Infortelecom

Noticias de balcanes

28-11-2017 | Fuente: elpais.com
China refuerza con nuevas inversiones su influencia en Europa del Este y Balcanes
El primer ministro chino, Li Keqiang, promete un desembolso unos 2.600 millones de euros en una cumbre con 16 países de la región
27-11-2017 | Fuente: elpais.com
La acería serbia que retrata el desembarco chino en los Balcanes
La antigua empresa estatal está en manos chinas después de que una firma de EE UU no lograra reflotarla y simboliza la creciente presencia asiática
27-11-2017 | Fuente: elpais.com
China refuerza con nuevas inversiones su influencia en Europa del Este y los Balcanes
El primer ministro chino, Li Keqiang, promete un desembolso de 3.000 millones de euros en una cumbre con 16 países de la región
27-11-2017 | Fuente: as.com
Un club deja la liga serbia en protesta por cánticos de apoyo a un criminal de guerra
El NK Novi Pazar abandona la competición tras escuchar himnos en favor de Ratko Mladic, condenado por Genocidio durante la Guerra de los Balcanes.
23-11-2017 | Fuente: abc.es
Srebrenica: la mayor atrocidad europea desde la Segunda Guerra Mundial
Julio de 1995, últimos estertores de la guerra civil en Bosnia. Casi 8.000 musulmanes, incluidos niños, fueron asesinados después de que el enclave de Srebrenica, en el este de la exrepública yugoslava, fuera tomado por las tropas serbobosnias. Fue el peor episodio de la sangrienta guerra (1992-1995), en la que se calcula que murieron unas 100.000 personas y que dejó a 2,2 millones de personas sin hogar. El enclave de Srebrenica estaba considerado como una «zona segura» por Naciones Unidas desde abril de 1993, ya avanzada la Guerra de los Balcanes, por la que se disolvió Yugoslavia en 1991. La ciudad, mayoritariamente musulmana, había sido rodeada por fuerzas del ejército serbobosnio, de las que Karadzic era comandante supremo. Las tropas sometieron a Srebrenica a un lento y continuado asedio durante dos años. Finalmente, en la mañana del 11 de julio de 1995, las fuerzas serbobosnias invadieron Srebrenica, lo que hizo que decenas de miles de refugiados huyeran al campamento de las fuerzas de paz de la ONU en Potocari, en el norte de la ciudad. Los cascos azules de Naciones Unidas y unos 5.000 refugiados, en su mayoría mujeres y niños, se refugiaron en la base de la ONU, mientras otros miles se juntaron en el exterior. Pero en un movimiento que dejó estupectos a todos, los refugiados que se hallaban en la base fueron expulsados y entregados a las tropas serbobosnias, que esperaban fuera. «No tengo que pedir perdón, yo no maté a nadie», decía aún en julio de 2015 Boudewijn Kok con motivo del vigésimo aniversario de la masacre. Kok era uno de los oficiales que formó parte del grupo de cascos azules holandeses encargados de proteger el enclave bosnio. Los militares serbobosnios comenzaron entonces a transportar a los refugiados por la fuerza en autobuses separando a los hombres y niños de las mujeres. En los días siguientes, casi 8.000 hombres y niños musulmanes fueron asesinados por las fuerzas serbobosnias bajo el mando de Ratko Mladic. Los cadáveres fueron enterrados en fosas comunes. Algunos cuerpos fueron luego trasladados a otras fosas para esconder las evidencias del crimen. Unas 6.600 víctimas han sido exhumadas, identificadas y enterradas. El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) presentó cargos contra 20 sospechosos por los crímenes cometidos en Srebrenica. Todos fueron detenidos y llevados a La Haya, Holanda, sede de la corte. Dieciséis de ellos ya conocen sus sentencias, entre las que hay siete por genocidio, contando la de ayer de Mladic. La investigación oficial de 2002 a cargo del instituto holandés NIOD concluyó que el batallón holandés no pudo haber evitado la caída del enclave, que los bombardeos solicitados no llegaron a tiempo y que algunas unidades opusieron una resistencia feroz. Posteriormente, el Estado holandés ha sido condenado en dos ocasiones por su responsabilidad civil en los hechos.
23-11-2017 | Fuente: abc.es
El general sonriente
«Menos mal, pensé que tenía que fusilarte por rechazar mi rakija domachna (orujo casero)», le dijo a un periodista que había dudado un instante en beberse el aguardiente que le ofrecía. Así era Ratko Mladic en el cénit de su poder, cuando en el corazón de la Krajina en Knin en 1991 se preparaba para expulsar a los croatas de la Herzegovina en la primera gran operación de limpieza étnica de la guerra yugoslava. Acababa de ser ascendido a general por el único que mandaba, el presidente Slobodan Milosevic, el que iba a ser el líder de la Gran Serbia. Era Mladic bromista y campechano, emocional e implacable, simpático y brutal. Inmensamente popular en la tropa, un ídolo de sus oficiales y una leyenda para sus soldados. Se divertía con las aventuras de matar «árabes», como llamaba a sus compatriotas musulmanes. Nació en Bozanovizi, en el monte Jahorina, a unos 25 kilómetros de Sarajevo, en un ambiente de brutalidad y odio, en plena ocupación de aquella parte de Bosnia, anexionada por la Croacia hitleriana de Ante Pavelic. A su padre lo asesinaron antes de terminar la guerra. Él solía decir que decenas de familiares suyos habían sido masacrados por musulmanes pronazis. Primero de su promoción, muy fuerte físicamente, brillante y con gran memoria, siempre tuvo una personalidad expansiva. Como muchos militares, ferviente titoísta, al romperse Yugoslavia enfocó toda su rabia al fervor nacionalista y odio a Occidente, a los «árabes» y a los croatas como eslavos germanizados. Mató sin mala conciencia siempre. Acusado de crímenes de guerra en 1996, no fue detenido hasta 2011. Iba armado, pero no ofreció resistencia. Su peor castigo fue el suicidio de su hija Ana, que se pegó un tiro en 1994 con la pistola favorita del padre tras haber leído verdades sobre él. Dicen que aquello lo quebró. Ahora le queda poco, salvo el recuerdo a esta triste figura que fue el demonio que aterrorizó los Balcanes.
22-11-2017 | Fuente: abc.es
El jefe militar de la matanza de Srebrenica morirá en la cárcel
Hoy llegó por fin una sentencia que no puede ser consuelo para nadie pero que permite sentir la tenue satisfacción de un atisbo de justicia. El general serbio bosnio Ratko Mladic ha sido condenado a cadena perpetua. Tras seis años de juicio, 530 sesiones y la comparecencia de más de 600 testigos, el Tribunal Penal Internacional para la extinta Yugoslavia dictaba hoy la última de las sentencias contra los principales responsables del genocidio perpetrado durante la guerra de los Balcanes. El caudillo militar de los serbios en Bosnia, cerebro de las operaciones militares de asedio de Sarajevo, Bihac y otras ciudades, el autor de la limpieza étnica y principal acusado de la matanza de más de 8.000 varones musulmanes en la localidad bosnia de Srebrenica, morirá en la cárcel. Los jueces del TPIPY le declararon culpable de 10 de los 11 cargos de que era acusado, incluidos exterminio, asesinato, persecución y ejercicio del terror contra población civil, deportación forzosa y actos inhumanos. El caudillo civil de aquella guerra de exterminio de la población musulmana y croata en Bosnia, Radovan Karadzic, fue condenado el pasado año a 40 años de cárcel. El jefe de ambos y máximo líder de aquella guerra para la creación de una Gran Serbia sobre la mayor parte de la colapsada Yugoslavia, Slobodan Milosevic, murió en la cárcel en La Haya sin concluirse su juicio. Ratko Mladic, el general sonriente, adorado por sus subordinados, tenía ayer inicialmente buena aspecto cuando entró a la sala contigua al salón de audiencias. Después se ausentó -su abogado dijo que sufría una subida de tensión con peligro de muerte- pero volvió para gritar que todo era mentira y aquello una farsa por lo que fue expulsado antes de la lectura de la sentencia. Este tribunal quedará disuelto próximamente. Se creó con objeto de organizar la investigación, persecución y juicio de los principales criminales de guerra del conflicto de los Balcanes que durante gran parte de la década de los noventa desató las peores matanzas habidas en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Lo que empezó con las tensiones entre las repúblicas yugoslavas por sus diferentes criterios a la hora de afrontar el colapso del comunismo en toda Europa oriental escaló pronto hasta una guerra étnica, religiosa y civil en la que el ejército federal yugoslavo se transformaba en fuerza militar a las órdenes de líder y presidente de Serbia, Slobodan Milosevic. Su proyecto era crear una Gran Serbia en todos los territorios con población de su etnia por grande que fueran la presencia de las otras etnias. Ocupó partes de Croacia en Eslavonia oriental y la Krajina para expulsar en campañas de terror a la población croata. En 1992 comenzaba la misma operación en Bosnia. Toda la parte oriental fue objeto de una oleada de terror e inmensa crueldad para generar un masivo movimiento de población en fuga ante las fuerzas de Karadzic y Mladic. Fuerzas regulares y paramilitares ejecutaban y torturaban pública y masivamente a civiles de todas las edades, mujeres eran secuestradas, violadas y retenidas como esclavas sexuales, la mezquitas sistemáticamente destruidas en las escenas de peor vesania bélica solo comparables a las de tropas nazis o ejército soviético en la Segunda guerra Mundial. Europa, conmocionada ante la brutalidad de la guerra y del largo asedio a la capital bosnia, evidenciaba su total impotencia. La intervención de fuerzas de interposición solo facilitaron la limpieza étnica serbia como pusieron en terrible evidencia las tropas holandesas que permitieron a Mladic capturar a los 8.000 musulmanes que asesinó en Srebrenica. Esta matanza hizo intervenir militarmente a EE.UU. a la cabeza de la OTAN. El general Mladic el triunfador de la guerra patriótica que iba a liberar y redimir a los serbios de todas sus derrotas y sinsabores de siglos pasados comenzó entonces su ocaso que concluye ahora con la certeza de que jamás volverá a su pueblo Bozanovici, donde le adoran y considerarán siempre un héroe de la patria.
22-11-2017 | Fuente: elpais.com
Mladic, expulsado antes de conocerse el fallo judicial
El exgeneral serbobosnio es el último fugitivo de los Balcanes y está acusado del genocidio de Srebrenica
22-11-2017 | Fuente: elpais.com
Ratko Mladic, condenado a cadena perpetua por el genocidio de Srebrenica
El carnicero de los Balcanes intentó "destruir la población musulmana" de la ciudad
22-11-2017 | Fuente: elpais.com
El Tribunal para la antigua Yugoslavia dicta sentencia en el juicio contra Mladic
El exgeneral serbobosnio es el último fugitivo de la guerra de los Balcanes y está acusado del genocidio de Srebrenica