baza española estaba clara con Podemos, el equipo que se presentaba como el salvador pero recibía millones de una Venezuela asfixiada. De esto, podría dar clases Juan Carlos Monedero, ese que cobraba como «profesor», diez veces más que sus colegas de la universidad. El ánimo expansionista de Chávez, apadrinado por los hermanos Castro, alcanzó a buena parte de Sudamérica. La figura del exparacaidista ?y golpista? despertaba simpatías en el Brasil de Lula, la Bolivia de Evo Morales, el Ecuador de Rafael Correa y hasta en el Paraguay de Fernando Lugo, aquel obispo que resultó ser padre de familia numerosa. Pero en ninguno de estos países cuajó tanto el chavismo como en Argentina. El resultado, tras tres Gobiernos consecutivos de kirchnerismo, fue un país arrasado donde la mitad de la población odiaba (y odia) a la otra mitad. Macri no pudo, no quiso o no supo cambiarlo. Las expropiaciones de Chávez tuvieron su réplica en Buenos Aires a partir del 2003 y la expresión más obscena fue la de YPF a Repsol en el 2012. La consecuencia fue el aislamiento casi total de un país en cesación de pagos. Ese modelo, siete meses después de la investidura de Alberto Fernández, se repite con una Argentina en «default». Vicentín, empresa agraria en concurso de acreedores, es el nuevo botín de la viuda de Néstor Kirchner, la que, desde el búnker de la Vicepresidencia, ordena, «exprópiese».
16-06-2020 | Fuente: abc.es
La Comunidad Andina se refuerza como órgano subregional en el post-Covid
La actual crisis mundial y las dinámicas que ha puesto en marcha (o, en cualquier caso, acelerado) han dado nuevo sentido a la Comunidad Andina (CAN), un proyecto que pese a ser pionero en Latinoamérica en materia de integración ?el año pasado celebró medio siglo de existencia? había perdido impulso frente a plataformas más generales que proliferaron al rebufo de la globalización. «El orden económico mundial va a sufrir ajustes que fortalecerán el nexo andino», asegura Jorge Hernando Pedraza, secretario general de la CAN, que agrupa a Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. En conjunto, esos países cuentan con 111 millones de habitantes y constituyen la undécima economía del mundo. En un momento de «desglobalización del planeta», la necesidad de articular cadenas de valor más cercanas ?que estén a salvo de posibles interrupciones en las rutas comerciales intercontinentales y que al mismo tiempo creen riqueza en la proximidad, en lugar de generarla lejos?, «refuerza las conexiones subregionales», según remarca el colombiano Pedraza en conversación telefónica desde las oficinas centrales de la CAN, en Lima. Organización pionera Esta dinámica revitaliza una asociación de países ?creada en la primera ola de organizaciones regionales (Pacto Andino de 1969) y reimpulsada en la segunda ola de este tipo de plataformas con la liberalización mundial de la década de 1990 (Sistema Andino de Integración de 1996)? que había entrado en un cierto letargo debido en parte a dos procesos. Por un lado, los tumbos políticos ocurridos en Sudamérica, que supusieron la salida de este club subregional del Chile de Pinochet en 1976 y de la Venezuela de Chávez en 2006. Con objetivos ideológicos se promovieron proyectos regionales más extensos y a la vez más políticos, como Unasur o la Celac. Por otro, la globalización de las últimas décadas hizo que algunos países pusieran los ojos más en el comercio con otros continentes que en la convergencia institucional en la propia región. Es el caso de la Alianza del Pacífico, creada en 2012 por México, Colombia, Perú y Chile, que en lugar de buscar propiamente una integración ha pretendido compartir sinergias para incrementar las transacciones extrahemisféricas, especialmente con Asia. Subregionalismo «Ha llegado el momento de la desglobalización del planeta. Después del Covid-19 estaremos frente a un nuevo orden mundial, ante el fin de la globalización y viviendo tiempos de regionalización, y es ahí donde la Comunidad Andina tiene un papel protagónico», considera Pedraza. Destaca que «el camino de la globalización no es el mejor, porque crea inequidades y porque durante décadas permitió que potencias económicas muy fuertes dominaran el mundo». Por ejemplo, indica que el Covid-19 ha puesto en evidencia la necesidad de ensamblar en la propia Comunidad Andina los equipos de alta tecnología destinados a hospitales, como respiradores y otro material de las unidades de cuidados intensivos. «Tenemos que crear cierta autosuficiencia, no podemos esperar al final de una larga fila a que nos llegue ese material», afirma. Pedraza subraya que lo que se ve fortalecido en esta nueva era no es propiamente el regionalismo, sino el subregionalismo, entendidos ambos conceptos desde la perspectiva latinoamericana. Es decir, la estrecha integración de unos pocos países vecinos, de características parecidas y con posibilidades de interconexión de comunicaciones físicas, antes que la difícil confluencia de naciones que, aunque formen parte del mismo continente, sean muy dispares y estén alejadas geográficamente. El organismo «más sólido» de América Latina Las naciones andinas, como las centroamericanas o las de la cuenta del Plata, tienen todos los ases en la mano para una mayor convergencia. Hasta ahora los avances han tenido altibajos y hay estudios que destacan que razones vinculadas a la complicada orografía y a la propia idiosincrasia latinoamericana dificultan ese proceso de integración. En todo caso, cualquier progreso será más fácil entre un grupo pequeño de países de relativa homogeneidad. En este sentido, Pedraza afirma que la Comunidad Andina es el organismo supranacional «más sólido» de América Latina, y recuerda que entre las naciones de la CAN existe ya una unión aduanera y la libre circulación de personas. El Sistema Andino de Integración cuenta además con el Tribunal Andino, el Parlamento Andino y la Universidad Andina Simón Bolívar como elementos de cohesión. Las normas aprobadas en este nivel supranacional priman sobre los ordenamientos de los países miembros sin necesidad de ulteriores aprobaciones nacionales, que sí son requeridas en Mercosur, por ejemplo. El nuevo impulso dado con la llegada de Pedraza el año pasado a la secretaría general ha llevado a recientes medidas como la supresión de los costos del «roaming» internacional en la telefonía móvil, la disminución de costos y tiempos operacionales en los procesos de exportación y, en el marco de las necesidades planteadas por el Covid-19, una mayor capacitación para actividades digitales de pequeñas y medianas empresas, las cuales constituyen el 90% del tejido empresarial andino y generan el 60% del empleo. Pedraza es optimista tanto sobre un aumento del comercio interregional, que hoy es solo de 9.000 millones de dólares (el 7,5% del comercio total de los cuatro países socios, que asciende a 120.000 millones de dólares), como sobre un avance en la confluencia institucional. Regreso de Venezuela Pedraza presenta el reingreso de Venezuela en la Comunidad Andina como el camino más rápido que tendrá ese país para recuperar el terreno perdido una vez en Caracas se decida un cambio de paradigma. «La CAN no toma partido político o ideológico», asegura, pero añade que «será la organización que suponga el camino más expedito para que Venezuela tenga los recursos institucionales que le ayuden a su estabilidad interna». Pedraza también deja la puerta abierta para un regreso «algún día» de Chile a la CAN. Por otro lado, Pedraza destaca al compromiso con el proyecto por parte de Bolivia, que en los años de Evo Morales buscó con más ahínco su integración en Mercosur, cuando este devino más en un club ideológico que económico con Da Silva-Rousseff (Brasil) y los Kirchner (Argentina). «Es normal que Bolivia busque ampliar las rutas de salida al mercado de sus productos, aumentando su relación con los países del Cono Sur, con los que tiene vecindad; eso incrementa la convergencia entre todos y beneficia a América Latina», afirma.
02-06-2020 | Fuente: abc.es
Las elecciones en Bolivia, aplazadas por el Covid-19, se celebrarán el 6 de septiembre
Parecía complicado pero no lo fue tanto. Los partidos bolivianos acordaron convocar elecciones generales, el próximo 6 de septiembre. El compas de espera en el que había entrado el país (estaban convocadas para el 3 de mayo) por culpa del nuevo Coronavirus, había desembocado en una ola creciente de protestas y críticas a la presidenta interina, Jeanine Áñez quien, pese a las presiones, logró mantener bajo control la pandemia. A día de ayer, se registraban 343 muertes, 10.531 contagios y 1.137 personas recuperadas. La población de Bolivia no llega a los doce millones. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) enviará, en los próximos días, un proyecto de ley a la Asamblea Legislativa Plurinacional (equivalente al Congreso) donde se ratificará la fecha consensuada. Salvador Romero, presidente del TSE, aclaró que tras «la negociación» los comicios podrán celebrarse, «hasta el domingo 6 de septiembre de 2020» pero, tal y como está previsto, «una vez publicada la ley, el órgano Electoral fijará ese día como fecha de la elección general a través de una resolución». El anuncio se hizo en presencia de los candidatos de los principales partidos políticos que aspiran a suceder a Áñez quien, pese a su negativa inicial, también se postula para sucederse a sí misma. «Es mejor el 6 de septiembre que el 2 de agosto», observó el expresidente y candidato por la coalición Libre21, Jorge Tuto Quiroga, en alusión a la otra opción que se había barajado. El también expresidente, Carlos Mesa, en rigor, el más perjudicado por las revueltas y «pucherazo» de las elecciones de octubre que terminaron con Evo Morales refugiado en Argentina, celebró el consenso para decidir el día en el que volverá a tener una nueva oportunidad. Luis Arce, el ex ministro de Economía de Morales y según los sondeos, favorito en la primera vuelta aunque sin el respaldo suficiente para evitar un balotaje, consideró determinante su apoyo a la mesa de negociación para despejar el camino a las urnas. El titular del TSE recordó: «Aunque enfrentamos el proceso electoral más complejo de la historia democrática, Bolivia debe tener la certeza de que la elección del 2020 cumplirá a la vez con los exigentes estándares de integridad electoral, calidad democrática y protección sanitaria. Es el compromiso del Tribunal Supremo», insistió.
02-06-2020 | Fuente: as.com
La 'Generación Bolivia' de Iker Casillas
Antes de Sudáfrica, Casillas levantó en 1996 su primer Mundial y fue con el Cadete del Madrid. Iker triunfó, otros acabaron en el taxi o la enseñanza. Aún hoy son amigos.. Esta es su historia.
1
...