Infortelecom

Noticias de bce

23-09-2018 | Fuente: abc.es
Manfred Weber: «En Europa está creciendo el nacionalismo y el egoísmo»
Cuando anunció su candidatura a la presidencia de la Comisión Europea a la vuelta de las vacaciones, Manfred Weber produjo un pequeño terremoto en Bruselas. El líder del principal grupo político europeo ha sido durante esos años un dirigente tan activo como discreto, siempe alejado de las gesticulaciones pero en la primera línea de las discusiones en la UE. Si lo logra, será el primer alemán que llega a dirigir el Ejecutivo comunitario y también el primero que lo hace sin haber sido primer ministro. Él niega ser una especie de heredero europeo de la canciller Angela Merkel y reivindica su propio bagaje político de más de una década trabajando en Bruselas, La entrevista tuvo lugar en Salzburgo, donde participaba en la reunión de líderes populares paralela a la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno. Un escenario perfecto, al lado de su querida Baviera, que es su región de origen y a donde regresa a la menor ocasión. Tal vez en las elecciones que se celebran allí en octubre le van a dejar un sabor agridulce teniendo en cuenta que su partido (la Union Cristiano Social CSU) puede perder la mayoría absoluta a costa de los nacional populistas de Alternativa para Alemania (AfD). Como en Baviera, la emigración será una de las cuestiones de la campaña europea, lo que plantea un panorama complejo para el PPE teniendo en cuenta que es la primera vez que su hegemonía está siendo amenazada en el campo de la derecha por fuerzas radicales, populistas anti europeas y anti inmigración. Es verdad que es un momento histórico para la UE. Estamos siendo amenazados desde el exterior, ya ve lo que sucede con Putin o incluso con Donald Trump. No son iguales ideológicamente hablando, pero ambos desean debilitar a la UE. Y desde el interior, tenemos el extremismo y el populismo. Por eso creo que se necesita abrir un nuevo capítulo en Europa. Las elecciones europeas deben servir para mostrar a la gente en qué creemos, darles seguridad, defender lo que yo llamo el modo de vida europeo. Este es el marco en el que nos movemos. No podemos continuar como hasta ahora, necesitamos un debate democrático sobre el futuro de Europa. Y por eso me he presentado como posible candidato del PPE a la presidencia de la Comisión Europea, quiero presentar las ideas del PPE hablar con los líderes, recolectar ideas y democratizar a la UE, abrir la caja negra de Bruselas, llevarla más cerca de la gente y así estoy seguro de que Europa sobrevivirá. En realidad, vivimos el mayor periodo de paz en toda la historia. Seguimos siendo el espacio más próspero, socialmente inclusivo, etc..¿por qué cree que prosperan las fuerzas que quieren destruir el sistema? La gente sabe que estamos ante un periodo de incertidumbre. En el pasado las cosas se hicieron bien, pero es verdad que no hemos sabido aplacar esta incertidumbre. Imagínese un camionero que va por la autopista y escucha por la radio noticias sobre el desarrollo de los vehículos sin conductor ¿qué cree que va a pensar? La realidad es que tenemos ante nosotros una auténtica revolución del mundo globalizado y digitalizado y la gente no sabe qué va a suponer para ellos y nosotros no sabemos decirles si podremos mantener la vieja promesa del mundo occidental de que sus hijos vivirán mejor que ellos. Por eso creo que el centro de la campaña debe ser dar la seguridad a la gente de que Europa tiene un futuro y que puede proponer un nuevo contrato social. Debemos volver a dar certezas a la sociedad, especialmente a la clase media, y decirles que la UE puede estabilizar la situación y ofrecer la perspectiva de un futuro mejor y pare ello debemos saber ser creativos también. Necesitamos un debate democrático sobre el futuro de Europa Creo que ante una situación como la actual, en otra época probablemente habríamos tenido una guerra en Europa. La sociedad parece haber perdido esa referencia tan terrible y las promesas sin fin de los políticos les hacen creer que todo debe mejorar sin cesar y constantemente, cuando no siempre es posible. La cuestión esencial es definir qué significa mejorar, porque si lo definimos solo en términos económicos no siempre es así. En nuestras sociedades debemos pensar en otros conceptos como la capacidad de cooperar, de ser solidarios, de que la gente participe, porque lo que está creciendo es precisamente el egoísmo, el nacionalismo. Dentro de las sociedades pero también en algunos dirigentes. La idea de Europa es precisamente que cada cual puede tener una posición firme, pero podemos sentarnos juntos y llegar a un compromiso. Y uno de los desafíos más importantes para Europa es precisamente cómo ayudar a África, porque si no les podemos ayudar a tener un futuro a ellos, nuestros problemas también crecerán. No es la primera vez que hay esta incertidumbre sobre el futuro. Antes del cambio de siglo también se vivió un tiempo en el que se pensaba que podía pasar cualquier cosa. Pero los europeos no eran tan pesimistas. La diferencia es la tecnología y sobre todo la velocidad. Antes era solo un fenómeno, la industrialización, ahora son varios a la vez, la globalización, el cambio climático, los desarrollos demográficos etc y evolucionan a toda velocidad. Los políticos probablemente deberíamos ser más rápidos a la hora de tomar decisiones y en Europa sobre todo. Pero lo que no deben varían son los principios, en eso, en el modo de respetar la igualdad y la solidaridad. Hay fuerzas políticas extremistas como Orban que tienen más éxito que los partidos tradicionales a la hora de dar esa certeza a los ciudadanos. ¿Cómo vive ese debate como lñider del PPE? En el PPE no hay ningún trato especial para nadie cuando se trata de los principios esenciales. Creemos que la sociedad moderna necesita a la sociedad civil. En el caso de Hungría, ya que lo menciona, el primer ministro Viktor Orban no mostró ninguna disposición al compromiso en el debate que hubo en Estrasburgo hace diez días y por eso la mayoría de diputados del PEE votaron en su contra, después de una discusión muy seria en el seno del grupo parlamentario. Rajoy hizo un gran trabajo por España y la Zona Euro Me refería también fuera del PPE. A casos como el de AfD en Alemania y tantos otros que están ocupando el escenario electoral en muchos paises. No necesitamos clarificar nada en este sentido. Como partidos de una base democrstiana, como los grandes fundadores de Europa, nosotros creemos en Europa. Hay un debate sobre la inmigración, por supuesto, pero no seremos nosotros los que hagamos campaña con los miedos de la sociedad. Lo que queremos es, al revés, ofrecer soluciones. Nosotros tenemos claro que hay que reforzar el control de las fronteras europeas, no me gusta que haya una valla en la frontera entre Bulgaria y Turquía, pero lo apoyo porque necesitamos controlar las fronteras. Igual que en Ceuta y Melilla. Pero cuando hemos tenido que afrontar la crisis en Siria también teníamos una responsabilidad como europeos. Decir que lo que estaba pasando con esa gente no nos importaba no es propio de los principios europeos. En este sentido me siento muy próximo al Papa Francisco. Y poner juntas estas dos cosas es lo que representa el PPE. Y es lo que espero que nos permitirá tener éxito en las elecciones, porque tratamos buscar una solución sin abandonar nuestros principios. Pasó igual en las pasadas elecciones en las que el tema era la política de austeridad y la crisis. El PPE se comprometió a salvar la economía y con gentes como Mariano Rajoy o Enda Kenny (el ex primer minsitro de Irlanda) y otros lo hicimos. Tenemos la economía creciendo al 2%, prácticamente todos los países con déficit por debajo del 3%, se han creado 13 millones de empleos y el BCE está pensando en cambiar ya la política de tipos de interés. Eso demuestra que la gente puede confiar en nosotros. Da la impresión de que su candidatura podría ser como una especie de prolongación europea de la herencia de Angela Merkel, ahora que teniendo en cuenta la situación en Alemania, su época puede estar en la recta final. Para nada. Yo soy Manfred Weber, el líder del grupo popular europeo y lo que ofrezco es mi propia experiencia europea para dirigir la Comisión. Y además, para mí es clave empezar una nueva era, insisto en que no podemos seguir igual, debemos abrir un nuevo capítulo en Europa. La canciller Merkel es también una mujer de consenso, siempre escucha las posiciones de los otros y apoya mi candidatura, por supuesto. ¿Qué le parece Pablo Casado, el sustituto de Mariano Rajoy en el PP español? Son generaciones diferentes. Admiro a Rajoy porque hizo un gran trabajo por España y por la Zona Euro. En la historia de España quedará como un capítulo muy positivo. Pablo Casado es otra generación, tiene otra manera de hacer política. Hay también algo en común entre los jóvenes dirigentes del PPE, como Casado, como el canciller Kurtz en Austria, Kiriakos en Grecia, que son activos y están abiertos a escuchar a la gente y darles respuestas claras. No se trata de cambiar nuestros fundamentos, pero sí de imprimirles un nuevo estilo más moderno para un mundo más moderno. ¿Le preocupa España ahora? Nos preocupa el presupuesto, la estabilidad política y la inmigración. Rajoy hizo un buen trabajo y pensamos que debería mantenerse el mismo rumbo en los próximos presupuestos. En la cuestión catalana, creo que en el conjunto de las fuerzas políticas en Madrid no hay ninguna duda de que España debe permanecer unida, como así lo pensamos nosotros. Yo estoy muy orgulloso de ser bávaro, lo que no es contradictorio con ser alemán y ser europeo. Es un error dejar ese debate a los nacionalistas como Le Pen o a los extremistas, populistas y egoístas.
13-09-2018 | Fuente: elpais.com
El BCE rebaja sus previsiones de crecimiento pero mantiene sus planes de retirada de compra de activos
Draghi advierte del peligro del "proteccionismo" creciente y minimiza el "impacto" en la zona euro de las crisis de los países emergentes
13-09-2018 | Fuente: elpais.com
El menor avance del PIB empuja hoy al BCE a rebajar sus previsiones
Los expertos creen que hará un ligero recorte sobre lo avanzado en junio El consenso espera una primera subida de tipos para el fin de 2019
07-09-2018 | Fuente: abc.es
La apuesta de Merkel
Angela Merkel apoya sin entusiasmo la candidatura del bávaro Manfred Weber a presidir la Comisión. La canciller recela de esta institución y considera que debe ser un órgano de ejecución de las decisiones políticas de los jefes de gobierno. Por eso no le importa que Weber carezca de experiencia en el gobierno federal o en el Bundestag y sea un europarlamentario del montón, a veces muy escorado a la derecha, como demuestra su relación con el húngaro Viktor Orban. Con esta jugada tiene la posibilidad de intercambiar cromos con Emmanuel Macron y con la CSU, muy crítica con Merkel por su generosidad pasada hacia los inmigrantes. Lo que no le gusta a la canciller es el método de elección del presidente de la Comisión, en manos de los partidos políticos europeos. A Emmanuel Macron le gusta todavía menos, pero no tiene fuerza para oponerse. A cambio de respaldar a Weber podrá aupar a un francés a la presidencia del BCE. Es una de las pocas maneras que tiene Merkel de hacer tándem con él y favorecer de forma tácita una política económica no ceñida a las tesis de los halcones alemanes. El BCE hace política monetaria y política fiscal a la vez, en ausencia de instituciones europeas más desarrolladas. Ha sido el verdadero héroe de la crisis del euro, el «Rolls-Royce en el barro» que ha salvado la moneda. Su independencia y prestigio están muy por encima de los de la Comisión, devaluada tras la doble crisis del euro y de los refugiados. Pero el ejecutivo comunitario ocupa aún una posición privilegiada en el entramado institucional. Para que funcione con todo su potencial no basta una profesión sincera de fe europeísta. Cuando Jacques Delors llegó a Bruselas era un burócrata al que François Mitterrand comparaba con Tintín. Pero demostró una capacidad táctica inusitada y aprovechó a fondo un ciclo político favorable. Si el grisaceo Weber aterriza en la Comisión, será con el viento en contra y escaso horizonte temporal para impulsar los pactos esenciales (gobierno económico, inmigración, seguridad) que pueden encender otra vez el motor de la integración.
06-09-2018 | Fuente: abc.es
Manfred Weber se postula como sucesor de Jucker a la Comisión Europea
El líder del Partido Popular Europeo, el alemán Manfred Weber, abrió ayer formalmente la carrera para la designación del próximo presidente de la Comisión Europea, tras las elecciones de la primavera próxima, al proclamarse formalmente como candidato del principal grupo del Parlamento Europeo. Bávaro de 46 años, Weber deberá ganar primero la designación formal por parte del PPE en un congreso que se celebrará en Helsinki este otoño. Es el primer candidato conservador que aspira a dirigir la Comisión Europea sin haber tenido experiencia ejecutiva previa, aunque a cambio puede hacer notar que tiene el apoyo de la canciller alemana Angela Merkel. La candidatura de Weber reforzaría también el nuevo proceso de elección del presidente de la Comisión que no todos los dirigentes de los países miembros ven con buenos ojos. Los tratados señalan claramente que el máximo responsable del ejecutivo comunitario es designado por el Consejo Europeo, es decir por los presidentes y jefes de Gobierno, y después debe obtener la ratificación del Parlamento Europeo. Históricamente, los responsables nacionales escogían a uno de ellos y el Parlamento lo aprobaba mal que bien. En la última legislatura en 2014, una feliz confabulación entre el entonces presidente socialista del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y el ex primer ministro conservador de Luxemburgo Jean-Claude Juncker, forzaron a los líderes a aceptar el mecanismo de candidatos de modo que los grupos políticos los presentasen a los votantes en las elecciones al Parlamento Europeo para dotar al cargo de una mayor legitimidad democrática. Se trata de un sistema equivalente al que se utiliza en España para la candidatura a la presidencia del Gobierno con el primer puesto de la lista por Madrid de cada partido. En el Consejo Europeo los líderes aprobaron una declaración en la que confirmaban el mecanismo de los «candidatos especiales» («spitzenkandidat» en alemán) pero subrayando que no aceptaba que la designación posterior del presidente de la Comisión fuera «automática». El incierto resultado electoral puede llevar, en efecto, a que sean necesarias otras combinaciones, pero los grupos políticos en el Parlamento Europeo han dicho claramente que no aceptarían tampoco que los líderes rechacen al candidato del partido que haya ganado las elecciones y que tenga más eurodiputados. El presidente que más problemas había planteado a la figura del «spitzenkandidat» ha sido el francés Emmanuel Macron, que mantiene su ambivalencia y todavía no ha dicho a qué familia política se apuntará. Él quería aprovechar el hueco que dejan los eurodiputados británicos para haber instaurado una «lista europea» votada en todos los países y en la que los partidos pondrían a su candidato a la presidencia de la Comisión. Eso no ha sido posible por razones legales y el anuncio de la candidatura de Weber se interpreta como una indicación de que Macron habría renunciado a este puesto, a cambio de obtener entonces el puesto de presidente del Banco Central Europeo (BCE) al final del mandato del italiano Mario Draghi. Se esperaba que este puesto fuera ocupado por un alemán, pero es evidente que con un alemán en la Comisión, Berlin ha de renunciar al BCE. Hasta ahora se ha hablado de al menos otros dos dirigentes europeos que podrían disputar la candidatura de Weber en el seno del PPE: el negociador europeo para el Brexit, el francés Michel Barnier, y el ex primer ministro finlandés Alex Stubb. Barnier ya lo intentó frente a Juncker hace cinco años pero ahota no se ha pronunciado. En todo caso, algunos eurodiputados españoles no han dejado de apreciar el grado de entusiasmo con el que los eurodiputados franceses del PPE han recibido el anuncio de la candidatura de Weber, cuando en todo caso se supone que habrían preferido a Barnier.
24-08-2018 | Fuente: elpais.com
El BCE calienta la carrera para suceder a Draghi
Acaba el plazo para nombrar al jefe de supervisión mientras bajan las opciones de Berlín por hacerse con la presidencia del Eurobanco
24-08-2018 | Fuente: elpais.com
Exclusivamente para niños
La película se obceca en el ejercicio de la siempre complicada comedia de 'slapstick'
23-08-2018 | Fuente: elpais.com
Merkel, dispuesta a renunciar a la presidencia del BCE para obtener la de la Comisión
Ambos mandatos vencen en octubre del año que viene Mañana se cierra el plazo para presentar candidatos a presidir el MUS
11-08-2018 | Fuente: elpais.com
BBVA se deja el 5%: tiene el 17% de sus activos en Turquía y una quinta parte de su negocio
Es uno de los bancos cuya exposición al país vigila el BCE La acción se sitúa en mínimos desde finales de 2016
10-08-2018 | Fuente: elpais.com
BBVA se deja el 5%: tiene el 17% de sus activos en Turquía y una quinta parte de su negocio
Es uno de los bancos cuya exposición al país vigila el BCE La acción se sitúa en mínimos desde finales de 2016
1
...