Infortelecom

Noticias de autobuses

23-10-2018 | Fuente: abc.es
China inaugura el puente más largo del mundo sobre el mar
Tras nueve años de obras y dos de retraso, este martes ha sido inaugurado el puente más largo del mundo sobre el mar, que mide 55 kilómetros y conecta las ciudades de Hong Kong, Macao y Zhuhai en el sur de China. En una ceremonia con las principales autoridades locales, el presidente chino, Xi Jinping, ha abierto este nuevo prodigio de la ingeniería, por donde el tráfico empezará a circular el miércoles. Con un coste estimado que se ha disparado hasta los 100.000 millones de yuanes (13.000 millones de euros), el puente se sostiene sobre 420.000 toneladas de acero con las que se podrían levantar hasta sesenta torres Eiffel. Según informa el periódico de Hong Kong «South China Morning Post», la construcción está formada por un puente de 22,9 kilómetros sobre el mar y un túnel submarino de 6,7 kilómetro s a 44 metros de profundidad para salvar el paso de grandes barcos por la bahía que se abre al final del Delta del Río de las Perlas. El túnel y los puentes están unidos por dos islas artificiales en medio del recorrido, que reduce de cuatro horas a poco a treinta minutos el tiempo que antes se tardaba en circundar toda la bahía para ir desde Hong Kong hasta Zhuhai, ciudad de China continental fronteriza con Macao. Como ambas excolonias son regiones administrativas especiales de China, gozan de una autonomía más nominal que real que les permite tener pasos fronterizos con el continente. Por ese motivo, la apertura del puente no será total y, para circular por él, los vehículos particulares tendrán que pedir unos permisos especiales sujetos a ciertas cuotas. El resto de pasajeros tendrá que usar los autobuses que cubrirán dicha ruta día y noche, que costarán unos 70 dólares de Hong Kong (8 euros) y saldrán cada quince minutos o media hora. Rodeado de polémica Para 2030, se espera que casi 30.000 vehículos y 126.000 pasajeros crucen el puente cada día, pero al principio serán solo 9.200 autobuses y coches, según recoge la BBC. De hecho, una de las principales críticas a esta nueva infraestructura es que, más que por su utilidad real, es un proyecto simbólico para integrar las antiguas colonias de Hong Kong y Macao aún más en China. Al margen de su significado político, tan espectacular puente sirve para seguir conformando la gigantesca zona metropolitana que está creciendo en el Delta del Río de las Perlas, donde viven 68 millones de personas en once ciudades. Combinando los centros manufactureros de la «fábrica global» en Cantón (Guangzhou) con el polo tecnológico de Shenzhen y el puerto y los servicios financieros de Hong Kong con el ocio y los casinos de Macao, se trata de una de las zonas más dinámicas y con mayor proyección del planeta. Junto a las críticas por ser un «elefante blanco» para demostrar el poder del autoritario régimen chino, el puente se ha visto salpicado por numerosos problemas que han puesto en duda incluso su seguridad. En medio de un sonado escándalo, 19 técnicos de un laboratorio fueron acusados de falsificar los informes sobre el cemento. A ello se suman sospechas de corrupción y varios accidentes laborales graves, que han costado la vida a 18 trabajadores y ensombrecido los indudables logros arquitectónicos de la obra. Además, los grupos ecologistas denuncian su impacto sobre el medioambiente y, en especial, sobre los delfines blancos, cada vez más escasos. Con este nuevo puente, que supera al de 42,5 kilómetros que recorre la bahía de Qingdao, China bate su propio récord y vuelve a deslumbrar al mundo con otra colosal obra de ingeniería.
20-10-2018 | Fuente: abc.es
Al menos 58 muertos por el atropello de un tren en India
Al menos 58 personas murieron este viernes y alrededor de 40 resultaron heridas al ser atropelladas por un tren en el oeste de la India, cuando cientos de devotos que celebraban una festividad cerca de un paso a nivel no se percataron de su llegada. «Hemos recuperado hasta el momento 58 cadáveres y hay cerca de 41 personas heridas», dijo a Efe Rajesh Sharma, jefe de la administración de la subdivisión de Amritsar, en el estado de Punyab, donde hacia las 19.00 hora local (13.30 GMT) ocurrió el accidente. Un portavoz del hospital Guru Nanak Dev de Amritsar, Surinder Kumar Sharma, dijo a Efe que están haciendo todo lo que pueden para atender a los heridos que les están llegando. «El número de muertos es muy alto», afirmó por su parte la doctora Amita Sondhi del hospital JBMM de Amritsar, que tampoco pudo dar una cifra exacta de afectados. Las víctimas «estaban celebrando muy cerca de las vías» uno de los momentos culminantes de la festividad hindú de Dussehra, en la que los devotos queman efigies del demonio Ravana y hacen explotar petardos, explicó a Efe un alto funcionario del Departamento de Ferrocarriles Zona Norte indio, que pidió el anonimato. Entonces, añadió, algo sucedió «y algunas personas empezaron a correr por la vía y no se percataron de la llegada del tren, lo que produjo el accidente». Las cadenas de televisión locales mostraron imágenes de cómo algunos devotos presenciaban las hogueras en la oscuridad de la tarde cerca del paso a nivel cuando de pronto el tren atravesó el lugar a gran velocidad. «Estoy extremadamente triste por el accidente de tren en Amritsar. La tragedia es desgarradora. Mis más profundas condolencias a los familiares de los que perdieron a sus seres queridos», afirmó el primer ministro indio, Narendra Modi, en Twitter. Por su parte, el jefe del gobierno de Punyab, Amarinder Singh, recurrió también a esa red social para anunciar una compensación de 500.000 rupias (unos 6.000 euros) a los familiares de los fallecidos y atención médica gratuita para los heridos. En la India, las tragedias relacionadas con los medios de transporte como trenes y autobuses son frecuentes. En noviembre de 2016, en uno de los peores accidentes de la última década, 146 personas murieron al descarrilar un tren en el norte de la India, y en 2010 otras 145 murieron en un accidente similar en el este del país. La red ferroviaria india, con 65.000 kilómetros de recorrido, es la cuarta más larga del mundo, detrás de las de Estados Unidos, Rusia y China, y cuenta con 1,3 millones de empleados y 12.500 trenes, que transportan a diario a unos 23 millones de pasajeros. Según el último informe difundido por la Oficina Nacional de Registro de Crímenes (NCRB) de la India, en 2015 se produjeron 29.419 accidentes relacionados con la red ferroviaria del país, en los que murieron 26.066 personas. Además, según el mismo informe, ese mismo año se produjeron 2.669 accidentes relacionados con el cruce a través de las vías de tren, que causaron 2.650 muertos.
18-10-2018 | Fuente: abc.es
La caravana de centroamericanos desafía a Trump y continúa rumbo a EE.UU. pese a sus amenazas
La caravana de 2.000 centroamericanos con rumbo a Estados Unidos no se detiene y ya ha logrado superar su primer escollo: cruzar la frontera y entrar en Guatemala. A pesar de las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de quitar la ayuda a Honduras, Guatemala y El Salvador si no frenan inmediatamente la caravana, los inmigrantes siguen camino al norte para huir de la situación de violencia y pobreza que sufren en sus países. Un dato: el 50,3% de los inmigrantes abandonan sus hogares debido a la violencia, de acuerdo con un informe de Médicos Sin Fronteras (MSF). Trump, sin embargo, ha logrado una pequeña victoria. El exdiputado hondureño Bartolo Fuentes, principal organizador de la caravana, fue detenido en Guatemala y deportado a su país, lo que ha descabezado a la caravana compuesta de hombres, mujeres y niños que salió el sábado de San Pedro Sula, considerada una de las ciudades más peligrosas del mundo. El grupo de centroamericanos, compuesto principalmente de hondureños, busca al viajar en bloque mayor seguridad de camino a EE.UU, ya que un 68.3% de los inmigrantes que cruzan México son víctimas de la violencia, según MSF. Preocupado por la posible retirada de millonarias ayudas al desarrollo, el Gobierno guatemalteco se ha mostrado decidido a colaborar con Trump y había prometido cortar el paso a los inmigrantes. Sin embargo, la caravana ha conseguido superar las barreras establecidas por las autoridades y entraron en el país. Ante la ira del presidente estadounidense, Guatemala dispuso tres autobuses para que los inmigrantes regresasen a Honduras, aunque la mayoría ha optado por continuar el viaje. Advertencia a los presidentes centroamericanos El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, exigió al presidente de Guatemala, Jimmy Morales, que coopere con la primera potencia y criticó al Gobierno de Honduras por la «falta de consideración» con su país. Dijo haber hablado con el presidente hondureño para advertirle de que EE.UU. «no tolerará esta insolente falta de consideración a nuestra frontera y soberanía», señaló Pence en Twitter. Ahora los emigrantes esperan conseguir un salvoconducto de las autoridades mexicanas que les autorice atravesar el territorio hasta alcanzar la frontera sur de EE.UU., un permiso que normalmente no es difícil de obtener. Sin embargo, el siguiente escollo para la llamada «Caminata del Migrante» es atravesar la frontera en Chiapas y entrar en el sur de México. EE.UU. todavía no ha lanzado ninguna amenaza directamente a las autoridades mexicanas, pero el Instituto Nacional de Migración del país azteca había emitido un comunicado en el que avanzó que se redoblarán los esfuerzos para controlar la frontera sur con Guatemala. Es más, México ha desplegado un operativo de cien agentes federales para impedir la entrada de los inmigrantes centroamericanos que se espera que intenten la entrada en los próximos días, según informa el diario hondureño «La Prensa». México ofrece una colaboración importante a EE.UU. para frenar la inmigración de centroamericanos a cambio de obtener mejores condiciones en cuestiones comerciales o de seguridad. Así, entre enero y mayo de este año ha deportado cerca de 40.895 centroamericanos, una cifras que logran reducir significativamente el flujo de personas que cada año se aventuran a tratar de llegar a EE.UU. o Canadá, ya que principalmente la inmigración latina proviene del llamado Triángulo Norte de Centroamérica, esto es Guatemala, Honduras y El Salvador. El peligroso paso por México Debido a la peligrosidad que atañe cruzar México a lomos de trenes ?la llamada Bestia? o de ser asaltados por pandillas, muchos centroamericanos optan por quedarse en el país azteca antes que tratar de perseguir el sueño americano. En ese aspecto, las peticiones de asilo en México aumentaron un 66% en 2017 con respecto al año anterior, según la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur). Se trata de la segunda caravana conformada principalmente por hondureños con destino a EE.UU. en 2018. Trump ya entró en cólera al poner la caravana llamada «Viacrucis del migrante» en el centro de la atención mundial a golpe de tuits. La caravana, originalmente formada por unas 2.000 personas, se terminó disolviendo en grupos más pequeños que emprendieron la dirección a EE.UU. por su cuenta. En aquella ocasión los coercitivos y amenazantes tuits de Trump fueron dirigidos a México, por no frenar a este grupo de personas, lo que terminó poniendo mucha presión por las autoridades aztecas que terminaron logrando que se partir la caravana.
07-10-2018 | Fuente: abc.es
Un día en primera línea de la crisis migratoria en EE.UU.
Una nube de polvo se levanta cuando Rubén García da un portazo desde dentro de su ranchera, en otra calurosa mañana en El Paso, Texas. Con una mano en el volante, enseña un SMS que le acaba de mandar la Policía de Aduanas y Fronteras (ICE, en sus siglas en inglés), la «migra», como la conocen los hispanos. El mensaje informa de la puesta en libertad de más de 150 inmigrantes indocumentados, adultos y menores, pertenecientes a unas 75 familias, arrestados por la Patrulla de Fronteras tras cruzar el Río Grande y que han pasado varios días en centros de detención. «Díganos cómo proceder», cierra la misiva. «¿No es de locos?», suelta García. La «migra» le pregunta a él, el director de un centro de apoyo al inmigrante, Annunciation House, qué hacer con esas personas. El mensaje es solo un ejemplo de la crisis migratoria en la frontera Sur de EE.UU., con una política agresiva contra los inmigrantes que las propias autoridades no pueden acometer, azuzada desde Washington, que deja un rastro de drama humano y que es imposible saber a quién beneficia. «Es una situación desbordada», dice, mientras ataca una bolsa de cacahuetes y teclea las instrucciones a la «migra»: veinte familias a esta parroquia, treinta familias a aquella residencia de ancianos, otros veinte a esa otra iglesia? Después del escándalo de la aplicación de la política de «tolerancia cero» a familias de inmigrantes, ordenada por Donald Trump y que implicaba la separación entre adultos y menores, el presidente de EE.UU. tuvo que dar marcha atrás. Pero los arrestos en la frontera continúan y ahora los centros de detención de familias de El Paso están saturados y, de manera transitoria, se ven obligados a soltarlos mientras esperan su procesamiento por parte de un juzgado de inmigración. Rubén García, en otro de los espacios del centro de apoyo al inmigrante, Annunciation House - J.A. «Nos los mandan a nosotros porque no tienen lugar. La «migra» no quiere soltar gente a la calle», explica García, que lleva dedicado a apoyar a inmigrantes en situación difícil desde 1978, pero nunca se había enfrentado a una crisis como la que se vive en los últimos cinco años y, sobre todo, la que se desató a comienzos de verano con la aplicación de la «tolerancia cero» de Trump. En el caso de un adulto, puede estar detenido de forma indefinida hasta que le toque el turno de ver al juez de inmigración. Pero no es así para familias con menores, para los que la ley establece estándares más exigentes. «Hay gente incluso que pasa directamente andando el puente entre El Paso y Ciudad Juárez», dice en referencia la ciudad mexicana al otro lado del Río del Grande, mucho mayor que su hermana tejana y uno de los lugares más peligrosos del mundo, donde se mezclan narcos, traficantes de personas y vendedores de souvenirs. Los puentes entre ambas ciudades son el segundo paso fronterizo terrestre más transitado de EE.UU., después del que une a Tijuana y San Diego, en California. «Se entregan en el puente porque saben que la ?migra? no tiene ahora dónde encerrarlos», explica, y pone la ranchera rumbo a una de las parroquias donde llegarán por la tarde los inmigrantes. Centros abarrotados El abarrotamiento de los centros para familias es solo un ejemplo de la crisis migratoria. A poco más de media hora de El Paso, las autoridades federales han levantado un centro de detención de menores con casi 4.000 camas. Conocido como Tornillo, por la localidad fronteriza en la que se encuentra, se ha convertido en un infame campo de concentración de niños, que en las últimas semanas han sido enviados hasta aquí de forma masiva, por la noche y en autobuses después de viajes de varios días desde todos los puntos de EE.UU. «Anoche llegaron trescientos», cuenta García. Se supone que estos son centros transitorios, por los que pasan los menores hasta que encuentran un sponsor -un familiar o un amigo de la familia- que se haga cargo de ellos hasta que tengan su citación con el juez. Pero las autoridades ya reconocen que pasan detenidos de media casi dos meses y para muchos se puede alargar más. Un reciente informe oficial, elaborado por el Inspector General del Departamento de Seguridad Interior, reconocía que la Administración Trump no estaba preparada para implementar la «tolerancia cero». El ansia por mostrar «mano dura» fue contraproducente: no paró la llegada de indocumentados, solo empeoró sus condiciones de detención y forzó a las autoridades a incumplir la normativa de detención de menores. García insiste en que es imposible separar el clima político de EE.UU. de la situación que se vive hoy en la frontera. Trump ha azuzado el racismo latente en la sociedad estadounidense para auparse al poder, con el inmigrante no blanco como cabeza de turco. «Él no puede decir que no los quiere porque tienen la piel color café. Así que dice que son narcos, criminales o violadores». Hoy, sin embargo, la preocupación de García no está en los problemas estructurales de la crisis migratoria: su objetivo inmediato es preparar alojamiento y víveres para dos o tres días para los inmigrantes soltados por el ICE mientras consiguen que un familiar o amigo les pague un billete de autobús para quedarse de forma transitoria con ellos. Jueces muy duros «Se busca que se marchen de El Paso con un familiar. Este no es un buen sitio para los procesos de inmigración», dice Brinkley Johnson, una voluntaria llegada desde California. «En El Paso los jueces son muy duros». Lo confirma Linda Rivas, una abogada que da servicios legales a inmigrantes desde el centro Las Américas. «El porcentaje de personas que consigue el asilo en El Paso es muy bajo. Menos del 7% gana su caso aquí. Muchas veces no tienen la oportunidad de salir a otro sitio. En el último año, no han concedido ni una sola libertad provisional», explica. «Es una farsa del debido procedimiento legal», dice un abogado criminalista de El Paso, que prefiere mantenerse en el anonimato, sobre el tratamiento judicial a los inmigrantes indocumentados ante las violaciones de los derechos de estas personas, a las que se somete a juicios rápidos, sin posibilidad de articular una defensa. «Con la llegada del fiscal general Jeff Sessions, se está minando la independencia de los jueces en los casos migratorios», añade Rivas. «Se impone cuotas a los jueces, se les rebajan los tiempos procesales, se les quita potestad de cerrar casos». Nadie tiene la solución de un problema complejo, que va más allá de las fronteras de EE.UU. y en el se mezclan la violencia, la desigualdad, el ansia de supervivencia, la xenofobia y los intereses políticos. Pero García, mientras se afana por convencer a la dueña de un motel que aloje a treinta familias un par de noches, tiene claras tres cosas: cuando las autoridades eran más laxas, «los inmigrantes se iban al interior y ni nos enterábamos, se ponían a trabajar y se convertían en miembros productivos de la sociedad»; el inmigrante «no le quita trabajo a nadie», porque los estadounidenses no quieren partirse el espinazo recogiendo fresa en California; y si hay una víctima de todo esto son las personas que él trata de ayudar cada día, maltratadas por traficantes de personas antes de cruzar la frontera y por las autoridades después.
07-10-2018 | Fuente: as.com
Locura entre la afición local a la llegada de los autobuses
Ambiente caliente en los aledaños de Mestalla. La llegada del Valencia desató la locura entre los seguidores que esperaban desde dos horas antes del partido.
03-10-2018 | Fuente: abc.es
El gran centro de detención de menores inmigrantes en EE.UU. «Tornillo es una máquina para la deportación»
Es más fácil entrar en la sede de la CIA que en Tornillo». Lo dice un trabajador social de El Paso sobre el centro de detención de menores que las autoridades estadounidenses han creado cuarenta minutos al Sur de la ciudad fronteriza tejana, cerca del pueblo de Tornillo. El centro de detención es el último escándalo relacionado con la política migratoria de la Administración Trump: en los últimos días, cientos de niños indocumentados han sido enviados en autobuses hasta allí. Las condiciones de su detención y su futuro son un misterio. A Tornillo se llega tras atravesar un paisaje que parece papel de lija: pedregal y arbusto. El centro de detención está pegado a un paso fronterizo y, al acercarse, aparecen regadíos que aprovechan el escaso caudal del Río Grande, que separa EE.UU. de México. La entrada al centro de detención es tan inhóspita como el desierto tejano. Es una maraña de vallas, verjas y seguridad. Los agentes que lo custodian cierran el paso y se limitan a dar una tarjeta de visita en la que se informa que, «para la seguridad y la privacidad de los niños a los que servimos», cualquier solicitud de información debe ser enviada al equipo de comunicación del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, en sus siglas en inglés). Pero no se permite entrar a Tornillo a periodistas o miembros de organizaciones civiles desde hace meses. La valla solo se abre para el trajín de agentes de seguridad o el ocasional camión con suministros. Y, por la noche, con autobuses llenos de niños, después de viajes que a veces duran días. «Llegan autobuses con cientos de niños todas las noches», asegura Fernando García, director de la Red de Frontera para los Derechos Humanos (BNRH, en sus siglas en inglés). Lo cuenta desde la sede de su organización en El Paso, sobre una loma desde la que la ciudad estadounidense y su hermana mayor, la mexicana Ciudad Juárez, parecen una sola mancha de autopistas, descampados, casas bajas y negocios de carretera. «Es una detención sin precedentes, nunca ha habido un esfuerzo tan amplio e intencionado de detener a niños inmigrantes», dice, ante el tamaño extraordinario que está tomando el campo de Tornillo, que, según él, solo es comparable a los campos de concentración instalados para japoneses en EE.UU. durante la Segunda Guerra Mundial. El centro está junto a las instalaciones de un paso fronterizo poco transitado y que en 2017 se dedicó a Marcelino Serna, un mexicano que en 1916, con 20 años, cruzó el Río Grande como tantos otros para buscar una nueva vida en EE.UU. Acabó siendo el soldado de Texas más condecorado en la Primera Guerra Mundial. La paradoja quiere que hoy miles de niños estén detenidos por buscar un sueño similar junto al puente que lleva el nombre de Serna. «Tolerancia cero» El campo de Tornillo se levantó el pasado junio como una respuesta a la crisis de separación de familias, producto de la aplicación de la política de «tolerancia cero» impuesta por Donald Trump. En aquel momento, acogía entre 300 y 400 menores arrancados de sus familias o que había cruzado la frontera solos. En junio se permitió que algunos medios y políticos visitaran las instalaciones. Vieron tiendas de campaña, con hileras de literas y niños jugando a fútbol en descampados de tierra, bajo el sol achicharrante del Oeste de Texas. Se suponía que Tornillo era una respuesta de emergencia ante la situación creada por «tolerancia cero» y que apenas estaría un mes en funcionamiento. Ante el escándalo público, Trump paró la separación de familias y se suponía que Tornillo cerraría el 13 de julio. No fue así, y el centro de detención solo creció. A mediados del mes pasado, el HHS, encargado de su gestión, reconoció que el centro de detención se expandía para tener una capacidad de 3.800 camas, diez veces más que cuando se creó, y que estaría abierto, al menos, hasta finales de año. La continuidad de las operaciones del centro, aseguró, «es un paso necesario y prudente» para que la Patrulla de Frontera pueda «prevenir la inmigración ilegal». Añadía que los menores «están en condiciones apropiadas hasta que se les pueda identificar un sponsor que pueda cuidar del menor hasta que se procese su caso». La falta de transparencia sobre la situación de los niños dentro de Tornillo ha hecho que las dudas se disparen. Sobre todo, desde que el fin de semana pasado comenzaron los envíos masivos de menores hasta aquí desde las cuatro esquinas del país. «Es uno de los sitios más oscuros del país», denuncia García, cuya organización, como muchas otras, no ha tenido acceso al centro. Los pocos abogados y trabajadores sociales que han entrado lo hacen con la condición que no hablen, o de lo contrario se les retira el acceso. Sin escolarizar Se sabe que los niños no están escolarizados, como ha reconocido a ABC un portavoz del HHS -«es una instalación temporal», dice-, durante su estancia en Tornillo, y que cada vez pasan más tiempo detenidos. La media de días hasta que son puestos delante de un juez para tratar su caso por inmigración ilegal es ya de 59 días, el doble que hace un año. En detenciones de emergencia, como la que se considera a Tornillo, «los estándares se aplican a la discreción de las autoridades. No hay rendición de cuentas sobre cómo se alimentan, educan, acceden a servicios legales o a trabajadores sociales», dice García. «Esto es al fin y al cabo una cárcel. Cada día que pasa, el impacto psicológico y emocional es problemático», advierte. «Nos han castigado y traído al desierto», es como han explicado su situación menores a organizaciones que trabajan con inmigrantes en El Paso,. La razón de la llegada masiva de menores a Tornillo es el endurecimiento de la política migratoria. Se detiene a más menores, pero, además, se ha dificultado que puedan recolocarse con sponsors -normalmente, familiares o amigos de su entorno- hasta que sean citados por el juez. Este verano, se cambiaron los protocolos de control de los sponsors, que en muchos casos son también inmigrantes. Se les empezaron a exigir que entregaran huellas dactilares. La policía de inmigración, ICE, también conocida como «la migra», ha detenido a 41 inmigrantes indocumentados que se ofrecieron como patrocinadores. Por esa presión, muchos dejaron de hacerlo, lo que contribuyó a colapsar el sistema e imposibilitar encontrar acomodo para los menores. García considera el traslado masivo de menores como algo que va más allá de una respuesta de emergencia a un sistema desbordado. «Llevamos 25 años trabajando en la frontera y conocemos el sistema. Cuando a los inmigrantes se les mueve a la frontera, es para ser deportados. Se está cocinando una deportación masiva», asegura. En declaraciones a este periódico, un portavoz del HHS insiste en que la intención del Gobierno es colocar a los menores con sponsors de una forma beneficiosa para «la seguridad pública» y para el «bienestar mental y físico» de los niños. «Nuestro objetivo es un equilibrio entre seguridad y rapidez», asegura sobre la salida de Tornillo, donde según sus datos hay ahora 1.600 niños. No es la primera vez que se abre un campo de este tipo en EE.UU. La Administración Obama creó uno similar en 2016 muy cerca de aquí, en Fort Bliss, pero menor en su capacidad -1.800 camas- y donde los menores pasaban periodos de tiempo mucho más cortos. El HHS detalla que las tiendas de campaña tienen unos 66 metros cuadrados y la cantidad de niños en ellos «varía», pero es «aproximadamente de veinte por tienda». Cada uno tiene su propia litera, se les alimenta de forma adecuada, tienen tiempo de recreo, ven deporte por televisión y tienen acceso a servicios legales y médicos. Además, se hacen «todos los esfuerzos» para que se puedan comunicar con sus padres o tutores. El cierre del acceso a organizaciones y periodistas hace imposible comprobar que sea así.
20-09-2018 | Fuente: abc.es
Al menos tres muertos en un tiroteo en una zona de negocios en Maryland
Un tiroteo se ha saldado con al menos tres víctimas y varios heridos en un centro de distribución comercial en la localidad de Aberdeen, 40 kilómetros al norte de Baltimore, una de las principales ciudades de la costa este norteamericana. Según ha dicho a ABC un portavoz del sheriff del condado de Harford, donde se han producido el ataque, varios empleados han alertado a la policía pasadas las 09.00 de la mañana (las 15.00 en la España peninsular) al ver a varias personas en el suelo y escuchar varios disparos. Los agentes han acordonado la zona y evacuado a los alumnos de un colegio cercano, según ha dicho ese portavoz en conversación telefónica. We can confirm there was a shooting in the area of Spesutia Road and Perryman Road. Multiple victims. The situation is still fluid. Please avoid the area. Media staging area still TBD.? Harford Sheriff (@Harford_Sheriff) September 20, 2018Aunque en un principio el portavoz de la policía local ha informado de al menos tres bajas, posteriormente el sheriff, Jeffrey Gahler, ha hablado de «múltiples bajas y múltiples heridos», dado que algunas de las víctimas están en estado crítico. Además, ha revelado que la autora de los disparos, que ha empleado una sola arma, ha sido detenida y se encuentra en un hospital también en estado crítico después de haber intentado suicidarse. «Los agentes de policía no han efectuado ni un solo disparo», ha dicho el sheriff. Los disparos se han producido en unos almacenes de la empresa de distribución farmacéutica Rite Aid. Los agentes de policía de Harford han acudido a la zona pasadas las 09.15 y han coordinado la evacuación de los trabajadores en autobuses escolares mientras buscaban a la autora del tiroteo, a la que han localizado inconsciente dentro de uno de los almacenes. En la zona se encuentran varios centros logísticos de diversas empresas que distribuyen mercancía a la zona metropolitana de Baltimore, donde opera uno de los principales puertos de mercancías de la costa este de EE UU. El gobernador de Maryland, el republicano Larry Hogan, ha dicho que está «siguiendo de cerca la situación». «Nuestras oraciones están con todos aquellos que han sido afectados por el tiroteo, incluidos nuestros equipos de emergencia», ha dicho en un mensaje publicado en Twitter. Baltimore es una de las zonas metropolitanas con mayor criminalidad de EE.UU. Sólo en 2017 hubo 343 homicidios en la ciudad, el mayor número desde 2001. En octubre de 2017 hubo otro tiroteo en el mismo condado del de este jueves, en el que también murieron tres personas y otras dos fueron heridas. El autor de aquel ataque fue detenido y está a la espera de juicio. El miércoles, en Pensilvania, un hombre fue detenido por herir a cuatro personas en un juzgado de la localidad de Pensilvania, 300 kilómetros al oeste de Baltimore. En 2017 aumentaron las muertes por arma, excluyendo los suicidios, en todo el país, alcanzando las 15.549 víctimas.
11-09-2018 | Fuente: as.com
De Laurentiis: "He pedido a la UEFA jugar la Champions en Bari; pondré 1.000 autobuses"
El presidente del Nápoles quiere construir un nuevo estadio y durante dos años pagaría el transporte de los aficionados para poder jugar en San Nicola.
05-09-2018 | Fuente: elpais.com
CAF se alía con un fondo polaco para la compra de Solaris
La firma española cierra la adquisición del fabricante de autobuses
1
...