Infortelecom

Noticias de asia

01-01-1970 | Fuente: abc.es
Merkel previene contra los radicalismos de izquierda
La agenda para la vuelta al cole de Angela Merkel estaba cerrada desde antes de irse de vacaciones y consistía en un acto de donación de 50 millones de euros a la Agencia para Refugiados de Naciones Unidas, en el que colgarse de cara al electorado la medalla de haber dado ejemplo al mundo durante lo peor de la crisis, y un encuentro con trabajadores cristianos que tendrá lugar mañana en Dortmund y en el que posiblemente lance un primer mensaje de campaña en clave económica. Eso era lo previsto. Pero la canciller alemana incluyó a última hora una visita a la sede de la Stasi, la temida policía de la antigua RDA, la Alemania comunista del Muro de Berlín, en la que ha aprovechado para prevenir contra los extremismos de izquierdas y recordar los «regímenes injustos» a que dan lugar ese tipo de ideologías. Merkel creció en la RDA como hija de un pastor protestante. Conoce de primera mano el sufrimiento que causan el totalitarismo y la represión, la persecución a que son sometidos los disidentes y la dureza de la vida cristiana en situación de acoso. «parece que hace mucho y que todo esto quedó atrás, pero tenemos que mantener vivo el recuerdo de lo ocurrido y seguir luchando par que no se repita», ha dicho, insistiendo en que «la democracia que ahora disfrutamos no debe considerarse algo dado por hecho, como un fenómeno natural» y en la necesidad de plantar cara a las tendencias amenazantes presentes. Merkel no ha citado expresamente a los partidos de extrema izquierda que han surgido en varios países europeos durante los últimos años, como fruto de la frustración y la amargura que los estragos de la crisis han inyectado en parte del electorado. Tampoco ha citado la crisis venezolana, sobre la que ha estado siendo puntualmente informada durante las tres semanas de receso vacacional. Fuentes cercanas al gobierno apuntan, sin embargo, que ambos asuntos forman parte de las reflexiones políticas de la canciller alemana en esta precampaña electoral, junto al impacto que causó en toda Alemania la violencia desplegada por los manifestantes de «Bloque Negro» en Hamburgo durante la cumbre del G20 de junio. Con este discurso, Merkel ha devuelto además a un tono de gravedad el debate abierto durante la última semana por el histórico miembro de Die Linke (La Izquierda), Georg Gysi, que en el tórrido verano preelectoral ha defendido en una entrevista la promesa de su partido de aumentar notablemente las áreas nudistas en Alemania, argumentando que «es una pena que se extinga la tradición de hacer nudismo de la antigua RDA», donde antes de la caída del Muro de Berlín era una práctica bastante común. Gysi aseguraba recordar que «allí los hombres estaban acostumbrados al nudismo y que la desnudez no despertaba una mirada especial», reconociendo también que en la actual Alemania, es visto como «algo insólito» y, en sus propias palabras, «abres bien los ojos». En todo caso, Gysi admitía que él mismo no está demasiado interesado en hacer nudismo y lo explicaba con la siguiente justificación: «tengo 69 años, todo tiene un límite». Esa lanza por la desnudez ha recibido críticas desde el resto de las formaciones políticas, especialmente la afirmación de que las mujeres que practicaban entonces el nudismo eran «más libres», pero sobre todo había sido motivo de innumerables chanzas y chistes de verano. La visita de Merkel a la Stasi viene a poner seriedad, sin más argumentos que el recuerdo de las víctimas. Junto a la ministra de Cultura, Monika Grütters Merkel ha recorrido las mismas celdas en las que fueron torturados disidentes políticos que estos días visitan numerosos turistas y se ha comprometido a aportar los fondos precisos para que la institución pueda proseguir con su trabajo histórico, visitado por medio millón de personas cada año. A pocos días del aniversario de la construcción del muro de Berlín, el 13 de agosto de 1961, la canciller ha puesto el foco sobre las consecuencias reales de los gobiernos de izquierda radical y, a pesar de que electoralmente Die Linke es un oponente de talla menor, el tercer partido más votado en las encuestas con el 8% frente al desahogado 40% que obtiene Merkel, la canciller ha expresado a su equipo preocupación por el alcance que ese tipo de mensajes populistas de izquierda logra en las redes sociales. Y está decidida a dar también esa batalla. La próxima semana, Merkel concederá su primera entrevista de campaña varios seguidísimos youtubers alemanes, una entrevista que será difundida en directo en internet y con la que espera llegar a capas de población sin interés por la información política y en su mayoría desconfiada y desencantada hacia los mensajes políticos. Posiblemente después de las elecciones de septiembre comience a ser desmontado el «Soli», el «impuesto extraordinario de solidaridad» que los alemanes llevan pagando desde la reunificación en 1991 con el objetivo de equiparar el nivel económico de la antigua RDA a los Länder occidentales. Merkel parece querer asegurarse que, aunque el periodo de transición se da por terminado, Alemania no olvida.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
China avisa a Pyongyang de que no intervendrá si ataca primero
La crisis de Corea del Norte, que ha situado al país comunista y a su eterno enemigo, Estados Unidos, en el nivel más alto de tensión en muchos años, está modificando el tablero en la región asiática. La escalada verbal y el riesgo real de un conflicto bélico de envergadura obligan a posicionarse a China y a Rusia, las dos potencias que, con intereses enfrentados a Washington en la zona, vivían de la comodidad de un estatus quo poco comprometido. Hasta ahora, la capacidad desestabilizadora de Pyongyang, con ser creciente, no constituía suficiente argumento para apoyar la abierta intención de Estados Unidos de frenar la escalada nuclear norcoreana. En especial para Pekín, mantener vivo el monolítico régimen seguía siendo más importante que ponerlo contra las cuerdas. La Administración Trump ha roto la baraja, veremos con qué éxito. La reciente unanimidad en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para sancionar económicamente a Corea del Norte fue el primer signo de que China empezaba a salir de su quietud. Dada su condición de único país influyente en el régimen más hermético del mundo, su respaldo a las medidas planteadas por Washington constituía la peor noticia para Pyongyang, que acusó el golpe con advertencias de continuar con sus pruebas de misiles balísticos. El recrudecimiento de la tensión los últimos días ha llevado a Pekín por el mismo camino, lo cual confirma la opinión de los expertos de que el gigante asiático es el menos interesado en una guerra a las puertas de sus fronteras. Ayer, editoriales de los periódicos como «The Global Times», cercano al régimen, desprendían el claro mensaje de China de que permanecerá «neutral» en una hipotética guerra norcoreana con Estados Unidos, en el caso de que, como ha amenazado, el régimen «ataque primero». Un misil contra la isla de Guam sería suficiente motivo para que Pekín se desentendiera de Pyongyang. Aunque ocurriría al revés si es Washington el que da el primer paso. Obligado a tener protagonismo, el ministro de Exteriores ruso, Sergey Lavrov, salió el viernes a escena asegurando que Rusia y China proponen un plan conjunto, «contrario» al desarrollo nuclear de Corea del Norte, a la que demandan que «frene sus pruebas nucleares y sus lanzamientos de misiles». Aunque reflejado con su reciente voto en la ONU, el abierto rechazo a la carrera armamentística de Pyongyang es una manifestación de su salida de la zona de confort. Lavrov también asegura que el acuerdo con Pekín demanda que no sólo el régimen norcoreano, sino también Corea del Sur y Estados Unidos, «abandonen sus ejercicios militares, que -según denuncian- usan como pretexto las pruebas con misiles».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los posibles escenarios del conflicto entre EE.UU y Corea del Norte
Negociaciones: Se ha intentado en numerosas ocasiones. La última en 2009, bajo la Administración Obama, incluyó a China, las dos Coreas, Japón, Rusia y EE.UU. Pyongyang llegó a aceptar abandonar su programa nuclear a cambio de ayudas y concesiones políticas. Las cosas se torcieron cuando EE.UU dijo que Corea del Norte no estaba cumpliendo su parte del acuerdo y Pyongyang negó que fuera así. Desde entonces, no han vuelto a sentarse en la mesa de negociación y ahora Corea del Norte se niega bajo cualquier circusntancia a abandonar su programa nuclear. Presión económica: La ONU ya ha aprobado numerosas sanciones contra Corea del Norte, las últimas la semana pasada. Aunque contribuyen a ralentizar la economía del régimen, no acaban de frenarlo en su escalada nuclear. Una acción contundente en este sentido por parte de China, su principal socio comercial, sería decisiva, pero hasta la fecha no ha querido castigar a Corea del Norte. Opción militar: El recurso a la guerra preventiva no favorece a ninguno de los bandos. Para Corea del Norte equivaldría a firmar su desaparición como país; y para EE.UU un deterioro gravísimo de las relaciones con sus aliados en Asia, Corea del Sur y Japón, que asumirían el alto coste en vidas humanas que acarrearía una contienda. Tiranicidio: El asesinato del líder norcoreano ya se ha barajado en varias ocasiones como una estrategia para romper la continuidad dinástica al frente del régimen. Para Corea del Sur, esta sería la única forma de sentar a sus vecinos del Norte de nuevo en la mesa de negociaciones y tratar de alcanzar un acuerdo razonable. Apertura gradual: Por un tiempo se creyó que la mejor forma de integrar a Corea del Norte en la comunidad internacional era seguir el modelo de China, promoviendo una apertura gradual a través de pequeñas reformas económicas. Kim Jong-il, el padre del actual líder, dio tímidos pasos en esta dirección, pero con su muerte quedó cancelada esta posibilidad. Enfriamiento: China y Rusia han respaldado una propuesta que pasaría por que Pyongyang renunciase a sus pruebas nucleares mientras que EE.UU y Corea del Sur frenarían sus maniobras militares en la frontera. El flanco débil de esta vía es la equiparación entre los movimientos defensivos de Corea del Sur y las provocaciones y hostilidades de Kim Jong Un. Una oposición democrática: El surgimiento de una oposición democrática en el régimen norcoreano podría contribuir a calmar la situación, pero es un escenario bastante improbable. En el régimen de partido único de Kim Jong Un, sin medios independientes y con una policía política implacable ningún movimiento disidente tiene la menor esperanza de levantar cabeza. Conversaciones exploratorias: Siegfried Hecker, un estadounidense experto en Corea del Norte, ha instado a los militares americanos y norcoreanos a abrir, sin condiciones, un canal de comunicación para evitar que un pequeño incidente degenere en una espiral incontrolable.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Norte: la fuerza frente a los números
Las tensiones entre Estados Unidos y Corea del Norte han tomado un crescendo bastante significativo. Nunca antes el gobierno norteamericano había proferido una amenaza «con fuego y furia como la humanidad nunca antes ha visto» desde que Kim Jong Un araña la amenaza nuclear desde el país asiático. El pico de tensión aún no ha descendido. ¿Y quién tendría capacidad militar para imponerse en un supuesto conflicto? Los ejércitos de ambos países parecen arrojar algo de luz sobre la pregunta, aunque hay factores que no pueden aclararse. Hablamos de ciertas tecnologías desconocidas para el mundo y el hecho de que el gobierno norcoreano es muy poco transparente, por lo que esclarecer su potencial militar es un poco difícil. Aun así, merece la pena poner las cartas sobre la mesa. Welcome: Your first project Infogram Primero, efectivos y personas. Estados Unidos cuenta con una población de 323.995.528 habitantes, de los cuales poco más de 145 millones de ellos son aptos para prestar servicio militar. En contraste, Corea del Norte cuenta con menos población. Apenas 25 millones de habitantes, pero 10 millones de ellos son aptos para el servicio militar. Número que, en posibles efectivos armados en caso de emergencia, aventajan al régimen comunista. Además, el personal militar de Estados Unidos es menor que el norcoreano, habiendo una diferencia de cuatro millones de militares entre ambos. Y suma Corea, puesto que posee la mayor reserva militar del mundo, con 5 millones y medio de efectivos. AVIACION Infogram En fuerzas aéreas es donde se encuentran la primera mayor diferencia entre los dos países. En el gráfico, los mejores números a favor de Estados Unidos se reflejan tanto en naves aéreas de transporte y helicópteros. Esto, traducido a posibilidades militares, significa un plus para el despliegue de fuerzas de infantería de marina, logística y transporte en términos muy amplios. Además, la fuerza de ataque de la aviación estadounidense es la primera del mundo por su capacidad tecnológica y disponibilidad de vehículos. Corea del Norte suspende en aviación, teniendo sus mejores bazas en aviones de combate y bombarderos pero siendo abrumadora la diferencia con los norteamericanos tanto en tecnología como en número de vehículos. ARTILLERIA + TIERRA Infogram Tratando la artillería y vehículos de combate por tierra hay quizás un empate más técnico, pero que merece un esclarecimiento. En vehículos blindados y tanques de combate, Estados Unidos es superior a Corea del Norte, aunque la diferencia clara reside en que el ejército norteamericano cuenta con la mayor cantidad de vehículos blindados del mundo. En tanques de combate, ventaja estadounidense aunque sin excesiva distancia. Corea del Norte posee, a pesar de su «debilidad» en vehículos de tierra, un gran arsenal de misiles. Son jugadas distintas: mientras que Corea del Norte se preocupa más por el efecto destructivo de su poder militar, Estados Unidos opta más por la tradicional guerra de despliegue, control y ocupación. Fuerzas navales Infogram Las fuerzas marítimas de ambos países son desde luego más fáciles de interpretar en su examen. Aunque la fuerza naval de Kim Jong Un supera en números a la estadounidense, su efectividad práctica es bastante baja. Eso sí, contando con la principal fuerza submarina del mundo, observando solo el número que posee y no distando demasiado de Estados Unidos. El motivo por el que la fuerza naval de Estados Unidos es más práctica es sencillo: cuenta con portaaviones y destructores. De esta forma, obtienen dos ventajas. La primera, destrucción naval. La segunda, perfecto despliegue de tropas aerotransportadas y de helicópteros, cazas y otros bombarderos en territorio coreano. presupuesto Infogram Todo el paisaje armamentístico de ambas partes tiene un factor determinante: el presupuesto destinado a Defensa. Y aquí la diferencia sí es abismal. Tal y como muestra el gráfico no es difícil distinguir, por las partidas destinadas al Ejército, quien es superior a quien. Con más dinero se aumenta la ventaja en la guerra tecnológica ampliamente. Se mejoran los vehículos, las armas, la inteligencia.. todo ello hace que en términos generales, Estados Unidos sea superior militarmente a Corea del Norte. Pero hay un punto en el que ambos pueden coincidir: la derrota mundial si estalla un conflicto nuclear. Distribución de cabezas nucleares Desde el proyecto Manhattan de 1942, la investigación armamentística y las posibilidades de destrucción que ofrecen las armas han tomado una cuesta hacia abajo imparable. Con la caída de la Unión Soviética, la amenaza nuclear global casi desapareció por completo, aunque la posesión de cabezas nucleares de ciertos países no se vio alterada en ningún momento. En países de Oriente Medio influídos por países capitalistas y comunistas se adoptó la filosofía de las carreras armamentísticas, puesto que también fueron un tablero de juego en el que soviéticos y sus contrarios medían la fuerza en segundo plano, ya que el primero estaba ocupado por las disputas que aún persisten en Oriente. Con todo ello, a día de hoy siguen existiendo un total de 14.930 cabezas nucleares repartidas por distintas potencias mundiales. Cómo no, Estados Unidos y Rusia encabezan la lista por haber protagonizado la mayor carrera armamentística mundial, la cual terminó con una victoria a favor de Ronald Reagan durante su mandato (1981-1989) y demostrando que la Unión Soviética no podía hacer frente al gigante norteamericano. El resto de países, o bien se armaron con cabezas nucleares por posibles amenazas (China, Reino Unido, Francia e India) o bien por sus propios conflictos (Israel y Pakistán). Nucleares Infogram En el desarrollo de los conflictos internacionales y sus paulatinas soluciones, se han desarmado un total 5.510 cabezas nucleares. Los protagonistas principales del desarme, de nuevo, Rusia y Estados Unidos. Hay un tercer agente, Reino Unido, que apenas interviene, pues de esa cantidad solo 10 han sido desarmadas por los británicos. Aun así es un dato a apreciar dada la capacidad destructiva de estas armas. En la actualidad, permanecen desplegadas (esto es, listas para lanzarse) un total de 4.200 cabezas nucleares, las cuales permanecen en este estado en los territorios de Rusia, Estados Unidos, Francia y Reino Unido. El resto de potencias las mantiene almacenadas y sin señal de que puedan activarlas. Así lo indican los datos de la Federación Americana de Científicos. El caso de Corea del Norte es complejo. Se intuye que pueden estar en posesión de 10 cabezas nucleares desplegadas, pero las estimaciones pueden ser poco concretas debido a la dificultad para conocer el potencial armamentístico de los comunistas. Con todo, lo que se sabe a ciencia cierta es que los científicos al servicio del ejército de Kim Jong Un se encuentran en investigaciones para desarrollar este tipo de armas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
«Kim Jong-un no quiere negociar. Sabe que su supervivencia está en mantener la tensión»
Casi una semana después de que comenzará el cruce de amenazas entre el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el de EE.UU., Donald Trump, la escalada de tensión entre ambos países se ha situado en cotas que los situán al borde del conflicto militar. La ligereza con que el mandatario estadounidense utiliza su cuenta personal de Twitter, le ha dado alas a su homólogo norcoreano para subir la apuesta, llegando a amenazar con lanzar cuatro misiles contra las aguas de la isla de Guam, territorio estadounidense. Un plan que el régimen anunció presentaría a mediados de este mes, y para el que Washington ya ha previsto una contundente respuesta. ¿Es posible detener el conflicto? ¿Hay todavía espacio para la diplomacia? El general Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), reflexiona para ABC, durante una conversaación telefónica, sobre por qué se ha llegado a este punto del conflicto, entre EE.UU. y Corea del Norte, y dónde residiría la solución. En primer lugar, ¿cuál es la capacidad nuclear real de Corea del Norte? Algunas fuentes la sitúan en 10 ojivas, y EE.UU., entre 30 y 60. La Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. calcula 60 cabezas nucleares. Muy probablemente de pequeña potencia: entre un máximo de 30 kilotones, y para hacerse una idea puedo decirle que la de Hiroshima y Nagasaki era de 20 kilotones. Además lo que Pyongyang está desarrollando últimante son dos aspectos: la miniaturización de la cabeza nuclear para que sea capaz de caber en la ojiva de un misil (el régimen de Pyongyang no tiene bombardeos para lanzar la bomba desde un avión, como se hizo en Hiroshima y Nagasaki). También está desarrollando ahora misiles de largo alcance, intercontinentales, que llegarían, por ejemplo, a la isla de Guam, situada a 3.500 kilómetros. En comparación con el arsenal militar de EE.UU. (6.8000 cabezas nucleares), este parece un conflicto entre David y Goliat.. Corea del Norte lleva desde 2006 realizando ensayos nucleares. Desde entonces ha efectuado cinco. De los tres primeros sacó un rendimiento: para que no siguieran haciendo ensayos nucleares, la comunidad internacional ?concretamente EE.UU., Corea del Sur y Japón? cedió y aceptó parte de sus exigencias, entre ellas, ayudas económicas. No le fue tan mal en esa lucha de David contra Goliat.. Y al final, lo que pretende por encima de todo el régimen de Kim Jong-un, que es hereditario ?estamos ya en la tercera generación?, por encima de todo es la supervivencia. Y eso es algo muy difícil si tenemos en cuenta que a un lado y a otro del paralelo 38 [el que dividide a las dos Coreas] la diferencia de nivel de vida es abismal, como no la hay en ninguna otra parte del mundo. En el Sur la renta per capita es de 30.000 dólares. La del Norte no se sabe, pero desde luego es muy pequeña. Es un pueblo que sin la ayuda de China pasaría hambre. Desde el primer ensayo, en 2006, la tensión entre EE.UU. y Corea del Sur se ha mantenido sin llegar a cotas tan peligrosas como la actual, que coincide con la baja popularidad de Trump en su país.. ¿Qué factores han influido para esta escalada de tensión, que raya ya en el conflicto bélico? El problema que tiene Trump es que tiene un instrumento en su mano, que es Twitter, que hace que lance mensajes sin mucha meditación. Obama era un presidente de EE.UU. al uso, que hablaba después de haber consultado y evaluado por parte de sus asesores y toda la Administración qué estrategia se iba a seguir y qué se iba a decir. En el caso de Trump, parece que eso no funciona así. Funciona de una forma muy impulsiva. Eso ha llevado a una dialéctica que está provocando una escalada. No por culpa del presidente Trump, sino porque la forma de hacer comunicados del presidente de EE.UU. coincide enfrente con una Administración, la de Corea del Norte, que es una irresponsable total. Pyongyang sabe precisamente que en el mantenimiento de la tensión es donde está la supervivencia del régimen de Kim Jong-un. Usted otorga un papel fundamental a China para acabar con esta crisis.. China quiere que nadie le dispute el liderazgo regional. Ella es el principal apoyo y aliado de Corea del Norte, y aunque no está de acuerdo con que Pyongyang se comporte como lo está haciendo, en que disponga de armas nucleares, de misiles que pueda colocar esas cabezas nucleares en cualquier parte, tampoco quiere que EE.UU. sea el líder de toda la península de Corea. En esa disyuntiva es en la que se está moviendo ahora China. Por eso el pasado sábado firmó la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que imponía sanciones al régimen de Corea del Norte. Para un país que tiene un tercio de la población que pasa privaciones, son sanciones muy fuertes. Y China le ha dicho a Corea del Norte que tiene que cumplir con las resoluciones de la ONU, esto es, cumplir la resolución que le prohíbe hacer ensayos nucleares y la que le prohíbe ensayos de misiles balísticos intercontinentales. Algo que está incumpliendo. EE.UU. no se ha saltado nada. En este conflicto no hay una responsabilidad simétrica. Washington está buscando disuadir al régimen de Kim Jong-un. La pregunta es si la dialéctica, el Twitter, es capaz de controlar y desescalar el conflicto y resolver el problema, o por el contrario, ese sistema tiene el riesgo de continuar con la escalada dialéctica, y al final estas escaladas conducen a los hechos. ¿Dónde cree usted que está la solución? Creo que China y EE.UU. tienen que sentarse a hablar. Esto es una conversación en una mesa, en la que los protagonistas son Corea del Norte, Corea del Sur, Japón, China, EE.UU., Rusia y Naciones Unidas. El paso previo para un acuerdo, es una negociación entre China y EE.UU. Rusia ve un alto riesgo de enfrentamiento militar y le ha pedido a EE.UU. que dé el primer paso para rebajar la tensión.. EE.UU. está siendo coherente en sus acciones. Le está diciendo a Corea del Norte que tiene un escudo capaz de derribar los cuatro misiles que está dispuesto a mandar, y que haría el ridículo. Y es algo que ha estado probando estos días. Cada vez que Corea del Norte hacía un ensayo de un misil, la respuesta de EE.UU. ha sido hacer un ensayo del sistema antimisiles Thaad. Un sistema que tiene lanzadores en Alaska, en la isla de Guam y también en Corea del Sur, donde hay seis. Washington le está mandado un mensaje a Pyongyang diciéndole que su escudo antimisiles funciona y que va a hacer el ridículo, y además se va a exponer a una respuesta contudente. Las acciones de EE.UU., en mi opinión, son impecables. Otra cosa es si la dialéctica, las frases en Twitter o en las redes sociales ayudan a encontrar la paz por vía diplomática o la complican. Hay que ser consciente de quién está enfrente, Kim Jong-un, que no lucha por su pueblo sino por su propio régimen, y eso es muy peligroso, porque puede llegar a cometer cualquier disparate. De todas maneras, también es cierto que Corea del Norte no quiere negociar, lo que quiere es mantener la tensión porque es el sistema que ha encontrado para que el régimen sobreviva. Si llega a un acuerdo será temporal, como todos los anteriores que ha acabado rompiendo para volver a la tensión, que le permite seguir al frente de un pueblo que cree estar al borde de una invasión. ¿Qué se le puede dar a Corea del Norte para llegar a un acuerdo? Lo que ellos quieren es mantener la tensión, para mantener el régimen. Esa es la forma que tienen de que el pueblo norcoreano forme una piña en torno a su líder. ¿Hasta cuándo se va a mantener esta dinámica? Esto ha venido ocurriendo desde 2006. ¿Quién puede resolver esto? China. Creo que sería bueno que Trump y el presidente chino, Xi Jinping, mantuvieran una buena relación. Sería fundamental para la estabilidad en Asia. Entre los países afectados por esta crisis está Japón, que ha asegurado que destruirá los misiles que sobrevuelen su territorio, algo que los expertos cuestionan sea capaz de hacer.. Japón no tiene en este momento, por sí mismo, un escudo capaz de parar misiles intercontinentales. Lo que esta pidiendo el ministro de Defensa, Itsunori Onodera, al primer ministro, Shinzo Abe, es rearmarse para poder hacer frente a cualquier amenaza de Corea del Norte. Pero la historia de Japón es la de un país que inició un ataque contra EE.UU., salió muy mal, y desde entonces tiene internamente una contestación enorme al rearme. Eso es un problema en Japón, que se enfrenta a un gran riesgo por parte de Corea del Norte. ¿Qué papel juega Europa en esta crisis? Lamentablemente Europa no tiene una única voz. La que se ha oído estos días es la de la canciller alemana, Angela Merkel, reclamando una solución diplomática, indicando que no puede haber una solución militar. Y creo que tiene toda la razón. Pero ella habla como representante de Alemania. Una vez más, Europa está geográficamente lejos del conflicto, pero debería de tener un cierto protagonismo, y lamentablemente no es así. Europa debe de hacer un esfuerzo por tener una única voz en política exterior y de seguridad si quiere ser relevante en el mundo. De otra manera, Europa se verá abocada a lo que otros decidan por ella.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
EE.UU. se dispone a castigar el comercio de China por no presionar a Corea del Norte
Donald Trump sabe, como el mundo, que una solución para el problema de la creciente tensión con Corea del Norte requiere de la participación de China. Pero todavía ha sido incapaz de conseguir que el gigante asiático dé pasos decisivos contra el régimen de Kim Jong-un. Ayer por la mañana, el presidente de EE.UU. y su homólogo chino, Xi Jinping, mantuvieron una conversación telefónica para tratar la escalada de provocaciones y amenazas entre Pyongyang y Washington. En la llamada, Xi pidió a Trump que rebajara el tono para calmar las aguas y recomendó que EE.UU, y Corea del Norte eviten dar pasos que sigan aumentando la tensión, según informó el canal estatal de televisión CGTN. El líder chino defendió que el diálogo, las negociaciones y el acuerdo político son la forma de acabar con la escalada dialéctica y militar y comunicó «la voluntad de Pekín de mantener la comunicación con EE.UU para resolver de forma adecuada el problema nuclear en la Península de Corea», aseguró CGTN. Trump, sin embargo, no parece dispuesto a rebajar la tensión. Al contrario, su plan es redoblar la presión contra China para que actúe de forma más decidida. Para ello, dejará de lado las palabras y atacará a China por una de sus principales fortalezas: el comercio con EE.UU. Según ha publicado «Politico», Trump anunciará mañana el comienzo de una investigación sobre supuestas violaciones de propiedad intelectual estadounidense por parte de China. La investigación la llevará a cabo Robert Lighthizer, máximo responsable de Comercio en EE.UU., y estará basada en la sección 301 de la Ley de Comercio de 1974. El inicio de una investigación no supone que se apliquen sanciones de forma automática contra China, pero sí podría culminar con un aumento de tarifas a los productos chinos. El plan cuenta con el apoyo de legisladores de los dos grandes partidos. La naturaleza de la decisión contra intereses chinos y el momento en el que se produce dejan dos cosas claras: Trump está convencido de que China se aprovecha comercialmente de EE.UU. y, para colmo, no hace lo suficiente para contener las ansias militares de Corea del Norte. No siempre fue así. El pasado abril, la visita de Xi a la residencia de Trump de Mar-a-Lago fue vendida por el presidente de EE.UU. como un encuentro prometedor para las relaciones entre ambos países. «Creo que muchos de los grandes problemas desaparecerán», dijo Trump, que se felicitó por «el formidable progreso» en sus negociaciones. Pocos meses después, ese optimismo ha desaparecido. «Nuestros estúpidos líderes del pasado les permitieron ganar miles de millones de dólares cada año en comercio y sin embargo no hacen NADA por nosotros con Corea del Norte, solo hablan. No permitiremos que esto continúe, ¡China podría resolver este problema fácilmente!», protestó el mes pasado desde Twitter. Este jueves, volvió a insistir en la misma idea: «Si China nos ayuda, mi opinión sobre las relaciones comerciales es muy diferente». China, mientras tanto, trata de mantener un difícil equilibro entre mantener su alianza con Pyongyang y no tensar más la cuerda con EE.UU. Pekín apoyó la última resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del pasado fin de semana, que impone nuevas sanciones a Corea del Norte por sus ensayos balísticos. Sin embargo, considera que no se puede exigir a Pyongyang que detenga su escalada militar si EE.UU. y Corea del Norte no ponen fin a sus ejercicios militares conjuntos en la Península de Corea. La propuesta de China es que se retomen las conversaciones a seis partes -Corea del Norte, Corea del Sur, EE.UU. China, Rusia y Japón- que fracasaron en 2009. La beligerancia de Pyongyang hace que volver a esa mesa de negociación resulte imposible. China ha asegurado que tiene «los mismos intereses» que EE.UU. en revertir la escalada nuclear en la Península de Corea. Sin embargo, se resiste a dar pasos que supongan la desestabilización o la caída de la dictadura norcoreana. China sigue siendo el máximo aliado comercial de Pyongyang y una quiebra del régimen de Kim le dejaría aislado en la región frente a una Corea unificada y un Japón aliados con EE.UU., además de una previsible emigración masiva de norcoreanos a su territorio. En el plano militar, Pekín ha defendido que no irá al rescate de Corea del Norte si Kim decide atacar primero, como ha insinuado con un plan de lanzamiento de misiles sobre la isla estadounidense de Guam; pero también ha advertido que defenderá a Pyongyang si las hostilidades las inicia Washington. Desde Corea del Norte, el régimen comunista ha hecho oídos sordos a los llamamientos de Xi a rebajar las tensiones. Ayer, el periódico estatal «Rodong Sinnun» anunciaba que 3,5 millones de norcoreanos habían expresado su voluntad de enrolarse o volver al ejército para hacer frente a la amenaza estadounidense. En su retiro veraniego en su campo de golf en Bedminster (New Jersey), Trump aseguraba antes de hablar con Xi que «nadie quiere más una solución pacífica que el presidente Trump», para advertir de inmediato que «también podríamos tener una mala solución». Volvió a amenazar a Kim que si se le ocurre atacar Guam o cualquier otro lugar «se arrepentirá de verdad, y se arrepentirá pronto». ¿Contempla una guerra con Corea del Norte? «Creo que sabes la respuesta», respondió Trump a un reportero.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Miguel Ángel Ballesteros: «Kim Jong-un no quiere negociar. Sabe que su supervivencia está en mantener la tensión»
Casi una semana después de que comenzará el cruce de amenazas entre el presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el de EE.UU., Donald Trump, la escalada de tensión entre ambos países se ha situado en cotas que los situán al borde del conflicto militar. La ligereza con que el mandatario estadounidense utiliza su cuenta personal de Twitter, le ha dado alas a su homólogo norcoreano para subir la apuesta, llegando a amenazar con lanzar cuatro misiles contra las aguas de la isla de Guam, territorio estadounidense. Un plan que el régimen anunció presentaría a mediados de este mes, y para el que Washington ya ha previsto una contundente respuesta. ¿Es posible detener el conflicto? ¿Hay todavía espacio para la diplomacia? El general Miguel Ángel Ballesteros, director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), reflexiona para ABC, durante una conversaación telefónica, sobre por qué se ha llegado a este punto del conflicto, entre EE.UU. y Corea del Norte, y dónde residiría la solución. En primer lugar, ¿cuál es la capacidad nuclear real de Corea del Norte? Algunas fuentes la sitúan en 10 ojivas, y EE.UU., entre 30 y 60. La Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU. calcula 60 cabezas nucleares. Muy probablemente de pequeña potencia: entre un máximo de 30 kilotones, y para hacerse una idea puedo decirle que la de Hiroshima y Nagasaki era de 20 kilotones. Además lo que Pyongyang está desarrollando últimante son dos aspectos: la miniaturización de la cabeza nuclear para que sea capaz de caber en la ojiva de un misil (el régimen de Pyongyang no tiene bombardeos para lanzar la bomba desde un avión, como se hizo en Hiroshima y Nagasaki). También está desarrollando ahora misiles de largo alcance, intercontinentales, que llegarían, por ejemplo, a la isla de Guam, situada a 3.500 kilómetros. En comparación con el arsenal militar de EE.UU. (6.8000 cabezas nucleares), este parece un conflicto entre David y Goliat.. Corea del Norte lleva desde 2006 realizando ensayos nucleares. Desde entonces ha efectuado cinco. De los tres primeros sacó un rendimiento: para que no siguieran haciendo ensayos nucleares, la comunidad internacional ?concretamente EE.UU., Corea del Sur y Japón? cedió y aceptó parte de sus exigencias, entre ellas, ayudas económicas. No le fue tan mal en esa lucha de David contra Goliat.. Y al final, lo que pretende por encima de todo el régimen de Kim Jong-un, que es hereditario ?estamos ya en la tercera generación?, por encima de todo es la supervivencia. Y eso es algo muy difícil si tenemos en cuenta que a un lado y a otro del paralelo 38 [el que dividide a las dos Coreas] la diferencia de nivel de vida es abismal, como no la hay en ninguna otra parte del mundo. En el Sur la renta per capita es de 30.000 dólares. La del Norte no se sabe, pero desde luego es muy pequeña. Es un pueblo que sin la ayuda de China pasaría hambre. Desde el primer ensayo, en 2006, la tensión entre EE.UU. y Corea del Sur se ha mantenido sin llegar a cotas tan peligrosas como la actual, que coincide con la baja popularidad de Trump en su país.. ¿Qué factores han influido para esta escalada de tensión, que raya ya en el conflicto bélico? El problema que tiene Trump es que tiene un instrumento en su mano, que es Twitter, que hace que lance mensajes sin mucha meditación. Obama era un presidente de EE.UU. al uso, que hablaba después de haber consultado y evaluado por parte de sus asesores y toda la Administración qué estrategia se iba a seguir y qué se iba a decir. En el caso de Trump, parece que eso no funciona así. Funciona de una forma muy impulsiva. Eso ha llevado a una dialéctica que está provocando una escalada. No por culpa del presidente Trump, sino porque la forma de hacer comunicados del presidente de EE.UU. coincide enfrente con una Administración, la de Corea del Norte, que es una irresponsable total. Pyongyang sabe precisamente que en el mantenimiento de la tensión es donde está la supervivencia del régimen de Kim Jong-un. Usted otorga un papel fundamental a China para acabar con esta crisis.. China quiere que nadie le dispute el liderazgo regional. Ella es el principal apoyo y aliado de Corea del Norte, y aunque no está de acuerdo con que Pyongyang se comporte como lo está haciendo, en que disponga de armas nucleares, de misiles que pueda colocar esas cabezas nucleares en cualquier parte, tampoco quiere que EE.UU. sea el líder de toda la península de Corea. En esa disyuntiva es en la que se está moviendo ahora China. Por eso el pasado sábado firmó la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que imponía sanciones al régimen de Corea del Norte. Para un país que tiene un tercio de la población que pasa privaciones, son sanciones muy fuertes. Y China le ha dicho a Corea del Norte que tiene que cumplir con las resoluciones de la ONU, esto es, cumplir la resolución que le prohíbe hacer ensayos nucleares y la que le prohíbe ensayos de misiles balísticos intercontinentales. Algo que está incumpliendo. EE.UU. no se ha saltado nada. En este conflicto no hay una responsabilidad simétrica. Washington está buscando disuadir al régimen de Kim Jong-un. La pregunta es si la dialéctica, el Twitter, es capaz de controlar y desescalar el conflicto y resolver el problema, o por el contrario, ese sistema tiene el riesgo de continuar con la escalada dialéctica, y al final estas escaladas conducen a los hechos. ¿Dónde cree usted que está la solución? Creo que China y EE.UU. tienen que sentarse a hablar. Esto es una conversación en una mesa, en la que los protagonistas son Corea del Norte, Corea del Sur, Japón, China, EE.UU., Rusia y Naciones Unidas. El paso previo para un acuerdo, es una negociación entre China y EE.UU. Rusia ve un alto riesgo de enfrentamiento militar y le ha pedido a EE.UU. que dé el primer paso para rebajar la tensión.. EE.UU. está siendo coherente en sus acciones. Le está diciendo a Corea del Norte que tiene un escudo capaz de derribar los cuatro misiles que está dispuesto a mandar, y que haría el ridículo. Y es algo que ha estado probando estos días. Cada vez que Corea del Norte hacía un ensayo de un misil, la respuesta de EE.UU. ha sido hacer un ensayo del sistema antimisiles Thaad. Un sistema que tiene lanzadores en Alaska, en la isla de Guam y también en Corea del Sur, donde hay seis. Washington le está mandado un mensaje a Pyongyang diciéndole que su escudo antimisiles funciona y que va a hacer el ridículo, y además se va a exponer a una respuesta contudente. Las acciones de EE.UU., en mi opinión, son impecables. Otra cosa es si la dialéctica, las frases en Twitter o en las redes sociales ayudan a encontrar la paz por vía diplomática o la complican. Hay que ser consciente de quién está enfrente, Kim Jong-un, que no lucha por su pueblo sino por su propio régimen, y eso es muy peligroso, porque puede llegar a cometer cualquier disparate. De todas maneras, también es cierto que Corea del Norte no quiere negociar, lo que quiere es mantener la tensión porque es el sistema que ha encontrado para que el régimen sobreviva. Si llega a un acuerdo será temporal, como todos los anteriores que ha acabado rompiendo para volver a la tensión, que le permite seguir al frente de un pueblo que cree estar al borde de una invasión. ¿Qué se le puede dar a Corea del Norte para llegar a un acuerdo? Lo que ellos quieren es mantener la tensión, para mantener el régimen. Esa es la forma que tienen de que el pueblo norcoreano forme una piña en torno a su líder. ¿Hasta cuándo se va a mantener esta dinámica? Esto ha venido ocurriendo desde 2006. ¿Quién puede resolver esto? China. Creo que sería bueno que Trump y el presidente chino, Xi Jinping, mantuvieran una buena relación. Sería fundamental para la estabilidad en Asia. Entre los países afectados por esta crisis está Japón, que ha asegurado que destruirá los misiles que sobrevuelen su territorio, algo que los expertos cuestionan sea capaz de hacer.. Japón no tiene en este momento, por sí mismo, un escudo capaz de parar misiles intercontinentales. Lo que esta pidiendo el ministro de Defensa, Itsunori Onodera, al primer ministro, Shinzo Abe, es rearmarse para poder hacer frente a cualquier amenaza de Corea del Norte. Pero la historia de Japón es la de un país que inició un ataque contra EE.UU., salió muy mal, y desde entonces tiene internamente una contestación enorme al rearme. Eso es un problema en Japón, que se enfrenta a un gran riesgo por parte de Corea del Norte. ¿Qué papel juega Europa en esta crisis? Lamentablemente Europa no tiene una única voz. La que se ha oído estos días es la de la canciller alemana, Angela Merkel, reclamando una solución diplomática, indicando que no puede haber una solución militar. Y creo que tiene toda la razón. Pero ella habla como representante de Alemania. Una vez más, Europa está geográficamente lejos del conflicto, pero debería de tener un cierto protagonismo, y lamentablemente no es así. Europa debe de hacer un esfuerzo por tener una única voz en política exterior y de seguridad si quiere ser relevante en el mundo. De otra manera, Europa se verá abocada a lo que otros decidan por ella.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Un sospechoso yihadista de Daesh mata a chuchilladas a un policía turco
Un policía turco ha perdido la vida tras el ataque con cuchillo de un supuesto miembro del grupo armado yihadista Daesh mientras era trasladado a dependencias policiales. El sospechoso había sido detenido con anterioridad junto a cuatro otras personas por, presuntamente, planear un atentado en el país eurasiático. El ataque mortal se produjo en un coche de la policía, a última hora de la noche del domingo, justo cuando estaban a punto de llegar a la comisaría central de Estambul, en el barrio de Fatih. A pesar de estar detenido, el presunto militante del autodenominado Estado Islámico sacó un cuchillo y atacó al policía que se encontraba a su lado. El hombre fue trasladado de urgencia a un hospital cercano, donde murió debido a las heridas causadas. Antes, inmediatamente después del ataque, el sospechoso, del que no ha se ha revelado su nombre, fue disparado por otro agente que se encontraba en el mismo coche policial. Como es costumbre cuando se produce un atentado terrorista en Turquía, las autoridades han decretado una prohibición de difundir imágenes e información sobre el ataque, según ha publicado la agencia de noticias estatal Anadolu. Ello no ha impedido que numerosos usuarios de las redes sociales critiquen que en este caso el detenido, además de portar un cuchillo, no estuviera esposado, mientras que en las manifestaciones pacíficas no toleradas por las autoridades los agentes suelen esposar a los detenidos antes de meterlos en el furgón policial. La Fiscalía General de Estambul ha anunciado que se va a lanzar una operación para esclarecer los hechos. Yihadistas de Daesh han llevado a cabo numerosos atentados en territorio turco durante los últimos años. No obstante, hasta el momento siempre habían realizado ataques bomba o tiroteos, intentando provocar el mayor número de muertes. La última masacre se produjo durante la pasada Nochevieja, cuando 39 personas fueron asesinadas y otras 69 heridas en la famosa discoteca estambulita Reina. Más detenciones Tras el suceso, las fuerzas de seguridad han aumentado el número de detenciones contra personas vinculadas a Daesh. Hasta 12 sospechosos han sido detenidos durante la pasada madrugada en Estambul, en concreto en el barrio de Fatih, el mismo donde se produjo el ataque la noche anterios. Los detenidos, de acuerdo con la información de Anadolu, son ciudadanos iraníes, iraquíes y sirios, y entre ellos se encuentra un menor de edad. La semana pasada las fuerzas de seguridad también llevaron a cabo una importante operación policial en la provincia oriental de Elazig. Allí, en diversas redadas, 22 supuestos militantes de Daesh fueron detenidos. El Gobierno turco rechaza las voces críticas que señalan que este grupo yihadista se ha podido extender por el país gracias a que las autoridades hicieron la vista gorda con sus actividades y movimientos hasta el año 2015. Y coloca cifras sobre la mesa. Según datos oficiales, Turquía ha detenido a más de 5.000 miembros de Daesh, ha deportado a otros 3.290 extranjeros procedentes de 95 países diferentes y ha negado la entrada a 38.269 sospechosos de mantener vínculos yihadistas.
01-01-1970 | Fuente: abc.es
Las ONG se ven obligadas a abandonar el Mediterráneo ante amenazas de los guardacostas libios
Apenas un par de barcos de salvamento patrullan desde esta semana las aguas del Mediterráneo Central tras la decisión de tres ONG de retirarse ante las amenazas de la Guardia Costera libia, que ha prohibido el acceso a sus aguas territoriales a «barcos que pretendan salvar a los inmigrantes ilegales y realizar acciones humanitarias» al tiempo que ampliaba hasta las 70 millas naúticas su rango de actuación. El Centro Italiano de Coordinación de Rescates Marítimos (MRRC), ha advertido a todas las ONG de que sus operaciones en el Mediterráneo «se enfrentan a graves riesgos de seguridad». «Estamos dejando un vacío mortal en el Mediterráneo», ha declarado el fundador de la ONG alemana Sea-Eye, Michael Brusch Heuer, que citó «amenazas específicas» de las autoridades libias contra estas organizaciones. Tras el abandono de Médicos Sin Fronteras, Save the Children y Sea-Eye, sólo dos ONG privadas mantienen sus rescates en la ruta del Mediterráneo Central de Libia a Italia, la española Proactiva Open Arms y SOS Mediterranee, dejando a su suerte a miles de personas que, según denuncian esas ONG, no podrán ser rescatadas por falta de medios o serán devueltas al «infierno libio» por los guardacostas del país norteafricano, alentados por la Unión Europea. Italia ha celebrado la decisión del cuerpo de guardacostas libios de «hacerse cargo» de su zona SARS, un espacio de unos 300.000 kilómetros cuadrados más allá de la línea de sus aguas territoriales costeras de 12 millas náuticas, con la esperanza de acabar con el flujo migratorio a sus costas: 97.241 personas en 2017. Los incidentes entre ONG y patrullas de guardacostas libios no se han hecho esperar: la semana pasada, una embarcación de la Guardia Costera libia disparó una salva de advertencia contra un barco de Proactiva Open Arms pocas millas náuticas más allá del límite de las aguas territoriales del país norteafricano. «En general, no estamos en contra de la presencia de las ONG, pero les exigimos más cooperación con el estado de Libia.. deberían mostrar más respeto por la soberanía libia», declaró el portavoz de la guardia costera Ayoub Qassem a la agencia Reuters. En la práctica, «el ambiente se ha vuelto demasiado hostil» para que las ONG puedan realizar sus trabajos de salvamento, ha insistido MSF en un comunicado. «Nos encontramos desde hace ya tiempo con mucha hostilidad, disparos al aire, mensajes por radio..» explica a este diario el fundador de Proactiva Open Arms, ONG española de salvamento en el Mediterráneo, Óscar Camps, quien denuncia además la «caza de brujas» contra las ONG: «Para disimular las carencias de la UE y la falta de un plan migratorio a corto plazo para paliar las muertes en el Mediterráneo que ocurren cada día se acusa a las ONG. Casi está todo apunto para echar a las ONGs testigos de tantas muertes en aguas contiguas a Libia». Proactiva ha decidido continuar con sus rescates, ante la continuada sangría en la ruta «más peligrosa» a Europa: más de 2.200 personas han muerto en 2017. «No hay ninguna misión de salvamento de la UE, no hay prioridad en Europa de salvar vidas. Eso es lo que intentan cubrir las ONG, lo que Europa no está haciendo», sostiene Camps. Desde la desaparición en 2014 del programa italiano Mare Nostrum, en el Mediterráneo patrullan dos operaciones de la Unión Europea, Tritón y Sofía, una para el control de fronteras y otra para la persecución de las mafias de tráfico de personas. «Se les recoge (a los migrantes) en el mar si se les encuentra, pero no hay una misión de salvamento específica; no hay material de salvamento, ni técnicas de salvamento, ni personal». Tampoco los barcos de la Guardia Costera libia son de salvamento: en un país inmerso en las luchas de poder entre Gobiernos rivales y grupos armados, los guardacostas son apenas una milicia reconvertida armada con kalashnikovs a bordo de lanchas patrullando el Mediterráneo. Eviarlos de vuelta al «infierno libio» Aunque los guardacostas libios, que reciben financiación y entrenamiento de la Unión Europea, hayan anunciado su intención de hacerse cargo de «una zona de búsqueda y rescate en la cual no está permitida la entrada de ningún buque extranjero», las chalupas rescatadas serán enviadas de vuelta a Libia, donde según testimonios de rescatados recopilados por Oxfam, más del 70% sufren torturas o violaciones. Al menos la mitad de las mujeres y niños han sido violados, según una investigación de Unicef sobre el terreno. Muchos son internados en centros de detención donde los mantienen hacinados y en condiciones infrahumanas. «Italia está preparándose para ayudar a las fuerzas libias, que se sabe probadamente que detienen gente en condiciones que los exponen a riesgos reales de tortura, violencia sexual y trabajos forzados», ha denunciado Human Rights Watch. «Rescatar a gente en el Mediterráneo sólo para mandarles de nuevo a enfrentarse al infierno en Libia no es rescatarlos», ha señalado Amnistía Internacional. En el último año, barcos fletados por las ONG han rescatado más de un tercio de los migrantes que cruzan el Mediterráneo Central en chalupas hacinadas y de materiales de baja calidad, llegando a salvar más de 5.000 personas en un sólo día en varios naufragios en apenas 20 millas a la redonda, relata Camps. «No hay nadie, no hay ningún barco oficial a menos de treinta millas (naúticas), si no llegamos a estar nosotros esta gente se muere».
01-01-1970 | Fuente: abc.es
La UE no escatimará esfuerzos para aliviar la crisis norcoreana
La Unión Europea y los Estados miembros han acordado «fortalecer» sus esfuerzos diplomáticos ante la necesidad «urgente» de reducir el nivel de tensiones alcanzado con Corea del Norte, al mismo tiempo que han destacado que no deben escatimarse esfuerzos para «encontrar una solución a una crisis que está poniendo en peligro la seguridad de Asia y del mundo». «Ha sido acordado que la UE y sus Estados miembros fortalecerán sus trabajos diplomáticos para acercarse a la República de Corea, Estados Unidos, China, Rusia y Japón, así como a Corea del Norte, para comunicar nuestros mensajes», ha señalado la Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, tras una reunión extraordinaria entre representantes de los Gobiernos del bloque comunitario. «Mantener la unidad de la comunidad internacional para enfrentarse a este desafío es efectivamente crítico», añade el texto. «No se deben escatimar esfuerzos en trabajar para evitar cualquier escalada adicional y encontrar una solución a una crisis que está poniendo en peligro no sólo el régimen de no proliferación, sino también la seguridad en Asia y en el mundo», apunta. La diplomática italiana ha destacado que existe una necesidad «urgente» de aliviar la escalada de tensiones existente en la península de Corea. Por ello, ha pedido a Pyongyang que evite cualquier actuación provocativa «que sólo pueda incrementar las tensiones regionales y globales». «En una coyuntura crítica como ésta, la UE apoya el trabajo diplomático con nuestros socios con el objetivo de desescalar la situación y alcanzar una desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea mediante medios pacíficos y no militares. Es la única manera de encontrar una paz duradera», indica el comunicado. En este sentido, la UE ha afirmado que está «preparada» para apoyar un proceso «hacia un creíble y significativo» diálogo con Corea del Norte y la comunidad internacional, liderado por Corea del Sur. El la misma línea, Mogherini ha recordado que confirmó a la ministra de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-wha, la disposición del bloque comunitario a apoyar «de todas las maneras posibles» a Seúl en esta tarea, «incluida la puesta a su disposición de experiencia técnica que la UE ha desarrollado en la negociación de cuestiones relacionadas con la energía nuclear». Asimismo, el comunicado reitera que la aceleración de los programas nuclear y balístico por parte de Corea del Norte «constituye violaciones serias y preocupantes de sus obligaciones internacionales» establecidas en las resoluciones de Naciones Unidas. «Continuaré estando en contacto regular con mis contrapartes en la región y en otros lugares. La UE seguirá los acontecimientos y considerará medidas adicionales apropiadas y respuestas en cercana consulta con socios clave y en línea con las deliberaciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas», finaliza el texto.