Infortelecom

Noticias de banca

03-06-2020 | Fuente: abc.es
Maduro y Guaidó firman un acuerdo para atender la emergencia del Covid-19 en Venezuela
El régimen de Nicolás Maduro ha firmado un acuerdo con la oposición que encabeza Juan Guaidó para luchar con la pandemia del coronavirus en Venezuela y con el que esperan que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) apruebe recursos económicos para la atención médica, según informó el ministro chavista de Comunicación, Jorge Rodríguez, quien aseguró este martes que la alianza con un «sector antichavista» es «una buena noticia para el país». Los firmantes del acuerdo son Carlos Alvarado, el ministro de Maduro para la Salud, mientras que por el lado de la oposición hizo lo propio el virólogo Julio Castro, designado por Guaidó como asesor sanitario del Parlamento. Según Rodríguez, el anuncio no se había hecho público por carácter de confidencialidad entre las partes, sin embargo, «ante algunas tergiversaciones surgidas en medios de comunicación» decidieron presentarlo al país. «Firma como testigo y como garante de este acuerdo de colaboración el doctor Gerardo de Cosio, representante de la Organización Panamericana de la Salud en Venezuela», agregó Rodríguez. Asimismo, el ministro chavista aseguró que «ambas partes proponen trabajar coordinadamente con el apoyo de la OPS en la búsqueda de recursos financieros que contribuyan al fortalecimiento de las capacidades de respuesta del país para atender la emergencia sanitaria causada por la pandemia», reza el escrito, leído por Rodríguez, en una transmisión del canal estatal VTV. Venezuela ha registrado 1.819 casos confirmados y 18 personas han fallecido a causa del Covid-19, desde que a mediados de marzo se anunciaron los primeros infectados y el país entero entró en una cuarentena estricta. Esta semana, el régimen chavista anunció la flexibilización que inició el lunes y que incluye al sector de construcción, las consultas médicas y las entidades bancarias. Legitimación de Guaidó El acuerdo legitima la figura de Juan Guaidó como líder del Parlamento, luego que el Supremo venezolano le quitara al opositor la presidencia de la Cámara y en su lugar reconociera al disidente de la oposición, Luis Parra. Guaidó, quien ha recibido el apoyo de más de 50 países como presidente interino de Venezuela, ha peleado con el chavismo por su lugar dentro de la Asamblea Nacional desde el 5 de enero, cuando quedó ratificado en el cargo. Sin embargo, Rodríguez dijo este martes que Castro representa al G4, los cuatro partidos más importantes de la oposición y, enfatizó que el médico «se denominó» asesor del Legislativo. Guaidó a través de su cuenta en Twitter escribió que «luego de meses de insistencia y lucha, logramos que la OPS reciba la donación aprobada por la Asamblea Nacional para atender la pandemia en Venezuela. Nuestra política se centra en salvar vidas, en atender la emergencia y salir de la dictadura. Urge el Gobierno de emergencia nacional». La embajada virtual de Estados Unidos en Venezuela, a través de Twitter, celebró «la acción coordinada» entre la oposición y el chavismo: «Gobierno Interino de @JGuaido firmó acuerdo con la OPS de asociación coordinada con el régimen para enfrentar el #COVID19, priorizando necesidades urgentes de atención médica de venezolanos. Es un paso importante, pero solo transición democrática salvará Venezuela de catástrofe». Estados Unidos propuso en febrero el Gobierno de emergencia en el país sudamericano en el que se incluya la participación de todos los sectores políticos y sociales del país. Pero la conformación de ese Consejo de Estado no contaría ni con la participación de Guaidó ni con la de Maduro. «Tanto Maduro como Guaidó deben hacerse a un lado, de modo que miembros elegidos en la Asamblea Nacional de ambas partes puedan crear un Consejo de Estado que sirva como gobierno de transición, que organice elecciones presidenciales libres y justas», dijo en ese momento, Elliott Abrams, encargado del Departamento de Estado para Venezuela. Sin embargo, Maduro fue el primero en rechazarla. Por su parte, el presidente interino ha insistido desde entonces que Venezuela necesita que se defina y se instale un Gobierno de Emergencia Nacional para atender de forma inmediata la pandemia del coronavirus.
03-06-2020 | Fuente: abc.es
Perú se adelantó con el mayor estímulo económico, pero sigue a Brasil en contagios
Perú ha sido modelo, en muchos aspectos, en esta pandemia de coronavirus. Fue uno de los primeros países de Latinoamérica en restringir movimientos, con cuarentena y toque de queda que pueden prolongarse aún todo este mes de junio, y en aprobar un importante paquete de estímulos económicos, que es el mayor de la región (las medidas inicialmente suponían el 12% del PIB y hoy pueden acercarse ya al 17%). Pero simultáneamente Perú ha puesto en evidencia que tanto una política de ortodoxia macroeconómica mantenida en el tiempo, reforzada por acciones ocasionales de gobiernos eficientes, pueden no bastar para transformaciones sociales y estructurales de calado. La insuficiente inversión en sanidad, por ejemplo, ha dejado a los peruanos bastante a merced del virus. Así, Perú es el segundo país latinoamericano más afectado por la infección: a fecha de hoy cuenta con 170.000 contagiados (solo por detrás de los 526.000 de Brasil) y 4.634 muertos (Brasil tiene 29.937; México ha registrado 10.167 muertos, pero sus 93.435 contagios quedan por debajo, al menos de momento, de las cifras peruanas). La población total de Perú es de 32 millones, lejos de los algo más de cien millones de México y de los doscientos millones de Brasil. Mejor que Ecuador, pero peor que Chile La dramática situación sanitaria es comparable a la de Ecuador, país igualmente muy afectado. Sin embargo, Perú debería estar en mejor posición luego de años de importante crecimiento económico (entre el 4% y el 5% del PIB), de tres décadas de políticas alabadas por el Fondo Monetario Internacional y de unas cuentas públicas habitualmente saneadas. El hecho de que no haya habido una mayor corrección de la desigualdad y de que la inversión pública en salud sea la segunda más baja en Sudamérica explica que el país no pueda estar en una situación próxima a la de Chile, donde si bien se han registrado 105.000 infectados, los muertos solo ascienden a 1.113 gracias a una mejor asistencia sanitaria (Chile tiene 19 millones de habitantes). Otros aspectos de la realidad peruana han contribuido también, presumiblemente, a la propagación del virus. Es el caso de la alta informalidad (el 70% de los trabajadores; además, el 40% de los formales son autónomos), que ha obligado a muchas personas a intentar seguir manteniendo cierta actividad económica para poder subsistir. También el reducido número de ciudadanos con cuenta bancaria (38%), lo que hizo que la gente se agolpara a las puertas los bancos para cobrar los subsidios otorgador por el Gobierno. Un estímulo de casi el 17% del PIB Con todo, la mejor manera de poder subsanar en los próximos años cualquier deficiencia interna es salir de la presente crisis económica cuanto antes y con fuerza. Eso es lo que ha pretendido el presidente Martín Vizcarra y su ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, cuya gestión y juventud (35 años y un máster en Harvard) han atraído la atención popular y de los medios. Las saneadas cuentas públicas, con un volumen de deuda a finales de 2019 del 26,9% del PIB, una de las cifras más bajas de Latinoamérica, han dado suficiente margen al Gobierno para diseñar un ambicioso plan de recuperación (en cambio, la alta deuda en otros países ha limitado la capacidad de reacción de estos), aunque como muchos otros Ejecutivos ha llamado a las puertas del FMI para posibles créditos. Entrega de cheques Además de destinar de entrada algo más de 300 millones de dólares a la emergencia sanitaria, el gobierno anunció en abril un sistema de bonos para los hogares más necesitados y de créditos para trabajadores independientes y para pequeñas empresas. Primero comenzó a repartir un cheque de 110 dólares, destinado a 2,7 millones de hogares, junto con otro bono específico para la población rural; para estas transferencias monetarias directas se aprobó un paquete de casi 1.000 millones de dólares, según el recuento que hizo el FMI a finales de mayo sobre la actuación de cada país. Otras medidas fueron ciertos alivios de impuestos, por valor de 3.000 millones de dólares y liquidez para las empresas por 88 millones de dólares. Todas estas medidas suponían un gasto del 2% del PIB. Posteriormente, el gobierno incrementó el paquete fiscal, elevando la dotación del plan al 7% del PIB. Junto a ello, el Banco Central ha anunciado un paquete de 17.500 millones de dólares (8% del PIB) para ayudas de liquidez en préstamos y cadena de pagos. Paquetes económicos de otros países De acuerdo con el FMI, a finales de mayo las medidas acordadas en Brasil alcanzaban el 11,5% del PIB. Se han activado medidas fiscales (8% del PIB) y los bancos públicos han articulado créditos (3%); además, el Gobierno apoyará el pago de salarios con otra línea de créditos (0,5%). En el caso de Chile, el estímulo es del 6,7% del PIB. El 19 de marzo, el Gobierno presentó un paquete de medidas fiscales de hasta 11.750 millones de dólares dirigido a apoyar el empleo y la liquidez de las empresas (4,7% del PIB). El 8 de abril se anunciaron 2.000 millones adicionales para apoyar a los hogares más vulnerables y a los trabajadores autónomos, y un plan de garantía del crédito de 3.000 millones (otro 2%). Argentina cuenta con un paquete equivalente al 4,1% del PIB, mediante el uso de partidas presupuestarias (2,3%) y la movilización de recursos fuera de los presupuestos (1,8%). En Colombia, el paquete es del 2,8% del PIB. El Gobierno creó en marzo un Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), que toma recursos del Fondo de Ahorro y Estabilizacio?n y del Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades (por valor del 1,5% del PIB). Esto se complementará con la emisión de bonos y otros recursos presupuestarios (1,3%). A pesar del tamaño de su economía y de la amplia afectación de la pandemia, en México el estímulo es solo del 1,6% del PIB. Por un lado, está la creación de un Fondo de Emergencia Sanitaria que pedirá al Congreso hasta 8.100 millones de dólares (0,7% del PIB), y por otro la adopción de ayuda para el gasto sanitario (0,2%) y de créditos (0,7%). Menor es el paquete de Ecuador, que queda por debajo del 1%, debido a la complicada situación económica ­?con alto déficit y gran volumen deuda? con la que el país ha llegado a la presente crisis. El país espera poder aumentar sus recursos públicos para hacer frente al gasto de la pandemia mediante el aumento de ingresos por impuestos a través de dos vías: un impuesto adicional del 5% sobre los beneficios de las empresas que ganaron más de un millón de dólares en 2019, y un impuesto progresivo para aquellos que tienen un salario superior a los 500 dólares.
02-06-2020 | Fuente: elpais.com
Europa debate suspender el dividendo de la banca hasta octubre de 2021
Eurodiputados presentan tres enmiendas reclamando el recorte de la remuneración al accionista y la reducción de los bonus de la cúpula y el cupón de los cocos
01-06-2020 | Fuente: abc.es
China busca refugio en sus aliados de África tras el Covid-19
La crisis del coronavirus ha generado crecientes enfrentamientos entre China, origen de la pandemia, y Occidente por la gestión del brote y la falta de transparencia del gobierno de Pekín. Esto ha provocado que el gigante asiático se refugie en sus aliados de África, cuyos líderes no han criticado abiertamente a Pekín pero sí han firmado la resolución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que haya una investigación independiente. A principios de esta semana, el líder chino Xi Jinping utilizó su discurso de apertura en la Asamblea Mundial de la Salud para hacer hincapié en la preservación de los lazos diplomáticos con África y prometió aportar 2.000 millones de dólares a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en los próximos dos años para ayudar a las economías en desarrollo. También prometió que la vacuna llegará a África en cuanto la encuentren. El gigante asiático ha realizado en los últimos dos meses generosas donaciones para tratar de contener la propagación del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 y la enfermedad que provoca Covid-19 por todo el mundo. África ha sido de las regiones más beneficiados. «China está utilizando la actual crisis como una oportunidad para apuntalar su papel de liderazgo global y su poder blando, compartiendo sus experiencias en la lucha contra el Covid-19 y a través de sus donaciones de equipos médicos, por ejemplo, a través de la fundación Ma», explica a ABC la doctora Leaza Jernberg, doctorada en Relaciones Internacionales por la Universidad de Witwatersrand. Un revés reciente La analista política sudafricana Sithembile Mbete destaca la «generosidad» del país asiático con África a raíz de la llegada del coronavirus: «China ha proporcionado mucha más ayuda al continente que Occidente hasta el momento, con alguna excepción en territorios concretos como Sudáfrica que, además, ha recibido la ayuda de los alemanes; o Nigeria, que ha tenido el apoyo de los Estados Unidos». La intervención de Donald Trump señalando a la OMS como «culpable» de la crisis por apoyar a China, a quien acusa, entre otras cosas, de esconder la gravedad de la epidemia, ha hecho que China encuentre su mejor apoyo en el continente africano. «África apoya al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, oriundo de Etiopía, y China se beneficiará de esa protección», destaca Mbete. Los lazos diplomáticos de China con las naciones africanas se remontan a mediados del siglo XX, cuando Pekín se acercó a nuevos países independientes al tratar de posicionarse como líder mundial en desarrollo y contrarrestar la influencia de Estados Unidos y la URSS durante la era de la Guerra Fría. Recientemente, esta relación ha sufrido un pequeño revés. A finales de abril, se produjeron graves episodios de discriminación contra africanos en algunas ciudades chinas que despertaron tensiones diplomáticas entre el gigante asiático y diversos países africanos. «Los actos discriminatorios contra los africanos en Guangzhou han afectado a la imagen de China en África, especialmente para los nigerianos y los africanos de países más occidentales», explica a ABC la analista política Sithembile Mbete, quien destaca los esfuerzos de China para revertir la situación en las últimas semanas. A pesar de que el racismo y la desconfianza ha tenido inevitablemente consecuencias negativas para la relación entre ambos, las dos partes se necesitan en sus relaciones comerciales. No es un secreto que los intereses de China pasan por las materias primas africanas y sus recursos agrícolas. Para la potencia asiática, hoy África es un aliado importante para materializar sus ambiciones geoestratégicas y su agenda política exterior; mientras que para el continente africano el gigante asiático se ha convertido en un socio vital para su desarrollo. Por delante de todos En los últimos años China ha desbancado a las antiguas potencias coloniales y a Estados Unidos como principal socio comercial de los países africanos. Su desembarco en África se ha traducido en una nutrida cantidad de inversiones y préstamos que contribuyen a la realización de importantes proyectos en el continente. «China ha sido un mejor socio para los gobiernos africanos que Occidente, invirtiendo en aquello que los africanos necesitan, como en infraestructuras», explica Mbete. Según la experta sudafricana, África y China han acercado posturas y buscan una relación más igualitaria. «En los últimos veinte años, el trato de China ha sido diferente con respecto a otras potencias mundiales en cuanto su cooperación con África, que se ha basado en ayudas puntuales pero sobre todo en el comercio y la inversión, sin el tipo de condicionalidad que tradicionalmente ha venido asociada con los países e instituciones occidentales», explica Mbete, quien no cree que África y China tengan una relación neocolonialista.
31-05-2020 | Fuente: abc.es
Maduro sube el precio de la gasolina y abre la puerta a la venta en dólares
Tras dos décadas sin ajustes, Nicolás Maduro se decidió finalmente a aumentar el precio de la gasolina, que pasará a costar 5.000 bolívares (0,019 euros) por litro. El mandatario explicó que el combustible se expenderá con este nuevo precio en 1.500 estaciones de servicio a lo largo del país a partir del próximo lunes. El jefe del régimen chavista hizo hoy sus anuncios en una transmisión de la cadena estatal Venezolana de Televisión (VTV) donde aclaró que el nuevo precio del combustible, que regirá durante los próximos 90 días, tendrá una compensación del 99% de subvención para los portadores del carnet de la patria. Los que tengan carnet de la patria, que son unos 10 millones de personas, tendrán derecho a 120 litros de gasolina por mes para los coches, mientras que los motoristas podrán acceder a 60 litros por mes. Una vez se supere esta cantidad, los ciudadanos venezolanos tendrán que pagar el combustible a 0,50 dólares el litro, un precio que regirá en 200 estaciones de repostaje. Es la primera vez que Maduro se abre a aceptar la divisa estadounidense, pues gana cada vez más terreno para las transacciones diarias en el país. Maduro dijo que estas 200 gasolineras que venderán la gasolina serán manejadas por empresarios privados que han recibido las licencias para comercializar el producto. «Espero que Trump no vaya a impedir a los empresarios privados traer lo que necesiten», subrayo el dirigente chavista. Maduro ha tomado una difícil decisión de subir el precio del combustible. En los últimos 21 años el chavismo nunca quiso ajustar los precios de su principal producto de exportación, que es el petróleo, por temor a un nuevo «Caracazo», que en 1998 provocó una revuelta debido a que el expresidente Carlos Andrés Pérez subió la gasolina en 12 centavos de dólar. Además, Maduro agradeció el envío de los cinco buques iraníes que trajeron unos 1,5 millones de barriles y cargó contra la administración Trump por aplicar las sanciones contra el régimen. Por otra parte, al cumplirse hoy 76 días de cuarentena desde que se decretó el 13 de marzo pasado, anunció que se flexibilizará el confinamiento con una franja horaria para distintos sectores económicos y financieros que reactivan su actividad este lunes. «La cuarentena continúa pero de manera flexible y gradual», dijo. 9 sectores como los bancarios, económicos, comerciales, textil, talleres mecánicos, industrias, farmacias y comercios se alternarán en las franjas de 9 de la mañana a 13 horas del mediodía. Mientras que el transporte funcionará desde las 7 de la mañana hasta las 5 de la tarde. Maduro anunció que en Venezuela la cifra de contagios por coronavirus es de 1.459 y de 12 fallecidos, siendo el mercado de Las Pulgas en Maracaibo (en el estado de Zulia) un «foco peligroso» para el contagio del virus. «Esperamos hacer unos 10 millones de test de prueba a todos los venezolanos», concluyó.
30-05-2020 | Fuente: abc.es
«En Perú, el hambre ya ha vuelto»
Perú fue uno de los primeros países que se pusieron en guardia para afrontar la crisis del coronavirus. Solo un día después de que en España se decretara el confinamiento, el 14 de marzo, el país andino hacía lo mismo. Mientras los primeros casos en nuestro país fueron detectados a finales de febrero, Perú declaró el primero el 6 de marzo. Nueve días después decretaba el estado de emergencia. Sin embargo, esta rápida actuación no pudo cubrir las profundas carencias que venía arrastrando, lo que le ha convertido actualmente en el segundo país con más contagios en Iberoamérica, por detrás de su vecino Brasil. Según las cifras de este viernes recopiladas por el Instituto Johns Hopkins, el número de contagios se eleva a 141.779 (ha superado ya la barrera de los seis mil casos diarios), mientras que el de fallecidos asciende a 4.099. «Aquí esto se ha llamado la Paradoja peruana. Para entenderlo hay que raspar debajo de las cifras macroeconómicas del país y mirar la infraestructura con la que hemos recibido la pandemia», explica a ABC en conversación telefónica América Arias, responsable de Acción contra el Hambre en Perú. «La red sanitaria no era la adecuada ya en tiempos pre covid, ni lo sistemas logísticos y había unos niveles de corrupción altos. Algo que siempre ha sido un problema en el país -señala-. Y había una bolsa de pobreza, que incluso estaba censada, de más de 6 millones de personas para un país de entre 33 y 34 millones de habitantes». Todo esto hizo que a pesar de las medidas del Gobierno de Martín Vizcarra, «que han sido rápidas y adecuadas para algo tan desconocido», estas no han tenido el impacto que se esperaba. Trabajo informal Si bien al principio del confinamiento este era respetado por la población de manera general, según se prolongaba la gente se impacientaba y salía más a la calle: «Porque era o covid o hambre», justifica Arias. En Perú el trabajo informal supera el 70%. Un cifra muy superior a la de otros países, como México, donde no llega al 60%; Colombia, donde se sitúa en el 48%; Argentina rondaría el 50%; en Brasil es del 40%, mientras que en Chile representan el 30%, por citar solo unos ejemplos. «Poca cuarentena se puede mantener frente a eso», señala Arias. «No se trata solo de que no hay soporte entre el empleado y el empleador, que te permitiría tener cierta protección social, también existe mucha economía callejera, mercados, comercio ambulante.. que mueve mucha economía. Y la gente que vendía comida o ropa en la calle no tenía dinero para mantener el confinamiento». A esto se suma la cultura del día a día que vertebra a la sociedad peruana. «Aquí la gente llega a comprar el jabón o el champú en sobres individuales porque es lo que va a utilizar ese día. Se hace comida para el día, no en grandes cantidades». Para Arias esta es una consecuencia de la crisis económica que sufrió el país en la década de los años 90, «cuando los fósforos se compraban por unidades. Gastabas lo que necesitabas». Esa manera de gestionar la economía doméstica, también se extiende al sistema financiero. «No existe la cultura de tener una cuenta bancaria ni tampoco de ahorrar» Lo que también ha ocasionado problemas durante la pandemia. Para ayudar a esas economías informales que se tenían que quedar en casa, el Gobierno de Vizcarra aprobó una serie de bonos, que comenzaron siendo de 380 soles (unos 110 dólares) hasta alcanzar los 760 soles (el salario mínimo en Perú es de unos 950 soles), que no daban para sobrevivir. Una medida que también se convirtió en un foco de contagio pues gran parte de la población, que no tiene cuenta en el banco, debía salir y hacer cola delante de oficinas para poder cobrar el dinero. Colapso sanitario La intención del Gobierno de Vizcarra al adelantarse con las medidas de confinamiento habría sido la de evitar el colapso del sistema sanitario, muy frágil, sin conseguirlo. El alto número de contagios entre los sanitarios, «hasta el 40% en algunas zonas del país», habría llevado esta semana al Ministerio de Salud a intentar movilizar a los enfermeros y enfermeras de más de 60 años (antes considerados entre la población en riesgo) para cubrir la emergencia sanitaria. Especializada en salud pública, Arias confirma ese colapso:«En todo el país hay menos camas UCI de las que puede haber en Madrid». El país afrontó la pandemia «con menos de 300 camas UCI a nivel nacional. Ahora, con inversión y un gran esfuerzo se ha llegado a 1.000 camas». La precariedad del sistema sanitario es un problema que viene arrastrando Perú desde hace décadas. Parece un mal endémico del país, en el que tan solo s e invierte en Sanidad un 5% del PIB. «Ya antes de la pandemia teníamos un ratio de profesionales por debajo de lo que indica la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y esto es mucho peor si hablamos de especialistas». Esta tendencia no se ha rectificado a pesar de que en los tres o cuatro últimos años Perú ha vivido varias emergencias sanitarias (Guillain-Barré, dengue, climáticas..). «Y ya sabíamos que no estabamos preparados de forma adecuada para dar una respuesta. Esto es un problema de la infraestructura de Estado». Esa falta de respuesta a las pequeñas emergencias se ha replicado a gran escala con la llegada del coronavirus. «En todo el país hay menos camas UCI de las que puede haber en Madrid. Empezamos la pandemia con menos de 300» A la escasa inversión en Sanidad, se suma el problema de la dispersión de la población de un país, Perú, que es tres veces más grande que España. «Hay una gran concentración en Lima, donde viven diez millones de personas, pero el resto está muy diseminado y muchas competencias están descentralizadas en los municipios, cuyos alcaldes requieren una preparación y un apoyo que logísticamente es difícil de dar. A veces se necesitan varios días para acceder a muchos de ellos». Esa es una de las dificultades con las que se han encontrado las brigadas de sanitarios enviadas a monitorizar la pandemia fuera de la capital. «Los sanitarios solo pueden estar en cada brigada 15 días, creo, y a veces en llegar a una zona de selva tardan 4 o 5 días, si todo va bien». La «tormenta perfecta» La burocracia tampoco facilita que se cubran esas necesidades logísticas. «Ya el contexto no era favorable, pues los indicadores de la FAO decían que volvía un poco el hambre, que a pesar de la cifras macroeconómicas la inequidad existía y era potente. El mismo censo indicaba una bolsa de siete millones de personas, entre pobre y muy pobres», reconoce Arias. Datos que ha utilizado el Gobierno para distribuir los bonos de ayuda. Para la responsable de ACH en Perú, se ha dado la tormenta perfecta. «Macroeconómicamente podíamos ser potentes gracias a la minería, a políticas de ahorro, a una buena gestión financiera que nos ha dado cierta solidez.. Pero de puertas adentro, la casa está sin barrer», lamenta. «Macroeconómicamente podíamos ser potentes gracias a la minería, a políticas de ahorro, a una buena gestión financiera que nos ha dado cierta solidez.. Pero de puertas adentro, la casa está sin barrer» Las consecuencias de esta «tormenta perfecta» dejarán importantes daños en el país, que se verá golpeado por el aumento del desempleo como está sucediendo en tantos otros Estados, pero con el handicap de que sus estructuras están mucho menos preparadas para soportarlo: «Las personas que estaban consiguiendo estabilidad en la clase media la van a perder; muchos negocios pequeños de emprendemiento se van a hundir; va a haber más hambre; va a aumentar la desprotección, tanto de mujeres como de niños, algo que nos preocupa mucho. Ya se está viendo. La mujer aquí tiene un papel muy importante en la economía de la supervivencia. Son las que sacan adelante la economía del hogar. Las que se dedican a empleos peor pagados pero mucho más ágiles..» La pandemia también va a dejar un sistema sanitario aún más debilitado. «Se ha llevado la atención que se necesitaba para otro tipo de población: las gestantes, los ancianos.. Muchos de los cuales han fallecidos solos porque ya no existía un sistema de supervisión». El único aspecto que puede mejorar con esta crisis, en opinión de Arias, es «que se haga limpieza en los mecanismos del Estado para controlar y supervisar las compras. Con la Covid han salido mucho más rápido los temas de corrupción que con otras crisis». Como representante de ACH en Perú, el hambre es su mayor preocupación y su mayor reto de cara al futuro, aunque ya están viviendo las consecuencias de la pandemia. «El otro día estuvimos atendiendo a una madre con un bebé de dos años que tuvo que ser ingresado por desnutrición porque llevaban días sin comer. Y pudimos apoyarles gracias a un proyecto que tenemos con la AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo). Pero nos están llegando cada vez más alertas de gente que lleva días sin comer. Y enfermos crónicos que no han podido comprar sus medicamentos, que sufrirán las consecuencias en el futuro y se convertirán también en una carga para el sistema sanitario». Cooperación internacional Una de las reclamaciones que hace Arias es la necesidad de volver a incluir a Perú dentro del mapa de la cooperación internacional, de donde ya había salido por los indicadores de su macroeconomía que le permitían optar a entrar en la OCDE. «Pero en Perú se necesita apoyo para el desarrollo agrario, también para la incorporación a un mercado laboral formal, se necesita limpiar las bolsas de pobreza dándoles unas herramientas para que se incorporen al mercado laboral, y un apoyo para el sistema sanitario, sobre todo en las zonas rurales.. Hay que mejorar la situación del agua y del saneamiento. Hay todavía millones de personas que no tienen acceso al agua segura, incluso en la propia capital». «Hay que mejorar la situación del agua y del saneamiento. Hay todavía millones de personas que no tienen acceso al agua segura, incluso en la propia capital» En cuanto al futuro «de los próximos dos o tres años», Arias lo ve complicado. «No solo es arreglar lo que la pandemia ha dañado sino poner las bases para hacer las cosas bien. Eso implica cambiar todas las estructuras del Estado. Eso va a ser difícil. En Perú, el hambre ya ha vuelto. Esperemos que el motor de la economía sea capaz de mantener el país, pero a nivel de la economía familiar esto va a ser muy duro. En el agro se han perdido cosechas o no se han podido recoger. No se trata del hambre de ahora, sino vamos a ver lo que sucede de aquí a unos meses». Según un informe de la ONG, el coronavirus dejará más de 29 millones de nuevos pobres en Latinoamérica. Concluye haciendo un llamamiento para que se visualice que el impacto social del covid-19 en Perú y en toda Latinoamérica va a ser mayor que el impacto sanitario. «Eso hace imprescindible enviar ayuda económica, fondos, y apoyos que permitan fortalecer capacidades. Si para todo el mundo la pandemia ha sido, clínicamente, arrasador, el impacto social que está teniendo aquí.. Vamos a tardar años en recuperarnos».
28-05-2020 | Fuente: elpais.com
La gran banca cree que el Gobierno debe ampliar ya los avales del ICO por encima de 100.000 millones
Las entidades más activas buscan aumentar la financiación,, pero Economía explica que aún solo se han consumido 44.000 millones
26-05-2020 | Fuente: as.com
El Deportivo no responde a Otero y crece la incertidumbre
El consejero asegura que la deuda es menor de lo que se dice y que no es necesario vender el club a Abanca. Ha pasado casi una semana desde sus denuncias.
24-05-2020 | Fuente: as.com
Villasuso, el hombre de Abanca, será el número 2 del Deportivo
Ascenderá de director financiero a director corporativo, con lo que Vidal elimina la bicefalia con Albert Gil. La ampliación de capital, su primer reto.
1
...